Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Gaius el Jue Abr 14, 2016 10:11 pm

Tambaleante caminaba el ladrón por el camino principal hacia el norte se su amada tierra. Debía caminar despacio y agarrándose la cabeza, ya que la noche anterior había bebido más de la cuenta en aquella loca posada, y ahora tener que ponerse en marcha era una odisea para el marido bandido que se concentraba con todas sus fuerzas en poner un pie delante del otro y caminar lo más recto posible.
Quizá fue por su lastimero estado, o porque las criaturas vinieron muy silenciosas, o porque se aproximaron a él por su lado derecho… a los hechos es que en un momento levanto la vista y pasó de estar en un camino completamente solo, a estar rodeado de por lo menos tres emergidos, los cuales alzaron sus armas en su contra, arremetiendo contra el semiconsciente ladrón.
Sin saber qué hacer, Gaius corrió por su vida, daga en mano y dejándose caer colina abajo, huyendo desaforado de sus persecutores.

Como había cambiado su bello Ylisse, antaño tan pacifico, en especial en las praderas y verdes espacios. Ahora ya era la segunda vez que se encontraba en la soledad del campo y era atacado por estos seres, es que no había nadie para hacerles frente? Donde habían quedado las tropas reales? Esos maravillosos y fornidos soldados que siempre había admirado de muy chico, y los que le habían causado tantos problemas y visitas a las mazmorras cuando comenzaba a aprender su profesión. Los recuerdos de las plateadas armaduras a las cuales había visto de muy cerca y con gran detalle le generaban un escalofrío, pero pese al resquemor que le generaban, nada hubiera deseado más en este momento que encontrarse con un par de estos.

Los emergidos le pisaban los talones y el cansado ladrón ya boqueaba en su carrera, pero no podía hacer más nada, eran demasiados y estaban mejor armados que él. Nunca se cansaban esas criaturas? Rezándole mentalmente a su querida dama, Gaius deseo con toda su alma que la mística mujer le enviara ayuda, que no se olvidara de su querido y siempre fiel truhan. Y como escuchando a sus suplicas, por la derecha del bribón vio un resplandor de luz, del tipo que hace la luz cuando choca sobre el metal bien pulido. Agradeciendo a su dama, el ladrón de lanzo sin más hacia ese tenue resplandor que veía entre los árboles, sin importarle de que o quien se tratara.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2634


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Invitado el Mar Abr 26, 2016 5:39 pm

Después de salir de aquel pueblo, Chrom se sentía más cansado de lo habitual. Y no tenía nada que ver con lo físico, estaba seguro, sino con el hecho de que sabía que había perdido un tiempo valioso en el que podría ya haber recorrido algo de camino hacia Regna Ferox. Pero también se decía a si mismo que el deber de un señor no estaba siempre en el campo de batalla, y que a veces era necesario escuchar conflictos y hablarlos para que no fuera a parar a sogas y lanzas, a modo de resolución del problema. Lo que menos quería el príncipe eran esas cosas, disputas entre los habitantes de su pueblo, cuando tendrían que estar ayudándose mutuamente y darse cuenta de cuál era la amenaza real allí. Aunque también entendía que se mostrasen mas rehaceos y cerrados, por el simple hecho de que estaban en tiempos de crisis. Pensar en ese tipo de cosas era lo que le agotaba, y prefería enfrentarse a una tropa de emergidos que decirle a una pequeña aldea que no tenía más recursos de los que ellos mismos podían conseguir que tendrían que aguantar con lo que tuvieran de momento. Por eso admiraba a Emmeryn; ese tipo de cosas eran muy difíciles.

Sin embargo, el ajetreo que había tras él en la fila de marcha que habían organizado para viajar por uno de los caminos secundarios hacia el norte, le sacó de sus pensamientos, puesto que él no vio como uno de los exploradores se acercaba hacia ellos mientras retrocedía por donde había marchado para ver si el camino era seguro. Su rostro demostraba que no lo era en absoluto.

¡Mi señor! — Gritó el hombre, alertado. Chrom lo miró desde encima de su caballo, pero toda la atención se vio puesta en él en cuanto empezó a hablar. — ¡Más allá en el bosque, hay una emboscada preparada por un grupo emergidos! ¡Y un chico va directamente hacia ellos!

A Chrom casi le faltó tiempo para descabalgar y señalar a dos de sus soldados más cercanos para que fueran con él. Podría preguntar detalles mientras lo hacía.— ¿Sabes cuántos eran? ¿El chico iba armado? —Su caballo era rápido pero no podía correr el riesgo de que fuera herido en combate, al animal lo necesitaba para viajar, no para pelear.

Unos cinco esperando, tres persiguiéndolo. Y lo estaba, ¡pero mi señor…! —El hombre quería decirle que aquello era algo de lo que podían encargarse los soldados que iban con él, que por eso lo llevaba; el objetivo del príncipe era poder hacer aquel viaje con las menores complicaciones posibles, pero por como de decidido parecía Chrom cuando ya empezaba a marcharse casi corriendo, ni siquiera le dio tiempo a replicar más allá que eso.

¡No tengo tiempo para escuchar excusas! —Fue lo que dijo el príncipe antes de ser seguido por los hombres que habían indicado hacía escasos momentos. — ¡Los demás, quedaos cerca y atentos por si aparecen más!

El príncipe desapareció a la carrera entre unos cuantos árboles, y no tardó en saber dónde estaba la localización de la emboscada. Maldición, si no hubiera llevado exploradores, estaba seguro de que aquello había sido una emboscada para ellos también. Por suerte, el factor sorpresa lo tuvieron ellos en ese caso, y Chrom no tardó en saltar desde un pequeño desnivel del terreno para caer sobre uno de ellos en seguida, utilizando su espada y derribándolo contra el suelo, mientras sus dos hombres comenzaban a pelear contra los que podían, defendiéndose  al mismo tiempo que Chrom volvía a alzar la espada y chocaba contra una enemiga, haciendo el ruido y él destello típico de cuando el acero pulido chocaba entre sí.

Y el chico en cuestión… ¿Había podido escapar?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Gaius el Mar Mayo 10, 2016 7:21 pm

Si bien el instinto escurridizo del ladrón lo empujaban a clavar los talones en la tierra y frenar su avance  abruptamente, pudo sobreponerse a sus reflejos condicionados y mantener su frenética huida del grupo de emergidos que le pisaban los talones.  Delante de él se encontraba un fuerte y bien armado grupo de guerreros Ylissianos luchando fieramente contra una pequeña patrulla de emergidos. De donde habían salido estos nuevos enemigos? No tenía idea ni mente para razonar cosas tan  complejas, menos cuando estaba corriendo por su vida, así que se limitó a posicionarse lo suficientemente cerca del grupo de guerreros, a los cuales se acercó zarandeando los brazos y haciendo bullicio

-Por aquí! Ayuda! Auxilio! Soy Ylissiano! Ayúdenme por favor!!-  

Siendo bastante buen conocedor del obrar del obrar de las fuerzas locales, sabía que si se mostraba suplicante o  indefenso, estas correrían a prestarle una mano. Había usado esa treta con anterioridad durante su estadía en las calles de la capital por lo que podía confirma su efectividad al cien por cien, pero en esta ovación era de las pocas en las que realmente necesitaba de la ayuda de los guardias y no simplemente que miraran hacia otro lado.
Un fornido caballero de plateado pareció mirar en su dirección y le dio una pequeña afirmación con la cabeza, confiando en que el guardia y el ladrón estuvieron hablando de lo mismo, Gaius se deslizo por su costado dejándole el fardo de sus persecutores al soldado y sus compañeros.
Dio un par de largas zancadas antes de atreverse a mirar por sobre su hombro después que empezara a sentir el choque de espadas a su espalda, por suerte sus persecutores parecían haber sido contenidos por estos valientes soldados que la dama le había eviado para ayudarlo. Jadeando, el ladrón pudo después de mucho rato dejar de correr y apoyándose en un árbol trato de recobrar el aliento lo mejor que pudo, siempre mirando hacia el campo de batalla, no fuera que alguien lo fuera a tomar desprevenido. Con eso en mente saco su vieja y gastada daga del cinturón y con ella en mano trató de recobrar hasta que pudiera ayudar a los soldados lo mejor que pudiera, pero estaba seguro que candado y jadeante como estaba, con esa diminuta daga en comparación con la portentosas espadas que portaban casi todos a su alrededor, debía dar lastima o gracia.

El soldado que saliera en su ayuda anteriormente, ahora también se recostaba contra un grueso tronco mientras se sostenía un feo corte en el brazo derecho. En el suelo yacían los cuerpos de dos de los emergidos a los que acababa de abatir, y si bien la pelea en general no había terminado, esta sección parecía tranquila y él demasiado adolorido como para volver a blandir su arma. Cerciorándose de que no hubiera ninguna amenaza cerca, Gaius se acercó hasta el lesionado soldado mientras volvía a guardar su daga en el cinturón.

-Tranquilo amigo, solo vengo a hacerme cargo de eso, creo que te lo debo-

Dijo señalando el  tajo el cual todavía no había parado de sangrar.
Sacó su bastón de clérigo, el cual le había robado a aquel asustado muchacho en las islas de Altea hacia mucho atrás. Eran pocas las veces que lo usaba, pero tenía que admitir que le había resultado extremadamente útil hasta ahora. Todavía no sabía bien cómo funcionaba o porque podía usarlo, se lo había dado a otros colegas suyos para que lo intentaran, pero ninguno había logrado sacar las luces blancas de este. Sería que su dama realmente lo había elegido como un portador de su palabra? Era difícil de saber, y prefería no tener pensamientos tan profundos, eran demasiados dolores de cabeza.
Colocó el bastón próximo a la herida del hombre, pero sin llegar a tocarlo y volvió a imaginar a la blanca dama, se concentró en visualizar su rostro perfectamente bien en su mente y elevar esa plegaria de auxilio la cual más que un cántico formal eran un montón de palabras apuradas en la mente del ladrón exclamando y pidiendo ayuda.
La punta del báculo comenzó a emitir una tenue luz blanca, muy pálida en comparación a como brillaría en manos de un clérigo formal, pero igualmente serviría. Toco con esta brillante luz al herido e inmediatamente comenzó a sanar. Con una sonrisa en los labios Gaius se sentía nuevamente satisfecho de haber podido realizar tal milagro, y lleno de orgullo volvió la vista en redondo para ver si alguien más había sido capaz de testimoniar su gran hazaña.
Evidentemente cuando se dio vuelta, solo fue para volver a contemplar la cruenta batalla que se estaba llevando a cabo, y el bandido apretó los labios sin poder disimular su descontento. Ahora que la batalla no le pisaba los talones pudo centrarse mejor en visualizar a los fieros guerreros que le estaban rescatando. Aquel muchacho de peli azul… no era ese el príncipe Chrom?
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2634


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 19, 2016 9:16 pm

Chrom no tuvo tiempo para ver si había escapado o no el chico que sus exploradores habían avistado, pero no le hizo mucho falta porque él mismo gritó por ayuda para que le socorriesen. Al estar ellos mismo ocupados en la batalla contra los emergidos, no reparó en la estancia del chico cuando este pasó por uno de los costados de uno de sus soldados.

Aunque ahora la cosa se había puesto más difícil; a los que iban a llevar a cabo la emboscada se les había sumado los perseguidores de aquel muchacho, y el número de tres contra ocho no era muy ventajoso. Sin embargo, aquellos no eran más que emergidos de pelea cuerpo a cuerpo, nada de magos, arqueros o sanadores. Chrom los había visto, que podían ser de cualquier tipo de guerrero, y eso no le gustaba en absoluto. Algunos llevaban hachas, pero por suerte para ellos eso no era algo de lo que debiesen preocuparse. Estaban más que preparados para librar ese tipo de batallas, y aunque les superasen en número ya habían caído un par de cuerpos al suelo con tajos bastante hondos en sus cuerpos.

El príncipe pudo ver como uno de los enemigos le hacía una herida en un brazo a uno de sus dos hombres, pero antes de que el pudiera decir nada, ya tenía a otro emergido encima, teniendo que pararle con el filo de su espada. Al menos si que podría cubrirle, pero lo que le sorprendió es que el muchacho se ofreciese a ayudarle. Espera, ¿cómo podría? No parecía en absoluto un sanador, ¿entonces…? Tendría que preguntar después.

Lanzó un ataque de nuevo para apartar de sí a uno de los emergidos mejor equipados que tenía cerca y miró hacia su izquierda, hacia el hombre que aún quedaba peleando. El tercer emergido estaba a punto de abalanzarse sobre su soldado, a lo que Chrom no dudó para defenderle insertando su espada en el pecho ajeno. Antes de sacarla, giró para poner la espalda contra la del soldado y luego pateó el cuerpo para extraer el arma, arrojando este contra el que antes se había quitado de encima él mismo. Bueno, eso no había sido en absoluto algo agradable de contemplar, puesto que aunque estuviese más que acostumbrado tampoco le gustaba la sensación de hundir su espada en carne ajena, pero aquella era una situación de peligro y él siempre actuaba sin pensar en qué pasaría si realmente no se defendiese.

¡Eh, muchacho! —Llamó al pelirrojo que había sanado la herida del soldado, haciendo que este le agradeciese y volviese a la batalla contra uno de los enemigos que aún quedaban en pié. — ¿Estás bien por ahí atrás?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Gaius el Lun Mayo 23, 2016 9:23 pm

Desde la retaguardia, Gaius observaba la cruenta batalla abrazado a un árbol, cuidándose mucho de no aparecer en el rango de visión de ninguno de los emergidos, pero por suerte para el ladrón todos ellos parecían muy concentrados en tratar de repeler a esos potentes soldados Ylisianos que con fiera técnica y destreza los estaban reduciendo en número a cada estocada que daban. Tras curar al soldado que había tenido más cerca, este le había agradecido con un ademán y enseguida había vuelto al combate. Si bien no había hecho gran cosa, sentir el honesto agradecimiento del soldado había hecho que se sonrojara cual tímida doncella. Que le estaba pasando? Tanto le habían afectado los claros ojos de ese guardia? No,no,no. Debía ser consiente del aquí y ahora! No debía dejarse tontear por su… falta de cariño.

Se giró para ver como llevaban la pelea el resto de los soldados, el resultado era apabullante. Si bien las tropas Ylisianas estaban en desventaja numérica, los emergidos apenas y podían hacerle frente a la técnica de estos pocos guerreros y de a uno iban cayendo derrotados sobre la suave hierba.
Un soldado en particular captó la atención del ladrón. Era alto y de complexión atlética, y su particular y asimétrica forma de llevar la ropa no paraba de llamar la atención del bandido. Desde la distancia se había hecho una idea de quién podía ser, pero rápidamente sacudió la cabeza negándola. No podía ser, el mundo no era tan pequeño, de seguro se lo estaba imaginando. Pero mientras trataba de hacerse la cabeza de que estaba en un error, el príncipe giro sobre su hombro para hablarle directamente. Allí, pudiendo verlo a los ojos y habiendo este dejado quieto el brazo donde tuviera la marca de los exaltados, no le cupieron más dudas al ladrón quien creyó que iba a caer de rodillas en el lugar. Era el príncipe Chrom, máximo héroe de sus tierras y portador de la marca exaltada, veterano de guerra y triunfador en mil batallas.  
El bandido todavía no podía creer su buena fortuna. Hacia unas pocas semanas que había regresado a su tierra natal y había tenido la dicha de ser salvado por los dos máximos héroes de su país, héroes de los cuales había escuchado historias durante su juventud, y se les debía la prosperidad y buena vida en Ylisse. Claramente la dama que siempre sonríe le estaba mandando más de una bendición últimamente, cerró el ojo y le dedicó una corta plegaria.

-S-si majestad! Estoy bien gracias a ustedes! Muchas gracias por salvarme!-

Apretando el bastón contra su pecho el ladrón hablaba con torpes palabras, emocionado de poder ver a uno de sus héroes en persona. En circunstancias normales habría corrido a estrechar su mano como buen paisano, pero estando todavía los emergidos dando pelea en el campo de batalla… prefirió seguir en su cobarde postura y quedarse en la retaguardia. Si la dama le seguía sonriendo, quizá al terminar la batalla podría tener unas palabras con su príncipe.
Barrió el campo de batalla tratando de ubicar algún otro herido entre las tropas de su majestad, ahora que verificaba que era él, querría hacerse lucir en su presencia.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2634


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 01, 2016 9:55 pm

Bien, solo quedaban tres en pie. Eran lo más duros, pues uno de ellos era el que había herido anteriormente a uno de sus soldados, y Chrom iba a tener que echarle un ojo a este si quería guardarse las espalda.

Tenía cogida la espada por su mango con ambas manos, encarando el filo de la hoja hacia sus enemigos, en guardia. Sin embargo, sus dos soldados se encontraban exhaustos puesto que la diferencia numérica había sido demasiada. No eran tan diestros como ellos, pero la fuerza de sus envites no había sido moco de pavo y habían tenido que retroceder poco a poco.

No obstante, la voz del chico pelirrojo hacía a Chrom sonreír, sintiéndose más aliviado de que estuviese tras de ellos, en una posición más o menos protegida y salvo de que no le pasase nada. Porque después de todo, por eso el mismo príncipe había corrido en su ayuda. ¿Qué clase de persona se consideraría si dejase a alguien a su suerte cuando estaba pidiendo ayuda?

¡Me alegro de escuchar eso! ―Se giró ligeramente hacia él, para observarlo mejor. Era más joven, aunque eso ya lo sabía, e iba algo desastrado. Parecía un pequeño piltrafa de las calles de Ylisse, pero en realidad no parecía un mal chico. Aunque todavía no sabía cómo había sido capaz de sanar a su soldado. ― Sigue a cubierto, acabaremos con ellos cuanto antes.

O al menos eso era lo que él pensaba, porque mientras sus otros dos hombres estaban ocupados resistiendo la fuerza de las armas contrarias, un alarido del emergido y del lancero que había más cerca suyo lo sacaron de sus pensamientos.

Chrom giró la cabeza con rapidez y vio al enemigo tan cerca suyo que tuvo que echarse algo hacia atrás, repeliendo el filo de la espada ajena con la suya propia. Sin embargo, justo instantes antes de que pudiera hacerlo, un tajo le acertó en el hombro, más de lo que le hubiese gustado, y en seguida empezó a notar el dolor pese a la adrenalina que le recorría por el cuerpo.

¡Guh…!  ―Chasqueó la lengua y casi se la mordió, pero la fuerza con la que golpeó en la mandíbula del emergido con el propio mango de la espada, lo único con lo que podía maniobrar, no fue preciosamente poca.

Este pues, acabó con el rostro demasiado reventado como para quedarse de pie, y cayó a plomo muerto al suelo. Pero la sangre que salpicó en este mismo fue una de color rojo intenso. Era la sangre del príncipe.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Gaius el Jue Jun 16, 2016 5:01 am

Pocos eran los emergidos que quedaban ya en el lugar, pero a pesar de que no los veía el bandido de igual forma mantenía la vista ocupada oteando cada rincón de ese claro todavía paranoico de que una nueva oleada de emergidos apareciera en cualquier rincón de un momento para el otro. Tan concentrado estaba en ello, que se perdió el crucial momento en el que un emergido llegaba con gran maestría a hacerle un corte al magnifico príncipe de Ylisse, sorprendiendo al ladrón quien creyó que el gran héroe de su patria no conocía ni el miedo ni el dolor, y mucho menos que sangrara.
“Porque te sorprende que sangre? Es humano, no? Pst! Esas estúpidas viejas conventilleras te llenaron mucho la cabeza cuando eras una pulga o qué? Deja de creer en cuentos de señoras, ya estas grande” se decía a si mismo mientras veía como el rojo néctar del príncipe manaba de su herida.

-Majestad!-

Atinó a exclamar una vez apartó sus pensamientos de los rumores y chimentos que había escuchado durante su niñez y corrió presuroso hacia él, presto a ayudarlo.

-Permítame, majestad, permítame ayudarlo!-

Todavía tenía el bastón en la mano, por lo que volver a llenar su mente de esos canticos inventados no fue problema alguno. Cuando pudo enumerar unos cuantos, la punta del báculo comenzó a brillar y simplemente tuvo que tocar al noble para que la herida comenzara a cerrarse por arte de magia, en menos de un segundo ya solo quedaba una ligera marca roja en donde estuviera el feo corte del emergido.
Antes de animarse a mirar al portentoso príncipe, vigiló como los guardias enfrente de ellos todavía se batían con los últimos dos emergidos, pero a su izquierda, el guardia que hubiera sanado momentos antes le dedicaba un par de miradas interrogantes al desprolijo ladrón.
Claro! Estaba demasiado cerca de un noble sin que este le hubiera autorizado! Que osadía de su parte. Apenado dio un par de pasos hacia atrás mientras murmuraba una disculpa.

-Lo siento, lo siento. He sido imprudente. Mil perdones majestad.-

Ahora que estaba a una distancia prudente se animó a levantar la mirada a su príncipe favorito. El héroe de Ylisse, el imbatible Chrom!
Era como un sueño hecho realidad.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2634


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Invitado el Jue Jul 07, 2016 3:20 am

Al menos pudo acabar del todo con el emergido que le había propinado el tajo y le había herido en la acción, porque acabó clavando la espada que llevaba, ya manchada, en el pecho solo para comprobar que no se moviese más. Pero en el acto en el que movió el brazo herido, Chrom volvió a soltar un alarido de dolor que hizo que se llevase la mano libre a donde provenía todo el dolor, que se empezaba a extender un poco. No era nada realmente tan importante que le impidiese seguir peleando, y también había pasado por casos peores, pero, ¿doler? Claro que dolía, y molestaba aún más.

Se volvió ligeramente hacia el chico que había rescatado, justo cuando este le llamó desde atrás. Esperó a verlo en peligro, por la situación, pero al parecer solo es que estaba preocupado por él y por qué había sido herido hacía escasos momentos.

Eh, espera… ¿tú…? ―¿Cómo era capaz de hacer eso? Era tan solo un chico desarreglado, pero estaba viendo de primera mano, impactado, como estaba usando de nuevo ese pequeño báculo que portaba y producía con él una luz blanca que comenzaba a sanarle. No era la primera vez que experimentaba la sanación de un sanador, pero aquel joven pelirrojo no parecía en absoluto uno. ¿Entonces…? Chrom observó como la herida se tornaba apenas una línea roja en su piel, justo sobre el hombro derecho. Atónito, solo asintió ligeramente al otro. ― No sé cómo lo haces, pero… muchas gracias.

Para cuando el chico se disculpó, Chrom ya no lo estaba escuchando en realidad (y de haberlo hecho no hubiera entendido por qué lo hacía), porque mientras que sus guardas ya habían terminado con los que habían estado batallando todo ese rato, el fue a desarmar al único que quedaba en pie, haciéndole perder la lanza con la que iba a cargarle y darle un golpe en el estómago, para luego cortar la carne horizontalmente, desde uno de sus costados. El ser lanzó y chillido desagradable y casi infernal, agónico, pero de esa forma el príncipe de Ylisse se aseguro que no se volvería a levantar y a tomar un arma. De esa forma fue como habían aplacado la acometida enemiga, teniendo suerte de no haber caído en su trampa.

Chrom suspiró y jadeó ligeramente por el esfuerzo, tomando su capa y utilizando para limpiar la espada de los fluidos de los emergidos. Total, no le importaban tanto sus ropajes como a otros nobles, y los suyos ya estaban sucios del viaje.

¿…Qué hacías cruzando el camino tú solo, chico?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Gaius el Dom Jul 17, 2016 1:31 am

El magnífico príncipe de Ylisse lo miraba directamente, y encima le daba las gracias, a él, un huérfano sin casta cualquiera que solo servía para juntar piojos.  Cerró los ojos y agradeció a Naga por tan honor, y ver al príncipe tan interesado en el don que la dama le había regalado, lo hacía estar más agradecido todavía.

-Oh, majestad. No me pregunte lo que ni yo puedo explicar. Varias veces me he preguntado cómo es que puedo manipular estos objetos sagrados siendo yo solo un… trotamundos, pero no he encontrado respuesta alguna.
Supongo que es cierto lo que dicen… Naga protege a los vagabundos.-


Dijo hundiendo los hombros y ofreciendo una inocente sonrisa. No tenía nada más para explicar. Como explicar lo que ni él entendía?
El caballero partió a sesgar con el último de los emergidos que quedaba en pie. Su espada dibujo un arco perfecto hasta clavarse grácil en la carne del enemigo. El chillido de este último, al ya no haber el estruendo de los demás combatientes, hizo eco entre los gruesos troncos y logró que se le erizaran los brazos al pelirrojo truhan. Pero igualmente, ver al estructural noble batallar en vivo y en directo, era formidable. Ver esa fornida espalda moverse al blandir la espada, el brazo que llevaba descubierto completamente marcado y torneado, presumiendo la marca de nacimiento que lo marcaba como realeza… todos los elementos que siempre habían destacado en historias del famoso Chrom, pero que verlas en persona eran mucho mejor que en los relatos de viejos borrachos en tabernas.

Este se giró y le habló directamente, y el ladrón, apenado por los turbios pensamientos en los que había osado divagar con su mente no pudo evitar ponerse extremadamente colorado en el instante que este se volvió hacia él. Le habría leído la mente? No, eso no era posible, pero igual lo apenaba.  

-Eh? Yo majestad? Pues… nada yo.. Me dirigía hacia el norte…-

La mezcla del bochorno y de que no había olvidado que estaba rodeado de guardias, hacían que la mente del ladrón estuviera más lenta de lo usual para armar una buena excusa de a dónde iba y porque. Nadie viajaba porque si, o los que lo hacían, siempre  eran fugitivos de la ley. Ya había dicho que era un trotamundos y un vagabundo. Que podría decir que estaba haciendo en la zona que no le costara una noche en las mazmorras?

-Me dirijo al norte a pasar unos recado, majestad. No tengo mucho para comer, por lo que algunos comerciantes locales a menudo me dan un buen puñado de monedas para que haga llegar mensajes al otro lado de la muralla.
Oh! Nada confidencial! Por supuesto! Solo precios, cantidades de producción y ofertas!-


Estaba seguro que la escusa era bastante mala, el contexto si bien era plausible, se estaba atajando demasiado, debía poner menos detalle a su historia o se notaría que era armada.
Con finas gotas de sudor nervioso comenzando a asomarse sobre su cien, el ladrón se mordió los labios y esperó que el príncipe y sus guardias se tragaran esa mentira.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2634


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Invitado el Mar Ago 02, 2016 3:50 pm

Chrom seguía dudoso, pero creía entender al chico. No era raro descubrir que se tenía afinidad a cierta magia aunque nunca se le hubiese dado la oportunidad de estudiarla o de simplemente saberlo. El príncipe había conocido magos y sanadores en su ejército, tanto profesional como personalmente, y podía decir que no todos habían comenzado de la misma forma. Puede que aquel chico todavía no supiera el potencial que podía llegar a tener, pero mejor sería que lo descubriese por sí solo.

Cuando el príncipe de Ylisse había acabado con el último enemigo que quedaba en pie, miró a sus dos acompañantes y les indicó que registrasen los cuerpos por si les ayudaba a descubrir de dónde habían venido o si tramaban algo más. Pero lo dudaba, pues no era la primera vez que se había enfrentado a aquellos seres y sabía que nunca llevaban efectos personales encima más que sus propias armas. Eran, en realidad, como esas armas que llevaban, pero a gran escala, como si solo sirviesen para luchas y destrozar. Chrom empezaba a sentirse bastante sospechoso de todo aquello, pues no parecía una invasión normal y corriente de un ejército, por más que portasen banderas de reinos extranjeros. Simplemente… no parecían humanos.

¿Al norte? ―Aún había jadeado un poco, cuando le preguntó directamente qué era lo que estaba haciendo el solo por el camino real ahora bastante peligroso. ― Normalmente si uno va a viajar solo procura tomar rutas poco concurridas, y más en estos días. ―Guardó la espada en la vaina de su cinto y se acercó de nuevo un poco a él. ― ¿…Estás bien? ―Al verle colorado se preguntó si sufría alguna clase de herida que le hubiera provocado fiebre o algo así. Parecía algo preocupado.

Pero como el chico siguió hablando, pensó que probablemente no le pasaría nada y que qui´za era el sol. O sus imaginaciones. De igual forma, lo que le contaba no le parecía nada raro. Aunque la situación fuera difícil por la presencia de aquellos a los que llamaban “emergidos” la gente y los pueblos debían seguir funcionando tanto como podían, pues ellos seguían viviendo. Así que mandar a alguien a traspasar noticias de un sitio a otro no era raro.

Ya veo… ―Él no tenía por qué desconfiar, así que simplemente no lo hizo. ¿Por qué un trotamundos iba a esconderle algo? Sobretodo viniendo de Chrom, que siempre confiaba bastante fácil en aquellos que se mostraban humildes. Y después de todo, el chico los había ayudado, a él y a sus hombres con esos poderes de sanación tan extraños. ― Bueno, igualmente no puedo permitir que viajes solo. Ahora mismo es peligroso y no sería raro encontrarnos con otra partida enemiga, o que nos intentasen emboscar de nuevo. Nosotros también vamos al norte, así que vendrás con nuestra compañía.

Fue algo que decidió él solo, pero solo porque pensó que era lo mejor para la seguridad de aquel chico que no había parecido poder luchar él a solas.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Gaius el Mar Ago 23, 2016 2:24 am

Gaius aprovechaba a que los guardias no miraban para esconder bien sus dagas o cualquier otro elemento sospechoso que cargara con él. De hecho debía estar más que agradecido que los guardias no se le hubieran puesto uno en cada flanco después que terminara el encontronazo con los emergidos, ahora podía disfrutar de unas palabras con el príncipe en persona sin tener a dos grandes y fornidos monigotes sobre los hombros, esto lo calmaba bastante sus nervios y hacia que pudiera recobrar un poco el color de su rostro a un tono más natural.
Su majestad tampoco parecía estar sospechando especialmente de él, por lo que su coartada parecía haber sido victoriosa. Conteniendo un suspiro de alivio contra los labios, el bandido respondió a su príncipe.

-Sí, me encuentro perfectamente, muchas gracias.
Mi señor, no creo ser merecedor de tal escolta, a fin de cuentas todavía no sé cómo pagarle el que me hayan salvado la vida en esta ocasión, mucho menos sabría cómo pagar semejante caravana. Le recuerdo majestad que… estoy muy corto de dinero, me temo. Pero estoy seguro que podré hacer algún otro tipo de trabajo para compensarlo-


Dijo con una amplia sonrisa mientras daba una ligera inclinación. Ahora que el príncipe no parecía dar ningún tipo de señal de desconfianza hacia él, estaba más tranquilo y relajado. Todo se estaba dando en un tono en el cual el bandido estaba más que acostumbrado a manejar, sin contar que un acercamiento a un noble era siempre una gran oportunidad. Y pese a lo que muchos creían, deberle un favor a un noble era más provechoso de lo que parecía, ya que siempre podía incluir la necesidad de una segunda visita, y había mil formas de sacarle provecho a un encuentro con un noble.

-Por favor, que Naga no permita que me aproveche de su buen corazón. Permítame retribuirle de alguna forma su gratitud. Necesita mandar algún mensaje? Llevar algún objeto  o carta a algún lugar? Puede que no lo aparente, pero soy una persona que ha viajado mucho por estos viejos caminos y conozco suficientes tabernas como para poder pasar susurros al viento. O quizá algún recado o regalo a algún ser amado? He estado en Altea y Hoshido, estoy seguro que mi príncipe tiene buenas relaciones con las gentes de los buenos reinos de la luz. –
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2634


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Invitado el Miér Sep 28, 2016 3:12 am

Si el ladrón podía tener algo sospechoso consigo, el príncipe no lo vio, pues ya estaba ordenando a sus hombres que esconderán un poco los cuerpos de los emergidos entre los matorrales, pues no llamarían así la atención si más partidas se acercaban a revisar la posición de sus antiguos camaradas. Si es que se consideraban camaradas. La verdad es que Chrom todavía sabía muy poco de aquellos seres, y si quería combatirlos, una de las cosas más importantes es que tenía que conocerlos. Saber cómo se comportaban, como funcionaban, si tenían alguna clase de jerarquía o cosas así. Solo entonces quizá pudiera sentir que tendría algún tipo de ventaja contra ataques sorpresivos como lo que aquel grupo había intentado hacer con el joven.

Por eso, cuando el chico en cuestión comenzó a hablar, el príncipe de Ylisse se quedó mirándolo algo curioso, dejando que terminase porque quizá sí que pudiera darle algún trabajo temporal mientras les acompañaba y le ofrecían seguridad y cobijo a cambio.

No te preocupes, muchacho. No pretendo aprovecharme de nadie. ―Y menos cuando pensaba que no sería justo quitarle algo a alguien a quien debía de proteger como su deber de príncipe. ― Pero ya que dices que has viajado tanto… Me gustaría saber cómo es la situación general respecto a estas cosas. Lo que hayas visto tu mismo, observado, u escuchado de otros sobre lo que llamamos emergidos. Así que me gustaría que vinieras a mi lado y me contases todo lo que sabes. Algo de información de un trotamundos no me vendría nada mal ahora.

Y con una sonrisa amigable, el príncipe finalizó aquella frase con un gesto de cabeza para que le siguiera, al comenzar a andar al lado de sus hombres, los cuales vigilaban que no hubiera movimientos sospechosos alrededor, tomando aquello como una constante vigilancia a su señor. Al menos, partirían todos hacia el norte y Chrom podría saber cómo iban las cosas en Altea, por ejemplo, que era una de las cosas que más le interesaban en aquel viaje.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 28, 2016 9:18 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Gaius ha gastado un uso de su báculo de Heal.
Chrom ha gastado un uso de su espada de bronce.

Ambos obtienen un incremento de +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3173


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas en el estomago (Campaña / Chrom - Gaius)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.