Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Jue Abr 14, 2016 3:40 am

Sentía que la vida se le escapaba del cuerpo en forma de aquel liquido rojo que tantas veces en su vida había visto pero nunca en tal cantidad saliendo de su cuerpo. La voz del chiquillo llamo su atención admirando como este se arrodillaba a su lado y le pedía casi a gritos que no muriese, petición que en ese momento el branded dudaba mucho el poder cumplir. Aquella mascara de hueso que lo protegía tanto de las miradas acusadoras del mundo así como de algunos ataques fue retirada de su rostro una vez y, por mas que así lo quería, el branded no pudo hacer nada al respecto. Sus felinos ojos dorados así como las marcas en su rostro quedaron expuestas una vez mas ante el chico de blancos cabellos pero en lugar de recibir maltratos o insultos aquella pequeña mano le acariciaba el rostro suavemente, sin temor alguno mientras recitaba aquellas extrañas palabras y la luz volvía a iluminar su cuerpo, sin lograr que el dolor desapareciera por completo pero si haciéndolo bastante mas soportable y deteniendo el flujo de sangre, aun que de moverse bruscamente muy probablemente las heridas se abrirían de nuevo.
Spoiler:

Las suaves palabras ajenas acompañadas aun por agradables caricias lo hacían sentir adormilado y la paz que experimentaba en aquel momento resultaba casi sobrenatural. Naruga sentía los parpados pesados pero en ningún momento apartaba su mirada del rostro de aquel chiquillo. En muy raras ocasiones su identidad como "monstruo" había sido revelada y todos sin excepción reaccionaron con las mismas expresiones de repulsión u odio hacia el y en cuanto su mascara estuvo de vuelta en su rostro se aseguraba de darles una muerte dolorosa a todos y cada uno de ellos....  pero este niño era diferente, quizá el único humano en el mundo capaz de sonreirle a una criatura repugnante como el, el único que podía mirarlo fijamente a los ojos mientras le acariciaba el rostro de aquella manera tan agradable. En ese momento el branded incluso pensó que morir estando de aquella manera, de hecho, no seria del todo malo. Conforme su consciencia comenzó a nublarse Naruga reflexiono acerca de cosas varias, tales como el hecho de aquella era la primera vez en su vida que había peleado para proteger a alguien mas y no solo para su propio beneficio.... sintió los ojos húmedos mientras estos se cerraban lentamente al darse cuenta de que en realidad deseaba permanecer al lado de aquel chiquillo un tiempo mas, vaya sentimientos mas contradictorios.
Spoiler:

Despertó súbitamente sin saber cuanto tiempo había transcurrido desde ese momento, pudo comprobar que su mascara estaba en su lugar pero al extender la mano y mirar a su alrededor no logro encontrar su espada o a su compañero roedor por ningún lado. El lugar donde se encontraba era totalmente desconocido y extraño para el, una habitación cuyas ventanas tenían gruesos y resistentes barrotes ademas de tener alguno que otro mueble decorándola tal como la suave cama en la que momentos antes estaba acostado. Al moverse pudo notar igualmente un sonido metálico bastante extraño a lo que no le tomo mucho tiempo descubrir que se trataba de una cadena de metal cuyo grillete estaba amarrado a su cuello, esto le hiso gruñir irritado y aun que intento de varias formas quitarse el armatoste del cuello el metal que lo sujetaba era demasiado duro como para ceder tan fácilmente a su fuerza bruta.

El branded se puso de pie tambaleándose un poco, sorprendiéndose un tanto de que el cuerpo no le dolía en lo absoluto y tampoco se sentía tan débil como lo estaba antes de caer inconsciente. Comenzó a olfatear el lugar con cierta curiosidad acompañada de gruñidos y tirones malhumorados de la cadena que colgaba de su cuello. Le habían dejado un jarrón con liquido que parecía ser algún tipo de licor por el aroma de desprendía y sin ningún tipo de miramiento bebió todo su contenido para después arrojar dicho jarrón contra una pared haciéndose añicos, no era ajeno a ese tipo de bebidas pues era común encontrarlas en sus asaltos a las caravanas ademas de tener una muy buena resistencia al alcohol. Los cojines que estaban sobre la cama donde momentos antes descansaba llamaron igualmente su atención. Los golpeo un par de veces comprobando su suavidad y al detectar con su olfato que olían a plumas de algún animal comestible los mordió hasta romperlos con el fin de buscar al "ave" que tenia adentro.... no hubo suerte con el primero, ni el segundo o el tercero y así sucesivamente hasta que todo el lugar termino siendo un reguero de plumas blancas y el colchón de la cama relleno del mismo material sufrió el mismo triste destino. Al examinar las mantas termino por rasgarlas pues Naruga estaba acostumbrado mas a tratar con pieles y por tanto usaba sin querer mucha fuerza en las delicadas telas al sujetarlas. Para el medio día en la "jaula" del branded todo lo que podía romperse estaba roto y el enmascarado parecía haber abultado todas las plumas del relleno de los cojines debajo de la cama haciendo un tipo de refugio parecido al cubil de algún tipo de animal donde había terminado por meterse al no encontrar nada mas que hacer en aquel lugar y, para quien fuera observador podría notar que tanto la cadena de metal como los barrotes de las ventanas tenían pequeñas marcas de mordidas.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
542


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Jue Abr 14, 2016 10:44 am

Los sirvientes venían en tropel hasta los aposentos de Hasim a llevarle el minuto a minuto de que destrozos nuevos estaba haciendo su nueva adquisición. Todos muy angustiados les narraban de los almohadones, de las sabanas, los muebles, jarrones…. Los últimos cuentos contaban que ahora se escondía debajo de la cama. El jovencito suspiraba mientras despedía con un ademan de la mano a los asustados sirvientes quienes parecían más preocupados por la integridad del castillo que el propio Hasim. Este escuchaba y entendía la preocupación de sus sirvientes, pero ya conocía al branded, sus acciones no estaban por fuera de lo que ya había anticipado que pasaría por lo que los destrozos de aquellos viejos muebles y sabanas estaban dentro de lo esperable. La parte difícil del asunto vendría ahora, la domesticación de su nueva mascota.

Volvió a sentarse en la gastada y vieja espada que tenía enfrente. Había visto espadas de bronce antes pero esta estaba especialmente carcomida y herrumbrada por el óxido, con una interesante serie de hendiduras y abollones que hacían que la proeza de haber matado a tantos de esos emergidos con esa espada, fuera casi de leyenda.
Un movimiento a su derecha distrajo al noble quien se giró hacia la pequeña jaula de bronce. En ella, la colorada ardilla que viajara con el branded, corría en círculos desesperada por salir de allí. Hasim sonrió divertido por el espectáculo que el pequeño animal  le ofrecía. Debía admitir que si no fuera porque viajaba con el espadachín que ahora estaba en su posesión, se habría divertido todavía más viendo como su preciosa Seth se la cenaba, pero no, por alguna razón este pequeño roedor y el espadachín tenían una suerte de vinculo, y el pequeño noble lo usaría para obtener de él resultados más rápidos. No obstante su preciada cobra siseaba y arrrastraba por los alrededores de la jaula, deceando que su amo dejara en libertad a su futura cena. Hasim tomó por la base de la cabeza a su cobra y se la paso por los hombros y le acaricio la cebeza.

-Esta no, ya te daré otras y más suculentas ardillas, pero esta no será tu comida. No todavía.-


Poniéndose de pie llamó a uno de sus sirvientes para y marchó en dirección del improvisado aposento del enmascarado. Debía empezar con sus lecciones.

***

Llegó con un pequeño grupo de esclavos cargando toda clase de elementos, desde una jarra con agua, una gran fuente con fruta, un plato de comida caliente, algunas sabanas, la jaula con la chillona ardilla e incluso una fusta, solo por si acaso. Enfrente a la puerta de la celda, tres sirvientes se apelotaban enfrente a la pequeña ventana de la puerta, observando con mucha atención todos los movimientos que el “huésped hacia” murmurando toda clase de comentarios, e incluso algunos rezando.
Tras un breve carraspeó, los sorprendidos pajes se apartaron rápidamente dejándole el camino libre al noble.

-Señor! No entre ahí, es peligroso, ese no es un hombre normal… la forma en la que ha destrozado la habitación… es un desastre allí adentro! Se lo rueg..-

El noble alzó la mano cortando el improvisado discurso del sirviente.

-La cadena esta firme? Se aseguraron que el largo no dé para que llegue hasta un tramo antes de la puerta?-
-S-si su majestad! Pero aun así creo que es demasiado peligroso que usted en persona se exponga ante tamaña bestia-
-Tonterías! Dejad que entre yo solo primero, no me sigan, y cerrad la puerta detrás de mi. Cuando necesite algo, tocaré dos veces la puerta. Ahora muévanse-

Inclinando la cabeza obedecieron a su amo por más suicida que les pareciera dicha orden, y le abrieron para que entrara a la destrozada remara. Una vez adentro cerraron y trancaron la puerta detrás de él, cerrando también la ventanilla de esta, quedando el noble y el mestizo en privacidad.
Hasim no entró mucho en la habitación, tan solo avanzó un paso después de la puerta ya que no creía que lo fuera a atacar, pero preferiría ser precavido. Levantando un pequeño cuenco con algunas frutas de estación, único elemento con el que había entrado, llamó a su preciado nuevo juguete.

-Hola! Sé que estás ahí, ven! No tengas miedo. De seguro tienes hambre, verdad? No te prometí comida y bebida?-
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
377


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Vie Abr 15, 2016 11:27 pm

Estaba cómodamente acurrucado entre toda aquella masa de suaves plumas blancas, no eran comida pero se admitía a si mismo que aquello era muy agradable… sin contemplar siquiera que habría tenido un resultado igual o mejor de no haber destrozado los almohadones. Aun así, disfrutaba mucho de la oscuridad que le brindaba l estar debajo de la cama pues le recordaba un poco al ambiente tan conocido que tenía en su cueva dándose el lujo incluso de quitarse la mascara en ese momento para descansar mejor. La respiración del branded era tranquila aunque admitía que las voces que provenían desde una ventanilla a la que no podía llegar lograban irritarlo de sobre manera, tan escandalosas, tan chillonas, tan molestas… en ese aspecto de verdad extrañaba la soledad de su cueva.

Estaba por quedarse dormido cuando una voz familiar resonó en el lugar, cerca, mucho más cerca que aquellas voces tan fastidiosas que aun chillaban en sus oídos a ratos. Tomando la máscara de hueso que tenía a su lado y acomodándola en su sitio el branded comenzó a salir de debajo de la cama gateando, respondiendo al llamado del niño albino, teniendo plumas pegadas en la ropa y en la piel de laguz que solía usar como peluca y a veces de cama o abrigo. Se sacudió meneando su cuerpo enérgicamente como lo harían los animales antes de ponerse de pie y caminar hacia el niño, notando que la cadena tiraba de su cuello antes de poder llegar a él. El rostro de Naruga se mantenía serio como siempre y con ayuda de aquella gastada mascara mantenía un aire inexpresivo algo inquietante aunque la verdad sus movimientos corporales hablaban bastante claro para quienes supieran sobre animales o bestias salvajes. Naruga no estaba agresivo en ningún momento pero si se notaba algo irritado dando un tiro al grillete que había en su cuello gruñéndole al trasto de metal  cuando este le impedía seguir avanzando.

- Dame… -

Exigió el enmascarado en el mismo tono demandante que había usado antes en la cueva cuando le habían ofrecido comida la primera vez y si bien estaba relativamente tranquilo el estar encerrado y amarrado ciertamente parecían irritarlo. No obstante la actitud del branded cambio de una forma totalmente radical de un momento a otro pues de la nada había comenzado a gruñir de forma agresiva y sin previo aviso comenzó a tirar de la cadena aun que está claramente no se rompería y le comenzaba a lastimar el cuello con los roces. Sin embargo y pese a eso el branded no parecía dirigir su aparente ira hacia Hasim si no que más bien había comenzado a intentar acercarse a la ventana cerrada donde momentos antes estaban los sirvientes mirándolo. La razón?, sus agudos sentidos del olfato y oído había detectado a su amigo peludo al otro lado del muro el cual pedía ayuda con sus ya característicos chillidos.

- GAO!!!!, GAO!!!!!.... grrrrrr!!!!!, GAO!!!!!!!!

Naruga estaba notoriamente alterado pues aquel pequeño animal era la única familia que le quedaba, su único compañero que había hecho de sus días solitarios mucho más soportables, quien había permanecido siempre a su lado pese a todas las adversidades. Si Hasim le estaba hablando Naruga pasaba totalmente de él  y centraba todas sus fuerzas en seguir tirado de la cadena y hasta comenzando a morderla con mas ahínco en un intento por liberarse, bramaba, gruñía y se retorcía hasta que finalmente las pocas fuerzas que logro recuperar con el descanso se le agotaron pues lo cierto era que, aun que en el tratamiento lograron darle algo de agua y comida en papilla cuando estaba aturdido, el branded aún estaba bastante debilitado.

- Que le pasa a Gao?!!!, donde esta?!!

Rugió nuevamente el brandes esta vez centrando si atención en el chiquillo al darse cuenta que no lograría romper la gruesa cadena que lo sujetaba. Naruga estaba cansado y débil, sí, pero aun estando en peores condiciones se las había arreglado para matar a un grupo de emergidos algo numeroso únicamente armado con una espada tan dañada que a duras penas le serviría como un garrote a una persona normal, por lo que era lógico pensar que aunque el enmascarado estuviese de rodillas y jadeando de cansancio era aún bastante peligroso y más si estaba tan alterado.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
542


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Lun Abr 18, 2016 5:58 pm

Hasim contemplaba desde la seguridad de su posición el abrupto cambio de humor de su huésped. Había sido una brillante movida ponerle la gruesa cadena alrededor del cuello, ya que, como había previsto, el banded reaccionaria en algún momento de manera violenta. En su mente siempre había calculado que esta reacción vendría no bien lo hiciera salir de debajo de la cama, que le haría adelantarse un par de pasos dentro de la habitación para saltarle encima. Nunca imaginó que saliera tan dócilmente de debajo de la cama, ni que su reacción violenta fuera causada por aquella molesta ardilla que llevaban sus sirvientes del otro lado de la puerta. Había subestimado la unión que tenían esos dos, pero no volvería a cometer ese error, este nuevo dato le hacia las cosas más fáciles de hecho.
Con una calculadora sonrisa acarició distraído a su propia Seth, quien siseaba nerviosa desde sus hombros, y calculando bien su siguiente paso, colocó el pesado cuenco de frutas en el suelo y dio un par de pasos hacia la puerta. Dos golpes suaves y rítmicos fue todo lo que necesito el noble para anteponerse al barullo del enmascarado y para que los temerosos esclavos le entregaran la jaula de bronce donde la colorada ardilla también chillaba y se retorcía tratando de llegar a su amigo. “Son tal para cual, eh? Ya cambiaremos eso” se dijo el chiquillo se daba vuelta con la gran jaula en las manos, la pesada puerta se volvió a cerrar detrás de él.

-Esto es lo que buscas, verdad? A tu amiguito que conocí en aquella cueva … Lo he estado cuidando mientras tu dormías, sabes? Pero al igual que tú, no es alguien que se deje cuidar muy fácilmente. Ha mordido a varios de mis sirviente… sin contar de que es tan ruidosa que no deja dormirá nadie por las noches.-

Sostenía la jaula lejos del alcance del branded entre sus brazos, abrazando la jaula en un gesto que se le hiso similar en su mente al mortal abrazo que solía darle seth a sus comidas. Pero por más que le divertía la comparación, no planeaba lastimar a la peluda rata. No, solo era un elemento para tener la completa atención del espadachín y obtener mayor cooperación de su parte.
Sentándose en el suelo, todavía lejos del alance que la cadena le permitía acceder a su compañero, dejó la jaula a un lado y empujó la bien servida fuente de alimentos hacia el branded.

-Por favor, ella está bien, puedes dejar de preocuparte y tironear. Pero el que me preocupa aquí eres tú. Necesitas comer apropiadamente de ahora en más, y también tendremos que hablar de tus … costumbres. Entiendo que eso de dormir bajo la cama rodeado del relleno de los almohadones te parezca bien, pero es algo que no podemos permitir tener en palacio. Entiendes? Recuerdas lo que te dije en la llanura? Antes de que mis hombres te trajeran aquí? Tú eres un regalo de mi señor hacia mí, entiendes eso?-

Hasim acariciaba el techo de la jaula de forma distraída, con el mismo gesto ausente que acariciaría a  su preciada cobra real. Dentro de esta, la ardilla continuaba chillando y corriendo en círculos.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
377


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Lun Abr 18, 2016 10:13 pm

El enmascarado se encontraba sumamente tenso, de rodillas en el piso lleno de frustración por las limitaciones que la cadena atada al grillete en su cuello le imponían. Nunca se había llegado a sentirse de aquella manera en su vida y menos aun estando muy acostumbrado a la absoluta libertad de la que gozaba en el desierto de Grann. Sin embargo, en cuanto su amigo peludo entro en la habitación a manos del cachorro humano Naruga comenzó a recuperar la tranquilidad, aunque el branded en realidad no entendiese gran parte de lo que el niño le decía.

- Cuidar?...

Pregunto sentándose frente al niño en la medida que el grillete en su cuello lo permitía. Con la cercanía de su amigo el animalillo también pareció tranquilizarse aun que al igual que su compañero semi humano parecía no estar muy contenta con el hecho de estar en un espacio tan reducido. El branded extendió la mano lentamente hacia el cuenco donde estaban las frutas varias, terminando por tomar la primera con un movimiento rápido y acercándola a su nariz para olfatear la manzana que había acabado eligiendo al azar. Aquello era algo nuevo para el branded ya que las frutas frescas no eran un tipo de mercancía que se transportase en caravana debido a lo rápido que perdían su frescura, de hecho pocas cosas habían tocado su paladar que no fueran carnes secas, conservas, queso y pan. El aroma de la fruta era dulce y agradable por lo que el enmascarado se animó por fin a darle la primera mordida para probarla, abriendo grande la boca y mostrando unos canidos más grandes que un humano normal pero sin llegar a ser tan grandes como un laguz. Increíblemente Naruga dibujo una sonrisa en su rostro pues nunca en su vida había probado algo de sabor tan dulce y delicioso siendo sorprendente que el mestizo fuera tan expresivo a ratos cuando normalmente tenía en el rostro una expresión casi el blanco. La ardilla se removió en la jaula un poco al verle comer por lo que el enmascarado quito un trozo de la manzana y lo arrojo directo a la jaula donde la ardilla, ni tarda ni perezosa la tomo entre sus pequeñas manos para empezar a comer, mirándose tan extasiada como su compañero.

- Cachorro humano dice cosas muy extrañas

Hablo el branded mientras terminaba la manzana y tomaba una naranja para mirarla con curiosidad, siguiendo el mismo proceso de olfatear y morder que había utilizado previamente con la manzana aun que esta se la estaba comiendo con cascara y todo, arrojando un trozo hacia la jaula cuando Gao chillaba para pedirle un poco.

- Palacio, regalo, almo… almogh… esos como se llamen, no entiendo. -

Ya tomando un poco más de confianza Naruga se aventuró a tomar una fruta con cada mano, comenzando a mordisquearlas a partes iguales mientras que comenzaba a mancharse el rostro y las manos con el jugo, sintiendo como su vacío estomago recibía gustoso aquellos alimentos tan sabrosos.

- Esta cosa en mi cuello… es molesta, quítala. Gao tampoco quiere estar allí

Sus padres habían logrado a enseñarle hablar de forma aceptable, aunque su forma de comunicarse aún era algo burda pues su tono de voz era golpeado y parecía omitir palabras para hablar lo menos posible. Aun así y estando tranquilo el branded no perdió oportunidad de expresar su inconformidad con el grillete en su cuello y el malestar de su compañero que seguía en la jaula. De momento el branded parecía tranquilo pero poco atento gracias a la comida que se concentraba en degustar, comenzando a lamerse el jugo de los dedos una vez hubo terminado con la bandeja entera.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
542


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Jue Abr 21, 2016 1:32 am

Ver comer tan torpemente a su nueva adquisición hacia que se le encogiera el estómago del asco. Apartó la mirada de su compañero con la nariz fruncida, era realmente desagradable ver como por falta de modales el enmascarado comía con la boca abierta, y ver como los pedazos mal masticados saltaban de su boca. Sería un reto más grande de lo que pensaba, pero bueno, si su señor se lo había puesto enfrente, no era un reto en el cual estuviera dispuesto a perder.
Además de su falta de modales había también que sumarle ese extraño y bestial apodo que le agregaba a su portentosa , “ cachorro”. El solo pensar que se estaba usando esa palabra tan denigrante para referirse a él hacia que le hirviera la  sangra, pero no perdería el control, no esta vez.
Hasim ya había tenido malas experiencias criando y entrenando bestias con anterioridad. Incluso todavía le pesaba en la memoria como una se había osado en escapar, tal vergonzoso recuerdo lo traían a la calma y lo obligaban a aferrarse a ella. Ya habría tiempo para reprimendas, para castigos y latigazos, pero ahora era momento de conocerse, y que el mestizo aprendiera su lugar.
Mientras su compañero todavía comía, el clérigo acariciaba la todavía cerrada jaula de la ardilla,  todavía indeciso de que hacer a continuación. Su alumno le tiraba con gran maestría pedazos de comida a su amiga en cautiverio, recordándole a el jovencito porqué era tan importante que domara a tan hábil bestia. Debería empezar por los modales en la mesa? Los modales al dormir? O enseñarle a hablar siquiera? Había tanto para hacer… era realmente un reto lo que tenía … su señor lo pondría a prueba? Sería un extraño  castigo? Como fuera no le correspondía cuestionarlo, solo bajar la cabeza y agradecer nuevamente el regalo de poder purificar a un nuevo ser que se le enviaba.  

-Cachorro? No, no es correcto que te refirieras mi  de esa manera. Soy tu amo. Crees que puedas pronunciarlo? A-m-o … Dilo.-

Hasim volvía a sonreírle  amablemente, este no seria un esclavo común motivado por el miedo al castigo, sería como su dócil y tierna Seth, quien estaba tan acostumbrada a la presencia y mano del noble, que en su pequeña mente debía pensar que lo seguía por amor.

-Palacio? No te gusta el palacio? Preferiría estar  de nuevo en esa fría y sucia caverna? Sin comida… sin agua… rodeado de enemigos… Acaso estar aquí no es mejor? No es sabrosa la fruta que puedes comer aquí? O el vino que puedes beber?-


Levantó la jaula y la colocó sobre su regazo, acariciando sus barrotes y divirtiéndose con la enérgica ardilla. Si no fuera tan  chillona, la conservaría en sus aposentos ya que le divertía muchísimo verla correr y debatirse entre los barrotes de la pequeña celda.

-Esa “cosa en tu cuello” es importante. Indica que eres y quien eres, entiendes? Recuerdas la luz que  e curó cuando estabas peleando con esos monstruos en el desierto? Ese, como te dije, es el poder de mi dios… tu dios ahora. Y debes pagarle con obediencia y adoración por el resto de tu vida. De lo contrario…-  


Su mano acariciaba distraída la jaula sobre su regazo, sabia que estaba usando palabras complicadas, pero era a drede, trataba de hacer que del monstruo se concentrara en las palabras, intentara razonarlas y en el ínterin dejara de prestarle  atención, de esa forma podría comenzar a aproximarse

-Quieres volver a la cueva a pasar hambre? A que tu y tu amiguita.., Gao….estén el la completa indigencia? -
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
377


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Lun Abr 25, 2016 1:09 am

El branded se mantenía ocupado masticando y mordiendo la fruta que le habían entregado y, a falta de modales los trozos de fruta así como el jugo de estas resbalaban por su boca dejandole un olor a fruta que se entremezclaba con el aroma poco aseado del enmascarado pues ciertamente en el desierto no había lugares ni agua suficiente para que pudiera limpiar su ropa o su cuerpo adecuadamente. Cuando el chico le hablo con aquella sonrisa característica el mestizo dejo lo que estaba haciendo para prestarle atención, aun que por supuesto al haber interrumpido su labor de masticar y tragar el hombre bestia termino con los cachetes ligeramente inflrados por la comida que quedo dentro de ellos. Giro ligeramente la cabeza hacia un lado, por una parte no parecía que "Amo" fuese su nombre pues agregando el "Tu" le daba un contexto de propiedad....

- Amo.... eres mi amo? -

Por supuesto no tenia manera de saber que era un amo y tampoco la relación amo-sirviente que ello incluía, aun así imaginaba que al ser algo suyo el amo era algo que debía darse la tarea de cuidar y proteger así como a su peludo compañero Gao.

- Que molesto.... -

Gruño en respuesta pocos momentos después al imaginar lo que seria echarse a cuestas el cuidado de alguien mas, tendría que saquear mas comida y mas agua para que los tres pudieran sobrevivir y si el chiquillo era tan ruidoso como lo fue en la cueva estaba seguro de que acabaría cortandole la garganta si lo exasperaba demasiado.

- Palacio es cueva de amo?... Mejor que mi cueva, si... pero muy pequeña -

Al estar desmayado cuando lo llevaron al palacio aquel cuarto era realmente lo único que conocía de dicha estructura y comparada a su cueva ciertamente aquella habitación era pequeña.

- Me gusta cueva de amo... comida, agua, cosas esponjadas llenas de plumas... no hay aves pero plumas suaves -

Estaba mucho mas conversador de lo que era usualmente aun que omitiera palabras para hablar lo menos posible, aun que había que darle merito por expresarse de forma tan moderadamente aceptable tomando en cuenta que era un ermitaño que vivía en una cueva.

- Soy Naruga.... no necesito cosa metálica en cuello para saberlo. Luz misteriosa útil, pero no conozco a cosa "dios" como se llame así que no le debo nada, pero debo gracias a mi Amo por que el brilla con luz misteriosa y el quito dolor de batalla. -

Aun que no lo pareciera Naruga estaba honestamente agradecido con el crío y era la razón por la que hasta ahora no se mostraba agresivo con el, de hecho estaba bastante dispuesto a escucharlo aun que no entendiera ni la mitad de las cosas que les decía. Una vez que hubo silencio de nuevo el branded comenzó a distraerse de nuevo para comerse lo que sea que quedase de las frutas pues al parecer el mestizo tenia dificultades para concentrarse cuando había comida o algo que llamaba su interés de por medio, satisfecho y hasta cierto punto contento por haber comido aquellos alimentos tan deliciosos que no conocía. Quizá estaría mas relajado de no estar amarrado del cuello y su compañero preso pero no sentía que el cachorro humano fuera una amenaza así que no desperdiciaba energías alterándose en demasía por ello... cosa que cambiaría radicalmente si fuese otra persona la que tuviese enfrente.

- Ind... ingen... grrrr... no entiendo, amo dice cosas complicadas de nuevo. Si yo consigo comida y agua no pasamos hambre ni sed, si Gao y yo morir culpa mía. Cueva hogar.... -

No parecía entender a lo que se refería el niño humano pues en su cabeza no pasaba la idea de que fuera a recibir comida y agua solo por que si, después de todo así había sobrevivido toda su vida. Sin pena alguna el branded se hecho a un lado, recostándose en el piso tal como lo haría un felino grande que acaba de comer, disfrutando la sensación fresca que trasmitía el piso de piedra de aquel lugar.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
542


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Miér Mayo 04, 2016 6:34 pm

Hasim resopló molesto, no estaba consiguiendo casi ninguna colaboración por parte de su nueva adquisición, y para peor este parecía más interesado en la comida que en la amenaza latente que estaba ejerciendo sobe él. Acaso no se daba cuenta?  Estaría siendo demasiado sutil para la pequeña mente del mestizo? La escasa paciencia del capricho noble comenzaba a agotarse, quería removerle la máscara y volver a mirarlo a esos dorados ojos, y verificar que era suyo por decreto divino, pero... sería demasiado peligroso? No había osado a acercarse o tocarlo desde que estuvieran atrapados entre las rocas y los emergidos.
Molesto e irritado dejó la jaula de la ardilla a un lado, se incorporó y caminó decidido hacia el marcado. No llevaba ningún elemento para defenderse más que su actitud y resolución, pero de igual manera el branded solo tenía sus dientes para atacarlo, por lo que no creía que fuera a correr peligro real. En el peor de los casos gritaría y entrarían los guardias, pero sabía que para domar a una serpiente probablemente fueras  a recibir un par de mordidas en el proceso.  
Respiró hondo y se inclinó delante de él. Con mucha delicadeza  y moviéndose siempre muy despacio, extendió sus manos hacia su invitado, acariciándole la barbilla y trayéndolo ligeramente hacia él.
 
-Verdad que es cómoda mi casa, verdad? Y este es tu nuevo hogar. Y no hablo solo de esta alcoba, me refiero al castillo entero!
Una vez que hayas aprendido a hablar correctamente y a … comportarte, no tendré inconveniente en dejarte pasear por los alrededores
A ti y a tu amiga rata, por supuesto.-


Ladeaba ligeramente la cabeza con la barbilla elevada mientras veía como el jugo de fruta se escurría por el rostro de su mascota. Le generaba repugnancia, pero se abstuvo de fruncir el ceño, no estando tan cerca.
Sacó un pañuelo limpio de su cinturón y lo pazo con delicadeza para limpiar el rostro del branded.

-Tampoco puedo permitir que vallas por ahí echo un esperpento! Debemos cuidar mejor tu imagen a partir de ahora… si si si, empezaremos con lo simple. Una vez que puedas moverte sin atacar a mis otros sirvientes, podremos empezar a vestirte y armarte como a los demás guerreros… estoy seguro que el dorado te quedará muy bien!-

Hasim hablaba más consigo mismo que con su invitado, aunque no frenaba ni por un instante de limpiarle con mucho cuidado barbilla. Aquello era un desastre! Había fruta en lugares insólitos! Definitivamente le daría unas buenas lecciones de como comer antes de su próxima comida.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
377


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Vie Mayo 06, 2016 2:15 am

Para Naruga aquel muchachito no represento nunca una amenaza real para el pues tanto su fuerza como su habilidad combativa eran por así decirlo nulas sin realmente consiente de quien era el albino ni el poder que su cargo ostentaba. Aun así el branded permanecía tranquilo, comiendo los restos de las frutas que habían logrado escaparsele de la boca disfrutando de su delicioso sabo y aroma un poco mas. Por otra parte Naruga parecía tener muchos problemas en concentrarse por mucho tiempo en las palabras del albino pues al no llegar a comprender del todo y no estar acostumbrado a las conversaciones llegaba a distraerse con descarada facilidad. Sin embargo todo cambio de un momento a otro cuando el sutil roce de la mano contraria le acaricio la barbilla provocando que el cuerpo del mestizo se tensara y mostrara los dientes por un momento, mas la sensación era tan placentera que a los pocos momentos había comenzado a relajarse. Increíblemente mientras lo tenia de aquella manera Naruga no movía ni un musculo prestando la debida atención que crío demandaba, intentando comprenderlo en la medida que su limitado vocabulario lo permitiese.

- Casa de Amo... mi nuevo hogar? -

Intentaba asimilar aquello mientras sus orbes doradas miraban fijamente a Hasim, ocultas del mundo bajo aquella desgatada mascara de hueso como un par de monedas de oro en lo profundo de un estanque. Entendía que aquel lugar era el hogar del niño pero no comprendía por que el otro deseaba que se quedara, después de todo el ya había visto su rostro mas de una vez por lo que era imposible que no supiese del monstruo bajo la mascara. Aun así, no había miedo en su mirada, se acercaba a el, le hablaba y hasta pasaba por su rostro un trozo de tela a saber por que... el punto era que, pese a ser un humano ese niño en concreto no parecía interesado en lastimarlo como tantas veces le advirtieron sus padres.

- Humanos odian a monstruos... yo soy un monstruo... Amo ha visto mi rostro y no asustado, por que?, no doy miedo?, no soy repulsivo?. Mato a los humanos por que ellos quieren matarme pero amo no lo hace aun que puede... por eso... no quiero matar Amo. -

No era que se estuviese quejando si no mas bien que realmente no entendía como era que alguien podía ser tan amable con una criatura como el, como un humano era capaz de tocarlo esa manera tan placentera sin intención de hacerle daño y dedicarle palabras tan suaves y gratas, se sentía extraño y un poco intimidado por ello pero no por eso le resultaba desagradable.

- Pelear molesto... gasta energia valiosa para cazar y saquear. No atacar a nadie si no necesario pero olor a miedo me hace enojar, gritos hacen enogar... humanos afuera muy irritantes. -

Gruño el branded mal humorado mientras dedicaba su atención hacia la puerta cerrada pues aun podía escuchar un montón de cuchiceos que, para alguien acostumbrado a la soledad y aislamiento resultaban realmente desesperantes, aun asi aquello perdía interés a los pocos momentos pues deseaba concentrarse mas en el tacto agradable de las manos contrarias, haciéndole ronronear levemente despues de unos momentos.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
542


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Dom Mayo 22, 2016 9:11 pm

Abrió grande los ojos cuando el branded osó mostrarle los dientes, mas pese a lo ofendido que estaba por el hecho, no soltó el rostro de este, ni dejó que sus rasgos se deformaran en la expresión de asco que tanto deseaba tomar. No, mantenía su rostro con la media sonrisa en los labios y la mirada lo más cálida que sus entrañas le permitirán tener. Concentrándose en respirar pausado mantenía al mestizo bajo su aparente control, tranquilizándolo y acariciándole la barbilla.    
Bien, el mestizo había dejado de mostrar los dientes y ahora volvía a tomar la mista actitud sumisa de antes. Significaba que podría tocarlo libremente de aquí en más. Eso era un gran avance en comenzar a ejercer su dominio sobre él, pero no debía dejarse ganar por la emoción. "paciencia, paciencia" se decía internamente mientras e aminaba a acercar su rostro al suyo.  

-Si... MI casa será donde tu también vivas. Tu deber a partir de ahora es estar a mi lado. A cambio yo te daré cobijo, alimento y abrigo. No suena bien eso? Solo debes .. entregarte a mi.-

Sus manos subieron hasta posarse en los extremos de la mascara, y tubo que concentrarse en eso para no soltar una risotada cuando el mestizo se había descripto a si mismo como monstruo. Si, en un principio lo había visto así, pero ahora... entendía la utilidad de aquella bestia. Además estaban esos ojos... esos enigmáticos y dorados ojos que veía como un presagio de su buen y omnipotente señor. Si, debían estar relacionados a su deidad, no le cabía la menor duda de ello.  
Pensando en esos ojos fue que se animó a retirarle la pesada mascara al mestizo. Le encantaba verlos, y aunque verlos también significaba ver aquellas horribles marcas que delataban su impureza, valían el sacrificio.  

-Aborrecerte? A partir de ahora solo mis enemigos tendrán motivos para aborrecerte. Y tu te aseguraras de que ellos sientan temor al verte. Deberás imponerte en el campo de batalla y salir triunfal. Y todos ellos te aborrecerán y temerán. Pero yo? No, tu eres mío ahora.
Que no quieres matar? Bueno... ya arreglaremos eso. Primero lo primero. Debemos alimentarte y vestirte adecuadamente. También debes dejar de hablar de forma tan... cortada. A partir de ahora te convertirás en un soldado de la gran nación de Begnion y estarás a mi lado en el ducado de Seriola, y desde aquí me ayudarás a convertir a esta tierra en un magnifico y potente imperio. No te parece eso más importante que solo pelear por comda?-


Se giró hacia la pesada puerta de roble, la cual permanecia cerrada pero aun asi podian escucharse los cuchicheos de los sirvientes del otro lado

-Ustedes! Ya no los necesito aquí! Vallan a hacer algo util o los mandaré azotar a todos!-

Los pasos de los plebeyos corriendo rápidamente del lugar se escucharon inmediatamente. Hasim tenia fama dentro de su servidumbre de ser caprichoso y obstinado y nunca antes le había molestado mandar castigar a alguno de sus esclavos, tuviera motivos para hacerlo o no.  

-Ahora que estamos más solos, estas mejor? Te sientes más tranquilo? Bueno, que te parece si ahora nos ponemos manos a la obra?-


Soltó el rostro del marcado y se alejó unos pasos, parándose muy erguido enfrente de su adquisición.

-Lo primero que debemos hacer es sacarte todos esos retazos de tala harapientos. Vamos, quítate la ropa.-
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
377


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Vie Mayo 27, 2016 3:07 am

Según entendía aquel chiquillo le ofrecía mas comida, refugio y bebida a cambio de, al parecer, solo permanecer a su lado. No lograba entender a que se refería exactamente con entregarse a el pero poco a poco las ideas se iban asimilando para tomar forma en la mente del branded. Un sentimiento sin nombre lo inundo en cuanto el joven humano declaro que no le aborrecía, una felicidad extraña que nunca había sentido en su vida... no lograba entenderlo del todo pero de alguna manera aquello comenzaba a agradarle. Estaba tan distraído en las palabras y caricias contrarias que no fue capaz de reaccionar a tiempo para evitar que su mascara fuera retirada de su rostro con total confianza por parte del crío, esta era la tercera vez que miraba cara a cara al humano de blanco cabello y aun que la vez anterior apenas se había inmutado pues estaba prácticamente pateando las puertas del cielo en esta ocasión su rostro reflejo un nada disimulado gesto de pánico. No estaba acostumbrado a quitarse la mascara frente a nadie o que le viesen de forma tan directa e independientemente de que ese niño ya lo hubiese visto varias veces y el branded se sentía totalmente expuesto, vulnerable a tal grado de quedarse en shock unos minutos.
Spoiler:

En cuanto el joven duque se distrajo para regañar a sus sirvientes Naruga por fin fue capaz de reaccionar cubriéndose la cara con ambas manos las cuales estaban notoriamente temblorosas como si se tratara de un niño asustado. Poco le importaba que su visión fuera nula al cubrirse los ojos pues su miedo a ser visto directamente era irracional y estaba tan arraigada a su ser que le tomaría muchísimo tiempo acostumbrarse. Ante la orden que le dieron de quitarse la ropa Naruga negó enérgicamente con la cabeza pues aquello implicaba que tuviese que quitarse las manos de la cara.

- No mires.... soy un monstruo repugnante.... no mires mi rostro... -

La voz normalmente firme y demandante del mestizo en ese momento sonaba temblorosa, su corazón latía con fuerza y su cuerpo temblaba de forma muy notoria. Su reacción normal hubiera sido intentar matar a quien sea que lo hubiese visto pero no deseaba lastimar al chiquillo, al portador de aquella cálida luz que se lleva el dolor de las heridas, aquel que le habla de forma dulce aun que sabe que siquiera es un ser humano. Termino por fin metiéndose de nueva cuenta debajo de la cama con el fin de ocultarse, sintiéndose a salvo en la penumbra para retirar por fin sus manos de su rostro mientras que sus ojos amarillos resaltaban brillantes.

- Mascara, dame.... entonces quito ropa -

Hablo por fin sacando la mano por debajo del mueble en espera a que le entregasen esa tosca mascara de hueso recuperando su forma de hablar demandante con un toque algo irritado en su animo. Al parecer el branded aun tenia un largo camino que recorrer para volverse un soldado, para adaptarse a su nueva vida o siquiera comenzar a seguir ordenes, la paciencia del joven duque seria puesta a prueba en mas de una ocasión en lo que su nueva mascota era domesticada.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
542


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Mar Jun 14, 2016 4:38 pm

Verlo temblando en el suelo, gimoteando y clamando por su ridículo antifaz, la imagen era deliciosa en todo sentido ante los codiciosos ojos del noble quien se divirtió sosteniendo la máscara entre sus dedos con una afilada sonrisa en los labios, mientras el mestizo seguía rodando en su sitio.
Se relamía ante tal demostración de debilidad ante una persona de tal fiereza, le encantaba, lo colmaba en varios aspectos, se preguntaba si detrás de sus manos estaría llorando e imaginó como serian esos dorados ojos llenos de lágrimas. La sola idea hiso que soltara una pequeña risotada mientras sentía como su entusiasmo se incrementaba. Quería comprobarlo, quería verlo, ser testigo de tal imagen y de ser posible hasta quería probarlas, ver si eran tan saladas o tendrían algún otro sabor más amargo.

El jovencito llegó a dar un paso hacia el temblante mestizo, pero justo en ese momento este echó a correr y se escondió debajo de la cama, con extrañas y ridículas exigencias. Devolverle la máscara? Nunca! Se taparía cuando él quisiera y como él quisiera! Que se pensaba que era poniendo exigencias?
Resoplando el joven clérigo volvió a colocarse dentro del área marcada como segura, aquella donde sabía que la gruesa cadena que tenía el espadachín al cuello no le permitía acceder. Tiró la máscara sin ninguna ceremonia en un costado y tomó la jaula de la rata amiga del espadachín y la sostuvo enfrente de él.

-Te he dicho que te desnudes, en lugar de eso, te escondes de mí….
Sal de debajo de esa cama y desnúdate-
Dijo con tono firme.
-O cosas malas van a pasar-

Sacudió  bruscamente la jaula de arriba para abajo dos veces, no lo suficiente como para lastimar realmente al roedor anaranjado, pero si para hacer que este chillara y se pusiera a corretear nervioso por la jaula una vez más.
Levantó una media sonrisa esperando como iba a optar portarse su nueva mascota. Seria dócil? Seria agresivo? Cualquiera de las dos opciones solo emocionaba más al pequeño noble.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
377


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Mar Jun 21, 2016 3:29 am

Allí estaba de nuevo, en una situación complicada por culpa de su sangre maldita y esas horrendas marcas en su rostro. Miro con atención como el niño tiraba la mascara a un lado y zarandeaba la jaula donde estaba su amigo ordenandole ahora el desnudarse. Para este punto no podía evitarlo, estaba furioso y su cuerpo temblaba con impotencia al saber que esa maldita cadena en su cuello no le permitiría alcanzar a su amigo que le pedía ayuda a gritos. Gruño por lo bajo pues si bien el chiquillo hasta ahora no le habia dado razones para querer lastimarlo aun que eso que estaba haciendo si que le provocaba.... aun que Gao parecía mas alterado que herido.

De momento la situación era delicada y aun que Naruga no era un partidario de pensar mucho las cosas entendió rápidamente que seria inutil tratar de recuperar a su amigo por la fuerza. Era normal que lo tratara de esa manera, después de todo sus padres ya le tenian dicho que los seres humanos suelen ser crueles con los monstruos una vez que los descubren... fue ingenuo al pensar que un cachorro humano seria diferente y, de alguna manera la decepción llego a dolerle mas que cualquier herida que hubiese tenido...

"Entonces me hara sufrir hasta que muera"

Se dijo mentalmente el branded recordando como sus padres le contaban sobre diversas torturas que los seres humanos les hacían a los de su especia, haciendo que Naruga se preguntara que seguiría una vez que estuviese desnudo frente a el. Lo admitía, tenia miedo de lo que podría pasar después, tanto a su peludo compañero como e el mismo.... aun así de momento no le quedaba mas que obedecer. El branded entonces salio cubriendo su cara con una de sus manos pero dejando suficiente espacio entre los dedos para que sus ojos amarillos pudiesen ver lo que sucedía. El rostro del híbrido era tan inexpresivo como siempre mas esos grandes y brillantes ojos de color dorado estaban tan afilados como cuchillos mientras que sus pupilas felinas se encontraban contraídas al no estar acostumbradas a la luz. Din decir nada se dio media vuelta para que no le mirase el rostro mientras se quitaba la ropa, tarea para lo cual increíblemente ocupo pocos movimientos para quedar en el piso o por lo menos para dejar el área del torso descubierto. El cuerpo de Naruga estaba lleno de cicatrices tanto viejas como recientes, de todos tamaños y grosores por las múltiples batallas, muchas veces a muerte, en las que se vio envuelto desde niño. El área de la cintura y las piernas presentaba cicatrices mucho mas leves y poco numerosas pues parecía que el branded se protegía mas esas áreas, después de todo podía seguir peleando con un brazo herido pero no podría desplazarse bien si le lastimaban las piernas ademas que estas eran su unica forma de sobrevivir en caso de que debiera retirarse.  

- Ya no ropa... suelta a Gao.... y mascara, dame -

Era obvio que no conocía los conceptos de "por favor y gracias", de hecho a duras penas lograba expresarse de forma decente. Se volteo para quedar de frente al niño, nuevamente cubriéndose el rostro con una de sus manos. Parecía que, a parte de su rostro no le molestaba que otros mirasen su cuerpo, no tenia noción del pudor en ese sentido por lo que no se cubría otra cosa que no fuera el rostro. Su piel era pálida pues ademas de los gruesos ropajes que siempre traía encima solo salia de noche y la colección de cortes que tenia en sus brazos y torso no eran pocas, inclusive algunas cicatrices de flechas eran visibles en su espalda. Naruga queso en silencio a la espera de que por fin decidieran regresarle su mascara pues su paciencia se estaba agotando y cada vez le era mas difícil el mantener la compostura ante ese niño humano.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
542


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Lun Jul 11, 2016 3:09 pm

“Bien, bien” pensaba el noble clérigo mientras veía como el  fornido guerrero postraba ante él y obedientemente empezaba a remover esas gruesas pieles y desgastadas telas, dejando al descubierto su blanca y tersa piel.  LE daba la espalda, pero no le importaba, ver como empezaban a caer los trapos a los lados mientras descubría una ancha espalda con fornidos hombros era una delicia, y lo hacía de la forma que más deleitaba al jovencito.
Se acarició los labios  mientras veía como ese formidable espécimen comenzaba a revelarse paso a paso, dejando que cada pieza callera. Su cuerpo estaba  bien definido y marcado y si bien un sinfín de pequeñas cicatrices le surcaban, solo le daban un aire más exitico al espadachín.  Algunos de estos cortes eran más profundos que otros, dibujando figuras en el torso de su prisionero que Hasim quería recorrer con sus dedos, sentir su textura, lamerlas hasta curarlas.
Ya casi no podía contenerse, quería más, mucho más. Suspiró mientras trataba de disimular las reacciones de su cuerpo, y mientras disfrutaba como el calor le subía como oleadas, abrazándolo entero y dejándolo extasiado casi por completo. Pero debía también contenerse. Un buen entrenamiento requería tiempo y paciencia, pero ya veía que iba a disfrutar y mucho a su nueva mascota.
Si este mestizo podía hacer todo esto solo con mostrarse ante él, que más podría hacer con esas manos? Esas manos que debían estar llenas de callos por los muchos años entrenando con la espada, debían sed de textura ligeramente rugosa. Como sería la sensación  de esas manos contra su piel? Mientras su imaginación volaba y fantaseaba, el comentario del branded llegó como una bofetada que lo despertó de golpe de su ensueño.

-Oh… muy bien… muy bien…-

Desde que el espadachín se volteara y se mostrará entero le empezaba a costar concentrarse en sus pensamientos o acciones, siquiera podía desviar la mirada del gran armamento que le había revelado su compañero, el cual no parecía tener ningún tipo de pudor en mostrarlo. Hasim ni siquiera notó que se cubría el rostro, su mirada bailaba por su cuerpo mientras sus manos torpemente tomaban la jaula de la ardilla hasta  acomodarla y poder abrir la puerta, todo esto sin mirar hacia la jaula ni una sola vez.
La rata naranja se escabulló como un rayo fuera de esta, no olvidándose de morder al jovencito en su huida, haciendo que este diera un grito y dejara caer la jaula en un estruendo.

-AH! Maldita rat!-

Se contuvo de seguir su sarta de improperios justo a tiempo. Debía controlarse, si bien el sarnoso roedor le había matado toda la fantasía en la que estaba viviendo, todavía tenía suficiente autocontrol como para no dejarse llevar por la ira y comenzar a perseguir a esa tonta ardilla. Sabía que hacerlo solo haría que se ganara al hombretón en su contra, y ahora que su amigo estaba libre era tiempo era momento de ir al siguiente nivel.
Contuvo el aliento y tras una larga zancada abandonó su zona de seguridad y entró dentro del área donde podía acceder el desnudo mestizo.

-Como ves, cumplí mi palabra. Tu amigo es libre nuevamente para jugar todo lo que desee contigo.
Pero me pides tú mascará también? Esa no es la forma correcta de pedirle a tu amo.
Pídemelo correctamente.-


La herida de donde lo mordiera la ardilla todavía sangraba ligeramente, peor al noble no le molestaba. Estaba nervioso, se estaba exponiendo directamente a una fiera salvaje, pero por alguna extraña y retorcida razón, esto solo lo excitaba más.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
377


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Lun Jul 18, 2016 5:58 am

El niño humano por fin había soltado a su amigo peludo el cual no desaprovecho la oportunidad de darle un buen mordisco en la mano para después salir corriendo como alma que lleva el diablo, buscando refugio en el cubil que el branded había hecho bajo la cama. Naruga pensó que con ello Gao había ajustado sus cuentas por el mal rato que el crio le hiso pasar por lo que no reprendió al roedor por ello aun que claramente eso hiso molestar al joven humano en sobremanera.

Por otra parte no llego a entender a que se refería con "pedir la máscara correctamente", normalmente era más sencillo tomarlas cosas por su cuenta, arrebatarlas de las manos contrarias si hacía falta y únicamente había aprendido a demandar lo que era suyo o lo que deseaba con un simple "Dame" cuando la situación lo ameritaba, lo cual no era frecuente. por otro lado, Naruga no tenia noción de lo que era correcto o incorrecto por lo que, aun que lo intentara, no tenia forma de comprender lo que Hasim le pedía así que se limito a gruñir por lo bajo y acercarse frente a frente al chiquillo, extendiendo la mano derecha y aun cubriéndose el rostro con la izquierda.

- Mascara, dame.... ahora -

Repitió una vez más el branded de forma demandante pues aquello era lo único que conocía. Nunca hubo nadie por encima de él, nunca obedeció a nadie, era por así decirlo una bestia salvaje libre de matar y pillar cuanto deseara en el inclemente desierto de Begnion, lugar de bandidos donde solo el más fuerte sobrevive... y Naruga era un sobreviviente de aquel infierno que llamaba hogar. Aun así, milagrosamente el branded no era una criatura intrínsecamente violenta si no que en general permanecía en un estado de pereza muy marcado mientras no tuviese necesidad de alimentarse o pelear por cualquier razón.

De todas maneras Naruga intento razonar las cosas, le resulto difícil al estar acostumbrado a seguir más a su instinto y menos a su cabeza pero llego a la conclusión de que quizá... solo quizá quería una disculpa por la mordida que le dio su compañero. Fue por eso que, ignorando totalmente cualquier reclamo del chiquillo Naruga tomo del brazo al niño mirando que su herida aun sangraba, inclinándose suavemente mientras aun intentaba con la otra mano cubrir las marcas en su rostro. Sin preguntar o pedir permiso Naruga comenzó a lamer la herida en la mano del joven alvino para limpiar la sangre, no era un curandero pero aquel método era el que usaba normalmente para que las heridas propias cicatrizaran mas rápido.... a saber si funcionaba o no pero era lo que el mestizo creía que funcionaba. La lengua de Naruga tenía un tacto ligeramente rasposo pero no llegaba a lastimar o a resultar desagradable pero sí que podía resultar extraña, aun así el branded no se detuvo hasta comprobar que la herida en el niño dejaba de sangrar.

- Mascara, dame.... -

Dijo por última vez dejando por fin la mano contraria esperando que aquello fuera lo que el crio pedía pues no se le ocurría otra cosa.... los humanos sí que eran molestos y complicados.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
542


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Mar Jul 19, 2016 8:41 pm

Arqueando una ceja Hasim observaba como el feroz  y potente espadachín, quien había demostrado que era capaz de derrotar sin mayores problemas a un ejército de emergidos, ahora se paraba simplemente ante él y le exigía su marcara en mal tono. No lo iba a disimular, esperaba otro tipo de reacción, que le saltara encima, que gruñera o que incluso lo llegara a morder.
Suspiró, es lo que pasa cuando estas bajo la protección de un ser superior, las cosas siempre se le daban con mucha más soltura y facilidad que a los demás plebeyos, era su bendición y su maldición, jamás debía esforzarse por nada.
Todavía decepcionado de la actitud semi dócil de su prisionero, rápidamente pasó del desencanto a de nuevo emocionarse por el pequeño gran detalle: Estaba osando pararse enfrente de él de manera completamente erguida y orgullosa? Encima reclamarle prepotentemente? Claramente debía aleccionar a ese mestizo por tal ofensa ante la gran casa regente de Seliora.

Tomando la cadena que le colgaba del cuello rápidamente con una mano, Trí de ella acercando la cara del hombretón a la suya propia.

-Que hemos hablado de modales? Esa no es forma de referirte a tu amo.-

Se colocó a su costado y trancó la parte de atrás de su pantorrilla dándole un empujón en el pecho que lo tumbó como un gran tronco contra el duro suelo de piedra. Esta maniobra era de los pocos movimientos de defensa personal que le había enseñado su capitán de la guardia, y fuera del patio de entrenamiento, era la primera vez que el chiquillo encontraba un motivo para usarlo. Ver al mestizo tumbado boca arriba por el accionar de su propia fuerza hizo que se le hinchara el pecho de orgullo, peor no había tiempo que perder, ya que este se incorporaría en cualquier momento. Sentándose sobre el pecho del branded se aseguraría de que este no se levantara tan rápidamente.
Ahora, trepado sobre él, sintiendo su respiración y su calor debajo de si, el joven noble estaba más emocionado que nunca, y no importara que hiciera, una sonrisa le corría la cara de lado a lado incapaz de contenerla o disimularla.

-“Por favor, amo” esa es la forma correcta.-

Trió nuevamente de la correa en el cuello de su presa para enfatizar sus palabras ganaran peso.

-Vamos, inténtalo tu ahora.-
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
377


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Jue Jul 28, 2016 4:13 am

Sin saber cómo exactamente ese chiquillo humano al que consideraba débil de un momento a otro se las había arreglado para tirarlo de espaldas contra el piso cosa que realmente no esperaba contemplando en su mente que le superaba por mucho en fuerza y tamaño. Como un acto reflejo el branded dejo de cubrirse el rostro con la mano intentando usar ambas para amortiguar un poco su caída y que resultara menos doloroso, Naruga tardo unos momentos en comprender que estaba pasando pues no esperaba tener que defenderse de un mocoso, tiempo que Hasim aprovecho para sentarse arriba de él en su pecho. El niño era liviano, no tendría ningún problema en reincorporarse pero el problema radicaba en que ya no estaba cubriéndose el rostro y los ojos del joven lo miraban fijamente. La respiración del branded era acelerada y un escalofrió terrible le recorría la espina dorsal, como había acabado de esa manera?, como era posible que un cachorro humano despertara en el aquellas emociones que en su vida había sentido.... siempre fue un bandido, quien inspiraba temor en todos aquellos que lo miraban, estaba acostumbrado al miedo, al repudio y al rechazo por parte de los pocos que habían visto su rostro... porque entonces ese niño estaba sonriéndole?.

- Grrrrr..... -

Respondió con un gruñido rebelde en cuanto fue tomado del collar en su cuello mas su cuerpo temblaba ligeramente. Lo estaba mirando fijamente, al rostro detrás de la máscara y aun así no se apartaba, estaba observándole en su forma real y más simple e inexplicablemente eso lo hacía sentirse avergonzado, vulnerable ante un humano que ni un millón de años podría igualarse a él en fuerza o habilidad para pelear. Quería que dejase de mirarlo, no comprendía el por qué se sentía de aquella manera y eso lo alteraba, quería escapar y esconderse en el refugio que tenia bajo de la cama, sentía la cara caliente y la cabeza le daba vueltas notándose en la piel pálida de su rostro un notorio color carmín.

- Mascara... po... por... favor.... amo... -

Y se rindió con ello al final, aun que le partiera el cuello al crio no había manera de que pudiese recuperar su máscara o liberarse, asunto a parte francamente no deseaba lastimarlo. Se cubrió el rostro con el brazo derecho, no quería seguir mirando el rostro ajeno, esa sonrisa que lo llenaba de sensaciones extrañas... aun así podía sentirlo encima suyo y era lo que mantenía su respiración ligeramente agitada.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
542


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Mar Ago 16, 2016 5:26 pm

Con la cadena todavía tirante en la mano, Hasim no paraba de recorrer el estructural torso de su nuevo criado con la mirada. Cada musculo perfectamente contorneado debido a los años de batallar en el desierto le habían dejado un regalo hermoso a los pies del santo joven, con la tez sorprendentemente blanca viniendo de un habitante de estas tierras pero que solo fascinaban más al joven moreno quien apenas podía resistirse de empezar a contornearse sobre el pecho de este el cual temblaba debajo de él, una exquisita sensación, y sabía que para esa altura el branded ya había sentido su emoción contra su estómago. Sabría lo que esto significaba? Entendería una bestia como aquella, que apenas sabía hablar, de reacciones y deseos carnales? Las habría experimentado antes? Preguntar no era una opción, tendría que descubrirlo por sus propios medios, peor no ahora, no todavía. Este era un vals que se bailaba lento y con cuidado, buscando bien dar cada paso en el lugar y tiempo correctos.

EL branded ahora se cubría el rostro ruborizado debajo de su brazo, pero dejando todavía su boca descubierta, la cual cumplió torpemente con el mandato que le había dado el noble. “Que adorable” pensaba Hasim quien se inclinó sobre el rostro del salvaje, acostándose sobre su blanco pecho, se detuvo a sentir los latidos de su agitado corazón, el temblequeó de su nerviosismo… “realmente adorable”. Siguió viajando sobré él como lo haría su preciada Seth hasta encontrarse cara a cara, allí, tan cerca de él, donde no podía ver sus ojos, pero podía sentir su aliento escurrirse de entre sus labios apretados.

-No está mal, pero no lo has pronunciado correctamente.-


Acotó mientras tiraba de la cadena con delicadeza para dejarla tirante y forzar al branded a levantar un poco más la barbilla.
Con la mano libre, recorrió el contorno de la mandíbula, acariciando sus pómulos, dejando que sus dedos acariciaran la blanca piel hasta llegar a los labios. Con la yema de los dedos dibujó el contorno de estos.

-Tienes que decir “por favor, amo”…-

Bajó más el rostro hasta que sus labios se encontraron, y disfrutó su tenue sabor.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
377


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Jue Ago 18, 2016 5:26 am

Esa sensación tan extraña y desconocida se manifestaba con más fuerza con cada segundo que pasaba, su cuerpo temblaba de forma inexplicable y sin la protección de las gruesas ropas que siempre cubrían su cuerpo podía sentir con descarada facilidad cada movimiento que el chiquillo hacia encima suyo. Quizá en un ambiente abrazador como lo es un desierto aquella piel pálida era una verdadera rareza, algo fuera de lo común en un lugar donde casi todos tenían la piel bronceada gracias a los inclementes rayos del sol o por simple herencia. Pocos recordaban que la cara hermana del brillante sol, de aquellas ardientes arenas doradas eran noches heladas vigiladas por una blanca y pálida luna. No era de sorprenderse entonces que el branded usara ropas gruesas y abrigadoras en un lugar como el desierto pues era un cazador nocturno, una bestia silenciosa que se movía al abrigo de la noche donde sus sentidos jugaban a su favor. Había heredado los ojos dorados de su madre, aquellos con pupilas felinas capaces de ver en la obscuridad mejor que los ojos humanos y el olfato de su padre el cual podía detectar el aroma de la sangre a kilómetros de distancia. Si, Naruga había heredado las mejores fortalezas de sus dos progenitores creando así una letal bestia salvaje nacida para pelear..... pero allí estaba, totalmente sometido ante un crio humano que parecía divertirse meciéndose sobre su cuerpo.

Sintió como el otro se recostaba contra su pecho, sin explicarse cómo era posible que aquello le acelerase el pulso. El espadachín nunca se había preocupado por satisfacer deseos carnales pues siempre se encontraba ocupado intentando sobrevivir, ejercitando para fortalecerse y preparándose para el próximo ataque hacia aquellos incautos que invadieran su territorio con caravanas mercantes llenas de comida y agua, por eso es que aquellos roces sobre su piel desnuda lo estremecían con descarada facilidad pues nunca había tenido ese tipo de contacto con nadie.

El niño de cabello blanco se deslizo un poco más arriba, casi imitando la danzante y mortal envoltura de una serpiente lo cual hacia que Naruga se estremeciera... estaba paralizado no por que tuviera miedo sino mas bien que no tenía idea de cómo reaccionar o que hacer en esa situación, alguien como el branded que solo sabia matar y sobrevivir no podría entender lo que estaba sucediendo y las reacciones placenteras de su propio cuerpo en esas situaciones.

La voz de su captor, porque lo era, le dijo que no había pronunciado las palabras correctamente lo cual lleno al hombre de ojos dorados de frustración pues había hecho lo mejor que pudo y pareciera que no fue suficiente. Un escalofrió le recorrió el cuerpo entero en cuando las pequeñas manos contrarias comenzaron a recorrer su mentón por lo que el mestizo aparto el brazo que cubría sus ojos para ver que estaba pasando.... entonces, todo se detuvo.

Los ojos dorados del branded se abrieron completamente llenos de sorpresa luciendo su brillante color en todo su esplendor mientras que las mejillas del peliazul se tiñeron totalmente de rojo. No sabía que estaba pasando pero de momento no parecía importarle pues en el momento en que los labios contrarios comenzaron a juguetear con los suyos el tiempo mismo dejo de fluir. La sensación fue totalmente única y placentera al grado de que el cuerpo entero del espadachín se relajo totalmente.... no correspondió al beso pues no sabía cómo así que solo se dejo hacer mientras que los latidos de su desbocado corazón le ensordecían los sentidos. El branded se relajo totalmente recostado en el piso cuando el niño lo hubo soltado, respirando cada vez más despacio relajándose poco a poco. Dibujo una pequeña y discreta sonrisa en sus labios, sintiéndose honestamente feliz sin saber la razón concreta sintiéndose ahora en su pecho no una respiración agitada pues una vibración notoria y constante tomo su lugar acompañada de un tenue sonido, un rítmico ronroneo.

En ese momento incluso llego a olvidarse totalmente de la máscara y del temor que sentía al ser visto sin ella, se sentía a gusto como nunca lo había estado y por primera vez en su vida dejo de importarle lo que fuera a pasarle. Precisamente por ello Naruga perdió toda intención de intentar articular palabra limitándose a extender los brazos para abrazar al chiquillo que seguía sobre él para dejar una vez más su cabeza con blancos cabellos sobre su propio pecho. Se recostó de lado aun con el crio firmemente atrapado en sus brazos y se enrosco sobre si mismo tal como lo haría un felino que se pone cómodo, comenzando a frotar sus mejillas contra el suave cabello de Hasim aun ronroneando plácidamente. Era como un gato, un gato enorme que se encuentra tan a gusto que no puede evitar ronronear y frotarse contra aquello que le hiso sentirse tan bien.... si aquello había sido un castigo no le molestaba ser reprendido más a menudo.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
542


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Sáb Ago 27, 2016 8:52 pm

Los labios del medio bestia eran más suaves de lo que había calculado pero a pesar de que eran mullidos y suaves, se podía sentir el rigor que el desierto habían dejado sobre ellos. Eran deliciosos y hacían que el clérigo solo quisiera rogar por más así que se explayó a sus anchas, aflojando los músculos y dejándose caer sobre el torso de su cautivo.
Pero todo lo bueno se termina y la bestia terminó por separarlos. Antes de que pudiera protestar, lo acurrucó de lado y apretó contra si, en un tierno abrazo que hizo que las mejillas del jovencito se tiñeran de rubor, ya que desde que era muy pequeño que no recibía ese tipo de cariño.
A la calidez de ambos cuerpos ahora se sumaba un extraño y desconocido elemento para el noble, una tenue vibración que estaba emitiendo el mestizo, hipnótica y constante que si bien era claramente una acción que denotaba su mitad bestial, en lugar de desagradar termino por cautivar al noble.
Hasim se acurrucó entre sus brazos y cerró los ojos, quedándose muy quieto y disfrutando de la cálida compañía con aquel atrapante ronroneo hasta casi caer dormido.

Sobresaltado abrió los ojos al cabo de unos largos minutos. Que estaba haciendo? Se iba a quedar dormido junto a la bestia? Qué pensarían sus criados de él si notaban que no pasaba la noche en sus propios aposentos. No, no. Todavía no era el momento ni la ocasión para dejarse tentar por lo exótico de su nueva adquisición, así que se escurrió presuroso de entre sus brazos y rápidamente se puso de pie, con el rostro completamente apenado.

-Muy bien, muy bien… Has cumplido muy bien con todo lo que te he ordenado…-

Dijo mientas se acomodaba su fina toga, la cual ahora era un mar de arrugas.
Tomó del suelo la máscara y la depositó junto al mestizo, al igual de cerciorarse que tuviera la gran fuente de comida al alcance de la mano.

-Esto… esto será todo por hoy… - Dijo sin atreverse a mirar al branded al rostro, pero tratando de sonar intimidante en su tono.
-Tu ya has hecho el destrozo en tu cama, asi que esa será por hoy donde dormirás.
Mañana aprenderás a dormir como un … Como es debido!-


Ya no sabía como referirse a él, ya no lo veía completamente como una bestia o un monstruo, y tener tantas inquietudes hacia que se pusiera más rojo todavía. Que era todo esto? Porque quería con tanto ahínco seguir acurrucado en el suelo como un animal con el mestizo?
Era muy cobarde como para saber la respuesta, así que apretando sus pasos, caminó hacia la salida.

-Hasta mañana!-


Gritó por sobre el hombro antes de cerrar con un portazo la puerta de la celda. Caminó casi corriendo todos los peldaños hasta su habitación, gritándole que lo dejaran en paz a todo sirviente que cometió el error de cruzarse en su camino. Una vez allí se echó sobre su almohada y hundió el rostro sobre ella, tratando con todas sus fuerzas de entender que pasaba con su rostro y corazón que no paraban de latir.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
377


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando a una bestia salvaje [Social][Priv. Hasim]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.