Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Unión de arcanos [Privado; Yuuko]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Unión de arcanos [Privado; Yuuko]

Mensaje por Pelleas el Mar Sep 27, 2016 11:29 pm

No tomaba con aprehensión alguna las advertencias de la mujer, ni mucho más sobre lo que le aguardaba en los próximos días. Estaba acostumbrado a más reglas y más bruscamente expresadas. Qué sucedería si se daba el caso de que decidiese matar a alguien, tan imposible como le parecía, era algo que había oído más veces de las necesarias de parte de su rey. Todo era parte de la normalidad; sólo se adelantaba a pensar alegremente sobre lo que yacía adelante, sin que nada interfiriese en aquel humor suyo. La mano de Yuuko fue recibida sobre la suya con el distante pensamiento de que era humanamente cálida, pese a la impresión que la excedida palidez podía dar. Y la presencia de la dama tampoco se hacía incómoda a su lado; aquella figura que le quedaba casi igual de alta encajaba, de alguna forma. Andar juntos le agradaba y acomodaba más de lo esperado.

Mucho tenía que ver con que la reconocía como alguien mucho más experiente y sabia, manteniendo su atención sobre cada palabra que le dedicaba. No dudaba que, así como había sido excelente compañera de plática para todas sus curiosidades hasta aquel punto, podría pasarse interminables jornadas tan sólo hablándole. Entendía los intereses del muchacho y nada decía sin peso, nada irrelevante; aunque implicase permanecer en silencio por largo tiempo, Pelleas simplemente le escuchó en ese entonces, aprendiendo que las islas no eran precisamente lo que su imaginación había asumido y memorizando los detalles que creyera que necesitaría para después. Todo lo novedoso le fascinaba. Pensar en una biblioteca con vistas al mar lo hacía más aún, pues sería distinta a todas las que hasta ese punto había visitado. Se imaginó con facilidad gastando días allí; sin necesidad, realmente, de ponerse a una excursión más cerca de aquellos paisajes. No tenía la mejor constitución física, las caminatas largas le cansaban y no era un gran fanático del mundo exterior, pese a lo que su travesía pudiese dar a creer.

- Es mejor dentro que afuera. La biblioteca me contentará, sin lugar a dudas. - Se apresuró a contestar, negando con un leve pero rápido gesto de la mano lo demás. Ya era poco apto a una excursión; tener guardias presentes durante ello no haría las cosas mucho mejores. Además, era honesto en decir que prefería la biblioteca por sí sola. Prácticamente decididos ya los días venideros, el príncipe enfocó la vista al frente, al paisaje interior que se había tornado de alguna forma más familiar. No demoró en notar que se debía a las puertas, puertas comunes y reconocibles en lugar de las puertas corredizas de tan delicado aspecto, que había temido maltratar. Lo agradeció en fuero interno al ser guiado a la puerta de la que sería su habitación por cierto intervalo de tiempo.

Entró tras la mujer de cabello oscuro, sin más expectativas que las de tener una buena cama y algo de espacio privado. Esos dos requerimientos, según vio enseguida, quedaban fácilmente cumplidos; la cama era más grande que la suya en Daein si estaba recordándola con claridad, el espacio le sobraba, la sobria decoración y el tapizado conferían a la estancia de una atmósfera cerrada en la que no se le dificultaría sentirse a gusto, tenía más muebles de los que necesitaba y hasta un escritorio amplio. Inevitablemente el joven mago desvió su trayectoria, acercándose a la pared contigua para seguir con la mirada el quieto vuelo de mariposas negras, pasando las manos con cuidado por el borde de los muebles a su paso. Tantos detalles para apreciar a la vez le tenían absorto, volviendo la vista de un lado a otro. No se perdió las últimas indicaciones de la reina de Durban, mas sí tardó en responder, girándose hacia ella con algunos segundos de dilación.

- ¡G-Gracias! - Dijo. La sonrisa no dejaba ya sus facciones normalmente melancólicas, dándole un aire más despierto de lo que verdaderamente se hallaba. Se aproximó a la mujer una última vez, volviendo a tomar su mano antes de realizar una profunda inclinación; apenas acercaba la pálida mano ajena a la altura de su rostro, como se hacía en su reino al evitar la cercanía de un beso en el dorso. En su caso, lo hacía más por prudencia que por guardar distancias, pero era una forma de expresar su gratitud. - Hacía mucho que no paraba en un sitio así... gracias por todo, su Majestad. Estaré más que bien. - Aseguró finalmente, soltando e irguiéndose. Ansiaba dirigirse a su equipaje, pues había cosas que le urgía tener al alcance. Apenas despedido de la mujer y quedándose a solas en su habitación, fue aquello lo que inmediatamente se dispuso a hacer.

Necesitaba sus tomos y sus plumas. Había mucho que quería escribir, tanto sobre Durban como sobre su gobernante, predominando como siempre las ideas personales que de su garganta no salían, pero que en la intimidad del papel hallaban facilidad para expresarse. No obstante, no llegó a hacer mucho más que tomar en brazos los libros, tinteros y plumas, depositándolos en el escritorio cercano. Por más que los contemplase con un suspiro contento, era la amplia cama la que le llamaba primero. Pelleas se deshizo de la túnica oscura y el ceñidor que la sujetaba, más escasamente vestido en la ligera prenda color granate debajo sólo se estiró, dejándose caer con sumo alivio en el lecho. Cinco minutos, se dijo a sí mismo. Cinco minutos de disfrutar la comodidad y sopesar mejor las cosas. Y pasados esos cinco, con la ropa todavía a un lado y las botas todavía puestas, terminó por dormirse profundamente.

El cansancio pospuesto y el peso de su horario de sueño le habían dado alcance. De consultar por él durante el día y de saberse que estaba durmiendo en lugar de iniciando con su recorrido, fácilmente la tripulación que le había traído podría explicárselo a la reina: demasiado ansioso de llegar, el pobre Pelleas no había dormido en toda la noche. Era de esperarse que cayese rendido. Pero, pese al tardío inicio y sus extraños hábitos, no malgastaría su tiempo de curioseo en el reino de magos.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [8]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
655


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unión de arcanos [Privado; Yuuko]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 28, 2016 4:23 am

Tema cerrado. 70G a cada participante.

Ambos obtienen un incremento de +1 EXP. Gracias al aumento de experiencia, Yuuko obtiene el primer skill de la rama Dark Mage:

Mal Augurio - La sola presencia del mago oscuro, activando este skill, genera inquietud y duda en aquellos a su alrededor; aliados, neutrales y enemigos. En el caso de enemigos causa también un miedo instintivo que les pone a temblar incesantemente, entorpeciendo sus capacidades. Sólo compañeros de support clase A o S pueden optar por verse sin reacción alguna ante este skill.

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1305


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.