Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Artemis el Lun Abr 18, 2016 1:55 am

En esta ocasión se encontraba haciendo una nueva visita al reino de Ylisse, la razón?,  tenia una deuda que pagarle a cierto arquero custodio que le había brindado ayuda en el caso de los misteriosos robos de Altea. Previamente habia mandado una paloma mensajera y se le dio un permiso especial para moverse dentro del reino, una pequeña insignia de plata que colgaba de su collar con el símbolo de la casa real de Altea. El por que de aquello era muy simple: Cierto que estaba bajo la protección del joven soberano de altea pero fuera de allí aquella protección se hacia nula para cazadores de pocos escrúpulos que pretendieran atraparlo y cobrar una jugosa recompensa a su noble señor o bien simplemente cazarlo y hacer las cosas que la gente mala hace con los perros que se alejan del cuidado de sus amos. No cualquiera distinguía el escudo de Altea fuera de dicho reino pero si que distinguían el de la casa real de Yilisse, el cual mandaba la clara advertencia a todos los que quisieran ponerle un dedo encima a la "mascota real" que se atenían a la ira de no uno, si no dos monarcas. Punto y a parte era bien sabida la reputación de animales peligrosos que ya de por si tenían los laguz así que el joven de plateada cabellera y ojos azul clara se paseaba por el lugar con total y completa libertad llevando a cuestas el saco donde traía las ropas nuevas que iría a entregarle a su amigo el arquero. No obstante sus orejas se alzaron con interés el escuchar un tumulto de personas, pueblerinos que parecían estar discutiendo quien sabe que tonterías. No fue si no hasta escuchar la palabra "subhumano" que la atención del Laguz se centro totalmente en la charla que comenzaba a avivarse cual fuego conforme los minutos avanzaban.

Con envidiable sigilo se acerco discretamente al tumulto enterándose por los gritos y discusiones sobre que hacer con un laguz que merodeaba por los alrededores. Artemis sabia mejor que nadie que, de tratarse de un laguz agresivo probablemente aquel que le vio merodear por allí no estaría vivo para contarlo así que lo mas lógico era pensar que la pobre criatura no estaba siquiera consciente del embrollo en el que seguro se estaba metiendo. Y así, ni tardo ni perezoso se encamino a buscar al supuesto laguz merodeador apoyado con su agudo sentido del olfato, encontrando un rastro a seguir con descarada facilidad aun que.... no olía como ningún otro laguz que hubiese olido antes. Y así, yendo tras la pista de aroma Artemis apresuro el paso esperando llegar antes que los pueblerinos o en si defecto, si cayo en algún tipo de trampa que no estuviese herido.


Última edición por Artemis el Mar Abr 19, 2016 1:41 am, editado 1 vez
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
Beaststone [3]

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
254


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Kon1 el Lun Abr 18, 2016 4:13 pm

-¡¡So-socorro!!- exclamaba la joven kitsune con la esperanza de que alguien la ayudase. Desde que en Jugdral se había separado de su compañera de viaje por accidente, ‘socorro’ parecía haberse convertido en la palabra que pronunciaba más a menudo. Con la esperanza de reencontrarse con Mitsuki, había hecho todo lo posible por regresar a Akaneia sin llamar la atención. ¡Pero sus esfuerzos fueron insuficientes en reiteradas ocasiones! No paraba de meterse en problemas una y otra vez, y en aquel momento sí que se encontraba en un verdadero aprieto, pues al menos veinte horribles seres humanos la perseguían alzando rastrillos, palas y antorchas. ¡¿A quién intentaban cazar con esas herramientas?! ¡¿A una laguz indefensa o a un monstruo cadavérico reanimado?!

Todo había sucedido muy deprisa. Después de estar viajando durante muchos días, Kon por fin había llegado a Ylisse. ¡Sólo tendría que cruzar ese país y Nohr para llegar a casa! Pero cometió el error de detenerse a descansar en un pueblo ganadero, y varios campesinos la sorprendieron mientras contemplaba con curiosidad las gallinas que pululaban con total libertad por la zona. Al descubrir que la joven era en realidad una laguz, malinterpretaron sus intenciones y creyeron que merodeaba en busca de presas de las que alimentarse. Esa era la razón de por qué semejante tumulto de gente enfurecida la perseguía con tanto empeño, haciendo caso omiso a las explicaciones con las que Kon trataba de defenderse.

El vestido tradicional que la kitsune albina usaba como atavío no era precisamente muy cómodo de llevar y hasta le entorpecía. Ya había tropezado varias veces durante su huida y por ello su encantador traje de colores blancos y celestes estaba sucio de tierra.

-¡¡Auxilio!!- volvió a suplicar al ver una figura solitaria en la lejanía. No pudo distinguirla bien en parte porque no estaba acostumbrada al ejercicio físico, así que su visión estaba borrosa y su cabeza mareada por el cansancio. Kon cayó nuevamente al suelo, aunque esta vez frente la misteriosa silueta. Jadeaba con dificultad por el esfuerzo mientras se preguntaba cómo se las arreglaba ella para meterse en tantos embrollos. No obstante algo era seguro, y es que sus cortas y entumecidas piernas serían incapaces de correr más a menos que descansasen por un rato.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
27


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Artemis el Mar Abr 19, 2016 2:58 am

Las largas y puntiagudas orejas de Artemis se alzaron al poco rato de escuchar una pequeña vocecilla pidiendo ayuda, meneándose para poder ubicar la fuente de aquel sonido. Por el timbre de voz adivinaba que se trataría probablemente de un cachorro por lo que se dirigió al lugar del conflicto a toda prisa esperando no llegar muy tarde. La pequeña criatura pareció, sin embargo, encontrar su propio camino hacia el cayendo de bruces contra el piso antes de llegar con el.

- Parece que se ha metido en un verdadero lío pequeña dama -

Comento el laguz de pelo plateando arrodillándose frente a ella y ayudándola a reincorporarse lo suficiente para que pudiese quedar sentada en el piso, después sacando un pequeño pañuelo de seda que portaba en uno de sus bolsillos y entregándoselo a la pequeña laguz esbozando una sonrisa.

- Yo me encargo a partir de aquí, descansa un poco y recupera el aliento mientras tanto. Podrías cuidarme esto un momento? -

Comento Artemis dándole unas palmaditas en la cabeza, dejando encargado el bolso donde traía la ropa que entregaría en el cuartel de los custodios. Acto seguido se piso de pie y comenzó a caminar tranquilamente unos pasos hacia donde estaban los alterados pueblerinos quienes al verlo se detuvieron en seco.

- Maldición!!!, tenemos plaga de subhumanos!!! -

Grito uno de los aldeanos mientras que todos empuñaban sus herramientras hacia el laguz como si de armas se tratasen, Artemis solo se limito a esbozar una sonrisa divertida al mirarles pues sabia de sobra que ese tipo de humanos eran del tipo que gritaban mucho pero en realidad eran poco peligrosos.

- Mi nombre es Artemis, un placer salu.... uy! -  

Antes de poder siquiera terminar la frase ya le habian arrojado una pedrada, la cual el laguz habia detenido habilmente con la mano... probablemente estos humanos estaban envalentonados por haber perseguido a la mas pequeña, mejor ponerlos en su lugar de una vez por todas. Se quito el broche de plata que colgaba de su cuello alzandolo para que pudiera ser visto por el que, adivinaba, era el jefe de la aldea y una vez teniendo su atencion se aclaro la garganta para proseguir.

- Hasta ustedes deben poder reconocer el escudo de la familia real de Ylisse. Les habla Artemis, mascota de Marth Lowell, regente de la casa real de Altea y sobrino de su rey. Les hago saber que si cualquiera de ustedes me hace aun que sea un pequeño rasguño deberán enfrentar un juicio por dañar propiedad  real. -

Se hiso un sepulcral silencio mientras que los aldeanos se miraban unos a otros, retrocediendo algunos pasos mientras que el jefe del pueblo aun se mantenía enfrente. Artemis les dio tiempo de asimilarlo volviendo a ajustar el broche de plata en su collar de oro enjoyado para después proseguir con lo que estaba diciendo.

- Ahora que tengo su atención, gracias, quisiera saber a que se debe todo este escándalo. Como ya les dije soy la mascota del soberano de Altea y permiso del rey Chrom para permanecer en Yilisse... por tanto tengo permitido actuar en defensa de los ciudadanos con la misma autoridad de un soldado o un custodio. -

Artemis poso sus manos en la cintura manteniendo un semblante en el rostro severo mientras que poco a poco los ánimos de aquella turba enardecida se iban apagando. El jefe del pueblo se acerco al laguz con aquel mismo aire serio, quedando los dos frente a frente.

- Esa pequeña peste se estaba comiendo nuestras gallinas. Nuestro pueblo se dedica a la crianza de animales mas que a la agricultura y si permitiéramos que pestes como esas anden a sus anchas terminaríamos muertos de hambre -

Alego el aldeano a lo que Artemis se limito a dedicarle una pequeña sonrisa, meneando su larga y esponjada cola blanca de un lado a otro de forma elegante y suave.

- Cuantas gallinas se comió? -

Termino preguntando el laguz, divirtiéndose con el gesto de duda que se dibujo en el gesto del hombre regordete, el cual miro a los demas aldeanos y todos negaron con la cabeza haciéndole entender que no faltaba ninguna gallina.

- Bu-bueno... no es que viéramos que se comiera alguna pero...  -

- Ohhh, entonces esta diciendo que casi linchan a una pequeña niña por un crimen que siquiera había cometido sin mencionar que alguien me arrojo una roca por lo que se puede suponer que intentaron dañar ademas propiedad de la realeza. Como debería reportar esto en el cuartel de los custodios? -

El pánico se hiso presente en los aldeanos al momento de mencionar a los custodios y el jefe del pueblo soltó el trinche que tenia en la mano alzando los brazos con cierto nerviosismo.

- Wow, wo.... no hay que llegar tan lejos, verdad?. Seguro que los custodios tienen cosas mejores que hacer que venir a resolver un problema como este.... -

- Si que las tienen, así que hagamos algo. Recojan sus herramientas, regresen ya mismo a sus actividades y dejen a esta pequeña tranquila, si lo hacen prometo no decir nada de este incidente a los custodios. Ademas, tienen suerte de que solo sea una cría, les aseguro que si hubiesen hecho esto con un laguz adulto ninguno de ustedes tendría la cabeza sobre sus hombros en este momento.... El protocolo marca que se debe contactar al cuartel de custodios mas cercano y buscar refugio, si usted de verdad es el jefe debería priorizar la seguridad del pueblo a unas cuantas gallinas... avisado esta. -

de esta manera los aldeanos se fueron poco a poco mientras que Artemis daba media vuelta y regresaba con la pequeña detrás de el, sonriendole nuevamente de forma amplia y extendiendo la mano para que pudiera ponerse de pie.

- Ya paso el peligro pequeña dama, esos humanos ya no van a molestarte mas. -

Comento meneando aun su larga cola plateada al haberse salido con la suya aun que ciertamente no había mentira alguna en todo lo que dijo. De momento lo importante era asegurarse que la niña estuviese bien.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
Beaststone [3]

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
254


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Kon1 el Miér Abr 20, 2016 6:43 am

Kon se dejó ayudar por el desconocido y aceptó tímidamente el pañuelo de seda. Se sentía aún muy mareada como para percatarse de lo que estaba pasando a su alrededor, pero pudo oír las palabras de consuelo que el misterioso caballero le dirigió. ¡Tanta amabilidad de repente se le antojaba reconfortante! Así que mientras resollaba todavía por el cansancio, accedió a guardar el bolso que le tendió el bienhechor sin decir nada más. Las palmaditas recibidas en la cabeza la hicieron ruborizarse un poco. Inclusive tan lejos de su aldea natal, seguían tratándola como a un cachorro. Tampoco es que le molestase, claro. Pero sí que le entristecía asimilar su propia incapacidad para enfrentar los problemas. ¡Siempre tenían que rescatarla!

Escuchó a los aldeanos llamarles subhumanos. La joven kitsune ya conocía esa denominación de antes, pero seguía sin entender el porqué de su significado. ¿Acaso los laguz eran de verdad inferiores a los temibles seres humanos? De no encontrarse tan aturdida, le habría resultado extraño oír el insulto en plural. Pues no se había fijado en que aquel que dijo a continuación llamarse Artemis, también compartía su misma condición.

Kon presenció el resto de la conversación con la mayor atención que pudo prestar, pese a no comprender una pequeña parte de la misma. Cuando toda la disputa hubo acabado, se atrevió a alzar su mirada y clavar su vista por primera vez en el extraño. La expresión de sorpresa dibujada en su rostro al percatarse al fin de que también era laguz fue mayúscula y no pudo disimularla. Pero razonó entonces que tampoco había motivo para esa reacción tan exagerada. Pues no podía ser de otra manera, ¿verdad? Los humanos eran criaturas traicioneras de las que había que desconfiar. Que uno de ellos se arriesgase a ayudar a una kitsune era algo completamente impensable.

Aun así, lo miró extrañada de arriba abajo, olvidando sus buenos modales. Se fijó en su cálida sonrisa, en su cola espesa y plateada, en sus puntiagudas orejas, en la mano que le tendía y finalmente comprendió que se hallaba frente a uno de los suyos. Despertó pronto de su ensimismamiento y avergonzada por sus malas formas, procedió a disculparse con una tosca y apresurada reverencia.

-¡K-Kon siente su mal comportamiento y lamenta haberle metido en sus problemas!- exclamó tartamudeando a Artemis. No se atrevía a aceptar la ayuda que éste le ofrecía para incorporarse por temor a que pensase en que era una insolente desagradecida. -E-es que hacía tiempo que no se encontraba con otro k-kitsune.-

Dicho esto, miró de reojo al mayor y le devolvió con gesto tembloroso el bolso que le había dejado momentos atrás. Kon tenía realmente hambre, sed y muchas preguntas. Pero consideraba que no era el momento más apropiado para hacérselo saber a Artemis, a quien por ahora le debía su entera gratitud. No obstante, el inoportuno rugido de su estómago que resonó reclamando alimento no pareció estar de acuerdo con el plan.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
27


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Artemis el Jue Abr 21, 2016 3:27 am

La pequeña se reincorporo sin tomar su mano, al parecer disculpándose por haberlo arrastrado a aquel conflicto que para Artemis ya era cotidiano… o lo fue en su momento antes de encontrar a alguien que garantizara su seguridad en aquella sociedad que los consideraba animales. Sin embargo, la pequeña de pelaje tan esponjado como suyo menciono una palabra muy extraña que nunca había escuchado en su vida, abriendo sus ojos azules con sorpresa y meneando sus largas orejas intentando confirmar si había escuchado correctamente.

- Kitsu… que?

No pudo evitar preguntar con curiosidad pero el sonido del estómago hambriento de la jovencita hiso acto de presencia reclamando por alimento. El laguz de ojos azules no pudo evitar esbozar una pequeña sonrisa divertida decidiendo que ya habría momento para resolver aquella pequeña espina en el zapato que se le había formado.

- No te disculpes pequeña dama, para mi es común tratar con humanos y estos en realidad no son la gran cosa. Por otra parte seria mezquino de mi parte no acudir al llamado de una bella señorita cuando está en problemas. Ahora, si me permite…

Comento el joven de plateada cabellera recibiendo su bolso por parte de la chica la cual parecía estar sumamente nerviosa. Artemis se dio a la tarea de amarrarse el bolso de viaje y de cargar a la pequeña laguz en brazos como si de una princesa se tratase, después de todo la pobre se notaba exhausta y los gruñidos de su estómago revelaban que también parecía llevar una buena temporada sin probar bocado.

- Lamentablemente yo venía a hospedarme en la posada del pueblo cercano, pero supongo que de momento no es buena idea acercarse a esos palurdos ignorantes. Vamos a tener que improvisar un poco pero descuide, no es la primera vez que tengo inconvenientes al viajar así que estoy bien preparado.

Comento alegremente aun cargándola en brazos hasta que lograron adentrarse lo suficiente para no ser molestados futuramente y allí, cerca de un riachuelo el laguz mayor bajo a su pequeña pasajera sobre una roca que le podría servir de asiento, buscando momentos después en su bolso de viaje sacando un saco de tela amarrado con un lazo rojo y brillante del cual emanaba un delicioso aroma.

- Toma pequeña dama… me dijiste que te llamabas Kon, cierto?. Estas son galletas especiales para laguz que el cocinero de donde vivo invento, las llama “Artigalletas”…. No es muy bueno en eso de idear nombres pero se le da bien la cocina. Te ayudaran a recuperar algo de fuerzas mientras consigo algo más sustancioso para comer. Te gusta el pescado?-

Pregunto a la par que se quitaba los zapatos y recogía las mangas del pantalón hasta después de la rodilla, acto seguido se metió al riachuelo con el fin de atrapar algo de pescado fresco.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
Beaststone [3]

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
254


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Kon1 el Sáb Abr 23, 2016 6:59 pm

Kon admiraba que Artemis no temiese a los seres humanos. Pero no entendió por qué decía que no eran la gran cosa. En la aldea siempre se les advertía a los más pequeños de lo peligrosos que podían ser aquellas extrañas criaturas tan semejantes a ellos y tan diferentes a la vez, ya que mediante artimañas tratarían de engañarles para apropiarse de sus pieles. La pequeña kitsune seguía teniendo aún pesadillas con esas historias, y por mucho que le tranquilizase estar en la compañía de alguien tan agradable como lo estaba siendo el otro laguz, le costaba no mirar con nerviosismo a su alrededor de vez en cuando. Después de lo que acababa de pasar, no se sentía para nada segura en aquellas tierras.

Se ruborizó de nuevo cuando Artemis la llamó ‘bella señorita’. Pero se ruborizó aún más cuando éste la cargó en brazos como si fuese una princesa. Seguía teniendo muchas preguntas. Por ejemplo, no sabía qué eran los custodios que su defensor había mencionado en la discusión de antes. O a qué se había referido al presentarse como ‘mascota’. Tampoco entendía cómo es que ella no recordaba a aquel misterioso kitsune de pelaje plateado de la aldea. De todos modos, estaba realmente exhausta como para intentar resolver esas cuestiones. Por lo que mientras Artemis continuaba hablando, no pudo contener más el cansancio que sentía y, tras apoyar suavemente su cabeza en el pecho del laguz, se quedó dormida.

Despertó un poco antes de que llegasen a las cercanías de un riachuelo. Ignoraba por cuánto tiempo había estado descansando, pero lo cierto era que se encontraba mejor. El mayor la dejó sentada sobre una roca, ofreciéndole poco después algo que llamó “Artigalletas”. El nombre le resultó gracioso a la kitsune albina, que esta vez se rió con mucha menos timidez de la que había mostrado anteriormente. Después de todo lo que Artemis había hecho por ella, creía que podía confiar en él.

-Kon cree que es un nombre algo cómico.- dijo en broma y entre carcajadas. Cuando a continuación Artemis le preguntó si le gustaba el pescado, asintió rápidamente cuatro veces. Aunque lo que no esperó fue que éste, tras escuchar sus palabras, se fuese decidido a pescar en solitario al riachuelo. ¡Kon también quería ayudar! Así que imitándolo, se quitó las medias blancas, las sandalias y la túnica que cubría su ostentoso atuendo más superficial para seguirle. No sin antes dejar el saco de Artigalletas sobre la roca donde había estado sentada. Ya las comería más tarde con el mayor, ¡porque ella creía que la comida sabía mejor si se compartía!

El agua estaba fría y a Kon le costó meterse en el riachuelo. Pero una vez se acostumbró a la temperatura, se apresuró a llegar al lado de Artemis. Ignoraba cómo pescar, pero estaba dispuesta a observar al otro laguz y a aprender rápido.

-¿Puede Kon hacerle una pregunta?- inquirió pasado un rato. -¿Por qué Artemis abandonó la aldea kitsune?-
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
27


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Artemis el Mar Abr 26, 2016 4:36 am

Artemis sonrió ampliamente ante el primer comentario de la pequeña laguz, imaginando que seria algún tipo de lobo al igual que el, notando que sus aromas eran extrañamente parecidos. El laguz de ojos azules había notado que su propio aroma era muy diferente al lobo que antes había tenido la fortuna de conocer pero aquello lo atribuyo al hecho de que el había nacido y crecido entre humanos, haciéndole ahora preguntarse si ese era el caso de la pequeña a su lado.

- Aldea Kitsune?... -

las largas orejas plateadas del chico se alzaron atentas pues por segunda vez la niña había utilizado aquella palabra, suponía que debía aclarar sus dudas antes de responder siquiera pues según su criterio todo podría llegar a ser un gran malentendido.

- He notado que repites mucho esa palabra. Que es un kitsune exactamente?, es alguna otra forma de llamar a los lobos? -

Pregunto a la par que metía rápidamente la mano en el agua, sacando en el acto un pez de tamaño considerable y arrojándolo hacia la orilla del lago y asi tener las manos libre nuevamente. El entrenamiento en hatari había sido duro y en el tiempo en el que estuvo por su cuenta tuvo la oportunidad de practicar aquello tantas veces que llegando a este punto siquiera necesitaba estar muy concentrado para poder atrapar a los escurridizos peces del rió.

- Debo suponer que esta es la primera vez que pescas con las manos?, es un arte que toma algo de tiempo aprender pero es muy útil cuando viajas mucho, en especial por bosques o lugares como estos -

Por la forma tan atenta en la que aquella adorable cachorro lo miraba las probabilidades de que ella intentara imitarlo para aprender a pescar era bastante alta, de ser el caso Artemis intentaría explicarle la técnica de la forma mas sencilla que le fuera posible, después de todo aquello era una habilidad indispensable para el laguz que viaja por su cuenta.

- Lo difícil no es aprender la técnica si no mas bien dominarla. primeramente debes orientarte siempre con el rostro mirando a contra corriente pues es la dirección en la que usualmente nadan los peces... después debes quedarte muy quieto, esperar a que se acostumbren a tu presencia y se acerquen poco a poco. Usa tus orejas para escuchar el movimiento del agua y siente las vibraciones de esta en tus pies. Finalmente cuando lo tengas cerca.... -

Artemis una vez mas metió la mano en el agua sacando un pez un poco mas pequeño que el anterior pues era el que había logrado caer en sus garras en el momento en el que estaba explicándolo, al igual que el anterior lo arrojo a la orilla.

- Y dime, te gusta la carne fresca o la prefieres ya preparada?. En lo personal me gusta mi comida aderezada y bien cocinada, por eso rara vez atrapo mis propios alimentos pues si bien son mas frescos me agrada mas el sason que le dan a la comida en las posadas. -

Quizá solo quería entablar una conversación de lo que sea, después de todo rara vez tenia la oportunidad de hablar de aquella manera tan despreocupada con otro laguz, no era que le molestar bromear o charlar con su amo y con sus amigos humanos pero de alguna manera, el tener a alguien de su misma raza lo hacia sentirse contento y reconfortado, tanto que su cola delatora se meneaba con singular entusiasmo desde que habían llegado a un lugar seguro.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
Beaststone [3]

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
254


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Kon1 el Jue Mayo 05, 2016 1:44 pm

-¿L-lobos?- preguntó Kon quedándose pensativa por un breve instante. Ladeó ligeramente la cabeza mientras trataba de entender a qué se refería Artemis. Al ignorar la considerable variedad de tipos de laguz existentes, no era capaz de enlazar lo que acaba de oír con lo poco que había aprendido en los últimos días acerca de las diferentes especies de su raza. Aunque de algo estaba segura al cien por cien. Y es que kitsune no era para nada un sinónimo de lobo. Temiendo que el mayor estuviese bromeando con su anterior pregunta, se atrevió a levantar un poco la mirada para observarlo de reojo. Olía como un zorro, de eso no le cabía duda. Y su apariencia física también coincidía con las características de la peculiar raza laguz oriunda de Hoshido. No le encontraba sentido entonces a que Artemis desconociese el nombre de lo que era.

-¿Es una broma?- dijo con una brusquedad impropia de sí misma. Esas nuevas palabras habían sido más bien un reflejo automático de su pensamiento que una pregunta premeditada, así que en cuanto Kon se percató de lo que acababa de hacer, enrojeció de la vergüenza y apartó otra vez su mirada de Artemis. ¡Debía de estar aún muy cansada como para olvidar tan de repente sus maneras!

-Disculpe a Kon, p-por favor.- suplicó apenada al instante y acompañando su disculpa con una tensa reverencia. Quiso explicarse a continuación. -Es que un kitsune es lo que Kon y usted son. ¿Acaso no recuerda la aldea?-

El comportamiento de su acompañante le extrañaba mucho, pero a la espera de una respuesta se distrajo viéndole pescar. No ocultó su asombro al presenciar el modo en el que Artemis introducía rápidamente su mano en el agua del río para capturar un pez, y por lo tanto fue impaciente y trató de imitarle casi de inmediato. Nunca antes había visto a nadie pescar de esa manera, pero parecía algo fácil. Sin prestar mucha atención a los consejos de su nuevo mentor, orientó su cuerpo a contra corriente y se abalanzó contra la primera silueta oscura que vislumbró en el agua, dándose de bruces con el pedregoso lecho del cauce.

-¡Ay!-
se quejó mientras observaba con recelo cómo el pez que había tratado de cazar instantes atrás se alejaba rápidamente de ella. ¡Pero no estaba dispuesta a darse por vencida! Así que incorporándose casi de inmediato, volvió a arremeter contra su escurridiza presa hasta que después de muchos intentos fallidos, pudo al fin capturarla.

-¡Mire, Artemis san!-
exclamó Kon sin percatarse de lo mojados que estaban sus atavíos. Muy orgullosa de su hazaña, alzaba con satisfacción el pez que aún se sacudía entre sus manos para tratar de regresar al agua. -¡Kon lo ha conseguido!-

Sin embargo fue descuidada una vez más. Pues el pescado logró librarse de su captora y regresar al río, no sin antes aprovechar la caída para pegarle en el rostro a la joven con su aleta caudal. Sorprendida por aquel inesperado desenlace, Kon volvió a caerse. Y es que la torpeza de la pequeña kitsune estaba más que demostrada a esas alturas.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
27


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Artemis el Vie Mayo 06, 2016 5:54 am

El laguz de pelo plateado no pudo evitar reír animadamente ante los intentos de la pequeña por atrapar a su primer pez y como este lograba escaparsele de entre las manos tirandole un coletazo. Con un movimiento rápido el zorro mayor logro coger al pez que se le había escapado a la pequeña acercándose a ella y tendiéndoselo para que volviera a tomarlo.

- Los peces son resbalosos así que necesitas sujetarlos con las garras, de preferencia intenta enterrarlas cerca de la cola para que pierdan fuerza y si se escapan sea mas fácil atraparlos de nuevo. por ultimo intenta alejarlos del agua lo mas posible una vez que logras atraparlos -

Le aconsejo sonriente mientras le entregaba su presa a la pequeña y se encaminaba hacia la orilla para salir del lago pues tenían mas que suficiente para comer ambos hasta llenarse el estomago.

- Tengo una túnica para dormir limpia en mi bolso de viaje, te quedara un tanto grande pero si no te pones algo seco puedes enfermarte. Puedes ir a cambiarte mientras yo enciendo el fuego. -

Comento el zorro mayor tomando los peces y poniéndolos en un lugar seguro para después recoger algunas ramas y empezar a encender la fogata. En ese tiempo no pudo evitar pensar en lo que había dicho la pequeña... hablaba de los kitsune y de una aldea como si el también debiera saber al respecto, aquello le intrigaba de sobremanera.

- Pequeña Kon, has mencionado varias veces sobre una aldea de kitsunes pero... yo... como podría explicártelo? -

No sabia como abordar el tema con una niña pequeña pues era un asunto bastante serio... aun así ella era un laguz que viajaba por su cuenta por lo que imaginaba que aquello era una charla que debían tener, suspiro un poco para después dedicarle una pequeña sonrisa.

- Yo nací en cautiverio, lo comprendes?... de hecho siquiera conozco a ciencia cierta quienes fueron mis padres, nunca los conocí. Crecí entre los humanos.... o mas bien criado por ellos así que no tengo forma de conocer la aldea de donde vienes. -

Comento Artemis mientras ponía a los peces en varas y los colocaba cerca de la fogata para empezar a cocinarlos.

- Ahora que lo mencionas... es verdad que nuestro olor es similar. Siempre me sentí extraño por que los lobos huelen de forma diferente, pero supongo que los humanos no podrían ver la diferencia y me habrán entrenado como a los demás lobos. -

Reflexionando un poco tenia sentido, era mas delgado, ágil y flexible que los lobos de Hatari, quizá por ello había logrado aprender piruetas que los demás lobos laguz no podían e igualmente explicaba la diferencia de olor y rasgos faciales.

- Se supone que fui entrenado para ser una mascota pero hace un tiempo se podría decir que quede en libertad y un lobo amigo mio me enseño a vivir en un estado "salvaje". Ohhhh, pero esto de andar en los bosques no es lo mio realmente pues estoy ya muy acostumbrado a las comodidades que ofrece la sociedad humana. Has tomado alguna vez un baño caliente de espuma?, es la gloria!! -

Comento animadamente esperando que la pequeña no le rechazara por no ser un laguz silvestre ni tampoco asustarla por su evidente relación con los seres humanos o su gusto por vivir entre ellos.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
Beaststone [3]

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
254


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Kon1 el Dom Mayo 22, 2016 9:28 pm

Kon gruñó enfurruñada a su nuevo mentor al percatarse de que éste se reía de sus fallidos intentos de pesca. Le resultaba muy frustrante haber perdido a su escamosa presa con tanta facilidad pese haber puesto gran empeño en su captura, aunque su disgusto desapareció al instante en cuanto se percató de que Artemis, tras atrapar dicho pez de nuevo en un abrir y cerrar de ojos, se lo estaba tendiendo con esa afabilidad suya tan característica.

Sin haberse incorporado todavía después de su última caída, la pequeña aceptó en silencio la escurridiza presa que el mayor le ofrecía tan amablemente. Esta vez procuró además dejar a un lado su impaciencia para prestar atención a los consejos del zorro adulto, a quien había empezado a venerar con profundo respeto.

-Artemis san…- empezó a decir mientras le acompañaba a la orilla, con el pescado bien sujeto en la mano. -¿Por qué usted ayuda tanto a Kon?-

La kitsune podía entender hasta cierto punto el altruismo de su compañero, ya que al fin y al cabo, los zorros de Akaneia eran una especie minoritaria y con una población pequeña. Era lógico que en tiempos difíciles se ayudasen los unos a los otros. Pero Artemis no sólo había estado invirtiendo desinteresadamente parte de su valioso tiempo en enseñarle algunas importantes nociones de supervivencia, sino que también estaba corriendo muchos riesgos al protegerla de los aldeanos enfurecidos de antes. Kon temía estar forzando a su benefactor a correr demasiados riesgos, ya que lo último que deseaba era traerle más problemas.

Kon tampoco reparó en lo mojadas que estaban sus ropas hasta que el mayor le ofreció una túnica seca para que se cambiase. La pequeña se sonrojó debido a la vergüenza que sentía al tener que aceptar una vez más la ayuda del otro zorro, pero obedeció sin rechistar y se retiró a un lugar más discreto para ponerse la prenda.

Al regresar poco después a la orilla del riachuelo, descubrió a Artemis pensativo mientras terminaba de preparar la fogata. No quiso interrumpir sus cavilaciones, así que evitando producir cualquier ruido molesto, buscó asiento en un lugar próximo al del kitsune. La túnica que éste le había prestado le quedaba muy larga, de modo que tenía que poner mucho cuidado al caminar para evitar nuevos tropiezos infortuitos. Antes de que Kon pudiese siquiera decir nada, Artemis fue el que inició una conversación de pronto.

-¿En c-cautiverio?- preguntó la pequeña tras escuchar la primera parte de su historia. Tenía muchas preguntas, aunque por educación prefería no atosigarlo con tantas. No obstante, sí que le resultaba increíble que un kitsune hubiese convivido durante tanto tiempo con humanos. ¡Pues ella los temía muchísimo! Pensativa, dejó que el zorro continuase hablando.

-¡Sí! ¡Muchas veces!- afirmó rato después y con mucha energía a la pregunta de si por casualidad había tomado un baño caliente de espuma. A continuación le explicó a Artemis que por fortuna, en la aldea contaban con ese tipo de comodidades. Sobre todo después de que la llegada de los emergidos les hubiese obligado recientemente a abrirse más al resto del mundo.

-Kon tampoco conoció a sus padres.- reconoció al cabo de un rato. -Pero nunca estuvo muy triste por eso porque en la aldea todo el mundo le trataba bien. Artemis san, usted también debería visitarla algún día. Kon está convencida de que le gustará.-

En ese instante, las tripas de la pequeña kitsune rugieron hambrientas.

-Pero Kon no termina de entender. ¿A usted le gustan los humanos?-
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
27


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Artemis el Jue Mayo 26, 2016 3:30 am

La pequeña parecía ser huérfana al igual que el, solo que la pequeña criatura tenia mucha menos experiencia para moverse en el mundo, tan ingenua y frágil... el tipo de cría bien portada y tranquila de la que a muchos que vivían entre la porquería de su propia crapulencia les gustaría abusar. Decía tenerle miedo a los seres humanos pero estaba seguro de que no había contemplado esos horrores con sus propios ojos. De alguna manera prefería totalmente que así fuese, pero todo eso la volvía vulnerable y una presa fácil tal como el lo fue en su tiempo... no podía regresar al pasado para evitar su propio sufrimiento pero si lograba evitarle a esa pequeña aun que fuese una pequeña parte de las penurias que el había sufrido entonces valía la pena intervenir.

- Digamos que para mi los humanos son como el licor, pequeña. Hay unos muy buenos, otros que son terribles, los hay finos y baratos, los que te pueden hacer pasar una velada encantadora o la peor noche de tu vida... Pero, aun que al final todos terminen dándome dolores de cabeza (y de otras partes que prefiero no mencionar enfrente de una señorita), la verdad es que no me imagino mi vida sin ellos. -

Comento el mayor manteniendo una sonrisa bastante amplia, meneando su larga y esponjada cola de un lado a otro con un movimiento elegante pero enérgico. Saco uno de los peces del fuego, extendiéndole la varilla en la que este estaba atravesado para que la niña pudiera alimentarse.

- Y como escuchaste pequeña Kon, naci en cautiverio. Es decir, dentro de una jaula como una mascota, un esclavo... no crecí entre los humanos por que yo así lo decidiera realmente y tampoco diré que fue del todo agradable pero aprendí muchísimas cosas de ellos. -

Comentaba aquello con una ligereza imprecionante, como si pasar toda su vida como un esclavo no fuese la gran cosa. tomo el mismo uno de los peces y comenzo a comerlo sin muchos miramientos. No era necesariamente quisquilloso con la comida cuando no habia nada mas para alimentarse pero, si le daban la oportunidad de ser exigente lo era, era un hombre versatil despues de todo.

- Haces bien en preguntarte por que te estoy ayudando, vas bien encaminada aun que te has tardado mucho tiempo en cuestionartelo. Primera regla: Desconfia SIEMPRE de una persona amable pues normalmente hay intereses ocultos en ello. No sucede en todos los casos pero normalmente una mala persona se hace pasar por una buena para ganarse tu confianza y sacar provecho de ti, por eso nunca debes bajar la guardia frente a un extraño. Mantente alerta, un mentiroso normalmente no puede mantener su farsa por mucho tiempo, dan pequeñas señales y debes estar siempre atenta para reconocerlas. un guiño involuntario, un tartamudeo, su corazón late con fuerza o juguetea mucho con las manos. Por sobre todo, confia en tu instinto cuando este te advierta que algo va mal y si vas a aceptar la caridad de alguien nunca seas la primera en probar los alimentos, en caso de que insistan olfatea minuciosamente la comida y si encuentras un olor extraño no te lo eches a la boca -

Aquello era lo mas básico que le ocurría enseñarle a la jovencita pues aprender eso que le estaba diciendo le había costado un par de comidas drogadas y cortas estancias dentro de una jaula.

- De hecho se me ha ocurrido un juego muy divertido para poner en practica tus habilidades de observación. Te voy a responder 3 preguntas y mentiré en alguna de ellas, debes descubrir en cual. Si aciertas te responderé el por que estoy tan interesado en ayudarte, si pierdes me temo que deberás quedarte con la duda. Que dices?, te interesa? -

El zorro parecía divertido con la idea y aquello se notaba en sus largas orejas alzadas hacia adelante y en el movimiento de su cola que se había incrementado un tanto, era verdad que Artemis entre los suyos ya podría considerarse un adulto, sin embargo tenia un carácter juguetón y bastante bromista, disfrutaba mucho de los juegos y las apuestas así como de la buena compañía, esperaba que la pequeña Kitsune se animara a jugar pues estaba seguro que aprendería mejor de la practica que de una explicación como la que le había dado.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
Beaststone [3]

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
254


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Kon1 el Lun Jun 13, 2016 9:12 pm

Sin que Kon se hubiese dado cuenta, había empezado a anochecer. El sol se ocultaba en el horizonte, dejando que sus últimos rayos de luz se filtrasen a través de las hojas de los árboles cuyas ramas, que se mecían suavemente y al unísono con el viento, producían un sonido tranquilizador a la par que refrescante. A pesar de que los pueblos ganaderos de Ylisse estaban sufriendo las devastadoras consecuencias de la guerra contra los emergidos, aquellas tierras campestres se resistían a perder su encanto, manteniéndose puras e inmaculadas.

A orillas del riachuelo en el que los dos kitsune albinos compartían una imprevista aunque encantadora velada, el aire que se respiraba se volvía cada vez más frío como consecuencia de la noche que se aproximaba. La vegetación en esa área lejana a los cultivos era verde y espesa. Todo un paraíso para la infinidad de pequeños animales que habitaban en los alrededores, tales como conejos o liebres. Mientras conversaba con Artemis, Kon tuvo que resistir varias veces la tentación de perseguir a alguno de esos simpáticos seres que merodeaban periódicamente por la zona. Después de haber estado viajando durante tanto tiempo y sin descanso en busca de alguna ruta de regreso a su aldea, agradecía poder disfrutar de algo de calma en compañía de otro miembro de su especie.

Poco a poco, el fulgor de la crepitante hoguera se convirtió junto a las estrellas y la luna en la única fuente de luz del paisaje agreste. El zorro de cabello plateado le estuvo explicando a la pequeña que él veía a los seres humanos como el licor. Ante tamaña comparación inesperada, Kon tuvo que reprimir sus fuertes ganas de reírse para no parecer maleducada, tapando su tímida sonrisa detrás de las mangas de la túnica de dormir que su compañero le había prestado antes.

-Artemis san, ¡usted es muy gracioso!- comentó entre carcajadas cuando ya no pudo hacer más para reprimir su risa. Aunque las palabras del mayor no aparentaban tener la intención de provocar ese efecto en la joven kitsune, Kon no podía evitar su reacción al no estar acostumbrada a escuchar un habla tan coloquial. -Visto así, los seres humanos no parecen tan terribles…-

La inocente muchacha aceptó a continuación la brocheta de pescado que Artemis le tendía, clavando sus dientes con ansias en el alimento. Al tener tanta hambre, se había olvidado de esperar a que el pescado se enfriase un poco, quemándose un poco la lengua como resultado. -¡Ay! ¡Cómo quema!- exclamó mientras apartaba rápidamente la varilla de su boca. La expresión de disgusto que se le dibujó entonces en el rostro fue también muy cómica. Pero no tardó en recuperar su compostura para seguir atendiendo a las explicaciones del zorro.

Artemis ratificó que en efecto, había nacido en cautiverio. Le explicó con más detalle que los humanos le consideraban un esclavo, y a pesar de que a Kon le sonaba inaudito, afirmaba haber aprendido mucho de ellos.

-Entonces sí que son malos, ¿no?-
concluyó la joven, en esos momentos más tensa que nunca. -En la aldea siempre le decían a Kon que los humanos quieren nuestras pieles.-

La kitsune desvió su mirada al suelo con tristeza al decir esto último. Sus orejas también se inclinaron ligeramente. Aún sujetaba la brocheta de pescado entre sus delicadas manos, pero a pesar de que su estómago seguía demandando sustento y la comida parecía haberse enfriado bastante, no parecía dispuesta a probar bocado. Como si hubiese perdido el apetito.

-Kon sabe que eso es verdad. Las ha…-
tragó saliva antes de continuar. -…las ha visto. Las pieles. ¿Por qué quieren nuestras pieles?-

Artemis, quizá intentando animar a Kon, desvió hábilmente el tema de conversación elogiando un poco a su pupila por haberse cuestionado la razón por la que éste estaba tratando de ayudarla. La kitsune alzó de nuevo su vista, sorprendida por el nuevo consejo del mayor. Aunque en la explicación, Artemis se estaba refiriendo a los beorcs y a los laguz por igual, Kon no pudo evitar asimilar de manera inconsciente que tan solo estaba hablando de los primeros. ¿Así que en verdad no negaba que la naturaleza de los seres humanos era perversa? Quiso responder, pero el zorro le propuso un divertido juego al que Kon no quiso oponerse a jugar. Como si se hubiese olvidado de casi todo de lo que habían hablado instantes atrás, la pequeña encaró a su interlocutor con el ceño fruncido y los pelos de su cola encrespados. Trataba de adoptar una expresión dura y amenazante para intimidarle, consiguiendo más bien el efecto contrario.

-Vamos a jugar.- ordenó en tono severo tras mordisquear un poco su brocheta. -¿Cuál es la comida preferida de Kon? ¿Y su color preferido? ¿Y cuántos años tiene?-

La kitsune sabía que estaba haciendo trampa, pero en el fondo era casi tan juguetona y bromista como su oponente, y dado que las normas que éste había puesto no eran lo suficientemente precisas, se estaba aprovechando para obtener la respuesta que buscaba sin necesidad de esforzarse siquiera.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
27


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Artemis el Sáb Jun 18, 2016 3:35 am

Como decirlo?, Kon si que era una chiquilla encantadora, bastante mas educada de lo que uno esperaría de alguien con su aparente edad. Ella le contó sobre lo que le decían acerca de los humanos en su aldea y, la verdad, razón no les faltaba para decir eso. Era notorio que la pobre niña estaba asustada, sin poder entender por que el mundo que la rodeaba funcionaba como lo hacia. El ver aquella momentánea cara de preocupación al mencionar las pieles Artemis sintió por un momento que el corazón le dio un vuelco... eso no es algo por lo que una niña pequeña debía pasar aun que agradecía que de momento solo hubiese sido eso y nada mas grave, se admitía a si mismo que la muy condenada había corrido con una suerte increíble.

- Ohhh ~ Así que nos ponemos serios, huh?. -

Comento el zorro divertido por los intentos de la chiquilla por intimidarlo, era definitivamente adorable al grado que el zorro mayor no pudo evitar sonreír ampliamente conteniendo la risa para que los intentos de la pequeña por parecer amenazante no se desmerecieran. Aun así su sorpresa fue mayor al escuchar las preguntas que le hiso, estaba jugando sucio sin duda demostrando ser mas astuta de lo que aparentaba a simple vista.... lo había tomado con la guardia baja y eso se notaba en sus orejas que se mantuvieron alzadas, estáticas unos momentos admirando a su chapucera contendiente, aun así sentía que el reto le agradaba.

- Ya veo, debo admitir que me esperaba algo como esto. Pero es pronto para cantar victoria pequeña, soy un contendiente mas rudo de lo que parezco. -

Sacudió un poco su oreja derecha al decir aquello sentándose frente a la niña aun con esa sonrisa tan amplia en su rostro, se estaba divertido como hace mucho tiempo no lo hacia y la espontaneidad de Kon era como un respiro fresco para el laguz de mas edad.

- Tu comida favorita es la que mas te gusta, tu color preferido es en el que estabas pensando cuando me hiciste esa pregunta y respecto a los años que tienes, yo diría que tienes los mismos que las otras niñas de tu edad. -

Artemis meneo la cola alegremente Pues al igual que Kon había aprovechado que las reglas del juego eran lo bastante vagas para permitirle aquella maniobra... Después de todo el juego consistía en que ella adivinara donde estaba la mentira y no concretamente en que sus respuestas fueran exactas pues en este caso ciertamente sus respuestas eran correctas mas no especificas.

- Ahora dime, a partir de que hiciste las preguntas donde esta mi mentira? -

Pregunto el zorro interesado en la respuesta que la pequeña le daría ahora o como reaccionaria. Ciertamente había mentido pero no en sus respuestas per se, si no mas bien un poco antes. Guardo silencio dándole tiempo de pensar las cosas, de alguna manera ese tipo de cosas lo emocionaban mucho por lo que su larga y esponjada cola seguía meneándose de un lado a otro.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
Beaststone [3]

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
254


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Kon1 el Dom Sep 11, 2016 11:46 am

Al principio y antes de escuchar las respuestas de Artemis, la expresión del rostro de Kon era vanidosa. Estaba convencida de que el mayor no podría contestar sus preguntas trampa, y de que por lo tanto, ella sería la ganadora definitiva del juego. Sin embargo, cuando su mentor le advirtió que no le subestimase, un ligero brillo de inseguridad se reflejó en su decidida mirada. Eso no era una buena señal, y la pequeña kitsune lo sabía. Aunque como tampoco quería darle a su contrincante la satisfacción de verla dudar se esforzó en mantener una expresión taciturna, astuta y segura. Por desgracia toda aquella treta se vino abajo conforme Artemis contestaba las preguntas. Con cada nueva respuesta que el zorro adulto profería, la pícara sonrisa de Kon se desvanecía aún más. Con cada nueva respuesta, Kon veía más de cerca su propia derrota. Sí, sabía que había hecho trampa en el juego. ¡Pero nunca se habría imaginado que Artemis también llegaría a jugar sucio! Cuando el kitsune terminó de hablar, ya no existía ningún atisbo de maliciosa sagacidad en la pequeña muchacha. Por el contrario, sus ojos incrédulos estaban abiertos de par en par, al igual que su boca, incapaces de procesar un fracaso tan inmediato. Su mullida oreja izquierda permanecía alzada e inmóvil, aunque la derecha se sacudía con intermitencia.

-¡E-eso es trampa!- profirió por fin tras permanecer un largo rato en silencio, sin saber muy bien cómo reaccionar. Acto seguido señaló con gesto acusador al sonriente Artemis con su brocheta de pescado mientras balbuceaba en busca de las palabras adecuadas. El zorro técnicamente no parecía haber mentido en ninguna de sus afirmaciones, y pese a ello, si quería averiguar por qué estaba el mayor tan interesado en ayudarla, tendría que encontrar una mentira. ¿Pero había realmente una mentira? Su comida favorita, que era el inarizushi, era efectivamente la que más le gustaba. También era cierto que tenía los mismos años que otras niñas de su edad, ¡y hasta había pensado en el color azul celeste al preguntarle por su color preferido! Sin duda, Artemis sí que era un oponente formidable.

-¡No! ¡No es justo! Usted dijo antes que mentiría en una de sus respuestas. ¡Pero no ha mentido en ninguna! ¡Es imposible ganar!- le espetó Kon, bastante exaltada por la situación. Aunque por suerte aún tenía un último as bajo la manga… ¡el soborno! Rápidamente mostró al zorro las Artigalletas que éste le había entregado antes. A pesar de que su intención original había sido la de compartir el contenido del saco con su mentor, en esos momentos primaba su necesidad de ganar el juego. Quería demostrar que no era tan descuidada e indefensa como todo el mundo insinuaba.

-Artemis san, Kon le propone un trato. Usted le da a Kon la información que quiere y a cambio Kon le devolverá este súper valioso saco repleto de Artigalletas. ¿Qué le parece?-


Última edición por Kon el Lun Sep 19, 2016 12:13 pm, editado 1 vez (Razón : Eliminar un párrafo del post sin mucha relevancia para no crear incoherencias narrativas.)
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
27


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Artemis el Miér Sep 14, 2016 6:31 am

La reacción de la pequeña valió oro, era tan adorable mirar como la chiquilla se venía abajo al ver que le había dado la vuelta a las tornas de aquella manera, incluso no pudo evitar reír animadamente en cuando la pequeñaja le señalo acusadoramente con la brocheta reclamándole por haber jugado sucio.

- Hahahahahaha pequeña, no te has dado cuenta?. Ganaste el juego. Me derrotaste totalmente. -

Exclamo el zorro de mayor edad divertido por la situación, rechazando el soborno galletil con un elegante gesto de mano mientras que aquella enorme sonrisa no desaparecía de su rostro.

- Tu misma lo has dicho; Prometí mentir en alguna de mis respuestas pero no lo hice.... descubriste mi engaño sin siquiera darte cuenta, hasta me diste la victoria y todo. -

se encogió un poco de hombros riendo todavía un poco por la situación. La chiquilla tenía un don para razonar naturalmente pero le faltaba pulirlo un poco, después de todo el sentido común suele ser el menos común de los sentidos según el zorro.

- Y como buen perdedor que soy entonces te daré mi respuesta. La razón por la que he decidido ayudarte es..... Ninguna -

Y Dicho esto el mayor se dio a la tarea de darle una mordida más a su brocheta de pescado, tomándose el tiempo para masticar y tragar con toda la calma del mundo más mirando ligeramente de re-ojo para no perderse la reacción de la más pequeña.

- Me explico: Te he ayudado por que podía hacerlo y quería hacerlo. De la misma manera si alguien quiere y puede hacerte daño lo hará, así funciona el mundo. -

Hiso una leve pausa nuevamente para que la joven Kitsune pudiese procesar y entender lo que le estaba diciendo, la primera y quizá la ultima lección que podría darle alguien como él pues adivinaba que la chiquilla querría continuar su camino y el por su parte tendría que continuar el suyo.

- Este mundo está lleno de personas y posibilidades, hay quienes intentaran hacerte daño pero no podrán, otros que si y no querrán hacerlo, los que podrían ayudarte y no lo hacen, los que desean hacerlo pero no pueden. No hay blancos ni negros pequeña Kon, solo tonalidades de grises... El hecho de ser laguz no quiere decir que estarán dispuestos a auxiliarte y el que sean humanos no da por sentado que intentaran lastimarte. -

Le explico aquello de la forma más simple que le era posible aun que le preocupaba un poco que la más joven no pudiese entenderlo o asimilarlo, a él le había tomado bastante tiempo aprender aquello pero había tenido que descubrirlo por su cuenta, así que la Kitsune tenía la oportunidad de aprender en piel ajena.

- Imagina la vida como un largo, largo camino de azúcar pero por cada dos pasos que das pisas una piedra amarga. Es ridículo negarse a caminar solo por miedo a pisar otra piedra amarga, el truco esta en ser fuerte y aprender de todas las experiencias que vivas, tanto dulces como amargas. Un ejemplo es no darte por vencida solo por que las cosas parezcan "imposibles" como en el juego de hoy -

Y dicho esto, Artemis se recostó en el suave pasto fijando su mirada celeste en el fuego que ya comenzaba a extinguirse, terminando de darle a su brocheta los últimos mordiscos para terminarse el pescado.

- Como un consejo, procura ocultar tus orejas y tu cola cuando estés cerca de poblados humanos; si te haces pasar por una de ellos estarán más dispuestos a escucharte o ayudarte. Por tu edad y estatura siempre van a subestimarte, aprovecha eso como una fortaleza para atacar por sorpresa si alguien intenta pasarse de listo contigo.... no necesitas transformarte, aun que no lo creas tú has de ser igual de fuerte que un hombre humano adulto.... Supongo que es todo lo que un zorro domestico como yo podría enseñarte. -

No estaba seguro si se había expresado correctamente o si lo había entendido la pequeña... aun así deseaba que todo aquello le fuese de ayuda algún día. Volviendo a acomodarse para quedar recostado boca arriba Artemis se estiro lanzando un gran bostezo mientras su larga y esponjada cola se erizaba unos momentos.

- Por el momento ya es tarde, deberíamos dormir un poco pues lo mejor será levantarse temprano... a esas horas hay pocos humanos activos así que te será mas fácil desplazarte. -

Comento el mayor arropándose sobre si mismo con la cola, había sido un día largo y el próximo probablemente lo seria mas.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
Beaststone [3]

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
254


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Kon1 el Lun Sep 19, 2016 12:32 pm

-A-artemis san, ¿a qué se refiere?- preguntó intrigada Kon al escucharle decir a su mentor que lo había derrotado. ¿Cómo? ¿En qué momento? La pequeña no podía entenderlo ya que aún era incapaz de comprender la situación en la que se encontraba. Por fortuna, la explicación no tardó demasiado en llegar. El mayor le dijo que tal y como ella misma había dicho instantes atrás, el no haber mentido en ninguna de las respuestas ya suponía una mentira en sí misma. Mentira que Kon acababa de descubrir sin darse cuenta siquiera. El zorro de cabello plateado parecía divertirse muchísimo con las reacciones de la muchacha kitsune, que en esos momentos desviaba su mirada ligeramente a un lado, mientras reflexionaba acerca de lo que Artemis acababa de explicar.

-Así que… ¿Kon es la ganadora?- murmuró entonces, no del todo convencida de su victoria. Aún sujetaba en una mano el saco de Artigalletas con el que había tratado de sobornar a su rival, aunque con mucha menos firmeza que antes. Cuando Artemis se dispuso a contarle a la joven la razón de por qué la estaba ayudando tanto, Kon puso enseguida toda su atención en él de nuevo. La curiosidad por comprender tanta bondad repentina le carcomía por dentro, así que procuró mantener sus orejas bien alzadas para no perderse nada de lo que aparentaba que iba a ser una explicación compleja y detallada. Contra todos los pronósticos de Kon, la respuesta de Artemis resultó ser tan simple y contundente que la pequeña kitsune no pudo evitar frotarse los ojos de inmediato para verificar si estaba soñando. ¿Cómo que “ninguna”? Nadie que hubiese conocido antes, por muy altruista que fuese, habría estado dispuesto a ayudar tanto y a correr riesgos innecesarios por ninguna razón en especial. Kon no sabía muy bien qué decir al respecto o cómo reaccionar, así que se limitó a observar expectante al zorro mayor con la esperanza de que éste arrojase algo de luz al asunto y le ayudase a entender lo que acababa de decir como ya había sucedido otras veces. Pero Artemis no decía nada. Tan sólo la observaba de reojo mientras disfrutaba de su pescado. Kon frunció entonces un poco el entrecejo, de nuevo enfurruñada. A estas alturas ya sabía qué se traía entre manos su mentor. Aquella pausa no era más que una excusa para observarla y disfrutar de sus reacciones e impaciencia. Algunos adultos de la aldea kitsune también hacían cosas parecidas para tomarles el pelo a los más jóvenes. Eso era algo que sabía.

Artemis empezó a hablar de nuevo un rato después para explicarle lo que significaba lo que acababa de decir. Kon escuchó en completo silencio, tratando de asimilar lo que estaba oyendo. Pensó que el mayor tenía una manera un tanto extraña de comprender el mundo, aunque procuró prometerse a sí misma que atesoraría esa lección que acababa de recibir por parte de alguien tan formidable como creía que lo era Artemis. Quizá aún fuese demasiado joven como para entender, pero lo que decía el zorro parecía tener sentido. Probablemente podría llegar a comprenderlo mejor una vez hubiese crecido y madurado un poco. Al fin y al cabo, todavía no había pasado el tiempo suficiente desde aquel día en el que se decidió a abandonar la aldea kitsune en busca de aventuras. Viajar más y conocer a gente diferente quizá le haría llegar a las mismas conclusiones que Artemis algún día. La metáfora del camino de azúcar con piedras amargas le encantó, y reflexionar sobre este símil con la vida consiguió abrirle los ojos.

-Artemis san…- empezó a decir mientras observaba fijamente el fuego de la hoguera, que poco a poco comenzaba a extinguirse. -…Kon empezó su viaje porque anhelaba conocer el mundo que existía más allá de las fronteras de su aldea natal. Pero sus recientes infortunios le habían hecho desistir de su sueño, y ya hasta se disponía a regresar a casa para siempre...-

Kon desvió su mirada sincera del fuego para fijarse a continuación en el zorro de ojos celestes.

-Kon no entiende bien cómo funciona este mundo hostil y misterioso, y también le cuesta comprender lo que acaba de contar. Pero Kon cree que después de oírle contar cosas sobre el mundo ya no quiere volver a la aldea. Kon cree que lo que quiere ahora es continuar con su viaje y cumplir su sueño. Así que… gracias...-

La pequeña kitsune le dedicó acto seguido una educada reverencia a su mentor para demostrarle el profundo respeto que sentía hacia él y sus enseñanzas. Artemis le dijo entonces que ya era muy tarde y que por lo tanto debían irse a dormir si querían levantarse temprano al día siguiente. Según sus palabras, desplazarse de madrugada sería más sencillo porque habría menos humanos. Kon no se lo pensó dos veces e imitó al zorro de cabello plateado después de terminar de comerse su brocheta de pescado, recostándose y arropándose sobre si misma con la cola de la misma manera que Artemis había hecho instantes atrás.

Aquella noche, Kon pudo dormir bien por primera vez en mucho tiempo.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
27


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 28, 2016 2:01 am

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Ambos obtienen un incremento de +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
606


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida es un camino de azúcar con pasos amargos [social][Priv. Kon]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.