Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 23, 2016 1:32 am

Había estado ocupado en sus estudios dentro de la Gran Biblioteca de Ilia cuando sucedió. Se anunció que un grupo de Emergidos habían aparecido cerca del pueblo, no eran demasiados, sin embargo tampoco era como si alguien en su sano juicio pudiera confiarse ante esos enemigos. Estos parecían bastante interesados en la idea de destruir el pueblo, lo que en sí era bastante terrible, sin embargo había otro problema en el que Silver se había visto envuelto, esos Emergidos no iban a cualquier parte, tal parecía que su objetivo final era la Gran Biblioteca de Ilia, lo cual era bastante ingenioso en realidad, destruir el centro de información más grande de todo el país, lo que también significaba acabar con el recinto de práctica y trabajo de los aspirantes a Magos que ahí estudiaban. Evidentemente la ciudad no iba a quedarse de brazos cruzados, algunos  Jinetes de Pegaso acudieron a la ayuda y también unos pocos mercenarios contratados por los gobernantes, Silver no era precisamente de aquellos, sin embargo había acudido al llamado por una razón muy simple: No iría a quedarse sin hacer nada mientras su pueblo y su recinto de estudio eran amenazados de ser destrozados por esos soldados enemigos o lo que sea que fueran. Estaba dispuesto a poner su magia en servicio de la causa en esa ocasión al menos.

Había un poco de tiempo antes de que esos Emergidos estuvieran lo suficientemente cerca como para que todo comenzara, agradecía a cualquiera que hubiese sido el ser divino que le impregnó la idea de llevar consigo un Tomo de Viento antes de dirigirse a la Gran Biblioteca, y siempre llevaba sus Vulnerary en un bolsillo de su traje, en su hogar no tenía mucho más, por lo que a pesar de no ser demasiado, él podía decir que estaba listo para poner su granito de arena en la protección de la Gran Biblioteca de Ilia.

- ¡Destruir un lugar tan lleno de magníficos conocimientos! ¡¡Por Dios!! ¡Sí que son unos desalmados! - Se quejaba el mago mientras dejaba la sala en donde hacía unos momentos había estado estudiando, cerró la puerta de la habitación y bajó las escaleras para dirigirse a lo que vendría siendo el Vestíbulo de la Biblioteca, estaba más que claro que los mercenarios contratados ayudarían en la protección del pueblo, por lo tanto Silver había decidido ayudar en la protección de la Gran Biblioteca, su idea era acabar con los Emergidos enemigos antes de que llegaran al lugar, claro, solo si era capaz, pues si bien habían informado que no eran demasiados, ciertamente que Silver no era tan poderoso como para enfrentarse a una cantidad que podría considerarse alta para una persona.

El Mago de Viento llegó entonces al Vestíbulo, en donde esperaba recibir algún tipo de instrucción o por lo menos darse cuenta de cuando debería actuar, naturalmente que luego tendría que salir para enfrentarse a esos enemigos en el exterior, la razón era muy simple: Su estilo de magia era el viento, y no había que ser un genio para darse cuenta de que ese elemento era más útil en el aire libre que dentro de los muros, además en lo posible el mago deseaba movilidad para luchar.

Silver miró a su alrededor, como si estuviera buscando a alguien que fuera a ayudar en lo mismo, algunas personas salían del recinto pero ninguna parecía tener la intención de ayudar en la protección de la Biblioteca, el mago estaba comenzando a ponerse un poco nervioso, había pasado algún tiempo desde la última vez que había utilizado la magia para objetivos de combate, pues ese no era el destino que Silver le daba a sus estudios.

- Uff... Solo espero de que no suceda algo de lo que pueda arrepentirme - Murmuró el mago para sí mismo, cuando de pronto sintió movilización en el Vestíbulo, otras personas habían bajado también - Umm... ¿Alguno de ustedes va a ayudar?

Francamente el usuario de los vientos deseaba que alguien asintiera ante sus palabras, pues tenía la sensación de que las cosas podrían salir muy mal si hacía eso solo. Pero claro, tampoco tenía la intención de retirarse y dejar de lado su primera decisión de proteger el edificio.

Quedaban unos quince minutos aproximadamente, según los cálculos del mago.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Sindri el Jue Mayo 26, 2016 10:19 pm

¡Vamos, vamos, vamos! ¡Todo el mundo al sótano! – un bibliotecario joven hacía aspavientos en un pasillo amplio de muros de piedra. Normalmente no se permitía correr en los pasillos de la Gran Biblioteca de Ilia, pero aquella era una situación excepcional: se habían avistado Emergidos en los afueras del pueblo cercano a la Biblioteca. A causa de ello se habían movilizado varios efectivos para proteger la aldea y la Gran Biblioteca de Ilia, como edificio más resistente y espacioso, se había ofrecido para cobijar a los ancianos, niños y desvalido – ¡Sigan por aquí hasta encontrar una sala espaciosa! Allí hay varios bibliotecarios que les ayudarán. – la Gran Biblioteca de Ilia era de los pocos edificios de piedra maciza de las cercanías y, entre ellos, el que tenía más espacio. Además, todo el mundo se conocía en aquella localidad y los habitantes de aquél edificio casi no habían esperado a las órdenes oficiales de sus superiores para comenzar la evacuación. Al final del entramado de los pasillos de los sótanos más profundos habían almacenes limpios llenos de libros y víveres, algunos de los cuales vacíos, justamente donde se habilitaron algunos jergones para que la gente pudiera descansar.

Sindri era uno de los bibliotecarios a los que se les había asignado el mostrar el camino a la gente que seguía viniendo en oleadas. Cada pocos pasillos había un bibliotecario o miembro de la biblioteca que señalaban por donde ir y trataban de resolver las dudas que tuvieran, que normalmente o bien eran muy cortas o entendían que lo mejor era primero estar a salvo y después preguntar lo que necesitasen. Paulatinamente fue llegando menos y menos gente a la construcción hasta tal punto que pasaron minutos sin que un alma recorriera los pasillos. Sólo en ese momento la mayoría de los bibliotecarios, salvo los que tenían la tarea de cuidar y supervisar los refugiados, se decidieron a reunirse en el vestíbulo para conseguir más información sobre la situación.

El vestíbulo, con las puertas todavía abiertas, era un hervidero de gente. Los mercenarios entraban y salían, dando voces y gritos mientras lo hacían, y los magos del lugar comenzaban a repartirse los lugares a defender – ¿Cuál es la situación? – preguntó el Mago Oscuro a un bibliotecario más mayor que él cuando las cosas se calmaron un poco. Sindri había pasado por su alcoba a coger su resistente zurrón de cuero en el que llevaba unas pociones y un Grimorio de Magia Arcana, concretamente un Tomo de Ruina. No era el momento de andarse con reparos y no sabía si necesitaría defenderse – Este lugar resistirá, ya veréis. Ha pasado por guerras y cosas peores que una pequeña invasión. – el muchacho trató de subir los ánimos de los que estaban en la sala, sin mucho éxito. No les culpó puesto que, al fin y al cabo, se encontraban en una situación excepcional: jamás se habían tenido que enfrentar a los Emergidos, quiénes eran un mero rumor hasta el momento en el lugar.

Tras decir eso, un sujeto que llevaba un tiempo en la sala pero que Sindri jamás había visto habló, preguntando si alguno de los presentes iba a ayudar a repeler los enemigos. Las miradas lo evitaron y la mayoría de gente no respondió... eran bibliotecarios, no luchadores, ni magos siguiera, ¿Qué podrían hacer? Sin embargo, Sindri sí podía hacer algo, por lo que dio un paso hacia el hombre – La mayoría de bibliotecarios no pueden ayudar: no tienen entrenamiento de combate y muchos de ellos pasan extensamente la cincuentena. Sería demasiado peligroso llevarlos a la batalla. – se fijó mejor en el hombre que tenía delante de él. Un hombre alto y castaño, con un poco de barba y lujosos atavíos... ¿Sería un mago de la academia? ¿Tal vez alguien que pasaba por el lugar y se había visto involucrado en todo aquello? – Mi nombre es Sindri, bibliotecario perteneciente a la Gran Biblioteca de Ilia. Yo mismo le asistiré en combate si usted lo requiere necesario. – en parte se había ofrecido para que ningún otro bibliotecario tuviera que hacerlo. Él podía defenderse con magia, algo que lo diferenciaba de la gran mayoría de trabajadores del lugar, y si bien no era la magia con la mejor reputación que existía sí que hacía bien su cometido.

Nadie diría que los bibliotecarios de Ilia no defienden su hogar.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [3]
.
.
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3737


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 29, 2016 10:09 pm

Ignorado. Extrañamente las personas alejaron sus miradas del mago que se había dirigido a ellos y actuaron normalmente, tal y como si las palabras de Silver nunca hubiesen sido pronunciadas, al hechicero eso no le importaba demasiado en realidad, pues habían cosas más importantes de las cuales preocuparse, decidió pensar entonces que la actitud de esas personas se debía al nerviosismo debido a lo que estaba por ocurrir y en caso de los trabajadores, la presión por mantener a las personas que buscaban refugio en la Gran Biblioteca a salvo, iba a continuar con lo suyo cuando de pronto una voz se hizo presente desde el lado en donde se encontraban aquellos que ignoraron a Silver, este afirmaba que la mayoría de los bibliotecarios carecían de entrenamiento alguno en cuanto a la guerra, además de recalcar lo referente a su edad, Silver asintió con la cabeza ante esas palabras, evidentemente estaba sumamente de acuerdo de que sería una completa locura llamarlos a la batalla de esa forma. El mago entonces se fijó en la persona ante él, parecía ser un poco más joven que Silver, e igualmente se mostraba valiente ante la situación. Tras su primera frase el contrario no se detuvo, sino que continuó hablando, se presentó como Sindri, un bibliotecario de la Gran Biblioteca de Ilia, es decir, un trabajador del lugar en donde estaban en esos instantes, pero fue luego de la presentación cuando el mago escuchó lo más sorprendente, el bibliotecario se había ofrecido a asistir en batalla al hechicero de los vientos. Silver sonrió al escuchar eso.

- Oh, eso suena bastante interesante, si me permites decirlo - Dijo Silver asintiendo con la cabeza - Ya que te presentaste, es mi deber hacerlo de igual manera, mi nombre es Silver de Atramento, ciertamente es un honor conocer a un bibliotecario con tal valentía - Añadió Silver, expresando aquello que pensaba con respecto al bibliotecario al presentarse voluntario para la ayuda sin más - Y ya que te has ofrecido, me atrevo a decir que posees alguna experiencia en batalla ¿No es así?

Se detuvo un momento para observar a Sindri, francamente no pensaba que fuese un usuario de espadas, lanzas o hachas, pues no tenía la apariencia de un guerrero de esa índole, pero en cambio no le sorprendería escuchar que supiera usar adecuadamente dagas o arcos, quizás incluso la magia, pero tampoco era como si ese detalle fuera trascendental, de hecho Silver pensaba que cualquier tipo de ayuda sería bien recibida. Aunque ya que Sindri se había ofrecido para asistirlo en combate, Silver sintió que también cargaba de alguna forma con la responsabilidad de evitar que el bibliotecario muriera.

- Bueno, de cualquier forma agradezco que te hayas ofrecido - Dijo Silver - No podemos dejar que esas bestias asesinen a estas personas ¿No lo crees? Y como bibliotecario debes saberlo, tampoco hay que permitirles destrozar este magnífico centro de cultura, conocimiento y arte... Uff, con solo pensar en alguna de las dos me siento enfermo... Aún tenemos algo de tiempo antes de que los choques de espadas comiencen, así que creo que debemos aprovechar muy bien este tiempo y comenzar a intercambiar información para la batalla - Señaló el mago - Bien, te diré que soy un mago, usuario del poder de los vientos, creo que no te lo había dicho anteriormente - Puso su mano en su barbilla - Umm... Si trabajas en esta biblioteca... ¿Sabes cuáles son sus puntos débiles? Quizás sea de ayuda conocerlos en caso de que nuestros enemigos se acerquen lo suficiente, de esa forma podemos protegerlos.

Y tal como si hubiese conocido al bibliotecario por algún tiempo, comenzó a expresarse de manera natural. Silver pensaba que mientras más supieran respecto a las habilidades del otro y de la zona en donde iniciaría el fuego, mejor podrían actuar en batalla y evidentemente de esa forma podría salir mejor parados.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Sindri el Miér Jun 08, 2016 7:06 pm

No es un nombre exactamente común, pero me temo que es el que me dieron. No puedo decir que tenga otro que darle. – el bibliotecario alzó ligeramente los hombros en respuesta al misterioso hombre que había propuesto luchar para salvar la Gran Biblioteca de Ilia. Correspondió el asentimiento de la cabeza con uno suyo propio y esperó atentamente a que terminara de presentarse – El honor es nuestro, de haber encontrado a alguien dispuesto a bravamente defender este edificio. Encantado de conocerle, don Silver de Atramento. ¿Dónde está situado Atramento, por cierto? – asumió, algo que acostumbraba a hacer en demasía, que Atramento debía ser un lugar y, por lo tanto, había muchas posibilidades que estuviera actuando con un noble de alguna clase. Por ello, hizo una pequeña reverencia al decir aquellas palabras, de la que se levantó sólo para responder la pregunta que le había sido planteada

“Experiencia” implicaría que he podido luchar, pero me temo que hasta el momento sólo he tenido un encuentro cercano con el peligro. Sobreviví a una emboscada en una expedición a Sacae en búsqueda de un tomo antiguo sobre la historia de Elibe, aunque no puedo decirle que hiciera mucho. Contamos con la suerte que una valiente salvadora apareció para derrotar a los maleantes. – miró a los ojos del hombre para tratar de adivinar si aparecía algo que indicase decepción. Para tratar de evitarlo en la medida de lo posible, hizo un añadido a lo que acababa de mencionar – Sin embargo eso me dota de más experiencia en combate que muchos otros bibliotecarios. Podemos leer muchas crónicas de batallas, pero me temo que eso no se traduce muy bien en el mundo real. – “lo aprendí en un libro” se podía decir de muchas habilidades que uno podía poseer, pero ninguna de ellas podía ser relativa a ninguna lucha con o sin armas.

No sé hasta qué punto los Emergidos tienen intenciones de destruir los centros de conocimiento ni sus contenidos, pero es conocimiento común lo que hacen con todo ser vivo que se pone a su alcance. – las noticias llegaban lentamente hasta la Gran Biblioteca de Ilia, quizá porque los caminos eran bastante intransitables y los mensajeros no querían arriesgarse a viajar solos, por lo que esperaban a que pasaran caravanas bien protegidas. Sin embargo, a la mínima que hubiera un fuego, todos los libros arderían bien por sus páginas secas, y sólo una tormenta de nieve podría evitar un desafortunado final para todo el conocimiento adquirido durante las eras – Mientras los Emergidos no pongan un pie dentro de la Gran Biblioteca de Ilia, creo que todo irá por los cauces correctos. Déjeme que piense un momento sobre la estructura de l edificio... – ladeó la cabeza mientras miraba hacia el techo, con una mirada distendida y perdida en las nieblas de su memoria. ¿Qué información podría proporcionarle de utilidad?

Las macizas piedras que conforman las paredes podrían aguantar incluso un asedio prolongado y no creo que sea posibles hacerles daños importantes sin máquinas de guerra. Todas las ventanas exteriores son muy altas, no creo que ni dos hombres altos, uno en los hombros del otro, puedan entrar por una. – eso era lo primero que le vino a la mente, las defensas exteriores del lugar. Era un edificio a prueba de tormentas de nieve y vientos de las montañas, por lo que se había construido a consciencia para resistir – El único lugar por el que los Emergidos podrían entrar sin ayuda de máquinas o artilugios sería la entrada principal, es decir, por aquí. – señaló levemente al enorme portón que los separaba de la intemperie, era robusto pero también viejo, por lo que no estaba seguro hasta cuándo podría aguantar envites enemigos – Apostarnos delante de la puerta aseguraría que podríamos enfrentarnos a las únicas fuerzas que serían una amenaza seria contra la Gran Biblioteca de Ilia. Además, hay sólo un camino  abierto desde el pueblo, por lo que les costaría flanquearnos. – por ahora era toda la información que creía relevante.

¿Un mago? Debo decir que me honra luchar junto a un usuario de la Magia de Ánima. – la Magia de Ánima contenía la Magia del Viento, un tipo de artes mágicas débiles contra la Magia Arcana, pero fuertes contra la Magia de Luz. El bibliotecario podía utilizar tomos de Magia de Ánima, pero prefería mucho más la Magia Arcana – Como bibliotecario yo también empleo libros para cometidos, pero de una forma totalmente distinta. Lucharé lanzando piedras a los Emergidos, si fuera necesario en última instancia. – no dijo, claro, que podía emplear la Magia Arcana, puesto que era un secreto que no quería desvelar ante nadie de la Gran Biblioteca de Ilia.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [3]
.
.
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3737


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Vie Jun 24, 2016 11:39 pm

- ¡Haha! No, no tengo conocimiento de un lugar con ese nombre, es solamente mi apellido - Señaló Silver - Y pues es mi deber como usuario casi diario de la Gran Biblioteca saltar en su ayuda si se ve en peligro, así como tú a la vez estás dispuesto a proteger tu lugar de trabajo ¿No? - Entonces observó extrañado que el bibliotecario realizaba una reverencia, Sindri parecía ser una persona bastante formal - Oh, no es necesario que hagas eso, no es como si fuera un noble o algo así.

Dejando de lado aquellas pequeñas palabras sin importancia, Silver escuchó con gran atención las palabras del bibliotecario en respuesta a la pregunta del hechicero de los vientos, alzó las cejas cuando escuchó que él no había participado en batalla alguna, debido a que había sido salvado por una persona de Sacae, eso quizás sería un problema en el campo de batalla... Sin embargo, considerando las palabras que Sindri pronunció exactamente después, probablemente podría participar como un estratega, tenía algo de experiencia y además conocía los lugares de la biblioteca, si podía dar indicaciones en el combate sería de gran ayuda.

- Sí, en eso tienes razón, es bueno que se entregara la Gran Biblioteca como refugio - Dijo Silver mientras asentía con una sonrisa. Entonces la conversación tomó un rumbo de mayor interés tanto para Silver como para cualquier otro individuo con intenciones de participar en el enfrentamiento: La estructura de la Biblioteca explicada con detalles en relación al conflicto que se libraría - Oh, es bueno saberlo, entonces sólo tendremos que preocuparnos de defender la entrada.

No se sorprendió demasiado cuando Sindri afirmó que lucharía contra los emergidos lanzando piedras de ser necesario, puesto que ya antes había señalado que no había hecho demasiado en la emboscada que tuvo en Sacae, en otras palabras, quizás no supiera como utilizar un arma.

- No te preocupes, con tu experiencia será suficiente, o eso creo - Dijo el mago - ¡Nunca está de más un estratega en los combates! ¿No lo crees? Estoy seguro de que serás de gran ayuda en ese sentido - Dijo el mago animadamente. Observó luego a las personas que aún entraban y salían rápidamente, después echó una mirada rápida a la entrada - Entonces creo que es mejor que vayamos ahí ahora, quien sabe si esos Emergidos harán un ataque sorpresa o algo semejante - Se acercó entonces unos pasos hacia los portones, pero se detuvo repentinamente como si hubiese olvidado algo, volteó a mirar al bibliotecario - Cuento contigo, Sindri - Pronunció finalmente el mago mientras cerraba su ojo derecho. Haciendo una señal a Sindri para que lo acompañara reanudó su camino hacia los portones de la Gran Biblioteca.

-----------
Spoiler:
¡Me disculpo por la demora! Fue debido a cierta ausencia que no pude avisar.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Sindri el Vie Jul 01, 2016 3:47 am

Así que no es un lugar... mis más sinceras disculpas. – los apellidos eran raros de ver por aquellos lares y eran un signo de identificación de la nobleza y de gente pudiente... pero quizá había otras personas que tenían un apellido. El bibliotecario no pudo evitar pensar en aquél tiempo en el que él era conocido como Asriel Ryerde, por el territorio que sus padres poseían en Lycia, y todos los buenos recuerdos de entonces. Casi tuvo que sacudir la cabeza para echar aquellos recuerdos y centrarse en el presente. En el ahora. En el ataque de los Emergidos – Digamos que uno no ignora un ataque a la mano que le de da de comer, si entiende lo que quiero decir. Ahuhuhu~ – obviamente estaba bromeando y tenía más motivos que ese para evitar que los Emergidos entraran allí, pero pensó que un poco de humor no podría ir mal para destensar el ambiente. Sentía mucho aprecio por los bibliotecarios y las familias que vivían cerca de la aldea y no quería que les pasara nada malo, por lo que ayudaría en todo lo que estuviera en su mano.

Exacto, la entrada es el lugar. De nuevo, no tengo conocimiento sobre el equipamiento de los Emergidos, pero sin escaleras o torres de asedio no podrán entrar por las ventanas. O sin una coreografía digna de un circo. ¿Ha oído usted sobre Emergidos que trabajaran en un circo? Si es así, tenemos un problema extra. – la sonrisa en el rostro del bibliotecario contrastaba fuertemente con la presión y seriedad del momento. Se sentía a gusto llevando a cabo bromas y era, a su vez, una manera de aliviar su propia tensión – Si no, cualquier intento de salto acabará con un Emergido aplastado contra las vetustas, pero robustas, paredes de la Gran Biblioteca de Ilia. Eso se lo garantizo yo. – si podían soportar el envite de ventiscas de invierno y de granizo demoledor, podría contra cabezazos de seres salidos de los libros de cuentos. Avanzó un poco mientras decía eso, haciendo algunos gestos de conciliación hacia los otros bibliotecarios, aliviados por no tener que ser ellos los que salían, pero a su vez preocupados por el bienestar del muchacho.

Y si mi experiencia no es suficiente, ya inventaré algo. La necesidad es la madre de la inventiva... quizá la debilidad secreta de los Emergidos sean las bolas de nieve lanzadas con buena puntería. De eso sobra por aquí. – no podía decir en aquél lugar que él acabó con la mitad de los enemigos usando las Artes Arcanas... no era buena idea en absoluto divulgar a los cuatro vientos sus capacidades mágicas. Era una magia con mala prensa y no quería tener que abandonar su hogar porque desconfiaran de él... no es que fueran mala gente pero la historia estaba llena de Magos Oscuros haciendo cosas terribles y la gente prefería protegerse antes que nada – Estratega... bueno, veré lo que puedo hacer. Estoy justo detrás de usted, señor de Atramento. Su confianza me llena de honra. – Sindri siguió al Mago de Viento fuera de la biblioteca, donde se encontró con un ambiente congelado y un viento gélido que soplaba fuerte, moviendo algunos montones de nieve. El paraje estaba desolado, pero eso no era una novedad, siempre era un lugar poco transitado, incluso en días normales, pero el hecho que no podía ver ninguna luz a la lejanía, donde el pueblo está, le hacía sospechar lo peor.

–  Mire, este es el camino principal. Si algún ataque tiene que venir, apostaría que sería por este lugar. Los alrededores... – movió el brazo, señalando una arboleda cercana, no especialmente espesa, pero sí extensa. Se podía caminar entre los árboles, pero las ramas y la nieve creaban una travesía más dura que por el relativamente despejado camino que partía en dos el bosque en miniatura – ... son más difíciles de travesar. Si tienen algo de raciocinio, no los escogerán. Pero no sé nada de su psique, por lo que no puedo asegurar qué harán. – los Emergidos eran un misterio, por lo que Sindri no podía hacer otra cosa que enumerar opciones que tenían. Que adivinase correctamente era otra cuestión...

Off:
No hay ningún problema. Yo debo disculparme también por la espera, pero es que el trabajo me ha mantenido ocupado y no he tenido oportunidades de escribir posts hasta hoy.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [3]
.
.
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3737


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Mar Jul 12, 2016 7:58 am

- ¡Hahaha! ¿Quién sabe? Ahora sentiré curiosidad por saber si algunos emergidos mueren cuando les arrojan nieve, que mal... - Respondió a modo de broma al comentario de Sindri - Y no te preocupes, que con sólo decir que la puerta principal es la única vía de ataque ya es de mucha ayuda, ahora sabemos que debemos hacer hincapié en la protección del vestíbulo. Estoy seguro de que serás de mucha ayuda aún siendo que no manejes un arma - Escuchó lo que decía Sindri con respecto a lo de Estratega - Oh, el que ha de sentirse honrado soy yo; No todos los días se encuentran bibliotecarios dispuestos a proteger su lugar de trabajo dirigiéndose al campo de batalla aún sin poder manejar un arma, algo admirable en mi opinión.

Salieron entonces al encuentro de los vientos gélidos de Ilia, Silver trató de divisar algo por los alrededores, sin embargo no logró apreciar nada que pudiese asemejarse a un grupo de Emergidos, ni siquiera a un pequeño grupo de personas acercándose. Por un momento el mago pensó en la posibilidad de que el frío del país se hubiese encargado de eliminarlos, pero una parte de él le decía que no se aferrara a esas pequeñas esperanzas de un desenlace sin batalla.

Escuchó con atención lo que el bibliotecario señalaba en relación a los lugares en donde podrían o no acercarse esos Emergidos. Silver también carecía por completo de algún conocimiento sobre las estrategias que podían usar sus enemigos, lo cual se convertía en una terrible desventaja, pero al menos ellos tenían la ventaja que con anterioridad Sindri había señalado.

- Bien. Es mejor que no nos distraigamos y nos dediquemos a buscar a esos Emergidos, esperemos que no sean de los que tienen cualidades para las artes circenses - Dijo Silver haciendo referencia a la broma que hacía unos momentos Sindri había dicho - En cualquier caso... - El mago rebuscó entre sus cosas un par de segundos hasta sacar su Tomo de Viento, una animada sonrisa acudió a su rostro - He de decir que es muy útil para nosotros el hecho de que estos vientos soplen tan fuerte ¿No lo crees?

Y acto seguido continuó buscando con la mirada a sus contrincantes, sin embargo lo único que veía que se asemejara de alguna forma eran algunos mercenarios que habían decidido quedarse o habían sido contratados para luchar. Pero de Emergidos nada, por un momento temió por algún ataque sorpresa.

- No logro ver nada... - Murmuró el mago con el ceño fruncido - ¿Qué tal por allá, Sindri? - Preguntó sin despegar la vista de los alrededores. Estaba curiosamente sorprendido del silencio que reinaba en los alrededores, cosa extraña, el lugar siempre era así.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Sindri el Mar Jul 19, 2016 11:59 pm

Pues mire usted, si tanta curiosidad tiene usted puedo ir haciendo algunas bolitas... – dijo mientras se agachaba y recogía algo de nieve recién caída del suelo con la palma de su mano derecha. Algo dentro de él se entusiasmó por poder hacer algo tan pueril como una guerra de bolas de nieve... pero no había tiempo para eso. La infancia debía quedarse en sus recuerdos – ... y cuando encuentre un objetivo válido, usa su magia para que el viento sople y se las lleve, ¿Qué le parece la idea? – tras moldear la nieve en forma de bola, la lanzó ligeramente al aire para comprobar si era aerodinámica y miró entonces al mago. No quería decir que tuviera que abandonarse toda diversión incluso en un peligro inminente... no era bueno para el ánimo hacer tal cosa.

Dejó caer con suavidad su creación artística definitiva cuando Silver expresó que era momento de ponerse serios para entonces caminar unos pasos en su dirección con ligereza. Se acomodó el zurrón a continuación mientras pensaba qué contestar a su interlocutor – Digan lo que digan, convencer a los Emergidos para montar algún negocio que no fuera bélico podría ser muy beneficioso para todos. Lo más difícil sería hacer de orientadores profesionales. – ¿Quizá los Emergidos no habían considerado otras ocupaciones? Tampoco es que viera a un Emergido como panadero o posadero en un futuro cercano. Por lo que había oído, no les gustaba hablar mucho.

Pues... no sé qué decirle. No tengo conocimiento de Magia de Viento. La escuela de magia adscrita a la Gran Biblioteca de Ilia sólo da clases de taumaturgia a aquellos que demuestran tener capacidades en el campo de la Magia de Ánima. – no estaba abierta a Magos Oscuros, pero eso era previsible. A ningún lugar de enseñamiento le entusiasmaría que se supiera que trata con la Magia Arcana... al menos no en Elibe, puesto que un encuentro en el pasado le confirmó que en Plegia era algo completamente normal – Sólo he entrado en esas zonas restringidas unas pocas veces, y sólo para entregar libros necesarios a los magos. Son muy herméticos con el conocimiento, por lo que no me pude quedar a curiosear nada. – una pena, por cierto. Había tenido una profesora de Magia Arcana, pero lo poco que sabía de Magia de Ánima venía de algunos volúmenes viejos al alcance de cualquiera en las estanterías de la Gran Biblioteca de Ilia. Muy básico todo, no venía nada especialmente avanzado – Por lo que si usted dice que el viento fuerte le va bien, yo me lo creo a pies juntillas. – acabó sentenciando el bibliotecario, observando atentamente el libro que el hombre acababa de sacar.

Entonces Silver de Atramento le preguntó si él podía ver algo en el paisaje que no cuadrara con lo usual, por lo que se puso manos a la obra. Con una mano sobre los ojos a modo de visera, comenzó a escudriñar el terreno de izquierda a derecha durante un rato – No puedo decir que vea nada especialmente destacable. Nieve, árboles, pero todo parece estar quieto... – y, siguiendo su recorrido, encontró algo anormal en el lugar. Extraño, al menos, teniendo en cuenta lo acontecido – ¡Oh! ¡Mire en esa dirección! – señaló al frente con su brazo derecho, hacia la lontananza – Veo algo que se mueve por ahí. Unas figuras en la distancia. No le sabría decir qué o quién son, sólo que parece que se acercan a la Gran Biblioteca de Ilia. Creo. No estoy seguro. – unas figuritas en el horizonte era lo único que desbarataba aquella imagen estática, digna de un cuadro. Quizá el Mago podría ver mejor qué era eso...
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [3]
.
.
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3737


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 08, 2016 1:52 am

El mago miró con curiosidad al bibliotecario mientras hacía bolas de nieve, lo imaginó entonces lanzando bolas de nieve a los Emergidos como si de cuchillos arrojadizos se trataran. Para Silver, lo más aterrador de que semejante idea cruzara su mente no eran las posibilidades de que algo saliese mal por hacer eso, sino el hecho de que por alguna razón no le hubiese parecido extraño que las arrojase en serio, aunque aterrador, esa idea le pareció divertida. Sindri entonces terminó de expresar su idea de usar la magia de viento para arrojar las bolas de nieve hacia los Emergidos. Silver lo miró con seriedad, boquiabierto - Eso... - Frunció el ceño - ... es... - Llevó su mano derecha a su mentón sin dejar de mirar al bibliotecario. Inició la cuenta regresiva. Cinco, cuatro, ¡Cero! - ¡Una idea fantástica! ¡Hahaha! No sabes cuánto me ha encantado tu sentido del humor - Levantó su pulgar con una sonrisa mientras le guiñaba un ojo amistosamente - Oye... Si salimos ambos vivos de esto y queda algún Emergido por ahí podríamos permitirnos probar esa curiosa "técnica de batalla"... - Y le sorprendió a él mismo el hecho de que lo decía en serio - Tienes derecho a llamarme loco - Y no era el primero ni sería el último en recibir ese permiso.

Mientras charlaba con Sindri, miraba ocasionalmente a los alrededores, por ningún motivo quería ser tomado por sorpresa por los Emergidos, y aunque habían algunos mercenarios contratados cerca que también estaban atentos a los movimientos, Silver prefería no perderse ni un solo segundo al momento de divisarlos para prepararse mentalmente para el ya inminente choque de fuerzas que tendría lugar.

- Oh. No te preocupes por eso. - Dijo Silver ante las palabras de Sindri con respecto a su escaso conocimiento en las artes de la Magia de Ánima - No es nada tan avanzado. Es sólo que el hecho de que ya haya de forma natural viento en movimiento con una fuerza considerable ayudará a la magia bastante, al menos en el uso que le daremos ahora: mandar Emergidos a volar (O lo más parecido que sea capaz de hacer, tampoco soy un maestro ¿Sabes?). - Y volvió a introducirse profundamente en el trabajo de vigilar, sin ver nada aún, esperaba que Sindri viera algo por su lado.

Nada diferente por un lado. Nada por el otro. Y también nada en otro. Sólo tranquilidad y mercenarios ya antes vistos, el bibliotecario entonces comunicaba lo que veía, lo cual no se diferenciaba en nada a lo que Silver observaba, hasta que una exclamación de sorpresa alertó a Silver, inmediatamente después Sindri le indicaba que mirase en la misma dirección ¿Y por qué lo diría si no porque divisó algo fuera de lo común? Silver se concentró en intentar notar lo extraño en el punto señalado por la mano de su acompañante, y sí, efectivamente había movimiento, las palabras de Sindri describiendo aquello que veía le ayudó también a notar los detalles. De algo no cabía duda para cualquiera que observase en esa dirección: un grupo de individuos se acercaba - Sí. Cualquiera diría, considerando este contexto, que se trata del grupo de Emergidos. - Indicó Silver suspirando - Y digo eso porque ni de chiste me creo ésa de que un grupo semejante de personas se dirija a la biblioteca a estudiar precisamente ahora que se acerca un número elevado de enemigos, o que, de nuevo, una cantidad tan grande de gente tenga la mala suerte de encontrarse en el lugar incorrecto en el momento equivocado. Bueno, sólo son posibilidades, aunque creo que todos aquí ya tenemos bien claro lo que es éso y qué significa. - Hablaba sin despegar la vista de ese punto, con el ceño fruncido y los labios levemente curvados en un gesto severo. No abrió el libro, lo abriría cuando el choque estuviese lo suficientemente cerca.

Los mercenarios cerca, también notando a aquellos sujetos no identificados a la distancia, comenzaron a prepararse, todos dando por hecho que eran, efectivamente, los Emergidos de los cuales tenían que proteger la Gran Biblioteca de Ilia. Algunos, ya acostumbrados a ser partícipes activos en el campo de batalla, se adelantaron inmediatamente, otros, que ya habían asumido un papel más bien defensivo, se quedaron en su lugar cerca de la biblioteca. Cada segundo que pasaba volvía a las lejanas figuras más grandes, ya era más sencillo detectar los detalles en las figuras. Iban armados.

- Sin más dudas, sólo nos queda comenzar... Espero no estar oxidado, no lucho desde hace un buen tiempo ¿Te lo había comentado? - Rió como si se tratara de algo poco importante - De todos modos al menos sé moverme, sería de gran ayuda que miraras a los alrededores ¿Quién sabe si estos Emergidos idearon la idea de atacar con otro grupo desde los lados aprovechando que todos estamos concentrados con estos? Porque bueno, supongo que todos (O casi todos) lo estamos. - Se oyó entonces un suave silbido de una flecha esquivada por uno de los mercenarios. Cayó sobre la nieve, Silver la señaló - Y he aquí la gota que colma el vaso.

Entonces los mercenarios que se habían ubicado a la delantera comenzaron con el choque. La batalla finalmente había dado inicio - Oh... Está bien - Silver abrió entonces el verde libro por fin, y cuando lo hizo suaves brisas parecieron provenir de su interior, entonces Silver se conectó con la magia, ya sentía como suaves vientos lo rodeaban y lo llenaban de vida ¡Sentía que hasta podía volar! Oleadas de fuerza e inspiración lo llenaban - ¡Perfecto! Sindri, podemos aprovechar el primer choque para decidir algo importante; tú, como la voz de la experiencia entre nosotros, responde, considerando que la batalla se está librando algo más allá ¿Deberíamos adelantarnos o simplemente quedarnos aquí y custodiar la entrada como habíamos previsto? Ni me preguntes de dónde saqué tanta confianza, pero seguiré tu indicación.

Claro que escucharía a aquel con quien había estado hablando sobre Emergidos maestros de artes circenses cuya debilidad son las bolas de nieve, a quien autorizó a llamarlo loco y todo eso aún siendo que apenas se habían conocido hace pocos minutos ¿Cómo no confiar? En especial ahora que la batalla había comenzado, sí, demonios, había comenzado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Sindri el Dom Nov 13, 2016 8:38 pm

Pero... eso no era un chiste... – con un mohín y una voz quejumbrosa, Sindri dejó donde estaba la bola de nieve con un gesto bastante alicaído. Quizá a la gente le costaba determinar dónde estaba bromeando y cuándo estaba tomándose las cosas en serio... y, de hecho, también le costaba a Sindri. Parecía que no, pero una actitud positiva y alegre, incluso inmadura a veces, hacía maravillas para mantener a raya las partes más invasivas de la Magia Arcana que se arremolinaba en su ser. Dominar el mundo o destruir ciudades estaba bien, pero ¿Acaso no era mejor tenderse en su (más o menos) mullida cama con un buen libro y una buena taza de algo caliente? ¿O disfrutar de una maravillosa comida caliente cortesía de la posada más cercana a la Gran Biblioteca de Ilia? – En fin, mejor dejar a los experimentos a los especialistas y centrarme en lo que importa ahora. – alzó los brazos al cielo, desperezándose, y disfrutando un poco del aire frío tras acostumbrarse a la temperatura exterior, tratando de focalizar sus fuerzas más allá de delirios de grandeza. Pensó en que muchas otras personas hubieran recelado de una idea tan extravagante como usar nieve contra Emergidos pero que Silver se lo había tomado medianamente bien, incluso animándole a hacerlo en algún momento. Desde luego, este Mago del Viento debía ser alguien excepcional para no haberle gritado, al menos, que no era el momento de andarse con aquellas actividades – Aunque estaré ojo avizor por si puedo encontrar uno distraído para probar la teoría, no se preocupe. – rió ligeramente tras escuchar el permiso que le acababa de otorgar – ¿Quién es más loco, el loco o el que lo sigue? – contestó de buen humor mientras miraba en derredor para asegurarse que no atraía miradas indeseadas.

Ah, manipulación del estado aplicado a la taumaturgia. Mientras que otro usuario debe crear las condiciones óptimas para su elemento, usted sólo debe manipularlo o cambiar su fuerza. Supongo que eso minimiza el esfuerzo a invertir y permite que gaste menos energía para los hechizos. Es algo bastante original. – caviló automáticamente tras escuchar la disertación de Silver sobre la Magia de Aire, tratando de anclar el conocimiento prestado con lo que sabía él de magia. Eso le recordó entonces que se suponía que era un mero bibliotecario y no alguien con conocimiento de las artes mágicas, por lo que su cerebro se esforzó para encontrar alguna excusa que justificase su conocimiento – ¡No sabe usted lo que se aprende compartiendo una biblioteca con magos! Siempre se te queda una cosa o dos de las cosas que repiten una y otra vez para memorizar. Ahuhuhu~ – satisfecho consigo mismo por no haber mentido, ya que bien era cierto que había aprendido unas pocas cosas al pasar “por pura coincidencia” al lado de unos aprendices de la escuela de magia – Yo le dejo a usted todo eso de la Magia de Ánima, yo iré a lo mío, que no quiero molestar. – y zanjó así el tema, tratando de restarle toda la importancia posible.

Uhm. ¿Quizá los Emergidos quieren una tranquila tarde de estudio? ¿Alguien se lo ha preguntado? Tal vez respeten los lugares llenos de libros. O quizá buscan libros y están enfadados por no encontrarlos. – con una sonrisa miró a las personas que había por el lugar, esperando algún tipo de respuesta ante, esta vez sí, el chiste que acababa de decir – ¿Algún voluntario? Es que yo me he dejado el diccionario Emergido-Elibés dentro de la Biblioteca y ahora no puedo entrar. – obviamente no existía tal diccionario puesto que no había noticia que los Emergidos tuvieran mucho a decir. Pero de no ser así, tal volumen sería muy preciado... al menos para un bibliotecario – Parece que una charla amigable y una taza de té para todos es algo que no sucederá en el futuro cercano. Una lástima, siempre apetece té cuando hace tanto frío. – el Dark Mage suspiró mientras se encogía de hombros, admitiendo esa derrota y simplemente esperando que se acercaran más, con el oído atento para escuchar si los mercenarios decidían hacer algo ellos. No tardaron, puesto que se movieron hasta llevar a cabo una formación bastante profesional... a la vista de alguien que sólo las había visto en libros.

Espero entonces que la Magia de Ánima sea como montar a caballo, puesto que no desearía que el viento me llevara volando a mí. Si debe hacer algún ejercicio de prueba o calentamiento, éste parece un momento óptimo. – si la Magia de Ánima era como la Magia Arcana, seguramente eso era una broma. No había manera que alguien que hubiera estudiado Magia Arcana olvidara como se sentía cuando el poder recorría su cuerpo de la cabeza a los pies, y mucho menos como oriental tales energías hacia todo aquello que quería que dejase de existir. Pero tampoco se consideraba un gran experto de la Magia de Ánima, aunque podía usar sus tomos bastante correctamente – Yo... no veo nada más moviéndose. Un segundo. – se puso de puntillas y oteó el horizonte con su mano izquierda de visera, tratando de dotarse de alguna ventaja visual, pero un silbido de un trozo de madera con punta metálica a gran velocidad le hizo agacharse por unos segundos. Un blanco más bajo era un blanco más difícil de alcanzar – Dichosos arqueros... – musitó por lo bajo mientras se ponía de pie y comenzaba a rebuscar en su zurrón.

La “voz de la experiencia” sólo tiene un combate detrás de él, en el que sirvió mitad de distracción. No creo que sea exactamente un estratega de reconocida fama. – pareció que encontraba lo que buscaba, porqué sacó un libro púrpura y con aspecto vetusto de su bolsa, con motivos plateados en el lomo y en la portada y contraportada. Cualquier Dark Mage podría reconocer un Tomo de Ruina, siendo el más básico conocido – Ya que estos buenos mercenarios nos han hecho el favor de mantener la formación y mantener ocupados a los Emergidos, creo yo que sería un flaco favor si simplemente nos movemos. Desde aquí tenemos buena visión, y... – abrió el Tomo de Ruina, aunque pareció que el propio libro se abría por deseo propio. El tiempo de las bromas y de la fingida inhabilidad había pasado y ahora era el momento de la batalla – ... un oponente ocupado es un objetivo maravilloso. – dejando que el grimorio reposara sobre su brazo izquierdo, movió la mano derecha por encima de una página, casi como acariciándola, y las palabras del tomo parecieron refulgir en púrpura.

Y entonces Sindri comenzó a sentir las energías arcanas en su interior, arremolinándose y extendiéndose por todo su cuerpo. Una nueva confianza, asegurada por los dulces susurros que escuchaba en su límite auditivo, hicieron que su postura corporal cambiase y una sonrisa pícara se asomara en su rostro. Levantó la mano y apuntó a un Emergido con arco y dejó que la Magia Arcana fluyera, puesto que sabía bien que él no era más que un mero conductor de las energías oscuras – Tú. Desaparece de mi vista. – y así, un haz de oscuridad, puesto que no había otra manera de describir la total ausencia de luz tomada forma, voló con presteza hacia el distraído ser recargando su arco, quién pareció no notar el golpe. Pero no había manera de denegar la Oscuridad, por lo que prontamente cayó al suelo, sin vida si alguna vez la tuvo. Sin sangre, sin heridas, simplemente dejó de moverse – Y así se apaga su existencia. Debemos encargarnos de cuántos Emergidos podamos, no vayan a identificarnos como objetivos prioritarios. No es que vaya a cambiar el desenlace de esta lucha, claro. Ahuhuhu~ – hablaba para el Mago de Viento, convencido que ningún mercenario tendría la poca profesionalidad de mirar qué estaba sucediendo detrás de él, y mucho menos identificar un Mago Oscuro. Dejó reposar la mano en el tomo de nuevo, analizando los Emergidos mientras buscaba una nueva víctima.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [3]
.
.
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3737


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

The Secret

Mensaje por Invitado el Vie Dic 23, 2016 5:22 am

- Hahaha. Aparentemente nos entendemos bien en ciertos aspectos - Afirmó Silver cuando se dio por cerrado definitivamente el tema de los experimentos con bolas de nieve con objetivos bélicos. Posteriormente se sorprendió al escuchar a Sindri entregando detalles con respecto al principio que el Mago de Viento había considerado, no pudo evitar sonreír divertido - Vaya, vaya, me has tomado por sorpresa - Señaló recordando que poco tiempo atrás había afirmado que sus conocimientos en las artes mágicas eran bastante reducidos, entonces fue cuando Sindri explicó que todos aquello que acababa de decir lo había aprendido simplemente al escuchar a los Magos que frecuentaban la Gran Biblioteca repetir teorías y semejantes, al oír esto Silver sintió algo de decepción, le había gustado el rumbo que estaban tomando esas palabras y le hubiera gustado preguntar por algo más, sin embargo ahí mismo Sindri dio por finalizado el segmento de la conversación.

Mientras observaba al montón de Emergidos acercándose con paso amenazante escuchaba lo que Sindri decía, lentamente se dibujó una sonrisa en su antes seria expresión, y era algo inevitable tras imaginar a una persona intentando comunicarse con un Emergido e invitándole a tomar una taza de té dentro de la calidez del hogar. En el momento en que el bibliotecario preguntó por un voluntario para llevar a cabo la absurda idea, Silver miró en dirección a los individuos que estaban cerca, algunos captaron el humor de sus palabras y rieron un poco, pero otros, al parecer analizando fríamente a lo que se enfrentaban, se alejaron como si el par que no dejaba de hablar fuese una bomba, sin embargo en nada afectó - ¿Cuándo no apetece una taza de té? - Preguntó Silver más para sí mismo que para el bibliotecario - Creo que lo primero que haré si salimos vivos de aquí será ir por una. Nunca vienen mal.

Miró a los Emergidos nuevamente tratando de verse a sí mismo en medio de la batalla, estaba seguro que en esa situación y con el Tomo de Viento abierto, podría conjurar sin problemas y defenderse correctamente, de lo que estaba preocupado era de si podría desenvolverse con naturalidad como lo hacían los mercenarios, aunque claro, ellos eran profesionales - Oh. No te preocupes por eso, y si te lleva volando al menos será una experiencia nueva, no todos los días vuelas por los aires sin ser obra de alguna caída, aunque dudo que suceda. Pero si sucede trataré de hacer que no caigas sobre los Emergidos - Dijo manteniendo el ambiente humorístico que ya había construido. Sindri por su parte trataba de observar con más detalle, fue entonces cuando la flecha apareció, al oír su silbido Sindri se agachó - Que mal... Con esto ya se rompió nuestro agradable ambiente... Aunque bueno, de todos modos que sucediera era inminente.

Mientras esperaba una recomendación de su acompañante con respecto a su siguiente movimiento, Silver comenzó a analizar la situación de los mercenarios que iban en la líneas delanteras, a juzgar por la habilidad con la que empleaban sus armas el Mago imaginó que podrían contenerlos un buen rato o bien podrían acabarlos, aunque claro, los Emergidos también eran bastante eficientes en su función de empuñar las armas. La imagen del choque de fuerzas era bastante emocionante en algún rincón de su mente, eso era el empujón que necesitaba para perder las dudas con respecto a su desempeño en batalla, una escena inspiradora era todo lo que necesitaba el Mago de Viento.

- Un combate. Sin embargo ese algo es mejor que la nada, y bueno... No siempre se debe tener una reconocida fama para ser eficiente ¿No crees? - Dijo Silver mientras miraba a los alrededores en busca de alguna otra flecha que viniese sorpresivamente en busca de sangre - Claro, eso es un buen punto, y en cuanto a las flechas... - Su voz redujo su fuerza hasta llegar al silencio al mirar al bibliotecario, más exactamente a aquello que llevaba en sus manos, observó cuidadosamente al Tomo, Silver había visto pocos Tomos de Magia Oscura en su vida, sin embargo la sensación que sentía al observarlo era inconfundible, en especial cuando se trataba de uno que estaba a punto de ser utilizado. Entonces el libro fue abierto, Silver supo de inmediato que aquel fuese marcado como el objetivo contra el cual desatar ese tipo de taumaturgia moriría sin remedio si era tomado por sorpresa. Lo que hizo reaccionar por fin a Silver fue la afirmación del Mago Arcano con respecto a los enemigos ocupados y los buenos objetivos que eran.

Después de la sorprendente revelación del estatus de Sindri como usuario de las fuerzas oscuras, Silver intentó enfocarse en el campo de batalla, sin embargo no pudo enfrentarse a la curiosidad y contempló "en el mejor asiento del teatro" como las fuerzas arcanas eran conjuradas, una masa de oscuridad se dirigió con una aterradora velocidad a un arquero Emergido que tras recibir el impacto cayó sobre la nieve sin vida, con "su existencia apagada" como diría segundos después aquel que conjuró ese poder contra el enemigo. Silver entonces se vio analizando su situación; Había conocido a un bibliotecario que a pesar de afirmar que no tenía habilidades enfocadas al combate, había decidido ayudar en la defensa de la Gran Biblioteca, además había señalado que sus conocimientos en magia eran bastante reducidos, sin embargo llegó un giro inesperado, una vez iniciada la batalla había utilizado magia, pero no de cualquier tipo, sino de la misteriosa Magia Arcana, aquella que a algunos los llamaba y a otros sólo les causaba rechazo. Sintió su corazón palpitar con fuerza ante ese giro sorpresa de los acontecimientos, una nueva escena había aparecido, una que apartó todos los pensamientos sobre los "peligros" de la Magia Arcana, la mejor que había presenciado en años. Una ola de calor le recorrió de la cabeza a los pies, ya sólo habían dos cosas ocupando su mente: La primera era iniciar su ataque contra el enemigo, y la segunda, la escena del "Secreto del Bibliotecario".

- ¡Después de ver eso no me cabe duda de cuál será el resultado! - Dijo Silver - ¡Que inesperado! ¡De lo mejor que he visto! ¡Ciertamente fue una buena forma de comenzar! - Añadió mientras aprovechaba esa energía adquirida por la emoción para iniciar su ataque, escogió a un objetivo, se trataba de un Emergido empuñando una espada, estaba relativamente cerca en relación al resto, en esos momentos estaba combatiendo contra un Jinete de Pegaso. Silver no dudó, en esos momentos la sintonía entre él y los vientos eran perfectos, con su diestra describió un arco de izquierda a derecha, fue entonces cuando una ráfaga de viento afilado fue conjurada ante el mago para avanzar con gran velocidad hacia el Emergido, que viéndose atacado por sorpresa no pudo hacer mucho más que recibir el impacto de la magia del Mago, que no fue suficiente para acabar con él, pero sí que fue suficiente para que, aprovechando la sorpresa del enemigo, el Jinete de Pegaso utilizara su lanza para darle un desenlace a la vida del Emergido - No me molestaría presenciar más de eso - No pudo evitar mencionarlo, pero no tuvo tiempo de profundizar, pues el sonido de una flecha acercándose en busca de su cabeza le obligo a bajar la misma, cuando la oyó pasar sobre él volvió a conjurar, había logrado ver al arquero, estaba un poco más cerca que el espadachín de antes, según sus cálculos a esa distancia su hechizo sería suficiente. Pudo ver además que no estaba sólo ese arquero marcándolos como objetivo, otros tres también apuntaban a los dos magos.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Sindri el Vie Dic 30, 2016 1:28 am

La Magia Arcana recorriendo el cuerpo de Sindri era una sensación indescriptible.

Eones de poder pasado y futuro recorrían serpenteantes el cuerpo del Dark Mage, no provenientes del libro, pero sí buscándolo para desencadenarse al mundo exterior. La Oscuridad dentro suyo se revolvía como un miasma incorpóreo, al acecho de alguna debilidad, ya fuera del muchacho o dentro de él. No era caprichosa en eso en concreto, si no podía arrastrar al mundo al Abismo se contentaría con tirar del muchacho. Pero una voluntad férrea, una prueba superada, se interponían a los deseos de esa parte de la Oscuridad que podía ser un todo o un retazo. No lo sabía. No lo podía saber. Pero la Oscuridad no descansaba, no se rendía. Los susurros en el límite auditivo le llevaban a alabarle, a contar a modo de épica como su poder podía conseguirle todo lo que quisiera. Sólo tenía que pedir más, alzar la mano y adentrarse más en la Oscuridad. Más y más. Más y más. Hasta el lugar donde no hay luz.

Bien. Veamos qué es lo que puede hacer su Magia de Ánima. – mientras recargaba energía, un especialmente apático Sindri se dedicó a observar con curiosidad al Mago de Viento. La maestría sobre la Oscuridad le permitía también esgrimir grimorios de la Magia de Ánima y alguna vez en sus tiempos libres habría lanzado algún que otro hechizo de los grimorios de práctica que algún aprendiz se habría dejado. Pero siempre acababa volviendo a los Tomos de Magia Arcana. Eran los únicos que le prometían tal poder – Un golpe no mortal directamente, pero sí indirectamente. Veo que la Magia del Viento se guarda algunos ases bajo su metafórica manga. – musitó el joven bibliotecario mientras era testigo de primera mano de la carnicería que la distracción había provocado. Muchos subestimaban las artes taumatúrgicas que controlaban los vientos por carecer el daño directo que podía provocar un relámpago o una bola de fuego. Sin embargo, el viento era una fuerza mucho más tangible y traicionera que podía interactuar mucho más fácilmente con el ambiente. ¿Acaso un huracán no podía provocar tantos o más daños que una tormenta eléctrica o un incendio? Sería un necio de no levantar cuantas barreras de resistencia fueran posibles contra cualquier tipo de mago – Muy buena puntería, señor de Atramento, no debe ser fácil manipular y controlar algo tan lleno de movimiento como una ráfaga de viento.

Giró la cabeza brevemente hacia el Mago de Viento con una sonrisa pintada en el rostro – La fama hay que labrársela, y bien que me la labraré. Llegaré a ser bien conocido en todos los círculos. Pero tiempo al tiempo. Tiempo. Al. Tiempo. – golpeó juguetonamente con el dedo índice la página de su grimorio con sorprendente suavidad. Era un Dark Mage que todavía ni se había ganado su primer título, lo que lo marcaba como especialmente novato. Oh, era un signo de prestigio conseguir algún título que añadir tras su nombre como “el Martillo de la Oscuridad” o “el Látigo de la Legión Ardiente” o alguno rimbombante del mismo estilo. Normalmente los iban apilando a su nombre tras acontecimientos importantes o luchas espectaculares. Cuántos más nombres, más importancia y más sonoridad daba cuando uno se presentaba ante los héroes que lo venían a desafiar. O eso decían las leyendas y novelas – El resultado es incierto, pero para eso estamos nosotros aquí tras este muro de armas y escudos. Para decantar la balanza con el poder de la magia. – comenzó a concentrar energía arcana en su mano mientras seguía la mirada del Mago de Viento.

Arqueros. Siempre dispuestos a darnos problemas a nosotros, los magos. Envidia de un superior ataque a distancia. – se agachó algo indignamente mientras una flecha le pasaba donde antes estaba su cabeza. ¿Cómo podían tener una puntería tan efectiva? – Creo que poco haremos mientras ellos estén aquí. Deben desaparecer cuánto antes. La Magia Arcana puede extinguir sus vidas fácilmente, pero no puedo encargarme de tantos rápidamente. Cada hechizo es una obra de arte que requiere su tiempo necesario. – era una magia extremadamente potente, pero también muy pesada para el cuerpo y la mente. Necesitaba un poco de descanso tras cada hechizo para sosegarse y poder concentrarse en el siguiente: conjurar sin la cabeza fría simplemente no era una opción – ¿Puede hacer algo con ésos de ahí? ¿Derrotar a alguno o ocasionarles problemas para apuntar o disparar? Por cierto, ¿No tenemos nosotros arqueros que nos puedan ayudar? – giró la cabeza y miró en derredor, señalando sin tapujos a los tres Emergidos más lejanos, llevándose las manos al carcaj una vez más.

Tú, sin embargo, tienes los segundos contados. Vuelve al abismo del que surgiste. – y con esas palabras, señaló al arquero más cercano con la mano rebosante de Magia Arcana. No necesitó más, la energía oscura crepitó por un segundo y se lanzó como una marabunta informe y cambiante negra contra el poseedor de aquél arco en una línea oblicua. Impactó casi con facilidad en el pecho de aquel ser y, de un modo u otro, tardó un poco en reaccionar a aquél golpe etéreo. Pero cualquier resistencia fue en balde, puesto que acabó cayendo al suelo, inerte, casi como si jamás hubiera estado vivo – ¿Quién es el siguiente? – preguntó risueño mientras su mano volvía a rozar la página del tomo de magia. Debía recuperar energías antes de poder hacer cualquier otro movimiento en aquella batalla.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [3]
.
.
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3737


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Eliwood el Vie Abr 14, 2017 7:56 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Sindri ha gastado un uso de su tomo de Ruina.

Sindri obtiene +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2012


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Protecting Knowledge [Priv. Sindri][Campaña de Liberación]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.