Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Hasim el Lun Mayo 30, 2016 9:37 pm

EL joven noble se paseaba de un lado a otro dentro del hall de su castillo, el blanco piso de mármol prolijamente lustrado mostraba un tenue reflejo del noble en su ir y venir por el recinto, haciendo que de tanto en tanto el noble, pese a estar terriblemente enojado, se le escapara una mirada para comprobar que toda su joyería estaba en su sitio correcto. Enrollada desde su cuello, la dorada cobra real siseaba suavemente cerca del oído del noble, como una nana que le canta a un niño para que se vaya a dormir. Pero esta vez los canticos de su preciada Seth no iban a bajar los humos del molesto jovencito quien seguía murmurando maldiciones entre labios apretados.
Los carteles habían sido colgados hacía semanas, toda la cuidad, e incluso algunas ciudades vecinas deberían saber ya del gran llamado que Seriola estaba haciendo en busca de guerreros y mercenarios de toda índole para encaminar una campaña hacia uno de los limites comprometidos de su ducado, como podía ser que,, después de tantos preparativos, los pasos finales estuvieran tomando tanto tiempo.  Se paró en seco y colmó los pasillos con un sórdido grito.
-Capitán!- Llamó a todo pulmón, más para sacar su ira a relucir, ya que el fornido hombretón de tez morena y ancho bigote se encontraba a apenas una habitación de su señor, siempre dispuesto a acudir a su llamado. Con su toga de lino blanco, y su peto y casco dorados, el soldado llegó ante el noble servicial y dócil como siempre.
-Está todo listo? Quiero partir cuanto antes!-
-Estará todo listo en un momento, milord. Todavía no terminamos de reclutar a todos los..-
-Tonterías! Como pueden demorar tanto llamando a un puñado de mercenarios?! Pst! Ni que tuvieran que ser buenos! Solo con que tengan la musculatura suficiente para levantar una espada será más que suficiente, no?-

El enojado y apurado jovencito no se quedó para escuchar la respuesta del hombretón, resoplando a cada paso, caminó hacia la entrada principal, donde se suponía que los interesados en participar en la expedición para explorar el limité este estaban reunidos. La entrada era un amplio patio interno rodeado de columnas labradas. Los postulantes podían pasear por el recinto a placer, pero una pareja de guardia postrados en cada puerta del patio, recordaban a los curiosos invitados que la única área que se les estaba permitido visitar a los mercenarios, era ese patio únicamente. Si bien las paredes del lugar eran blancas, diversos macetones daban lugar a una serie de plantas trepadoras, que cubrían columnas y paredes casi por completo, dándole una linda mezcla de verde y blanco al lugar.

Tras una mesa llevada al lugar para la ocasión, un veterano escriba tomaba los nombres de todos los interesados en participar de la campaña, no sin antes pegarles una buena ojeada y hacerles un par de preguntas para ver qué tan apto seria el postulante de llegarse a dar un enfrentamiento.
-Basta con esta ridiculez innecesaria!- Bramó el jovencito colocándose detrás del escriba
-Todos los presentes, están todos contratados. Tomen sus cosas y sigan al capitán de la guardia por la puerta este quien los separará según su habilidad más prominente.  Si hay alguno de ustedes que sepa usar libros mágicos, o tenga el don divino de la curación, vengan directamente conmigo. Es todo!-

El jovencito emprendió camino por la puerta sur, siendo seguido muy de cerca por el viejo escriba quien le susurraba al oído lo loca que era la idea de reclutar a cualquiera sin hacer una ligera revisión antes.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Báculo de heal [2]
Báculo de heal [2]
Elixir [1]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
694


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 01, 2016 8:11 pm

El joven oráculo se encontró perplejo. Al llegar al lugar indicado, los Daumont de Begnion se hicieron cargo de la joven superviviente a la tragedia de Carcino… pero de aquel que la acompañó y cuidó durante los últimos años y momentos, pues se desentendieron. Un pequeño saco con divisas para sobrevivir un tiempo y una patada al amanecer que lo expulsaba del hogar de la familia mientras la chica dormía.

Al encontrarse fuera y sin nada, estaba un poco nervioso o hasta histérico, pero una voz conocida le calmó como pudo. “Tranquilo Jack, Marchesa era muy agradable, pero los parientes que tiene aquí son lo más parásito de lo parásito. Así que lo mejor que podía pasarte es que te echaran por las buenas… Porque con lo que odian a los magos, podrían haberte echado atado y dentro de un saco, siendo amables.” Aquella mujer siempre lo tranquilizaba, al igual que hacía siempre cuando era pequeño. Ella se lo enseñó todo y a ella le debía la mayoría de lo que era. - Gracias, madre. Dejaré de darle vueltas, como me dices.

Siempre hacía caso a su madre, aunque hiciera tiempo que había pasado a mejor vida. Se ató bien el saco y se puso en marcha, hacia el frente, directo a la ciudad, sin volver la vista atrás. Si los hados le eran propicios, volvería a ver a Marchesa, si no; pues Grima así lo querría. Sin ningún objetivo en mente, caminaba sin pensar cosas concisas, solo divagando. “A lo mejor debería ir a ver Plegia, la tierra de madre… Aunque no creo que me dejen ir sin más. Y con lo que tengo no da… Creo que tendré que ahorrar un poco. ¿Uh? ¿Y esto?” Un cartel, idéntico a otra docena que había por la calle que llevaba un rato recorriendo y que recorrió ayer; pero era la primera vez que se fijaba. Una búsqueda de voluntarios para el frente de batalla, con un tiempo aceptable para llegar al punto de encuentro, y aunque no lo pusiera explícitamente se podía asumir que sería remunerado.


* * *

Al final, el rubio se presentó junto a un grupo relativamente grande en el caserón que los citaba; en el interior de un gran patio de blancas paredes las hileras de personas se cruzaban, retorcían y mezclaban en un caótico orden que guiaba hasta el escriba que realizaba la entrevista. Había mucha gente, el oráculo no tenía prisa alguna ni había llegado de los primeros, por lo que no le importaba nada esperar.mientras escuchaba las mil historias que entre aquellos muros murmuraban o contemplaba las intrincadas filigranas vegetales que adornaban las columnas. Entre las hojas, encontró una minúscula forma de vida, a la cual sacó con el dedo y le dedicó unas amables palabras. - Ven aquí pequeñina, la hiedra me ha dicho que le estabas haciendo cosquillas, así que te vas a venir conmigo hasta que te encuentre un lugar mejor donde no molestes a nadie. Ya verás como...

No había ni terminado de hablarle cuando un joven, un poco bajito, de pelo blanco y gritón mandó a mejor vida al ritual que llevaba realizando horas el escriba. - Bueno, tiempo que me ahorro. Anda, resguárdate dentro del sombrero, ¿vale? Así, muy bien. - Le dijo a su nueva compañera mientras se ponía en marcha siguiendo el camino trazado por el nuevo dirigente. Directos por la puerta sur. El grupo se redujo bastante, no superaba la docena de aspirantes; y estaban todos con sus báculos o libros a mano. Él no sería una excepción, sacó uno de sus tomos y siguió al resto hasta una caravana. “Otra vez no… Espero que no se repita lo de Carcino...” Un escalofrío le recorría la espalda solo de pensar en aquellos días pasados no tan lejanos, pero una vez se subió no había vuelta atrás.


* * *

El viaje se hacía largo, más horas de las que le gustaría; aunque no era nada comparado con la huida con la familia Daumont… El par de curanderas se había hecho inseparable, respecto a la mayor variedad de hechiceros, magos y brujos presentes. Todos más o menos charlatanes con los que se sintieran más afines, pero a ninguno le terminaba de apetecer mantener una conversación con el rubio. Un par las empezaron, pero no duró más que un par de intercambios breves. Pero al final, ese viaje se terminaría, dejándolos a todos en la parte trasera de las líneas de batalla; pendientes de organizar o explicar la situación, aunque ninguno parecía con demasiadas ganas de hacerlo.


Última edición por Beleren el Miér Jun 15, 2016 10:47 am, editado 1 vez
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Hasim el Sáb Jun 11, 2016 1:14 am

La campaña avanzaba a pazo prolijo y marcado sobre las blancas arenas del desierto, el poblado que habían solicitado su ayuda se encontraba a pocas horas a pie desde el gran palacio del duque, pero bajo los dorados rayos del gran astro toda distancia parecía mayor. Este pesar era sentidos por todos los miembros de la comitiva, más no así por el duque, quien era escotado en su cómodo palanquín. Si bien era más expuesto que un carruaje normal, lo irregular de la arena hacía imposible viajar con dicha comodidad, por lo que el noble mientras se abanicaba con gesto ausente, se recordaba a si mismo que a veces eran necesarios hacer este tipo de sacrificio es pos de su pueblo.
“Pst! Y pensar que después no me lo reconocen. Pueblo de ingratos!” pensaba para sus adentros mientras seguía mirando hacia las doradas dunas. El hastío que sentía en estos momentos era incalculable, por lo que  se giró para contemplar a las tropas que marchaban a su lado. A la cabecera de la comitiva viajaban los soldados robustos y de portentosas armas, al medio iban arqueros y por ultimo estaban él y el reducido grupo de curanderos y hechiceros. No eran gran cosa, apenas tres muchachitos cargando sus pesados libros mientras avanzaban a tropezones por la arena, una delgada y bien cubierta curandera y un muchacho de llamativas ropas y un dorado cabello que captaron toda la atención del noble.

-Ey! Tú! Si! El rubiecito! Acércate a mi lado, muchacho.-

El noble estaba muy interesado en los rasgos del joven de tex muy clara para estos climas, pero sus pelo de oro le llamaba poderosamente la atención. Además, estaba aburrido, quizá podría matar el aburrimiento por un rato haciendo que el chico le..
Maldijo por lo bajo mientras daba un golpe al posa brazos de su silla. Si no fuera que viajaba en ese ridículo y expuesto palanquín, el viaje con el joven hubiera resultado mucho más interesante.

-Pst! Mis súbditos no me lo agradecen lo suficiente.- murmuró y volvió a depositar su mirada en el blanco y delicado jovencito.

-No pareces de por aquí. Cuéntame tu historia, diviérteme en este largo y tedioso viaje.-
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Báculo de heal [2]
Báculo de heal [2]
Elixir [1]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
694


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 20, 2016 6:28 pm

La falta de sombra, en cierto modo le recordaba a sus tiempos pasados por la casa del Duque de Sodoma y sus páramos vecinos… Que quien dice pasados, se refiere a solo unas semanas… No era tan cómodo como el ambiente simplemente cálido de donde se crió, sino que era un poco más seco y con un sol tan implacable como el de los desiertos de Jehanna. Que esa era otra, al joven rubio no le terminaba de gustar tanta arena; aunque se hubiera criado en los límites próximos al desierto, él prefería la tierra más compacta o incluso con algunas briznas de hierba.

La marcha era pesada, monótona, larga… El joven no tenía mucho que hacer salvo conversar con su única amiga por allí presente, con la que al final resultó tener tanto en común. A ninguno de los dos parecían tenerle especial aprecio, pero entre ellos se entendían y se llevaban bien. - Dime pequeñina, ¿qué es lo que quieres hacer cuando volvamos? ¿Tienes algo en mente? - No le hacía falta hablar muy alto, porque sabía perfectamente que lo escuchaba. “Pues no lo sé… Puede que te acompañe en tu viaje, no tengo nada mejor que hacer. Y de paso, a lo mejor encuentro el amor por el camino.” Al rubio se le dibujó una sonrisa que borraba cualquier rastro de sufrimiento que pudiera quedar en su rostro, salvo las inevitables gotas de sudor que caían sueltas de vez en cuando. La conversación que mantenían era algo trivial. El intercambio de nombres, compartir sus aficiones y cuando llevaban un rato contándose sus historias, al rubio lo llamó alguien un poco más al frente.

En un inicio, miró algo sorprendido. Pero el que viajaba en aquel cacharro tirado por dos armarios le confirmó que sí era a él a quien quería. Se acercó poco a poco, pero sin aminorar la marcha; pues en su cabeza llevaba oscilando una pregunta: ¿De qué me suena ese que está ahí sentado? Cuando se acercó, como a medio camino, sus ojos y su boca se abrieron de par en par. ¡Una sorpresa, una revelación! ¡Ya se acordaba de qué le sonaba aquel tipo! - ¡Tú er...! Ejem… Usted es quien nos contrató… Es un honor poder ayudar. Soy Jack Beleren, oráculo de Beleren. - Su presentación no le parecía haber causado ninguna impresión, y no sabía cómo interpretarlo. - Hijo de los ya difuntos vizcondes de Asir, entre la frontera de Carcino y Jehanna. Estuve trabajando como oráculo de la familia Daumont de comerciantes de ultramar hasta hace unas horas. Además... - Antes de romper en lo alto de una de las dunas, se oía correr la voz desde los soldados que iban al frente. Se acercó raudo un jinete, haciendo apartarse al rubio un poco por la impresión y el tamaño de su gordo y bayo caballo. - Mi capitán, ya se ve el frente de batalla. No tardaremos más de una hora al ritmo que continuamos para llegar. ¿Tiene cualquier orden que quiera comunicar a sus hombres?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Hasim el Jue Jun 30, 2016 5:03 pm

Hasim se acomodó en su silla ante la nueva revelación que su contratado

-Vizconde?!-


Era una revelación totalmente inesperada para él, que ese muchacho que marchaba con el resto de los sucios y harapientos mercenarios tuviera de hecho un poco de sangre noble en sus venas. Ahora la atención del duque hacia el rubio era todavía mayor. Arqueando una ceja fue a preguntar más sobre esa región de la que tanto hablaba, ya que no estaba dentro de los límites del continente conocido para él, peor la voz de alarma del soldado que vino a galope a comunicar que se había por fin avistado al enemigo, suspendió la charla en el acto.
La pregunta que le hacia su soldado era tonta e impertinente, pero estaban en el capo de batalla, no podía darse el lujo de exigir modales y etiquetas.

-Que la primera hilera de hombres a pie se preparen y que marchen detrás los arqueros. Que ataquen primero los arqueros, y después partan los soldados. Pero no se atrevan a avanzar un solo paso más! Dejen que las tontas bestias sean quienes corran solas hacia nuestras espadas.-

Era una estrategia simple, pero siempre funcionaba. En especial cuando se trataba de esos seres que reptaban por las praderas y que no hacían más que causar problemas a su paso. El soldado prendió galopé hacia el frente a comunicar las ordenes de su señor, mientras una pequeña guardia retrocedía desde el frente hasta el joven noble.

-Mi señor, por mayor seguridad he de dejarle este pequeño grupo de hombres con usted y pedirle que se quede en la retaguardia.-

El fornido capitán de la guardia hablaba claro y respetuoso hacia el jovencito, quien asintió con la cabeza y pidió descender de su silla elevada.

-Muy bien capitán, no esperaba menos de usted. Haced que los magos y curanderos avancen con el resto de la tropa, mas dejad a este muchacho conmigo.-


Dijo señalando sin mirar al desalineado rubio. El capitán asintió e hizo la seña a que los demás magos y curanderos que viajaban detrás avanzaran hacia el frente de la futura batalla. No irían en la primera hilera, pero quedarían a la orden cuando les llegara el turno.

-Ahora bien muchacho… repetidme eso que me acabáis de decir. Sois entonces el vizconde de Asir? Debo admitir que me sorprende encontrarme con alguien de sangre noble en medio de un escuadrón de mercenarios.-

Su tono era tranquilo y pausado, escondiendo todo su odio y celos ya que ese desalineado jovencito, al sus padres estar muertos, ya podía ostentar de un título nobiliario, mientras que él seguían a la espera de que su padre dimitiera, o algo peor pasara. Apretó el puño a su espalda concentrando ahí toda su ira, y no permitiendo que esos celos se reflejaran en su rostro, algo que ayudaba mucho a calmarlo era el escaso valor que tenía el título del excéntrico mercenario. Un vizconde era menos que el título al que él aspiraba pero aun así era un título ya ganado, mientras que él debía esperar a poder colgar su sortija en el pulgar.

-Pero dices que también eres un oráculo? … jum.. Permíteme poner a prueba esos poderes tuyos. Que va a pasar hoy? Como se desarrollará la batalla? Que suceso inesperable me podrás prevenir antes de que suceda así yo poder creer de tus dones, y no tacharte de farsante?-
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Báculo de heal [2]
Báculo de heal [2]
Elixir [1]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
694


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 02, 2016 3:25 pm

La sorpresa parecía haber emergido de la voz del otro joven cuando mencionó el título. Iba a terminar de dar explicaciones y aclarar toda la historia que venía por detrás de tal título nobiliario, pero la emergencia comunicada por el soldado le hizo dispersarse. Alzó la mirada e intentó agudizar la vista como para poder ver algo a la lejanía… No veía demasiado, solo una enorme masa negruzca, que por tamaño superaba al conjunto de soldados del que el rubio formaba parte.

El contratista demostró ser bastante sereno y diligente, órdenes sencillas e imposibles de malinterpretar incluso por el más patoso o inexperto de los reclutas, como era su caso. El soldado galopó hace ia las primeras líneas a toda prisa mientras se retrasó otro grupo de guardias. El rubio intentaba no escuchar la conversación entre los que estaban al mando, pero no pudo evitar sorprenderse al asumir que cuando dijo “este muchacho” se refería a él, y confirmarlo al ser objeto de señal digital.

- A ver… mi padre era el vizconde, y mi madre se ganó el título nobiliario al casarse con él. Pero mi padre estaba un poco en contra de que heredara el título, desconozco el motivo, pero creo que es porque nunca terminamos de llevarnos bien. Así que creo que no soy vizconde… Al fin y al cabo, la única que sé que murió con seguridad es mi madre; de mi padre solo hace años que no tengo noticias, pues no mantuvimos el contacto cuando me mandó con los Daumont. A saber qué fue de él. - Intentaba quitarle el peso a cualquier posible relación con un título nobiliario, aunque fuera de los de más baja categoría. Tenía una sensación levemente incómoda desde hacía un rato, y nada tenía que ver con las seis pequeñas extremidades que recorrían su cuerpo bajo sus prendas. - Y realmente, podría decirse que estoy dando un cambio de aires un poco forzado. Al fin y al cabo, los compatriotas de lo que vamos a enfrentar erradicaron a las cabezas de la familia Daumont de Magvel. Así que me tocó traer hasta aquí a su hija y heredera, cuyos nuevos responsables decidieron darme la patada que lanzó de cabeza a la situación actual. - Hacía algo de tiempo en el que no trataba con componentes de la nobleza con una edad mínimamente similar a él, por lo que no estaba seguro de si el trato que estaba dando era el que debería… aunque siendo sinceros, tampoco es que le importara tanto.

- Bueno, sí, soy oráculo… Pero eso no es como quien lee un libro o quien mira las nubes. No siempre se tienen claras las cosas o se v… - rectificó al oír los susurros de una voz conocida - Tiene la fortuna de su lado esta vez, supongo… Mi madre me dice que debe cuidar a sus soldados, pues tras la lluvia de saetas que acontecerá tras el primer derramamiento de sangre, se alzará un dragón que carbonizará carne y huesos con su aliento ponzoñoso. Ella sí que tenía verdadero talento… yo a su lado, soy solo un aficionado. - Él podía sentirlo, la fuerza de las palabras de su madre. Desde su perspectiva, no había mucha mala interpretación posible… aunque puede que su imposibilidad de interpretación se debiera a su falta de conocimiento del mundo en general.

El rubio era consciente de que se estaban quedando atrás, y no le daba demasiada buena espina. “Es como una araña, quiere cazar a su presa mientras está en sus redes…” Aunque las palabras de Elíade tenían cierto sentido para él, le parecían un poco exageradas. - Oiga… espero no ser impertinente pero… ¿Por qué… nos hemos quedado tan atrás? ¿No se supone que somos el apoyo de los que están delante? - Estaba un poco nervioso… al fin y al cabo, no sabía si la pregunta era la adecuada; respecto a quien lo contrató y parecía dirigir a todos los soldados. Aunque no sabía si era por eso o por ver el lento y errático avance de la inmensa mole de emergidos, que le parecían algo más calmados que en su huida de Carcino.


PD:
Ya sabes, lo de siempre. Cualquier cosa que no te guste, no esté clara o no entiendas, comunícamelo y lo arreglaré en cuanto pueda.


Última edición por Beleren el Lun Oct 10, 2016 6:12 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Hasim el Lun Jul 11, 2016 5:46 pm

La historia que le contaba el joven desalineado era fascinante, casi tanto que quería ignorar a toda esa horda de emergidos que estaban enfrentando a sus tropas y dar media vuelta para compartir unas copas con el joven para que le sugiera contando más sobre su vida. Un verdadero drama de títulos y desamores.

-Entonces…. Tu padre te ha borrado de sus registros familiares? Porque… si solo ha muerto, el título es legalmente tuyo… no has ido a reclamar las tierras?
Oh! Coque los emergidos arrasaron tus tierras? Oww… pobrecito.-


Había solo un deje de sarcasmo en su tono, Si bien le alegraba que el muchacho efectivamente no tuviera títulos ni cargos más altos que los suyos, también le daba cierta pena su triste historia, hasta le nacía la iniciativa de acogerlo bajo su ala. Si era de sangre noble y encima un experto hechicero, siempre podría ser noble. Además, sus cabellos dorados le parecían encantadores.
“La misio, la misión” se obligó a recordarse a sí mismo  mientras volvía la vista hacia el campo de batalla. Todo parecía estar yendo en relativo orden. Si bien las espadas chocaban y las flechas volaban, la línea de defensa se mantenía intacta y los emergidos no habían logrado llegar a la segunda línea de avance, todo iba tan bien que la prediccon del muchacho llegó como una bofetada al joven noble.

-Acabas de decir dragón?-

Estupefacto Hasim se volvió rápidamente hacia el mago con una ceja levantada . Acaso era posible que los laguces ahora trabajaran con la plaga? O habría emergidos entre los no muertos? Las imágenes que se agolparon en su mente hicieron que le corriera un sudor frio por la espalda. Si lo que decía el muchacho era cierto…. Entonces esta batalla seria mucho más peligrosa de lo que había predicho, y por ende ya no se sentía tan valiente en el campo de batalla. Confiaba en sus tropas, pero sabía que no eran rivales para un fornido habitante de Goldoa.

-Capitán!-

Llamó apresuradamente mientras se ponía de pie en su vehículo.
El fornido hombre, que nunca se separaba demasiado de su amo llegó a toda prisa.

-Estamos demasiado seca de la acción! Deseo estar a mayor seguridad y que un grupo más grande de hombres me custodie! También quiero una montura veloz y no este gupo de lentos esclavos!-
-Como ordene majestad-

El habituado hombre no replico o hiso eco de las extrañas nuevas órdenes de su señor. Hizo un par de señas y bajó de su propia montura para ofrecer las riendas al noble

-Es el semental más rápido de todo el regimiento y también el más obediente, mi señor. Le aseguro que estará bien seguro en sus lomos, mi señor.-

Hasim, quien ya había bajado de su silla elevada, tomó las riendas mientras veía como el capitán partía a hacer realidad su palabra.

-Si lo que has dicho es verdad, jovencito…. Hoy te bañaras en oro. Puedo asegurártelo.-


Dijo sin apartar la mirada del campo de batalla expectante de que en cualquier momento pudiera aparecer una temible y feroz bestia.

-Ah? Porque permanecemos atrás? Por seguridad, por supuesto! Soy demasiado importante como para marchar al muere como un plebeyo ordinario.
O acaso tú también pretendes morir en la primera línea de ataque? Pensé que tenías sangre noble, quizá me equivoqué contigo…
EN todo caso, vamos. Si tu predicción era cierta, estamos muy cerca del aliento de un posible dragón o lluvia de fuego… o lo que sea. Vamos a la retaguardia a buscar un lugar más seguro.
Nuestra acción empezará cuando la situación esté controlada en el frente. –
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Báculo de heal [2]
Báculo de heal [2]
Elixir [1]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
694


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2016 8:56 am

Por lo que pudo ver el rubio, sus palabras sobresaltaron a su contratante. - ¿Acaso dije algún disparate? - pensaba para sus adentros. - ¿Tan grave es la providencia que anuncié? - No solo habían sobresaltado al otro joven, si no que parecían haberlo puesto histérico. El capitán, que pululaba a una distancia no demasiado lejana, volvió a la voz para ofrecerle su propio caballo a su jefe. El resto del grupo de esclavos se dispersó y volvió a concentrar como un puñado de cucarachas, apartándose al ser despreciados pero recolocándose a la perfección debido a su condición de servidumbre intachable.

Una vez desde lo alto del caballo, mientras atrasaban su posición, el otro joven habló desde una clara posición de superioridad que armonizaba a la perfección con su estilo de vocalizar y su actitud. - Aunque Madre haya ayudado, no estoy del todo seguro de mis capacidades… Puedo haber malinterpretado alguna de sus palabras… Espero que no… - dijo el rubio por lo bajo para sí mismo, entre murmullos que desearía que nadie escuchara. Cuando volvió a alzar la vista hacia su contratante, a la distancia comenzó a ver alzarse una nube de flechas, sin saber exáctamente desde donde salieron. El color de su cara se hizo un poco más pálido, mientras señalaba tímidamente. - Creo… que ha empezado…

Un silbido distante, una lluvia de madera y metal que segó vidas y derramó sangre de forma indiscriminada. Emergidos o no, cayeron al resonar de los gritos de agonía y dolor. Desde tan atrás no se podían apreciar los detalles, pero podía verse la arena bajo los pies de los guerreros de la primera fila manchada por la sangre y los restos de los cadáveres que se empezaban a amontonar. “Huele muy bien ese campo de batalla… Puede que me pase por allí cuando se calmen las cosas.” - Mi olfato no es tan fino como para llegar allí, Elíade… Pero es cierto que es tentador… - Eran palabras suaves y bajas, dichas a quien sabía que las oiría sin necesidad de gritar. - Pero del dragón, aún no hay ni rastro entre las dunas… - Miraba alrededor, esperando poder ver un dragón aparecer en medio del desierto. Había leído sobre ellos, pero nunca los había visto en la realidad, solo en el fantástico mundo de su imaginación y sus lecturas.


PD:
Perdón por el retraso, que me tuve que poner de viaje en lugares donde internet y las mesas estables son solo fantasías de tiempos pasados. Pero ya tienes post, has sido el primero de todos los que se me acumularon ^^
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Hasim el Sáb Ago 27, 2016 8:08 pm

Ahora a lomos de la veloz montura y con las riendas en la mano Hasim entraba en cuenta que realmente nunca había montado una de esas criaturas con anterioridad y que no tenía mucha idea de cómo hacerlo. Estaba nuevamente por llamar a los gritos a su capitán, cuando recordó, si apareciera de pronto un dragón, el animal no sería tan tonto de quedarse parado y correría por su vida, el solo tendría que mantenerse sobre él y todo estaría bien. Y si no, azotaría a su capitán por darle un caballo tonto.
Ensimismado como de costumbre estaba cuando notó las timidas preguntas de su contratado.

-Ah?  Disparate? Grave providencia?-

Repitió más para si mismo que para su compañero.

-Pues no… Solo Ashera sabrá si sus palabras son ciertas o no… Pero siempre es mejor prevenir que lamentar, no lo cree?-

Hasim ahora no apartaba los ojos del campo de batalla, siempre con los ojos fijos en el gran tumulto que se desempeñaba a pocos pasos adelante. Las flechas ya habían decendido sobre la primera hilera y las segundas y terceras tropas comenzaban a tomar carga. El grueso de sus fuerzas se debatía cuerpo a cuerpo contra el contingente de la plaga siendo los gruñidos y gritos humanos los únicos que se escuchaban a la lejanía, ya que los espectrales enemigos apenas emitían sonido.
Si bien sus fuerzas parecían llevar la situación bajo control, las bestias no parecían ser tan tontas como uno calcularía en una primera impresión, ya que mientras el joven noble y su pequeño grupo distraían sus miradas en la gran batalla, un pequeño grupo de estos seres emergieron desde su flanco derecho atacando al pequeño grupo de desventurados.
El ataque fue fulmínate y de la nada, desde su posición elevada Hasim fue el blanco elegido por los arqueros quienes apuntaron primero sobre él. Protegido por su deidad no sufrió daño alguno pero su montura relinchó y se paró sobre sus patas traseras al recibir el impacto de tres mortales proyectiles, para posteriormente caer tumbada de costado. Aturdido desde el suelo Hasim no sabía que hacer, arrastrándose adolorido por la caliente arena, se aferraba a su bastón sujetándolo firme contra su pecho.

-Ataquen! Ataquen!-

Ordenaba desaforado todavía gateando por la arena, tratando de alejarse torpemente de la peligrosa situación.
Los tres arqueros enemigos volvieron a tensar sus arcos, mientras tres guerreros terminaban de correr duna abajo. Desde las filas del duque de Seliora, su escasa guardia personal preparaba sus escudos para recibir a los atacantes.
La batalla había llegado hasta ellos.

Spoiler:
Perdón también por la demora, enserio no planeaba demorar tanto D: Supongo que son meses complicados para todos. No tengas prisa en responder ;D
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Báculo de heal [2]
Báculo de heal [2]
Elixir [1]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
694


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Invitado el Mar Sep 20, 2016 9:15 am

El rubio y su contratante, junto con la escolta que estaba en el lugar no perdían de vista el campo de batalla. Un choque de fuerzas abrumadoras, dos masas de carne que se atravesaban, cortaban, aplastaban y despedazaban la una a la otra. “De un momento a otro aparecerá el dragón… ¿Pero dónde? ¿Y cuándo?” pensaba para él con cierto grado de inquietud.

En lo que se fijó hasta que resultó demasiado tarde, fue aquel pequeño grupo de batidores que atacaron por el flanco del grupo, encontrándolos desprevenidos y con la guardia baja. Una lluvia de flechas que derribó la montura cedida al joven de pelo blanquecino, aunque por fortuna no hirió al noble más que en su orgullo.

Habían llegado hasta el combate… o el combate había llegado a ellos, mejor dicho… y en lo que al rubio se refería, no estaba preparado. Se aferraba al libro que tenía en sus manos mientras se arrodillaba cerca de su contratante, que gritaba con desenfreno a sus hombres que atacaran. Pero aquellas palabras no detendrían a los emergidos que, desde la base de la duna, se preparaban de nuevo para disparar. Pudo ver cómo varios de los escoltas se interponían en la línea de visión mientras alzaban sus escudos. Pero… ¿qué iba a hacer él?

En esas milésimas de duda y contemplación era como si todo fuera más lento. “¿Qué vas a hacer? ¿Esperar y mirar sin mover ni un músculo?” La voz de Elíade era clara y recriminatoria. Le hizo pensar algo que no se le había ocurrido al ver caer el caballo con su jinete… él también sabía hacer cosas, tenía su libro y se lo conocía entero de memoria. Ya se demostró capaz cuando interfirió lo suficiente en su escape de las tierras que llamó hogar una vez, aunque nunca había estado en la línea de fuego antes. “No te preocupes, hijo… Grima está contigo… y yo también.” la cálida presencia que le llenó, le acompañó mientras se desplazaba con gracia y sigilo tras la improvisada muralla, y le guió a través de sus memorias hasta encontrar las líneas que buscaba.


Almas y cuerpos corruptos, suplicad la clemencia a vuestra diosa.
Igual da. Vuestro ruego no es oído y nunca más lo será.
El final se acerca, la luz perece y la vida se extingue.
Ante vosotros hago alzarse los colmillos de la ruina,
que siegan vida, esperanza y futuro en pos de tu gloria.


Al son de sus palabras y entonación una miasma oscura fue deslizándose desde su propia existencia duna abajo, escurriéndose entre los pies de los soldados que, cuanto menos se sorprendieron al inicio. Con el cierre del libro, un destello negro y un giro de muñeca del rubio, las miasmas agrupadas bajo los pies de sus enemigos oscilaron hasta alzarse como lanzas que cortaron piel y carne y perforaron miembros y armaduras que preparaban otro ataque… aunque también segó la carne inocente que se entrometió en sus oscuros dominios.


PD:
Espero que te guste y perdona la tardanza... cosas de la uni
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Hasim el Lun Oct 03, 2016 6:24 pm

Los hombres del duque corrían con sus escudos por delante para hacerle frente al grupo de amenazantes emergidos. A lo lejos el clamor de la gran batalla apagaba por completo los desafueros del joven duque, quien pese a lo inútil de su acción seguía clamando por su capitán de la guardia, arrastrándose todavía por la arena, ya que no quería llamar la atención de más enemigos.
El joven de tez canela miraba en todas direcciones desesperado intentando saber que pasaba o a quien podía ordenarle que lo ayudara mas todos estaban ya con manos en la tarea de pelear por sus vidas, demasiado ocupados para ayudarlo a levantarse y sacudir sus ropas. Todo era caótico al punto que sus hombres habían olvidado su principal prioridad en esta vida: él.
Apretó los labios conteniendo sus ganas de dar una pataleta allí mismo, si bien quería llamar la atención de sus hombres, no quería hacerlo también en los arqueros enemigos, quienes después de derribar su caballo ahora parecían más interesados en practicar puntería con su guardia
¡Estúpidas bestias! Como se nota que son tan tontos como para razonar que soy yo el importante! JA!”  Se mofaba mientras seguía escabulléndose lejos del peligro.
Vio entonces, que hasta ahora permanecía fuera de su rango de importancia, al joven mago con el cual venía hablando en el camino hasta ahí, el cual había tornado los ojos en blanco mientras comenzaba a conjurar un complejo cantico en una lengua no conocida o identificada a la distancia por el sacerdote. Sin haber presenciado antes tal demostración de habilidad, no pudo sino quedar estupefacto mientras el artista bailaba en escena, demostrando su gran habilidad hacia lo arcano, haciendo que la briza del desierto le diera un aire todavía más místico. Pronto, en medio del tranque de los emergidos con sus hombres, un humo negro los encerró y del humo brotaron picas y ojas, que se clavaban y cortaban la carne enemiga.Las tontas bestias apenas chillaban de dolor, todo lo contrario a lo que sus propios hombres si hacían que desesperados soltaron las armas y comenzaron a correr en círculos, tratando de huir del mortal humo.

-PERO QUE CREES QUE HACES!!??-

Empezó a vociferar el peliblanco, todavía  postrado desde la arena, con la ira a flor de piel. Mas no llegó a continuar con su zarta de maldiciones, cuando una negra sombra cubuió por completo el pequeño campo de batalla, haciendo que el duque lecantara la vista y quedara palido cual nievve en el acto.

-D-DRAGOON!-

Una descomunal bestia de negras escamas y anchas alas paso muy por encima de ellos, volando sin que le importase la contienda debajo de él, pero generando el pánico entre los hombres fieles a Seliora.
El muchacho, temblando como una hoja no apartó los ojos de la feroz bestia hasta que esta se perdiera en el horizonte, para inmediatamente después clavarla en el oscuro mago. Pero ya no con ira, una mezcla de respeto y miedo dibujaban su rostro.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Báculo de heal [2]
Báculo de heal [2]
Elixir [1]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
694


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Invitado el Mar Nov 01, 2016 11:23 am

Escuchar la voz de su contratante le hizo darse cuenta de lo que realmente sostenía entre sus manos: la vida de emergidos y soldados por igual. Oía los susurros de su madre entre la brisa del desierto y el clamor de la batalla en la distancia. “¿Por qué paras, mi niño? ¿No quieres hacer feliz a tu madre complaciendo a Grima? Y Grima se pondría muy feliz si le entregases todas esas almas...” Estaba con el libro recién cerrado mientras los efectos del hechizo se atenuaban poco a poco. - Madre… no me parece que sea lo más apropiado para quien trabajo… Grima tendrá que esperar un poco. -

Su mirada se alzó hacia el cielo cuando una gigantesca sombra cubrió el campo de batalla que vivían. “¿Ese lagarto volador tan grande es un dragón?... Es impresionante...” El asombro brillaba en sus ojos, casi olvidándose de los restos sangrantes de los soldados y, también, emergidos. Uno de aquellos invasores, mientras las miradas no lo localizaban al darlo por muerto o incapacitado, tensó su arco y disparó erráticamente una saeta contra el rubio situado en lo alto de la duna.

El oráculo no se percató del proyectil hasta que hizo al pasar un corte en su brazo izquierdo, con el que sujetaba su libro. Se oyó su quejido, se le cayó al suelo la herencia de su madre y usó su diestra para cubrirse la herida. Había sido un corte limpio, solo un poco profundo y sin gravedad; que para su bien no fue una herida más problemática, sólo le hacía sentir la fresca tibieza que escurría por su piel y lo manchaba de carmín. Era una sensación que le parecía totalmente nueva al rubio (aunque no recordara que no era así), se le nubló un poco la vista y desfalleció unos instantes, cayendo sobre aquella ardiente arena en la anestesia del mareo.

Y la flecha causante de todo se perdía en el horizonte al otro lado de la duna mientras quien la lanzó se desplomaba en silencio sobre la arena oscura por su sangre y la de sus congéneres.


PD:
Viva yo y mi "ya le posteé ese tema hace un tiempo..."
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Hasim el Sáb Nov 05, 2016 2:15 am

Hasim quedo petrificado en el lugar durante todo el tiempo que la feroz bestia negra pasó volando impasible sobre ellos, sin saber si los había notado siquiera en su ruta. Con las rodillas temblándole, ni podía levantar su peso de la arena ya que sus ojos estaban clavados en el cielo, muy a pesar de que la bestias los habia dejado atrás.
Cómo era todo esto posible? El oráculo había acertado! No había sido del todo correcta, no los había atacado, pero en el estado de shock que se encontraba el clérigo no podía recordar si había mencionado algo sobre que iban a ser atacados por la bestia o no…. Pero en este momento era lo que menos importaba. El oráculo había acertado! El oráculo había predicho lo imposible!!
Giro la cabeza desesperado buscando al muchacho de dorados cabellos al que había perdido de vista en el clamor de la batalla, y lo vio a los pocos pasos, parado en la blanca arena con su libro a un lado y sujetándose su propio brazo.
Sin pensarlo salió despedido a su lado, siendo completamente indiferente a la batalla que liberaban sus soldados contra la plaga emergida.

-Lo habéis predicho!!! Ha ocurrido!!! El dragón se ha aparecido!!!-

Exclamaba el clérigo todavía sin dar crédito a sus propios ojos.

-Por Ashrera! Os bañare en oro! Lo nombraré mi leal consejero!!! Por favor! Necesito sus dones a mi lado!-


Hasim emocionado, había estado a punto de sacudir por los hombros al bendito portador de la visión del más allá, pero a último momento notó que se sujetaba una herida, y no solo tomaba una posición de inseguridad.

-oh! Señor! Esta usted herido! Permítame-

Desanudando el dorado bastón que siempre llevaba a su cintura, se concentró en la palabra sagrada, recitó el viejo cántico y pronto la energía empezó a vibrar por todo su ser. Con un ligero toque del báculo, transmitió este energía a su allegado, deteniendo el sangrado en el acto y dejando ligeras manchar rojizas donde antes estaba el feo corte.

La batalla seguía transcurriendo a espaldas del noble, y sus soldados peleaban de forma feroz para derrotar al enemigo, pero este no les prestaba atención y hacia oídos sordos de su hazaña.
Ahora solo tenía ojos para le rubio muchacho de cabellos dorados capaz de predecir lo imposible,
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Báculo de heal [2]
Báculo de heal [2]
Elixir [1]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
694


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Eliwood el Dom Feb 19, 2017 10:33 pm

Tema cerrado. 80G a Hasim, +40G de bono gracias a recursos de su iglesia.

Hasim ha gastado un uso de su báculo de Heal.

Hasim obtiene +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo sea por dinero (Campaña Beleren-Hasim)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.