Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [LotA] Pelleas vs Sindri [FINAL]
por Pelleas Hoy a las 12:04 am

» tenshi hinanawi
por Eliwood Ayer a las 11:52 pm

» [Campaña de liberación] Bolero de fuego [Privado Luz]
por Lyndis Ayer a las 11:50 pm

» [Campaña de liberación] El precio de vivir
por Lyndis Ayer a las 11:05 pm

» Cerrado de Temas - Capítulo 4
por Zephiel Ayer a las 7:27 pm

» [BUSQUEDA] ¡La hora ha llegado! ¡Liberemos Rosanne!
por Virion Ayer a las 6:34 pm

» Tienda de items
por Sissi Ayer a las 4:15 pm

» Cajón de ofertas - Legendary edition.
por Eliwood Ayer a las 4:11 pm

» Convoy
por Pelleas Ayer a las 2:01 pm

» Transacción entre personajes
por Sissi Ayer a las 2:00 pm

TWITTER
afiliados



Crear foro

Correspondencia Gespenst / La Guardia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Correspondencia Gespenst / La Guardia Empty Correspondencia Gespenst / La Guardia

Mensaje por Pelleas el Dom Mayo 29, 2016 10:03 pm

[ Nota: Ya que es correspondencia entre el actual príncipe de Daein y un ex-general buscado en Daein, no figura ni en el título ni en las cartas el nombre de Pelleas, tampoco el de Argus por ahora. Si en algún momento intercambian cartas bajo nombre real abriré otro hilo ya que serán las que le corresponden a Pelleas, estas no tienen relación visible con él. ]

La Guardia
Valentia

Mi estimado señor,

Confío en que comprenderá usted de inmediato quien le escribe, de revisar apenas la índole del nombre que tomo. Caso contrario, he de recordarle cierta ocasión de meses ha, en mi cruce por Begnion, y el compromiso que entonces tomé para con usted: de encontrar o recordar historias heróicas en la amplitud de nuestro nuevo mundo, me ha encargado usted remitirlas, en particular si son estas sobre los conquistadores tras los reinos nuevos a nuestros ojos. No pretendería que sea fácil de recordar la persona con quien estableció tal acuerdo, mas en adelante espero pueda al menos reconocer la caligrafía.

Sé que pronosticaba para antes que esto un contacto de mi parte, mas simplemente no he deseado molestarle si no se trataba de algo de provecho, de su interés... como le he dicho que haría, crucé el continente de Elibe con largo detenimiento en ciertos puntos que eran para mi de importancia, mas no habría olvidado que en su momento, en Begnion, le hablé ya extensamente de los héroes y heroínas que fundaron tanto Tellius como Elibe. Es así que, a fin de cuentas y aunque deseara volver a saber de usted o darle cuanto menos una señal, no hallé nada nuevo que valiese la pena llevar a papel. Apenas ahora terminada mi travesía por las tierras de Durban, Ilia y Sacae, me he adentrado al fin en sitios otrora completamente desconocidos. Encuentro en Valentia un lugar que me recibe y acomoda a la perfección mis requerimientos, y después de todo este tiempo, una nuevo relato que ofrecer.

Verá que este documento procede de Valentia, a secas, sin citar de este sitio reino alguno en particular. Y es que la gran mayoría del continente es actualmente tierra sin gobierno, población sin liderazgo y ruinas hasta donde el ojo pueda discernir. Tal parece que hasta hace tan poco como dos años existía, en la grandeza de casi toda Valentia, un imperio iniciado y expandido de la forma en que le he contado de todos los demás: obra de un héroe que establece y una fuerza conquistadora que expande, que sin subyugar ni destruir unificaba estas tierras en lo que llamaban el Imperio de Valm. Un sólo gran y próspero reinado. La espada que ejecuta es la misma que protege, parafraseando lo dicho por un valioso amigo mío; una guerra y una conquista son tan cercanos pero tan distintos conceptos, pues donde la guerra tan sólo destruye, la conquista ampara. Dejaré a su criterio, pues, decidir si debe calificarse como heróico aún el acto de conquistar. Lo cierto es que las tierras que conformaban Valm gozaban de justicia, protección y prosperidad en igual medida.

No obstante, reitero que era todo aquello lo dicho sobre el Imperio de Valm dos años atrás. Hoy el imperio deja sus escombros yacer, hoy los emergidos pisotean la patria en su eterna marcha, y hoy la gente del antiguo imperio es la sola protectora de sí misma. Sin líder no hay nombre, sin conquistador no hay protección, y es así como saben todos que Valm ha cesado de existir, aunque estén ellos y esté su tierra. La utopía de un reino donde todos los hombres son iguales, es la distopia de un reino donde ninguna ley ampara. Sin lumbre ni guía. Existir en abandono, donde los demás reinos del mundo dirían que no existe nada en absoluto.

De quien o quienes hayan sido los héroes tras Valm, aquellos que cayeron hace estos dos años, no perduran nombres siquiera. ¿Es por la incapacidad de defender a los suyos que perdieron estos héroes su derecho a perdurar? Desconozco cómo ha sucedido tal cosa y me cuestiono, ciertamente, por qué ha sido. Personas borradas de la memoria del mundo, como si se les castigase así por el fallo incurrido frente a quienes debían proteger. No más nombre sobre sus relatos. Abismal pensamiento, a mi parecer, si algún día fallase yo a los míos. Un destierro de las páginas de la historia sería escaso alivio a la verguenza que sentiría, mas parece aún un final tan, tan gélido y obscuro...

Aprender de estas tierras en mi estadía me ha dado bastante que pensar sobre ellas. Espero que quepa esto dentro de los intereses que guardaba usted al pedirme esta clase de relatos, pues es un relato excepcional en muchos aspectos, único en varios otros.

Finalmente, y aunque no concierna del todo... desearía saber si se ha hallado usted bien en el transcurso de estos meses, y si es aún viable escribirle a La Guardia. Por mi parte, me hallo en perfecta salud y los estudios de los que le he hablado en nuestro anterior encuentro progresan fantásticamente; aquí en Valentia, por sobre todo, tengo todo lo necesario para hacer enormes progresos. He aprendido tanto desde la conversación de ese entonces, le aseguro. Ilia y Durban me han enseñado muchísimo de lo que necesitaba; Durban en particular, con su excepcional régimen de magos y el gobierno que le dio un milagroso repunte a las tierras. Por otro lado, en estos tiempos, la escuela de magia que en cierto punto me educó me ha concedido nuevo rango, a raíz de un reciente incremento notorio en mis habilidades, de lo que no puedo estar sino eufórico. Y... dioses, no ha de significar nada para usted, pero supongo que veo en usted alguien a quien deseo informarle que he aprendido y avanzado. Discúlpeme. Deseo tan sólo constatar su bienestar y mantenerle al tanto del mío, en la medida que sea prudente.

De decidir responder, bastará con dirigir a mi nombre y a Valentia. En cuanto la correspondencia de con el puerto de Chon'sin, la servidumbre de un contacto mío interceptará para traerla hasta mis manos. Entre tanto remito mis mejores deseos a usted, su bienestar y el éxito en sus asuntos,
Lord Gespenst
...



Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [5]
Báculo de heal [2]
tomo de Worm [1]
Gema Opaca
.
.

Support :
Judal Correspondencia Gespenst / La Guardia Iwzg0SR
Virion Correspondencia Gespenst / La Guardia JEIjc1v
Yuuko Correspondencia Gespenst / La Guardia JEIjc1v
Aran Correspondencia Gespenst / La Guardia JEIjc1v

Especialización :
Correspondencia Gespenst / La Guardia Tomo-4Correspondencia Gespenst / La Guardia Staff-1

Experiencia :
Correspondencia Gespenst / La Guardia LPF2zQh

Gold :
620


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Correspondencia Gespenst / La Guardia Empty Re: Correspondencia Gespenst / La Guardia

Mensaje por Invitado el Dom Sep 04, 2016 8:34 pm

Para: Gespenst
Valentia

Mi estimado amigo:

No acuden a mí palabras suficientes como para expresar la inconmensurable alegría que me produce el tener buenas nuevas de tan grata compañía que tuve por aquel entonces en Begnion. Mentiría si dijera que durante todo este tiempo no he pensado en ti, preguntándome sobre tu bienestar y sobre cualquier avance o adversidad presentes en tu admirable empresa. Recuerdo con claridad ese encuentro, que seguramente desearíamos hubiese ocurrido en mejores circunstancias y en un escenario menos lúgubre, y también el rostro y la identidad de aquel con quien crucé palabras.

En primer lugar me he de disculpar por haberme tomado tanto tiempo en escribir de regreso, y es que la fortuna o el azar han decidido asignarme una tarea mucho más pesada, pero también laudable, que cualquiera de las que realicé con anterioridad. Sobre esto te platicaré un poco más adelante. Y es que no quisiera explayarme todavía al respecto sin antes tomarme el debido tiempo para felicitarte por el ascenso del que me hablas. Estoy seguro de que ese será tan solo el primero de los muchos otros que te esperan por delante, pues no me cabe la menor duda de que eres un individuo de inmenso potencial y con la voluntad necesaria como para explotarlo.

Diría, además, que estás destinado a la grandeza, pero tal afirmación estaría erigida sobre el presupuesto de que tal cosa ha sido decidida por el capricho de alguna entidad superior, cuanto más bien considero que la grandeza te aguarda al final de tu camino, no porque alguien más te bendiga con ello, sino por ser merecedor de ello, y por todo el mérito que harás a lo largo de tu viaje.

En lo que a mí respecta... ¿Por dónde debería comenzar? A los oídos de un poderoso noble llegaron las hazañas, por no tener un mejor término que emplear, realizadas por mis compañeros y por mí, y se interesó en contratar nuestros servicios. ¿La tarea? Ayudarle a liberar sus tierras de esos invasores a los que llamamos emergidos. Se trata de un contrato que promete ser a largo plazo, y a causa de éste me he tenido que movilizar lejos de Begnion; este fue uno de los motivos por los cuales demoré en contestar, pues no fue sino hasta hace poco que pasé por esas tierras y se me entregó esta misiva. El otro motivo, como es de esperarse, es que poco es el tiempo que ha quedado para mí en las últimas semanas. Ha sido una batalla tras otra, e incluso en una ocasión me tocó viajar como apoyo militar en nombre de nuestro contratista.

Afortunadamente las heridas sufridas y los peligros enfrentados no han sido suficientes como para arrebatarle su último aliento a este viejo y terco guerrero. De hecho, por algún motivo que francamente no termino de comprender ni de compartir, ya hay quienes me aclaman como a un héroe entre quienes luchan a mi lado, incluso entre quienes no conozco; "león rojo" me han terminado llamando algunos, entre otros apodos que han sido menos repetidos, aunque he procurado que se utilice mi nombre para referirse a mí y nada más. ¿Cómo se le puede denominar héroe a alguien que en los últimos tiempos solo ha destacado por lo bueno que es sobreviviendo, y por la cantidad de vidas que ha llevado a su fin? Me digo a mí mismo que todo esto es por una buena causa, y que cada enemigo caído es un inocente que no perecerá a sus manos, ¿pero realmente es eso cierto? El ejército invasor parece inagotable, infinito, y a estas alturas se me está haciendo difícil creer que mi aporte a esta guerra está siendo el suficiente como para marcar una diferencia o acercarnos un poco más a la anhelada paz. ¿Acaso es eso un héroe? Me cuesta creerlo.

Cambiando de tema a uno más grato, permíteme decirte que tu relato me ha dejado fascinado y triste, ambas cosas en igual medida. Me resulta increíble pensar en cómo un hombre es realmente capaz de unificar todo un continente, o por lo menos la mayoría de éste. Igual de asombroso es concebir la idea de que un gobierno, a pesar de ostentar del poder suficiente como para mantener toda esa extensión de tierra bajo una misma bandera, tenga la sabiduría y la virtud necesaria como para que la paz y la justicia estuviesen presentes entre sus habitantes.

Lamentable es, sin embargo, saber que esa proeza alcanzó un fin lamentable. ¿Cuáles pudieron haber sido los errores que les condujeron a ese destino? ¿Será que acaso tener por estandarte a la justicia, la paz, la prosperidad o la equidad conduce eventualmente a la debilidad, y por ende a la destrucción? ¿O será que un lugar así, al cual podríamos efectivamente denominar utópico, no debía tener lugar en este mundo que tal vez ha sido condenado al caos, y por ende alguna deidad maliciosa o envidiosa decidió concluir con ese paraíso?

Discúlpame, tal vez me encuentro desvariando demasiado. Puede que sea a causa de la fatiga. Unos días de descanso no son suficientes para recuperar todas las fuerzas empleadas en hacerle frente a la marea de emergidos que día a día arremeten. Pero si ellos no parecen tomar un descanso, ¿por qué lo haríamos nosotros?

La historia de Valm tendrá un lugar especial en mi mente. No solo me ha sido de utilidad y especial interés, sino que me ha llamado a la reflexión. Puede que sean las palabras de un iluso o un ingenuo, pero estoy seguro de que el camino a la paz existe. No a la paz de unos pocos, ni al bienestar de unos sacrificando el de otros. No, una paz ciega que no se moleste en distinguir a quienes tiene delante, y con unos brazos lo suficientemente extensos como para abarcar con ellos a todos. Si otros fracasaron en alcanzar tal clase de utopía, nada más me queda intentar aprender de sus errores, ver con qué obstáculos tropezaron e idear cómo sortearlos.

No quisiera quitarte ni un segundo más de tu tiempo, el cual seguramente podrías emplear en una lectura mucho más productiva que enriquezca tu conocimiento y amplíe tus capacidades. Cualquier futura correspondencia puedes enviarla a Altea, detrás de esta carta podrás ver la dirección de una taberna en donde mis compañeros y yo estamos recibiendo lo que se nos envía.

Me despido, no sin antes desearte mucho éxito en tus objetivos.
Un viejo amigo



Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Correspondencia Gespenst / La Guardia Empty Re: Correspondencia Gespenst / La Guardia

Mensaje por Pelleas el Mar Sep 13, 2016 1:54 pm

La Guardia
Gran Mar del Sur

Viejo y querido amigo,

No pediré explicación a sus extensas palabras de aliento, puestas en la carta que recibí, aunque no consiga imaginar de donde nace tanta fe de usted a mi persona. No obstante... lo agradezco inmensamente, y el documento es uno que por ese motivo he atesorado. Que me recuerde aún me alivia y alegra, pero aquel reconocimiento de su parte significa mucho más.

Esperaba, en efecto, que siguiera usted a salvo y volcado en el trabajo que eligió, aunque claro está que es más tranquilizadora su propia confirmación. A estas alturas, aventuro la suposición de que su trabajo no se hará menos pesado en los siguientes tiempos, sino más abundante cada vez. ¿No es eso el único desarrollo a anticiparse? La gran guerra no termina, y como los reinos que han perecido ya, resistiéndose y desgastando sus defensas hasta el último aliento, caerán otros. Inevitable devenir, a mi parecer. La profesión en la que usted destaca (acertado y también inevitable que lo haga aún en su nueva y anónima reputación, pues lo hacía usted antes en el sitio en que primero le conocí), por seguro sea cada vez más solicitada, y por una gama cada vez más amplia de clientes. Concuerdo en que jamás será un sólo hombre quien cambie el destino de todos. Sólo he de contradecir sus culpas, pues tampoco lo será usted, respondiendo al llamdo de todos quienes han de estarle solicitando desde cada rincón de este mundo.

No todo puede ser abarcado, no creo que debería de tomar culpa en ese aspecto. Pero espero que aquello que sea importante para usted, pues algo debe haber más allá del cumplimento de cada contrato en su momento, sea lo que consiga sostener y proteger. Esa clase de pensamiento es el que ma sosiego a mi mismo. Sé lo que me es importante y estoy decidido a cuidar, como sé que no ha sido lo mismo para usted; aquel reino en que coincidimos y usted dejó claramente no era lo que más atesora. Lo que sea que sí llene ese rol... espero que lo haya encontrado y sepa hallar orgullo en defenderlo.

Pero he de sonar extraño. Supongo que me adelanto, pues ha preguntado usted, si acaso retóricamente, qué podría haber llevado a la ruina de Valm en la historia que le contado, y creo yo que el error justamente ha sido la extensión de aquellas ambiciones. Tenemos reinos vivos e imperios muertos. ¿Qué significa? No es un tema del que pueda llamarme conocedor, pero alegaría a favor de la fortaleza de un reino limitado y unificado, contra el utópico pero inestable terreno sobre el que se alzaría un imperio de muchos. Más aún en estas épocas. Pienso yo que los hombres no son todos tan iguales, como para que algo así se sustente. Lazos hay que nos unirán a nuestros pares en sangre, en creencias o en elecciones, mas un mundo en su totalidad unificado sería un mundo en su totalidad hecho de seres iguales, forjados todos de las mismas ideas, valores, intenciones, estatus, procedencias y talentos. Y un mundo así, me temo, no es el que habitamos. De allí el éxito de los héroes de reinos separados de Elibe, empero el fallo de los líderes conquistadores de todo un gran Valm. Es esta mera conjetura, claro está. Tan sólo el ángulo en que yo mismo veo razón, en mi inexperiente visión de heredero todavía en aprendizaje.

Y por el momento la conjetura es todo lo que puedo ofrecerle, pues no hay más historias de mi parte. Le agradezco leerme, comunicarse conmigo y le dejo a su trabajo, como debo yo embarcarme al mío, ahora con más ahínco que jamás antes. Pronto he de emprender mi regreso a casa, verá; aquello que realmente es importante para mi será con lo que en breve tiempo me reencuentre. Después de meses, al fin.

Siendo así, puede que pase un largo tiempo antes de que vuelva a comunicarme con usted, pues desde mi hogar se dificulta. Confío en que comprenderá. Por el mismo motivo ruego no intente responder la misiva en esta ocasión, ya que preferiría que el documento no me halle en mis próximos pasos. Aún así, le extiendo mis mejores deseos y patento en esta página la promesa de volver a verle, a sabiendas de que ambos de nosotros hemos de perdurar años todavía. Hasta que una mejor ocasión se presente, pues,
Lord Gespenst
...



Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [5]
Báculo de heal [2]
tomo de Worm [1]
Gema Opaca
.
.

Support :
Judal Correspondencia Gespenst / La Guardia Iwzg0SR
Virion Correspondencia Gespenst / La Guardia JEIjc1v
Yuuko Correspondencia Gespenst / La Guardia JEIjc1v
Aran Correspondencia Gespenst / La Guardia JEIjc1v

Especialización :
Correspondencia Gespenst / La Guardia Tomo-4Correspondencia Gespenst / La Guardia Staff-1

Experiencia :
Correspondencia Gespenst / La Guardia LPF2zQh

Gold :
620


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Correspondencia Gespenst / La Guardia Empty Re: Correspondencia Gespenst / La Guardia

Mensaje por Invitado el Jue Abr 06, 2017 4:19 am

Para: Gespenst
Valentia

Estimado amigo:

Hace tiempo que no he tenido la oportunidad de volver ha saber de ti. Recuero claramente tu petición de no enviarte más misivas a esta dirección, pero me ha sido imposible contener la preocupación. Me imagino que incluso si esta carta llega a su destino podrán pasar días, semanas o meses antes de que lo leas, si es que tienes la oportunidad de leerlo. De todos modos, nada pierdo con intentar.

Antes que nada, espero de todo corazón que tu travesía esté yendo por buen camino, y que poco a poco tu viaje te esté resultando tan productivo como esperabas que lo fuera. No me cabe duda de que esta clase de vida, la de un viajero y un trotamundos, podrá ayudarte a ampliar tu visión de la vida y del mundo. ¿Planeas regresar pronto a tu hogar? ¿O será que quizá ya estás ahí y por eso no he podido saber de ti? Sea cual sea el caso, quiero que sepas que espero todo lo mejor para ti.

Tengo mucho para contarte, cosas que me gustaría platicar contigo. Pero creo que sería mucho mejor compartir mis experiencias propias, y escuchar las tuyas, cara a cara. Te sorprenderá saber que he vuelto a echar raíces, aunque en esta ocasión no ha sido ni en el reino en el que me conociste, ni tampoco en Begnion. El destino me ha llevado nada más y nada menos que a Altea, en donde no solo tuve la oportunidad de trabajar para la familia real sino que también, gracias a la benevolencia del príncipe Marth, recibí un ostentoso título nobiliario y unas tierras a mi nombre. ¡Quién lo diría! El hijo de un campesino en esta posición. Aun así, ni siendo el mandamás de por aquí he podido evitar salir con mis muchachos a labrar las tierras, a levantar las casas maltratadas por la guerra e intentar darle algo de vida a este lugar. Verdaderamente espero que en el futuro me puedas visitar, así sea un encuentro discreto. Me encuentro en el territorio de Altea que colinda con Plegia. Para más detalles sobre cómo llegar puedes leer el reverso de esta carta.

¡Espero saber muy pronto de ti! Y haz de cuenta que con estas palabras te envío también un fuerte abrazo, muchacho. Mucho éxito en tus cosas.
Argus
Lord



Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Correspondencia Gespenst / La Guardia Empty Re: Correspondencia Gespenst / La Guardia

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.