Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

La escapada nocturna [Priv. Silver]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Onix el Miér Abr 27, 2016 8:40 pm

De todos los lugares que se les pudiese haber ocurrido visitar al grupo circense (con el que tenías la gran desgracia de pertenecer), justo tuvieron que elegir Ilia.

Si, Ilia. ¡Un territorio frio, con tendencia a lluvias y nieve! ¿Qué aquí provenían los mejores magos? ¿Qué este era hogar a platones de caballeros pegaso? A ti no te interesaba ninguna de estas dos cosas, tan solo resguardarte del frío para no morirte de una hipotermia.

Por suerte, conseguiste comprarte una bufanda antes venir aquí, puesto que parte del dinero que habías estado ahorrando durante estos dos últimos meses lo habías utilizado para convencer al tonto de Joe (Alias “El palo de escoba”, según tú) para que compartiese su lugar de dormir con tu tutor. Su tutor, por supuesto, desconocía de este hecho y que a ti te tocaría dormir los próximos 3 días de estadía dentro de la jaula junto con las demás bestias de la carpa.

La mentira que usaste para no preocupar a tu tutor, fue que compartirías habitación con Roberto, el payaso del grupo.

- ¡Joder, pero que frío hace!  ¡Brr…!

Y ya que se trataba de una mentira, no te encontrabas en dicha habitación en este momento. Tan solo te habías transformado en cuervo y caminabas de un lado a otro para tratar de no pensar en el frío.

Pobre Totti, esperabas que la pobre elefanta (que también estaba en la misma carpa) tuviese más suerte que tú y pudiera sobrevivir a este clima helado. Tú, en cambio, ya te resignaste el primer día, y después de media hora moviéndote dentro de tu prisión decidiste detenerte y escribir tu testamento sobre las tablas de madera bajo tus patas.

“Le dejo a mi tutor mi bufanda y la botella de ron que escondí en la jaula de la elefanta. El resto de vosotros no les dejare nada, sepan bien que esto es su culpa así que váyanse a follar.”

Espera, ni siquiera sabes escribir. O mejor dicho, tu letra es tan horrible que necesitarían a uno de esos intelectuales humanos con gafas para traducir los símbolos que trazaste. Es una pena que lo recordases a mitad de tu escrito, pues justamente comenzabas a emocionarte con la idea de desahogar tu estrés.

Sin otra cosa más por hacer por el momento, te dispones a hacer un nido con la paja en tu jaula y te sientas sobre el como si fueras alguna especie de ave de corral y dormir. Cierras los ojos, y colocas tu cabeza bajo tu ala para protegerla del frío

- Hmm, así que aquí estabas, Onix.

La voz de tu tutor interrumpe tu intento de dormir, y sacas tu cabeza de entre tus plumas para recibirlo.

- Pensé que ibas a dormir con Roberto. ¿Por qué estas durmiendo aquí?

-  Oh, ¿es-esto?-Dijiste con un tono arrogante a pesar de que tu cuerpo no deja de temblar-  ¡Pff! Tan solo sentí la ne-necesidad de acompañar a Totti un rato. Ya-ya sabes como soy con los animales, no podía conciliar el sueño pensando en lo mal que debi-ía de estarse sintiendo To-totti pasando la noche sola con este clima.

A juzgar por la mirada seria de tu tutor, parece que no se ha tragado nada de lo que has dicho. Te conoce demasiado bien como para ver a través de tus mentiras, por lo que casi no te sorprende verlo por aquí.

- ¿Qué hay de ti?- Preguntas ahora con un tono más serio, aunque tratando de disimular tu preocupación- Deberías saber que salir a estas horas de la noche no es bueno para tu salud. Creí haberle dicho a Joe que te vigilara.

- Algunos humanos no son muy tolerantes a las bebidas con alcohol. Así que solo tuve que convencer a Joe para que tomara algunos vasos de wisky conmigo, para después decirle que iba a salir un momento a orinar. Tuve el presentimiento de que te encontraría por aquí, así que te traje una manta.

Tu tutor se quita de encima el manto que llevaba para cubrirse, doblándolo un poco antes de pasarlo por medio de los barrotes de la jaula para que lo recibas.

- Ten. No es mucho, pero te ayudara con el frío.

Te levantas de tu nido, y acercas tu pico para tomar con cuidado el trozo de tela grueso sin lastimar la mano de tu amigo.

- Ahora debo irme. Pasare mañana temprano buscando la manta, así que no te metas en líos por esta noche, ¿de acuerdo?

-  ¿Líos? ¿Cu-cuáles líos?- Preguntas luego de haber dejado la manta doblada en el suelo- ¡Vamos, viejo, no me trates como un pichón, puedo cuidar muy bien del nido mientras no estas!- Dices a modo de broma.

Tu tutor te observa en silencio, mientras alza una ceja y se cruza de brazos para cubrir su cuerpo del frio, dándote a entender que no se iría hasta dieras una respuesta seria. Tu sonrisa se borra completamente.

-  Vamos, no me mires así, tan solo bromeaba. No me meteré en líos.

- Bien.

Observas a tu tutor marcharse y desaparecer fuera de la carpa. Por tu parte, vuelves a tu forma humana, para desdoblar la manta que te han dado y cubrirte con ella.

Pero, ¿qué es esto? Un objeto pequeño y brillante se ha caído al suelo en cuanto estiraste la tela. Lo recoges con las garras de tus manos y lo examinas cuidadosamente.

Era una llave. Ese viejo bastardo no solo se había conformado con traerte una manta, sino que también te había traído la llave que abría tu jaula para que pudieses irte a dormir en un lugar más cálido. Te ríes un poco con esto, y en tus adentros, agradeces a tu tutor y te burlas de Joe por lo idiota que es al dejarse quitar la llave de tu jaula.

Estiras tus brazos a través de los barrotes hasta alcanzar el candado para meter la llave. Te toma algunos minutos, pero logras abrir el candado y salir. Vuelves a doblar la manta con la llave adentro, te vuelves a transformar en cuervo y te escabulles fuera de la carpa de bestias caminando sigilosamente pero a toda prisa.

De momento, parece que el poblado está vacío. Pues no sería de extrañar que muchos de los humanos que vivieran aquí estuvieran en sus casas durmiendo y resguardándose de la nieve. No conoces como es este lugar, así que por ahora, en lo primero que piensas es que debes buscar un lugar cálido y tranquilo en donde pasar la noche.

OFF ROL:
Al final  decidí solo colocar la parte de escapar, puesto que mi post se hizo muy largo y de haber agregado lo del “espectáculo” hubiera sido demasiado xD Supongamos que aún no presentan, lo haran mañana y esta es su primera noche.

Oh, y la bufanda de Onix es asi: http://41.media.tumblr.com/tumblr_lzkjagyuu01qd9p6go1_r1_500.png
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Raven

Cargo :
Artista de circo

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Escama fosilizada
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1884


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 28, 2016 12:23 am

Silver tenía muchas cosas que hacer y estudiar, por un lado tenía que realizar algunas prácticas mágicas que había aprendido en las lecciones de la Gran Biblioteca, también tenía que leer unos textos cuyos títulos parecían bastante prometedores para un usuario de la Magia de Ánima de Viento como él y por último tenía que atender a ciertas responsabilidades y favores. No tenía tiempo para salir por la noche a observar el cielo, cosa que no podía hacer hace bastante tiempo.

Entonces el mago decidió esforzarse al máximo ese día para conseguir una noche de tranquilidad presenciando la belleza de los astros, fue un trabajo bastante complejo y cansino, pero pudo realizarlo al final. Tenía la noche completamente para él y evidentemente no osaría desperdiciarla.

Esa noche Silver se mostraba bastante entusiasmado, pues para él no había espectáculo nocturno más hermoso para admirar que la maravillosa luna blanca y las exquisitas estrellas titilando continuamente, Silver sabía que él no era el único que disfrutaba admirando ese espectáculo, y casi nunca tenía el tiempo como para ir a ver, es por eso que aún siendo que en el exterior de su hogar había un frío tremendo iba a soportarlo para poder presenciar el bello cielo de la noche y claro, cuando salió podía verse la luna, pero había algo que fallaba, esto hizo que Silver frunciera levemente el ceño, la luna se veía grandiosa y todo eso, excepto que... ¡¡¡Esas malditas nubes obstruían casi completamente la vista del cielo!!! Entonces recordó una de las desventajas de habitar en Ilia, considerando que era territorio con tendencia a lluvia y nevadas, la presencia de nubes no era extraña, sin embargo Silver ya había salido listo para estar un buen rato fuera.

- ¡Oh perversas nubes! ¡Pueden permanecer ahí todo el tiempo que quieran! ¡¡Pero la pasión de un hombre puede ser más poderosa de lo que creen, solo esperen y verán!! - Exclamó Silver como si hubiera olvidado que a esas horas la mayoría de la gente intentaba dormir, por fortuna parecía que nadie había despertado con eso.

El mago tenía un lugar especial para admirar el cielo nocturno en el techo de su hogar, desde ese punto la vista era maravillosa, sabía que no tenía muchas esperanzas de que el cielo aclarara, pero en un ataque de testarudez, Silver subió igualmente con la ayuda de cierta escalera que tenía y ahí se sentó, al menos podría presenciar lo hermosa que estaba la luna esa noche, lo que era algo que podría disfrutarse bastante.

- Bueno, aunque no aclare no se puede negar que se está muy bien aquí - Dijo Silver para sí mismo, sentado en aquel espacio de su techo que probablemente habría despertado la curiosidad de algunas personas del lugar, aunque era sabido que el mago que vivía en esa casa era un poco excéntrico - Ja. Me quedaré aquí de todos modos ¡Una noche nublada posee otro tipo de encanto después de todo! - Finalizó riendo.

Por supuesto el hechicero no tenía la más mínima idea de que no era el único que había tenido planes de salir en la noche, mucho menos iba a saber que aquello que estaba ahí fuera no era precisamente humano.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Onix el Jue Abr 28, 2016 4:52 pm

Te has perdido. Ya llevas algunas horas correteando fuera de la carpa con tu forma de cuervo, que acabaste perdiéndote en el pueblo sin siquiera saber cómo regresar al lugar de donde viniste.

Pero se trataba de algo natural, considerando que esta era tu primera vez por aquí. Y por si no fuera suficiente con que estuvieras más asustado que un niño que fue alejado de su madre en el Mercado Central, comenzabas a sentirte cansado y cada vez más desorientado a la hora de caminar.

- Caw… Caw…  Que… que frio hace… ¿Por-por cuánto tiempo deberé repetirlo antes de con-conseguir un bonito granero en este lugar?- Murmuras en voz baja.

El pueblo era un jodido laberinto, y no sabías por cuanto tiempo podrías seguir evitando cruzarte con las pocas personas que estaban caminando por el pueblo de regreso a sus casas.

Algo que te había dicho tu tutor es que no te metieras en problemas, pero tu instinto te decía que volaras lejos del frio ya que la desesperación que sentías por dejar de sentir la nieve entre tus patas estaba enloqueciéndote.

Sin embargo, a pesar de todo este malestar, decides tener un poco más de paciencia y sufrir en silencio para ahorrar energías. Volar parecía no ser tu mejor opción en este momento, ya que el cielo y tú no estaban bajo las mejores condiciones.

Te detienes casi a la salida de una calle angosta para volver a tu apariencia casi humana y  usar la manta gruesa que te había prestado tu tutor para arroparte. Sin contar la humedad y la poca visibilidad, estabas muy cansado para seguir pidiéndole a tu cuerpo que se mantuviese en aquella forma cuervo así que tendrás que valerte más por tu sigilo ahora que por tu agilidad, usando aquella capa para esconder tus alas y tu aspecto.

Miras hacia los lados para asegurarte de que no hay nadie a la vista, y sales con cuidado de tu escondite tratando de caminar de la forma más natural que se te es posible. Sin percatarte, obviamente, de que no eras el único que se encontraba en esa misma zona y que cierto humano estuviese montado en el techo de su casa a estas horas de la noche.

El lugar no estaba muy iluminado, pero cualquiera que viese tu comportamiento de ahora se daría cuenta que tu caminar era algo extraño. Y la razón de esto era porque bajo tu apariencia semi-humana podías sentir mejor el frio del lugar y la nieve bajo tus patas.

Y hablando de patas, algo de lo que tampoco te habías percatado es que estabas dejando un rastro de huellas de cuervo detrás de ti.
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Raven

Cargo :
Artista de circo

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Escama fosilizada
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1884


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 29, 2016 2:05 am

A medida que Silver iba admirando el cielo, también movía la vista por el pueblo, que en conjunto con la luz de la luna hacían otro espectáculo digno de mención, aunque el cielo no aclaró ya valía la pena haber salido. El frío aumentaba, por lo que no creía poder estar demasiado tiempo fuera de la casa, pensaba que al menos podría quedarse un poco más para aprovechar lo más posible ese tiempo que pudo hacer con su esfuerzo en el día, soltó un suspiro y volvió a observar el cielo, las nubes en esos momentos estaban a punto de tapar a la luna de la vista, bajo la vista al pueblo, era bastante hermoso, no habían personas cerca, salvo una persona que estaba caminando de una forma muy extraña ¿Enfermo o herido quizás? Probablemente se estaba dirigiendo al médico cercano o algo semejante, estaba a punto de continuar admirando el cielo cuando se dio cuenta de cierto detalle que le hizo abrir mucho los ojos de la sorpresa: Habían huellas de ave precisamente detrás de donde avanzaba esa persona, Silver se cuestionó un poco la situación ¿Acaso buscaba un ave o algo así? Era poco probable considerando el frío, dudaba que las aves salieran durante una noche como las de Ilia, entonces ¿Qué era lo que sucedía? Silver se planteó por unos instantes la posibilidad de algún tipo de mutación, pero la descartó rápidamente porque parecía absurda. Sin embargo...

- Ooh... No imaginé que esta noche podría cruzarme un tema que pareciera tan interesante - Murmuró Silver esbozando una sonrisa - Probablemente se trate de algún tipo de coincidencia, pero... ¡¿A quién demonios le importa?! Hahaha - Finalizó confirmando a sí mismo la idea de bajar a ver con detalle, eso hizo, bajó del aquel espacio en el techo, movió la escalera que usó para la subida y la bajada, y entonces dirigió la mirada hacia las huellas de ave - Vaya...

 No había sido imaginación suya, en el suelo se podían apreciar con claridad huellas semejantes a las de ave, salvo que estas eran más grandes ¿Qué era lo que sucedía? ¿Tendría acaso esa persona que caminaba extraño alguna relación con eso? ¿Estaría buscando de no ser así algo vinculado? La mente de Silver se planteaba esas preguntas que por supuesto no podía responder sin avanzar. Instintivamente buscó entre las cosas que llevaba cierto objeto. Ahí estaba. Se trataba del ''Tomo de Viento'' necesario para su defensa en caso de cualquier peligro, en realidad dudaba que tuviera que usarlo esa noche, pero nunca estaba de más contar con algo para casos de emergencia.

Se acercó con lentitud hacia la persona, y de hecho probablemente debido al caminar de la persona o quizás al apuro inconsciente del mago, este último iba más rápido y no tardó mucho en estar a una distancia considerable, ahí lo pudo ver algo mejor, pero sin mucho detalle, pues precisamente el sujeto había decidido ponerse una capa que cubría su parte de atrás, así ni siquiera podía hacerse una pequeña idea de su apariencia. Llegado a este punto, Silver ni siquiera pensó en una posibilidad de marcharse a su hogar, sino que rápidamente seleccionó sus palabras y las soltó.

- Ilia por la noche puede ser un lugar bastante frío como para que un ave tan grande deambule por estos lugares ¿No es así? - Dijo el mago al sujeto con capa - ¿Tienes alguna idea de por casualidad de qué tipo de ave puede tratarse? Ah... Por cierto, buenas noches.

Posiblemente había ido al grano demasiado rápido, pero daba igual, después de todo ''Lo hecho, hecho está'', y por alguna razón el sujeto no parecía ser del tipo de gente que disfruta de una repentina charla casual. Además sin duda Silver se encontraba muy entusiasmado como para considerar esos pequeños detalles, pues si algo le encantaba era encontrarse con situaciones llamativas, interesantes o curiosas como esta, aunque al final no tuvieran nada de eso y solo lo aparentaran, lo que le importaba era el momento.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Onix el Vie Abr 29, 2016 11:58 pm

Continuabas caminando por la calle, y no precisamente en línea recta como te gustaría, pero lo intentas. Tu cuerpo ha conseguido algo de calor gracias a la manta que llevas encima, pero no es suficiente para ti a menos que tus patas dejasen de sentir la nieve que hay en el suelo.

Era como caminar descalzo sobre brasas, solo que en lugar de usar leñas, habían decidido usar hielo a último minuto para probar tu resistencia. ¿Tu espíritu quedaría completamente revitalizado después de esto? ¿Tu poder mental se haría mayor? Absolutamente no, lo que conseguirás es otro recuerdo que agregar a tu lista de experiencias poco agradables.

“Ilia por la noche puede ser un lugar bastante frío como para que un ave tan grande deambule por estos lugares ¿No es así?”

Tus alas casi se levantaron por debajo de la manta en cuanto escuchaste la voz del hombre, pero lograste contenerlas a tiempo con ayuda de la misma tela mientras procedías a detenerte para sacar un poco tus garras por debajo.

“¿Tienes alguna idea de por casualidad de qué tipo de ave puede tratarse? Ah... Por cierto, buenas noches.”

- Ah, sí... Buenas noches.- Respondes en voz baja, al tiempo en que reacomodas la manta por encima de tu cuerpo y quedas encorvado por unos segundos.

¿Quién era este humano y de donde había salido? No habías notado que estuvo siguiéndote durante todo este rato con todo el asunto del frío, puede que estarías quedándote dormido mientras caminabas o la sensación de frio había entorpecido el resto de tus sentidos, quién sabe. En cualquier caso, agradeces que no haya nadie más mirando porque… ¡Este humano casi te había pegado un susto de muerte, joder! ¡Te sientes avergonzado ahora mismo por lo sencillo que ha sido para él asustarte y tu corazón de ave no deja de palpitar!

Pero no dejaras que el humano lo sepa. No, eso sería aún más vergonzoso y se burlarían de ti y tu fragilidad. Pones tu buena “cara de póker” y respondes a su pregunta al tiempo en que decides voltearte hacia él.

- Hmm, el ave… si, el ave. Vi al ave hace un rato, no hay manera de que no la haya visto y no sepa qué tipo de ave es. Sí, el ave es como un viejo amigo para mí, vivo con el todos los días, amo a esa ave. La manera en que mueve su pico es todo caos de desconcierto.

No eres estúpido, sabes que él estaba preguntando sobre ti y confirmar si eras “el ave”. Como era de esperar, has decidido no darle una respuesta justa y directa, no tienes tiempo para quedarte a charlar con un posible fan tuyo, no, tienes planes mas importantes, necesitas conseguir un sitio donde dormir. Y si ese sujeto quería verte transformado pues tendría que comprar una entrada y verte actuar mañana.

Miras por un momento el libro que tiene el sujeto en sus manos, permaneciendo inexpresivo en todo momento a pesar de sentirte intranquilo por su presencia.

¿Era un libro de magia? ¿O un libro de texto? ¿Ese desconocido había venido a darte caza para devolverte al circo y decirles que te habías escapado?

Vuelves a mirar al rostro del sujeto todavía sin decir ni una sola palabra. Escuchas si tiene algo que decirte, todavía permaneciendo estoico e impasible, casi como si te aburriera su presencia de aquel humano. Cosa que puede ser en parte cierta ya que te encuentras un poco soñoliento. Luego de soltar un bostezo, miras por detrás del humano y la expresión en tu  rostro cambia a una de nerviosismo y asombro.

- ¡Oh, mierda! ¡Hay Emergidos detrás de ti! ¡Cuidado!

Y en cuanto dices esto, te echas a correr en sentido contrario a donde te encontrabas mirando, aferrándote a la manta. Sin quedarte por mucho tiempo para ver si aquel desconocido se había volteado a revisar si había Emergidos o no.

¿Y, había Emergidos en el pueblo? ¡Pff! ¡Por supuesto que no! Mentiste sobre eso, y esperabas que el otro se lo hubiese tragado para que tú pudieras escapar.
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Raven

Cargo :
Artista de circo

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Escama fosilizada
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1884


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 30, 2016 1:43 am

El sujeto era... Extraño. Ese era el pensamiento de Silver mientras intercambiaban palabras, pero no era como si algo tan trivial como eso tuviera trascendencia sobre la razón principal por la cual el mago se había acercado a la persona cubierta con la manta, y a todo esto... ¿Una manta? Todo parecía bastante curioso, y no solo en apariencia, por ejemplo, los ojos de Silver se abrieron bastante cuando escuchó cierta información por parte del individuo, afirmaba conocer al ave y tener una relación cercana con ella. Eso quizás podía tener sentido, pues las huellas iban en su dirección, pero a la vez gracias a eso había algo que no calzaba: ¿No habían más huellas o ''se habían borrado con la nevada''? El hecho de que más allá no hubiera ninguna huella era... Sospechoso. Por otro lado, de ser cierto aquello que el sujeto afirmaba ¡Había un ave bastante interesante suelta por ahí! Cualquier posibilidad era más que aceptable para el mago. En definitiva aquella ''persona'' había perdido completamente la escasa probabilidad que tenía de que Silver pudiera dejarlo en paz... A menos que ideara un plan excelente para deshacerse de él.

- ¡Oh! ¡Excelente! ¡Magnífico! ¡Extraordinario! - Exclamó el mago, olvidando nuevamente que era muy entrada la noche, y pasando por alto por un momento incluso que tenía una persona en frente que podría tomarlo como un tipo nuevo de lunático o algo semejante - ¡Que aquel dueño de estas portentosas huellas no sea para nada ficticio! ¡Esplendoroso! ¿No lo cree así usted?

Sabía que algo no calzaba, pero aún así se había dejado llevar por la intensa emoción del momento ¿Qué podría detener a Silver en una situación como esta? Difícilmente algo que no acabara directamente con su vida, en un caso como este un tipo de truco como aquel que sucedió justo después solo ayudaba para añadirle combustible a esas llamas. Lo que sucedió fue que el individuo desconocido señaló con nerviosismo en su rostro que había un grupo de Emergidos tras Silver ''¿Cómo es posible que no los haya escuchado?'' Pensó Silver. La seriedad acudió rápidamente a su rostro y se volteó ¡¡Y entonces ahí encontró...!! Nada...

Entonces se dio cuenta ¡Había sido un truco! ¿Qué era si no? Podía apostar cualquier cosa a que aquel sujeto había aprovechado la distracción para alejarse lo más rápido posible, no había que ser un genio para deducirlo al ver el espacio señalado como peligroso completamente vacío. Los labios de Silver formaron una sonrisa. Estaba hecho. Sin querer aquel hombre cubierto con la manta había llenado la copa hasta el borde.

- Ya veo, ya veo - Murmuró Silver volteándose a ver al tipo que efectivamente estaba alejándose a una velocidad bastante buena si se consideraba el frío del ambiente - Utilizar la distracción para escapar ¡Déjame decirte que eso no te ayudará a deshacerte de mí! - El mago inició entonces a perseguir al sujeto olvidando completamente el frío, claro, él llevaba su abrigo y por si eso no fuera poco llevaba además una carga de emoción que era su principal fuente de energía en esos momentos ¿El frío podría derribar tal barrera? Difícilmente si todo marchaba correctamente para el mago - ¡Es mejor que intentes apagar estas llamas si quieres huir, hombre! Hahaha - Le dijo Silver al perseguido.

Y no era mentira, si el tipo con manta quería escapar tendría que encontrar una buena manera de hacerlo, una gran estrategia o vencer a su perseguidor directamente en el escape, y tenía que hacerlo rápido, pues el mago estaba más acostumbrado que él al frío de Ilia y estaba reduciendo la distancia entre ambos.

Off Rol:
¡Que comience la persecución! (?)
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Onix el Dom Mayo 01, 2016 1:33 am

Bajo esta apariencia semi-humana tus patas no estaban hechas para recorrer largas distancias, eso sin contar las condiciones climáticas de ahora mismo y el simple hecho de ya te encontrabas cansado mucho antes de empezar con esta persecución. Atacar parecía una de tus mejores opciones si considerábamos que este hombre que te seguía aparentemente no llevabas armas con él. Sin embargo, ¿por qué atacarías a un humano desarmado y que no te había atacado? ¿Valdría la pena mancharse las patas solo para huir?

- ¿Llamas? Uff… ¡Hombre, pero que calentón estas! Hahaha… Cof cof...

Tu velocidad disminuye mientras hablas hasta que finalmente no puedes dar un paso más. Te detuviste en el camino apoyando tus garras superiores sobre tus rodillas mientras tratabas de recuperar el aliento, sientes el cuerpo totalmente entumecido y andas un poco pálido.

- Uff, uff… Ok… Tú ganas.- Suspiras mientras descansas- Uff… Pero, invítame a un trago primero, ¿sí?… Sabes… ¿sabes cómo conquistar el corazón de un cuervo, no?- Preguntas - Solo debes… solo debes cantarles al oído y decirles cosas bonitas… Eso les fascina. Cof cof…

Mientras hablabas como si estuvieras borracho o absorto en una idea que se corrompió durante su recorrido desde tu cerebro de ave hacia tu boca, comienzas a toser y te tapas la boca para contenerte un poco. Ahora mismo te arde el pecho debido al recorrido que realizaste hace un rato en tu forma de cuervo, también te duele un poco la cabeza, y, por si eso no fuera poco, también te sientes un poco mareado. Si fueras un poco más honesto contigo mismo, en este momento sientes la necesidad de sentarte, pero no quieres hacerlo sobre la nieve.

- Oye, y esa ave que estás buscando…- Comienzas diciendo lentamente mientras hacías un último esfuerzo para mantenerte en pie y con una actitud totalmente tranquila- ¿Para qué la buscas?
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Raven

Cargo :
Artista de circo

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Escama fosilizada
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1884


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 01, 2016 2:38 am

No sabía muy bien la razón, pero esa persecución resultaba bastante divertida para Silver, quizás debido a que hace un buen tiempo había necesitado un momento tan encendido como ese, pero bueno, el clima no era el adecuado como para realizar esas cosas, por lo que ese suceso no prometía durar demasiado, uno de los dos caería con la acumulación de dificultades climáticas. Cuando el mago escuchó aquello que el perseguido le dijo no pudo evitar soltar una carcajada, por supuesto sin perder el ritmo de velocidad.

- ¡Hahaha! ¡Y más de lo que crees, así que es mejor que te apresures! - Bromeó Silver apresurando el paso, pero entonces se percató de que aquel individuo que huía perdía su velocidad a cada segundo, hasta que se detuvo e inició un descanso - Oh... Veo que has decidido detenerte... Que mal - Añadió Silver, mascullando lo último de mala gana, pero luego recordó la razón de la persecución (Que evidentemente había olvidado en el transcurso) y decidió volver a preguntar... Pero antes - Un trago ¿Eh? Francamente puedo considerarlo... ¿Conquistar el corazón de un cuervo? Ah, ya veo, el ave es un cuervo entonces - Dijo Silver asintiendo con la cabeza cinco veces.

Y entonces el sujeto comenzó a toser y taparse la boca, en realidad se veía bastante enfermo ¿Acaso no estaba adaptado a ese frío? Estaba pensando en una forma de ayudar, tras pensarlo un poco, Silver se quitó su abrigo y se lo entrego: Estaba claro que él no necesitaba más que el mago.

- Por el momento toma esto - Dijo Silver al momento de entregar el abrigo - Umm... ¿Para qué busco al ave? Oh... ¿En serio no te lo dije? Llámame raro o nombrame como gustes ¡Pero busco al ave solo para presenciar a aquel que marcó esa nieve con esas grandiosas huellas! - Exclamó Silver mirando más allá del pueblo con sus ojos denotando un brillo soñador que no existía.

Tras decir esas palabras nuevamente el mago se percató de lo enfermo que parecía estar el contrario, por lo que tras pensarlo un momento tomó una decisión, lo repasó un poco más y luego sonrió, solo esperaba que aquello que había maquinado en su mente funcionara correctamente.

- Pues entonces te ofrezco lo siguiente - Dijo Silver mirando directamente al sujeto - Verás, por la forma que huiste puedo decir que sí sabes algo al respecto (O por algún motivo te espanté y escapaste del horror) y ya que gané esta supongo que debes cantar - Hizo una pausa - Pero no soy partidario de hacer hablar a una persona en una noche tan fría como esta ¿Eh? - Añadió sintiendo el molesto frío en sus carnes sin la protección del abrigo, para él no era mucho, aunque sabía que el contrario debía sentirse mucho peor - Así que puedo ofrecer un lugar cálido en donde podrás decirme aquello que sepas, tomar un descanso por lo de esta carrera y recuperar el calor perdido ¿Qué te parece?

Si se negaba a aceptar Silver lo entendería muy bien , pues pensaba que el contrario podría deducir que con ''un lugar cálido'' se refería a su hogar, y no todas las personas aceptarían a la primera ir a la casa de un desconocido, pero tampoco era como si la negación lo detuviera de su búsqueda para hallar al protagonista de esa historia: Aquella ave quien-quiera-que-sea.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Onix el Dom Mayo 01, 2016 5:30 am

Te quedaste por un momento observando al mago en cuanto este se quitó el abrigo que llevaba encima y se ofrecía a entregártelo.  Te preguntas por qué lo ha hecho, ¿sería por el comentario que hiciste sobre las formas de conquistar a un cuervo?

Sea cual sea su motive, el caso es que ahora te han dado un abrigo, y no sabes qué hacer con él. La respuesta más obvia seria que te lo pusieras, pero a menos de que le hicieras unos cuantos agujeros en la espalda para hacerle un espacio a tus alas… No puedes, no puedes ponertelo. Y no es porque no tengas la capacidad de hacerlo, no, es porque no quieres dañar su abrigo con tus alas, valoras más las pertenencias ajenas que tu propia comodidad.

Y si, así de poco te valoras.

Pero aun así, no vas a rechazar el ofrecimiento. Haces unos movimientos dentro de la manta que te cubre y pretendes que te has puesto el abrigo. Acabas poniéndotelo al revés, solo colocando tus brazos por debajo de la manga raglan, tus brazos se calientan un poco, pero el resto de tu cuerpo sigue congelándose por el frío.

Te detuviste por unos segundos mientras te vestías luego de escuchar su razón por la cual buscaba al ave.

¿Para presenciar a quién marcó la nieve? ¿Iba en serio? Miras las huellas que has dejado por detrás del mago para confirmar la existencia de tales huellas de las que hablaba.

- Vaya, y luego el rarito soy yo- Pronuncias inconscientemente y con un tono sarcástico.

Tu atención vuelve con el mago, mientras te sigue hablando de otras cosas. Esperas no quedarte dormido de pie o desmayarte mientras escuchabas, así que, tratas de prestarle atención esta vez.

“Pues entonces te ofrezco lo siguiente. Verás, por la forma que huiste puedo decir que sí sabes algo al respecto (O por algún motivo te espanté y escapaste del horror) y ya que gané esta supongo que debes cantar”

- ¿Cantar? Oh, me gusta cantar- Vuelves a decir de forma autómata mientras seguías escuchando.

Si, eres como el Señor todo oídos ahora, el sujeto a captado tu interés. No lo estás haciendo de forma explícita, pero estas sonriendo… “alegremente”, como un polluelo ideando planes para conquistar el mundo. Cantar era uno de tus pasatiempos favoritos, pero no muchos en el circo apreciaban tu talento, ni siquiera tu tutor (del que más esperabas apoyo, pero que simplemente rompió tu sueño de convertirte en trovador). Si… Solo las aves podían aguantar tus grazni… Ejem, es decir… ¡Tu hermosa voz!

“Así que puedo ofrecer un lugar cálido en donde podrás decirme aquello que sepas, tomar un descanso por lo de esta carrera y recuperar el calor perdido ¿Qué te parece?”

Ok, repasemos la información que tenemos hasta ahora. El sujeto tiene un libro sospechoso en las manos, busca un ave, te persiguió una larga distancia en pleno clima nevado, te prestó su abrigo y ahora te ofrece un lugar cálido para descansar.
Podría tener unas intenciones enviciadas contigo, o quizás quiere llevarte a un lugar apartado para cortarte las alas o venderte a uno de esos grupos de comercio de esclavos.

Uff…  ¿Acaso era de fiar? ¡No, claro que no! ¡Ningún humano es de fiar! Sin embargo, aun sabiendo esto vas a continuar siguiéndole el juego, puede que te desmayes ahora mismo e igual van a capturarte, así que… Que lo que tenga que pasar, tenga que pasar.

Lo sientes por tu tutor, pero esta noche si te meterás líos.

- Pues... Un descanso no me caería nada mal. Tu ganaste, así que… supongo que lo más justo es darte la información que quieres, ¿no?

Inhalas un poco de aire y luego lo sueltas en un suspiro visualizando tu aliento durante unos segundos antes de desaparecer en el aire, toses un poco mientras te cubres la boca nuevamente y miras al humano mientras reúnes energía para hacer un esfuerzo para caminar y seguirlo.

- Cof cof… Caw… Ok, ¿dónde queda ese lugar cálido que mencionaste? Te sigo.
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Raven

Cargo :
Artista de circo

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Escama fosilizada
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1884


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 01, 2016 7:14 pm

- ¿Quién sabe? Puedo ser yo así como puedes ser tú... O tal vez ambos - Bromeó el mago con una sonrisa ante las palabras sarcásticas del contrario, ya le habían dicho cosas semejantes más directamente y no era algo que pudiera hacerle perder la compostura... Aunque habían algunas cosas que podían derribarlo más rápidamente que una flecha de un tirador.

Al parecer aquel individuo había aceptado el abrigo que Silver le ofreció, aunque de aceptar la propuesta del mago solo iba a serle de ayuda al principio, pues las casas de Ilia solían ser bastante cálidas en contraste con el terrible frío del exterior, y tal parecía que no iba a negarse, aunque el mago tenía la ligera sensación de que el contrario había malinterpretado lo dicho debido a la palabra ''cantar'', era eso o Silver no se estaba dando cuenta de algo. Al terminar de escuchar la propuesta, el contrario parecía estar pensándolo un poco, pero luego dijo que lo justo sería entregar la información, luego pareció pensarlo un poco más y expresó lo que parecía ser una aceptación.

- ¡Grandioso! - Exclamó Silver - Eso facilita bastante las cosas, entonces acompáñame, lamentablemente por ahora no tengo mucho más para ayudarte que no sea el abrigo, así que te pediré que hagas un último esfuerzo - Luego de eso señaló a la dirección contraria a la que habían corrido en la breve persecución, es decir, iban seguir sus propias huellas - Es por aquí, bastante cerca del lugar en donde comenzó esta carrera.

Entonces inició la caminata hacia su casa, no vigilaba que el sujeto lo estuviera siguiendo o se hubiera marchado, pues en ese momento tenía una extraña e inconsciente confianza sobre él y su palabra de entregar la información que Silver quería, eso probablemente debido a que antes de aceptar la propuesta había utilizado la palabra ''justo'', de ahí curiosamente no le parecía que le fuera a mentir en un trato... O quizás estaba siendo muy ingenuo.

La caminata duró solo un rato más, entonces se encontraron ante la casa del mago. Ahí estaba. Con el extraño espacio de forma cúbica en el techo, en donde podían estar al menos tres personas, las ventanas de una forma muy extraña y con figuras hechas de hielo ubicadas en el exterior, entre algunas otras cosas que podían apreciarse de la casa.

- Aquí estamos - Dijo Silver señalando la casa - Si aún quieres venir, entonces entremos - Añadió mientras se acercaba a la puerta ovalada de color marrón, la abría y luego entraba- Bienvenido, entra - Mientras sentía que el calor volvía comprobó que todo estuviera en orden, lo primero que Silver miró fue que la chimenea siguiera tal y como la dejó antes de subir al techo, todavía habían llamas, aún así le agregó algo de madera a las llamas para que crecieran un poco más, pues había una persona casi congelada con él - Bien, siéntate aquí si gustas - Dijo Silver ofreciendo la silla más cercana a la chimenea, acto seguido, comenzó a hervir algo de agua - ¿Quieres algo caliente para beber o así estás bien? El trato señala que debes estar recuperado antes de hablar ¿No es así?

Existe algo importante que se debe recalcar de la situación: Silver a veces podía ser muy observador con ciertas cosas. Y ser un completo ciego en otras ¿Un ejemplo? Por supuesto: En esos momentos, guiando al sujeto a su casa y al mismo momento de la persecución, en todas esos momentos y quizás aún más el mago no se dio cuenta de que tuvo un montón de oportunidades de confirmar si las huellas eran del individuo, cosa que había considerado en un principio pero luego le pareció absurda, pero no sentía que fuera algo que pudiera descartar tan rápidamente. Aún sin descartarlo no se preocupó de observar esos detalles.

Off Rol:
D: Siento que me quedó raro (?)
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Onix el Lun Mayo 02, 2016 2:51 pm

“¡Grandioso!” Habías escuchado exclamar al mago “Eso facilita bastante las cosas, entonces acompáñame, lamentablemente por ahora no tengo mucho más para ayudarte que no sea el abrigo, así que te pediré que hagas un último esfuerzo.”

¿Ayudarte? La palabra te habia tomado algo fuera de guardia. Parecía bastante obvio que esas eran sus intenciones desde al principio, y que debiste haberte dado cuenta de ello desde el momento en que te dio su abrigo. Sin embargo, eres algo lento para estas cosas, o simplemente eres arisco a creer en los individuos que te rodean. Esta no sería la primera vez que los humanos te  consideran una “monstruosidad”, es decir, es parte de tu acto que así sea, la gente se acerca a ti por curiosidad pero temiendo lo que puedas hacer ya que eres algo que no conocen. No eres humano, ni tampoco un animal con cerebro de termita, no eres ninguna de esas dos cosas.

Pero dejando a un lado esos pensamientos deprimentes y volviendo al tema principal con el mago, este te ha invitado a un sitio que no estaba muy lejos de donde se encontraban parados.

Lo sigues, y no dices nada. Lo sigues por detrás, a una velocidad un poco lenta pero no lo dejas solo en ningún momento durante la caminata hacia “el sitio cálido” que mencionó.

La caminata solo duró un rato más, entonces se encontraron frente a un extraño espacio de forma cúbica en el techo, en donde podían estar al menos tres personas, las ventanas de una forma muy extraña y con figuras hechas de hielo ubicadas en el exterior, entre algunas otras cosas que podían apreciarse de la casa.

El hombre señaló la casa, se acercó a la puerta ovalada de color marrón del edificio para abrirla y lo invitó a entrar en el interior no sin antes darle la bienvenida al lugar.

Te quedaste mirando al iluminado interior por algunos minutos después de que el mago había entrado, dudando si poner una pata en la casa como si pensaras que algo malo sucedería al tiempo de que hicieras eso. Podías sentir la onda de calor viniendo del interior, tentándote de forma vil que te acercaras y te pusieras cómodo ante a la hospitalidad del mago.

Te quedas vacilando un poco más, antes de estirar una de tus dos patas hacia el interior… y das un paso.

Ahora que has dado tu primer paso, ahora das otro paso y cierras la puerta detrás de ti.

“Bien, siéntate aquí si gustas. ¿Quieres algo caliente para beber o así estás bien? El trato señala que debes estar recuperado antes de hablar ¿No es así?”

- Si. Claro. - Respondes todavía parado en la entrada observando con ojos hambrientos las chimeneas a pesar de mantenerte totalmente neutral- Me gustaría algo de beber.

Te resiste un poco a la idea de ponerte cómodo, así que después de observar un rato, te acercas hacia donde está la chimenea y te sientas en la silla que te ofrecieron sin haberte quitado la manta.

- ¿Vives aquí?- Preguntas mientras aprovechas a estirar tus garras y acercarlas al fuego, poniendolas al descubierto para calentarte más rápido, en lo que esperabas a que te trajeran una bebida caliente.
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Raven

Cargo :
Artista de circo

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Escama fosilizada
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1884


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 04, 2016 12:53 am

Cumpliendo con su parte del trato, Silver comenzó a preparar el té, que era la mejor bebida que tenía a su disposición en ese momento, estuvo algo de tiempo preparándolo mientras el invitado entraba en calor, entretanto el mago se dedicaba a realizar algunas hipótesis con respecto al ave o lo que fuera que hubiese dejado esas huellas en la nieve, se planteó la posibilidad de que el invitado la llevara debajo de su manta, también se imaginó que él también pudiese estar siguiéndole el rastro, y así muchas otras cosas acudieron a su mente sumadas las que anteriormente había pensado, esto sucedió hasta que el té estuvo listo, entonces lo vertió en dos tazas y las llevó hacia donde estaba el individuo.

El mago dejó entonces las tazas de té con su respectivos platillos sobre una pequeña mesa redonda que se encontraba junto a la silla del invitado, Silver cogió la suya y bebió el primer sorbo mientras invitaba al otro a que también lo hiciera, sin embargo, al momento de hacerlo el hombre estuvo a punto de escupir el té, tenía los ojos abiertos como dos enormes platos mirando con curiosidad algo bastante sorpresivo, que confirmaba inmediatamente una de las primeras posibilidades que se había planteado y probablemente la que parecía menos posible. La confirmación tuvo lugar cuando Silver vio como el invitado acercaba sus garras al fuego para calentarlas rápidamente, eso no era extraño, de hecho cualquiera diría que era completamente normal, lo extraño eran, evidentemente, las garras.

- ¿Qué...? - Murmuró Silver sin dejar de clavar la vista en aquel detalle, para evitarse problemas dejó la taza de té de la que estaba bebiendo a un lado, pues no sería extraño que con esa sorpresa se le cayera o algo parecido, ya había estado a punto de escupirlo - Eso... Eso es...

Por un momento el mago sintió un poco de miedo, pues había invitado a un ser completamente desconocido para él a su casa, pero ya era tarde, ya estaba dentro y Silver atado con un trato, no podría librarse de él hasta que estuviera completamente recuperado ¿Qué podría hacer mientras tanto? Podría noquearlo, podía hacer una buena cantidad de cosas para mantenerlo controlado o para que no causara problemas, había muchas cosas que una persona haría... Pero Silver era Silver, él cogió todos esas emociones de sorpresa, miedo y admiración y las unió en una sola cosa ¡¡Era un desperdicio preocuparse de como deshacerse de él en lugar de conocerlo mejor!!

- ¡¡Fantástico!! ¡¡Sensacional!! ¡¡Esplendido!! - Exclamó el mago perdiendo la cabeza por un segundo y olvidando más que antes que no era hora de estar gritando cosas. Podría decirse perfectamente que era una suerte que estuviera en su casa y no en el exterior, no quería ser perseguido con antorchas o algo así - ¡Ahora lo entiendo! ¡Eras tú todo tiempo! ¡¡Hahaha!! Y no me di cuenta hasta ahora, bien jugado chico.

Mientras hablaba, Silver caminaba por la sala levantando sus brazos y haciendo gestos sumamente exagerados. El chico-ave había conseguido cumplir con su parte del trato con un simple movimiento, ahora solo restaba que el mago cumpliera con su parte.

- ¡Hahaha! - Continuó riéndose Silver de sí mismo por no haberse dado cuenta hasta ese momento - ¡Oh! Cierto, este mago saca conclusiones muy rápidas ¿No lo crees? ¿Qué puedes decir al respecto? ¿Acaso no es lo que aparenta?

Exacto. El chico-ave pudo haber cumplido con su parte del trato y este acabaría en cuanto se recuperara y todo eso, pero también había aparecido sobre él otro obstáculo bastante peligroso... El siguiente paso luego de eso era tratar de despegar al mago (Obstáculo) de encima, dejarlo lo suficientemente satisfecho como para que lo dejara tranquilo... O algún otro método existente.

Off Rol:
El mago ya se descontroló (?)
PD: Gracias por responder el MP tan rápido owo
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Onix el Jue Mayo 05, 2016 1:41 am

Con todo este frio que había estado sintiendo afuera, su decisión de acercar sus patas frente al fuego fue algo de lo que él no se arrepintió hacer a pesar de saber las consecuencias que traería ello. Considerando las horas que tuvo que soportar este asqueroso clima, y lo cansado que estaba, era natural para él sentir la necesidad de ponerse cómodo. Pero no tan cómodo.

Mientras su respectiva taza y el platillo de té seguían en la mesa, el laguz detuvo lo que estaba haciendo para observar tranquilamente como el hombre quedaba sorprendido por descubrir aquellas extremidades, y como su rostro pasaba de eso a una expresión de miedo.

- Oye, tranquilo, viejo. Ten algo de control, se te está saliendo la baba... - Comenzaste a decir mientras le hacías señas al mago rascándote ligeramente por la esquina inferior izquierdo del labio- …Justooo… por acá.

No siendo la primera vez que causaba ese tipo de reacción en un humano, Onix esperó pacientemente el momento en el que el mago lo echara de la casa. Pero en lugar de ocurrir eso, lo que escuchó fueron las palabras: “¡¡Fantástico!!”, “¡¡Sensacional!!”, y “¡¡Esplendido!!”, lo cual… Bueno, lo dejo completamente sin palabras.

“¡Ahora lo entiendo! ¡Eras tú todo tiempo! ¡¡Hahaha!! Y no me di cuenta hasta ahora, bien jugado chico.”

Continúo observando en silencio los movimientos del humano, sin tocar todavía el contenido de la taza de té y debatiéndose si debería alegrarse porque el mago no hubiese sacado su escoba para echarlo, o estar asustado por encontrarse a solas con alguien tan excéntrico y con emociones tan volátiles.

Mientras Silver caminaba por la sala levantando sus brazos y haciendo gestos sumamente exagerados, aprovechaste el momento en que se encontraba distraído para cambiar tu taza de la mesilla por la del humano, acomodándolas de manera de que no se notara que las intercambiaste.

“¡Hahaha! ¡Oh! Cierto, este mago saca conclusiones muy rápidas ¿No lo crees? ¿Qué puedes decir al respecto? ¿Acaso no es lo que aparenta?”

- Bueno amigo, la última vez que me revise tenía estas patas de ave y mis partes íntimas eran las de un hombre. ¿Raro, no es así? Podría dejarte tocarlas, pero no sé si tu corazón humano pueda con tanta excitación hacia este cuerpo suculento y agraciado.

El hecho de que aquel humano resultara ser más tonto de lo que pensabas, te decepciono un poco. Pero no tanto como para que pudiese afectarte a un nivel tan personal como para odiarlo, de hecho, su aparente amabilidad y obstinación le daba algunos puntos a su favor que no te importaba demasiado meterte en problemas al revelar tu identidad como laguz.

- Tranquilo, solo estoy bromeando contigo/- Continuas diciendo, ahora sonriendo de forma pedante después de ver su reacción, y apoyaba su codo sobre la pierna al mismo tiempo que descansaba la barbilla sobre la garra de ese brazo- Puede que tal vez te estoy subestimando más de lo que debo, Hmm……. Como has sido tan amable conmigo, hare un truco exclusivamente para ti. ¿Quieres ver un truco, señor mago?

Era una pregunta que no ibas a dejar que el desconocido respondiera. Te levantaste de tu asiento y caminaste hacia el centro de la sala volteándote a ver al mago antes de ponerte en posición.

- Seguro que esto responderá a todas tus dudas. ¿Por qué no mejor te sientas? La silla que me pasaste es bastante cómoda. Bebe algo de té primero.- Comentas señalando a la taza que había dejado sobre la mesita antes junto a la "tuya".
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Raven

Cargo :
Artista de circo

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Escama fosilizada
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1884


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 06, 2016 11:00 pm

Silver escuchaba atentamente las palabras del chico-ave, cuando insinuó eso de tocar las partes con forma de ave, el mago lo consideró y reflexionó un momento, pero no demasiado porque la respuesta acudió casi de inmediato a su mente: ''¿Para que perder el tiempo tocando aquello que ya viste si puedes utilizarlo en enterarte de alguna otra cosa interesante? ¡Hacerlo sería como darle la vuelta al mismo tema!'' O al menos así lo veía el mago. Cuando el contrario señaló que solo era una broma, Silver asintió con la cabeza de forma aprobatoria, pero luego se sorprendió por aquello que propuso el invitado, había ofrecido al mago realizar un truco exclusivo para él ''Un truco... ¿Acaso practica alguna disciplina o algo semejante?'' Se imaginó el malabarismo pero dudaba que tuviera las cosas necesarias debajo de esa manta... Aún así no iba a negarse a presenciar aquel ''truco exclusivo''.

- Por supuesto, me sentiría honrado - Dijo el mago ubicándose a un lado de la sala mientras que el invitado caminaba hacia el centro de la misma. Luego él invitó a Silver a sentarse y a beber un poco de té, esto le pareció un poco gracioso al mago, que le estuvieran invitando a sentarse en su casa, pero aún así lo hizo rápidamente, pues no quería perderse aquel ''truco'' que había dicho, pero no bebió té - Oh ¿Pero quién podría beber té en una situación tan grandiosa como esta? Nadie que conozca, por favor no me pidas aquello que no podría ser capaz de hacer.

Sentado en la silla que anteriormente había prestado, Silver  esperaba a que el invitado hiciera aquello que había dicho, aún se encontraba pensando en aquello que podría hacer ¿Algún movimiento extraño? Debido a las anteriormente vistas partes de ave en su cuerpo llegó a imaginarlo sacando un par de alas por debajo de la manta, pues ya nada le parecía poco probable en él, aunque Silver no pensó solo cosas extrañas, pues además lo imaginó realizando movimientos dignos de la gimnasia. La palabra ''truco'' lo tenía algo confundido ¿Qué era lo que quería hacer exactamente?

- Umm... ¿Un truco, eh? - Se preguntó el mago en voz alta - Disculpa tener que retrasar aquello que harás pero necesito preguntarte algo ¿Practicas algún tipo de disciplina? Cuando dijiste truco comencé a imaginar muchas cosas, y de hecho la mayoría no parecerían extrañas teniendo esas características inusuales y aparentemente muy útiles.

El mago no pudo contener esa pregunta, pero trataría que no sucediera lo mismo con las otras hasta que el chico-ave hiciera lo suyo, y bueno, también esperaba que el dicho de ''La curiosidad mató al gato'' fuera una mentira...

''Uh'' Pensó el mago ''Luego tomaré nota de estos detalles y describiré lo sucedido en mi libreta... ¡Esto no puede caer en el olvido!'' Y luego dejó de distraerse para poner completa atención en lo que haría el invitado, que a cada segundo se hacía más interesante.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Onix el Sáb Mayo 07, 2016 4:04 am

“Oh ¿Pero quién podría beber té en una situación tan grandiosa como esta? Nadie que conozca, por favor no me pidas aquello que no podría ser capaz de hacer.”

El humano no bebería del té, que mal. Quizás te había visto intercambiar las tazas,  y por eso no quería beber su “envenado” té que te habían servido.

¿Envenenado? ¿Alguien había envenenado algo? Bueno, es obvio que tú nos envenenado nada, pero puede que el mago si envenenara el té. No es que no desees confiar en él, pero una vez te dieron de tomar un jugo de manzana bastante malo y terminaste encerrado dentro de un baúl, despertando al día siguiente desnudo, con las plumas de tus alas cortadas y maquillaje de mujer por toda tu cara.

Es una de las razones por las que no confías mucho en las mujeres, pueden parecer frágiles y algo amables pero sus mentes son como maquinas perversas y muy ingeniosas.

Si no bebería tu taza de té ahora, supones que lo hará cuando acabes con tu truco. Y si no lo hace después, tan solo te quedaras tranquilo y te adaptaras a la situación.  

“Disculpa tener que retrasar aquello que harás pero necesito preguntarte algo ¿Practicas algún tipo de disciplina? Cuando dijiste truco comencé a imaginar muchas cosas, y de hecho la mayoría no parecerían extrañas teniendo esas características inusuales y aparentemente muy útiles.”

Sin querer sueltas una risa después de escuchar aquello.

- Hahaha… ¿Di… disciplina?... Hmm, disciplina...

No estás muy seguro de cómo responder a esa pregunta. Tal vez si no te hubieras marchado de tu tierra natal a una edad tan temprana, puede que hubieras aprendido a ser “alguien importante en la vida” aparte de ser un simple y aburrido cuervo que únicamente supiera hace trucos como el de transformarse, columpiarse en un columpio, saltar de un aro en llamas, obstáculos o graznar cuando el “domador de bestias” te lo ordenase.

No te dedicas a muchas cosas aparte de cantar en tus tiempos libre. No terminaste tus estudios de joven, así que no sabes bien leer o escribir. La paga que te dan en el circo es poca así que la usas normalmente para sobrevivir, pagar tus deudas y ahorrar un poco en caso de una emergencia.

Comienzas a calmarte y terminas soltando un suspiro antes recuperar completamente la compostura.

- Veamos…- Continúas diciendo ahora con tono de voz normal, mientras te lo piensas en voz alta, rascándote la barbilla un poco con la punta de la uña de una de tus garras superiores que usas como manos- Soy lo que se podría llamar: Un artista. Mi trabajo es entretener a la gente, y me he ganado la vida con ello realizando todo tipo de trucos, ya sea: Cantar, hacer malabares, hacer maniobras en el aire, saltar obstáculos… Soy alguien muy versátil y trabajador, pero lo mejor que hago es conquistar el corazón de las chicas. Algunas me han llegado a llamar: Papa de guiso, porque soy así de caliente.

En realidad no eres tan popular como aparentas, pero esperas que esa información que diste, fuese por ahora una respuesta satisfactoria para el mago. Haces corto ejercicio de estiramiento, entrelazando las garras superiores de tu cuerpo, con las “palmas” de las garras hacia delante, estirando un poco los brazos hacia delante.

- Pero… Dejemos ese tipo de preguntas, y no te comas tanto la cabeza pensando en el  truco si todavía no lo he hecho. ¡Voy hacer volar tu mente, hombre! ¡Desearas haberte tomado ese té cuando te dije!

Te preparas mentalmente para realizar el truco. Respiras profundo y luego te quitas rápidamente la manta de encima, estirándola de un modo que te ocultara por completo detrás de ella sin que el otro llegara a ver tu física complete mientras mantenías recogidas tus alas en el proceso. Mueves la manta hacia los lados tratando de parecer que temblaba y la dejaste caer justo al momento en que comenzabas a tomar tu forma de cuervo.

- ¡Caw-caw!- Graznas mientras estiras tus alas hacia los lados para exhibirlas y te paras en una sola pata.

Y Justo en ese momento, tumbas accidentalmente un adorno que estaba cerca de ti por culpa de ese movimiento que hiciste ahora con las enormes alas.

- ¡Ah, joder!
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Raven

Cargo :
Artista de circo

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Escama fosilizada
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1884


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 07, 2016 5:17 am

Para responder la duda, el chico-ave había dicho que era un artista, al parecer sí que estaba entrenado para hacer trucos, pues había señalado que su trabajo era entretener a la gente, utilizando como ejemplo los malabares, saltar obstáculos, etc. Lo cual sonaba bastante a las artes circenses ¿Sería partícipe de ellas? En una rápida deducción Silver podía decir que sí, claro, a menos que el chico dijera lo contrario, Silver asintió con la cabeza en señal de entendimiento a la vez que se rascaba la barba de la barbilla con curiosidad. Luego de eso el chico señaló que había llegado la hora de hacer el truco y que tal sería la emoción que se arrepentiría de no haber bebido el té cuando el artista lo dijo, y entonces comenzó todo.

- Vaya, no es como si hubiera visto muchas cosas como esta - Comentó el mago mientras observaba como el invitado se quitaba la manta rápidamente y la utilizaba extendida para cubrirse de la vista de Silver, quien observaba atentamente cada uno de los movimientos del contrario, como buscando algo con la mirada, entonces el chico comenzó a mover la manta hacia los lados, generando cierto toque de misteriosa tensión a la situación y logrando que el mago estuviera ansioso por saber que ocurriría al final, hasta que entonces dejó caer la manta y extendió sus alas a los lados en una misteriosa forma de... ¡¿Cuervo?!

De pronto sucedió algo completamente inesperado, pues cuando extendió las alas, estás eran más grandes de lo normal, por lo que una de ella golpeó accidentalmente uno de los adornos, tumbándolo en el suelo sonoramente, esto último hizo que Silver perdiera ese rostro de curiosidad debido a las alas y aquella forma de cuervo, por una pequeña risa y buen humor, claro que solo la expresión, pues ahora inevitablemente Silver comenzaría a cuestionarse mentalmente con respecto a lo sucedido.

- ¡Hahaha! Eso salió muy bien - Dijo Silver asintiendo con la cabeza aprobando el truco, tomó entonces la taza de té a su lado y bebió un sorbo, para entonces volver a ponerse de pie - Inclusive decir que salió bien puede considerarse poco ¡Fue extraordinario! Maravillosas las alas que tienes - Dijo Silver sin aparentar demasiada sorpresa, pues las alas las consideraba como algo probable debido a las partes del cuervo con forma de ave del chico, ese era el nuevo tema que Silver quería tocar - ¡Oh! No te preocupes por el adorno ¡Tu actuación opaca completamente ese hecho y lo deja en el olvido! Ya me encargo de eso yo - Dijo Silver caminando hacia el adorno y dejándolo nuevamente en su lugar - Ah, ni siquiera sufrió daños, no hay problema entonces.

Una vez listo Silver volvió a sentarse e invitó al contrario a que hiciera lo mismo, cogió nuevamente la taza de té y bebió otro sorbo - ¡Fue bastante curiosa esa transformación! ¿Sabes? - Y en realidad lo fue, en caso de serlo, pues el mago no creía que el artista fuera un maestro en ocultar alas bajo mantas o algo así, era posible que ese sujeto tuviera alguna capacidad especial para tener rasgos  de ave, dudaba que todo fuera una simple coincidencia o un accidente.

No podía creer que un artista como él estuviera caminando en la nieve completamente congelado... Sí, la nieve... Silver pensó que había algo raro en eso - Umm... ¿Por qué estabas caminando solo afuera con todo ese frío? ¿Te perdiste en Ilia? - Él no llevaba muchas cosas consigo, ni siquiera comida, por lo que dudaba que fuera un artista errante ¿Había olvidado entonces el camino a la posada? Eran una posibilidad.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Onix el Lun Mayo 09, 2016 4:03 am

Ok, habías cometido un pequeño error, pero no había nada de qué preocuparse, el show debía continuar.

“¡Hahaha! Eso salió muy bien”

O tal vez… debías detenerte ahí. Te colocas en dos patas nuevamente y recoges tus alas sin decir nada mientras escuchas al mago reírse un poco.

- Gracias. Pero, no, eso no “salió bien”- Respondes tratando de ocultar tu enojo y vergüenza en tu tono de voz, mientras lo observabas fijamente en lo que él se bebía su té- No se suponía que… debía hacerte reír…
 
Ves que el mago se ha puesto ahora de pie, por lo que te quedas quieto en tu sitio para ver que va a hacer ahora.

“Inclusive decir que salió bien puede considerarse poco ¡Fue extraordinario! Maravillosas las alas que tienes”

Levantas tu cabeza, ahora sin saber que decirle en este momento.  Puede que no se notara ahora, con tu rostro cubierto por plumas y el pico, pero aún estabas tan rojo como un tomate por la vergüenza.

Te rascas un poco el pico con tu garra y miras hacia otro lado, donde se ha caído el objeto que derribaste antes. Te acercas con cuidado a examinarlo para revisar si se ha roto, antes de ponerte a recogerlo con el pico.

“¡Oh! No te preocupes por el adorno” Escuchaste decir al humano para que te detuvieras en seco antes de empezar a hacer algo “¡Tu actuación opaca completamente ese hecho y lo deja en el olvido! Ya me encargo de eso yo”

Te haces un poco hacia un lado para darle espacio al hombre para que sea él el que recoja el adorno. Te informa que no ha sufrido daño alguno con el golpe que le diste y tampoco con la caída. Lo cual es, para ti, un alivio ya que no traías nada de dinero consigo para pagar el objeto roto.

Una vez acabado con este asunto, eres invitado por el mago a sentarte a la mesa. Dejas atrás tu forma de cuervo gigante, para volver nuevamente a esa forma “humana” con patas de ave y alas de cuervo en la espalda antes de agarrar tu respectiva silla y sentarte junto a la mesita.

En lo que ves que el mago ha vuelto a tomar un sorbo del contenido de lo que era “la taza donde te habían servido té”, tomas la restante que hay en la mesita para hacer lo mismo. Tomar un pequeño sorbo del contenido tratando de hacerlo lentamente para no quemarte, y... Sin duda alguna, el té estaba bastante bueno, muy bueno.

“¡Fue bastante curiosa esa transformación! ¿Sabes?”

- Te dije que haría volar tu mente por los aires, compañero. ¿O no lo hice?- Presumes un poco en lo que sostienes la taza mientras bebes- Todavía tengo pensado hacer una última cosa, pero antes, supongo tienes algunas preguntas que hacerme, ¿no?...... Dispara.

Lo observas un poco mientras esperas a lo que el mago va a decirte. Y ya que parece que se tardara un poco en decir algo, decides beber un poco de té mientras tanto antes de que el contenido se enfriara.

Por supuesto, esta no fue una de tus mejores ideas que has tenido esta noche. La primera pregunta que te hicieron terminó por sorprenderte lo suficiente para que casi te ahogaras tratando de sorber el té.

- ¡Cof cof cof cof…!

Dejas a un lado la taza, colocándola de nuevo en la mesa mientras comienzas a toser tapándote la boca con una garra.

- Cof, cof… Haha, pero qué cosas dices, hombre… cof cof…

Mierda, no se te ocurre nada que decir al respecto que no te haga parecer un estúpido. Supones que tendrás que contarle la verdad al mago.

- Lo… Lo siento. Ya estoy bien, cof… - Dices en lo que terminas de recuperarte y te limpias un poco el líquido que ha salido de tu boca con ayuda de tu garra, la cual después limpias discretamente con ayuda de tu pantalón-  Yo solo estaba… dando  un paseo nocturno. Es normal cuando necesitas un tiempo para reflexionar sobre asuntos relacionados con el futuro, y cosas profundas como... la paz mundial y... ¿la familia?

Tomas un rápido sorbo después de mencionar eso, terminando de beber el resto del té antes de que vuelvan a hacerte una pregunta parecida a esa.

- Por cierto,  ¿tienes nombre, humano?  ¿O solo eres un hombre muy "ardiente" y misterioso, que le gusta mucho las aves y el té?
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Raven

Cargo :
Artista de circo

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Escama fosilizada
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1884


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 12, 2016 2:34 am

Silver todavía no podía comprender muy bien por qué el invitado afirmaba que la actuación no había salido bien, posiblemente no era parte del plan que el mago se riera, pues probablemente aquella actuación se basaba en sorprender a aquel que lo admirara, lo cual evidentemente se vería obstaculizado debido al error cometido haciendo caer el adorno y ''arruinando'' la actuación, claro que a Silver eso no le importaba, pues estaba más interesado en aquella transformación y la amplificación de las partes de ave que en rebuscar errores en la actuación del chico-ave, que por sí sola ya era sorprendente... O tal vez el mago estaba exagerando.

- ¿Volar mi mente por los aires? - Preguntó el mago - ¡¡Por supuesto!! Si hace menos de una hora los Pegasos me parecían una de las especies más interesantes de todas, eso ya no puede ser ahora que he presenciado ese acto - Guardó silencio unos momentos para entonces añadir - ¡Sí! Buena forma de decirlo, volaste mi mente.

Y entonces continuó la pregunta, una vez lanzada el invitado comenzó a toser bastante, tal vez la pregunta lo tomó por sorpresa mientras bebía el té, eso no sería para nada extraño. ''¿Estará bien?'' Pensó el mago, pero luego dejó de preocuparse, bajo el argumento de que sería ridículo que alguien que posee tal habilidad fuera de lo común para transformarse en ave llegara a tener problemas por toser un poco.

Entonces siguió la respuesta, Silver escuchaba atentamente sus palabras, aunque dudaba en realidad que alguien saliera en un paseo nocturno con solo una manta en ese terrible frío que caracterizaba a Ilia. Sin embargo decidió no comentar al respecto, pero contestaría a la pregunta del invitado, por supuesto.

- Sí - Afirmó Silver asintiendo con la cabeza - Mi nombre es Silver de Atramento, pero puedes decirme solamente Silver, o como quieras, no me preocupo mucho de como me llamen - Agregó - Oh. Y ahora que estamos, también estoy interesado en conocer tu nombre ¿Sabes? Por cierto, tienes razón ¡El té es lo mejor! ¡Hahaha!

Tras reírse un poco, llegó a Silver otra duda, esta tenía relación con la primera relación que tuvo el invitado al verlo, diciendo que habían emergidos detrás del mago solo para aprovechar la oportunidad y hacer un intento de escape, quería conocer la razón de esa reacción, sin embargo probablemente no debía preguntar eso, al igual que lo anterior, pero la curiosidad era bastante alta, por lo que no tardó demasiado tiempo para ser derrotado por ella, es más, ni siquiera pudo resistir más de un minuto.

- Umm... Disculpa por preguntarte esto... ¿Por qué huiste cuando te hablé? - Preguntó Silver abandonando la risa por un instante - ¿Acaso alguien te persigue por...? Bueno, ya sabes a que me refiero - Dijo haciendo una señal rápida hacia una de sus partes de ave.

No sería raro que lo persiguieran en realidad, y considerando que escapó y era él el que ponía las huellas de ave, posiblemente se había dado cuenta de que podrían haberlo identificado o algo así, la mente de Silver nuevamente estaba trabajando imaginando posibilidades.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Onix el Sáb Mayo 28, 2016 10:21 pm

Todavía te quemaba un poco la garganta por casi atragantarte con el té antes, pero no era nada grave y tampoco preocupante para ti. Dejas la taza vacía sobre su plato en la mesa y escuchas que el humano se presenta como: Silver de Atramento. No estás muy interesado en las formalidades, así que acabaras solo llamándolo “Silver”.

- Haha, tampoco nos pasemos.- Dijiste, recostándote de la silla y riéndote un poco cuando mencionó lo bueno que era el té- Con el clima frio que está haciendo allá afuera, viene muy bien una taza de té caliente. En especial uno preparado por ti, Silvi.- Dices, mencionando su nombre de un modo juguetón, pero sin que sé que se llegue a pensar que estas coqueteándole- Estoy bromeando contigo, pero es cierto que volaste mi mente con tu cocina. Puedes… Llamarme Onix, si quieres. Solo “Onix”, cuando se me ocurra un título cool como el tuyo, te lo hare saber.

Te quedas jugando un poco con la silla, recostando tus brazos por detrás de tu cabeza e inclinando el asiento ligeramente hacia atrás con tu peso y estirando tus patas un poco por debajo de la mesa sin estorbarle al mago.

Pero dejas de hacer eso en cuanto Silver te vuelve hablar, te reacomodas de nuevo en tu asiento sentándote de manera normal y colando tus garras superiores sobre tus rodillas.

- ¿Hmm? ¿Estás asustado, Silvi?- Le preguntas divertido, con una sonrisa algo malvada en tu cara. Para luego continuar diciendo de forma despreocupada- Descuida, no hay nadie persiguiéndome, lo de los emergidos apareciendo era tan solo una broma. Pero, si tienes curiosidad de por qué trate de huir de ti cuando me hablaste pues…- Cierras los ojos, quedándote pensando por unos momentos sobre que responderle para que no se sienta tan mal- …Hmm… Solo quería que me dejaras solo.

Un poco de honestidad ahora no venía mal si el té que te había servido el humano estaba “envenenado”, ahora que se había bebido una gran parte de este, puede que cayera dormido en cualquier momento.

- Cof, cof… Sniff…

Mientras tanto, tenías la nariz algo mocosa y te seguía ardiendo un poco la garganta, puede que el largo tiempo que habías estado expuesto a este clima desde el día en que llegaste a este pueblo ahora te estuviera pasando factura. De momento, estas bien, te tapas la boca y sigues de forma natural la conversación, pero temes un poco que te esté iniciando una gripe ya que esta podría afectar a tus presentaciones a partir de mañana.

- Oye, no quiero parecer muy grosero contigo Silver, pero, ¿la sesión de preguntas durara mucho?- Dices con un poco mas de seriedad, aparentando que la tos de antes no fue nada- Es tarde, y debes de estar muy cansado… ¿No tienes que trabajar mañana?

Esperas que el té haya comenzado a hacerle efecto al mago. De todas formas, ya tenías un plan preparado en caso de que no hubiese un veneno en tal bebida en primer lugar.
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Raven

Cargo :
Artista de circo

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Escama fosilizada
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1884


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Invitado el Jue Jun 23, 2016 1:01 am

- Haha. Me halagas - Había respondido el mago ante el comentario del chico-ave con respecto al té - Pero es sólo té, no es la gran cosa, no es como si le pusiera ingredientes especiales o algo así - Comentó mientras tomaba su taza nuevamente para beber otro poco del maravilloso líquido - Pues entonces te llamaré Onix... Y bueno, no pensé que mi apellido resultara ser del gusto de algunas personas, gracias.

Resultaba gracioso para él y a la vez extraño ver como Onix se relajaba de esa forma en la silla, no le importaba mucho que se sentara de esa forma, pues en realidad al mago no le importaban mucho esos pequeños detalles, al contrario, para Silver era agradable saber que su hogar era un lugar acogedor. Sin embargo notó que detuvo por un momento con la relajación del chico cuando arrojó su pregunta con respecto al escape, la respuesta de Onix estuvo acompañada por cierta expresión que al hechicero no le dio muy buena espina, lo bueno de eso era que al menos no era un criminal o algo que estuvieran cazando, en conclusión no había problema con el hecho de que el chico-ave estuviera allí.

- ¿Miedo? Jo jo jo. No, puedes tomarlo más como precaución, además... - Hizo una pausa en la que esbozó una sonrisa animada y con algo de curiosidad - Nunca se sabe cuando se puede escuchar una buena historia, tú eres un ejemplo claro de eso ¡Si me has animado la noche! Esas nubes del demonio no querían permitirme apreciar la belleza del cielo nocturno ¡Crueldad en su más puro estado! ¿No te parece? Pero... - Su expresión esta vez adoptó mayor seriedad - He de disculparme por dejar que un capricho me dominara y acosarte de esa forma antes, te lo compensaré de alguna forma.

El único problema que parecía estar presente en la situación era el hecho de que el invitado parecía estar a punto de enfermar, Silver poseía algunas medicinas en algún lugar de su residencia, sin embargo no sabía muy bien si esos medicamentos serían de utilidad para aquel ser del cual desconocía absolutamente todo. Pero tal parecía que eso no era de mucha importancia, puesto que lo que siguió fue un comentario un poco extraño por parte de Onix.

- ¿Sesión de preguntas? Conque eso parece ¡Hahaha! - Rió animadamente ante esa gran verdad cuyo creyente no era sólo Onix, de eso el mago estaba completamente seguro - No, no creo que siga por demasiado tiempo si así lo quieres, y con respecto al cansancio... ¡Es imposible pensar en dormir ante esta espectacular escena! - Exclamó el mago poniéndose de pie con sus característicos movimientos dramáticos - Y bueno, mis horarios de trabajo pueden esperar ante una situación ''de fuerza mayor'' como ésta ¿No?... Pero claro - Continuó mientras volvía a tomar asiento - Por supuesto que podemos detenernos si eso deseas, no soy nadie para insistir en eso - Afirmó ignorando lo mal que combinaban esas palabras con la actitud que había tenido durante la persecución.

Se detuvo unos instantes ya que se había dado cuenta de algo, casi todas las preguntas las había arrojado él, consideró entonces que lo correcto era cederle el turno a Onix en ese momento.

- Pues bien, Onix - Comenzó a decir Silver - Ahora es tu turno, atácame con todas las preguntas que quieras, responderé lo que pueda, ya has respondido bastante de mi ''sesión de preguntas'' así que permítete hacer lo mismo conmigo para que sea justo.

Se acomodó en su silla preparado para responder.

-----------
Spoiler:
Me disculpo por la demora, se debió a mi ausencia en el foro D:
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La escapada nocturna [Priv. Silver]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.