Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Un intento sin éxito [Priv. Chrom]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un intento sin éxito [Priv. Chrom]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 20, 2016 7:34 pm

Al principio, los nobles se quejaban ante la debilidad de la monarca a la hora de atacar Plegia aprovechando su debilidad lo que, en realidad, era para ella una muestra de fortaleza y algo que no debía hacer bajo ningún concepto. Había ocasiones en las que Emmeryn tenía la sensación de que no importaba cuánto intentase conseguir con sus medidas, que ningún miembro de la corte iba a aceptarlas.

Por si fuera poco, su hermano había empezado a formar una especie de grupo militar dirigido por él para liberar Ylisse o, al menos, eso creía. Quería hablarlo con él y convencerle de que no debía hacerlo. Su hermano podría acabar herido o incluso muerto y eso era algo que ella, como persona, no podía soportar. Le dolía en el alma hasta la muerte de aquella persona que no conoce en absoluto incluso si no es de Ylisse. ¿Cuánto le podría doler enterarse de la hipotética noticia del fallecimiento de su hermano, a quien amaba con tanta locura como al resto de su familia? La destrozaría sin duda.

Y, como si la preocupación por su hermano no fuese suficiente, los nobles aprovechaban la noticia para abalanzarse contra ella y acusarla de multitud de situaciones. Como era de esperar y a lo que tan acostumbrada estaba, había dos versiones: por un lado, estaban aquellos que defendían la postura de su hermano, asegurando que era un gran honor defender la patria de las amenazas, mientras que la facción más política aseguraba que un miembro de la realeza no debía siquiera pensar en eso y que su deber era dirigir y no combatir.

Si no me equivoco ―tuvo que intervenir―. El deber de la nobleza es la protección de los súbditos, caballeros ―dijo―. El príncipe Chrom ha decidido proteger a los civiles de una forma tan aceptable y honorable como la que todos nosotros hemos escogido. ¿No es por eso por lo que estamos aquí todos presentes?
S-sí, Majestad, pero…
Sin embargo, comprendo vuestra ansiedad ―admití―. Si el futuro heredero pereciese, Ylisse podría enfrentar una situación comprometedora. Hablaré con él con relación a este asunto.

Y así, junto con otros temas de economía que fueron posteriores a este, la reunión finalizó y la Venerable pudo olvidar durante el resto del día las charlas interminables y que en ocasiones no parecían dar fruto. Ahora, sin embargo, lo que debía hacer era buscar a su hermano y, al menos, intentar hacer que reconsiderase su idea. Podría ordenárselo como la reina del país, pero aquello sería injusto. Aunque las ganas no le faltaban.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un intento sin éxito [Priv. Chrom]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 26, 2016 10:19 pm

Ese día el consejo se había reunido. Chrom lo sabía porque en todo el día no había visto a su hermana, y aunque él, por derecho, podía acudir a esta clase de reuniones lo cierto es que no lo hacía si no tenía un interés militar o algo que realmente le incumbiese directamente. No porque no quisiese, o algo parecido, sino porque por el bien de todos (sobretodo el de su hermana la Venerable), era mejor que el hombre no escuchase directamente las cosas que le exigían en más de una ocasión.

Por supuesto, el tenía perfectos modales y sabía ser más que diplomático por su enseñanza, sin embargo, sus creencias e ideales eran a veces demasiado fuertes y discrepaba bastante con algunos nobles que se ocupaban de sentarse en este tipo de reuniones. Chrom no quería escuchar ni de unos, ni de otros, sobretodo en esos momentos tan delicados en que una nueva guerra se estaba gestando, si es que no estaba en marcha ya.

Así que ahí estaba, en sus aposentos y justo habiendo vuelto de una sesión de entrenamiento en el patio, descolgándose el cinto del arma de la cintura y dispuesto a cambiarse de ropa o a tomar un baño para relajar los músculos. Entrenar le hacía sentir bien, y por eso siempre aprovechaba sus ratos libres para dedicarse a ello, aunque siempre había algunas quejas aquí y allá. Sobre todo de los soldados que lo hacían junto a él, comentando que sería todo mejor si Chrom dejase de romper equipo pertinente con su espada. El príncipe no sabía a que se referían con ello.

Más sin embargo, alguien llamó a su puerta de repente y Chrom levantó algo la mirada desde donde estaba, algo sorprendido de que le fuesen a buscar a esas horas de ya entrada bastante la tarde.

Adelante. ―Comentó simplemente, más curioso que cansado pero todavía distraído en su tarea de deshacerse de la capa que llevaba sobre un hombro, algo pesada de la arena del patio de armas. Sea quien fuese, su baño podría esperar a más tarde.― Mi señor... su hermana la Venerable desea hablar con usted. ―Una de las guardas que acompañaba a Emmeryn fue la que abrió la puerta, y en seguida se apartó para que la reina pudiese entrar en la estancia. Aquello si que sorprendió al hermano pequeño, puesto que aquello no era del todo usual.― ¿Qué ocurre, Emmy?.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un intento sin éxito [Priv. Chrom]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 28, 2016 5:28 pm

Cuando la reina vio a su hermano, lo primero de lo que pudo percatarse era de que debía haber estado entrenando antes de llegar. Probablemente le había pillado en un mal momento y entonces el pensamiento de abandonar la sala se le hizo presente. Sin embargo, no podía evitar sentirse aliviada al verlo. Era perfectamente consciente de que su hermano iba a irse para batallar contra los emergidos a quién sabía dónde, pero lo cierto es que poder pasar aunque fuese un solo minuto con su familia ya era algo maravilloso. Se sentía como si recuperase las fuerzas al ver las caras de sus hermanos o su sobrina.

Podéis dejarnos. Gracias por todo ―y entonces la puerta se cerró con suavidad. Emmeryn no habló hasta que escuchó el cierre―. Mentiría si dijese que no, pero no es nada urgente ―explicó―. Espero no haber interrumpido nada. De lo contrario, puedo esperar.

Caminó un poco más hasta estar a una corta distancia de su hermano. A pesar de la edad, él era más alto. Sin embargo, eso no impedía a la reina pensar en los momentos en los que prácticamente podía llevarlo en sus brazos. Una pequeña sonrisa se dibujó en la cara de la Venerable mientras recordaba aquella época que, a pesar de lo dolorosa que fue en ciertas situaciones, tener a sus hermanos hizo que fuese mucho más suave.

Cada vez que te veo recuerdo cuándo tenías apenas un año ―rio―. El tiempo pasa rápido, ¿no crees? Antes eras un bebé y ahora eres padre de una maravillosa joven.

La sonrisa que mostró durante unos segundos se desvaneció lentamente a medida que iba recordando aquello de lo que tenía que hablar con su hermano. Por lo menos tenía que intentar disuadirlo. De lo contrario, ¿qué clase de hermana sería? No podía permitirse mandarlo ante el peligro.

Tomó un asiento y entonces se dirigió, de nuevo, a su hermano.

Es el mismo asunto que el de las otras veces ―dijo―. Creo que será una charla larga, así que puedo esperar a que estés disponible ―avisó―. Como recordatorio, te diré exactamente de qué se trata, así comprenderás por qué prefiero esperar a hablar esto en condiciones: es con relación a tus planes de futuro. Más específicamente… ir a combatir a los emergidos.

Se quedó en silencio, esperando a ver qué diría su hermano. Esperaba que comprendiese por qué la conversación sería larga. Emmeryn jamás usaría su autoridad como Venerable, pero eso no le impedía intentar evitar que su hermano vaya al peligro. Sabía que él era capaz de luchar y de elaborar estrategias si era necesario, pero la sola idea de que vaya al combate la aterraba de sobremanera. Pero tampoco podía obligarle a abandonar su idea. Sabía que lo hacía por el bien de Ylisse también.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un intento sin éxito [Priv. Chrom]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 28, 2016 11:57 pm

Cuando él también escuchó la puerta cerrarse, supo que Emmy iba a empezar a hablar. No mentiría si no hubiera algo en él intranquilo de ver a su hermana allí, queriéndole hablar de algo, porque la mayoría de las veces ella estaba muy ocupada y el tiempo que tenía libre lo usaba, razonablemente, para estar tranquila y descansar. Ellos hablaban durante las comidas y cenas, así que cuando había algo más privado que tenían que discutir, su hermana mayor acudía a su cuarto a hablar con él. Y eso, desde siempre, había puesto nervioso a Chrom. Sin embargo, era ya un adulto y podía ocultar aquella mala sensación dentro suya, mostrándose más tranquilo y razonable ante la situación de poder recibir malas noticias. Solo que esperaba que no fueran muy graves.

No, no. Que va. —Se apresuró a decir, mientras se giraba un poco hacia ella. — Acabo de llegar de entrenar, así que no hay nada que interrumpas. Además, si hubiera algo lo pospondría por ti. Tengo todo el tiempo que necesites.

Y aquello era verdad. Chrom nunca le había negado algo así a su hermana, y no iba a empezar a hacerlo sin necesidad, por más pensamientos que tuviera sobre el motivo de por qué estaba allí.

Agh, vamos Emmy… —Aquello hizo que se avergonzase un poco, haciendo un gesto que incluso podía considerarse tímido y algo quejicoso, más propio de un chico que de un hombre como él. Que le dijese aquellas cosas le hacía recordarse a sí mismo de niño también, por lo que a su mente volvían los recuerdos de gritos y algunas peleas tontas con Emmy en estar en desacuerdo en muchas cosas que él no quería hacer por la tozudez propia de los infantes. Sin embargo, al final ella siempre le convencía de todo, porque Chrom sabía que tenía razón. Era su hermana mayor y siempre le había cuidado, a él y a Lissa. — Jovencita que por cierto, pasa más tiempo fuera que aquí. En serio, ¿por qué tuvo que parecerse tanto a mí y estar enamorada de la espada? Es hasta problemático. —Y era en esos momentos que sonaba, desde luego, como todo un padre, mientras suspiraba entre preocupación y desacuerdo.

Sin embargo, estaba seguro que su hermana, tan ocupada y exhausta como el cargo la dejaba, no había ido hasta allí para hablar sobre Lucina.

A Chrom se le hizo dificil ver la sonrisa contraria desaparecer de sus labios y tuvo que apartar algo la vista sin poder evitarlo. Podía aguantarle la mirada fuese a quien fuese, pero no a su hermana cuando estaba claro que tenía un gesto triste y preocupado. Aquello le… hacía sentir mal, pero tenía que ser fuerte, porque más o menos sabía de qué iba a hablarle. Si lo pensaba, estaba claro, ya que no era desde luego la primera vez. Desde que Chrom había mostrado las intenciones de su plan, siendo Emmeryn la primera en saberlo, a esta no le había parecido bien. Puede que no se hubiese mostrado totalmente en desacuerdo porque estaba seguro de que ella le entendía… pero el príncipe también era capaz de entenderla a ella. Y como la entendía, era por lo que tenía que ser fuerte y, esta vez, no dar su brazo a torcer.

Suspiró antes de volver a hablar, tras escuchar sus palabras.

Ya hemos hablado otras veces de eso, Emmy. —Murmuró, tratando de mostrarse lo firme que se estaba repitiendo mentalmente. Aún así, le indicó que tomase asiento en las cómodas butacas que Chrom tenía en su cuarto, ya que la intención ahí era mantener una conversación extensa. El príncipe siguió a la Venerable para sentarse después de ella, en frente, de una forma en la que se dejó caer en el exceso de comodidad del asiento. — …Pero te lo han vuelto a decir en el consejo de hoy, ¿verdad? —Siempre era eso, o la mayoría de las veces.— Sabes que es lo único que yo puedo hacer para ayudar a todos los que viven con nosotros en el reino. Para protegerlos. Yo no reino desde un trono como tú, y ellos te necesitan así, pero también puedo hacer mi parte. ¡Y tú realmente sabes eso! No me puedo quedar aquí sin hacer nada.

Sí, aquello iba a ser largo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un intento sin éxito [Priv. Chrom]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 29, 2016 10:32 am

Tras escuchar las palabras de su hermano negando la posibilidad de que le estuviera interrumpiendo, la Venerable dejó escapar un pequeño suspiro de alivio. Lo último que querría sería ser un estorbo para su hermano en lo que sea que estuviera cerca de hacer. Además, probablemente debido a la ausencia de la madre, no podía evitar sentirse como si tuviese que, en ocasiones, mimarlo (aunque jamás lo haría en público por motivos más que obvios).

Sin embargo, a pesar de la tensión por el asunto del que quería hablar, no pudo evitar reírse con cierta suavidad cuando Chrom se quejaba de la actitud de su hija debido a que era demasiado parecida a él. Durante unos instantes, Emmeryn se planteó si debía decirle lo que pensaba de ese comentario y, al final, decidió hacerlo.

De tal palo, tal astilla. ¿Me pregunto de quién habrá sacado tal costumbre? ―preguntó para después seguir riendo un poco más―. Tampoco es algo que esté mal ―añadió―. Nunca he sido partidaria del uso de las armas, pero no creo que saber cómo usarlas en el futuro sea algo incorrecto tampoco.

Sin embargo, el tiempo de las bromas había pasado y tenía que intentar convencer a su hermano de lo que, para desgracia para Emmeryn, era su propia cabezonería de no querer ver a su hermano herido. Era injusto, pero incluso si tiene un deber con el pueblo de Ylisse y sabía que lo correcto era combatir a los emergidos, no podía soportar la idea de que alguien a quien apreciase fuese herido o, en el peor de los casos, asesinado.

Además, para empeorar las cosas, Chrom siempre había sido inteligente y esta no iba a ser una excepción a ello. La Venerable asintió con la cabeza y sintió cuando escuchó la argumentación de su hermano dos sentimientos completamente opuestos. Por un lado, estaba orgullosa de que Chrom quisiera ayudar al pueblo de Ylisse y sabía que tenía razón. Eliminar a los emergidos es algo necesario y estaba segura de que eso le daría aún más facilidades para heredar el trono. Sin embargo, por otro lado, estaba destrozada. No quería que su hermano pequeño al que todavía, en ocasiones, veía como aquel jovencito que empezaba a aprender a manejar la espada. El simple hecho de que fuese al combate, sin ninguna garantía de que fuese a estar a salvo, la aterraba.

Parte del consejo cree que exponer al príncipe heredero a tal peligro no es recomendable ―dijo―. Pero… eso no es todo, Chrom. Entiendo por qué lo dices. También comprendo que no quieres quedarte sin hacer nada. Y, en el fondo, me enorgullece como tu hermana que te sientas de esa forma y quieras luchar contra ellos. Sin embargo… ―apretó un poco los puños, pero intentó que no se notase levantando la mirada a su hermano―. Desde un punto de vista personal, preferiría que no fueses.

Intentaba mantenerse tranquila. Se sentía fatal, intentando convencer a su hermano de que no debía hacerlo. Pero, por otro lado, ¿qué se supone que iba a hacer? No tenía ninguna otra opción salvo dejarle ir y tampoco quería que fuese herido.

Formar a un grupo de soldados no es tarea fácil. Menos aún reclutarlos. ¿Cómo piensas llevar a cabo todo eso? ¿De cuántos hombres constituirá ese grupo? Luchar contra los emergidos es una causa muy noble pero, ¿es necesario formar ese escuadrón sí o sí? ¿No puedes ir junto al Ejército Real? Ellos combaten al mismo enemigo. ¿Por qué no partir con ellos en lugar de intentar ir por tu cuenta?

“¿Y si algo te pasa?” Era la pregunta más importante que quería hacer, pero intentó ocultar sus emociones para intentar no condicionar más a su hermano de lo que probablemente ya lo hiciera. Quería escuchar sus argumentos. Por lo menos quería estar tranquila de que iba a ir con gente de absoluta confianza. De hecho, de ser posible, ella le acompañaría. De esa forma, podría asegurarse de que su hermano estaría a salvo. Sin embargo, Chrom tenía razón en que ella tenía su propia forma de afrontar las situaciones.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un intento sin éxito [Priv. Chrom]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 29, 2016 9:02 pm

No sabía si Emmeryn le estaba diciendo lo de su hija a modo de que tomase ejemplo de lo que él mismo decía o para realmente solo comentarlo porque lo encontraba gracioso. ¡Pero para Chrom no era en realidad gracioso! Uno de los motivos por los que se quejaba era porque, también, entendía el sentimiento de su hermana para con él como él para con su hija. No quería que saliera sola, confiada de que no le pasaría nada y luego sufriese un accidente, o una emboscada, o lo que fuese… Sabía lo que era tener esa sensación, lo sabía. Además Lucina siempre iba con escoltas así que en ese sentido tenía que admitir que por su parte había más seguridad. Pero la diferencia también estaba en que él tenía más experiencias en batallas, en la vida, y era mucho más mayor. Era un hombre que realmente podía cuidarse las espaldas afuera en el mundo. Aunque sabía que eso, a efectos prácticos, significaba poco para el corazón.

Pues por eso mismo me quejo, porque se parece demasiado a mí. Pero a diferencia de ella yo sé qué es lo que puedo y no puedo hacer. ― Suspiró un poco cansado. No servía de nada decirle nada a su hija en los tiempos que corrían. Después de todo ella tampoco quería quedarse sin hacer nada. ― Lo peor es que si Sheila estuviese aquí, la apoyaría. ―Y de eso estaba seguro. Su mujer se hubiera alegrado tanto de que su hija pelease por sí misma y en lo que creía, que incluso la hubiera animado. Aunque hablar de su difunta esposa era algo excepcional, puesto que en muy pocas veces, o nunca, la mencionaba. Sin embargo, Emmy era con casi la única persona que hablaba de ello de forma algo natural, siendo la otra excepción su hermana pequeña. Solo porque ellas habían compartido su mismo dolor. ― Es mi único alivio. Tiene mucho talento con la espada y le he enseñado todo lo que sé… Si tiene que utilizarla para defenderse, la utilizará bien. ―Pero eso no quería decir que no siguiese siendo su niña y que, de hecho, siguiese viéndola como una niña.

Pero no era momento de quejarse, ni de seguir por ahí. Su hermana quería hablar y él tenía que respetar eso en vez de simplemente quejarse de temas que eran muy normales para un padre. No quería dar más rodeos para la conversación que iban a tener, porque cuando más alargase, más angustiada se vería Emmeryn y eso él no se lo permitía a sí mismo, ponerla así. Una de las cosas que más odiaba era ver tristes a sus hermanas. Así que simplemente calló y dejo que la mujer hablase, poniéndole toda la atención del mundo.

Si, pero Emmy… ―Quiso replicar, decirle de nuevo que quedarse encerrado no era lo que un príncipe heredero debía de demostrar. ¿Salvarse él mientras los demás morían? ¿Qué clase de gobernante entonces serías? Sería algo vacío y Chrom prefería antes sufrir él mismo en sus carnes todo lo que la gente estaba sufriendo que traicionar a su pueblo y llevar cargos vacíos, destrozando su propio honor. Sin embargo, cuando su hermana pronunció aquellas palabras, no pudo decir nada. Sabía que en lo personal significaba que no se lo ordenaba, significaba que la Venerable, si él quería, no le impondría prohibición sobre el asunto. Pero estaba hablando como Emmy, la hermana mayor, y ella le estaba pidiendo que no fuera.

Y Chrom… esta vez él no podía simplemente hacerle caso. Esta vez sentía que tenía que serle fiel a si mismo y hacer aquello aunque supusiese un riesgo para su propia persona. O al menos había posibilidad de ello, puesto que el príncipe no tenía tan poca confianza en si mismo.

…Hay muchas cosas que no se todavía. ―Decidió y prefirió ser sincero con ella, porque siempre lo era. Sin embargo, se inclinó hacia delante en su asiento y le tomó de una mano, para envolverla entre las suyas, más rugosas y trabajadas, también algo más grandes. En ese momento, solo quería darle seguridad y hacerle comprender, al menos un poco, como él se sentía. ― Pero lo que sí sé es que no me pasará nada... ¿Vale? ―Le habló tranquilo y con un tono suave, mirándole directamente a los ojos. ― Quiero hacer esto porque es realmente lo que pienso que debo hacer. No quiero fama… ni quiero gloria. No quiero ser coronado siquiera como un gran guerrero. Yo solo quiero ayudarte a proteger esto, a Ylisse, a nuestra gente. A la gente que quieres. ―Hizo una pequeña pausa, sonriéndole. ― Y ya no son un niño, ahora se cuidarme mucho mejor. Pienso las cosas, las tengo planeadas aunque todavía no se que vaya a encontrarme de verdad… Pero tienes que confiar en mí, ¿vale? Como yo, y Lissa, y Luci, y todos hemos confiado en ti. ―No era justo que Emmy llevase a sus espaldas siempre la carga de todo. Esta vez, no sería así. ― Sabes tan bien como yo que el ejército de Ylisse es pequeño y que todos los soldados de los que disponemos tienen que proteger a los refugiados y hacer que los emergidos no avancen más territorio de lo que ya lo están haciendo. No puedo simplemente comandarlos y esperar a que los enemigos se retiren ante nosotros, marchar contra ellos no sería buena idea tampoco… ―Era algo que realmente había estudiado pero Chrom había llegado a la conclusión de que aquello era un punto muerto. Habían perdido el control de todo. ― Ya hay unos cuantos soldados que han decidido libremente que quieren acompañarme, por lo que me llevaré una compañía de apoyo para la travesía. El motivo por el que hago esto es para buscar ayuda, porque sé que la hay ahí fuera. Hay gente que piensa lo mismo que yo, porque no solo afecta a Ylisse, nos afecta a todos los que vivimos en la tierra. ¿Por qué no ayudarse? …Eso es lo que tú me enseñaste.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un intento sin éxito [Priv. Chrom]

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 02, 2016 4:58 pm

Tras hablar un poco de la protección y afecto que Chrom profería por su hija, la Venerable y su hermano empezaron ya a hablar del asunto que la había llevado a visitarlo. Sin embargo, aquel peliazul no cedía sin importar cómo se lo dijese la mayor, aumentando así la preocupación que ella podía sentir hacia él. ¿Y si algo le pasaba? No podría perdonárselo bajo ningún concepto.

¿Qué madre no se alegraría cuando ve a sus hijos queriendo seguir el modelo de alguno de sus padres? ―fue la pregunta retórica que hizo a Chrom respecto a la madre de la chica―. Estoy segura de que también estaría orgullosa de ti si te viese, Chrom ―añadió.

Sin embargo, notar el tacto del hermano le permitió tranquilizarse un poco y, aunque ella se hacía una idea de la perspectiva de Chrom, pudo estar lo suficientemente calmada para escucharla. Cabe destacar que decirle que hay muchas cosas que no sabía no ayudaba a que estuviese por completo relajada. Pero el hecho de haber utilizado argumentos sólidos la logró tranquilizar relativamente. Al menos, era más que consciente de la situación y sus dificultades. Aquello, paradójicamente, le hizo ver las cosas con una serenidad un poco mayor. Aquel hombrecillo cuya mano apenas podía pronunciar su nombre cuando era un bebé ahora había crecido y se había convertido en alguien responsable. Por dentro, sintió un gran alivio. Era consciente de que su hermano había madurado, pero eso no quitaba que las pruebas de tal madurez no le hiciesen sentir más segura de sí misma y sentir cierta confianza.

Sé que lo que haces lo haces todo por el pueblo. Por eso, como la Venerable, no puedo hacer más que aceptar tu sugerencia. Aunque he de reconocer que no esperaba que usases mis propios argumentos contra mí, Chrom ―rio con energía―. Mas es cierto. Tiene que haber otros que estén en la misma situación y que piensen igual.

Apoyó la mano encima de las de su hermano, intentando cerciorarse de que iba a estar a salvo si lo hiciese. No pudo evitar mostrar una tierna sonrisa cada vez que reparaba en el tacto y el tamaño de las manos del hermano menor. Era como una madre que se había dado cuenta de que su hijo estaba listo para independizarse de ella. Al menos, así se sentía ella en esos momentos.

Sin embargo, no voy a dejarte ir si no cumples unas ciertas condiciones, para asegurarme de que estás bien ―dijo, ya más seria―. Confío en tu criterio, pero me gustaría conocer a aquellos que te acompañen, para poder asociar rostros. También, me gustaría que me mantuvieses informada de los movimientos de los emergidos y, mucho más importante, si encuentras más civiles. Como bien has mencionado, el ejército debe proteger a los refugiados. También… Incluso si no hay nada en especial que mencionar, me gustaría recibir noticias tuyas. Creo que, si me concedieses esos caprichos, podré estar tranquila.

Luego, entonces, esbozó una sonrisa que ocultaba la última petición que, más que una petición iba a ser una orden por su parte como Venerable.

Y, por último, como heredero al trono, me gustaría que asistieras a la próxima reunión. Necesito que expliques exactamente tus planes al Consejo y pudieses solucionar algunas de sus incesantes cuestiones ―dijo―. Esto en concreto es cosa tuya, Chrom, aunque me aseguraré de apoyarte todo lo que pueda. Aunque va a ser una tarea difícil considerando cómo suelen acabar las reuniones. ¿Cuántas cosas has roto esta vez en tu entrenamiento, Chrom?

Y entonces empezó a reírse. Sabía que su hermano, si bien gozaba de la simpatía de una buena parte del Consejo, había otra que era claramente opuesta a él. Emmeryn, en el fondo, lo que quería era que su hermano fuese capaz de defender sus propios ideales para el día en que tomase el trono. Día que esperaba que se diese cuanto más tarde mejor pero, ¿y si algo le pasase a ella? Debía enseñarle cómo iba el trabajo con toda la experiencia práctica que pudiese darle aparte del libro.

Por otra parte, Chrom… ―lo miró con cierta duda―. ¿Es correcto asumir que no quieres llevarte a Lucina contigo?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un intento sin éxito [Priv. Chrom]

Mensaje por Invitado el Miér Jun 01, 2016 12:49 pm

Emmy tenía razón, para su pesar. En cierto sentido estaría orgullosa, pero eso solo era porque Sheila era igual que Lucina; quizá no en físico, pero si en espíritu y en ganas de hacer lo que realmente se tenía que hacer, no acobardándose ni echándose atrás. A veces echaba de menos su fuerza de voluntad, a veces una que escaseaba en él, pero había aprendido, madurando, que al final uno se tiene a sí mismo y que apoyarse en los demás también requiere cierto reconocimiento en la propia fuerza. Era por eso que Chrom pensaba que su familia era fundamental.

¿No te lo esperabas? Bueno, crecí viéndote reinar. Es obvio que algo se me tiene que haber pegado después de todo. ―Decidió bromear un poco porque veía a su hermana muy tensa y él no quería que ella sufriese de ese modo. En parte, hacía eso también para ayudarla. Se negaba a verla otra vez con todo el peso de una nación en sus simples hombros, puesto que ahora él también tenía capacidad de hacer algo. ― Si logro encontrar a esos individuos, estoy seguro de que podremos llegar lejos y hacer en buen mayor.

Al menos, eso era todo lo que deseaban ahora. Nada de conquistas, ni estrategias políticas, y le gustaría que nada de alianzas para aparentar, pero sabía que les iban a hacer falta. Lo que necesitaban era defender su hogar y a todos los que vivían en él y poder frenar el ataque enemigo que sufrían cada día.

¿Ciertas condiciones…? ―Al principio se mostró algo confuso, pero al final volvió a ponerse al erguido en la butaca donde había estado sentado todo ese tiempo. No le quedó más remedio que escuchar a las indicaciones de la mujer, como si hermana y su Reina. Sin embargo, aunque sabía que parte de ellas eran ordenes, las otras le hicieron sentir de nuevo como un niño pequeño. Y no es que le desagradase, ni siquiera sintió molestia, pero quizá sí algo de vergüenza. Así que primero suspiró un poco y luego le sonrió, calmado. ― Está bien, Emmy. Te presentaré al escuadrón que me acompañará por Akaneia. También te mandaré reportes y… Sí, te mandaré cartas siempre que pueda, ¿vale? ―A lo de la reunión ya puso otro tipo de gesto, uno más aburrido y quizá cansado, pero sabía que era necesario. Como había dicho, era algo que debía hacer, porque después de todo seguía siendo un príncipe heredero. Pero tenía razón, aunque no le gustase era algo que tenía que hacer él, y no podía hacer que su hermana respondiera por una acción que Chrom mismo iba a emprender bajo sus propias intenciones. ― Eso… también lo haré, prometido. ―Lo miró algo sorprendido y esa vez sí que pareció ponerse un poco a la defensiva, aunque más bien en una actitud que reflejaría más un chico que un hombre. ― ¡Vamos! No sé por qué todos me decís eso. Uno se concentra mucho entrenando, así que es normal que no vea lo que tiene alrededor, sino son cosas potencialmente peligrosas.

El potencialmente peligroso para las cosas era él, así que prefirió no contestar a la pregunta de Emmeryn

No se le vio con muy buena cara cuando la mujer empezó a reír, pero prefería verla así que preocupada o apesumbrada. Aunque fuese incluso a su propia costa.

¿A Lucina? ―Aquello no le pillo desprevenido, porque ya lo había pensado. Su hija estaba ansiosa de lanzarse a la batalla, incluso mucho más que él. Pero después de darle algunas vueltas día tras día, antes de anunciar sus planes, acabó llegando a una única conclusión. ― Sí, es correcto asumirlo. ―Lo dijo serio. Entonces cerró algo los ojos y tomó algo de aire, antes de empezar a hablar.― El viaje que voy a hacer va a ser peligroso. Sé que ella tiene muchas ganas de liderar y de luchar por Ylisse, pero… Si viene conmigo, no voy a poder evitar querer protegerla, no querré que esté en el campo de batalla. Y entonces, ¿ella como se sentiría? No estaría bien hacerla sentir de menos, pensaría que no creo que sea suficiente, o que no confío en ella. Y eso no es cierto. ―Hizo una pequeña pausa, cruzándose de brazos. ― Solo es que mi instinto no me dejaría… verla como una más, ¿sabes? Y sé que ella no puede entender eso todavía, así que prefiero que no venga conmigo. Al menos así pienso que no le coartaré.

En las campañas que realizasen desde el ejército, al menos, ella estaría rodeada de mucha gente. Podría luchar y en momento de peligro, Chrom sabría que la protegerían a costa de todo. Además, ella era bastante buena en el manejo de la espada, había aprendido de él… Pero por más que la reconociese como guerrero, para él, siendo su padre, siempre sería su pequeño tesoro.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un intento sin éxito [Priv. Chrom]

Mensaje por Invitado el Mar Jun 14, 2016 7:33 pm

No es eso, Chrom ―dijo―. De hecho, me alegra que seas capaz de usar esos argumentos como propios. Me hace pensar cómo hemos ido madurando los tres: tú, Lissa y yo.

Había crecido. Le dolía admitirlo, pero podía ver que su hermano pequeño había crecido y se había convertido en un hombre hecho y derecho. ¿Habría sido influencia de Lucina? De ser así, ¿podría haber Emmeryn haber madurado a esa velocidad si hubiese tenido un hijo? ¿O habría sido una carga? Sea lo que sea, lo único que estaba claro era que tener un hijo provocaría un caos político en Ylisse y ella no quería ninguna de las dos cosas. Sus cuatro únicas preocupaciones por el momento eran su patria, Chrom, Lissa y Lucina.

Fue por eso que cuando vio que Chrom había accedido a sus condiciones pudo dejar escapar un pequeño suspiro de alivio.

Como ya he dicho, estaré ahí a tu lado, Chrom ―dijo―. Es cierto que soy la soberana de Ylisse y tu el príncipe heredero, pero antes de eso eres mi hermano. Recuérdalo ―sonrió y le acarició el rostro―. Siempre te querré, no importa cómo de grande sea el coste de reparaciones.

Volvió a reír habiendo golpeado en la pequeña herida que se había formado debido a la anterior evasiva de su hermano. Sin embargo, pronto volvió a calmarse. Fue en ese entonces cuando le preguntó por Lucina y escuchó una respuesta que le hizo pensar que ella habría hecho exactamente lo mismo sin ninguna diferencia. Chrom amaba Ylisse, pero antes de eso era padre. Para Emmeryn era exactamente lo mismo. Fue por ello que simplemente asintió cuando escuchó la respuesta de su hermano pequeño.

Sí que se te han pegado cosas de mí ―sonrió―. Entonces, Lucina se quedará aquí como parte del ejército en caso de que ella quiera combatir. Yo haré todo lo posible para que no vaya a ningún lugar peligroso. En el peor de los casos, usaré mi autoridad para enseñarle cosas sobre cómo gobernar ―dijo―. Le dolerá al principio, pero sé que lo entenderá. Los hijos crecen más rápido de lo que los padres creen.

Se levantó por fin con un semblante tranquilo, habiendo solucionado la mayor parte de sus preocupaciones al hablar con su hermano una vez más. Además, eso le había dado un cierto valor que antes no había sentido. ¿A dónde podría llevar ese nuevo sentimiento? Solo lo sabe Naga.

Siento haber sido tan egoísta, Chrom ―confesó―. Si fuese por mí, te dejaría aquí, protegido de toda amenaza. Pero tienes razón: hay que actuar. Yo misma haré lo que pueda desde aquí. Si conoces a alguien que pueda ser afín con nuestros ideales, no dudes en ofrecerle un hueco en Ylisse, ya sea como alianza entre países o como miembro de tu grupo. Si hay algo que puede vencer en estos momentos a los emergidos, eso es, sin duda, la cooperación. Confío en ti para lograrlo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un intento sin éxito [Priv. Chrom]

Mensaje por Invitado el Miér Jul 06, 2016 6:04 pm

Bueno, ahí tenía razón. Era cierto que los tres habían madurado, pero eso era inevitable, ¿no? Hacía tiempo que ya no eran niños y los tiempos que corrían aumentaban el hecho de que tenían que asumir ciertas responsabilidades y aceptar otros muchos casos que, por más quisieran que fueran diferente, no sería así. Pero la guerra hacía eso, y entre ellas, otras muchas cosas. En el caso de Chrom, había ayudado el convertirse en padre, y en uno que tuvo que ocuparse él solo por falta de la madre. Ser responsable de una persona, un bebé, no era ni de lejos igual que serlo de un pueblo al que debías proteger como deber de príncipe. Era una cosa totalmente distinta, que a Chrom le costó acostumbrarse. Pero lo que había recibido no se comparaba a nada de lo que pudiese imaginarse.

Claro que lo recordaré Emmy. Si además… ¡Oye! ―Chrom volvió a ponerse un poco rojo, avergonzado, porque ella seguía insistiendo en ese preciso aspecto de su persona cuando entrenaba. Sin embargo, al verla reír, Chrom se sintió un poco más relajado. A Emmeryn le hacía falta reírse más, así que aunque fuera por pincharle un poco a él, no le parecía tan mal. Se descruzó de brazos cuando la mujer prosiguió aceptando la decisión del hombre de dejar a su hija allí, en Ylisse. Por una parte sabría que estaba bien y protegida, y por otro no tendría por qué hacerle sentir de menos en su honor de guerrero. Eso era lo que menos quería. ― Te lo agradezco mucho, significa mucho para mí que lo entiendas. ―Chrom sonrió suavemente, e incluso suspiró un poco. ― Seguramente no le gustará, ya la conoces. Es igual que yo. Pero sé que podrás hacer que entienda, como hacías que yo entendiese. Así que cuento contigo para eso, ¿vale? ―Su sonrisa se tornó más comprensiva y agradecida, incluso hasta tierna.

Pero cuando ella se levantó, él hizo lo mismo. Pensaba que con eso, su hermana había terminado allí con él. Sabía que había ido a verle porque se mantenía inquieta e intranquila, sobre todo con todo lo que se les avecinaba encima con ambos. Por eso esperaba haber hecho que esas inseguridades y nervios desapareciesen. Porque aunque ahora y desde hacía mucho, fuese la Reina de Ylisse, ellos siempre habían sido el tipo de familia que se apoyaban los unos a los otros, y eso no iba a cambiar. Chrom se atrevería a decir que nunca.

No tienes que disculparte… Quiero decir, se que todo es difícil ahora. ―Porque la entendía. Porque sabía que ella sentía lo mismo que él. Pero de verdad que creía firmemente que era su deber, algo que solo él podía hacer. Por eso no pensaba que ella fuera egoísta, y más cuando se daba cuenta de los deseos de Chrom y dejaba que los cumpliese él solo, de la manera que mejor sabía. Por otro lado, era consciente de que siempre iba a tener a su hermana como apoyo, y eso, en verdad, era una de las cosas que le hacían seguir adelante sin vacilar. ― Te prometo que no te voy a defraudar. Te escribiré cuando pueda, y vendré tan pronto como considere. Salvaremos a Ylisse de esto, y puede que a otros también.

Justo en esas palabras, Chrom había parecido un perfecto Rey.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un intento sin éxito [Priv. Chrom]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.