Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Gareth1 el Dom Oct 11, 2015 7:56 pm

Si bien su labor no se basaba en acompañar al joven príncipe Kurthnaga a todas partes y quizás no era necesaria la presencia de Gareth constantemente a su lado, el guardaespaldas no podía evitar no alejarse demasiado del joven dragón durante el día para comprobar que efectivamente se encontraba bien. Eran tiempos donde la tranquilidad de Goldoa no seguía siendo tan clara como antes pero a pesar de ello, las cosas en Palacio parecían seguir funcionando con normalidad; desconocía el funcionamiento de las tareas de la nobleza en otros países laguz pero tanto cuando estuvo al cargo del cuidado y protección del príncipe Rajaion, a cuando se le asignó nuevamente las mismas funciones para al joven príncipe Kurthnaga, llegaba una etapa de sus vidas dónde los príncipes debían priorizar sus tareas en aprender conocimientos a través tutores o bien a través de largas tardes concentrados en la lectura de varios manuales.

El dragón rojo no había tenido una educación similar, por lo que lo único útil que podía hacer durante aquellas tareas era esperar sin ser un impedimento para el joven príncipe. Normalmente esperaba fuera de la habitación que se encontrase por si requería de él, nunca se había dado el caso que la vida del príncipe corriera grave peligro de una forma inesperada, pero no quería ser descuidado solamente porque Palacio parecía un lugar seguro debido a que nunca había sido atacado anteriormente. Otras veces, se quedaba en el mismo habitáculo que el príncipe mientras este leía en silencio, como era el caso en aquel momento.

Estaba sentado mientras movía los dedos encima de su rodilla, no era demasiado consciente de ello pero lo hacía mientras fijaba su mirada en una estantería aleatoria, repleta de libros de diferentes tamaños y con lomos de diferentes colores. Entendía que un conocimiento teórico sobre diferentes ámbitos era necesario, sobretodo si se trataba de jóvenes que en un futuro quizás tendrían que controlar la dirección de un país pero tenía que admitir muy a su pesar que no le entretenía en absoluto estar entre libros y que prefería cuando se trataba de salir al exterior.

Dirigió su mirada esta vez al joven Kurthnaga, se esperaba que estuviera la mirada fija en aquel libro que tenía abierto delante de él pero no fue así. Le pareció extraño para el dragón rojo que el príncipe no estuviera atendiendo del todo, ya que por lo general era bastante atento y responsable con sus tareas. Rodó los ojos hasta el punto donde el joven dragón negro parecía estar mirando; un gran ventanal que daba al exterior. Normalmente Gareth no le hubiera molestado pero debido a que el príncipe ya parecía haber perdido su interés en las frases plasmadas en aquellas páginas no creía importunar mucho por establecer una conversación. - ¿Príncipe Kurthnaga, hay algo que le preocupe? - Era una pregunta de lo más evidente pero solo quería romper el hielo, aunque conociendo al joven quizás solamente evitaría la pregunta con tal de no ser una molestia para los demás. Pero había una probabilidad de que realmente expresara sus pensamientos y no perdía nada en preguntar si había algo mal.
Afiliación :
None.

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Guardaespaldas real

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Experiencia :

Gold :
155


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Lun Oct 12, 2015 6:09 am

¿Estaba mal querer ampliar el horizonte de sus pensamientos a una visión fuera de Goldoa? Seguramente nunca iba a atreverse a hacer aquella pregunta en público, ya que para cualquier dragón lo más importante era su país, poder continuar viviendo en paz, tal y como habían hecho en las últimas décadas. Kurthnaga quería seguir pensando que aquello era posible, quizás tenía otras inquietudes ya que era uno de los dragones más jóvenes que habitaba en Goldoa pero por otro lado, admitía que estaba acostumbrado a la vida que Goldoa le había estado ofreciendo y también estaba acostumbrado a su cultura y sus costumbres; paz, tranquilidad y estabilidad eran los principios básicos que la tierra de los dragones ofrecía.

Pero los últimos días había pensado que quizás la paz que habían estado ofreciendo a sus gentes no podría continuar de esa forma si no hacían nada al respecto sobre los ejércitos desconocidos. La localización de Goldoa era buena, sí, tenían la gran parte habitada rodeada de altas murallas que por el momento, impedían que los llamados Emergidos no pudieran acceder a sus ciudades y atacarles… pero no estaba convencido que fuera una medida que fuera a aguantar durante muchos más años. Nunca había abordado el tema de una forma directa ni con su padre, ni con su hermano mayor, pero deduciendo por las palabras que había expresado el Rey; Goldoa se mantendría neutral acerca de la situación. Y eso no convertía más que a su dilema interno entre una controversia acerca de lo que el príncipe debía hacer o tenía competencias para hacer.

Goldoa no era un pueblo acostumbrado a luchar, habían sido neutrales durante demasiados milenios como para tener un ejército como otros países, por ejemplo. Pero Kurthnaga era consciente de que no eran una raza débil, los dragones estaban acostumbrados a transformarse para realizar otros trabajos que requerían la fuerza física, pero conociendo eso no eran detalles que le hicieran sentirse un poco más aliviado. Podía ser que era porque su formación era de un noble, pero si él mismo aborrecía la guerra y las batallas y repudiaba cualquier idea de tener que pelear en el campo de batalla; era muy probable que su gente pensara de la misma forma. Después de todo, era la idea que desprendían los ideales de su país… Tampoco quería desobedecer las órdenes impuestas por su padre, aunque más que órdenes era la extensión de su mandato milenario, pero se negaba a solo ver las cosas transcurrir delante de sus ojos.

Estaba absorto en sus pensamientos cuando de repente, oyó la voz de Gareth dirigirse a él. Fue cuando el príncipe se dio cuenta que llevaba más tiempo concentrado en sus pensamientos de lo que le gustaría admitir, pero no podía evitar sentirse preocupado por la situación de su país. Cerró el libro que tenía delante de él y lo colocó en el centro de la mesa, para levantarse, sin atreverse a mirar directamente a su subordinado, anduvo hasta el ventanal para quedarse mirando fuera. Estuvo unos minutos en silencio, sin tener todavía demasiado claro que decir pero sabía que Gareth era de confianza pero tampoco quería decir alguna barbaridad que pudiera poner en duda su lealtad a Goldoa. – Estoy preocupado… por lo que pudiera venir. – Su voz no sonaba tan confiada como solía oírse, tampoco hablaba demasiado fuerte. – Me incomoda la presencia de ese ejército desconocido vagando por nuestras tierras, fuera de las murallas que contienen la ciudad. Preferiría… no tener que pensar en la guerra. La prioridad es el bienestar de nuestras gentes, no puedo evitar pensar si estamos haciendo lo correcto. - Nerviosamente se tocaba las manos al hablar, no le gustaba en absoluto tener que hablar sobre aquellos temas pero era evidente que la situación no iba tan bien como años atrás. Solamente quería recobrar la paz que recordaba en sus tiempos de niñez.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Gareth1 el Lun Oct 12, 2015 9:52 am

Escuchó con detenimiento sus palabras, sin embargo, no había nada en lo que pudiera ayudarle de una forma directa. Ambos eran conscientes de ello. Todos los dragones seguían llevando su vida ordinaria en la zona habitable, Gareth pensaba que aquello era algo más bien positivo; durante todos los siglos la situación allí se había mostrado en un constante equilibrio, el exterior no había hecho que Goldoa se ajetrease y por supuesto, nunca se había dado un suceso dentro de su territorio como para llegar a que los ciudadanos llegasen a perder la calma. Si bien entendía las preocupaciones del joven príncipe, sus largos años de experiencia viviendo allí le permitían comprender que el hecho de que todos siguieran con su día a día como si nada ocurriese quizás era algo beneficioso para ellos. – Me temo no poderle ser de demasiada ayuda en sus preocupaciones.

Se puso en pie, acercándose al ventanal donde se encontraba el joven dragón pero dejándole su propio espacio. Era evidente que era una preocupación que le estaba carcomiendo por dentro desde hacía algún tiempo así que probablemente el apoyo moral que le pudieran aportar algunas palabras no sería suficiente. Estaba bien que se preocupara por su gente, era un acto muy noble y que realmente los dragones admiraban que fuera tan hospitalario a nivel de intentar que las situaciones estuvieran lo mejor posible pero también era demasiado joven en comparación a la población como para acabar de comprender la verdadera esencia de Goldoa. – Entiendo su preocupación, sin embargo, no creo que los ciudadanos hayan notado tanto el cambio como vuestra majestad y usted, príncipe.- Miró por la ventana y pensó en cuando él era un simple trabajador, ajeno de la Corte Real. Podía admitir con la certeza que la experiencia le había aportado que los dragones no estaban preocupados por lo que acontecía en el exterior, quizás el extraño ejército se encontraba en sus tierras pero no se encontraba en sus mentes.

-  Si usted me lo permite, me gustaría enseñarle algo. – Aunque el príncipe no le estaba mirando en aquellos instantes, de igual forma hizo una pequeña reverencia ante él. Últimamente habían estado recluidos en palacio y no habían salido al exterior con la frecuencia que solían hacerlo, Gareth pensó que quizás, si el joven príncipe veía con sus propios ojos que siguiendo sus vidas con normalidad todo parecía ir bien, podría aliviar un poco sus preocupaciones y buscar algún tipo de solución para mejorar la situación. Temía que las opiniones de su majestad y del príncipe difirieran pero prefería no tener que pensar sobre ello en aquel momento.
Afiliación :
None.

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Guardaespaldas real

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Experiencia :

Gold :
155


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Mar Oct 13, 2015 6:16 pm

No esperaba que algo como dudas que habían estado rondado durante varias semanas, fueran solucionadas en un instante, así que no estaba en sus expectativas que Gareth le hubiera dado su opinión directa. Sin embargo, apreciaba el hecho de que le hubiera escuchado mientras honestamente expresaba sus preocupaciones; no es como su tuviera alguien cercano con quien hablar y era un tema que si era expuesto a sus hermanos o a su padre, podría ser tomado en cuenta como una falta de lealtad o duda sobre el mandato de Goldoa. No quería que fuera así, sabía que Gareth respetaba de la forma más leal a su padre, pero después de largos años sirviendo al lado del joven príncipe quería pensar que no haría algo como que las palabras que Kurthnaga le había compartido saliesen de aquella habitación en perjuicio del dragón negro. No. Su guardaespaldas no actuaría así, era alguien en quien confiar. - No te preocupes, Gareth. Aprecio el solo hecho de que hayas escuchado mis preocupaciones incluso si aparentemente no hay nada que pueda hacer en estos momentos.

Gareth podía entender mejor que él, la visión del pueblo. La voz de la experiencia era algo de gran peso para ello, y a pesar de estudiar mucho, no era lo mismo ganar conocimientos a través de la lectura de grandes manuales que haber vivido como un dragón más en las calles de la ciudad capital de Goldoa durante largos años. Kurthnaga no le gustaba aceptarlo, pero debido a que era, probablemente, el dragón más joven de Goldoa aquello comportaba que durante mucho tiempo se sentía como si los dragones de su alrededor le vieran como un chiquillo, y quería demostrar que no era así... ¿Pero como realizar algo como aquello si no tenía competencias suficientes como para mejorar la vida de sus ciudadanos? El dragón rojo tenía razón; los ciudadanos no se sentían acechados por los Emergidos y su desconocido ejercito de la misma manera que la familia real tenía aquella amenaza en mente. Pero a pesar de que no suponía una gran preocupación para su pueblo, eso no significaba que pudieran olvidarse del tema y pasar otros tantos milenios como si nada hubiera ocurrido... su defensa podía no ser infalible durante tantos años. Movió levemente su cabeza, intentando que sus negativos pensamientos desaparecieran de ella, fallando en ello.

Dejó de contemplar el horizonte por el ventanal, no era como si de un momento a otro fuera a suceder algo inesperado mientras el príncipe estaba ahí en frente parado. Se dio media vuelta, mirando durante unos segundos a su subordinado después de aquella petición. Según la hora, debería quedarse estudiando allí, pero era evidente que su mente no estaba concentrada en aquello en esos momentos y que probablemente, ya no podría volver a concentrarse a lo largo del día... no era como si pudiese dejar de sentirse nervioso de golpe y borrar su mente. - De acuerdo, está bien. Te seguiré. ¿Qué es lo que quieres mostrarme? - Quizás salir también le hacía bien.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Gareth1 el Vie Oct 16, 2015 2:15 pm

Escuchar las palabras del príncipe era lo mínimo que él podía hacer, no tenía en sus manos facultades necesarias para poderle ayudar de una forma más eficaz. Gareth solamente era un subordinado: él cumplía órdenes, no podía ejecutar por cuenta propia aquello que le parecía justo o injusto. Tenía en mente llevar al príncipe a la parte donde todos los dragones llevaban a cabo su vida cotidiana; la parte central y habitada de la ciudad de Goldoa, contenida por aquellas murallas que les aislaban del resto de seres pero que también les mantenía alejados de aquellos conocidos por 'emergidos'. No podía influenciar al hijo de su majestad con ningún tipo de ideal, iría en contra de todo el código y aunque no sabía que tipo de reacción podría tener; probablemente no sería algo positivo. Pero el dragón rojo solamente quería que el príncipe Kurthnaga dejara de estar tan tenso en todo momento; no sabía si el príncipe quería hacer algo al respecto o si simplemente apoyaría la legislatura de su padre como se había ordenado durante todos aquellos milenios, pero era claro que en aquellos momentos no tenía mente para claramente decidir seriamente ya que su mente estaba llena de dudas.

Su rostro continuaba con su aspecto inalterado que más que neutral parecía como su siempre estuviera enfadado debido a su aspecto duro y tosco. Le hizo una pequeña reverencia antes de contestar a la respuesta del otro y dirigirse fuera. - La ciudad, príncipe Kurthnaga. Salir de palacio y ver la situación creo que le iría bien. - Podría haber dado más detalles de porque creía que eso le haría un bien, ya que últimamente los nobles de Goldoa no habían tenido demasiado tiempo de salir de los gruesos muros que conformaban palacio pero después de tantos años al lado del príncipe, sabía que este era lo suficientemente inteligente como para entenderle a pesar de que siempre acortaba sus frases al hablar. Las palabras no eran la única forma de comunicación para los dragones.

Después de aquellas palabras, anduvieron por los pasillos de palacio donde se encontraron alguno de los empleados de aquel lugar desempeñando sus respectivas tareas. El palacio quedaba algo apartado de la ciudad, si bien continuaba situada dentro de las murallas que separaban el exterior desconocido pero desinteresado por parte de los dragones de la parte con más vida y actividad de todo Goldoa. La situación del  Palacio Real se encontraba en una montaña más elevada que el resto de la zona del interior de la muralla dónde el resto de los dragones residían y tenían sus oficios en el valle, situándolos en una zona inferior geográficamente en comparación a la alta clase de los dragones negros. No era motivo de conflicto ni de discrepancia por parte de sus habitantes, si bien siempre había sido así, los dragones negros eran respetados por los dragones blancos y rojos, no creyendo que la separación de clases fuera algo que debiese ser cambiado desde el punto de vista de los anteriores.

Gareth se detuvo observando desde la lejanía la gran ciudad, quedándose solamente a varios metros de la salida de Palacio – Es la misma imagen que recuerdo hace 600 años atrás, todo el mundo sigue con su vida. Su majestad puede seguir garantizando la tranquilidad en Goldoa. - No sabía si era un hecho que le pudiera ayudar en demasía a tomar una decisión pero era todo lo que podía hacer en una situación como aquella; era un simple subordinado del Rey, no tenía ningún derecho a interpretar que realizar en aquella inesperada llegada del ejercito enemigo. La mirada del dragón rojo se quedó fijada en el rostro del dragón negro, quizás esperaba alguna reacción a aquella imagen aunque aceptaría tanto si opinaba que las cosas realmente estaban pacificas tal y como estaban o si de lo contrario, el príncipe decidía tomar partido por cuenta propia. Cual era la función de Gareth allí... todavía estaba por ver.
Afiliación :
None.

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Guardaespaldas real

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Experiencia :

Gold :
155


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Sáb Oct 17, 2015 12:03 pm

No había tenido oportunidad de salir demasiado de palacio en los últimos días, las tareas que su padre le pautaba le mantenían ocupado y cuando se daba cuenta, después de largas horas adquiriendo conocimientos teóricos a través de clases y libros, lo único que le apetecía era descansar. Además, salir a partir de determinada hora le parecía que no era demasiado útil pero Gareth tenía razón: salir, que le tocara el aire y ver las cosas de distinta forma le haría bien. Desde aquella altura las cosas parecían ser diferentes a la idea que tenía en mente, la angustia que sentía cuando pensaba en aquellos enemigos desconocidos que les acechaban desde fuera de las murallas y las cuevas kauku que les comunicaban con otros países parecían ser más lejanas. Kurthnaga dejaba que el viento le golpeara mientras observaba desde la lejanía el día a día de sus gentes que parecían reaccionar de igual forma que él; llevando el mismo tipo de vida que llevaban años atrás, no parecían inmutarse de lo que les acechaba más allá de lo que ellos podían ver. Pero así eran los dragones de Goldoa, podían ser probablemente como los libros de texto decían; la raza más poderosa de los laguz, pero a la misma vez, lo único que los dragones aspiraban era a que les proporcionasen la paz y la tranquilidad necesaria durante los longevos años que les quedaban de vida.

El príncipe sabía bien que sus aspiraciones eran distantes a las ideas que tenían los otros en mente, era joven e inexperto, no había vivido tanto como toda la gente que le rodeaba y aquello le hacía sentir que probablemente las diferencias de sus ideas podrían provocar alguna decisión equivocada; era un dragón y entendía que era necesario que estuvieran distanciados de aquella forma para poder preservar la paz de sus tierras, pero a la misma vez no podía evitar tener curiosidad por ampliar sus negociaciones exteriores, en tener un mercado exterior, en poder formar alianzas y tratados con los países fronterizos… La política que su padre, el Rey, había establecido era la de un país unitario que permitía que las cosas siguiesen de la forma equilibrada y constante de milenios atrás, pero eso también tenía la consecuencia de que no dejaba margen de actuación a la alianza laguz. Probablemente solo estaban allí por cuestión de raza, por ser laguz y no ser beorcs, aunque no tuvieran ningún tipo de relación en concreto con los otros laguz, pero el joven príncipe durante los encuentros que tenían con los demás, era de la opinión que deberían unirse para fortalecer relaciones. ¿Pero que podía hacer él, un joven príncipe, cuando se daba cuenta que el gobierno de su padre era correcto y que permitía que las cosas funcionaran bien? Sería el príncipe, pero en aquellos momentos se daba cuenta que era muy pequeño en aquel mundo. – Gracias por hacerme abrir los ojos, Gareth. Quizás quería apresurarme mucho en tomar un camino determinado. Las cosas están bien tal y como están, no debo tomar una decisión precipitada todavía. – Sonrió levemente a su subordinado, para después dirigirse a seguir andando hacía la ciudad en sí. Ya que habían salido, al príncipe le gustaba aproximarse más al núcleo urbano dónde todos los dragones residían.

De repente, Kurthnaga se paró en seco y miró a Gareth. – Por tu lealtad dudo que llegues a comentarle mis dudas a padre, pero sé que es evidente que conoces que mis aspiraciones políticamente son diferentes a las actuales. No me refiero a traición... respeto mucho todo lo que mi padre ha conseguido hacer en Goldoa. Pero quizás llegue un momento que mis actos se desvinculen y actúe como Kurthnaga y no como el príncipe de Goldoa. En el momento que eso ocurra, entiendo que debas quedarte al lado de mi padre y no conmigo. –Era un tema bastante serio de tratar y que le hubiera gustado evitar, pero era evidente que con el tiempo, sus dudas se disiparían y decidiría actuar. Kurthnaga se conocía. No quería suponer un estorbo para su padre pero tampoco podía quedarse viendo como las cosas ocurrían y el dragón era incapaz de actuar. Temía que su padre pudiera no entender sus pensamientos y que eso fuera a producir alguna grave consecuencia en su vida, pero era algo que debería ponderar en el momento en que decidiera tomar partido por algo determinado.

Spoiler:
Perdón por meterte tanto polítiqueo a lo basto (¿?)
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Gareth1 el Sáb Oct 17, 2015 3:22 pm

El príncipe no debía agradecerle, solo creía que hacía lo correcto en su trabajo. No solamente debía actuar como guardaespaldas, si había algo en lo que pudiera ayudar que no fuera sobre un ámbito controvertido, el dragón rojo ayudaría en lo que estuviera capacitado para ello. Gareth no contestó nada, aunque un sonido ininteligible salió de sus labios que podría interpretarse como desaprobación pero era todo lo contrario. Pero entre dragones no siempre era necesario expresarse a través de palabras ya que tenían una sensibilidad especial para percibir sensaciones y sentimientos de los demás siempre que estos no interpusieran una barrera entre lo que realmente pensaban y lo que expresaban en alto.

Cuando el joven príncipe Kurthnaga se volvió a parar para confesarle que entendía que llegado a un punto, no relacionaría su distanciamiento con una traición; Gareth negó con la cabeza. – No debería avanzarse a los acontecimientos, príncipe Kurthnaga. – El dragón rojo sabía claramente que era bastante probable que tal y como había anunciado el joven dragón negro aquello ocurriese, podría decir que Gareth le había visto crecer con el transcurso de los años y conocía que el príncipe Kurthnaga pensaba de una forma un tanto peculiar respeto a los dragones que habitaban en aquel país. No pensaba que fuera algo negativo, solamente distinto; probablemente podría llegar a conseguir grandes cosas si empleaba su punto de vista de una forma eficaz pero si bien en otros países el príncipe por su edad podía ser considerado como un sabio adulto, en Goldoa no dejaba de ser alguien de temprana edad.

Mi tarea es protegerle. – Una tarea que fue más fácil de cumplir con el hermano mayor, Rajaion, que con el joven Kurthnaga debido a que el mayor podía ser intrépido pero no contaba con la curiosidad por el mundo exterior del menor. - No me perdonaría que nada malo le ocurriese. Solamente en caso de una orden opuesta actuaría de esa forma o en caso de que no me quisiera a su lado, claro está. – Gareth sometido a las órdenes directas del Rey así que más que su propio criterio dependía básicamente de lo que el Rey quisiera y en segundo lugar, lo que el príncipe le ordenase.
Afiliación :
None.

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Guardaespaldas real

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Experiencia :

Gold :
155


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Sáb Oct 17, 2015 5:21 pm

Lealtad. Sabía que independientemente de si era el hijo del Rey o solamente era ‘Kurthnaga’ de nombre había un vínculo que después de tantos años les unía, probablemente ya estaba decidido antes de que naciera que fuera su guardián pero eso no significaba que debieran mantener una buena relación cordial. Ya que es lógico que un Rey no disponga del tiempo necesario para encargarse de sus hijos, y más todavía cuando la figura de una madre no es presente. No sabe cuál fue el criterio de decisión para elegir a Gareth pero el dragón rojo fue el encargado de cuidar de su hermano, eventualmente cuando Rajaion ya no necesitaba de él, fue el encargado de cuidar del joven Kurthnaga. Podía sonar como una simple formalidad pero estaba agradecido de tenerle a su lado, la vida de un príncipe podía ser rutinaria y solitaria, más cuando no había ningún dragón de su edad y la distancia de las clases sociales entre él y los habitantes podía parecer un abismo. El dragón negro creía necesario tener un guardaespaldas en un país caracterizado por la paz como Goldoa pero estaba feliz de que alguien tuviera esa idea tan honesta de protegerle, Kurthnaga no estaba seguro si pudiera ser capaz de tal cosa. Era joven como para haber experimentado una situación de aquel calibre.

Se giró, dándole la espalda a su subordinado. El príncipe se cogió las manos colocándolas detrás de su espalda, moviendo los dedos nerviosamente. – Entiendo. – Kurthnaga se mordió el labio inferior. Podía estar preparado para tener que enfrentarse a las diferencias de pensamiento entre él y su padre, pero era consciente de que quizás, no fuera capaz de cargar con el peso que significaba que Gareth le siguiese. Él era el hijo menor del rey, probablemente después de que su hermana mayor, Almedha, decidiera desaparecer de sus vidas, su padre le hacía más la vista gorda a sus acciones egoístas al ser el más joven de los dragones. Claro está, desconocía si el Rey también había actuado de aquella forma u otra con sus hermanos cuando tenían su edad pero Kurthnaga quería creer que si decidía actuar por su cuenta, su padre sería capaz de entenderle mínimamente. Probablemente le reprendería por sus acciones pero esperaba que fuera capaz de perdonarle, porque era su hijo menor. Gareth era un empleado, no tenía por qué tener ningún tipo de favoritismo sobre él. – Por supuesto agradezco que sigas a mi lado, pero no quiero que eso te conlleve problemas con mi padre… Sea por conflicto de intereses o ausencia del mismo.  – Respiró hondo, era extraño sentirse de aquella forma. Sabía que lo más fácil en aquella situación sería no hacer nada, vivir como un dragón más y beneficiarse de la tranquilidad que su país le ofrecía. Desgraciadamente algo dentro de sí, se sentía demasiado incómodo con aquella idea. Aunque detestaba la idea de tenerse que involucrarse en una batalla, en aquel odio que parecía haber fuera de sus tierras…

Pero todavía no he aclarado mis ideas. Había pensado en emprender un viaje por el continente… ver el exterior quizás me ayudará a saber cómo debo actuar, quizás quedándome en Goldoa no pueda aprender nada nuevo. No es necesario que me acompañes; planeo mantenerme neutral y no interferir en países extranjeros. Supongo que a tus ojos parecerá una temeridad…  -.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Gareth1 el Sáb Oct 17, 2015 6:19 pm

Gareth tenía una mentalidad estándar de un dragón de Goldoa, no compartía la ambición de salir y ver mundo que tenía el príncipe de Kurthnaga. Pero el dragón rojo provenía de una familia media que desempeñaba tareas normales y corrientes como era el transporte y la obra, aunque a través de los años su carácter y forma de ser se había amueblado a otra forma de ser para servir y trabajar en la Corte Real seguía pensando de la misma forma que los dragones civiles: por supuesto que la idea de que un dragón de Goldoa viajase solo por el continente le parecía de lo más inusual, sobre todo si se trataba de un dragón negro. Desconocía que había fuera de las fronteras de territorio dragón, no tenía una formación teórica como la de los nobles y no tenía una curiosidad tan jovial como la de los príncipes; no podía evitar temer a lo desconocido. – Lo que opine sobre sus decisiones es irrelevante. Si usted cree que es lo correcto, yo apoyaré que haya tomado esa decisión incluso si decide que lo más oportuno es que yo me quede en Goldoa.

Le parecía curioso que aunque le hablaba de una forma en la que el príncipe parecía totalmente seguro de sus palabras, el joven le daba la espalda. No era la primera vez que veía al dragón negro hacer aquello, probablemente no sería tampoco la última; era bastante frecuente que cuando el joven príncipe no estaba seguro de lo que decía o hacía, no permitiese a los demás ver las expresiones que le hacían parecer dudar sobre sus decisiones. Ser de los dragones más jóvenes que vivía en Goldoa y además, tener el peso en sus espaldas de ser el príncipe parecía una ardua tarea para el joven príncipe Kurthnaga. El príncipe Rajaion no parecía interesado en la política de Goldoa de una manera tan intensa como el más joven de los príncipes lo hacía, además era una diferencia que se hacía más notoria desde que la princesa Almedha había dejado su país atrás. Gareth no podía decir que comprendía como se sentía el príncipe Kurthnaga pero entendía que se encontraba en una difícil situación; por ser joven le faltaba experiencia necesaria para tomar decisiones de peso ante su padre y era tomado en consideración como un niño. A pesar de ello, el dragón rojo no podía evitar preocuparse por la idea del viaje. – Solo soy un subordinado del rey, desconozco que puede haber fuera de las fronteras de nuestro país. Pero espero que tenga en consideración que aunque se mantenga neutral pueden acechar peligros… sobre todo si planea acudir a tierras beorc. Por favor, tome las medidas necesarias para evitar que sepan que un dragón viaja solo y evite las batallas… Supongo que no hace falta especificar que si no logra pasar desapercibido, Su Majestad realmente se enfurecerá. – Gareth no creía que el joven Kurthnaga tuviera en mente explicarle a su padre acerca del viaje… Su Majestad no lo sabría por palabras del dragón rojo pero aun así había cierto peligro de enterarse por otras lenguas.
Afiliación :
None.

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Guardaespaldas real

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Experiencia :

Gold :
155


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Sáb Oct 17, 2015 7:11 pm

Contradictorio era que a pesar que había comentado que apoyaría cualquiera de sus decisiones, en las últimas palabras de Gareth se podía leer entre líneas que la idea de que abandonase Goldoa era de lo más irresponsable por su parte por consecuencias de poder afectar negativamente a su padre. Era egoísta por su parte querer abandonar sus tierras, era egoísta dejar sus responsabilidades a un lado por querer alcanzar a saber más sobre aquella tierra infinita que se podía vislumbrar desde Goldoa. Kurthnaga era conocedor de cada una de las consecuencias que su decisión podía provocar y a pesar de eso, podría producirse más incidencias de las que cualquier dragón pudiera pensar. Y aquello no era lo peor; el joven dragón negro tenía miedo de que el sentimiento de opresión que sentía dentro de sí por el temor a los Emergidos solamente se agravara si salía fuera de las fronteras de su país… pero era algo que no podía conocer hasta que lo hiciera. ¿Y si realmente ver el mundo con sus propios ojos si le aportaba más conocimiento subjetivo sobre el mundo que le rodeaba? No podía quedarse sin hacer nada en Goldoa mientras tenía un mínimo de probabilidades de que salir de allí pudiese ser algo beneficioso para el moreno.

Era irónico como le advirtió de que evitara las batallas, Kurthnaga nunca había tenido la necesidad de transformarse; incluso si tenía que aceptar que volar era mucho más cómodo que andar en su forma no dragón, no estaba acostumbrado a transformarse. No era necesario en su vida cotidiana, tampoco estaba acostumbrado a medir 3 metros de estatura y era evidente que por su apariencia juvenil no poseía de la fuerza necesaria para realizar grandes labores. Aborrecía la guerra, más que cualquier otra cosa en el mundo. Pero no tenía ninguna posibilidad de sobrevivir si no se transformaba; así que la única opción restante que tenía era huir. –No debes preocuparte. Evitaré cualquier acción que pueda repercutir de una forma negativa a Goldoa y en consecuencia, a padre. – Se giró para mirar a su subordinado con un rostro serio pero esta vez, no se podía leer una mirada dudosa en sus ojos carmesí. – Sé cuidarme, lograré volver. Además no planeo ausentarme un largo periodo de tiempo, de lo contrario sería demasiado evidente para padre… y lógicamente llegados a este punto no puedo explicarle de mi viaje.

- ¿Podrás actuar con normalidad hasta que vuelva, Gareth? -.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Gareth1 el Sáb Oct 17, 2015 8:13 pm

Asintió con la cabeza. Gareth odiaba tener que ocultarle información a Su Majestad pero el príncipe Kurthnaga no quería que le informase de aquello y el omitiría sacar primero el tema, aunque si el Rey le preguntaba directamente era evidente que sacaría el tema a la luz pero era bastante improbable que aquello ocurriera. El príncipe Kurthnaga ya tenía una edad dónde Su Majestad no tenía que ir preocupándose detrás de él sobre lo que hacía y dónde se encontraba. – Así será, príncipe. – Cerró los ojos y Gareth le hizo una solemne reverencia en relación a que aprobaba su decisión, también esperaba que todo fuera según el plan del menor. – No puedo confirmarle que pueda ocultar su ausencia si su viaje se alarga más de lo previsto y Su Alteza decide preguntar por usted, ya que en dicho caso me veré obligado a responder. Pero de lo contrario, haré lo que esté en mi alcance para no provocar ningún escándalo.  

Su conversación se había alargado más de lo previsto, aunque cuando Gareth decidió preguntarle inicialmente que era lo que preocupaba al hijo del rey probablemente nunca se hubiera imaginado que al cabo de unas horas estuvieran dialogando acerca de cómo un príncipe y dragón más joven de su tribu iba a realizar un viaje fuera de sus tierras, ocultándoselo a Su Majestad. Aunque conociendo al joven príncipe después de tantos años a su cargo, podría decirse que no era una idea inesperada por su parte. La luz intensa del sol que había cuando ambos decidieron salir de palacio, en aquellos momentos era menos intensa y el viento que antes era cálido, empezaba a producirles una sensación que era más cercana a unos menores grados que antes aunque no por ello hacía demasiado frio para lo que ellos estaban acostumbrados. – Quizás es hora de que volvamos. Si no hay nada más que deba contarme que no pueda ser dicho en Palacio... ¿Interpreto que ha decidido que emprenderá el viaje en breves, es decir, dentro de los próximos días? – La manera en la que iba a afrontar los hechos era la misma si el príncipe decidía desaparecer el día siguiente como si lo hacía la semana siguiente, pero el subordinado apreciaría poder saber con exactitud de que día se trataba. En caso de que el propio príncipe Kurthnaga lo hubiera decidido, ya que hasta el momento solo parecía una idea aunque bastante seria.
Afiliación :
None.

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Guardaespaldas real

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Experiencia :

Gold :
155


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Sáb Oct 17, 2015 9:17 pm

Ambos habían acostumbrado a salir fuera de palacio ya fuere para comprobar que todo estuviera correcto en el estrecho de los náufragos y no hubiera ningún barco beorc en aquella zona o también solían simplemente salir como era en aquel caso para tomar un poco el viento y despejarse de las tareas que su padre le imponía. Nadie iba a cuestionarles a ambos porque estaban allí, aparentemente sin hacer nada mientras hablaban de temas triviales mirando a la ciudad como todo parecía andar con normalidad. – Un momento, Gareth. – Kurthnaga era perfectamente consciente que el otro no iba a irse a ninguna parte, le cogió por el brazo y aquello era un acto bastante inusual, no era costumbre de los dragones negros ser tan cercanos pero no podía evitarlo. – Estoy siendo egoísta con mis actos, soy consciente de ello. Estoy seguro que te estoy pidiendo más de lo que deberías aceptar pero no me debes respeto a mi persona, se lo debes a padre. – Suspiró hondo, delante de él. Llegados a aquel punto, le había explicado mucho más de lo que esperaba, Kurthnaga no sentía que debía ocultar de una manera tan estricta sus nervios o sentimientos, después de todo, Gareth estaba siendo totalmente leal y honesto consigo. – Puede sonar contradictorio: te pido que actúes con normalidad incluso si yo me ausento pero a la misma vez te pido que no contradigas a las órdenes del Rey. Solamente… cumple con lo que tu código moral te muestre. – Seguía sin soltarle, su voz sonaba cada vez con un tono de voz más flojo. Sabía que podía oírle de todas formas. Después de decirle aquello, le soltó el brazo y el príncipe volvió a una compostura más formal.

- No… estoy preparado para partir de tan inmediata forma. Probablemente la semana que viene si consigo amueblar todos los planes y preparativos en mi mente. Cabe decir que debido a que ahora estás informado sobre mis intenciones, cuando decida emprender mi viaje serás informado de ello. – Quizás era algo que entorpecería su salida del territorio dragón pero Gareth había estado a su lado durante largas décadas, ahora que Kurthnaga se había atrevido a compartir sus preocupaciones y planes con alguien, no podía simplemente desaparecer del territorio sin decir nada; le parecía de alguien sin sentimientos hacer aquello. El dragón rojo aunque no expresara sus preocupaciones con facilidad iba a preguntarse si su travesía sería completada sin obstáculos, así que no podía todavía añadir más preocupaciones como algo tan minúsculo no hablarle antes de partir. Su Padre y su Hermano mayor estaban ambos ocupados con sus respectivas vidas, así que en ese sentido, a Kurthnaga no le dolía tanto que aquellos desconocieran sus planes, en cambio Gareth estaba la mayor parte del tiempo a su lado aunque fuera solamente para desempeñar su labor. Miró una vez más al infinito, antes de girar para clavar su mirada en el palacio real; su hogar.

-Creo que ya no hay nada que se me haya olvidado comentarte del tema… Es hora de volver a palacio.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2463


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Eliwood el Miér Oct 21, 2015 5:18 pm

Tema cerrado.

Cada participante obtiene 100G. [Tema común + bono político.]

Ambos obtienen un incremento de +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1285


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas sobre la tranquilidad [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.