Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Marth el Jue Mayo 19, 2016 3:29 pm

El camino no fue demasiado largo, menos de una hora a caballo a paso tranquilo y ya estaban ingresando por las murallas que daban al castillo real, la procesión de caballos, el príncipe y el ladrón iban tranquilos, al menos todos los primeros, este último parecía un tanto tenso sobre su montura prestada. El peliazul que encabezaba había entablado una larga charla con uno de sus caballeros sobre la salud de los caballos y lo importante que era en el invierno no darles agua fría, nada de verdadera importancia si el ladrón escuchaba, más que algunos datos como los caballos blancos de Pherae que habían sido un regalo del marqués o los caballos criados en las islas que eran más fuertes que los del continente. Bajando de sus corceles enseguida estos fueron recogidos por los pajes para ser llevados a los establos, aún en compañía de varios caballeros, ahora a pie, ingresaron al castillo.

Grandes paredes de piedra, alfombras rojas, pinturas de escenas épicas decoraban las paredes así como grandes estandartes con el escudo de Altea, esculturas en exhibición así como regalos de otros reinos sobre columnas bajas, copas de oro con joyas incrustadas, espadas de plata con fundas y mangos labrados, finas alfombras colgadas como cuadros tejidas con intrincados diseños o incluso como si fuesen escenas de bosques encantados. Altea era un reino rico y aquel castillo lo demostraba. El ladrón era escoltado por dos guardias, uno en cada flanco y llevado por un pasillo lateral hacia una gran puerta de roble macizo labrada en un escudo que mostraba un dragón de alas emplumadas y 5 joyas de colores diferentes incrustadas. Dos guardias abrieron las pesadas puertas y el príncipe se disponía a ingresar cuando cuando un escriba de larga túnica y aspecto joven se acercó a trote y agitado - Príncipe Marth. Lamento interrumpirle pero es de suma importancia. Tiene correspondencia urgente de Nohr. - el escriba portaba en su mano una carta sin abrir. El príncipe la tomó y con un gesto  de su mano le indicó a los guardias que entrasen, sin dejar de mirar el sobre leyendo las advertencias habló - Por favor, póngase cómodo, en un momento estaré con usted. - y se retiró dejando que los guardias ingresasen al pelirrojo al interior de la biblioteca que servía de estudio principal.

El lugar era amplio, paredes repletas de libros y más recuerdos y regalos de diferentes ramas de la nobleza, espadas, dagas, decoraciones de oro puro, incluso sobre el gran escritorio se veían cajas de música, plumas para escribir y la caja abierta pulida que en el interior se veían los diferentes punteros de plata para escribir, un pisapapeles que parecía un cristal que reflejaba un arcoiris, una piedra que había heredado por generaciones y se decía que pertenecía a un antiguo manakete cercano a Naga. En el centro estaban los sillones, amplios y de un sol cuerpo rodeando una mesa donde ya estaba dispuesto un servicio de té así como una hilera de licores con pequeñas copitas. También una bandeja de tres pisos con diferentes dulces y pastelitos para acompañar. Los guardias se quedaron en la puerta pero permitieron al ladrón avanzar y ponerse cómodo como había dicho el príncipe.

El peliazul ingresó varios minutos después, se veía preocupado y cargaba en su mano la carta abierta así como un papel un tanto amarillento, también tenía en su mano la nota de Nohr que el ladrón le había entregado - Gaius. Lamento haberle hecho esperar. Antes de continuar necesito que me responda algunas preguntas.... - avanzó hasta tomar asiento en un sillón individual, sentándose completamente recto y con sus rodillas apenas separadas con los papeles sobre su regazo. Un sirviente enseguida se acercó a preparar el te del príncipe.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Sello Maestro
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
380


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Gaius el Lun Mayo 23, 2016 12:08 am

Gaius no podía evitar estas tenso como una tabla. Con un guardia en cada flanco, caminaba a paso firme, dejándose guiar hacia donde fuera que lo llevaban. No decía una palabra, ni un comentario, apenas y pestañaba. Solo se quedaba erguido firmemente produciendo sudor nervioso.
La escolta lo codujo la interior del palacio incrementando su ansiedad. En que momento comenzaría la escalinata descendente hacia las mazmorras? Permanecer en las plantas superiores de un palacio rodeado de guardias era una experiencia completamente nueva para él y no terminaba de decidir si le agradaba o no. Ciertamente la ansiedad le había hecho un nudo en el estomago, aunque a pesar de lo mal que estaba pasado, se alegraba que todavía no le hubieran puesto cadenas, era un detalle que debía agradecerle al niño noble.
Por mero instinto, mantenía a su buen ojo bailando en toda direcciones, tratando de retener cada detalle y cada esquina del palacio. Ver que pasillo o que entradas conducían en cual dirección, haciendo un mapa mental de la zona. En caso de que tuviera que salir del lugar precipitadamente, o terminaría siendo atrapado en un cuarto sin  ventana solo porque se metió si  pensar.
Su escolta se detuvo mientras su anfitrión era recibido por un apurado paje, cuyas ropas parecían ser mas grandes que él, aunque probablemente solo fuera impresión del bandido. Tras unas breves palabras le entregó una serie de pergaminos y se giró hacia el ladrón, invitándolo a que lo esperara en su estudio. Sorprendido por la amabilidad del joven, Gaius se dejó guiar a su sala de espera, todavía sorprendido de no haber tenido que descender ninguna escalera.

-wow-

Dejó escapar el bandido cuando los guardias le hicieron entrar a la gran  sala. Había estado en bibliotecas con anterioridad, pero ninguna tan ricamente acomodada y con tantos detalles y objetos interesantes. La cantidad de cachivaches hicieron que el ladrón se olvidara brevemente de los guardias y se sumergiera con confianza en ese mar de conocimiento. Dio un par de pasos con la barbilla siempre elevada, mirando en todas direcciones, embobado con la distribución de objetos y los patrones de colores que los libros dibujaban en las altas bibliotecas. Tan absorto estaba en las altas estanterías que su rodilla chocó contra un grueso y prominente escritorio de roble oscuro, los detalles labrados en las guardas tenían. Patrones de rosas y dragones entrelazados, pero eso no fue lo que llamó la atención del bribón. Sobre la elegante  mesa, rodeada de papeles y libros, había una fuente con una suculenta colección de frescos bizcochos. Bañados algunos en miel y otros en azúcar fina, se mostraban en diferentes tamaños y grosor, algunos dejando en claro que eran de suave bizcochuelo y otros susurrando en voz baja el secreto de su dulce relleno.
Estaba a punto de tomar aire para preguntar a la guardias si podría tomar alguno de esos bocadillos, cuando las puertas se abrieron y el joven anfitrión volvía para retomar su charla. Dando un paso alejándose de los dulces tratando de no parecer muy culpable, el ladrón siguió con la mirada como el noble entraba y se acomodaba, mas a pesar que este se hubiera sentado. El bandido no tomó asiento y se quedó parado con la cadera relajada en su lugar. No sabia nada de etiqueta, por lo que los pocos tipos que dominaba, los aplicaba siempre, aunque no tuvieran lugar en el contexto actual.

-No hay problema, alteza. Debo admitir que tiene usted un muy bonito despacho.
Aunque… me sigo preguntando porque estoy  aquí.
No es que no le agradezca el recorrido! Todo lo contrario! Solo… me resulta… atípico.
Pero por supuesto! Pregunte sin  miedo,-
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Marth el Lun Mayo 23, 2016 2:56 am

Los guardias permanecieron en silencio mientras el invitado miraba su alrededor, ni siquiera se inmutaron cuando se escuchó el golpe de la rodilla ajena contra el pesado escritorio, rectos y firmes simplemente miraban al frente con sus manos a sus espaldas y los pies juntos, sin armadura más que un chaleco celeste con el escudo real como prenda que les distinguía como guardias, portaban un grueso cinturón de cuero del cual se veía su espada y una daga corta. El sol iluminaba el lugar pero de igual manera un sirviente se encargó de encender las velas de los candelabros más cercanos a la mesa para mejorar la luz del lugar. Con la entrada del príncipe los soldados solo enderezaron más su postura mientras el noble se dirigía a su asiento. La disposición de sillones estaba alejada del escritorio, más al centro del salón estado este mueble a los pies de la ventana para aprovechar mejor las horas del día y la luz del sol para escribir o realizar sus estudios, en cambio los sillones se encontraban más cerca de una chimenea y grandes candelabros para reuniones más sociales.

Al notar que el pelirrojo no se había sentado la mano libre del noble se extendió hacia el sillón frente suyo para que tomase asiento también - Se agradece. Y es un lugar más seguro donde podremos hablar, creo que la taberna ya no era un lugar ameno para nuestra charla. Adelante, tome asiento. - cuando el sirviente terminó de preparar el té del príncipe lo dejó en el borde de la mesa ratona que estaba entre ambos y se dispuso a preparar el té del invitado, simplemente sirviendo el líquido ambarino y dejando a su alcance el platillo con terrones de azúcar así como las pinzas de plata para ponerlas, la jarrita de porcelana con leche dentro y una cucharilla de plata para que removiese su bebida. Todo el servicio de té era de porcelana, blanco con pequeños detalles en plateado en todas las azas y en los platillitos, pintados a mano con cuidadosos diseños de flores que pasaba por los tonos pasteles, aves de vistosos plumajes decoraban las piezas más grandes como la tetera. El príncipe tomó el platillo donde descansaba su taza y bebió un sorbo, ya hecho a su gusto con la leche y el azúcar correcto - Acabo de recibir una carta urgente del príncipe Leon de Nohr. - comenzó con tono presuroso - Antes de continuar la charla que teníamos en la taberna me gustaría que me hablase un poco más de su relación con el príncipe y con Nohr. Verá... - bajó la taza solo para poner sobre la mesa el documento que el pelirrojo le había dado anteriormente - Desconozco como maneja el príncipe Leon sus asuntos, pero si un documento similar es extraído de mi escritorio, usted estaría en serios problemas. - no había amenaza en su voz, siempre manteniendo un tono cordial y hasta dulce en su voz aún joven cuidaba de no sonar amenazante si no preocupado, más aún con los otros papeles que tenía en su mano, cuidadosamente de frente contra su regazo de manera de no dejarlos a la vista aún.

Su dedo se apoyó sobre la letra manuscrita de la lista y recalcó lo que asumía que el ladrón sabía - Esta orden indica el suministro de armas de Nohr para su ejército, un dato de este estilo es, en muchos lugares, un secreto del reino. He de asumir que no lo ha obtenido de buena fe. Por favor, séame honesto, no le entregaré si confirma mis sospechas. - no pensaba entregarlo, el truhán le había dado una muestra muy fuerte de sus capacidades, obtener esta clase de documentos era difícil y peligroso y sin embargo el pelirrojo se lo estaba sirviendo en la sobremesa del té. Debía de analizar más cercanamente aquello, pues la nueva información que tenía en sus manos apuntaba que había más de lo que estaba viendo a simple vista. Volvió a tomar el documento, no se arriesgaría a perder aquello, y lo colocó en su regazo junto con la carta y el pergamino - Reitero mi pregunta, y por favor sea extenso, claro y honesto. ¿Cuál es su relación con los príncipes de Nohr y dicho reino? - intentaría que su invitado hablase y decidir él que acciones tomar al respecto.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Sello Maestro
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
380


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Gaius el Mar Mayo 24, 2016 11:29 pm

No bien el príncipe le dio la señal que lo autorizaba a sentarse, se dejó caer en el lugar que le indicaba. No iba a mentir tenía un poco de prisa por estar sentado para así poder frotar su adolorida rodilla que se había sentido momentos antes.
Ahora cara a cara enfrente a su empleador,  estaba un poco más tranquilo ya que tendrían la segunda parte de su charla en un lugar que no eran las mazmorras. Gaius le sonrió abiertamente a su majestad y agradeció que le permitiera tomar asiento, mientras todavía se acariciaba la pierna.
Fue entonces, mientras el bandido creía que todo marchaba por un sendero de rosas, que el peliazul sacó a colación el nombre del príncipe de Norh. El bandido escuchaba con suma atención mientras hacia un esfuerzo sobrehumano por mantener el rostro sonriente y sereno, pero la verdad era que las primeras gotas de sudor habían empezado a brotar en su frente.
“bien, bien… solo está preguntando como obtuviste ese documento. Bien, estabas preparado para esa pregunta. Vamos! Todo sigue en orden, no hay nada de qué preocuparse. Tu solo respiraaaa…. Y todo saldrá bien” se daba ánimos internamente mientras tomaba aire para responder con soltura.

-En efecto, es preferible hablar aquí que en la taberna, muchos menos oídos.-

No pudo evitar señalar con un ademan de la cabeza a los guardias que estaban todavía firmes en el umbral, y no pudo evitar echarle un par de miradas al muchachito que preparaba el té del noble.

-Que como lo obtuve? Bueno… Antes que nada majestad… debo recordarle que fue usted lo que me solicitó que le buscara. Alguien que fuera capaz de extraer información, que se moviera por el bajo mundo y pudiera ser leal a su bandera, es correcto?-

En este punto el bandido hizo una pequeña pausa a su ya pensado discurso. Y si había entendido algo mal? Y si realmente no era eso lo que se le pedía el príncipe y él había entendido algo completamente diferente? (cosa que no sería rara en él).
Ya no había reversa posible. Tendría que seguir adelante con su discurso y rezarle a la dama porque fuera lo que el príncipe buscaba o sino… bueno, siempre podría intentar escapar saltando por la ventana. Al fin de cuentas, estaban en un piso bajo, no?  

-Alguna vez ha estado en Norh, majestad? De seguro ha escuchado del enorme y poderoso ejército con el que ellos cuentan. Vamos, que parece un país donde son más soldados que personas- Tuvo que morderse el labio para no reírse de su propia broma, estaba ahí para poner un punto, no para hacer reir.  Aunque se aplaudía a si mismo por el brillante chiste igual.

-Una entrada principal que es custodiada por tres guardias a nivel de piso y por lo menos cuatro arqueros más en las atalayas. Pasando eso hay un segundo pórtico que da al patio interno. Desde ahí, pasando por la entrada lateral de servicio, a la derecha de la entrada por tres tramos, subiendo la escalera caracol, una puerta que es custodiada por dos guardias. Ahí, en esa habitación, fue donde obtuve esa carta. – volvió a tomar aire.
-Mi relación con los príncipes de Norh? Solo he tenido contacto con uno, el que se parece a usted, y … digamos que tengo motivos para no querer volvérmelo a cruzar.
Usted busca un informante, milord. Pues créame, estoy de sobra calificado para el puesto.-
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Marth el Lun Mayo 30, 2016 1:19 am

Los guardias así como el sirviente no se dieron por enterados ni aludidos, parecían sordos a los efectos pues no reaccionaron a las palabras ajenas, el sirviente simplemente puso el té frente al pelirrojo y enseguida se apartó para traer los dulces  y dejarlos sobre la mesa de té, no se retiró pero se quedó apartado de ambos parado junto a un mueble donde se veían a travez de las puertas de cristal que guardaba licores así como cristalería y platería. El príncipe miró a los guardias por un momento y hizo un pequeño gesto con su mano, estos reaccionaron al instante y salieron del estudio dejando a los dos hombres a solas con el sirviente - Espero que pueda sentirse más a gusto ahora. - agregó sin interrumpir.

Asintió ante las primeras palabras de su invitado, relajado no parecía presionarlo, ni con sus palabras ni con su postura que bebiendo un trago de su té y tomando una de las masas dulces actuaba tan casual como si aquello fuese una reunión social. La pregunta fue respondida con un mover de su cabeza, una afirmación para alivio de pelirrojo que no le había mal entendido, atento a sus palabras no perdió momento de mirar mejor los gestos del bandido buscando signos de nerviosismo. No negaría que estaba sorprendido, era un tanto ingenuo aunque no pasaba por tonto, si bien no dudaba de la versión del ladrón tampoco perdía la posibilidad de que pudiese ser que la seguridad de Nohr fuese tan buena, aunque mirando la lista detenidamente podía decir que Nohr tenía un ejercito bastante grueso entre sus manos. Sonrió aunque le costó un tanto comprender lo que le decía ¿Más soldados que personas? Seguramente habría querido decir civiles, intentaría ser comprensivo pero la verdad era que el príncipe era muy poco receptivo a esa clase de humor, solo sonriendo por cortesía y por que el pelirrojo parecía haber hecho una gracia. Igualmente todo lo que decía era de suma importancia y trataba de no perder detalle - Conozco Nohr, he ido por temas diplomáticos. - no dijo mucho al respecto, solo apresuró un último trago en su taza y la bajó aún restando más de la mitad, los tragos que daban no eran más que sorbitos pequeños.

- Creo saber a cual de los príncipes de Nohr se refiere, príncipe Leon, segundo hermano varón, sin embargo tercero a la corona, extrañamente. - no aprobaba a una mujer regente, por lo que en sus cartas el príncipe de Nohr se presentase como tercer príncipe, sabía de un hermano mayor y dos hermanas no más varones, por ende sería el segundo príncipe a la corona a su vista, pero tampoco se metería en la monarquía ajena, solo miraría con reprobación si llegaba a suceder. Como en su reino vecino, pero no era tema al momento - Si tiene motivos me gustaría saberlos. Corríjame si me equivoco, pero le veo interesado en tomar el puesto, para ello tendría que confiar aunque sea un poco en usted y para ello me gustaría estar informado. ¿Cómo puedo saber que no me está engatusando? No pretendo demasiado pero al menos su sinceridad en mis preguntas, pues verá, si tan informado está ya sabrá que es un hombre buscado. - dijo aún sin mostrar la carta entre sus manos ni el pergamino. Solo bajando un poco la mirada a estos papeles - No ha respondido mi pregunta y creo haber sido bastante simple y directo, en cambio me ha hablado de otros temas y no ha hecho más que evadirla sembrando más dudas. Por favor, evítelo. Volveré a repetirla y espero una respuesta más clara. ¿Cuál es su relación con el príncipe Leon? ¿Cuál es su relación con el reinado de Nohr? - nuevamente, si sus palabras eran duras, no lo era su tono suavizando aquellas preguntas, enseguida invitó con un gesto de su mano a que tomase un bocado de la bandeja si así deseaba.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Sello Maestro
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
380


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Gaius el Miér Jun 15, 2016 7:29 am

Llenó sus pulmones y fue soltando el aire lentamente, permitiendo que el aire fluyera fuera de si junto con un poco de su nerviosismo. Tenia que mantener la calma y ver bien que responder. Claramente el niño príncipe que tenia enfrente estaba buscando una respuesta más profunda que simplemente un montón de evasivas y cuentos para engrosar su imagen, no, el muchachito buscaba información de verdad, bueno tenía sentido que buscara un informante por ello. Pero.. Hasta donde contar? Era una historia kilométrica las desventuras que había sufrido con el príncipe rubio, incluso había un leve encuentro amoroso entre ambos! Como… como sintetizar todo eso sin terminar ahorcado en la plaza mayor?

-si, deber ser el tercero si, creo recordar que he escuchado algo de que tiene hermanos-

Dijo en tono casual mientras trataba de terminar de dar forma a su respuesta, ver bien pros y contraste y saber hasta donde contar.  En eso estaba su consiente cuando las palabras mágicas brotaron de la boca del jovencito, haciendo que Gaius perdiera de inmediato toda compostura que hubiera podido aparentar hasta. El momento. Giró la cabeza inmediatamente a la vez que se sujetaba al posa brazos de su asiento apretando la madera hasta que sus dedos quedaran blancos

-B-Buscado?-

Sintió un bloque de hielo que le caía sobre el estómago, la mente le empezó a bailar y la frente a sudar. Todavía tomando firmemente el costado del asiento, llevo su mano a la cabeza para tratar de ordenarse las ideas.

-C-Como es posible? … creí que…-  

Miró rápidamente en todas direcciones buscando hacia donde correr, pero de inmediato desechó la idea. Recordaba bien  todas las medidas de seguridad que habían fuera y dentro del castillo. No había forma de que el ladrón pudiera pararse de esa silla y dar tres pasos sin que un guardia le cayera encima. Relajo un poco su agarre al mueble, si lo hubieran querido arrestar, ya estaría en el calabozo, la cuestión aquí  era otra.
Se preguntaba a si  mismo, cuando había cometido tal estupidez… bueno, debía ser honesto consigo mismo, había cometido varias estupideces, pero ninguna que hubiera dejado un cabo suelto, nada que no hubiera solucionado o hablado ya. Quien podría haberlo mandado buscar? Algún cliente insatisfecho? El hombre cuervo de Tellius? Leon por su ultimo arrebato de pasión?
Miró hacia las manos del joven príncipe, claro! Había recibido “correspondencia urgente” hacia unos momentos, era claro que en esa carta estaba la noticia de su nueva notoriedad, caso contrario dudaba que el famoso príncipe “todo limpio y perfumado” le hubiera dejado entrar en el castillo. Si todavía no lo habían arrestado debía ser porque todavía lo estaba pensando, y si estaba preguntando tanto por Norh… se jugaba su zapato derecho a que esa carta era de ese país.

-así que Norh puso precio a mi cabeza…-

murmuró animándose a aventurar con sus conclusiones para limpiar dudas dependiendo de como reaccionara el príncipe.

-No… no entiendo porque, me sorprende… No hace poco estaba en su castillo tomando un par de encargos de  ellos… me..  Tan valioso es el documentos que les extraje? Porque.. No se me ocurre otro motivo para que me manden buscar…-

Hizo una pausa mientras repasaba paso por paso su ultima visita al país  que rinde culto al dragón negro. Una imagen muy partícula le volvió a la memoria.

-Si es por “eso” …. Él parecía que me hubiera llevado a su recamara a eso. … y yo no … nadie en mi posición podría jamás contradecir los deseos de un príncipe. –

El sudor comenzaba a correrle por la barbilla, incluso  una gota llegó a desprenderse de él y caer en su regazo. Trató inútilmente de serenar su habilidad sudorípara, mas fue imposible por lo que se resignó y concentró en lo que le había preguntado el joven en lugar de seguir llenando la charla con las primeras conjeturas que le llegaban.

-Muy bien, respuesta corta: con la corona de Norh en general mi relación es ninguna, no le debo nada ni me he cruzado nunca con otro originario de Norh, exceptuando por el príncipe Leon.
Como es nuestra relación? Y… es complicado.
Todo se inició hace un par de años cuando por un capricho de él me mandó encerrar injustamente en sus mazmorras e incluso me marcó con fuego en el brazo. –

Suspiró todavía sorprendido de lo  que estaba contando y a quien se lo estaba contando.
-Digamos que cuando salí de las mazmorras y recuperé mi libertad.. Estaba yo algo molesto por todo e incidente.., y que esa noche en la posada se me fuera la lengua e inventara una fea historia sobre él. Una que después supe se hizo ligeramente popular.
Años después me lo vuelvo a cruzar en… de hecho aquí mismo, en Altea. En una de sus islas que esta poblada de emergidos y otras cosas horribles. Allí es que le pido perdón por haber mancillado su imagen. Estaba yo bajó un alto estado de alcohol esa  noche.. No cuide mis palabras y la voz se corrió.. El punto es que como nos vimos forzados a pelear codo a codo en esa isla, el príncipe Leon se mostró benevolente conmigo y prometió perdonar todo este feo asunto si yo le hacia un par de trabajos para él.
Hace poco que he regresado de Norh de tomar esos encargos. Los cuales no han sido más que rumores para hacer correr entre las calles y eso es todo mi relacionamiento con el príncipe Leon.
Con Naga cono testigo, juro que digo la verdad. –


Se beso la yema de dos dedos y se dio una palmadita con estos en el pecho para reafirmar su juramento.
Si bien esperaba que esas palabras bastaran, siguió pensando si no habría algo más, algún otro cabo suelo que hubiera dejado.

-Quizá ese incidente en el castillo del loco… nonono, eso fue hace  meses, es tema olvidado.-
Pensó en voz alta.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Marth el Mar Jun 21, 2016 1:41 pm

Estaba en calma pese a lo serio de la situación, seguía con su semblante tranquilo y llevando la taza de té a sus labios dio un corto trago que fue interrumpido casi enseguida por las nerviosas palabras del invitado. Sin guardias en la sala, con solo el sirviente, este pareció notar la tensión en el invitado y si bien evitaba mirarlo se evidenció que los nervios le hicieron temblar las manos cuando acomodó la vajilla, no estaba garantizado que el invitado no se enviolentaría  y si este no portaba armas habían en exposición espadas que para alguien hábil no sería demasiado difícil saltar hacia una de estas y poner en peligro a todos, príncipe incluido, aunque este estaba convenientemente cerca de un estandarte con cuatro espadas cuidadosamente colocadas, una de ellas especialmente decorada con su funda el escudo de Altea y el escudo de Pherae tallados y pintados con sumo cuidado engarzados en plata y oro, la espada de plata se dejaba entrever su hoja al estar semi enfundada apoyada sobre la estructura de madera tallada con flores y enrredaderas, bajo esta se veían tres espadas más, un rapier fino, de aspecto desgastado y bastante más pequeño de lo normal y dos espadas normales, una sin aparente uso ni nada especialmente destacable y otra bastante detallada con arreglos de joyas, oro y plata, el metal negro de lo que estaba compuesta el arma se veía en el engarce el sello de Nohr, era la muestra de las armas que comercializaba con tal país.

El peliazul bajó su taza a la mesa, extendió el pergamino, aquel que bajo el título de "SE BUSCA" estaba el dibujo del pelirrojo, inconfundible a no ser porque en esa ilustración aún conservaba ambos ojos. Le permitió que lo tomase si así lo deseaba. El semblante calmo del príncipe se vio alterado cuando una línea en particular salió de los labios del ladrón dejando implícito que el príncipe de Nohr, Leon, había realizado actos indecentes con el presente, incluso si intentó pensar en otra interpretación a sus palabras el hecho que mencionase la recamara del príncipe dejaba todo más que claro ¿qué miembro de la nobleza recibiría invitados a sus aposentos privados si no era para intimar? el horror quedó plasmado en su rostro por unos momentos y con el rubor en sus mejillas movió un tanto nervioso los papeles en su regazo, la carta y el documento de Nohr - Ejem... si, comprendo a la perfección su posición y... lamento que se haya visto en tal situación. - murmuró sintiendo pena por el ladrón debido a lo que se le había visto obligado a hacer. Las palabras que le seguían no lo tranquilizaban más cuando escuchó que se le había marcado a fuego, no podía si no marcar de salvajes a aquellas tierras y volviendo a hacer acuerdo de la desolación que había visto en su visita, la falta de las necesidades básicas para su gente como ser tierra para cultivar, ganadería y agua... donde debían correr ríos cristalinos solo había visto torrentes de lava calcinantes y donde debían extenderse praderas verdes óptimas para el pastoreo y cultivo solo había visto rocas negras y cenizas, ni mencionar el cielo gris donde no parecía salir el sol, encapotado por la constante actividad volcánica... agradeció en silencio a Naga por su abundancia y bendición lamentándose por el pueblo Nohriano que rindiendo culto al dragón oscuro estaban condenando su propia existencia. Intentaba ser abierto culturalmente pero no podía en esas condiciones, no cuando veía tanto mal del otro lado de la frontera. Las tierras negras de Nohr no eran diferentes a las arenas desérticas de Plegia y sus costumbres inhumanas parecían ser igualmente compartidas, no podía esperar menos realmente de un países gobernados por magos oscuros. Que el ladrón mencionase a Naga le tranquilizó bastante, tomando por ciertas sus palabras despejaba la duda que comenzaba a surgir en su mente, tanta relación con Nohr y aquel hombre podría rendir culto a aquella religión, pero para su fortuna juraba su palabra ante el dragón sagrado.

- Lamento mucho escuchar toda esta historia, veo que ha comenzado mal en las tierras del dragón oscuro y las cosas no han mejorado. Se alegrará saber que el problema de los emergidos está solucionado en esa isla... - apresuró a decir preocupado por la propia imagen de su país - No está bien correr malas lenguas sobre la familia real, en muchos lados eso es condenado con exilio o incluso la muerte... incluido Altea. - dijo con seriedad, la imagen pública era algo sumamente delicado para el príncipe y no le causaría nada de gracia que se viese afectada, ya había visto que un tonto rumor sobre la visita el príncipe Kamui había alterado al príncipe Leon, no le extrañaba que se hubiese puesto furioso por un rumor directamente suyo. Pero las palabras que soltó el ladrón al aire afilaron la mirada del exaltado, sus ojos entrecerrados miraron al pelirrojo y bajaron a la carta - ¿Ah estado usted en Daein? - preguntó ya dejando ver directamente cual era el problema.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Sello Maestro
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
380


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Gaius el Lun Jul 11, 2016 8:38 pm

Dando un manotazo quizá demasiado violento para la situación en que se encontraba, claramente no estaba pensando mucho  en el tono de sus movimientos y gestos, pero la verdad era que apenas y podía contener su ansiedad y saltar por la ventana en busca de libertad como un náufrago busca tierra. Ya respiraba ligeramente agitado ya que se sentía demasiado presionado por toda la situación, y nunca había sido una persona que soportara bien la presión.
No había dudas, el del dibujo era él, aunque le llamaba poderosamente la atención que lo hubieran dibujado con ambos ojos. Se tocó su parche mientras miraba el retrato, añorando su buen ojo y volviendo a recordar a la bestia emplumada que se lo había arrebatado. Definitivamente no podía dejar que lo encerraran aquí. La palabra arriba de su retrato era una de las pocas palabras que el ladrón sabia identificar por su dibujo, igualmente le llevó unos segundos poder identificarla del todo.

-Aquí dice “buscado” verdad?-

Dijo señalando la palabra que encabezara el afiche para acto seguido dar vueltas el papel en varias direcciones, inspeccionándole cada esquina.

-Que más dice? Cuanto se pide? Que… - Tragó saliva. – En qué condiciones soy buscado?-

El solo pensar que su cuello ya tuviera precio hacia que la rodilla izquierda comenzara a saltarle en el lugar en un rítmico compas.  Sus ojos iban del documento al jovencito rogándole a su blanca señora que por lo menos lo buscaran con vida, pero el semblante ahora perturbado del príncipe no hacía más que aumentar sus preocupaciones. “Solo eso, mi señora, por favor! No me abandones aquí, no ahora, todavía me queda mucho por hacer!”
Miró la bandeja de bocadillos que tenía enfrente y ya no le importó nada. Tomó unos cuantos de esos deliciosos bocadillos y se llevó cuantos le entraran a la boca. Si ese iba a ser su último momento de libertad, o de vida, por lo menos que tuviera un buen sabor de boca.
Le costó tragar el primero que devoró de dos bocados y ya estaba listo para el segundo. Los engullía casi como una serpiente a un nido de aves, uno tras otro, casi sin detenerse a saborearlos, solo le importaba irse con el estómago lleno de esos bizcochos.
EL príncipe le habló seriamente de los castigos que implicaban el delito del cual era culpable, e hizo que lentamente empezara a comer más despacio. Le estaba confirmando que su sentencia era a muerte? Pensar en ello hacia que se le cerrara el estomagó, por lo que seguir comiendo empezó a ser un problema, pero no por ello dejó de hacerlo. Se iba a llenar el estómago costara lo que costara. Hasta vaciar la bandeja.  Y creyó que iba a lograrlo, hasta que el jovencito de pelo azul y piel tersa formuló una última pregunta hizo que soltara el dulce que tenía en la mano a medio morder y saltara directamente a los pies del príncipe, cruzando los dedos por enfrente y rogando en la forma más suplicante que podía.

-NO  POR FAVOR MAJESTAD! NO ME ENTREGUE A DAEIN!!! CUALQUIER REINO MENOS EL DE ESE PSICÓPATA!! SE LO RUEGO!! –

Ahora todo tenía sentido en su mente, el príncipe no había mencionado a Norh en ningún momento, él lo había aventurado. Norh no tenía motivos para buscarlo. EN cambio Daein…
El recuerdo ya parecía tan lejano que ni siquiera le había cruzado por la mente que ese fornido hombretón quien lo capturará en plena labor todavía pudiera guardarle rencor. Ya le había costado un dedo y un diente, y recordaba claramente cuando le arrojó el frasco de tinta de su propio escritorio dejándolo ciego momentáneamente. Siempre pensó que ese era un asuntó zanjado, pero claro, debió pensar que ese mastodonte de metal no iba a dejar impune tal ofensa, y que si no había sufrido las consecuencias todavía, era simplemente por un mal sistema de correspondencia.
Las lágrimas le corrían por el único ojo que le quedaba mientras hundía más y más el rostro en el calzado de su anfitrión.

-Haré lo que usted me pida! Le serviré en la forma y el tiempo que usted me indique! Le pagaré la cifra que me diga! Puede incluso arrestarme y azotarme usted en sus calabozos! Pero no Daein! Ese rey loco me daría un castigo peor que la muerte! Se lo suplico! Se lo ruego!! Piedad!!! Nadie merece tal castigo!! Por Naga, no permita que ese hombre me … me…. –

Ya no pudo seguir fingiendo valentía y rompió a llorar allí mismo, a los pies del monarca.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Marth el Dom Jul 24, 2016 6:46 pm

El príncipe le permitió tomar el papel, revisarlo a su gusto y que lo girase cuanto quisiera entre sus manos. Un poco ajeno a la realidad de las cosas asumía que todos sabían leer, incluso un ladrón que si decía ser un buen espía debía de saber al menos interpretar una carta, así que cuando el ladrón le pidió confirmación de lo que decía miró un poco confundido y creyendo que solo confirmaba lo que cualquier hombre temería ver - Si... efectivamente dice que es buscado vivo o muerto, pero no dice nada de recompensa ni razones... de hecho es bastante confuso eso. - solo un cartel de buscado no decía nada realmente, menos si era algo público, la gente tendía a ir tras el oro, pero ese cartel no ofrecía nada, ni siquiera miedo, pues ni siquiera decía que era un criminal peligroso, el miedo podía ser un buen motor para que la gente se preocupase por buscar a un criminal, pero por lo que decía el cartel asumía que Gaius podría comprarse la libertad en manos de casi cualquiera con solo ofrecer algo de oro. Se detuvo cuando vio que el pelirrojo comenzaba a comer de manera más presurosa, de hecho llenando su boca hasta más no poder, aún con algunas palabras en su boca sin decir, el príncipe solo observó al hombre dudando si continuar, movió el papel en su regazo dejando el texto escrito por el príncipe Leon hacia arriba para poder verlo - Jm... Pues la misiva... - no llegó a decir que la carta provenía de Nohr cuando el pelirrojo se lanzó a sus pies.

El siervo que estaba en la recamara se alteró al ver irse contra el príncipe al ladrón, salió disparado del lugar hacia la puerta lo que hizo que el par de guardias entrasen de inmediato desenfundando sus armas, pero la mano del príncipe se alzó deteniéndoles pues su invitado solo parecía llorar en desesperación, no con intención de atacarle - Por favor... se lo ruego, recobre su compostura. No puedo habar con un hombre que está en el piso de esa manera... Gaius... por favor. No será enviado a Daein. - intentó tranquilizarle aunque un gesto perturbado comenzaba a aparecer en su rostro cuando sus botas fueron rozadas por el rostro del ladrón y ya no tenía espacio para retroceder más contra su sillón - Le ruego que se levante. - pidió y esta vez sí miró a los guardias que aún tenían sus armas en mano, bajó la mirada al hombre - Regrese al sillón. - los guardias se adelantaron tomando al hombro de los brazos, uno de cada lado y lo levantaron casi en vilo retrocediendo para obligarlo a sentarse nuevamente en el mismo lugar que había estado, esta vez ambos guardias quedaron a cada lado del sillón vigilando al ladrón, no tanto por lo peligroso si no para que no volviese a lanzarse sobre el príncipe, ambos hombres se miraron y rodaron los ojos con un suspiro mientras el príncipe se miraba las botas y acomodaba su chaqueta quitando cualquier arruga o imperfección - Seque sus lágrimas y compóngase, no será entregado. La misiva proviene de Nohr, no de Daein, hasta donde llega mi conocimiento no se le busca en Daein, pero si es buscado en Daein y sinceramente dudo que yo haya sido el único en recibir esta carta y el documento que tiene en sus manos. Se le acusa de robo y de difamación a la corona de Nohr... -

Volvió a mirar a la carta, asegurandose de no perder detalle alguno y la verdad era que no... no decía mucho más, no especificaba que clase de robo aunque si decía cual había sido la difamación, aparentemente todo el asunto comenzaba a esclarecer a ojos del monarca pero habían piezas clave que no podía dejar en el aire - ¿A sido enviado a Daein por parte de Nohr? Por Naga necesito que me diga la verdad. Los asuntos de Nohr no son de mi incumbencia, de hecho preferiría no haber recibido esta misiva que me compromete a mí y a mi país en conflictos privados. - soltó un pesado suspiro y acomodó un cabello que caía contra su mejilla - A lo que voy, su respuesta no le condenará, no será entregado a Nohr. Pero necesito que me diga la verdad. Tiene mi palabra de Alteano. - La realidad era que temía un poco por el futuro del pelirrojo, no veía maldad en él más que la que le había sido empujado por las circunstancias, y probablemente si hubiese hablado con el príncipe del país oscuro si no fuese por lo que le contaba... marcas a fuego, abuso en la intimidad, sobretodo el ser apresado injustamente, era verdad que eran las palabras de solo un ladrón, pero uno que había caído a sus pies llorando del miedo, uno que había jurado sobre Naga y que no veía que tuviese realmente intenciones de mentir. Claro... esto debía aún consultarlo con su aliado y consejero no oficial, alguien que tenía la experiencia que él carecía.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Sello Maestro
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
380


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Gaius el Mar Jul 26, 2016 2:13 am

Sintió las botas de los guardias llegar al estudio y se aferró instintivamente a las piernas de su anfitrión, en un afán desesperado de seguir su suplica ya que desde el piso no tenía otra escapatoria posible. Su posibilidad de tomar la bandeja de dulces y huir por la ventana habían quedado atrás, ahora solo le quedaba suplicar, terreno en el cual el bandido tenía unos cuantos quilómetros andados ya.
El firme agarre de los guardias se sintió sobre sus hombros y en menos de un pestañeo lo habían levantado y sentado nuevamente en la silla como si pesara lo mismo que un fardo de lana. Todavía anonadado y lloriqueando miraba en todas direcciones intentando escapar pero las garras uniformadas lo mantenían en su sitio haciendo que solo pudiera bailar como una serpentina por el breve instante que duró su forcejeo.  Una vez que se calmó del primer susto y fue consciente de que no iría a ningún lado por voluntad propia, pudo escuchar las palabras del príncipe alteano, el cual le pedía con su ya conocido suave y tranquilo tono que recobrara la escasa compostura que le quedaba. Gimoteando refregó su cara contra sus mangas varias veces y a todo lo largo de estas, secando sus ojos y chorreante nariz, las palabras del noble lo reconfortaban levemente “No te va a entregar, no te va a entregar. No te buscan en Daein” Se decía internamente para ayudase hasta que finalmente dudo volver a levantar la mirada con el rostro parcialmente seco.

-Robo y difamación?... pero si ya he sido perdonado por el príncipe Leon en persona por el rumor de él y sus gustos? Como es posible que …
Enviado a Daein por parte de Norh? Porque habían de…-


El recuerdo llegó como una flecha para clavarse en medio de su frente y dejarlo estupefacto por unos segundos. Claro… esa había sido la excusa que en su forcejeo contra el demente había tirado para salvar su cuello y su lengua, ahora lo recordaba y ahora toda esta charla tenía sentido de repente.
Soltó un largo suspiro que demoró lo que llevaba vaciar por completo sus pulmones sobre su regazo mientras se agarraba la cabeza con ambas manos. Cómo explicarlo? El príncipe le había dicho y reprendido por el rumor sobre la sexualidad del príncipe de Norh. Como explicarle entonces que se había enmascarado con el sello a fuego que llevaba en su brazo para no delatar a sus verdaderos contratantes en esa oportunidad? Debería hablarle de sus verdaderos contratantes? Como explicar todo eso? No, nunca podría.. era una locura que acarreaba no solo su cabeza, sino la de muchas personas más, peor que hacer? Seguir mintiendo?

-Por Naga…- Dijo tomando valor y respondiendo directamente la pregunta- No he sido enviado a Daein por orden de nadie de Norh-
Se quedó callado muy quieto con la mirada fija en sus propias botas al finalizar la confesión, apretando los labios y obligándose a no temblar.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Marth el Miér Ago 31, 2016 8:33 pm

Librado del ladrón, el joven príncipe suspiró en bajo perfil de alivio, sus manos se apoyaron en su regazo y con cuidado acomodó los dobleces que se formaron en su chaqueta a esa altura, volvió a acomodar los papeles en sus muslos con repetitivo cuidado y regalando una sonrisa calma al ladrón esperando que se compusiera hizo un gesto con su mano al joven siervo que asustado por el revuelo se había arrinconado en el estudio. Este se acercó ya percatándose que ya no había peligro y que nunca lo hubo y le extendió al tuerto ladrón un pañuelo blanco para que limpiase su rostro, por como lucía ya sabía que era un pañuelo que no volvería a ver. Los guardias no se movían de sus lugares, intercambiando miradas furtivas de tanto en tanto entre ellos cuidando que el "invitado" no volviese a tirarse de rostro contra el príncipe.

La confusión en el rostro del ladrón dejó unos momentos sin palabras al peliazul, la carta era muy clara, y aquel hombre que juraba por Naga no parecía estar al tanto de su propia situación, un escenario bastante nuevo para el príncipe aunque fuese común en el día a día de la gente común. Sin medios de comunicación masivos las noticias viajaban lento y confusas, sobretodo las que venían escritas ya que la gran mayoría de las clases menos privilegiadas no sabían leer y debían confiar en el boca a boca. Que el pelirrojo no supiese que era buscado y que había un movimiento, aparentemente, tan grande contra él en un país y que no estuviese enterado se le hacía irreal al noble. Igualmente prestó atención a lo que le decía o más bien lo que hablaba más para sí que para el otro. Una palabra clave le hizo recordar una conversación que había tenido con el príncipe de Nohr, "rumores", el príncipe le había hecho saber que habían rumores sobre su relación con dicho país y que este tenía espías en Altea, una razón de preocupación para el Nohriano pero no para el Alteano que enseguida negó todo aquello como palabrerías del pueblo. El ladrón mencionaba nuevamente rumores con Leon, asumía de inmediato que el príncipe del país oscuro seguía preocupado de lo que se hablase de él y habría recurrido a esa clase de hombres para solucionarlo.

La confesión del otro le hizo alzar ligeramente sus cejas, inclinando su cuerpo apenas un poco hacia adelante - Bien... Estuvo en Daein, no fue enviado por Nohr pero... ¿usted dijo en Daein que si fue enviado por Nohr? - enseguida negó con la cabeza alzando su mano para que no respondiera - Mejor no... no quiero involucrarme con esa clase problemas... cuanto menos sepa sobre el asunto mejor. - se levantó y se acercó rápidamente hasta su escritorio donde un candelabro de tres velas estaba encendido, pese a que aún había sol en el exterior siempre tenía, bajo la supervisión de sus siervos, para mejor iluminación y por si necesitaba cera para sellos. Acercó la carta del príncipe al fuego y dejó que la punta tocase la llama permitiendo, frente a la vista del ladrón, que el fuego consumiera el papel poco a poco - Los asuntos entre Daein y Nohr son asuntos entre ellos y no veo bien que se estén ventilando. - cuando el fuego estuvo a punto de tocar sus dedos sacudió el pequeño pedazo de papel y lo dejó caer en un pequeño canasto de madera tallado donde habían algunos papeles arrugados. Observó por última vez el pergamino con el retrato del ladrón, más que nada observando que no estuviese particularmente marcado o dirigido al príncipe, al no encontrar rastro alguno se lo extendió al pelirrojo - Esto es suyo, haga lo que guste con él. Este problema no es algo que me competa ni personal ni políticamente, le he invitado a mi estudio con otro objetivo y el camino que esta reunión está tomando va demasiado lejos. No es con usted que tengo que discutir estos asuntos. - finalizó con el ceño ligeramente fruncido, no tanto como para formar arruga alguna en su frente pero si para inclinar sus delgadas cejas.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Sello Maestro
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
380


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Gaius el Lun Sep 19, 2016 8:47 pm

Gaius levantó la mirada incrédulo al jovencito que tenía enfrente, con la boca a medio abrir mientras el noble se lavaba las manos de todo ese embrollo. Debía ser por su juventud ola falta de experiencia tratando con temas de tal grosor, pero el bandido quería abrazarlo en ese momento ya que, literalmente, le estaba perdonando la cabeza.
Pero no, se contendría ya que no era tan tonto como para no recordar como ambos guardias lo habían alzado cuando osó tocar al muchacho, además todavía sentía sus potentes manos sobre sus hombros para evitar que el pelirrojo pudiera saltar libremente de su sitio.
-Gracias Naga…- Susurró de alegría cuando el príncipe le extendía a si el papel donde aparecía su imagen. Lo tomó con manos temblorosas, pero no bien el otro lo soltó, lo escabulló lo más rápido que pudo dentro de los mil bolsillos dentro de su peto, no fuera cosa que el jovencito cambiara de opinión. Ya encontraría oportunidad de destruir ese papel en cualquier taberna con chimenea, lo importante era mantener esos papeles fuera del alcance de otras manos que no fueran las suyas, por lo que se abrazó a si mismo tratando

-Bueno… veo que pudimos zanjar este… feo asunto… y todavía no he sido invitado a dormir en su sótano.- Dijo animándose a mostrar una sonrisa amigable, pero en el estado de nerviosismo del ladrón, no era más que una mueca forzada en un rostro empapado en sudor nervioso.
-Así que… que puede hacer este humilde servidor por usted? Además de estar eternamente agradecido por tanta bondad.
Dijo que necesitaba de alguien que tratara sus asuntos sucios, no? Bueno… creo que acabamos de dejar claro que estoy bastante sucio. Ja ja ja …-


Rió solo de su chiste para ver si lograba climatizar el frío ambiente, pero el sonido de su risa sobre el silencio espectral que todos hacían en la sala puso más tenso al bandido, quien se mordió los labios y rezó porque su dama le siguiera protegiendo esa tarde.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Eliwood el Miér Oct 26, 2016 4:28 pm

Tema cerrado. 50G a cada participante.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No corras con tijeras [Privado - Gaius]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.