Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Dom Abr 24, 2016 1:55 am

- Excelente, este día tengo la posibilidad - Murmuró Silver para sí mismo refiriéndose a algo relacionado con la Gran Biblioteca, se encontraba de pie ante sus puertas admirando el edificio, hasta que decidió entrar de una vez por todas.

Habían pasado unos días ya desde que Silver había puesto un pie dentro de la Gran Biblioteca de Ilia por última vez, debido a los problemas que tenía por sí mismo sumado a ciertos conflictos que estaban ocurriendo a grandes escalas, el asunto de los emergidos es un ejemplo de esto y si bien era un tema bastante interesante para Silver, también era problemático, pues constantemente causaban problemas no solo en Ilia, sino que también en todo Elibe y quizás incluso mucho más allá, eso y otras cosas provocaban que el mago no pudiera encontrar un buen momento para estudiar sobre la apasionante magia, en lugar de eso se veía obligado a buscar medidas de protección en caso de algún ataque. Estos tipos de hechos fueron los causantes de que cuando Silver se vio dentro de la Biblioteca nuevamente se animó bastante, no solo internamente, sino que además alrededor del mago podía sentirse esa enorme nube de un maravilloso buen humor, y quizás incluso llegara a emitirse hasta más allá.

El mago entonces se dirigió a la zona de la Biblioteca en donde se encontraban aquellos libros que tanto le interesaban, se trataban de aquellos que explicaban y brindaban detalles de la magia en general, o incluso aquellos que entregaban puntos de vista diversos con respecto a la magia según la cultura del lugar, estaba claro que no sabía por donde empezar, pues esos días de ausencia en la Biblioteca para él eran vistos ''Días perdidos para su desarrollo como mago'' y claro ¡Tenía que recuperarlos!

Cogió entonces un libro de color verde para estudiar su campo, la magia de viento, además también por mera curiosidad cogió un libro de color púrpura que al parecer contenía información con respecto a la ''Magia Arcana'' o ''Magia Oscura'' y otro libro de color amarillo cuya portada delataba que hablaría sobre ''Magia de Luz''. En realidad a él no le interesaba practicar esos tipos de taumaturgia, pero aún así había tomado los libros por una razón muy simple. Estamos hablando de Silver, naturalmente que es del tipo de gente que coge esta clase de libros no porque fuera a realizar magia de esa índole, sino porque pese a lo que dijeran las personas sobre esos campos de la magia, le resultaban bastante dignos como para ser estudiados por un mago de otra clase, como él. Además necesitaba saciar este tipo de curiosidades de todos esos días en los que no había podido hacerlo.

Silver podría mostrarse muy animado y de buen humor, sin embargo había algo que faltaba en él, cualquiera que lo conociera podría sospecharlo de inmediato, se trataba de algo que podría considerarse como una de sus fuentes de alimento, una de las cosas que lo definían como persona, un sabor que no había logrado probar en un largo tiempo, y que sin él podría apagarse como un aparato electrónico sin baterías, se trataba de que, debido a los ya mencionados problemas, Silver no había podido presenciar o escuchar nada que pudiera parecerle interesante o emocionante, eso era lo que le faltaba, cargarse con ese tipo de cosas, o por lo menos enterarse de una ''Historia fabulosa''.

Pero bueno, algo es mejor que nada después de todo, por lo que inmediatamente comenzó con la lectura de los textos, iniciando con aquel relacionado con la ''Magia de Viento'' y tomando nota en su pequeña libreta de lo más importante o curioso.

Spoiler:
Te lo advertí, no soy bueno abriendo temas Dx


Última edición por Silver el Dom Abr 24, 2016 9:40 am, editado 2 veces (Razón : Arreglando pequeños detalles.)
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Lun Abr 25, 2016 3:37 pm

Tenía sus motivos para sentirse pequeño e insignificante en la inmensidad del mundo, pero no solía sucederle que se sintiese así en el interior de un edificio. Largo había sido el camino hasta allí, larga la caminata desde el pueblito construido alrededor del puerto hasta el área apartada en que se alzaba la biblioteca, todavía más largo el tiempo que había gastado en ascender la larguísima y empinada escalera de piedra incrustada en la colina, hasta la gran fachada. Aún así, con todo y andando ya por el interior de la gigantesca biblioteca, le parecía que tardaría más en explorar ese lugar que en todo lo anterior.

Había estado en otras bibliotecas antes, más que nada las bibliotecas públicas del clero de Santa Elimine y alguna que otra de libre acceso en Akaneia, pero ninguna como aquella. No había conocido jamás tan anchos pasillos ni tan altos techos abovedados, extendiéndose por interminables distancias, torceduras, recovecos, escaleras y habitaciones. Los ventanales altos pero bastante estrechos, construidos para soportar una ventisca sin perder sus vidrios, dejaban entrar una luz blanquecina y pura que daba aún más agradable aspecto al interior del edificio. Sin haber pisado en su vida un castillo, el muchacho de Jehanna creía que era así como debían de verse por dentro. Allí no parecía helar; el suelo alfombrado se sentía cálido bajo sus pies, ahora que podía quitarse los zapatos y volver a andar descalzo como le gustaba, y suponía que debía de haber alguna gran caldera de calefacción bajo la estructura de todo, pues las habitaciones en general estaban agradablemente templadas. Alim había estado congelándose desde la llegada a Ilia, tanto que se había quitado la gran pieza de tela que enrollaba sobre su cabeza para protegerse del sol o de alguna lluvia imprevista, y se la había puesto alrededor de los hombros y el pecho, atada con un nudo bastante desprolijo a su costado. Ahora, al fin, recobraba temperatura. Dudaba enfermarse; tenía excelente salud, cosa de él o cosa de su mestiza sangre. Pero no disfrutaba nada el frío, esa seguía siendo una realidad.

Estaría quedándose allí dentro un buen rato, eso seguro, si no buscaba forma de hospedarse cerca. O dentro. Sabía que se estudiaba magia y se impartían clases en los niveles superiores, calculaba que si se le reconocía como aprendiz quizás se le dejase permanecer y se ahorrase el problema del hospedaje. Tenía que ver en parte por lo cómodo y cálido que se hallaba al interior de la Gran Biblioteca, renuente a la sola idea de tener que volver a salir, y en mayor medida porque aprovechar el lugar para estudiar le tomaría un buen tiempo. Ya había subido dos escaleras enormes, y recién estaba en la sección de magia en sí. El primer par de pisos habían sido textos históricos y de variada doctrina, lo que llamaría información en general; estaba seguro de que bajaría, en su momento, a enfrascarse en un par de cositas de su interés, mas por el momento proseguía hacia arriba. El resto de los pisos estaban dedicados a conservar textos mágicos, tanto aquellos que versaban de la temática en general como aquellos con los que un mago podía conjurar. Las habitaciones se tornaban más grandes, dando espacio a los salones de enseñanza y los espacios de práctica. Viendo con ojos brillantes aquel desconocido y novedoso paraíso, Alim seleccionó cuidadosamente un buen área para empezar y aunque se tratase de un lugar público, tocó la puerta un par de veces para anunciarse antes de entrar.

Pese a la emoción de todo, estaba también exhausto de toda la caminata y las subidas de escaleras, así que mover la pesada puerta de madera maciza no le fue fácil. En primer lugar, el pomo no estaba a una altura amigable a las personas de su tamaño, por lo que debió casi que colgarse de este para abrir, y de algún modo empujar con su peso para que la puerta se moviese. Se soltó con un quejidito y correteó al otro lado de la puerta, para apoyar las manos en la superficie y empujarla cerrada. Finalmente resuelto eso, se giró para encontrarse con un salón algo estrecho, con las estanterías de libros construidas en círculo derredor, dejando apenas espacio para los ventanales entre ellas. Aún así, la vistaba le daba a notar la increíble altura a la que estaban ya, pudiendo verse el valle nevado debajo. - Con permisoooo... - Se anunció en voz alta al dar los primeros pasos dentro, pues parecía que no estaba a solas allí.

El otro ocupante, si era un mago, tenía aires de sabio. Nadie sabía mejor que el marcado que las apariencias difuminaban la realidad, mas se trataba de un hombre mayor, y mucho mejor vestido que el pequeño viajero. Por un sólo momento se preguntó si le molestaría o no la compañía, si estaba en algo demasiado importante como para ser interrumpido, pero el pensamiento se esfumó rápidamente al ver los libros que tenía frente a sí. El impulso amigable y parlanchín era más fuerte. - Este debe ser el mejor lugar del mundo para aprender todo sobre controlar el viento, ¿no cree? - Comentó animadamente y, ejemplificando su punto, entreabrió uno de los ventanales. La vista parecía tan buena que quería asomarse un poco. Enseguida un viento fuerte y gélido le sopló el cabello hacia atrás, más frío aún al estar a esa altura. Arrepintiéndose de eso, cerró la ventana de regreso al instante y se frotó las manos heladas. - ...hehe, mejor así no. -

Spoiler:
Está perfecto descuida!!
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Lun Abr 25, 2016 7:40 pm

El texto era grandioso para Silver, pues tenía contenidos referentes a la teoría y a la vez una sección de práctica, evidentemente a medida que iba adquiriendo nuevos conocimientos sobre el arte de la Magia del Viento el mago escribía hábilmente sus notas en su libreta, de esa forma aquella importante información estaría siempre a fácil acceso, ahí era también en donde escribía los resultados de sus prácticas mágicas y demás cosas de esa índole, como dato curioso esa libreta era el objeto en manos de Silver que más orden poseía, en resumen como si estuviera escrito dirigido a otra persona que no fuera él, algo bastante irónico si se consideraba la graciosa actitud que tenía el mago sobre ese objeto, pues no podía evitar sentir pánico cuando alguien lo tomaba sin consentimiento (Y no es necesario decir que era bastante difícil conseguir aquel consentimiento). Era quizás su objeto más preciado.

Estaba llegando a la mitad de un interesante tema del libro cuando sucedió, una voz de jovencito resonó en el salón quitando al mago de su lectura bruscamente, Silver levantó la mirada de inmediato para ver de quién se trataba y se sorprendió al ver a un joven que parecía aún más pequeño de lo que pensó en un principio... ¿Acaso estaba curioseando en la sección de magia? Silver sonrió ampliamente cuando lo vio, pues nunca estaba de más tener nuevos aspirantes a mago en Ilia. Pero claro, el hombre no tenía la más mínima idea de que las cosas no eran lo que aparentaban.

- Adelante, no hay problema - Dijo Silver al chico, aunque entonces se percató de cierto detalle: Su vestimenta, le parecía bastante extraño que alguien estuviese vestido así en un lugar con un clima tan frío como lo era Ilia ¿Podría ser acaso un extranjero? Por un momento pensó en preguntar, pero quizás sería algo maleducado preguntar eso tan directamente cuando apenas habían intercambiado unas cuantas palabras. Pensó también en continuar su estudio normalmente pero por alguna razón se quedó mirando que hacía el muchacho, pero no se esperó que llegara a comentar algo sobre los libros que en ese momento Silver estaba leyendo - Es un buen lugar para aprenderlo, tienes razón. Pero... ¿El mejor del mundo? Haha. Te lo agradezco, un nuevo tema para investigar -  Respondió animadamente garabateando rápidamente la pregunta en la sección correspondiente de su pequeña libreta. Silver sabía que la Gran Biblioteca e Ilia en sí eran un buen lugar para aprender ese tipo de magia, pero en realidad no tenía idea de si era el mejor lugar, no descartó la posibilidad, su país tenía potencial.

Cuando el mago terminó de escribir la pregunta levantó la vista nuevamente, para darse cuenta de que el muchacho se había esfumado rápidamente, extrañado miró a los alrededores y entonces lo encontró abriendo uno de los ventanales, solo para ser golpeado duramente por los fríos vientos de Ilia y cerrar la ventana inmediatamente, Silver no pudo contener una pequeña risa.

- Sí. Estos vientos no perdonan, hasta yo, que me crié aquí, pienso que es demasiado. Aún así Ilia tiene su encanto ¿No lo crees? - Señaló Silver - Tener el privilegio de admirar a los magníficos pegasos puede ser una experiencia inolvidable. Oh ¿Has tenido la posibilidad de presenciar a alguno? - Preguntó Silver cerrando inconscientemente el libro que había estado leyendo hasta el momento, el muchacho parecía ser una persona agradable, o al menos lo suficiente como para hacer que el mago se olvidara del objetivo de su visita a la Gran Biblioteca para entregarse a una conversación, podía ser una biblioteca y todo, pero no era como si hubiera alguien cerca ocupado en su lectura.

Entonces se dio cuenta de cierto detalle de esa trivial situación que incrementaba su idea de que el chico pudiera ser extranjero ¿Cómo si no iría a sorprenderse con el frío natural de Ilia? Otra vez Silver prefirió no preguntar nada aún, de hecho, había algo que le era más llamativo aún.

- ¿Y qué te trae el día de hoy a esta sección, joven? - Preguntó Silver, pensando que posiblemente iba a matar la curiosidad leyendo algo referente a la magia (Al igual que él mismo tomando libros de otros tipos de magia diferentes a la Magia de Ánima que utilizaba) O quizás simplemente había venido a matar el tiempo a la biblioteca, a decir verdad el hombre no esperaba que el muchacho fuera un aprendiz de magia o algo así ''Aunque quizás sus padres lo sean'' Se imaginó el mago, recordando que la Gran Biblioteca era además un lugar donde se impartían lecciones de magia.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 29, 2016 11:47 pm

Qué aplicado era aquel hombre de refinado aspecto, sin cesar de tomar anotaciones, aunque sus ojos habían dejado ya las páginas y parecía interrumpir su lectura en sí. Viéndole con más de un libro a su alrededor, apenas el primero de ellos abierto en frente y lo que parecía ser su propio cuaderno de anotaciones a mano, Alim sintió cierto deje de admiración, quizás orgullo. La apreciación de un mago que llevaba bastante tiempo por uno menor que claramente se esforzaba, pues a sus ojos, aquel caballero era indiscutiblemente el menor allí. Calculaba que unas 3 décadas, bien por debajo de las suyas. Tan sólo en edad, claro estaba; todos los magos podían y debían de considerarse eternos estudiantes, así que Alim no pretendía ni asumía ninguna clase de rango. Eran automáticamente compañeros, iguales, pares. Y ese compañero parecía bastante motivado respecto a estudiar, lo cual le alegraba de ver. - ¡Investigar cosas nuevas! ¡Así se hace, señor! - Le celebró brevemente, olvidándose por el momento de controlar el volumen de su voz.

Había perdido momentáneamente el calor, necesitaba retomar. Se apresuró de regreso al centro de la pequeña estancia, más o menos donde estaba la mesa del otro mago, frotando sus brazos enérgicamente y enseguida reacomodando su improvisada capucha alrededor de sí. No calentaba mucho, siendo una enorme pero no tan gruesa tela doblada y envuelta por ahí, pero de algo le servía. Mientras removía levemente sus pies descalzos en el suelo alfombrado, cómodo y mullido, escuchaba al mago hablarle, atento y alegre de aquella pizca de atención; la primera persona con la que conseguía hablar desde su llegada al reino. Le contaba de Ilia desde la perspectiva de un ciudadano y el joven marcado no podía estar más fascinado, pues misteriosamente parecía haber sabido que él era un extranjero. La forma en que vestía no cruzó sus pensamientos ni por un instante. Sólo pudo asumir que era percepción de mago, si tal cosa existía. Se acercó un poco más, afirmando los dedos un poco menos helados al borde de la mesa ajena y asomándose por sobre esta, casi apoyando el mentón en la superficie.

- Nunca he visto un pegaso, no de cerca... pero aprovecharé de hacerlo mientras esté aquí, si dice que es una de las cosas fantásticas de Ilia. Es que acabo de llegar al continente y al reino, señor, así que cualquier recomendación es muuuuy bienvenida. - Respondió, los ojos abiertos de par en par, ilusionado ya ante la idea de ver un animal totalmente nuevo. Estaba en ese viaje para ver y disfrutar del mundo, nada más ni nada menos; estaría abierto a prácticamente cualquier cosa, y había poco que a su inexperta mente no maravillase. - Creo que vi unos volando en Begnion, seguramente las caballero pegaso patrullando. Pero estaban muy alto, pudieron haber sido pájaros de forma rara. - Bromeó, apoyándose en su lugar al borde de la mesa. Ya estaba hablando de sobra, no hacía falta más que una pizca de atención para que se pusiera a ello; ya miraba de arriba a abajo al compañero mago, así como todo lo que tenía a su alrededor, continuando animadamente. - Ah, de Begnion es de donde vengo llegando ahora, justo al norte de aquí. -

Notó que el libro que antes yaciese abierto frente al hombre, estaba ya cerrado bajo su mano. Había dejado de tomar apuntes. Y claro, pues su atención estaba sobre Alim, charlando con él como si no le preocupara demasiado perder esos instantes de tiempo. El marcado no pudo sino sentirse algo culpable; retrocedió un poco de su lugar, agitando la mano frente a si. - ¡Oh, no...! Es un señor muy amable, pero no tiene que dejar de estudiar por mi, no tiene que... no quería interrumpir... - Se alejó un par de pasos, desviando la vista hacia ambos lados de sí. Le agradaba tener compañía humana, pero tampoco quería molestarle. Al vislumbrar una silla vacía y sin nada apoyado encima, se dirigió enseguida a tomarla, levantándola costosamente y maniobrando con torpeza para acercársela a la mesa, del lado opuesto al del otro mago.

O algo así. La silla era tan alta como era él, así que además de pesarle considerablemente, le costaba separar las patas del suelo, acabando por entorpecerse con el borde entre una alfombra y otra, trastabillando un poco. Mientras se ocupaba en intentar acomodarse con eso y llevarlo a lugar, entre un quejidito incómodo y otro, prosiguió contestándole al hombre. - Yo también quería estudiar un poco, me pongo por ahí y no molesto mucho. El tiempo de estudio es importante. - Declaró con suma seriedad. Era alguien de bastantes ánimos y sí que disfrutaba sus distracciones y sus entretenimientos, especialmente si estos implicaban a otra gente, pero sabía cuando no era el momento y podía ser muy, muy respetuoso. Aunque no pudiese contenerse de hablar. - Hace años que esperaba poder venir hasta aquí... ¡desde que empecé, en realidad! Así que mientras estoy, aprovecharé. Repasaré bases, me fijaré un poco en qué clase de material tienen aquí, me haré una listita de lo que quiero estudiar y si sobra el tiempo, quizás intente aprovechar Ilia para practicar con el viento~ -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 30, 2016 12:57 pm

Silver pensaba que el muchacho se mostraba bastante simpático, y es que era bastante agradable hablar con él (Tanto como para detener temporalmente sus estudios). Por otro lado esa breve conversación en relación a los pegasos había confirmado aquella sospecha de que el chico podía ser un extranjero, puesto que él mismo señaló que acababa de llegar al continente y a Ilia, eso era fabuloso, Silver en su vida solo había llegado hasta un punto de Sacae, por lo que le parecía algo espectacular que un muchacho pudiera viajar, se sentía bien por él. Lo que más le sorprendió era el lugar desde donde el chico afirmaba haber venido: Begnion. ¿No era ese un reino de Tellius? Recordaba haber leído algo, probablemente en un mapa del mundo o algo semejante, en ese lugar habían jinetes de pegaso, el chico no mentía. Silver sonrió al escuchar eso.

- Eso es maravilloso - Le dijo Silver - Otros reinos, otros continentes, diferentes culturas ¿No es así? - Se detuvo un momento para añadir - Y no te preocupes, seguramente aquí puedas ver directamente un pegaso ¡Y puedo prometer que será una experiencia fabulosa! No te explicaré más a fondo el sentimiento, ya lo verás cuando presencies a alguno.

Y entonces lo tomó por sorpresa el hecho de que el muchacho retrocedía mientras se disculpaba por la interrupción ¿Qué había pasado? Bajó la mirada para encontrarse con un libro cerrado, seguramente lo había cerrado mientras charlaba, Silver soltó una breve risa, el chico tenía una aguda vista al parecer. Estaba lleno de sorpresas, pero la que más lo había sorprendido hasta el momento era la que sucedió justo después, el chico levantó con dificultad una silla de aproximadamente su mismo tamaño y la acercó a la mesa, afirmando que estudiaría un poco, Silver estaba considerando una de las ideas que tuvo con respecto a la presencia del chico en la Sección mágica de la Gran Biblioteca, pero no podía estar más equivocado, alzó las cejas con mucha curiosidad cuando escuchó aquello que dijo el chico despues:

''Hace años que esperaba poder venir hasta aquí... ¡desde que empecé, en realidad! Así que mientras estoy, aprovecharé. Repasaré bases, me fijaré un poco en qué clase de material tienen aquí, me haré una listita de lo que quiero estudiar y si sobra el tiempo, quizás intente aprovechar Ilia para practicar con el viento~''

¿Hace años? Aparentaba tener unos doce o trece años ¿Desde qué edad viajaba? Por un momento consideró la posibilidad de que tuviera dieciséis o diecisiete años, había tenido la oportunidad de encontrarse con casos semejantes. Las demás palabras que pronunció señalaban, naturalmente, que el chico era un mago ''Repasaré bases'' había dicho ''Quizás intente aprovechar Ilia para practicar con el viento'' Expresó también. Eso explicaba algunas cosas.

- Oh. Eres un mago, discúlpame por no darme cuenta de eso antes - Se disculpó Silver - Um, te pediré perdón por la pregunta fuera de lugar que haré, pero... ¿Qué edad tienes? - Era algo que necesitaba aclarar, sus primeras palabras antes de empezar a estudiar le estaban extrañando bastante.

Por otro lado le parecía bien que el chico estudiara la magia de viento, era un tipo de magia grandioso ¿Para qué conjurar una destrucción directa sobre el enemigo y arriesgarte si puedes barrerlo a él antes de que pueda hacerte daño? Pero claro, no era una ofensiva tan poderosa... Al menos eso aparentaba en sus conjuros básicos, eso desde el punto de vista de combate. Por otro lado el viento era un elemento interesante, mucho más que ráfagas y brisas.

- Si quieres aprender a dominar el viento tal vez esto pueda serte de utilidad - Señaló Silver tomando el libro de Magia de Viento con el que había estado estudiando y entregándoselo - No te preocupes por mí, tengo mi notas de cualquier forma, nunca está de más hacer un repaso, tú lo dijiste - Añadió haciendo referencia a la intención del chico para repasar bases.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 06, 2016 9:18 pm

Respetaba el tiempo de estudio como a lo más importante en existencia, algo admirable y casi que sagrado, sobre todo si de magia se trataba. De allí que se resistiese a hacer mucho ruido o a interrumpir en demasía al amable señor, pero tenía que apretar los labios para contenerse de echar hablar en emoción sobre los lugares en los que había estado y lo diferentes que resultaban ser. Quería hablarle de su patria, Jehanna, tan árida y calurosa que los pegasos simplemente no emigraban hacia ese clima; mencionar su interminable lista de lugares que quería todavía ver con sus propios ojos, así como cosas que quería experimentar durante su tiempo en el mundo. Allí tenía una cosa más para ver. Ahogó un ruidito en su garganta y se aguantó, tendría que empezar a anotarse una lista por ahí, eso sería mejor.

Terminó de acomodar su silla y trepó en esta, finalmente sentándose. Sacudió los pies un poco para calcular la distancia entre estos y el suelo y se preguntó, en ese entonces, qué tenían los grandes sabios con diseñar asientos tan largos y altos. No era nada con lo que no pudiera lidiar, claro; una silla alta le ayudaba a mantenerse a buen nivel respecto a la mesa. Apoyó los codos en la misma, mirando con amplio interés al hombre frente a sí, una sonrisa amplia en los labios. - Claro que soy un mago, señor. ¿No lo son todos aquí dentro? ¿No lo es usted? - Respondió con facilidad, pues era lo que venía asumiendo. No era que entendiese en demasía cómo eran las cosas en la Gran Biblioteca, ni en Ilia en general. Bajó la vista al escritorio, los libros y apuntes del hombre, y con una leve risa agregó. - Ah, claro que usted sí lo es, sí. ¡Tiene aspecto de ser todo un sabio! -

No era que omitiese la pregunta del otro mago, sino tan solo que se distraía con facilidad. Habían otros libros apilados a ambos lados de la mesa, naturalmente que llamaban a su curiosidad por lo que otras personas hubiesen estado leyendo antes. Los acercó hacia sí para echar una ojeada, admirando las portadas y desperdigándolos un poco antes de ponerse a dar una que otra mirada dentro, revisando qué podía interesarle de allí. Entre ello, con la vista distraída entre páginas, respondió en el más simple y llamno comentario. - ¿Oh? Tengo 52 años, casi 53 ya. - Dijo el muchacho de voz aún aguda y rostro aún redondeado e infantil; no era un secreto para él ni para nadie que se lo preguntase. No le agradaba guardar secretos. Ni siquiera respecto a quien era y a las particulares condiciones que la vida había dispuesto para él. - Estudio magia desde que tengo memoria, así que puede contarme unas cuatro a cinco década en esto. Hmm... - Continuó con simpleza, ojeando a la rápida un libro y otro. Miraba con buen ánimo la variedad, calculaba que había bastante que querría estudiar. - Hay un poco de todo en este mundo, ¿no le parece? -

Su atención de perdió de todo ello cuando el hombre de aspecto mayor le extendió el libro que había estado usando. Alim ladeó la cabeza un poco, no muy seguro de si fuera a estar bien aceptarlo o no, aunque el otro tenía sus notas y parecía que podrían acomodarse bastante bien, entre los dos. - Oh, ¡entiendo! Gracias, gracias. - Inclinó la cabeza un par de veces, rápido. Algo de modales habían intentado enseñarle, pero que los recodase o no dependía mucho del momento. Parecía que tendría compañero de estudio otra vez, algo que no había tenido desde hacía bastantes años, remontándose a cuando vivía aún en su primer hogar. Tomó el libro, y sin embargo, en lugar de interesarse en él, se volvió todavía más hacia el otro mago. - ¿Qué clase de mago es usted, señor? No me refiero a la afinidad hacia un elemento o hacia el otro, creo que existe equilibrio en eso, pero... quiero decir, ¿es usted un soldado mago? ¿O sólo le gusta estudiar? ¿Usa la magia o sólo la admira? - Le acribilló a preguntas, como el muchacho curioso que era.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 06, 2016 11:27 pm

- Pues me parece muy bien - Dijo Silver al muchacho que afirmaba ser un mago - Estoy seguro de que llegarás a lo más alto - Agregó asintiendo con la cabeza , para notar entonces que el chico había bajado la mirada para observar los libros y la libreta que tenía sobre la mesa, el mago se sorprendió bastante cuando escuchó que el muchacho le decía que tenía el aspecto de un sabio - ¿Oh? ¿En serio crees eso? Pues gracias, es muy amable de tu parte.

Al ver que el chico continuaba estudiando, Silver decidió hacer lo mismo, abrió su libreta y comenzó a repasar sobre la conjuración de la magia de los vientos, había pasado un buen tiempo desde que había escrito esa nota y unas semanas desde la última vez que la había repasado, puesto que los nuevos estudios y los contratiempos por culpa de los emergidos no le dejaban un tiempo para repasar adecuadamente eso, pero la respuesta que le dio el muchacho con respecto a su edad fue tal que Silver, además de distraerse y dejar la lectura, casi se cae de la silla con todo y libros ¿Había oído mal o había dicho cincuenta y dos años? No, había escuchado perfectamente, pues además había dicho que estaba a punto de cumplir cincuenta y tres, las dos las había dicho claramente y con una serenidad considerablemente tenebrosa considerando aquello que estaba diciendo - ¿C-Cincuenta y dos años? - Le costaba creerlo, pero el chico no parecía ser un mentiroso. Además no se detuvo ahí, pues no pasó mucho tiempo más y señaló que estudiaba magia desde que tenía memoria, es decir llevaba décadas de estudio. Dudó, pero las últimas palabras del chico en ese tema hicieron que acabara de convencerlo de que no mentía, además así como existían artes tan misteriosas como lo era la magia, no debería sorprenderse de que algo tan extraño como lo que estaba ante sus ojos fuera cierto.

- ¡Eso es grandioso! - Exclamó Silver, pero en cuanto pronunció esas palabras se cortó en seco, recordando que estaba en una biblioteca, al parecer no podría dejar estallar sus vivas emociones dentro de ella, al menos intentaría mantenerlas a raya, pues hacerlas desaparecer era prácticamente imposible - Espléndido. Asumiendo que me hablas en serio he de decir que eres espectacular. Nunca imaginé que podría encontrarme con algo tan sorprendente e interesante como esto, te lo agradezco - Añadió el mago con una sonrisa.

Entonces le dedicó una mirada al chico para entonces volver a su estudio, era un tema bastante interesante ese que acababa de oír y todo, pero no podía dejarse llevar por las emociones de forma explosiva como siempre, pues estaba en una biblioteca y no quería que alguien entrara quejándose de que un mago alborotador no permite el estudio, así que intentó reprimir esa impresión y estudiar, pero antes de que pudiera encontrar la página que había estado leyendo pudo oír la voz del chico, con un tono de duda que inmediatamente hizo que Silver se diera cuenta de que le estaba preguntando algo a él.

- Oh, no soy un Soldado Mago. Yo soy un usuario de magia, practico y admiro este fantástico arte. Mi admiración por ella recae en cada una de sus áreas, inclusive sobre las que yo, como Mago de Ánima, no practico - Explicó Silver mirando al muchacho con una sonrisa - Y ahora que lo mencionaste, tengo la necesidad de hacerte la misma pregunta ¿Qué tipo de mago eres? - Al menos el mago había hecho una pequeña deducción de que el chico guardaba relación con la Magia de Ánima, esto debido a su interés sobre la Magia de Viento, al haber expresado su intención de estudiarla.

Y pensándolo un poco habían hablado un tiempo considerable sin conocer siquiera la identidad del otro, Silver pensó entonces que era momento para las presentaciones, pues ya habían entrado a temas de mayor profundidad, como ''el tipo de mago'' o ''edad'', no creía que fuera demasiado raro comenzar en ese momento, después de todo suponía que estarían estudiando juntos un tiempo más.

- Bueno, creo que no nos hemos presentado - Observó Silver en voz alta - Permíteme comenzar, mi nombre es Silver de Atramento, un gusto - Pronunció el mago dedicándole al chico nuevamente una sonrisa, tras las presentaciones Silver comenzó a hablar nuevamente - Entonces, ahora que nos conocemos, habías dicho algo sobre estudiar la Magia de Viento ¿Hay algo en lo que pueda ayudarte en su estudio? Si quieres también puedo echarte una mano en alguna práctica.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 20, 2016 5:46 pm

Al parecer, no era él el único que se olvidaba de controlar el volumen de su voz en el recinto silencioso. Le hacía sentir un poco más a gusto, ver a un hombre de tan refinado aspecto tener tal reacción; encontró que le divertía bastante poder echarle una sorpresa y rió por lo bajo, vigilando con agrado el modo en que lo tomaba. Era todo tan nuevo para él. Intentaba ser amable con las personas con que se topaba en su camino y solía tener la fortuna de recibir amabilidad de regreso, en buenas y apreciadas ocasiones como la que tenía con ese mago, pero no era normal que la amabilidad durase hasta después de que entendiesen propiamente qué o quien era. "Espectacular" no solía ser lo que se le llamaba a personas como él, aquellos longevos seres que vivían bajo condiciones extrañas. No había que saber ni entender mucho para ser consciente de que era algo anormal, mas aquello no parecía ser negativo a los ojos del hechicero de vientos.

- Sí que le he dado una sorpresa, ¿eh, señor? Pero es la verdad, nada menos que la santa verdad. ¡Lo prometo por todos los espíritus mágicos del mundo! - Alim confirmó de buena gana. No podía evitar emocionarse de sobra, el mago estaba catalogándole con tantas palabras halagadoras que no sabía qué más hacer. Agachó la cabeza un poco en un gesto algo avergonzado, llevando una mano a agarrar el final de su larga trenza y tontear con ella, algo de color en sus mejillas. - Realmente le parece interesante... - Murmuró para confirmárselo a sí mismo. Entonces, inclinándose un poco por sobre la amplia mesa, bajó la voz a un tono cómplice, atrayendo la atención del otro con un gestito de la mano. - Si es así... ¿qué tal esto? Le diré que nací en el 927, cuando los continentes del mundo todavía eran 5. Vi pasar tooooda la noticia de la búsqueda en el gran océano del Oeste, y el descubrimiento de Tellius. ¡He visto un montón de cosas, en serio! -

Se estaba excediendo un poco y, de paso, no estaba permitiéndole al otro enfocarse en sus cosas; tampoco estaba él siendo muy productivo en ese momento, pero no importaba. Valía la pena. Dejó de murmurar y se echó hacia atrás de regreso, acomodándose sobre su silla con las piernas dobladas bajo sí, a modo de hacerse de algo de altura extra. Oír de la voz del mismo mago frente a sí que no era un soldado ni volcaba su magia al combate le aliviba. Satisfecho con esa respuesta de parte de su nuevo compañero, concluyó que encajaban suficientemente bien. - Somos parecidos, señor. No me importa el poder pero sí admiro la magia por lo que es. Por eso, no me gustan los soldados... - Explicó. De allí que alguien como aquel Silver de Atramento, un sabio por afanes propios, pudiese agradarle con mucha más facilidad. Siendo su turno de presentarse con deseara, aclaró la garganta y apoyó una pequeña mano en su pecho, inclinando la cabeza la medida justa para ser grácil, muy habituado a hacer de sí mismo un pequeño acto. - Yo soy un simple artista vagabundo~ ¡Alim de Jehanna, el ilusionista! ¡Servicio completo para fiestas y bailes! En una noche despejada puedo dibujarle con relámpagas a doce ciervos corriendo. ¡Una parvada de aves de fuego, pavos reales inclusive! Pero no le apuntaría un trueno a una persona aunque me pagaran. -

Y si Silver valoraba la magia de la forma en que parecía valorarla, por la magia en sí y no por que podía llegar a hacer, entonces era alguien de quien Alim creía que podía aprender. Quería, de hecho, pues disfrutaba mucho más aprender de un maestro que de un libro; no restaba mérito a lo segundo, pero siempre había tenido libros y no eran la mejor de las compañías. Y la experiencia humana y personal era una fuente de valor incalculable. Oír a Silver ofrecer la ayuda daba justo en el blanco. Miró entre el hombre y el libro de tapa color verde agua, replanteándose las cosas y decidiendo en menos de un instante, nuevamente, que era al hombre al que preferiría. Asintió enérgicamente, una sonrisa plasmada casi de lado a lado en su rostro.

- Claro que puede ayudarme, si no le molesta. Aprender de alguien experimentado siempre aporta muchísimo. A ver... - Pasó la vista por la mesa como si buscara algo en esta, aunque no era nada realmente, sólo sus pensamientos dando vueltas por allí. Terminó por abrir el libro prestado, hojeándolo a la rápida para hacerse de alguna idea. Había varios diagramas de un mago invocando, enseñando la dirección y forma en que el viento se movería a su alrededor, en qué dirección la corriente sería más fuerte y cómo progresaría. No era ese la clase de conocimiento que buscaba. Dando un golpecito con el dedo índice a las páginas, miró a Silver mientras preguntaba con considerable seriedad. - Dígame, ¿qué cree usted que necesita un mago para relacionarse bien con el viento? ¿Para que este le acepte y cumpla su voluntad sin problemas? -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 21, 2016 4:32 pm

Silver pensaba que el ''muchacho'', si era posible decirle así, tenía algo bastante interesante en él, algo anormal y lo suficientemente absurdo como para que las mujeres que buscan la juventud eterna pudiesen generar grandes cantidades de envidia, pues claro, el chico parecía un crío pero afirmaba haber visto con sus propios ojos la noticia del descubrimiento de Tellius (Ubicado al norte de Ilia), en casos normales el mago habría arrojado al chico una gran cantidad de preguntas y cientos de comentarios, pero posiblemente debido a que estaban en una biblioteca, la apariencia del chico y el rumbo de la conversación en dirección al tema de la magia, Silver no lo hizo. Lo que hizo fue escuchar atentamente aquel pensamiento sobre la magia que el chico y él tenían en común. La magia era fascinante. Silver sonrió deleitado al escuchar esa afirmación.

Luego de eso siguieron las presentaciones, después de que el mago se hubo presentado, fue el turno del muchacho, que se presentó bajo el nombre de Alim de Jehanna, el Ilusionista, agregando unas palabras que parecían ser aquello a lo que se dedicaba, lo cual fue de cierto interés, por lo que Silver pudo entender, Alim se dedicaba a utilizar sus capacidades mágicas para formar figuras de animales, con eso ya podía entender la razón por la cual se había presentado como ''El Ilusionista''. A pesar de que Silver había intentado mantener el silencio (Altamente difícil de lograr) no pudo evitar hablar.

- ¡Oh! Eso suena bastante interesante - Señaló arqueando las cejas - Ya quisiera presenciar algo tan artístico como eso ¡Nunca habría imaginado algo semejante! ¡Hahaha!

Y entonces era el momento en el que Alim debía responder si aceptaba la ayuda ofrecida por Silver o no, pareció considerarlo unos instantes, entonces asintió energéticamente con la cabeza para entonces, el mago imitó el gesto y observó como el chico clavaba por un momento la vista sobre el libro y comenzaba a hojearlo rápidamente, probablemente para hacerse alguna idea de lo que se debía hacer en la Magia de los Vientos, pero no bien cerró el libro y asaltó al mago con una pregunta bastante interesante, una pregunta que a Silver le agradó bastante y eso se veía proyectado en su rostro.

- ¡Oh, cuanto me alegra que preguntes eso! - Exclamó el mago nuevamente olvidando mantener el silencio y sin siquiera intentar recordar la posibilidad de que en cualquier minuto un bibliotecario podría entrar y decirles que detuvieran el alboroto - Pues ese es el lado hermoso de esta magia, pues verás, estoy seguro que sabes que muchos magos utilizan diferentes métodos para conectarse con la magia y/o hacer que esta cumpla con su voluntad - Al decir hizo un silencio y se puso de pie, pasados un par de segundos continuó - Yo soy un partidario de que el camino para conectarse con esta magia es el arte personificado - Continuó haciendo un exagerado gesto con sus manos - El dominio del viento es un baile, es una pintura, es un relato. Las brisas suaves son la tranquilidad y belleza de ese arte, y los poderosos vientos son el punto de máxima tensión de la narración. El clímax. Tú debes leerlo, sentirlo en tus carnes y simplemente dejarte llevar por ese Torbellino de Historias.

Entonces se dio cuenta de que quizás había terminado diciendo cosas raras y abusando de la metáfora como siempre que hablaba de la Magia del Viento, pero no le dio mucha importancia, al contrario, parecía feliz de haberlo expresado de esa forma, sin embargo había un pequeño detalle... ¿Habría entendido Alim aquello que había querido decirle? Silver esperaba que sí.

- Umm... Entendiste lo que quise decir ¿Verdad? - Preguntó entonces el mago con una pequeña risita nerviosa - Si quieres que te lo explique de nuevo sin irme por las nubes solo dilo, Jo jo jo.

Silver ya había explicado su método a Alim y ahora solo le restaba contestar alguna que otra duda que pudiera surgir con respecto a su explicación, pero Silver también tenía cierta curiosidad sobre algo, de tener conocimiento sobre ese algo quizás podría intentar facilitar las cosas al chico.

- Hay algo bastante importante que también entra en esto - Afirmó el mago - ¿Tú qué método utilizas?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 26, 2016 8:56 pm

No podría negar que se sentía bastante bien lucirse frente a alguien que le consideraba impresionante, quizás el amor a la reacción del público colándose a sus relaciones personales. No creía que pudiese cansarse de ello, no había modo imaginable en que recibir atención se le hiciese malo; la disfrutaba mientras la tenía y de donde proviniese. Verse bien frente a un compañero de doctrina le sentaba particularmente agradable. - En algún momento le enseñaré mi trabajo entonces, señor Silver. - Aseguró con una orgullosa sonrisa. Lo habría ofrecido a más inmediato modo, pero el salón en que se hallaban no eran tan grande, y no era él tan descuidado como para hacer cualquier cosa que posiblemente atentase contra la integridad de los libros allí contenidos. Riqueza irreemplazable. Se tenía confianza, pero mejor ni arriesgarse a conjurar allí dentro.

Además, estaba allí para el estudio de la teoría, no para la práctica. Y parecía que conseguía, casualmente, un maestro que le adelantara un poco. La pregunta personal que le había formulado a su compañero y la respuesta que de allí podía salir no era precisamente algo superfluo y casual; podía parecerlo, claro, pero en una conversación como aquella había lecciones que Alim pretendía captar y recordar. Siendo aparente que había hecho la pregunta correcta para motivar a Silver a exponer, el pequeño se mantuvo recto en su asiento y prestó mayor atención. No pudo evitar, en un momento de pensamientos divagantes, pensar que los escenarios que él tanto apreciaba habrían sido también un buen lugar para el caballero de Atramento; verle alzarse con ese grandilocuente gesto y sus llamativa forma de hablar le daba aquella impresión. Sí que sabía captar la atención. Mantuvo los ojos ampliamente abiertos y aguardó sus siguientes palabras.

Sí, la explicación de Silver era una que de ningún modo habría aparecido en los libros de estudio formal. - Arte, eh... - Alim murmuró inicialmente, procesando con una mirada enfocada y la cabeza levemente ladeada. Era una explicación bastante extravagante y no le describía las cosas con mucha exactitud, pero el caballero ponía tanta pasión en ello, que tenía que alabarlo. Aunque no tuviese mucha cabida en la situación, dio un par de suaves y cortos aplausos. Muy serio al respecto, como si fuese lo normal de hacer. - ¡Qué bien lo hace sonar! ¡Vaya tutor! - Asintió un par de veces. Como lección no había terminado de entrarle en la cabeza, mas como trozo de prosa reconocía que le había sonado genial. Igualmente hizo un esfuerzo por interpretar, y desviando la mirada por lo alto de la recámara se repitió lo oído. Definitivamente no podía decir que captase a la perfección el punto de vista ajeno. Frunció el ceño un poco al concentrarse un poco más. - Veamos... ¿entonces maneja usted, o es que el viento hace lo que quiera hacer? Lo hace sonar así, si es un arte que sólo se... ¿expresa? Sí... no sé si lo entendí mucho. - Acabó por admitir con una sonrisa radiante, la más simpática que pudiese esbozar, un "míreme, soy bueno, no se enoje conmigo" con todas sus letras. Al menos lo estaba intentando; no quería hacer sentir mal a su improvisado maestro, que bastante preocupado parecía ya con que su lección estuviese bien.

Lo cierto era que, de tener que dar la misma clase de explicación, Alim igualmente dudaba poder hacerlo con claridad. Que el hombre mayor se lo preguntase le dejó frunciendo el ceño con una mirada bastante más intensa de concentración, una que perduró en su rostro por prolongados momentos. - ¿Ah? Yo no podría explicarlo de una forma tan impresionante... hnn... - Se lo pensó un tanto más, con la cabeza aún algo vuelta hacia arriba. Décadas de solitario, recluido y dedicado estudio de la magia le habían dado cierta familiaridad con ella, mas no así la capacidad de expresarse al respecto fácilmente. Con pensativo aire cerró los ojos un momento, pensó en el acto de invocar, lo que cruzaba su mente y lo que sentía al hacerlo.     

- Yo... de donde vengo, se trata a los elementos como entidades. Partes de la naturaleza que tienen su lugar, vida y voluntad. La magia es una fracción más del equilibrio de este mundo, así que cuando la conjuro, pienso de ella como esa entidad a la que llamo; no le pido nada que no siento que le agradaría o que deba hacerse, como ser usada para agredir. La uso con respeto. Le permito expresarse, porque creo que a la magia le agrada manifestarse. Creo que por eso la magia y yo estamos en buenos términos. - Se explicó. Al fin y al cabo, trataba a sus conjuros casi como a amistades, le dedicaba bastante amor a todo aquello que invocaba. Suponiendo que con eso bastaba, volvió la vista hacia el señor de Atramento, recobrando su entusiasmo respecto a la lección. - Pero no me preste atención a mi, ¡quiero aprender! ¿Qué quiso decir con un torbellino de historias? ¿Qué tienen que ver las historias con la magia? -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Mar Jun 21, 2016 10:58 pm

Al parecer la explicación que el mago había dado no tuvo un muy buen resultado, pues a juzgar por la expresión que Alim había puesto tras escucharla había terminado confundiéndole más, pero tampoco era como si eso fuese algo para lo cual el usuario de los vientos no estuviera preparado; No era el primero ni sería el último en ser confundido de esa forma por Silver de Atramento. Aunque aún así una pequeña parte de él sufría con intensidad, pero por supuesto no lo demostraría ante el aparentemente joven Alim. Tras la explicación el mago dirigió su mirada al chico, una mirada que parecía estar animándole a preguntar aquello que no hubiera podido entender, algo bastante natural para enseñar adecuadamente. Y ciertamente le complació escuchar la primera consulta de Alim, una bastante buena que animó bastante a Silver a contestar.

- No, a mi parecer no es una fuerza que puedas controlar así de fácil - Señaló el mago - Más bien es como si la magia supiera lo que buscas de ella y al conectarte con esta, ella puede cumplir con tu voluntad, en mi lenguaje sería mejor decir que... Ella escribe la historia para ti. Puedes pensarlo como si estuvieras pidiéndole un favor, por lo que no creo que sea buena idea abusar de ella... No sé si me entiendes - Pone una mano en su barbilla y mueve la mirada hacia un lado, pensando cuidadosamente en otra forma de explicarlo. Pero también estaba preparado para escuchar el método de Alim.

 Escuchó atentamente las palabras de Alim, la forma en que lo hacía parecía estar directamente relacionada con la cultura del lugar de donde el chico había llegado, asintió con la cabeza al escuchar esa primera parte, luego le pareció bastante interesante el hecho de que trataban a los elementos como entidades completas, es decir, con vida y voluntad. Un ser que puede ser llamado cuando es necesario, los labios de Silver dibujaron una sonrisa al escuchar que todo eso lo hacía con el debido respeto. Le agradaron bastante las últimas palabras de la explicación de Alim: ''Le permito expresarse, porque creo que a la magia le agrada manifestarse''. Estaba preparándose para responder cuando entonces el físicamente pequeño mago lo asaltó con otra pregunta, un tipo de pregunta que fue como un disparo en el corazón.

- ¿Q-qué tienen que ver las historias con la magia? - Repitió la pregunta para sí mismo mientras fruncía el cejo, juntaba las manos y las retorcía nerviosamente mientras movía su mirada a los lados - P-pues... Tómalo como un... Ejemplo o algo así, después de todo estás hablando con un cazador de historias... Es natural que mis métodos se relacionen con eso ¿No es así?

Tras decirlo se dio cuenta que por el tono que había utilizado para decirlo parecía más una excusa que una explicación, por lo que decidió utilizar su arma secreta para salir de esa situación: Esquivar la pregunta y pasar a la siguiente, sí, magnífica idea. Alim había descubierto como golpear uno de sus puntos débiles, quizás era un muchacho mucho más peligroso de lo que parecía. En el pasado Silver había sido duramente criticado por algunos de sus maestros por esos métodos poco ortodoxos y es que sus instructores eran en su mayoría seguidores de las prácticas tradicionales de la magia, ante esos obstáculos, para Silver lograr continuar con sus métodos había resultado algo difícil. Tratando de ignorar lo sucedido respiró profundo y volvió a su estado normal.

- Uhh, Bueno... Nuestros métodos tienen semejanzas en algunos puntos, por lo que quizás puedo ayudarte un poco... - Dijo pensando un poco en alguna forma de enseñarle en lo referente a lo práctico - Es bastante bueno que me dijeras que puedes hacer todas esas ''ilusiones'' con la magia, pues como ya te dije es algo muy artístico, de seguro entonces tienes alguna experiencia con el arte dentro de la magia ¿No? Si quieres puedes pensar en este elemento Viento como una entidad basada en el arte, de seguro puede ser más fácil para ambos. Jo jo jo.

Al cabo de unos instantes se dio cuenta de que había permanecido de pie durante un rato, y ya que la explicación general con respecto a la magia había finalizado, supuso que ya era momento de tomar asiento, eso hizo, quedando nuevamente ante Alim.

- Bueno, ahora es un buen momento para que preguntes sobre aquello que no entendiste, o consultes algo para saciar la curiosidad, pues entiendo que al estudiar la magia es natural tenerla - Observó Silver - Entonces simplemente dispara, o si quieres también puedes compartir tus pensamientos, conclusiones o lo que quieras. No te golpearé con un libro ni nada parecido ¡Hahaha!

-----------
Spoiler:
Compensaré este atraso con velocidad innecesaria para postear (?)
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Vie Jun 24, 2016 12:55 am

De algún modo, se habían acomodado bastante bien a aquellos roles de maestro y alumno. Aún si Alim era el mayor allí y tenía también su considerable experiencia detrás, reconocía que había mucho que podía aprender de ese hombre, y con gusto le veía en esos momentos como a un tutor. Además, le agradaban las cosas que decía. En su infantil rostro apareció una sonrisa comprensiva y una mirada gentil, expresiones que trascendían un poco su edad visible, al oír a Silver hablar del viento como una entidad viva. Era bueno saber que le respetaba, le hacía pensar mejor del mismo Silver. Además, esa era una forma de explicar las cosas que Alim comprendía mucho mejor. Esta vez no tuvo problema alguno en asimilarla, asintiendo un par de veces.

Se convenció, por tanto, de que estaba frente a un buen hombre. Alguien que pensaba de ese modo de lo mágico no podía ser otra cosa. Un poco excéntrico quizás, pero nada reprochable; inclusive le dio el beneficio de hacerse un poco el tonto al verle tan nervioso por sus preguntas. Tal parecía que se había metido demasiado en cada cosa dicha por al mago. Algo había sobre recolectar historias que parecía ser verdaderamente importante para él, empero poco relacionado con los estudios de esa sesión. Por el momento lo dejó pasar así. Ya atacaría ese punto otra vez, después. - Aaah... sí, claro, era un ejemplo. - Convino con facilidad, bajando la vista a la mesa y al libro que el hombre le había prestado, pasando la vista por las ilustraciones del mismo al desenredar las ideas que le habían quedado. Aportaba de su propio lado para remontar el tema. - Conectar con la magia, pedirle que realice la voluntad de uno, a modo de favor... me gusta mucho esta forma de verlo, sí. Parece agradable. -

Le dejaba bastante en qué pensar, pero ya conseguiría llegar a todo eso. Por el momento se acomodó un poco en su silla, necesitaba doblar las piernas bajo sí para hacerse de algo de altura, pero la posición no era cómoda por mucho tiempo así que de tanto en tanto ajustaba su peso para acá o para allá. Por no mencionar que estar envuelto en su turbante cual capa le restaba comodidad; acostumbrado al clima desértico y la ropa ligera, a poder moverse libre y no sentirse tan envuelto, eso le era bastante raro. Se acomodó mientras oía al hombre, haciendo su mejor esfuerzo por no parecer distraído o demasiado inquieto. Su mirada sí que permanecía en Silver, ojos abiertos de par en par, plenamente atentos. Las cosas marchaban bien y podía ser que la lección le ayudara más de lo que había anticipado. Emitió un quedo pero prolongado "hmmm" al tinte artístico que Silver le daba a las cosas, intentando pensarlo en ese modo. Sí que podía servir.

- Si el viento tiene una buena inclinación a las artes, entonces, señor... ¿cree que sí pueda usar algo de magia de viento en mis trucos? Creo que los hechizos vendrían fácil a algo como eso. - Dijo, pensativo. Era un alma libre y curiosa, pero también tenía que comer, para comer necesitaba dinero, para tener dinero necesitaba trabajar, y para trabajar necesitaba buenas ideas de espectáculo. Le interesaba conocer la magia aún mejor, mas siendo alguien que no la empleaba en combate si podía evitarlo, sus modos eran aquellos. Y asumía que era eso a lo que Silver se refería con ayudarlo. - Pensaba en aprender a invocarlo de una forma fácil de esconder, algo suave, para hacer volar ciertas cosas... no estoy seguro de qué aún, pero a la gente le encanta ver cosas volar. ¿Usted qué dice? Es el experto, si me ayuda seguramente surja algo genial. -  

Vio al caballero regresar a su asiento, dando una suerte de cierre a su exposición. Era bueno hablando, sin dudas un hombre para escenarios. Alim sintió la necesidad de darle otro par de aplausos por la lección hasta el momento; si no lo hizo, fue tan sólo porque se apresuraba al instante a responder, inclinándose hacia adelante y apoyándose con los codos en la mesa. Si le pedía un retorno de su lado, claro que lo tenía. - Tengo, tengo~ Dos preguntas, maestro Silver. La primera... - Con naturalidad le llamaba ya su maestro, al menos por el tiempo que durase aprendiendo de él allí, en la Gran Biblioteca. Simplemente parecía lo respetuoso de hacer. Alzó el dedo índice al comenzar por su primera duda, sin tapujos en elaborar con seriedad. - Considerando su teoría sobre el viento, me gustaría saber qué definiría, dentro del marco de esa idea, el progreso de un mago. Controlar un tomo de Viento básico no es difícil, pero ¿qué es lo que necesitaría para hacerlo bien y progresar? ¿Se trataría de poder llamar más cantidades de viento? ¿Imponer la voluntad del mago con más fuerza sobre el actuar del viento? ¿Que el viento mismo tome más disposición a obedecer al mago? Es importante para mi. - Dijo, su atención puesta en Silver y dejando de lado por completo los libros del lugar. Tenía buena memoria y simplemente no era un hábito suyo escribir lo que aprendía, prefería enfocarse bien en su maestro e internalizar las cosas en el momento. Con el mismo serio y aplicado semblante, Alim alzó el segundo dedo para atacar con su segunda duda. -También, quiero saber cómo es eso de que el viento escribe. No vaya a olvidarse de explicármelo bien, señor recolector de historias. -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 25, 2016 6:40 pm

Pocas eran las veces en las cuales Silver había enseñado a otra persona el arte dentro de la Magia del Viento, y en un noventa por ciento de las ocasiones terminaba confundiendo más a las personas que aclarando cosas, pero esta situación parecía prometer algo diferente a esa mayoría, esto se debía a que el pensamiento de Alim con respecto a la magia no era difícil de combinar con el de Silver, esto fue confirmado cuando después de unos momentos de reflexión por parte del aparentemente joven mago, él mismo dijo que resultaba un método agradable para él, parecía que Silver no se había equivocado con su suposición de compatibilidad de los métodos.

Alim no se detuvo de su reflexión, sino que continúo con la misma durante una buena cantidad de tiempo, hasta que entonces arrojó una pregunta bastante interesante con directa relación al uso que él le daba a su magia, es decir, el ilusionismo, Silver sabía que era posible hacer muchas cosas con un viento sutil y práctica, y si Alim podía hacer aves de fuego con esa magia, seguramente podía hacer fácilmente una conjuración de un viento suave ''para hacer volar cosas'', como él había dicho, Silver asintió con la cabeza silenciosamente antes de responder a su pregunta.

- Por supuesto, si te enfocas en ello seguro que eres capaz de hacer un viento lo suficientemente suave como para no ser detectado - Afirmó Silver mientras asentía con la cabeza y cerraba ambos ojos - En ese caso debes pensar ¿Cómo le pides a la entidad del viento que te proporcione un viento de esas características? Puedes haberlo deducido ya, pero en mi caso es por medio de una historia pacífica - Dijo finalmente abriendo los ojos y mirando directamente a Alim.

Y todavía tenía que responder las preguntas que el chico quisiera realizar, Silver pensaba que mientras más le diera, mejor sería, no quería que Alim permaneciera con dudas, por fortuna parecía tener dos que no se reservaría - ¿Maestro? Oh no, por favor, sólo llámame Silver, aún no estoy listo para ser considerado maestro, puedes tomarlo como una ayuda entre compañeros magos - Dijo al tiempo que le daba una sonrisa amigable. Escuchó entonces la primera pregunta, le gustó bastante esa duda - Yo diría que ninguna de las tres - Dijo Silver con suavidad, intentando ser lo más elocuente posible - En mi modo de ver la magia no se mide el avance con algo como el ''poder'' o el ''Imponer la voluntad sobre el elemento'', no... Más bien diría que se trata de la conexión que el mago tiene con el elemento en cuestión o la magia en sí misma; Escribir la historia del progreso en conjunto... Puedes decir que mientras más práctica lleves y mientras más a gusto te veas con ella y la conjuración de sus hechizos, más avanzado te encontraras, puesto que los resultados se verán mucho mejores - Y con eso concluyó su respuesta a la primera preguntas. Entonces inmediatamente Alim atacó con la siguiente pregunta.

Silver borró su sonrisa por unos momentos. Había deducido que Alim no pasaría por alto el quiebre en la compostura de Silver en una de sus respuestas, puesto que además de eso había esquivado la pregunta - Ya veo, no te rindes fácilmente - Dijo Silver recuperando la expresión facial que hacía unos segundos había borrado - Bueno, en vista de eso he de responderla, no está en mis planes que te quedes con dudas - Señaló. Esta vez no perdió la compostura, pues la vez anterior simplemente había sucedido debido a que había pasado un buen tiempo desde la última vez que se le había cuestionado su método y lo había tomado por sorpresa. Se puso cómodo en su silla y se preparó para contestar.

- Espíritus, demonios, deidades. Son muchos los tipos de entidades que se suelen relacionar con la magia y sus ramas - Comenzó a explicar Silver - Estoy seguro de que tú sabes eso mucho mejor que yo - Afirmó haciendo referencia a lo que había mencionado con respecto de que en el lugar de donde venía se trataba a los elementos como seres - Entonces bien sabrás que existen diversos tipos de ritos, oraciones y semejantes para comunicarse con las deidades ¿No es así? O también hay quienes evocan a estas entidades para pedir un favor, el ejemplo más claro de este método eres tú mismo, Alim - Dijo haciendo un movimiento con su cabeza como para señalar al chico - Entonces, como estaba diciendo, existen muchas maneras de contactar a estos seres o a la magia en sí misma. Tu ya sabes algo sobre mi pasión son las historias, el mundo es un lugar tan lleno de sucesos que siempre existirá alguno excepcional que emocione a una persona como yo. Las entidades que antes mencioné deben tener conocimiento de un montón de sucesos o historias,  entonces esa es la mejor vía que poseo para conectarme con la magia - Hubo un momento de pausa - Entonces ataca la natural duda ¿Cómo es posible conectarse con la magia con algo como las historias? Sí, es extraño en realidad. Pero creo que tú puedes entenderlo mejor que muchos, tú, Alim, llamas a las entidades para pedir un favor. Yo las invito a crear historias, al final el resultado es el mismo, pues es la esencia de esas historias la que se siente y se manifiesta en la conjuración, como ejemplifiqué antes, una historia pacífica entregará un viento sutil... ¿Pero qué pasa si es una historia basada en el sentimiento de la ira? Es entonces cuando los vientos no tienen piedad y están dispuestos a llevarse todo por los aires - Y con esas últimas palabras dio por terminada la respuesta.

Había sido lo más claro que pudo, avanzando lenta y detalladamente hasta llegar a la respuesta a la pregunta, sin embargo, algo del ambiente no le gustaba.

- ¡Vaya! Tanta seriedad acumulada en un solo instante es malo para la salud, aunque quizás es mi culpa - Dijo Silver para intentar erradicar aquello que sentía en el ambiente - Bueno, Alim, espero que eso contestara tus preguntas, aunque por supuesto, si tienes alguna otra duda o necesitas una explicación más detallada con respecto a alguno de los puntos de lo dicho anteriormente, solo dilo - Señaló Silver suavemente, aunque él también tenía una pregunta que hacer - Alim, yo también tengo que preguntarte algo: ¿Qué sientes al momento de una conjuración?

-------------------------------
Spoiler:
Creo que tardaré un poco en recuperar la velocidad de antaño (?)
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Mar Jul 05, 2016 1:51 am

Iba a aprender e iba a poner a muy buenos usos esa magia. Por lo pronto, tenía la mente puesta en botes y barcos. Su experiencia le indicaba que a las personas les encantaba ver volar cosas que comúnmente no lo hicieran, la clave siempre era ponerle sólo una pizca de magia a lo mundano y algo como botes remando por los aires era buen concepto para empezar, ya idearía todo un acto nuevo a raíz de ello. Quizás carruajes, descendiendo de los cielos. Necesitaría practicar muchísimo y hacerse de buen control para cargar esas cosas con naturalidad, manteniendo que pareciese que andaban por sí mismas. Ambiciosas ideas, quizás, pero ya estaba emocionado al respecto. Paró un poco su descarriada imaginación para no perderse por completo del resto de la lección, apoyándose sobre sus codos en la mesa. Si estaban así, no podía prometerle al hombre que no le llamaría su maestro inconscientemente. Lo estaba siendo. No obstante asintió, disponiéndose a intentar.

- Trabajar en conjunto con el viento, estar a gusto juntos... - Repitió en una vocecita leve, sólo haciéndose repaso. Alim acostumbraba estudiar una misma cosa tan sólo una vez, y para ahorrarse esas repeticiones o andar tomando apuntes, necesitaba asegurarse de estar entendiendo de buenas a primeras. Se resumía las cosas como él mejor las entendiese y así proseguía. - Entonces, después de aprender a conjurarlo, lo necesario es aprender a estar más a gusto juntos. Puedo hacer eso. - Continuó. Conjurar era algo que ya sabía, había tenido tiempo para un poco de cada elemento, pero yacía ya trazada el resto de su ruta hacia adelante. - Sí es de mucha ayuda, señor Silver. -

Le causaba bastante gracia, en sí, poder atrapar al maestro temporal un poco y hacerle hablar, aunque se esforzaba por mantener su paciente y atenta expresión para no causar de una forma u otra que se retractara. La pequeña presión que había ejercido ya funcionaba, con eso era suficiente. Y allí estaba la explicación que quería, la que sospechaba que le sería más esclarecedora que cualquier otra; cautivado en el misticismo inherente en lo que escuchaba, el pequeño comprendió al fin el método que seguía quien era ya un entendido en el elemento. No era tan distinto al suyo, después de todo, pero algo que no había oído que ningún otro mago hiciese. De alguna forma, parecía más personal. Y no era como si fuese la lección oficial respecto a cómo hacerlo, Silver no se lo indicaba de ese modo ni pretendía él imitar algo tan personal, pues si no era propio dudaba que funcionase como debía, pero había querido saberlo. Curiosidad innata, interés quizás, una ventana a una cosa más que existía en ese mundo y de la que no había sabido; como fuese, se lo tomaba con la apropiada consideración.

Lo que tanto invadía sus ideas, en esos momentos, era imaginárselo en uso. Una prosa para despertar los vientos en cada distinta forma y a cada intensidad. Quizás innecesariamente, no podía evadir que su mente fuese atrás, a recopilar su propia historia y preguntarse qué clase de conjuro produciría; si acaso uno tempestuoso, o la armonía que preferiría él. Si no se trataba de una historia que pudiese contar alegremente, lo que produciría seguramente no fuese nada bello. De alguna forma, el pensamiento le quitaba ánimos. Bajó la vista en silenciosa contemplación, un asomo de preocupación y desasosiego en la mirada, aunque fue rápido en poner una sonrisa en su rostro y volver al ritmo de las cosas. Tontos pensamientos laterales, no había sido nada más que eso.

- ¡No se preocupe! Hay cosas que exigen seriedad. Además, me ha gustado así. La magia ciertamente ha de haber estado aquí más tiempo que nosotros, antes de que el mundo siquiera fuese el mundo... pero jamás pensé de ese modo en todo lo que ha atestiguado. Es mucha sabiduría, como para no encomendarse un poco a ella. - Culminó con un suspiro soñador, apartando las ideas desagradables y quedándose tercamente en el presente. A fin de cuentas, lo que había conseguido allí no eran sólo lecciones sobre una doctrina mágica, sino también una forma de acercarse más a algo amado. Fantástico por donde lo viese. Se reclinó en la silla, estirando los brazos hacia adelante como si se desperezara de una ardua jornada. - ¿Ve? Estas cosas no se aprenden todas de una misma fuente. A veces, se necesita a un mago experimentado en persona. Que sepa que también leeré, y mucho, pero ni siquiera estos libros tan raros de venir a encontrar tienen ese mérito incalculable. No tengo dudas, señor. ¡Se lo agradezco mucho! - Le dio otra de aquellas sonrisas de oreja a oreja, y una bien ejecutada inclinación, casi llegando a poner la frente contra la mesa. - Gracias por su paciencia conmigo. Tome discípulos algún día, que seguramente les enseñaría bien. Escasean los magos que quieran compartir sus secretos, ¿sabe? - Agregó en tono liviano, casi en broma, aunque sí que creía en lo que decía. Su señor de Atramento le había dedicado de su tiempo y no se había guardado nada; cosa que muchos sabios hacían aquellos días, o al menos muchos que Alim había conocido. Toda su familia, como primordial ejemplo.

Que terminase su lección semi-oficial no significaba que estuviese yéndose a ninguna parte, claro, ni que pensara dejar la compañía de Silver en ese momento. Cuando cayese la noche o cuando el estómago reclamara sustento Alim tendría la sensatez de retirarse a tiempo, pero deshacerse de él antes de tales cosas no era simple tarea. Menos si se le daba atención y motivo para hablar. Motivado por que el hombre tomase interés, deseó dar una buena y acertada respuesta; llevó sus manos al libro abierto en la mesa, regresándose a la primera página, por donde le correspondía ír, y sopesó lo que usualmente sentiría al sostener uno en sus manos, conjurar de sus páginas un hechizo cualquiera. - Hmm... eso sería... - Murmuró pensativamente. Sabía que se sentía agradable, pero debía ser más exacto que eso. Quizás le hiciese bien planteárselo. - Son muchas cosas... me siento feliz, satisfecho, pero eso es lo que siente cada persona que intenta algo y ve resultado, ¿no es así? Conjurar me hace sentir inspirado y contento. Ver la magia en sí, tenerla a mi alrededor, eso me hace sentir acompañado. Aún con mis años, créalo o no, todavía me siento maravillado también. Y por supuesto que hay bastante de cariño en todo ello. - Mantuvo la vista en las páginas, ojeando rápidamente las secciones, pasando el dedo por el borde de las líneas hasta llegar al fondo y pasar la página. Tenerlo todo justo ahí le mantenía bien enfocado. - Ah, yo también le haría una pregunta, pero no es para que me la responda a mi, ni siquiera para que busque la respuesta ahora mismo. Quizás sea asunto práctico y sólo deba ir a probarlo. ¿A quién no le agrada probar algo nuevo? La pregunta seria, mi señor: ¿qué clase de conjuro produciría si no busca ninguna historia para inspiración, sino solamente la suya? La historia de Silver de Atramento, nada más. -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Dom Jul 24, 2016 7:00 pm

- Sí. De ser la magia tan antigua como lo pensamos, es posible que nunca lleguen a acabarse estos conocimientos arcanos - Comentó Silver -  Así como hay muchos métodos para conjurar la magia, también existen un montón de manifestaciones de la misma, apostaría a que la magia se desarrolla y evoluciona con el tiempo, de ser así, siempre existirá algo nuevo que aprender y eso es muy apasionante ¿No lo crees, Alim? - Observó como el aparentemente joven muchacho se reclinaba en la silla y escuchó sus palabras, entregó a Alim entonces una sonrisa - Sí, eso está muy bien, además de practicar personalmente siempre debes leer, actualmente el estudio forma al Sabio en muchos de los casos - Se sintió conmovido por el agradecimiento de Alim - Oh... No hay de que, estoy encantado de haber sido de ayuda - Sin embargo luego escuchó algo curioso ¿De por casualidad había dicho que podría tomar discípulos? - No lo creo, Alim - Añadió una risa corta - Verás, no sé si pueda ser muy constante con eso... - Lo que quería decir era: ''Si tomo discípulos ellos tendrían que soportar que su Maestro enseñara cuando le diera la gana''. Una rutina de enseñanza no era una idea muy atractiva para el mago - Pero gracias de todos modos, es la primera vez que oigo a alguien decirme algo semejante.

Y entonces le tocó al chico responder la pregunta que Silver le había hecho. La expresión animada de Alim cambió a una más pensativa, mientras parecía abrir el libro en la primera página. Luego pareció reflexionar algo más a fondo. Cuando comenzó a hablar, Silver puso la mayor atención posible.

El mago entendió perfectamente que Alim parecía sentir una oleada de sensaciones agradables cuando conjuraba algún hechizo, pero además de ser por el hecho de que lograra el propósito, parecía sentirse bien por la magia en sí misma. Silver entendió a lo que se refería, era posiblemente algo muy parecido a lo que sentía él con esas ''Historias'' dentro de la magia. Silver asintió con la cabeza - Bien. Las sensaciones durante la conjuración son algo muy importante, quiero decir... - Reflexionó unos momentos - Si no te sientes así cuando conjuras alguna cosa, sabrás de inmediato que algo anda mal, puede ser el método de conjuración, puede ser el tipo de magia que estás empleando, o incluso puedes ser tú mismo. Por ejemplo, yo no podría conjurar la Magia de fuego por ahora ¿La razón? Simple, no me siento muy cómodo con ella ¿Entiendes lo que quiero decir?

Pero entonces repentinamente Alim atacó con una interesante pregunta, al escucharla, Silver sonrió complacido, el chico parecía tener curiosidad con respecto a lo que el mago de los vientos había planteado, Silver había pensado en eso, sí, pero nunca lo había puesto en práctica, posiblemente tenía que intentarlo después de todo. Alim le había dado el pequeño empujón que necesitaba.

- Oh, muy interesante - Le comentó asintiendo con la cabeza en señal de aprobación - Sin embargo... La historia de una persona es algo muy largo y complejo, cargado con un sinnúmero de emociones, positivas y negativas ¿Qué podría salir de eso? Una tormenta sin control, quizás, suaves vientos imperturbables, posiblemente. La vida de las personas no es precisamente de un orden específico (En su mayoría, al menos) Por lo que yo diría que esos vientos no tendrían una intensidad específica, posiblemente variarían en cualquier momento. Sería algo desordenado - Entrelazó sus dedos - Entonces, continuando con ese principio de la historia personal de cada uno, todavía se puede hacer algo... Los libros y las historias casi siempre están divididos en partes, capítulos. Puedes usar esa idea y tomar un capítulo que se adecue a lo que busques de la magia. Así, si quieres un viento terrible puedes tomar un capítulo de ira de tu historia, si quieres vientos suaves, puedes buscar esos capítulos de tranquilidad. Eso pienso al respecto, Alim. Pero he de decir que considero muy peligroso utilizar la historia completa de una sola vez, puede ser demasiado.

Y concluyó su explicación, miró fijamente a Alim y dijo - No me vendría mal comenzar con eso, gracias - Se irguió en la silla, bajó la mirada y movió con velocidad la pluma sobre el papel. Tomó una nota rápida a modo de recordatorio en su pequeña libreta. Volvió a levantar su mirada hacia Alim - ¿Alguna otra duda que te inquiete? ¿Algo que quieras decir?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 15, 2016 11:55 pm

Qué misterioso señor era aquel. Tanta experiencia con la magia, tan buena disposición, y aún así decía que no podría ser un maestro. Alim sólo ladeó la cabeza un poco, dejó las cosas así si era lo que el caballero finamente vestido creía, aunque desde su punto de vista pudiese estar en fácil desacuerdo. A él le había enseñado y eso era lo importante; su estilo de vida y su propia preferencia le hacían dudar que fuese a toparse dos veces con un mismo hombre en la inmensidad de aquel nuevo mundo, así que no tenía que preocuparse de que fuese a rehusarle una lección avanzada. Aunque le habría parecido fantástico.

Por lo pronto, le restaba una última enseñanza de parte del hombre. Alim reconoció enseguida un buen consejo, uno que podría quizás salvarle en una situación peligrosa: si un hechizo comenzaba a irse de rumbo, lo sentiría. Sus sentimientos y su instinto sabrían coincidir al respecto. Pausó un instante para repetirse aquello en fuero interno, asegurarse de que fuese a recordarlo. - Nunca he tenido un hechizo fuera de control, mi señor Silver. Pero... tampoco es que haya usado magia fuera del escenario o la práctica personal. Y soy muy cuidadoso al practicar. - Se explicó; de pequeño, no había necesitado más que un sólo incidente dañando el interior de su hogar con llamas y un estricto castigo para aprender que no había prueba y error con las fuerzas de la naturaleza. No de esa forma. Nunca había tenido que enfrentarse a complicaciones con la magia, porque nunca la había utilizado bajo presión o sin cuidadoso planeamiento. - Pero estos días, en esta época, uno nunca puede prever las situaciones desafortunadas en que pueda uno meterse... es bueno ir sabiendo. Lo entiendo y le agradezco~ -

Y aquel era el fin de la lección, mas no significaba que el mago se deshiciese de la presencia de Alim así como así. Lo referente a la vida del hombre le interesaba tanto como sus conocimientos de magia; su pregunta había sido impulsiva, curiosidad pura sin mayores motivos detrás, pero la respuesta probaba ser interesante y hasta útil, a su modo. Asintió en entendimiento y mantuvo la leve y atenta sonrisa en su rostro, aunque eran dudas un tanto amargas las que rondaban su mente en esos momentos. Silver razonaba que lo ideal sería utilizar capítulo a capítulo los momentos de más intensos sentimientos, y en ello, ni negaba tener esa clase de episodios ni parecía intimidado ante la idea de utilizarlos. Supuso que era alguien más valiente de lo que podría asumirse, o su devoción a la magia simplemente sobrepasaba lo demás. No era así para él. Dejó su imaginación divagar un poco, pensando en lo llanas que serían sus propias ventiscas; nada desordenado, en realidad. No había habido grandes emociones en su historia. Extensiones de tiempo demasiado largas en soledad y en silencio, tan poco interesantes como el viento de media tarde en los más desolados valles. No sería de utilidad para nada. Ni siquiera era lindo o artístico. Bajó la vista un poco, y cuando reaccionó de su pequeño desesperanzado ensueño, Silver estaba ya tomando anotación de lo recién dicho.

- Hehe. ¿Le he aportado algo entonces? ¡Qué bueno es eso! - Dijo, levantando a cuenta nueva sus ánimos. - Aah, sí que me ha tomado en serio. Si fuese a utilizarse, tiene razón en que tendría que ser de ese modo, pensando en un capítulo en especial... ¡se lo ha pensado muy bien! Eso se lo debo agradecer. - Inclinó la cabeza un par de momentos en un gesto de agradecimiento; después de todo, el aspecto físico que en muchas cosas le beneficiaba, no le servía tan bien cuando se trataba de que los demás tomasen con seriedad sus ideas y su criterio. Aunque también influía que no todos se detenían a preguntarle su edad, ni le creían cuando la decía. Se enderezó tan rápidamente, que más o menos rebotaba en su asiento. - Seguramente descubrirá nuevas cosas así, sabio señor. Ánimos, ánimos~ -

Y prontamente se movió para bajar del alto asiento, pues sabía que si se quedaba allí frente a Silver, no se contendría de seguir quitándole tiempo. Se dejó caer del borde de la silla con un saltito, poniendo el libro que leería bajo su brazo al corretear al otro lado de la mesa, donde el hombre estaba. - Oh, no. No siempre es preguntar, ¿no? A veces, es sólo observar fiiijamente. - Le respondió al detenerse a su lado, encaramándose un poco y alzándose sobre las puntas de sus pies para ver sus anotaciones. Usaba pluma; la marca de un verdadero caballero, seguramente. Pero no pensaba ser tan imprudente como para espiar toda su libreta, aunque sí se interesase en lo que fuese a hacer. - Es broma, por si las dudas. Fue muy amable conmigo hasta ahora, no se lo pagaré siendo una molestia. Con encontrar un lugarcito cómodo y de buena vista en este lugar, verá que sabré estarme en silencio; ni se dará cuenta de que estoy por aquí. - Alzó la vista a él, dejando que sus modales le recordasen no ir muy encima. - ¿Tiene un sitio favorito para leer, señor Silver? -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 13, 2016 8:04 pm

- Eso es muy bueno - Señaló Silver cuando Alim afirmó que nunca había tenido un hechizo fuera de control - Y espero que no te suceda, pues si bien es experiencia que de algún modo puede ser útil a futuro, en el momento no es algo sano. Imagina, en mi torpeza, hace unos años, me sucedió con un conjuro básico de viento, en realidad no fue algo tan terrible (Aunque para algunos de los libros sí que lo fue), es sólo que la sala terminó en completo desorden, por fortuna se trataba de simple viento, no estaba practicando algo peligroso... Aunque bueno, no sé lo que sucedería si se da el caso con magia como lo es la del fuego, y no sé muy bien si quiero saberlo... ¡Ah, claro que no! - Y por donde lo mirara, la magia de fuego y rayo eran algo bastante peligroso, el viento, si quería, también podía serlo, pero también podía ser bastante tranquilo, posiblemente incluso más que los otros dos teniendo su grado de paz en lo alto. Silver se creía capaz de decir que había sido bastante afortunado en el hecho de que su caso hubiese sido algo tan suave - Sí, es cierto, es mejor irse con cuidado... - Le extrañó un poco que Alim agradeciera de esa forma - Oh, no tienes que agradecer, Alim, pues al fin y al cabo estamos aprendiendo en conjunto ¿No es así? De lo contrario podríamos irnos a leer cada uno dentro de una caja con las palabras "No molestar" en su superficie - Y rió, como si del chiste más gracioso de todos se tratase.

Bajó la mirada a la nota que había sido escrita en su libreta, y comenzó a pensar ¿Qué saldría de un conjuro realizado con base en un capítulo de su vida? No sabía en realidad, pues su juventud no fue algo demasiado emocionante, pero tampoco tan apagado, bien podría usar aquellos de los cuales sabía de forma bastante acertada lo que podría salir, pero le llamaba más la atención experimentar con aquellos de los cuales desconocía lo que saldría, claro, siempre que estuviese seguro de que "eso" no fuese algo que atentara contra su vida o su integridad en general. Pensó que no se había equivocado con su afirmación de que estaban aprendiendo en conjunto, pues esa idea para él era algo que además de ser considerada, debía ser probada, bien podían algunos tomarlo por loco o afirmar que aquello que postulaba estaba en lo incorrecto, sin embargo lo que disipaba sus dudas era el hecho de que existían una buena cantidad de escuelas en las que se proponían diversas formas de ver la magia, algunas hablaban de espíritus, otras hablaban del potencial interior de cada individuo, y así muchas más, y lo más sorprendente: todas funcionaban al final. Eso era lo que lo animaba a no claudicar desde hace mucho.

- Uno aporta desde un lado, otro desde el suyo, al final ambos salimos bien de esto ¿Eh? - Dijo Silver bastante animado - ¿Y por qué no iría a escucharte? Siempre he pensado que hay que considerar las buenas ideas, por más descabelladas que puedan sonar, me he encontrado con cosas sumamente raras, cosas como la inclinación mágica del individuo por naturaleza según el largo de su cabello ¡Hahaha! Pero bueno ¿Quién soy para negar esas ideas? A todas debiésemos prestarles al menos un mínimo de atención. Más aún cuando provienen de un mago de cincuenta y dos años, un verdadero portador de experiencia - Observó el Mago de Viento, porque ya no le cabía duda de la veracidad de eso.

Entonces Alim lo tomó por sorpresa, pues repentinamente bajó de su silla y se dirigió hacia donde él estaba, una vez a su lado, se las arregló para ver lo que tenía escrito en la libreta. Un sudor frío recorrió su espalda, no por la acción del contrario en sí, sino porque en esa libreta él solía anotar sus estupideces e ideas raras, algunas que quería mantener en secreto, volteó tratando de no demostrar el pánico para echar una ojeada a la hoja y... Se calmó, el papel, salvo por la nota que acababa de escribir, estaba completamente en blanco.

- No me ataques por sorpresa - Se vio a sí mismo decir cuando Alim afirmó que se trataba de una broma - Oh, no me cabe duda que eres capaz de hacer eso, a mí también me sucede, son algunas escenas que te llaman a ser activo de vez en cuando a pesar de que el lugar en donde estás te diga lo contrario. Fíjate, se supone que estamos en una biblioteca en donde se debe mantener el silencio, ya te digo yo que, en algún momento, alguien entrará por ahí - Señaló el acceso más cercano al lugar en donde estaban - Y nos solicitará amablemente que guardemos silencio (Si no está de mal humor, claro) - Entonces, cuando escuchó la pregunta que le hacía Alim se dio cuenta de que se había desviado del punto, se rió interiormente de sí mismo - ¿Un lugar favorito para leer? Pues no lo sé... Supongo que en mi casa, con una exquisita taza de té al lado. Viene de maravilla. Por lo demás, cualquier lugar cómodo y con té es bienvenido - Señaló mientras asentía con la cabeza - ¿Y qué hay de ti? Por lo que me has dicho viajas bastante, tus ropajes también me lo dicen, si me permites mencionarlo, entonces... ¿Tienes alguna preferencia respecto al lugar en donde leer o algún otro parámetro? - Podría ser una posición, la vista, la calidez del ambiente, y mucho más, no era algo que pudiese inferir.

Se detuvo a pensar un momento entonces en el tema de que Alim era un viajero, no se había detenido a preguntar algo importante, tal vez demasiado - ¿Qué te parece el frío de por aquí? - Añadió divertido con una sonrisa - Cuando entraste y abriste la ventana casi te congelaste ¿El lugar del que vienes acaso poseía clima cálido? - Hizo memoria, se había presentado como Alim de Jehanna, Silver no conocía de ese país - Disculpa la ignorancia, no he estudiado mucho de los países fuera de Elibe.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 28, 2016 9:45 pm

Pese a que su educación intentara inclinarlo a no cometer un sólo error cuando de espíritus naturales se trataba, Alim creía que en la experimentación y la prueba yacía la verdadera ruta a nuevos conocimientos. Unos pocos traspiés no le parecían graves; la ruta que seguía Silver, a su parecer, era la más productiva de todas, experimental y libre aunque inortodoxa para ciertas líneas del aprendizaje de la magia. Sus estudios independientes no habían sido muy distintos. Por supuesto, la cooperación con otros magos era un aspecto difícil para él, motivo por el cual ponía mayores esperanzas desde ya al futuro de aquel hombre. Tenía las ideas correctas y una disposición que le ayudaría a desarrollar por completo su potencial. Habiendo sido ya maestro de otros magos y acostumbrándose a ver a todo ser humano como su menor, aquella era la visión con que Alim le juzgaba.

- Pensando así llegará muy lejos, señor Silver. De todo intento y prueba se aprende algo, ¿no es así? Y en cuanto a un elemento, más todavía, porque en cada intento se le conoce un poco mejor. Sabrá el viento que usted es un buen hombre ante el cual expresarse. ¡Algún día, seguramente aprenda cosas que nadie más ha descubierto todavía! - Dijo, estirándose para dar una leve palmada sobre su hombro, cual adulto felicitando cariñosamente a un joven estudiante. Lo habría hecho sobre la cabeza del hombre de Atramento, si tan sólo las distancias y la altura no le representaran dificultad. Era una lástima que se tratara tan sólo de un hombre, cuyos años en el mundo serían cortos; esperaba que el tiempo bastara para llegar hasta donde imaginaba que llegaría. Ya se lo harían saber las leyendas y rumores, algunas décadas más adelante. De momento, conocerle en persona le hacía suficientemente feliz.

Rió a los extraños gestos del hombre, que demostraba cierto excentricismo sobre su forma de trabajar. El pequeño marcado prefería que así fuese, mas cierto era que no convendría a ninguno de los dos ser regañados por personal de la biblioteca; asintiendo enérgicamente más veces de las necesarias, Alim se aproximó a la silla ajena nuevamente, no a modo de observarle sino para poder bajar la voz a un tono secretivo y cómplice, bastante divertido él mismo por lo que hacía. - En casa y junto a una taza de té... es difícil de lograr ahora mismo. Un andante como yo tiene que arreglárselas de otra forma; "casa" es algo que no sabría nombrar, pues hay muchos lugares que me agradan, pero no tengo algo así. Soy de los caminos, señor. - Disfrutó, a su vez, de tener oportunidad de dar esa clase de misteriosa respuesta. Era un viajero, como el otro mago decía, pero uno que había asumido muy personalmente su condición. Aunque recordase aún donde se ubicaba el hogar en que se había criado, no veía posible vuelta atrás hacia allí. - Pero verá, el lugar en el que nací sí que era cálido. Jehanna es... prácticamente desértico. Me vengo acostumbrando a todo, ¡pero de Jehanna a Ilia sigue siendo un salto largo! Mucha diferencia, hasta para mi. - Dijo, mirando de costado a la ventana de aquella habitación, a través de la cual se veían los ligeros copos de nieve ser remecidos por el viento. Recordaba cómo se había sentido al abrirla; el frío en las alturas no le estaría sentando bien por mucho tiempo todavía. - Y entre más alto, más helado, ¿no? Mejor si evito subir más... lástima, una torre muy alta sonaba como buen lugar... -

Aunque había imaginado que sería fantástico sentarse a leer al alféizar de una ventana así, en un sitio aún más alto, un cambio de planes sería necesario. Lo sopesó escasos momentos más, retrocediendo de Silver y llevando una mano a su mentón en pensativo gesto al caminar hacia atrás. Los viajes le habían enseñado a acomodarse en prácticamente cualquier sitio, así fuese el lomo de un caballo en movimiento o sobre un barco fuertemente agitado por el mal tiempo en los mares. No obstante, tenía sus preferencias. - Había una chimenea encastrada bastante grande y llamativa en el primer piso, si mal no recuerdo... creo que me tendré que conformar con ponerme cómodo ahí. Uno no puede leer con los pies fríos. - Musitó en soñador tono, alzando uno de sus pies revestidos de calzado fino y ligero para enfatizar. Apenas sentía los dedos, lo cual no debía ser bueno. Llegado, pues, el momento de despedirse de su momentáneo compañero de estudio, el mago apoyó una mano en el pomo de la puerta y allí paró, volviendo la vista atrás.

- Gracias por dejarme acompañarlo, por la lección y por todo. Fue un honor. - Dijo, soltando un instante para realizar una profunda y grácil reverencia, tan acostumbrado a hacerlas en el escenario, que sentaba natural el leve doblar de sus rodillas y la mano que apoyaba en su pecho al bajar. Al alzarse nuevamente, dio una amplia sonrisa al hombre, aquel cuya amabilidad estaría recordando. - Le dejaré por ahora, no debo interrumpir demasiado el trabajo de un sabio, pero deme su palabra de que seguirá estudiando duro, ¿sí? Le espera la grandeza, yo lo sé. ¡Hágase famoso, Silver de Atramento! - No controló el impulso de alzar la voz con ánimo en la última parte, pero suponía que nada malo sucedería ya. Se retiraría de la habitación enseguida, para corretear al piso inferior y leer a la tentadora calidez de la chimenea.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 31, 2016 1:26 am

A Silver le agradaba la posibilidad de tener conversaciones como aquella con otros magos, aunque no era muy común que las tuviera, pues a pesar de que la Gran Biblioteca de Ilia tenía su propio espacio de entrenamiento mágico, Silver prefería el estudio individual, pues él consideraba que la magia misma era la mejor maestra, aunque era cierto que estudios y libros eran necesarios para acercarse a ella, de eso no le cabía duda alguna. Al tener conversaciones como las que había tenido con Alim no sólo se aprendían cosas nuevas, sino que además era un buen espacio para repasar y profundizar sobre los conocimientos que ya se tenían, por lo tanto esa charla había sido algo completamente positivo por donde se le mirara, estaba bastante feliz por el rumbo que había tomado el diálogo, y eso era algo que no podía evitar, pues además de lo interesante de la conversación en sí había recibido una nueva idea para estudiar, esperaba que para Alim hubiese sido todo igual de positivo.

- Sería grandioso si así fuera - Respondió Silver ante la expresión del mayor en relación a aprender cosas que aún no se descubrían - Sí, no me cabe duda de que eso sería algo espectacular para cualquier mago, aunque antes que aspirar a conocer lo que nadie conoce, prefiero adquirir conocimiento sobre lo que yo no sé ¡y si de paso aprendo algo desconocido para todo el mundo, pues tanto mejor! - Rió un poco - Espero que tú también descubras cosas nuevas en este amplio y misterioso mundo que es es la magia, y claro, que encuentres aquello que buscas dentro del mismo.

Escuchó las palabras de Alim cuando explicaba cual sería su lugar favorito para leer, aunque claro, tal y como había mencionado con anterioridad, él era un viajero, por consiguiente no podía destinar un lugar específico para la lectura, por supuesto, en lugar de centrarse en las desventajas era más conveniente fijarse en sus ventajas - Bueno, eso también es una ventaja, puedes ponerte cómodo en donde otros no podrían ¿Verdad? - Y sabía que estaba en lo cierto, incluso dentro de su familia habían algunos magos que simplemente no eran capaces de concentrarse en la lectura si no estaban en un lugar silencioso y cerrado como lo era una biblioteca.

Alim le explicó luego que las tierras por donde venía eran prácticamente desérticas, las cejas de Silver se arquearon por la sorpresa, estando acostumbrado a un ambiente caluroso no le extrañaría que el mago de apariencia joven estuviese ya enfermo y débil considerando la gran inclemencia de las frías tierras de Ilia, otra prueba de que la adaptación de un viajero es una herramienta bastante útil - Vaya, es cierto, deberías ir a entrar en calor si no quieres enfermarte, eso no le viene bien a nadie - Sentenció al tiempo que palmeaba con suavidad uno de los hombros de Alim de la misma forma en que el contrario lo había hecho instantes atrás.

Y con eso la fuerza de la conversación mermó, ya estaba claro que ahora cada uno tenía que reanudar su estudio individual, Alim le había agradado un montón, le hubiese parecido ideal la posibilidad de tener más conversaciones de ese tipo con él, aunque claro, debía ir hacia aquella chimenea que había mencionado ¡De lo contrario seguro se resfriaba! - Claro, hay una, y en realidad es bastante cómodo leer a su lado cuando el día está especialmente helado, te lo recomiendo - Dijo asintiendo con la cabeza para darle fuerza a su postura. Entonces Alim emprendió la retirada, sin embargo antes de salir volteó para agradecer por el momento de estudio - No tienes nada que agradecer, de hecho yo debería agradecerte por todo, gracias a ti tengo un interesante punto que estudiar. Y también he de decir que fue un honor para mí poder estudiar contigo - Presenció los buenos modales de Alim seguido de unas palabras bastante inspiradoras - Por supuesto que estudiaré bastante, y espero que tú también lo hagas, pero además hay que poner el estudio en práctica, mi parte favorita. Y muchas gracias por tus buenos deseos, estoy seguro de que también llegarás bastante lejos. Espero tener noticias de ti pronto - Y le obsequió una sonrisa amigable antes de despedirse - Hasta pronto, que tengas buenos viajes.

Cuando Alim se marchó, antes de continuar con su estudio, Silver tomó nota de su encuentro con el otro mago, es evidente que era algo que en sí era bastante sorprendente ¿Cuántas veces te encuentras con un mago que aparenta ser un niño pero que afirma luego de hablar unos momentos tener muchos años más? ¡Si era bastante mayor que él! Posteriormente tomó el libro que anteriormente había estado leyendo para proseguir con el repaso de conocimientos, al lado del concentrado mago estaba la libreta abierta, en la página podía leerse lo hablado sobre los "capítulos" de la vida de cada individuo, abajo de todo esto estaba escrito el nombre de aquel mago con quien había formulado la idea: "Alim de Jehanna, el ilusionista".
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Eliwood el Jue Ene 05, 2017 1:57 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Ambos obtienen +2 EXP.

Gracias al aumento de experiencia, Alim obtiene el primer skill de la clase Mage:

Espiritualidad - Permite al mago ignorar cualquier dificultad del territorio, utilizando su conexión con los espíritus para abrir su camino contra arena, terreno escabroso, mal clima, etc., inclusive avanzar lenta y cuidadosamente por sobre la superficie de un cuerpo de agua, sin que sus pies se hundan en esta.

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
605


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El estudio forma al Sabio [Entrenamiento] [Priv. Alim]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.