Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Romperse el corazón [Priv. Sorey-Luzrov] [Flashback Social]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Romperse el corazón [Priv. Sorey-Luzrov] [Flashback Social]

Mensaje por Luzrov Rulay el Mar Abr 19, 2016 3:34 pm

Se negaba a abrir los ojos al saber que quien en esos momento no era capaz de controlar las lagrimas era el,aunque no hipase ni sollozase las mismas se deslizaban con suavidad por sus mejillas.Y por una vez en el día el clérigo era incapaz de adivinar el origen de las mismas. La mano en la nuca del castaño se movía,recorriendo la piel expuesta con la punta de sus dedos. Apenas un roce,unas caricias,unas cosquillas... Y aun sin abrir los ojos sabia que el otro le estaba sonriendo en esos instantes. Y le dedico una sonrisa,pequeña pero radiante,y una leve risa escapo entre sus labios.

-No tengo nada que perdonarte,ni tu tienes nada por lo que pedir disculpas...

La mano aferrada a la espalda del pastor también se movió,sin separar ni una vez el contacto con el cuerpo ajeno. Se alzo por la espalda,recorriendo y perfilando el hombro ajeno,para volver a descender y al fin quedarse quieta. Sobre el corazón de Sorey. Y sin pretenderlo ni ser capaz de evitarlo un leve sonrojo acudió a las mejillas del clérigo al notar los latidos del corazón ajeno sobre la palma de su mano. Tan cercano,y tan cálido... prueba de que estaba tan vivo,entre los brazos el uno del otro.

-Las heridas del cuerpo son fáciles de ver,y mas sencillo aun de descubrir la causa de las mismas. La mayoría de las veces lo conozcas o no tiene tratamiento,y sabes de que has de defenderte o que has de proteger... Pero con las heridas del corazón y del alma es todo tan distinto... No se ven,pero sabes que están allí consumiéndote lentamente. Pero por no verlas no puedes evitarlas,aunque sepas que las causa,ni tratarlas....por mucho que lo desees y lo intentes puedes nunca alcanzarlas... Y uno no sabe que hacer,si proteger esas heridas o apoyar para que sanen las mismas...

Se decidió por fin a abrir los ojos.Con el único fin de observar los verdes,con dulzura.Alguna lagrima rezagada aun escapaba de el ,pero a medida que había movido sus manos y había decidido abrir sus labios para dedicarle aquellas palabras al otro las mismas habían cesado casi con la misma rapidez con la que habían aparecido. Los ojos de Sorey eran de un verde tan cristalino,tan puro,que leer los sentimientos de los mismos era tan sencillo como leer un libro...al menos para el clérigo. Eran sinceros,cálidos y preciosos,y aunque en un principio no había demostrado un especial gusto por los mismos mas que la simple aceptación de que eran de un color bonito,cada vez eran mas los momentos en los que podía perderse embelesado en los mismos. Y mas cuando le miraba de aquella manera

-Creo que ahora debemos hacer ambas,protegernos y apoyarnos. Y lo estabas haciendo tan bien...querías protegerme tanto que has tomado mis heridas para ti... Y eso te ha herido,y verte dolido ha creado nuevas heridas en mi... Pero de verdad,realmente,has cumplido tu promesa...

Amplio su sonrisa,ante aquella promesa no dicha de que estarían juntos sin importar el que. Porque era lo que necesitaba,lo que deseaba que Sorey le dijese,que eliminase sus miedos. Que volviese a ser el mismo. Era aquello lo que aplacaría el dolor de su corazón,y lo que le haría creer realmente en sus palabras pasadas. Estaba vez a pesar de que la historia se repetía el final no tenia porque hacerlo,porque todo allí era diferente,y porque ahora tenia a alguien No solo alguien que lo quería,si no que lo defendería y que lo ayudaría...y por una vez ser quien recibiese la ayuda no sonaba nada mal

No se negó al beso,porque era incapaz de negarse a cualquiera de las caricias del Pastor.Mucho menos a sus besos. Y porque para cuando era consciente de lo que ocurría ya se encontraba con los ojos cerrados,respondiendo al mismo hasta que sus pulmones reclamaban aire y debían separarse entre suspiros.

Volvió a juntar sus frentes,separadas sin pretenderlo ante el beso.Rozar las narices de ambos con cuidado. Como respuesta a medias a su petición. Murmuro el también cerca de los labios ajenos.

-Entonces no me sueltes,porque yo tampoco quiero...
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [1]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [3]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
921


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Romperse el corazón [Priv. Sorey-Luzrov] [Flashback Social]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 19, 2016 6:08 pm

Aunque Luz dijese que no necesitaba perdonarlo ni él pedir perdón, Sorey pensaba que era lo que debía de hacer. Se daba cuenta de que había veces que se tambaleaba y pensaba que podía caer como cualquier ser humano normal, porque aunque el albino le había dicho en más de una ocasión que él era una persona fuera de lo común, que en el albergara una pureza única, el chico no se sentía diferente de nadie. Y quizá, por el mismo hecho de que era puro a tales extremos, le afectaba tanto todo y era tan fácil que cayese, demasiado sencillo hacer que se sintiese triste. Pero tenía que ser fuerte por el clérigo, lo necesitaba, igual que él necesitaba a Luz. No podía dejar que aquello pasase tan fácil, porque también afectaría a su misión como Pastor.  

Pero para eso necesitaba calma y serenidad y las caricias ajenas, mientras escuchaban su voz, le ayudaban bastante. Suspiraba, levemente, dejando salir de él todo lo malo que se había acumulado en su pecho, para que se disolviese sin mayor problema y en él quedase solo su habitual tranquilidad que le ayudaba a pensar mejor. Para poder encontrar una solución a todo aquello.

Aún no he hecho suficiente, Luz. —Le confeso, al menos contándole lo que en realidad sentía. Tenía que arreglar aquello, para poder seguir protegiendo y apoyando al albino.— …Creo que ambos nos afecta mucho ver al otro mal, ¿verdad? —Le sonrió suave, alzando una de sus manos para poder retirar de las mejillas ajenas las lágrimas que aún quedaban sobre su piel. Su rostro era radiante, precioso. Luzrov era hermoso. — Pero no tienes que preocuparte…

Tras el beso, largo y suave, como todos los que compartían en la más estricta intimidad, y habiendo escuchado sus palabras, Sorey se quedó abrazado a él, cabezota  empeñado en no soltarlo por nada del mundo. Al final terminó por apoyar su barbilla en uno de los hombros del albino y se quedó en silencio, mientras compartían caricias suaves y pequeñas y se contentaba con sentir el calor del cuerpo ajeno con el suyo. Todo aquello le trasmitía muchísima paz, y era exactamente algo que necesitaba demasiado en esos momentos.

Sin embargo, eso le daba tiempo a pensar, y su hilo de pensamientos llegó de nuevo al tema que tantísimo le preocupaba; quería evitar que Luz acabase yéndose. Al recapitular todo lo que le había contado Luz, se daba cuenta de que los sacerdotes de la Iglesia de Elimine eran personas… poco permisivas. No era de juzgar a nadie, el castaño jamás podrías hacer tal cosa, y mucho menos a personas que ni siquiera conocía, así que no le parecía que fuesen culpables… pero sí que sentía pena. No llegaba a entender que por una pequeña diferencia se crease tanto odio hacia alguien como Luzrov. El clérigo predicaba lo mismo en lo que ellos creían, ¿no? Al fin y al cabo se resumía en lo que el otro había mencionado; fé, amor, y caridad hacia los demás. ¿Por qué simplemente por pensar en pequeñas cosas diferentes, pensaban que era un… hereje? No era justo, mirase por donde lo mirase.

Y luego estaba lo que le había contado del sacerdote de la aldea y lo que había pasado en la parroquia aquel día. No era culpa de ambos, pero el ambiente era tenso y eso se había extendido a fuera de la parroquia. La gente del pueblo lo sabía e incluso había llegado a sí mismo porque siempre andaba con Luz. Aquella situación… no podía decir que le dejase indiferente. Tenía ganas de pedirles respuestas a todo el mundo, de preguntarles qué era realmente lo que pensaban de él como para mirarle así. No estaba bien juzgar a Luz por lo que el párroco dejase ver, y aunque estaba seguro de que nadie allí tenía nada realmente contra el albino, si que había posibilidad de que lo que realmente quisieran era que no causase problemas, como pensaban que los estaba causando. Y eso… le daba rabia. Porque aunque él era el Pastor, una figura importante y de respeto en Elysia, no tenía ningún poder en realidad. No podía decirles como pensar, ni deseaba hacerlo. Pero tampoco sabía cómo convencerles, o si eso surtiría efecto. Así que, entonces… ¿cómo podía hacer que no acabasen mirando acusatoriamente a Luz? ¿Cómo podía hacer que el sacerdote Padre no se frustrase con Luz? Ninguno merecía aquello, eso lo tenía claro. Y lo que también tenía claro era que, al fin y al cabo, la raíz de todos aquellos problemas, crispaciones y diferencias de opinión eran las enseñanzas de la Iglesia y la forma en la que sus miembros tenían que ver el mundo bajo ella. Simplemente “porque debía de ser así”.

Ya habían pasado varios minutos que no contó, habiendo estado en silencio largo y tendido mientras pensaba. Sorey terminó por suspirar y volvió a cerrar los ojos. Pensaba que lo que le acababa de pasar por la cabeza era la única manera. Al menos, la que se le había ocurrido, la que creía que haría que Luz dejase de sufrir así. No se movió de donde estaba, pero si separó sus labios lentamente para comenzar a hablar, habiendo memorizado las palabras en su mente para poder dejar que el otro las escuchase.

Luz… creo que deberías dejar el sacerdocio y la Iglesia.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Romperse el corazón [Priv. Sorey-Luzrov] [Flashback Social]

Mensaje por Luzrov Rulay el Mar Abr 19, 2016 7:17 pm

No le importaba el tiempo que Sorey necesitase,porque estaba dispuesto a entregarle todo su tiempo de ser necesario. Por eso el silencio del otro no era molestia algún,ni le inquietaba. Le calmaba,porque estaban juntos,abrazados. Podía sentir el calor del cuerpo ajeno siendo rodeado por el,y el siendo rodeado por el mismo. Mientras ambos se repartían pequeñas caricias,suaves,apenas un toque,para mantener la paz en su interior. Para mimar y dejarse mimar y disfrutar del tacto del otro. El silencio no importaba, porque entendía que en esos momentos el castaño lo necesitaba. Tenia mucho en que pensar,mucho mas de lo que le estaba diciendo. Porque estaba seguro de que estaba realmente considerándolo,buscando esa soluciones que el mismo no podía encontrar. Luz no iba a presionarlo para ello,se lo había pedido era cierto,pero no quería que se sintiese presionado u obligado a ello... si el no había encontrado nada Sorey tampoco tenia porque hacerlo,pero puede que por ello...porque era Sorey... tal vez...


Su cuerpo y su mente se había relajado tanto,estaba tan en paz y tan confortable ante el abrazo que la respuesta,el pedido de el otro le sentó como un balde de agua fría. Como ser empujado con brusquedad de un precipicio. Abrió los ojos con sorpresa y su respiración se corto unos instantes. Las manos aferradas al cuerpo ajeno comenzaron a temblar levemente. Con temor,como si no creyese en lo que había escuchado,como si tuviese miedo de comprobar que era cierto las palabras ajenas,se separo levemente de Sorey. Lo justo y necesario para poder mirarle a los ojos. Los suyos,violetas,mostraban horror.

-...

Abrió la boca,con la intención de preguntar si había escuchado bien o no. Pero nada mas abrir sus labios los cerro,apretando los mismos. Porque...Sorey no le podía estar pidiendo eso... cierto? No le podía pedir que dejase todo en lo que creía y todo lo que el era....porque le quería. Porque le quería sin nunca haber intentado cambiarle o reclamarle algo de su persona. Lo aceptaba y amaba tal y como era,y nunca le pediría que echase,que dejase atrás,una parte de si mismo. De la misma manera en la que Luz jamas le pediría a Sorey que renunciase a ser el Pastor o que abandonase la aldea que lo vio crecer...

Entonces... tenia que haber escuchado mal...Si,debía ser eso,era la única explicación. Pero entonces,que había dicho el otro?

Su voz tembló ligeramente,y salio en un tono mas bajo de lo que le hubiese gustado cuando al fin fue capaz de materializar sus pensamientos en palabras

-Que...que has dicho?
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [1]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [3]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
921


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Romperse el corazón [Priv. Sorey-Luzrov] [Flashback Social]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 19, 2016 8:33 pm

Cuando Luz se decidió a mirarlo, Sorey tenía un gesto entre serio y comprensivo, pero uno que no mostraba arrepentimiento de lo que había dicho, ni que pensase en cambiar sus palabras.

Sabía que no le iba a gustar, o que al principio no creería en lo que le decía, pero era a lo que Sorey había llegado, después de todo. No se lo iba a imponer, ni tampoco quería decirle que era algo que tenía que hacer obligadamente… pero sí creía que sería lo mejor para él. No tenía por qué soportar todo eso por solo querer ayudar, y él… podría ayudar tanto como quisiese, ¿verdad? Eso no se le sería prohibido… ¿Por qué entonces tratar de aguantar todas esas cosas que le harían y le hacían daño? Él no tenía por qué cambiar por otros, no tenía por qué callarse nada, ni comportarse diferente solo porque a los otros no les gustase, cuando él no hacía nada malo. A Sorey no le gustaba que algo que se suponía que tenía que ser para ayudar a los demás, y para darse a ellos, significase en realidad seguir un estricto patrón de conducta, encerrando a sus miembros en algo que no eran, sin darles la posibilidad de vivir como ellos querían y de la forma que les hacía más felices, sin apartarse de lo que predicaban. Era… era estúpido, ¿por qué nadie lo veía? El mundo sería un lugar mejor si todos pudieran ser felices.

Por eso, Sorey creía que sería lo mejor. Por eso, también, tenía ese gesto y no dudaría en volver a repetírselo.

Creo que lo mejor, la solución que buscamos… sería que dejases la Iglesia. —Volvió a murmurar. Sabía que no le gustaba, que no le gustaría, pero… era lo último que les quedaba. Para que Luz no se alejase, para poder hacer lo que ambos habían prometido; enfrentarse juntos a lo que les intentase separar. — Si lo hicieras… entonces nadie tendría que juzgarte por lo que crees, podrías seguir ayudando, junto a mí, y… no tendrías que seguir viajando. ¿No crees? No tendrías que seguir discutiendo con el párroco, y no se frustraría contigo. Luz… podríamos seguir como hasta ahora. Y podrías quedarte con nosotros, al abuelo no le importaría. —Terminó cogiéndole de las manos, para tratar de convencerle, para salvarle de todo lo que le haría, toda la carga que siempre tenía que soportar solo porque le creían diferente. Él le daría un hogar y prometía cuidarle, donde Luz podría seguir ayudando tanto como él lo sintiese. Pero sin que nadie le hiciese daño, sin que le juzgasen. Realmente pensaba que aquello era lo mejor, que aquella era la mejor manera de ayudarle, aunque el albino no pareciese verla. — …Por favor, Luz. ¿No crees que sería lo mejor? Elysia sería siempre nuestro hogar, y luego viajaríamos a donde tu quisieses, tan lejos como nos llevase el tiempo, y volveriamos… Pero siempre podríamos estar juntos…

Le sonrió suavemente, intentando hacerle comprender. Aquello había salido desde lo más profundo de su corazón, con todas las intenciones puras de ayudarle, de hacerle realmente vivir, de hacerle feliz y tan libre como pudiese. Solo… solo quería que Luz estuviese bien, y que no sufriese.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Romperse el corazón [Priv. Sorey-Luzrov] [Flashback Social]

Mensaje por Luzrov Rulay el Miér Abr 20, 2016 5:31 pm

Agacho el rostro y cerro los ojos lo mas fuerte que pudo,sin ser capaz de encarar al otro y sin querer hacerlo tampoco. No quería escucharlo,no quería que lo dijese,pero sus manos temblaban y por mucho que quisiera taparse los oídos no tenia fuerza para ello. Y en su interior sabia que no debía,que por muy doloroso que fuera no debía negar el mundo. Y aun así otra pequeña parte de el se negaba a aceptarlo,y pedía por lo mas sagrado,por aquel ente creador del mundo y por la santa en la que no creía,que Sorey no lo dijese. Que por una vez la maravillosa voz ajena no llegase a el.

No era justo,no era justo que le pidiese eso,y menos que se lo pidiese de aquella manera. Dolía muchísimo que la persona que mas quería le pidiese de aquella manera que dejase lo que había sido toda su vida,aquello que quería seguir siendo. Aun con todo lo sucedido,toda la tristeza y todas las experiencias negativas Luz amaba ser lo que era,lo disfrutaba y en ningún momento se había arrepentido de elegir el camino que eligió. Ni en los peores momentos del mismo. No solo porque realmente quería ayudar y lo consideraba uno de los mejores métodos,si no porque creía en ello. A pesar de no estar de acuerdo en todo creía en su fe con todo su corazón,no le importaba las cosas que no le gustaban de la organización que la gestionaba porque sabia que en toda asociación o organización se encontraría cosas que no le agradarían. Y lo disfrutaba,amaba darse a los demás,servir y trabajar por ellos. No por ordenes ajenas,si no por propia voluntad.Y no sabia si eso se debía a la manera en la que había sido educado o simplemente había sido siempre así,mas no le importaba....

Sabia que no tenia que pertenecer al clero para cumplir su misión en la vida,pero sabia que no todo consistía en ello. Y porque era consciente era aun mas dolorosa la petición ajena. Porque era algo tan suyo,tan impregnado dentro de su ser,que sentía que si lo negaba,que si lo dejaba a esas alturas dejaría de ser el. Que perdería la mitad de su alma. Que todo el trabajo realizado hasta el momento,todo lo que había pasado,habría sido en balde.Que carecería de sentido.

Pero lo que mas le oprimía el corazón,aquello que hacia su cuerpo temblar y su respiración entrecortarse,era que entendía a Sorey. Entendía tanto el porque se lo pedía,que precisamente por eso no era capaz de comprender como era capaz de hacerlo. Acaso no era la persona que mas sabia sobre el? No era conocedor de lo importante que era todo eso para el? De lo que le dolería dejarlo atrás,de lo incapaz que era de ello... Quería llorar,como un niño pequeño,y gritarle,gritar a todo pulmón y desahogarse por completo. Deshacerse de ese mar de sentimientos que le consumían por dentro,sin saber como reaccionar a los mismos o que hacer por ellos. Porque usualmente era calmado,y sabia que hacer con su sentir,pero en esos instantes...

Y entonces sus manos fueron tomadas y no pudo soportarlo mas. La derecha,aquella que había sido herida se soltó con brusquedad del agarre ajeno y se abrió. Para golpear con todas sus fuerzas la mejilla ajena,para alejar al otro de el.Con tanto ímpetu,con tanta necesidad por soltar ese reciente agarra que la herida se abrió levemente de nuevo y un par de gotas de sangre quedaron marcadas en la piel ajena. Un golpe inconsciente,incontrolable,surgido de todo aquello que le atormentaba en esos momentos. Y ya no fue capaz de controlar las lagrimas,ni los sollozos que con fuerza se comenzaron a escuchar por el lago

-No es justo,no es justo, no es justo....NO ME PUEDES PEDIR ESO!


Era como si realmente le estuviese presionando,como si le pusiera contra la espada y la pared. Le estaba diciendo que si querían estar juntos debía abandonar el clero... Porque le hacia eso? Porque le hacia elegir? Si aceptaba dejaría de ser el,pero si se negaba seria como declararle al otro que no quería permanecer con el...y en esos momentos lo único que deseaba era estar con Sorey. Para siempre.

Y no podía controlar el llanto,y sus palabras no salían,se entrecortaba,se entremezclaban entre sollozos y gritos

-Te quiero! Te quiero muchísimo! Por eso...por eso yo.... quiero estar contigo....pero no así! No... no es justo! Que tenga que elegir cuando sabes que no.... Yo... yo no....

Su cuerpo temblaba cada vez mas y ya no soportaba estar junto al otro,porque le hacia daño. Porque no estaba siendo claro,ni con sus ideas ni con sus palabras. Estaba demasiado alterado,tenia que alejarse antes de decir o hacer algo de lo que se arrepintiese después. Necesitaba alejarse y tomar el aire que notaba que le faltaba,y dejar caer sus lagrimas hasta quedarse seco. En esos momentos necesitaba alejarse de Sorey para pensar,o al menos para despejar su mente.

Con brusquedad,no,con prisas,deshizo el abrazo y se incorporo. Dándole la espalda y alejándose del lugar a pasado rápido. Tan desesperado,tan necesitado de ello que ni siquiera se percato de que dejaba atrás su báculo,aquel que siempre portaba.Que sentía que necesitaba portar. Pero en esos momentos ni siquiera importaba ,ni se acordó de el.

Se detuvo unos instantes antes de perderse de la vista ajena. Sentía sus mejillas ardiendo,lagrimas descontroladas,su labio bajo lastimado de tanto morderlo.No se giro ,no lo vio,porque no se sentía capaz de verlo

-No me hables...no me sigas... Por hoy....déjame solo por hoy....

Y reanudo sus pasos ,con aun mas velocidad que antes,y se perdió entre la vegetación que rodeaba el lago. Sin mirar el rumbo que tomaba,sin ser capaz de enfocar con sus ojos bañados en lagrimas.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [1]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [3]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
921


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Romperse el corazón [Priv. Sorey-Luzrov] [Flashback Social]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 20, 2016 10:54 pm

Cuando vio que Luz empezaba a temblar, sintió que se le volvía a abrir el pecho y sentía una gran presión sobre él. Porque Sorey le conocía, y sabía que aquello no iba a gustarle, en absoluto. Luzrov había pertenecido toda la vida a la Iglesia y de alguna manera era también algo de la herencia que había recibido de sus padres, aunque estos se dedicasen a viajar por cualquier sitio, expandiendo su fé. Sabía que para el albino había sido toda su vida… pero era algo que le estaba empezando a afectar demasiado, a hacer daño, sin poder casi ni respirar, ahogándose cada vez más y más en una desesperación de la que no podía salir nunca. ¿Y qué podía hacer Sorey, observando como la persona que más amaba se hundía sin solución en su propia miseria, sin poder hacer nada? Simplemente tenía un pánico atroz. Y por todo aquello, por la petición de Luz de que por favor, le diese una solución para que permaneciesen juntos… era la única que había encontrado.

Había hecho lo que expresamente le había pedido, y aún así, a ese precio, sabía que no podía llegar a verlo. Pero Sorey quería que viese más allá, que lo entendiese, que no lo hacía solo por él mismo, o por ambos, que lo hacía por Luz. Para preservar ese frágil y pequeño corazón que se estaba empezando a desquebrajar poco a poco. Aquello había sido para ayudarle, por él, para que fuese feliz, por se merecía ser feliz. ¿Y cómo realmente podía ser feliz si lo único que pesaba en él era todo ese rechazo que los demás sacerdotes sentían por él? Sorey quería salvarle, de todo, de sí mismo, incluso si hiciera falta hasta de él.

Por eso, aunque cuando soltó sus manos y recibió el fuerte golpe en la mejilla que lo aturdió ligeramente sí que le sorprendió, demasiado, una parte inconsciente en él supo, de alguna forma, que aquello era normal. Pero la parte más racional del castaño se encontraba confusa, en blanco, a diferencia de la mejilla manchada ligeramente de sangre y completamente roja. Sus mirada se quedó quieta, baja, y su cuerpo había caído hacia atrás en el impuslo. No sabía que estaba pasando, no tenía ni idea. Por unos segundos todo se había vuelto extraño y no sabía siquiera que era lo que había a su alrededor. Lo único que su mente podía pensar, mientras se llevaba una de sus propias manos al rostro, era que Luzrov le había pegado.

Sorey intentaba ayudarlo desde el fondo de su corazón, con toda su la pureza de sus intenciones… y el albino le había golpeado mientras ahora le gritaba que no era justo y empezaba a llorar incesablemente.

Él no sentía dolor en la cara, ni siquiera algo, nada. Pensó que todo ese dolor y molestia que debía sentir por la mejilla entumecida se agolpó en su corazón, que con la fuerza del mismo golpe recibido, comenzó a crear una fisura, y de esa fisura el corazón del castaño se convirtió en dos pedazos totalmente inertes. Al igual que al clérigo, al joven Pastor se le llenaron los ojos de lágrimas aunque todavía no había cambiado de expresión. Pero cuando dirigió su vista al chico que seguía gritándole, no pudo evitar el contenerlas más, y él también lloró. Sin embargo, no hizo ningún ruido.

N-no Luz… yo… —Intentó hablar mientras el otro sollozaba e intentaba respirar difícilmente. — Yo solo quiero… solo quiero ayudarte. Solo… s-solo quiero hacerte feliz. Mantener la promesa… —Quiso explicarse, quiso hacerle entender, pero tenía el pecho tan acongojado que era difícil que las palabras saliesen de su garganta. Le costaba respirar. — P-por favor, no… Yo no… Luz… —No quería hacerle elegir, solo quería salvarle de aquello. Protegerle, darle algo de seguridad, en lo que pudiera apoyarle. Pero Sorey no podía ir tras él, ¿qué podía hacer más? ¿Qué otra opción había si no lograba hacerle ver que podría quedarse? Pero aunque no podía pensar en ello, entendía. Entendía por qué a pesar de que Luz le estaba diciendo que le quería, su mirada le decía al mismo tiempo que le odiaba. En esos instantes Luz odiaba quererle. Muchísimo. Por haber dicho aquello, y por querer que lo dejase, por traicionar la confianza que tenía en él sobre lo bien que lo conocía. Y aquello aterró a Sorey. Porque quería abrazar a Luz y decirle que todo iba a estar bien, que le quería también, pero aquello ya no iba a ser posible. — No, n-no… por favor…

Las lágrimas fueron en aumento cuando el albino se separó de él, con tanta prisa como si le repugnara estar más cerca de él. Y en esas circunstancias, para el castaño fue como verle a través de una barrera que le era imposible de atravesar. Incluso él mismo se había levantado, queriendo seguirle, pero Luz no se demoró en esperarle. No le quería cerca, era lo que le estaba diciendo.

Y desde luego, esas palabras fueron la gota que colmó el vaso. Aquellas palabras reafirmaron el corazón roto que Sorey sentía en esos instantes y le dejaron estático donde estaba, a metros del otro. No tenía permitido hablarle, ni ir a verle, ni nada, y todo eso lo había dicho el propio Luz. Sus pies no le respondían, ni sus labios, ni siquiera su mirada porque aunque quería apartarla o cerrar los ojos porque no veía nada con sus lágrimas, sus ojos siguieron fijos en la silueta difusa que era el albino en esos instantes.

Y ya estaba, ahí se acababa todo.

Todo lo que tanto había querido evitar, lo tan desesperado que había estado por qué no pasase, estaba ocurriendo en ese instante. Y por su sola culpa. Porque no era capaz de hacerle entender que él no quería hacerle daño, que quería lo mejor para Luz, porque lo amaba. Simplemente quería su felicidad y aún así… Lo había abandonado. Todo se había ido por la borda y fue entonces cuando Sorey puso una expresión de dolor punzante y extremo, uno del que pensó que jamás se desharía y se agarró el pecho entre sollozos fuertes y desconsolados. Cayó de rodillas sobre la hierba y lloró a pleno pulmón como el niño que, después de todo, seguía siendo. Un niño con el corazón destrozado, llamando al otro, lleno de desespero y tristeza.

Para cuando eso sucedió, Luz ya no estaba a la vista, y la única figura blanca que se acercaba era Mikleo, alertado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Romperse el corazón [Priv. Sorey-Luzrov] [Flashback Social]

Mensaje por Luzrov Rulay el Vie Abr 22, 2016 9:45 pm

No supo durante cuanto tiempo exactamente vago por el bosque,pero llego un momento en el que el temblor que había comenzado a invadir su cuerpo desde que se alejo del lago hizo ceder sus rodillas.Apoyo una de sus manos,la izquierda,contra el árbol mas cercano,inclinándose hacia el mismo y ayudándose de el leve agarre para dejarse caer,arrodillándose en el suelo. Estaba cansado,su cuerpo no dejaba de temblar y las lagrimas y los sollozos se escapaban con fuerza de el por mucho que intentase tranquilizarse. El aire escaseaba por momento. Pero todo ello no importaba. Lo que mas le dolía era la mano y el pecho,se llevo la mano herida al mismo apretando con toda la fuerza que podía en esos momentos las telas de sus ropas. El corazón latía,rápido y doloroso, sintiendo cada poco tiempo pinchazos en el mismo que le oprimían el pecho. Como si su corazón estuviese siendo atravesado por mil agujas,de la manera mas cruel posible.

Su mano palpitaba,con el calor ajeno aun guardado en ella,un cruel recordatorio de su acto. Dolía,no por la herida de la cual se había escapado un ligero hilo de sangre,si no por el echo de haber sido usada para dañar a su ser mas preciado. Habia pegado a Sorey... y sin haberle dado explicación alguna... simplemente se había ido...y en esos momentos no sabia si estaba peor estando cerca suyo o alejado de el. Pero las palabras ajenas aun sonaban en su mente,haciendo eco en la misma,torturándolo... Estaba inquieto,angustiado,dolido.Tan alterado que no había sido capaz de decirle al otro que lo entendía. Que realmente entendía el porque de dicha propuesta,que comprendía que de haber estado el en lugar del otro hubiera dicho lo mismo... pero que dolía,que era realmente importante para el ,que tanto el como su iglesia lo eran,y de que no seria justo el abandonar uno de ellos por el otro. Que era un egoísta que quería conservar ambos. Porque era en esos momentos cuando podía aclarar sus pensamientos,aunque los mismo seguían embotados por la propuesta ajena. Que aun si se daba cuenta de su error sabia que no hubiese sido capaz de expresar sus pensamientos con palabras.... Necesitaba mas tiempo....

Al día siguiente,a primera hora,iría a ver a Sorey. No importaba si por un día dejaba sus tareas de lado porque aquello era mas importante. Tenia que explicarle,como se sentía,cuanto sentía el golpearle,el gritarle y el abandonarle en el lago... tenia que contarle su pesar,sus sentimientos... y pedirle perdón por el daño que sabia le había echo. Se disculparía por todo,y le pediría ayuda una vez mas,porque debía haber otra solución... Pero eso tendría que esperar hasta el día siguiente.porque en esos instantes tenia que sacar todo lo que tenia dentro. Desahogarse por completo para ser capaz de encarar con calma a la persona que mas quería,no volver a derrumbarse ante el,ni herirlo...

Y lloro,e incluso se permitió gritar.Se encogió sobre si mismo y lloro en el bosque hasta que sus ojos se tornaron rojos ,irritados,secos... Y su cuerpo ,cansado dejo de temblar.Y entonces y solo entonces se incorporo,poco a poco,y decidido volver a la parroquia. Se percato entonces que hacia poco haba anochecido. Mas lo prefirió,pues de esa manera nadie vería su rostro,agotado y demacrado. No quería sentir miradas ajenas sobre el.

Sus pasos eran lentos,casi como si fuese un alma en pena,y el recorrido tardo mas de lo que era habitual en el. Mas consiguió llegar a su destino,la parroquia.En la entrada el sacerdote lo esperaba,de brazos cruzados.Al ver su rostro la pena se mostró en los ojos del hombre,la culpa...en otro momento Luz intentaría sonreirle y quitarle importancia al asunto,pero en esos instantes no era capaz de hacerlo. Solo siguió la orden ajena,lo acompaño a la cocina que servia de pequeño comedor donde la cena los esperaba a ambos. Comieron en silencio,o el adolescente lo intento pues su estomago en esos instantes no era capaz de digerir nada,y la cena quedo casi intacta. El hombre espero,paciente,mas de lo que lo había sido los últimos meses.Aun después de que el mismo hubiera terminado de cenar le hizo compañía en silencio,hasta que acepto que el otro no comería nada. Y entonces pidió su mano,y con amabilidad la sano. Pero no se disculpo. Y no hacia falta,porque Luz lo entendía sin palabras. Que se sentía culpable,y que por ella estaba siendo tan amable y considerado con el,que por eso una disculpa no salia de sus labios...por mucho que lo desease...

Incluso lo acompaño a su pequeña habitación. El cuerpo de Luz deseaba dormir,pero su mente se negaba por temor a ser acosado por pensamientos y pesadillas.Pero todo su temor,su cansancio,todo se fue cuando antes de cerrar la puerta aquellas palabras fueron pronunciadas.Unas que le arrancaron el corazón del pecho.

El sacerdote le contó que semanas atrás había pedido que lo trasladasen,que todo estaba organizado.Pero que de la misma manera aun dudaba si era bueno dejarlo ir o no... porque el Pastor de la aldea lo tenia en alta estima,y eso no podía ser malo. El incidente fue lo que lo convenció. Por su propio bien,por el de todos,Luzrov iba a abandonar la aldea. Y no era una sugerencia,si no una orden.

Para cuando fue capaz de reaccionar el sacerdote había abandonado la habitación cerrando la puerta tras el. Luz corrió a la misma ,para comprobar que la habían cerrado desde dentro. Y grito,y la golpeo,en un ataque de ira y desesperación impropia de el. Preguntando los motivos,a pesar de conocerlos,suplicando que no lo hiciera.Que no lo mandase lejos,que lo dejase quedarse,que haría lo que fuera por ello... Y entre grito y grito lo escucho de nuevo,que era lo mejor,que lo sentía. Lo sentía...se lo repitió una y otra vez,con pena,ante las constantes suplicas de Luz.... y el joven clero grito hasta casi quedarse sin voz.Y fue cuando se hizo el silencio que la ultima sentencia se hizo presente.

Se iría al alba,porque todo llevaba tiempo organizado,porque tenia que prepararlo todo esa misma noche. Se dejo caer,en el suelo,llevo ambas manos a su pecho y lo agarro con fuerza. Doblándose sobre si mismo. Las lagrimas que creía secas volvieron a caer....

No iba a poder....no le daban tiempo...ni siquiera le daban el tiempo,la opción,de despedirse de Sorey

Le estaban arrebatando su corazón y su alma al mismo tiempo

Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [1]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [3]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
921


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Romperse el corazón [Priv. Sorey-Luzrov] [Flashback Social]

Mensaje por Marth el Mar Mayo 03, 2016 11:57 pm

Tema cerrado.

Ambos ganan 1 EXP
Ambos ganan 70 G


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de bronce [1]
esp. de acero [4]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1828


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Romperse el corazón [Priv. Sorey-Luzrov] [Flashback Social]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.