Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Confrontacion e incertidumbre [Campaña] (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Confrontacion e incertidumbre [Campaña] (Libre)

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 02, 2016 2:14 pm

Parecía que hoy iba a ser un buen dia, el sol a penas había comenzado a desplegar los primeros rayos cuando los ojos de Danah ya se estaban comenzando a abrir apuntando hacia la ventana, se incorporo en la cama alzando sus manos intentando estirarse seguida de un bostezo, la muchacha estaba acostumbrada a despertarse a esa hora para poder hacer todos sus quehaceres sin molestar ni ser molestada, siempre seguía el mismo patrón levantándose y yendo hacia la cómoda abriendo por orden el segundo, tercer y cuatro cajón recogiendo diferentes cosas: Ropa, toallas y jabón.

Se dirigía al baño común colocado adyacente a la posada este dividido entre mujeres y hombres era un lugar desierto esas horas de la mañana momento que Danah aprovechaba para darse un baño sin preocupaciones, no suponía problema para ella tener gente a la hora de bañarse sin embargo siempre era apreciable tener momentos propios aunque muchos podrían decir que cazar se podría considerar como tal la concentración que se necesitaba para ello hacia imposible mantener la mente libre. Sus baños no duraban mas de quince minutos aunque ella los disfrutaba como si se tratasen de treinta, la joven recogía su cabello en una toalla y volvía a la habitación colgando de unas cuerdas frente a la ventana las toallas usadas,  para luego ir al primer cajón de la cómoda y recoger los guantes y el cuchillo que usaba comúnmente para despellejar.

Soltaba su cabello  y poco a poco lo peinaba sentada en la cama, parecía un momento intimo y asi era... Una costumbre colocada desde su infancia por su madre una especie de rito que no faltaba por hacer todos los dias, peinaba el pelo con delicadeza para luego hacer una trenza con este siendo esto quizás uno de los últimos recuerdos claros de su madre. La muchacha iba a por el arco y el carcaj y salia de la habitación cerrándola tras de si, bajaba las escaleras animada y paseaba hasta llegar a la taberna adjunta a la posada, a esas horas el tabernero solía abrir y siempre Danah era su primer cliente.

-Buenos dias señor Kreont- alertaba de su llegada aquella voz llena de energía mientras dejaba su arco a un lado de la silla de la barra y al otro lado el carcaj -siempre tan animada Danah, buenos dias ¿lo mismo de siempre?- preguntaba la voz del tabernero de una manera agradable-por supuesto- decía mientras apoyaba los codos en la mesa y posaba su cabeza sobre sus manos, sus dedos golpeaban sus mejillas impacientes mientras veía al hombre trabajar.

El tabernero era un hombre alto y robusto, de aspecto intimidante tenia una voz como un rugido la cual se había volviendo mas calmada con los años cuando hablaba con Danah o Ino, ellos nunca le habían preguntado sin embargo por sus cicatrices y la manera en la que se le podía avistar cortar leña en la parte trasera de la posada era un hombre de batallas antaño que dejo todo aquello para vivir la vida del trabajador honrado.

El hombre volvía hacia la barra con un plato hondo pero lejos de dejarlo en ella paso su mano por toda la barra junto a un paño barriendo con todo lo que había a su paso, Danah reacciono a tiempo quitando los codos de la mesa mientras la voz del hombre se imponía -ya te he dicho jovencita que es de mala educación poner los codos en la mesa- su mano bajaba dejando el plato con un huevo y carne, junto a el un tenedor y un cuchillo seguido de un baso que recogió de agua en la segunda vuelta que dio -lo se, lo se... pero tampoco es de buena educacion hacer esperar a una dama señorito-

Hundía el tenedor y el cuchillo y comenzaba a devorar como si hiciese días de la ultima vez que probo algo -siempre respuestas para todo ¿hoy me traeras la cabeza de ciervo que me debes?- decía mientras limpiaba un vaso -hace tiempo que no encuentro ninguno, pero ya sabes que si lo encuentro lo traere- la chica se daba prisa en comer mientras el hombre parecía atender la limpieza del local, tan pronto finalizo dejo unas monedas en la barra y se levanto cogiendo el arco y el carcaj - mucho animo señor Kreont!- gritaba mientras se dirigía a toda prisa hacia la salida del local -buena caza Danah- respondía el hombre bajando las sillas de las mesas.

El sol ya había salido en gran parte y Danah a toda velocidad salia por la puerta de Pherae, yendo rumbo al bosque que estaba cercano, allí paso dos horas , detectando rastros, en silencio oculta entre la maleza, ya había cazado un conejo y lo tenia atado a una cuerda colgando de su cadera cuando de pronto avisto un ciervo, jamas había cazado uno aunque tenia sentimientos encontrados con ellos, por un lado sentía que dichos animales eran preciosos sin embargo la carne de estos  como su piel era solicitada por muchos comerciantes, apuntaba con su arco colocaba la flecha y tensaba la cuerda, lo tenia en el lugar indicado. De repente la criatura alzo la cabeza alertada, sus orejas se movieron y pronto comenzó a saltar huyendo del lugar, por un momento pensó que había sido ella pero pronto escucho lo mismo que había alertado al ciervo, miro hacia la ciudad la cual se podía ver difícilmente desde su posición pero lo suficiente como para ver como las grandes puertas se cerraban junto a algunos sonidos en la lejanía, eso solo podría significar problemas.


En la zona en la antes estaba el ciervo un Emergido entonces lo entendió, los emergidos habían llegado a las puertas de la ciudad, seguramente algunas tropas estarían peinando el bosque, sabia que para sobrevivir debía de aguantar allí y no había mejor lugar para mantenerse viva que su zona de caza, volvió a tensar el arco disparando la flecha contra el cráneo de la criatura que cayo seguida de un alarido -Tsk- Darah comenzaba a correr hacia el cuerpo agarraba la flecha y la sacaba entrando de nuevo por la maleza del lado opuesto en el que estaba yendo en busca de una zona alta para refugiarse, pronto pudo avistar dos mas cortandole el paso en la dirección que seguia cambiando el rumbo hacia la izquierda, cargaba la flecha lanzada y tensaba el arco disparándola contra el arbol que tenia en frente, esta parecía tener aun punta clavándose asi en la corteza, la muchacha coloco el pie lo mas cerca a la parte clavada en el arbol para empujarse solo un poco alcanzando asi una de las ramas, la flecha se rompió en el acto sin embargo pudo tomar la inercia para llegar y subir a la rama sacando otra flecha y colocandola sobre la madera del arco vigilando las patrullas que caminaban por el bosque.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Confrontacion e incertidumbre [Campaña] (Libre)

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 02, 2016 4:10 pm


La luz se colaba entre las cortinas de la habitacion, el olor a madera la impregnaba, sin embargo era agradable, era casi un olor que asociar con la palabra "hogar", El joven no pudo evitar esbozar una leve sonrisa, habia sido un arduo trabajo llegar a donde estaban y tener una relativa estabilidad. Tras sentarse en la cama con energia puso ambos pies sobre la calida madera que estaba caliente debido al sol que entraba por la dicha ventana, era una sensacion agradable, tanto que paso 2 minutos regocijandose en ella, tras darse cuenta de su lapsus se incorporo a toda velocidad, como si llegara tardiamente a una cita, adecento su pelo y restrego su cara con ambas manos, como si asi pudiera lavarse las legañas de la cara. Abrio su pequeño armario, se puso su ropa y su caracteristica bufanda, aun con el calor del exterior, coloco unas cuantas bolsas vacias en su cinturon y enfundo su queridisima daga en su cintura, mas que un arma, resultaba ser un amuleto, un recuerdo, al menos por el momento. Se coloco las botas a toda prisa mientras trataba de llegar a la puerta, una vez la cruzó la cerro tras de si, bajando las escaleras rumbo a la taberna para salir a la calle. El señor kreont no era tonto, sabia perfectamente a que se dedicaba el joven, sin embargo nunca nego su dinero aun sabiendo su procedencia, quizas sabia que no era bueno en muchas cosas mas, o quizas simplemente nunca tuvo pruebas suficientes, despues de todo nunca le habian pillado robandole a nadie.

Ino sabia perfectamente que nada le libraria de una bronca preventiva, asi que paso en cuclillas bajo la barra, advirtio una tostada con mermelada de fresa preparada en la barra,y extrañamente colocada en el borde de esta, tan al borde que podia verse el plato de madera desde la posicion del veinteañero, obviamente le extrañó, pero antes de poder pensar en el motivo escucho -Podrias aprender algo de tu hermana y hacer algo honrado por una vez, no te valdran tus trucos aqui, no en mi casa jovencito- El joven se pego a la barra esperando que no estuviera hablando con el con una muy clara cara de sorpresa, era imposible, ¿Como podria haberle visto u oido?, llevaba toda su vida moviendose en sigilo, habia burlado a guardias experimentados y a todo tipo de rastreadores, ¿Como era posible que un "simple" tabernero pudiera percatarse?. Se levanto como si nada y se mantuvo quieto mirando hacia la salida, miro de reojo la tostada mientras sacudia su ropa, Kreont seguia de espaldas, lo que le dio aun mas rabia al joven, cada mañana le hacia lo mismo, no importaba el metodo que usara, siempre le pillaba. Lanzó una moneda a la barra agarro la tostada y corrio hacia la salida , el tabernero esbozo una sonrisa y susurro...-Ten cuidado al menos...-


La tostada estaba sin duda echa para el, el dia estaba despejado, la luz impactaba en las paredes de las casas , el bullicio de las calles acompañaba las voces de las personas y el andar de los caballos, alli estaba, su destino, el mercado. Las personas se alegraban, hablaban con los mercaderes, fruta, verdura, carne, pieles, habia de todo, y lo mejor, con las bolsas bien llenas de oro, lo primero en la ruta no podia ser otra cosa que inspeccionar la zona, rutas de huida, bolsas con mas dinero, numero de guardias en la zona y un largo etc de acontecimientos que podrian pasar, asi como sus posibles soluciones, pensar era algo que se le daba bien a Ino, basicamente era lo que mas le gustaba hacer, en su mente podrian existir 200 variantes de un mismo acto, para hacer si una de esas sucedia actuar con mayor eficacia. Era momento de trabajar, la primera fue facil, mujer, unos 40 y pocos años, comprando con su hijo fruta, fue facil cortar su bolsa de papel aun vacia y colocar la mano bajo la misma esperando que esa deliciosa manzana cayera directamente en las manos del joven ladron, pero claro, solo serviria una vez, asique siguio su camino mientras se comia su ahora suya manzana, todo sea por un desayuno equlibrado penso. Y delante de el aparecio... quizas en los ojos del joven aquel hombre se ilumino entre el resto de personas, aparentemente burgues, ropajes caros, un guardaespaldas y lo mas importante una bolsa de cuero bien llena atada a su cintura. El hombre de 50 y tantos años conversaba con el mercader, Ino sin dudarlo se escabullo bajo la mesa del puesto del mercader coloco con suavidad su daga junto a los amarres de la bolsa, seria un gran botin si lo conseguia, sin embargo el sonido de las campanas de la ciudad alerto al objetivo haciendo que se moviera, lo que obligo al chico a guardar su daga y a quedarse completamente quieto bajo aquella tosca mesa , la gente comenzo a correr calle arriba como si de una estampida se tratase, los guardias gritaban la palabra que nadie queria escuchar "Emergidos".


Los ojos del joven se abrieron de par en par, se inundaron en terror, no por el, su hermana estaba en las afueras como cada dia, no basto un segundo para desvelar su tapadera, se levanto y lanzo el puesto entero por los aires la desesperacion se reflejaba en los ojos del joven que emprendia la mayor carrera de su vida direccion a las puertas, los guardias que no entendian muy bien la conducta del joven que corria en direccion contraria al resto del pueblo intentaron detenerle, un inutil esfuerzo, se safó de los tres primeros con fintas rapidas hacia los lados, quizas hasta el mismo estaria impresionado de sus movimientos si no estuviera en juego la vida de su hermana. Las puertas de la salida de la ciudad se cerraban ante sus ojos, demasiado lejos como para alcanzarlas y obviamente los guardias no le permitirian salir de alli sin mas, miro a su alrededor, escalo 3 barriles y salto al tejado de una de las casas mas bajas que encontro, y emprendio la carrera por los tejados subiendo a las mas altas mientras avanzaba , una vez en el muro uso su daga, la cual fue introduciendo en las juntas de los bloques de piedra hasta coronar la muralla, la bajada aunque mas arriesgada fue mas sencilla utilizando el mismo metodo, ahora todo lo que tenia que hacer era emprender la carrera hacia el bosque, rara vez habia acompañado a Danah a cazar, pero la conocia lo suficiente para saber que no saldria de alli a campo abierto si se habia percatado de la situacion, y en el caso contrario se la encontraria de camino, avisto a los emergidos corriendo hacia el bosque, por lo menos a un grupo de ellos, aumento la velocidad de la carrera hasta llegar a el y simplemente corrio y corrio en busca de su hermana, estaba tan atento a señales de Danah que no se percato del emergido que tenia frente a el, a unos 20 metros. No habia tiempo para sorprenderse, su mirada se calmo, empuño su daga y aumento aun mas si podia la carrera hacia el, a tal velocidad que simplemente siguio de largo cortando su cuello por un lateral seccionando su aorta, la rabia inundaba los ojos del joven, era la primera vez que arrebataba una vida y no sintio el mas minimo remordimiento, la mas minima inquietud lo unico que tenia en su mente era Danah. Lanzando asi un alarido al aire mientas mantenia la carrera -DANAAAAAH-
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Confrontacion e incertidumbre [Campaña] (Libre)

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 02, 2016 6:49 pm

Cuando amaneció, Sorey volvió a emprender su viaje de nuevo. Después del incidente en el bosque cercano a las pequeñas aldeas mucho antes de Pherae, el castaño se había demorado un poco más de lo que él pensaba para llegar al marquesado y abastecerse de nuevo al mismo tiempo que recolectaba un poco de información en la zona. Le hacían falta muchos datos todavía sobre la situación de los territorios de Lycia para saber qué zonas eran las más afectadas y por dónde sería buena idea comenzar con su ayuda. En ese momento, se parecía más a un caballero errante que a un Pastor de wyverns como era él, solo que en vez de caballo tenía a Mikleo que era más grande y en vez de dinero, buscaba poder ayudar a quien lo necesitase de la amenaza que había llegado hasta su aldea, perdida casi en la frontera con Bern. Todavía tenía suficiente dinero como para seguir un mes así, si hacía falta, pero tarde o temprano tendría que dedicarse a hacer pequeños trabajos si es que quería poder dormir en las posadas por las ciudades que pasase. La comida no era algo que le preocupaba porque podía cazar si era necesario, pero Mikleo era una montura que en realidad necesitaba muchos cuidados y antes se descuidaría a sí mismo que a Mikleo.

En esos instantes, siendo ya mitad de mañana cuando pudo empezar a divisar el pequeño marquesado, sobrevolaba por el cielo azul a lomos de su wyvern. Sorey era algo extraño y diferente a los jinetes normales porque Mikleo no utilizaba armadura alguna, como él mismo, ni tampoco estaba provisto de una silla para que se le hiciera más cómodo al jinete. Eso significa que el chico no era un luchador, o al menos aquel no había sido su camino nunca, pero si era cierto que tenía mucho más manejo de su wyvern que muchos otros jinetes, aunque él no lo supiese. Él único inconveniente era, y ya lo había pensado, que si realmente quería ayudar y eso significa sí o sí que iba a tener que pelear… más le valía conseguir un buen equipamiento en una ciudad que pudiese encontrarlo, claro.

Sin embargo, cuanto más se acercaba a la ciudad, más extraño le parecía la situación en ella. Cuando comenzaron a sobrevolar un poco cerca, pudo observar como las puertas de la ciudad habían sido cerradas a cal y canto, y se podían entrever bajo los toldos de los tenderetes del mercado a las personas correr despavoridas. Incluso desde esa altura y con el sonido del aire cortarse por las alas de Mikleo permanentemente en los oídos podía escuchar el vocerío que se estaba produciendo, campanas sonando, ruidos de soldados yendo aquí y allá.

¿Qué es lo que está pasando…? —Sorey no lo estaba soltando al aire, sino que se lo estaba preguntando a su compañero, a su wyvern. Este pareció responder moviendo algo la cabeza hacia un lado y profiriendo un pequeño rugido, que hizo que el Pastor cerrase los ojos con un mal presentimiento.

La amenaza, desde luego, no parecía proceder de dentro de la ciudad. Sus ojos entonces buscaron a la fuente del problema que estaba sucediendo allí, en ese lugar, y fue entonces, cuando Mikleo planeaba más cerca del bosque que estaba casi pegado a la ciudad, cuando pudo vislumbrar a unos cuantos soldados ir corriendo e internarse en la espesura de los arboles. Espera, ¿soldados? No, no se comportaban como tales y no lo parecían en absoluto. Emergidos. Sorey nunca había visto antes a un emergido pero le habían descrito como eran. La piel, los ojos… no podía ver ningún estandarte en aquel momento pero en lo único que podía pensar era que seguramente estuvieran persiguiendo a un grupo de gente, o a alguien.

No podía quedarse simplemente mirando. No eran solo un par de ellos, estaban empezando a ser unas cuantas tropas.

¡Tenemos que ayudar, Mik! —Apresuró a decirle a su amigo, mientras este comenzaba a descender de forma que podía ver entre las copas de los árboles el suelo del bosque. Aquello sabía que llamaría la atención si había quien los avistase de cerca, pero él no era nada sin la ayuda de su wyvern.  Su cabeza le decía que tuviera cuidado con proyectiles como flechas, o magias, porque serían letales para su amigo.

Con su lanza en la mano, aferrada fuertemente, pudo avistar a dos de los soldados emergidos en una separación de dos árboles que dejaba un claro. Era la oportunidad perfecta para atacar, pensó el castaño, por lo que le ordenó a su montura que descendiese súbitamente hasta casi rozar el suelo, de forma que la presencia de la bestia los pilló desprevenidos y el filo de su lanza pudo cortar a ambos de un movimiento horizontal, derribándolos por la fuerte sacudida del arma y del wyvern que llevaba velocidad. Todavía no controlaba la forma de manejar bien su arma mientras estaba montando a lomos de Mikleo, pero aunque no supiera cómo era pelear como un jinete wyvern de verdad, haría lo posible por servir de ayuda en ese momento.

Ah… —Se quejó algo, por su muñeca, pero solo era una ligera torcedura. Nada especial. Había podido con wyverns mucho más grandes que Mikleo con su fuerza, y el acabar con seres que él no pensaba humanos y violentos, no le supuso ningún problema. — ¿A quién estarán persiguiendo? —Mikleo se había quedado posado sobre el suelo con ambas patas, después de haber descendido del todo tras el ataque, pero se mantenía alerta con lo que le rodeaba. Tanto, que hasta la presencia en una de las ramas del árbol más cercano le hizo rugir en esa dirección, tratando a la figura humana que había allí arriba como una posible amenaza. Sorey volteó en su cabeza, y entonces vio lo mismo que el wyvern estaba viendo. — ¿…Una arquera?


Última edición por Sorey Shepherd el Lun Abr 04, 2016 9:20 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Confrontacion e incertidumbre [Campaña] (Libre)

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 02, 2016 9:43 pm

Habian grupos desplegados peinando el bosque, eran pocos pero parecian saber que hacer, la rama aguantaba sin queja el peso de la muchacha manteniendola oculta entre las hojas del resto y las sombras que desplegaba la luz del sol, era el momento de reflexionar, justificar sus acciones hacia si misma, habia acabado con alguien en cuestion de segundos y ni siquiera se habia inmutado, la tension de la situacion la supervivencia unido a aquellos ojos vacios facilitaron el disparo sin embargo poco se sabia de los emergidos...No... No era momento para dar vueltas a aquello, la zona estaba caldeada y las tropas parecian ser pocas , mantenerse oculta y esperar a que rastrearan era lo mejor.

Danah miraba con atención su alrededor hasta que de pronto pudo avistar un pequeño grupo de tres acercándose hacia su zona, barajeo la posibilidad de acabar con ellos con varios disparos simultáneos pero entonces recordó que no había traído un gran numero de flechas, quince contando la que había lanzado con antelación y la recuperada del conejo que había cazado. Debía de administrar las flechas con sumo cuidado, de pronto algo cayo de los cielos, las ramas sonaron y crujieron alrededor zarandeándose y haciendo caer hojas por toda la zona, una gran criatura descendía y sobre ella un chico, un joven portando una lanza la cual zarandeo cortando a los tres emergidos que había visto, la muchacha no pudo evitar hacer una mueca mientras soltaba por lo bajo -mm...Sutil....- La criatura alada soltó un sonido fijando la mirada hacia la posición de la chica mientras el muchacho miraba hacia ella, la pelirroja no tardo en alzar la mano y hacer un movimiento con la mano -¿Que hay?-.

No pudo bajar su mano antes de que el sonido como la sombra de la criatura descendiendo en el bosque alertara a las tropas del interior y algunas de fuera que ahora habían decidido entrar en el bosque sabiendo que habían enemigos en el, la chica deshizo el nudo de la cuerda que portaba el conejo en su cadera atando el conejo en la rama dejándolo colgando de esta y poniéndose de pie en ella colocando una de su manos encima de sus ojos de forma de visera para facilitar la visión de las criaturas cercanas.

-El bosque es demasiado frondoso- comento la chica volviendo la vista hacia el joven -tu animal no podrá esquivar ataques aquí- tenso el arco y apunto hacia uno de los lados bastante lejos, -teeee.... tengo- disparo una flecha con una sonrisa asomando a uno de los lados. La flecha impacto en la corteza de un árbol lejano de su posición sin embargo justo en frente de donde iba a pasar su hermano, lo había escuchado gritar a lo lejos sin embargo no fue hasta ese momento que pudo descubrir su posición.

La chica espero hasta que su hermano pudiese verla para agacharse sobre la rama y colocarse en posición, un grupo de tres emergidos se acercaba desde la posición del muchacho con la lanza junto a dos que venían desde la posición opuesta a su hermano.

Danah tenso el arco y disparo a uno del grupo de tres y volvía a tensar el arco esta vez apuntando al grupo de dos -Ino, te cubro!- decía en voz alta, esperaba que aquel chico pudiese enfrentar a los dos sobrantes o en su defecto subir con su montura para evitar el conflicto a tiempo.

Carcaj: 12 flechas
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Confrontacion e incertidumbre [Campaña] (Libre)

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 02, 2016 11:01 pm

El joven corrió y corrió esquivando maleza, arbustos, troncos, plantas, enredaderas y demas medios entorpecedores del mismo bosque, su tension seguia acumulandose, ya apenas percibia sus alrededores, solo era capaz de correr en linea recta en busca de su querida hermana. No se percato de como se cortaba el aire a su alrededor ni de como un objeto a gran velocidad impactaba justo ante sus ojos, la sorpresa se convirtio en alivio al ver el diseño de las flechas de Danah, el joven cayo al suelo tumbado sobre su espalda exahusto observando la flecha, al final tanta carrera le habia pasado factura, pero no era momento para descansar, aun en el suelo cogio aire y se centro en lo que estaba por venir, Danah estaba bien, por lo que ya podia centrarse y ser funcionalmente de nuevo.
Apoyo su rodilla contra el suelo colocandose oculto entre la maleza persiguiendo la trayectoria de la flecha hasta encontrar la pocision de su hermana, tras verla esta tenso el arco y disparo una flecha recta desde su pocision, apuntando con el arco en la direccion en la que el joven estaba mirando, seguido todo de su dulce y reconfortante voz diciendole que le cubria por lo que habian mas enemigos en la zona, comenzo la carrera en linea recta hacia el arbol donde estaba Danah y una vez lo alcanzo siguio recto sin titubear ante esa extraña bestia que vio con el rabillo del ojo junto al arbol de su hermana, acompañado de un joven con una lanza y los cadaveres de varios Emergidos en el suelo, asique dejo las explicaciones para mas adelante, confio en el criterio de su hermana y avanzo hacia los enemigos del frente aprovecho el factor sorpresa para deslizarse entre las piernas de uno de ellos cortando su arteria femoral, en la parte interior de su muslo regando la vegetacion de sangre de emergido para cuando el segundo emergido se percato de la situacion la daga de Ino habia seccionado ambos talones de aquiles de ambas piernas y los tendones de sus brazos, haciendole incapaz de empuñar sus armas de nuevo.
Rapidamente el joven agito su daga con fuerza al aire para quitar la sangre aun humeda de su puñal escabullindose entre la maleza de nuevo para intentar proporcionar apoyo a su hermana con los otros dos resurgidos restantes, quizas ahora se detuvo un poco mas a observar al joven lancero y a su gran compañero, aunque tras alertar la presencia de mas emergidos centro totalmente su interes en la batalla, decidio ocultarse y esperar la reaccion de aquel extraño duo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Confrontacion e incertidumbre [Campaña] (Libre)

Mensaje por Invitado el Lun Abr 04, 2016 9:47 pm

En realidad, lo último que esperaba era que la chica le soltase un simplemente “¿Qué hay?” cuando Sorey supo que estaba ahí. No entendió en absoluto si trataba de simplemente “saludarle como si nada” o era realmente que tenía la situación que estaba pasando controlada. Aunque aquello lo dudaba, demasiado. Las flechas no eran infinitas y los enemigos eran bastantes.

Antes de que él pudiese contestar nada se escuchó un montón de pasos apresurados cerca del lugar, haciendo que pájaros y otros animales huyeran ante el ajetreo. A Mikleo no pareció gustarle nada que la chica se volviera a mover de donde estaba porque tenía la vista fija en ella en caso de que utilizase su arco, para poder esquivarlo, pero el toque que Sorey le dio en la base del cuello hizo que la criatura alzase la cabeza y volviese a dar un pequeño salto de manera que al batir las alas, se mantuviese en el aire, a ras del suelo.

No puedo ir a buscarlos, pero puedo enfrentarlos cuerpo a cuerpo. —Y aquello era verdad. En el lugar donde se encontraban había un claro lo suficientemente cerca para que maniobrara, y la maestría que tenía volando con Mikleo era suficientemente buena para cubrir su falta de inexperiencia con un arma. Era por eso que se asemejaba a un jinete wyvern propiamente dicho. — Haciendo que vengan podré ayudar. —Y quería ayudar, aunque sus palabras sonasen demasiado atrevidas, queriendo que el enemigo se concentrase en ese punto aunque pudiese rodearlo. Aquello no le preocupaba en absoluto. Tenía alas.

Lo siguiente que pudo saber es que la chica disparaba a algo a lo lejos, lo más seguro que a más enemigos que acercaban, pero su wyvern ya había detectado a unos tres individuos que se acercaban por su espalda entre los árboles que rodeaban el pequeño claro, mientras giraba la cabeza hacia ellos y mostraba los dientes, como si alertase a su jinete. Y tras ver como un flecha cruzaba justo a su lado, tumbando a uno de ellos, el castaño pudo reaccionar sin problemas a las dos amenazas que seguían en pie.

¡Mikleo! —El animal, a la orden de su jinete, giro tan bruscamente que su cola pareció un látigo al mandar a uno de ellos contra un árbol cercano, de forma tan estruendosa  que agito todo este y cayeron muchas hojas desde sus ramas. No supo bien si estaba muerto o no, pero no se movió, así quizá le hubiese destrozado la columna, y con el siguiente ya estaba de cara, de forma que cuando el wyvern blanco y azulado batió las alas, el impulso le permitió a Sorey atravesar al enemigo restando con el filo de su lanza. Esas cosas no eran humanas; la piel tan blanca y esos ojos rojos y brillantes… no podían serlo.

El joven Pastor pudo apreciar como la chica llamaba a alguien más, aunque no supo imaginarse a quien, solo a alguien a quien conocía. La persona con la que ella estaría en aquel bosque antes de que las tropas atacasen. También supo que tras él se estaba dando otra pelea, pero no llegó a ver al joven que se escondía, mientras Mikleo solo volvía a elevarse lentamente para evitar que algún enemigo le pillase desprevenido. — ¡Oye, arquera! ¡No sé a quien cubres, pero tú eres los ojos aquí! ¡Necesito algo de visión también, por favor!

Incluso en esas circunstancias sentía no poder referirse a ella con su nombre, pero necesitaba pedirle aquello para saber por dónde se acercarían. No quería arriesgarse a separarse del suelo para ser un blanco más visible.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Confrontacion e incertidumbre [Campaña] (Libre)

Mensaje por Eliwood el Jue Jun 09, 2016 11:06 pm

Tema cerrado. 20G a Sorey.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Confrontacion e incertidumbre [Campaña] (Libre)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.