Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 30, 2016 7:57 pm

Hacía ya bastante que el sol había caído para dar paso a una noche estrellada, como era bastante normal en Elysia. Sin embargo, esta vez el abuelo de Sorey podía estar tranquilo porque a su nieto no se le había ocurrido salir hasta horas cuestionables fuera de casa. No le preocupaba el hecho de que todas las mañanas tuviese que levantarse con el sol, porque lo hacía como si nada, sino más bien el hecho de la oscuridad era peligrosa incluso allí, en la tranquilidad de Elysia. No obstante, no era aquel el caso.

Sorey estaba echado en la cama de su habitación en compañía de Luzrov, el ayudante del párroco de la Iglesia que tenían en la idea. Ya habían pasado unos cuantos meses de la llegada de este, y desde entonces, Sorey él habían sido prácticamente inseparables. Era cierto que ambos hacían su trabajo y se dedicaban a sus tareas prioritarias, pero en cuanto tenían un rato libre, el castaño iba en seguida a buscar al albino y desaparecían para el ojo de todo el mundo. No era preocupante, en cierto sentido era normal, los dos eran adolescentes y les gustaba estar en la compañía del otro. A Sorey le gustaba hablar con Luzrov sobre cualquier tipo de temas: cosas que Luz había aprendido, cosas curiosas que había visto, las aventuras de Sorey cuando era niño, algún que otro sueño que habían tenido en sus infancias… Y todo eso mientras se sentaban a observar los wyverns o se ocupaban de cuidar a Mikleo con las necesidades que necesitaba para estar sano. Se había convertido en una rutina divertida y relajante, como si se conocieran de toda la vida. Al menos, para Sorey era así. Lo sentía de esa manera.

Así que allí estaban, ambos echados sobre el mullido colchón de la cama del joven Pastor mientras tenían un libro algo viejo abierto por la mitad, leyéndolo. Era uno de sus pasatiempos favoritos, uno de los de Sorey seguro. Le gustaba mientras Luz le leía cosas que le habían parecido curiosidad de aquellos libros, o le pedía que le contase de un tema que no sabía. El castaño nunca había sido aficionado a leer, a pesar de que sabía hacerlo y sabía escribir, pero no necesitaba hacerlo para desarrollar sus labores. Sin embargo, su curiosidad aumentaba cada vez que Luzrov traía uno nuevo y quería saber más. Sobre el mundo, sobre la historia de la tierra donde vivían, sobre las leyendas y su gente. Por eso se le veía realmente contento, mientras señalaba a alguna que otra ilustración cuando la veía aparecer en las páginas.

Mira, ¿así que así es como es un dragón? —Vio la imagen dragónico de un ser grande y de alas fuertes. Se parecían a los wyverns pero de alguna forma eran muy diferentes a ellos. Hasta ese entonces, Sorey nunca había sabido que habían sido alguna vez una raza realmente existente en la tierra, con una sociedad y una forma de vivir. Sus ojos verdes brillaban ante el nuevo conocimiento mientras volvía a apoyar la barbilla bajo sus dos manos. — Es alucinante… ¿Te imaginas que algún día encontrase a un dragón de verdad? Si siguiesen existiendo, claro. —Todo eso de las razas era algo raro pero le parecía increíble. Saber que existía algo más que solo ellos le hacía sentirse pequeño, pero también aliviado, de alguna forma. Era como que el mundo era grande y rico.

Tras eso se rió un poco y miró hacia afuera, por la ventana. Habían encendido hacía tiempo una pequeña vela para iluminarse y poder seguir leyendo porque la habitación ya había sido oscurecida, pero hasta ahora no había sido plenamente consciente de que había anochecido bastante.

Oh, vaya… ¿ya es tan tarde? —Se removió un poco para incorporarse levemente, con un gesto algo fastidiado. — Últimamente el tiempo corre más deprisa. Estoy seguro.

O al menos eso era lo que le parecía a él. Y era un fastidio.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Luzrov Rulay el Jue Mar 31, 2016 4:29 pm

A pesar de que ya había terminado de leer las palabras escritas en dicha pagina el clérigo aun no pasaba a la siguiente. El libro estaba abierto sobre la camada,situado entre el cuerpo de ambos adolescentes,para que de aquella manera los dos pudieran leerlo,o al menos ver las ilustraciones que de tanto en tanto se intercalaban con las letras. Después de todo no estaba seguro de si Sorey estaba leyendo o no,nunca lo estaba,mas al menos le quedaba la seguridad de que escuchaba cada una de sus palabras,cada letra leída en voz alta.

-A mi me parece que no hay mucha diferencia entre un dragón y un wyvern,pero vistas sus características es sorprendente que sean tan similares y distintos.

Estaba tumbado boca abajo,con los codos apoyados en el colchón ajeno y la parte superior de su cuerpo ligeramente elevada.En dicha posición no le costo llevar una de sus manos a su rostro de forma inconsciente,sujetando con ella su barbilla y cubriendo su boca con algunos de sus dedos. Sus ojos violetas clavados en el dibujo. Era cierto,mediante ese dibujo para el un dragón era un wyvern,de mayor tamaño y apariencia mas fiera pero eso no hacia mas que recordarle las diferencias entre Mikleo y el resto de los wyverns adultos de las planicies de Elysia. Pero los wyvern no tomaban forma humana,ni alcanzaban el tamaño que tenían los dragones,y seguramente no contarían con tanta fuerza ni resistencia.

-No creo que un dragón sea tan insensato como para venir a Elibe. Tienen forma humana,o al menos lo adoptan,aparte de las características de su forma llamemosla "animal" deben de ser seres pensantes y razonables. Y dudo mucho que acudiesen a nuestro continente teniendo en cuenta la historia de este con los dragones...

Se removió un poco,en busca de una postura mas cómoda,desde de horas y horas tumbado sus miembros empezaban a dormirse y de tanto en tanto tenia que moverse un poco.

-Pero...aquí dice que pueden llegar a vivir siglos,o milenios. La experiencia da sabiduría,dudo mucho que se hallan dejado extinguir por seres tan crueles e irracionales como pueden llegar a ser los humanos. Puede que conozcan a uno si viajas a Tellius

Dejo de mirar por unos instantes el libro para centrar su mirada en su acompañante y dedicarle una sonrisa.La alegría ajena,ese entusiasmo que mostraba por todo lo conocido y desconocido,eran de cierta manera contagiosa. Y aunque no lo pareciese,pues al principio siempre trataba de ser educado y cordial,a Luz le gustaba mucho hablar. No le gustaba guardarse nada cuando podía expresarlo.Y con Sorey podía hablar,con alegría y sin tensión,con tanta naturalidad y sin miedos que le hacia sonreír aun mas

A Luz nunca le había agradado mucho la idea de leer en compañía,o leer en voz alta. Necesitaba silencio para captar hasta el mas mínimo detalle de aquello que leía,y si bien era capaz de hacerlo en compañía y con ruido de por medio prefería hacerlo en silencio y solitario.Sin nadie haciendo ruido o distrayendo su atención,sin preguntar que leía. Siempre había estado rodeado de libros,o bien de los templos en donde había estado o bien los que sus padres tomaban prestados para el,y en cierto momento habían pasado de ser un instrumento para instruirse tanto en historia,religión,sanación y algún que otro tema en general,a pasar a ser su único consuelo. Si se sumergía en un libro no tenia que pensar en las palabras y miradas de desprecio,en el rechazo,el tiempo congelado volvía a avanzar. Podía darle un descanso a su mente y su corazón,refugiarse en ellos a pesar de que en muchas aldeas los libros eran escasos y siempre acababa leyendo las mismas palabras casi hasta ser capaz de recitarlas de memoria. Tampoco le gustaba leer en voz alta,el clérigo no ser egoísta de echo era bastante generoso y cundo se requería no le importaba leer para aquel que no supiera o lo necesitase.Pero cuando se trataba de su vida privada,de el tiempo que era solo suyo no le gustaba hacerlo,de cierta manera sentía que estaba entregando una pequeña parte de el cada vez que lo hacia,una parte que nunca recuperaría. Y eso...era angustiante.

Pero con Sorey era diferente,muy diferente.En todos los sentidos. No tenia la misma rutina que tenia en aldeas anteriores,el castaño había tomado la costumbre de ir a buscarle cuando terminaba sus propias labores,lo cual la mayor parte del tiempo coincidía con el momento en el que el terminaba las propias. Y entonces lo llevaba,a cualquier parte,no importaba. Era divertido,demasiado,le llenaba de alegría y calidez,sentía que no había sonreído tanto desde que viajaba con sus progenitores. El tiempo pasaba mas deprisa,y el sacerdote  se alegraba por el y lo dejaba libre una vez acababa con su labor..era ...feliz. No necesitaba sumergirse en libros,pero las costumbres eran poderosas y aun así los echaba de menos. Alguna que otra tarde había llevado algún libro con el,para sentarse a disfrutar del mismo en las planicies,bajo la brillante luz del sol y el viento que acariciaba sus rostros.Y entonces Sorey le pido que le leyese,y a pesar de no agradarle lo hizo. Porque con el todo era distinto. Y descubrió que no importaba leer en voz alta,no si era a el. Seguía sintiendo que entregaba una parte de el,pero algo en su interior le decía que no importaba,que estaba bien siempre y cuando fuese el castaño. Que el otro guardaría su ser. Y leerle se había vuelto de cierta manera una costumbre,ya fuese en la casa de la familia Shepherd  o en los alrededores de Elysia,nunca en la parroquia pues no querían importunar.

Ademas había tenido suerte.Se había tomado la tarea de ordenar la pequeña biblioteca de la parroquia,casi condenada al olvido.Los días en que sus labores eran pocas o esperaba a Sorey se tomaba su tiempo para limpiar y ordenar los libros,los cuales habían resultado ser muchos mas de lo que la sala aparentaba a simple vista. No solo había estanterías si no cajas abandonadas o libros caídos entre las mismas. Y aunque predominaban los libros sobre religión o medicina de tanto en tanto aparecían libros muy interesantes.Como era el caso de aquel tomo sobre los llamados subhumanos de Tellius,aunque odiase tal termino desde que lo leyó. Aun así el libro era interesante,y lo había llevado para mostrárselo a su amigo en cuando lo desempolvo. Convencido de que le encantaría,tenia una curiosidad y un ansia de conocimiento insaciable.Pero le gustaba ese rasgo ajeno.

-Tarde?

Miro por la ventana,sorprendiéndose al no ver luz alguna en el exterior.Ni siquiera se había percatado de cuando Sorey había encendido la vela.El otro tenia razón el tiempo transcurría demasiado rápido y eso era ...extraño. Se dio media vuelta y se dejo caer boca arriba,con cuidado de que su cabeza quedase a un lado del libro y no sobre el.Con mas cuidado aun,y movimientos sorprendentemente lentos y elegantes se estiro.

-Vista la hora que es supongo que ya me quedare a dormir...

No era una pregunta si no mas bien una afirmación. Una que meses atrás nunca creyó hacer. Era increíble la rapidez con la que había tomado confianza con el otro,era una presencia cómoda y familiar,como si siempre hubiese estado con el.Hasta el punto en el que era capaz de auto invitarse a la casa ajena.Cosa que el,por su manera tan educada y considerada de ser,por no gustarle ser una molestia.Nunca había echo. Pero era Sorey,y se lo podía permitir y permitía,ademas no seria la primera vez. De tanto en tanto se había vuelto una costumbre,tomada de forma indirecta,desde la primera vez que se le hizo de noche en la casa de su amigo. Al ver la oscuridad reinante y la hora el abuelo de Sorey le había invitado a pasar la noche,y tras esa le habían seguido muchas mas. Si bien la primera vez el sacerdote se preocupo por su ausencia,tras la disculpa correspondiente de parte de ambos y la intervención del cabeza de la aldea no había vuelto a preocuparse cuando ocurrió por segunda vez,ni por tercera...ni las siguientes. No había problema,porque ambos jóvenes siempre se despertaban con la luz del alba,y  el priest no tardaba en llegar a la parroquia. Siempre llegaba a tiempo para sus tareas,sin ser las mismas interrumpidas,y sabia que estaba a salvo en la residencia de la familia Shepherd. Así que le dejaba tomarse ese tiempo de tanto en tanto,como en alguna ocasión le había dicho "que disfrutase de su juventud ahora que todavía podía". Ademas la cama de Sorey era sorprendentemente grande para una sola persona,y su abuelo siempre se mostraba encantado con su presencia. Se sentía...en casa...estaba bien...

Volvió a girarse,tumbándose otra vez boca abajo,y tras admirar por ultima vez el dibujo del dragón paso de pagina
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
baculo de heal [2]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Invitado el Jue Mar 31, 2016 7:39 pm

Sorey también pensaba que los wyverns y los dragones se parecían, pero tenían demasiadas cosas distintas como para considerarlos como lo mismo pero ligeramente diferentes. En el libro ponía que eran toda una raza con sus costumbres y leyendas, tal y como los humanos, y la forma en la que los humanos veían a los wyverns era simplemente de monturas, como con los animales del ganado o los caballos y pegasos del ejército. Sin embargo, Luz le había dicho que los dragones pensaban, que incluso eran tan poderosos que podían adoptar una forma humana, algo diferente a ellos. Pero aquello era increíble, no había forma de que pudiera asimilarlos y juntarlos con los wyverns, al igual que las criaturas que el albino le había estado contando hasta ahora, en páginas anteriores que ya habían pasado.

Bueno, imaginaba que por aquí no me iba a encontrar ninguno. Además, este libro tiene bastantes años, ¿no? Hasta que no me lo has enseñado no pensé que pudieran vivir tantos años y que aún estén vivos… —Hizo una pequeña pausa, reteniendo toda esa información en la cabeza a la par que escuchaba al otro también. No le gustaba aquello, pero el clérigo tenía razón, los humanos a veces podían llegar a ser horribles. Sobre todo en las leyendas que había allí en Elibe. Le gustaría que la gente pudiera vivir más en paz con ellos mismo y con lo que les rodeaba. Pero en seguida volvió a sonreír por lo último que dijo.— ¡Decidido entonces! Algún día viajaremos a Tellius en busca de un dragón. ¿Qué te parece?

Sorey ansiaba poder viajar y ver mundo. Desde muy pequeño había tenido ese sueño y ahora, con todo lo que Luzrov le contaba de sus libros, las cosas que le enseñaba, tenía todavía muchas más ganas de que aquello fuese así. Sentía que se estaba perdiendo un montón de cosas, pero por otro lado, también creía que de momento debía estar allí, con el albino. Estaba además su trabajo como Pastor, pero… Sorey no se olvidaba de la promesa que le hizo el día en el que se conocieron. Aquel iba a ser su hogar y el castaño trabajaría todo lo necesario para que así fuese. Unos cuantos meses después la cosa no iba tan mal porque Luz se había acostumbrado al ritmo de la aldea y sobretodo, al del joven Pastor. Les gustaba poder pasar tiempo juntos porque era casi como natural para ellos, hasta el punto de que a veces, el dormir en la misma habitación, e incluso en la misma cama, era algo que ni siquiera se lo pensaban. O al menos para Sorey había sido así, lo único que lo que él consideraba como “normal” en su cabeza se estaba convirtiendo poco a poco en algo que no lo era demasiado. Pero decidió no pensar en ello… de momento.

Sí, más de lo habitual. —Normalmente controlaba el tiempo en el que se quedaban hablando, ya fuese fuera de casa o dentro, donde estuviesen, para seguir con la rutina. Pero aquella era una de esas veces en las que el trabajo había sido rápido y fácil y el hecho de quedarse más tiempo lo había despistado. No era un gran problema aún así, porque incluso ya habían tomado la cena.

Quizá Sorey tuviese que mostrar un poco de arrepentimiento al no haberse dado cuenta del tiempo, pero en su lugar tenía una pequeña sonrisita mientras veía como el albino se echaba boca arriba en la cama. Para sus adentros, el hecho de pensar que estaba “robando” un poco al otro, para que estuviese con él, le hacía sentir… ¿travieso? Quizá…

¡Sí! —No trató de ocultar que aquello le parecía una idea totalmente válida, e incluso mejor que cualquier otra.— Hace tiempo que no dormimos juntos, ¿verdad? Aunque lo mejor de eso es que eso significa que puedo preguntarte cosas otra vez. —La sonrisita que puso era como la de un niño pequeño frente a un bote de galletas, pero es que le gustaba ese pacto no dicho con palabras que habían acabado teniendo, que se trataba de cuándo Sorey podía preguntarle a Luz sobre sus cosas.

Con el tiempo, el castaño había entendido que a Luz no le gustaba mucho hablar sobre sí mismo o sobre las cosas que le importasen realmente, así que había decidido que no le preguntaría nada en ningún momento, día tras día. De esa forma no le incomodaría y Luz podía hablarle de lo que quisiese o de cosas triviales que le animasen más. Sin embargo, el albino ya era bastante conocedor de la curiosidad insaciable del contrario, y ahora que eran bastante cercanos, a cambio Luz tenía que contestarle a las preguntas importantes que Sorey le hiciese las veces en las que estaban realmente solos, en compañía uno del otro, y esas veces era cuando Luzrov se quedaba en la residencia de los Shepherds a pasar la noche. Puede que alguna que otra vez se negase a contestarlas, pero el castaño volvería a preguntarlas sin remedio la siguiente noche en la que se quedara. No por maldad, solo por simple curiosidad, por querer acercarse más a quien consideraba su mejor amigo. Sorey sabía que Luz sabía eso y era como una noche especial.

Sorey se estiró algo cómodo sobre el colchón, pero no cambió mucho de posición, simplemente apoyo el cuerpo sobre uno de sus costados y sujeto su cabeza con una mano, mientras miraba al albino. La tradicional capa que solía llevar casi siempre estaba echada sobre una de las sillas cercanas, así que bajo su camisa de color azul cobalto oscuro se podía vislumbrar como sus clavículas se marcaban un poco. Ahora el libro no le interesaba tanto como antes. Prefería mirar a Luz, con algo de curiosidad.

¿…Qué se siente ser parte de la Iglesia, Luz? ¿Cómo fue la primera vez al entrar a la Orden de Elimine? —Era una pregunta cargada de inocencia, ansiosa de saber la historia que había tras de ello, al igual que quería saber todo lo que pasaba a su alrededor.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Luzrov Rulay el Jue Mar 31, 2016 8:41 pm

Cerro el libro ante la animada respuesta del otro,sabiendo de antemano que en esos momentos seria inútil trata de continuar con la lectura.Marco la pagina con un trozo de papel antes de ello. Sabia a lo que se arriesgaba al quedarse allí a dormir,bueno no era realmente un riesgo. Era...no sabia como describirlo. No mentía,no es que no pudiera es que no quería hacerlo,le parecía algo inmoral y una falta de respeto hacia si mismo y hacia la otra persona.Por ello cuando no quería responder algo,o no debía o pedía,se limitaba a guardar silencio. Con ello desvelaba que ocultaba algo ,lo sabia,pero prefería ello a mentir.

No le gustaba hablar de si mismo,en cierta manera por una falta de confianza en si mismo que desconocía que poseía. Y porque cuanto mas sabían de el mas odio recibía y mas pronto debía de partir. Si contaba su pasado lo miraban primero con pena,al saberse huérfano,con desconfianza al saber que había sido llevado de un templo a otro,siendo expulsado por los sacerdotes del lugar. Porque una vez puede ocurrir,por diferencia de opiniones o incompatibilidad,dos también pero la tercera ya...no podía ser culpa de nadie mas que de si mismo. Y empezaban las desconfianzas hacia el. Si preguntaban por su opinión,por sus ideas y no por su vida, le miraban con extrañeza que no tardaba en pasar a odio. Porque a su manera la iglesia era muy conversadora,de ideas y doctrinas establecidas hace siglos,evitando los cambios.Su opinión,su manera de ver el mundo no coincidía con ello,a pesar de ser parte del clero...

Al final había acabado aprendiendo que era mejor no responder a aquellas preguntas sobre si mismo. Así que cuando le preguntaban guardaba silencio,y a Sorey...a el le sonreía. Porque a pesar de la confianza tomada con el,de saber que no seria juzgado como con anterioridad,el temor persistía en el. Elysia,Sorey...no quería perderlos... Mas cuando acabaron quedándose solos,en la intimidad de la habitación del otro y recostados lo suficientemente cerca como para ser capaz  de murmurar y guardar las palabras solo para ellos,en ese momento empezó a responder preguntas. No todas,pero si algunas.

Sabia que no tenia la necesidad de responder,que si no lo hacia el otro no lo presionaría,ni se molestaría,la repetiría pero no insistiría. Puede que formularla por segunda vez fuese por una curiosidad imposible de aplacar,o porque se había olvidado que la había echo con anterioridad. No estaba obligado,pero...cuando respondía y dejaba salir todo...sentía que hacia bien.Era una sensación maravillosa,estaba en calma consigo mismo.Se quitaba un peso de encima. Pero aun así no podía evitar sentirse nervioso en el momento previo a que ese pequeño interrogatorio empezase,ansioso y temeroso de la pregunta que podrían formularle. Angustiado ante la perspectiva de no poder responder la duda de su mejor amigo...

Le sonrió dulcemente ante una pregunta tan inocente. Realmente no se lo había plantado nunca,el que se sentía al estar en la iglesia...ser parte de ella...De golpe de incorporo,quedando sentado y llevándose una mano a la boca,perplejo consigo mismo. No lo había pensado nunca,y ahora que se lo planteaba a si mismo...Como no se le había ocurrido nunca meditar sobre algo tan importante? Cierto...

-Yo...no lo se. Realmente nunca he estado fuera de la iglesia.

Se dejo caer de nuevo,algo mas calmado con sus propios pensamientos.

-Es cierto que entre siendo un niño,pero antes de formar parte de manera formal siempre e vivido en los templos. En los caminos y las ciudades donde apenas se pasa una noche,y en los templos de las aldeas y ciudades que atravesábamos en los viajes.sin estar demasiado tiempo en el mismo lugar...Nunca he tenido una casa,un hogar como este,pero estaba bien de esa manera...tampoco lo necesitaba...

Se ladeo,quedando tumbado de esa manera. Los cabellos que habían comenzado a crecer ligeramente al no ser cortado en meses se confundían con la blancura del colchón ajeno. Cerro los ojos suavemente,con mucha calma.

-Para mi ser parte de la orden...no se siente nada. Porque es natural,demasiado,como si todo estuviese donde siempre ha estado y donde siempre debe estar...y unirse fue igual de natural,apenas hubo cambio...

La única diferencia al unirse fue el echo de que sus padres ya no estaban vivos,y de que el en cierta manera se había quedado solo.

Abrió los ojos de nuevo,clavando su iris violeta en la persona a su lado,en el verde de Sorey. Sonrió,rió ligeramente sin querer ocultarlo.

-Contigo también es así. Es todo tan natural...tanto que casi asusta...pero al mismo tiempo es imposible que asuste...
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
baculo de heal [2]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Invitado el Vie Abr 01, 2016 12:44 am

Cuando Luzrov cerró el libro, Sorey no dudó que sabía que era lo que quería el castaño. Porque después de todo siempre había acabado así la cosa en esas noches. Si le preguntaba y Luz no contestaba, sabía que no quería hablar de aquello todavía y no insistía, ni se fastidiaba. Simplemente sabía que esa noche no era la noche en la que se lo contaría y se esperaría de nuevo a volver a hacerla. De esa forma se aseguraba de poder ir descubriendo poco a poco cosas de él sin incomodarlo o agobiarle en exceso. Ante un silencio Sorey siempre sonreía y asentía y pasaba a hablarle de cualquier cosa banal que a Luz le hiciese relajarse, no importaba que. Porque igual que Sorey quería saber de él también quería hacerle sonreír.

Así que esa noche probó suerte otra vez. La vez anterior fue bastante bien y Luz le habló de varias cosas que había visto en sus viajes y que pensó que a Sorey le gustarían o sorprenderían. También le preguntó cómo fue enterarse de que le destinaban a Elysia y sus primeras impresiones al llegar. Recordando eso, sonrió un poco y decidió que no pasaba nada si volvía a mostrar interés en él ¿cierto? Además, tampoco pasaba nada si se quedaba callado, porque el castaño sabía que Luz no era alguien que tuviese cosas que esconder, sino que le costaba un poco abrirse. Y eso lo entendía.

Pero al parecer, aquella noche no sería una en la que Luz se quedase en silencio. Y la sonrisa que le dedicó le hizo que algo en el pecho vibrara y se llenase de una sensación cálida, mezclado con algo de vértigo. Las sonrisas del albino eran más peligrosas que los barrancos, había acabado por concluir tras todos esos meses en el que lo conocía.

¿Has estado dentro desde tan pequeño? —Fue lo que se le ocurrió preguntar mientras lo escuchaba hablar y veía como caía de nuevo al colchón tras pensarlo detenidamente. Quería saber si realmente recordaba algo antes de entrar en la Orden, pero en referencia a eso no dijo nada, porque si lo quería decir podía hacerlo libremente con la conversación que estaban teniendo. — Ya veo… Es por eso que me dijiste que realmente has viajado mucho. Tuvo que ser duro. —Hizo un gesto de comprensión hacia el chico, más que nada por lo que decía. Sorey realmente simpatizaba con Luz, como con otra gente, pero sobretodo con él, y podía sentir que esas cosas le habían hecho pasar malas épocas.

Quiso decir algo más, pero las últimas palabras de Luz hicieron que sus mejillas se sonrojasen de repente y la calidez en su pecho subiera hasta su rostro, acompañadas de su mirada que le hacía hasta notar que temblaba ligeramente y todo. Para Sorey, en realidad, que le hiciese sentir todo eso era como algo normal para él. Después de esos meses se había acostumbrado a la sensación de que Luz le dejase sin aliento alguna veces, y que se sintiese ligeramente extraño dentro de él. A veces se sentaba más cerca del chico de lo necesario, o acababa por abrazarle efusivamente. Solía tomarle de la mano para ayudarle a subir a lomos de Mikleo y sabía que esa sensación no la había experimentado antes, hasta ahora. Pero para el castaño era algo de lo que no se tenía que preocupar porque no pensaba que significase algo malo; no le hacía daño, ni le hacía sufrir… ¿por qué entonces debía de pensar lo contrario? Quería acercarse cada vez más a Luz, era en lo que pensaba cuando lo tenía cerca, leyendo, hablando o durmiendo.

Menos mal que no te asusta. —Rió ligeramente, llevándose la mano libre tras la cabeza y rozando con sus dedos su nuca. — ¡Creo que lo pasaría bastante mal si te asustase! Eres alguien muy preciado para mí. —Le contestó de igual forma, con una sonrisa y mirándole directamente a los ojos. Por supuesto, para él era muy natural. Tras eso se incorporó ligeramente y se quedó sentado en la cama, con las piernas cruzadas. — ¡Vale, pues! Siguiente pregunta. —Carraspeo. — ¿Qué clase de cosas haces o hay en la orden? Como… no se ¿algún ritual? ¿Hay una ceremonia de iniciación o algo así cuando entras? —Se rió él solo por la imagen algo tonta que se le había formado en la mente. — ¿…Tenéis voto de castidad?

Esa pregunta ya no tuvo tanta inocencia encima. No del todo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Luzrov Rulay el Vie Abr 01, 2016 9:08 am

Ahora que Sorey lo mencionaba sus palabras podían ser malinterpretadas.Sonaba...peor de lo que había sido realmente? No había sido duro,no mientras sus padres estuvieron vivos,los malos momentos llegaron tres ello. Pero no le importaba el tener que viajar,o no tener una residencia permanente,porque no le hacía falta...

-Estaba todo bien. No tenia un hogar,pero tenia una familia. Con eso es suficiente.Claro que había momentos duros,pero no eran muchos..todos tenemos que pasar por cosas así tarde o temprano.Para ti también verdad? No es duro tener que vigilar tu solo a los wyverns? Tener el peso del bienestar de la aldea sobre tus hombros...tu has tenido peores momentos que yo,y por eso eres mas fuerte...

Se removió de nuevo.No estaba incomodo en la cama ajena,era sorpresivamente cómoda en cualquier postura.Pero tenia que recordarse que el libro seguía allí,demasiado cerca de su propio cuerpo.Un detalle que en ocasiones olvidaba,sobretodo cuando se sumergía en las conversaciones que mantenía con el castaño. Habia comprobado que las mismas en ocasiones podía hacer que olvidase todo su entorno centrándose por completo en toda la presencia ajena. No quería correr el riesgo de dañar el libro,tan antiguo,y sobre todo tan bien cuidado.Y menos por un descuido suyo.

No se percato de que sus mejillas se sonrojaron al escucharle al otro decir que era preciado para el.Pero si sintió su sonrisa ensancharse irremediablemente y un escalofrió recorrió su cuerpo.Una cálida sensación que nació de su estomago y lo recorrió por completo. Estaba...feliz...desde sus progenitores era la primera vez que escuchaba algo así. Y a ellos les unía la sangre y el amor,con Sorey...que le unía?

-No tendrías porque. Que algo asuste no es malo,no significa que lo sea.La mayor parte del tiempo tememos a la desconocido. Por ejemplo a mi Mikleo me imponía temor y nerviosismo la primera vez que lo vi,y los wyvers mas grandes lo siguen haciendo. Pero se que no es algo malo,solo inevitable hasta cierto punto. Por eso aunque me asustase no tendrías nada de que preocuparte,porque si tiene que ver contigo no puede ser nada malo,y lo se

Ya sentado sobre la cama tomo el libro en sus manos,con cuidado. Se estiro,hacia un lado de la cama,con una mano apoyada sobre la misma junto a sus rodillas y en la otra el libro,valiendose de tres de sus cuatro extremidades para apoyarse y no caer. Inclinado hacia adelante,casi tocando el suelo,dejo el libro. Sobre la superficie a un lado de la cama,demasiado cerca a la misma como para que al despertarse y levantarse sus pies no lo pisasen. Seguramente recordaría donde estaba,pero no quería arriesgarse.Tanto por el libro como por la posible caída que el mismo podía sufrir.

-Ya sabes cuales son mis deberes en la orden. Los has visto,conoces de sobra mi rutina. Fuera aparte de eso hay templos mas grandes y clérigos de mayor rango,no es diferente de cualquier institución debe haber cierta política y estatus para que reine el orden.Cuanto mas elevado el estatus mas privilegios y tareas...es,complicado y aburrido. Pero no hay rituales. Para unirse has de conocer toda la doctrina,todas las enseñanzas de la santa,y todos los rituales y ceremonias que los sacerdotes ofician. Te instruyen en ello y luego te comprometes a ello,prometes fidelidad,dedicarle tu vida a la orden y a Elimine. Dedicársela a los demás de cierta manera...pero son eso,palabras. Se las puede llevar el viento de ser necesario.No hay rituales ni magia vinculada...

Una vez dejado el libro se incorporo quedando sentado en la cama,pero no tardo mucho tiempo en volver a dejarse caer.Simplemente inclino su cuerpo hacia atrás y aterrizo suavemente sobre el colchón. Quedando boca arriba. Tenia que asegurarse de quitarse la chaqueta antes de ir a dormir. Pero por el momento estaba bien.

Le dirigió una mirada extraña,con un brillo que ni siquiera el mismo sabia identificar.No entendía el porque de esa pregunta,porque se le había ocurrido preguntar eso entre todas sus dudas.Si realmente solo fue la curiosidad del momento,algo que tenia planeado saber de antemano...lo que aquello implicaba...no lo sabia y su mente en esos momentos tampoco se lo preguntaba ni hacia ademas de querer saberlo.Porque se había sumergido en otros recuerdos,evocado en otra situación. Sonrió con ternura al recordar como su padre robaba suaves y castos besos a su madre cada vez que tenia ocasión,cada vez que creía que miraba a pesar de que observaba por el rabillo del ojo.De las miradas llenas de aquel cálido brillo,de amor,que se dedicaban. Eran tan felices,los dos,los tres,eran recuerdos preciosos... Dejo escapar una risa,un tanto infantil,no solo por el recuerdo si no por la pregunta en si. Pero en el fondo,para el conocedor de todo lo suyo,era graciosos en cierto sentido.

-Si tuviéramos voto de castidad yo no estaría aquí.

Dejo de reír,cerro los ojos suavemente y amplio su sonrisa.

-Mis padres eran los dos clérigos de la iglesia de Elimine.No solo eso,mi madre era una cleric,y mi padre un priest. Tal y como lo soy yo,solo que no puedo comparar mis habilidades de sanación con las de ellos.No aun. Ellos me inculcaron todo,tanto la religión como las artes de sanación,y todo lo que pudieron sobre el mundo...Por eso es natural,por eso no recuerdo como era antes de entrar a la orden. Porque incluso antes de entrar ya vivía como si fuese parte de ella.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
baculo de heal [2]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Invitado el Vie Abr 01, 2016 3:03 pm

Bueno, Sorey nunca había pensado que fuese duro el trabajo de Pastor, pero si difícil a veces. Sobre TODO cuando se generaban batallas entre wyverns machos o algún viajero descarriado era atacado por estos. Era peor cuando domadores escuchaban rumores de la población de wyverns y venían para doblegarlos. No es que pensase que las monturas fuesen una mala idea, la cosa residía en cómo sus jinetes los trataban y la forma en la que los conseguían. Eso le hizo pensar en Mikleo y se reafirmó de que aquella no era la única forma de ganarse la confianza de un wyvern. Aunque… debía de admitir que algunos eran realmente tercos, sonrió.

Quitando que de vez en cuando hay que usar la fuerza con ellos… en realidad solo es un poco complicado. Pero hasta que llegue a la habilidad de mi abuelo aún me queda un montón de años, hasta hace unos cinco años o así él todavía seguía siendo el Pastor, porque mis padres lo eran antes de que yo naciese, pero cuando era muy pequeño hubo un accidente con un macho bastante dominante y… bueno, esas cosas pasan, no es raro. —Hizo una pequeña pausa. En realidad no echaba de menos a sus padres porque él ni siquiera se acuerda de aquello, era realmente pequeño. No le daba ninguna pena, solo esperaba que estuviesen bien allí donde estaban, y que al menos se tenían el uno al otro. — Por eso mi abuelo cuidó de mí y me enseñó muchas cosas. Cogí el cargo de Pastor de bastante joven por su salud, ¡pero Mik me ayuda mucho! Así que no me puedo quejar. Soy fuerte porque los tengo a ellos. Y ahora te tengo a ti, como me tienes a mí.

Tras eso le dedicó una sonrisa dulce y comprensiva, una de apoyo. Sorey siempre intentaba darle ánimos a Luz porque percibía de él que era alguien delicado. No en el sentido físico, nunca había pensado algo así, pero si emocional. El castaño no tenía manera de saberlo a ciencia cierta, pero era la sensación que le daba cada vez que el albino hablaba de si mismo. Y ayudar era lo que mejor se le daba al joven Pastor.

Nunca lo hubiera pensado de esa forma, hasta que el su amigo se lo dijo. Tener miedo no era malo, y si se lo hubiera dicho cualquier otro, el chico no se sentiría tan seguro de comprender aquello. Pero la forma en la que lo decía le hizo pensarlo de otra forma. — ¿No es malo… porque es inevitable? ¿O porque a veces a lo que tememos solo lo hacemos porque pensamos que es malo? —Y si era inevitable sería algo idiota tenerle tanta importancia, sobre todo si era un miedo que uno mismo creaba.

Quizá al final se acababa desvaneciendo ese sentimiento, pero lo que más le gustaba es que pensase que de él no podía salir nada malo. De alguna forma aquello le avergonzó un poco y puso una sonrisa tímida. Aquello había sido como una señal de que confiaba realmente en él y eso le gustaba más que cualquier otra cosa.

Suena aburrido porque lo haces todos los días, supongo. —Y porque pensaba que Luz no era como un clérigo normal, o alguien dedicado enteramente a la Orden. Pensaba que se había unido simplemente porque desde siempre era así, como él con su trabajo, pero la diferencia era de qué Sorey amaba todo eso y a veces parecía que no era el mismo caso para Luz. Y Sorey no sabía cómo ayudarle. No pensaba tampoco que pudiese hacer mucho respecto a eso porque era cosa de Luzrov, pero estaba seguro de que había algo más allá que le hacía seguir en la Orden. — Y hablas como si fuera cosa de… nada. Pero creo que está bien que tengas tu propio pensamiento sobre esas cosas.

Vio como dejaba el libro y esperó a ver su reacción con su última respuesta. Había tratado de ser casual pero estaba seguro de que, si el otro ya le conocía lo suficiente sabría que se le daba muy mal disimular. El castaño no pensaba que aquello fuera algo que tuviera que considerar como un problema, porque de la forma en la que le miraba parecía que, de saberlo, no le había molestado en absoluto y… Bueno, eso hizo que se le quedase mirando más intensamente, más interesado.

Woah, vaya… ¿Así que tus padres eran los dos de la Orden de Elimine? —Aquello le sorprendió bastante, pero al escucharle decir que formaba parte de la iglesia incluso desde antes de nacer le encontraba todo el sentido ahora. — Entiendo. Supongo que eso contesta totalmente mi pregunta. —Afirmó, mientras veía a gusto como hablaba de sus padres. A Sorey también le gustaría recordar a los suyos, pero tal y como estaban las cosas no le molestaba. Con la nueva pregunta, se inclinó ligeramente hacia él, quizá un poco más serio. — Y… ¿Has tenido a alguien especial alguna vez?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Luzrov Rulay el Vie Abr 01, 2016 10:08 pm

No pudo evitar que la sonrisa de su rostro desapareciese por completo y sus facciones se distorsionasen en un leve gesto de dolor. Le había dolido escuchar esas palabras. La muerte de los padres de Sorey le entristecía,pero no era eso lo que dolía. Después de todo el también era huérfano,y sabia que la muerte si bien triste era un proceso natural.Sin contar con que el castaño había tenido a su abuelo y no se veía afectado por la falta de sus progenitores. No,lo que había afectado a Luz era la resignación,la naturalidad con la que el otro aceptaba el porque de la muerte de los suyos.Como si fuese inevitable,como si tuviese que ocurrir...como si fuese normal...

-No...no digas que esos accidentes no son raros...si los aceptas con normalidad...si lo haces aceptas que...

Aceptaba que era mas que probable que el sufriera el mismo destino. Cerro los ojos y llevo una mano a su pecho,apretando las telas de la ropa,atrapándolas entre sus dedos. La imagen de Sorey bañado en sangre bajo unas garras desconocidas había invadido su mente,y ni las palabras del joven diciendo que su presencia le daba fuerza no ayudaban.Por mucho que en otras circunstancias se alegrase e incluso avergonzase por ellas en esos instantes es como si nunca hubiesen sido pronunciadas.

Se intento concentrar en su respiración para espantar la imagen que acompañaba a su mente. A Luz le encantaba ser un priest,se sentía útil a pesar de sus escasos poderes,le gustaba ampliar sus conocimientos y estudiar para ello. Pero también hacia que uno debiese estar en constante contacto con la muerte,acostumbrarse a la visión y presencia de la sangre. Si un herido llegaba a sus manos no podía mostrar terror,miedo,mareos...tenia que  no solo sanarlo si no ser su apoyo moral...y estaba bien con ello. El problema era que en esos momentos el haberse familiarizado de cierta manera con todo aquello no hacia mas que hacer volar su imaginación,y torturarlo.

Pero poco a poco consiguió si no hacerla desaparecer si apartarla,guardarla en un rincón muy alejado. Concentrarse en su respiración y la voz de Sorey haciendo eco en sus oídos lo habían conseguido. La voz del joven seguía teniendo el mismo efecto que el primer día,era cálida y le tranquilizaba...En su rostro ,ya en paz ,sus labios se curvaron ligeramente.

Abrió los ojos de nuevo,no necesito mover su rostro para clavarlos en Sorey,sin darle importancia al echo de que cada vez estaba mas cercano a el. Después de todo era lo usual. Lo observo durante varios instantes,en silencio,no porque no quisiera responder solo...sentía que debía de ser así...

-Tarde o temprano todos tenemos a alguien importante.Hace años eran mis padres...Ahora...la persona mas especial que tengo,la única,eres tu...

Sin cerrar sus ojos ni moverlos de el,le sonrió de nuevo.Tal y como llevaba haciendo media noche. Un gesto dulce y radiante.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
baculo de heal [2]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 02, 2016 12:31 am

No había pensado realmente y de forma detenida lo que había dicho sobre sus padres, por eso se sorprendió al ver ese gesto tan triste en el rostro de Luz. Para Sorey era natural porque nunca los había conocido, y le era difícil sentir pena o aferrarse a algún recuerdo que tuviera para mantenerlos en la memoria, pero no quería que sonase de una forma tan insensible como al parecer lo había sonado para Luzrov. En seguida se alarmó un poco y alzó algo las manos en gesto de que no se preocupase. Su gesto también estaba consternado, afectado por haber hecho que el albino se sintiese mal.

¡P-pero no lo decía de esa forma! En serio, de verdad. —Trató de explicarse, para que al menos no pensase lo que no era en realidad. — Solo lo decía porque yo nunca les conocí en verdad. No recuerdo nada;  ni cómo eran, ni su voz, ni como me cuidaban… Y eso si que es un poco triste, la verdad. Pensarlo me da un poco de rabia, hubiera sido genial poder recordar la cara de mi madre o las manos de mi padre. —Hizo un gesto de disculpa con una sonrisita algo culpable, mirándole atentamente. — Pero solo lo decía porque no es como si los haya olvidado, es como… No sé cómo explicarlo. Es como que siento que ellos están felices de que yo no sufriera con todo eso. —Murmuró un poco para sí. Realmente a veces pensaba de esa forma, como si lo hubieran protegido. — He escuchado a mi abuelo mil veces contar como me encontraron y me trajeron a casa. Porque… yo en realidad no era su hijo biológico. Pero me cuidaron como tal, me dieron nombre y sé que me querían un montón. Soy un Shepherd gracias a ellos. —Le sonrió porque de eso estaba muy orgulloso y de no ser por sus padres jamás habría tenido una infancia y una crianza tan buena. — La forma de decir “no es raro”, bueno… me ayuda a no pensar en por qué les tuvo que pasar eso a ellos. Es… una forma de no pensar en cómo sufrieron, en que no fue justo. Pensar que no es raro me ayudó a no obsesionarme cuando supe lo que les pasó, porque a veces ocurren accidentes. Y hay que aprender a ser fuerte y a dejarlos pasar. Eso es lo que creo.

Sorey no era del tipo que pudiese martirizarse mucho, o que no se permitía hacerlo, porque de ser así pensaba que podría afectarle mucho sus propias opiniones de sí mismo, mucho más que la de cualquier otra persona. Y no podía dejar que eso le afectase, porque debía ser fuerte por él mismo, por sus padres, su abuelo, por todos los habitantes de Elysia… Y por Luz. Tenía que ser muchas veces objetivo con sus propios deseos e impulsos, porque era el Pastor y quería ser lo que los demás necesitasen.

Así que… alegra esa cara, ¿vale?. No quería ponerte triste. …Me gusta mucho más cuando sonríes. —Ladeó ligeramente la cabeza, en un movimiento algo gracioso que se parecía más al de un cachorrillo. — ¿Me perdonas?

Incluso junto algo sus manos cuando le dijo aquello, y luego sonrió con una pequeña risilla para olvidar todo ese asunto. Prefería volver a la cosas que le preguntaba, a la curiosidad que le carcomía inocentemente por dentro… y otras cosas. Pero que para Sorey no eran algo terrible y con las que se estaba empezando a dejar llevar cada vez más, pensando en que al menos, por una vez, podía actuar acorde a lo que quería de verdad.

Estando un poco más cerca de Luz, al haberse inclinado, puso ver mucho mejor esos ojos violáceos que tenía cuando los abrió de nuevo, como si estuviera antes de eso meditando una respuesta que darle a la pregunta no tan inocente de Sorey. No inocente porque realmente quería saberlo en referencia a sus propios… sentimientos, pero tampoco estaba hecha de una forma en la que quisiese mostrarse más inclinado a los instintos. Para Sorey no era para nada así, intentaba dejar salir un sentimiento que le había estado molestando en el pecho cada vez que veía a Luz. Y tratar de saber sobre Luz en ese aspecto era, para él, natural. Al final, todo lo que era con el albino le salía solo, como cosa del destino. Y no creía que fuese en absoluto malo. Quizá había asustado al principio, por lo desconocido, como había dicho el clérigo… pero no era en absoluto malo.

—Tuvo que tragar algo duro cuando Luz le dio aquella respuesta, tan directa y referente a él. “Ahora la persona más especial que tengo, la única,  eres tú”. Esas palabras resonaron en su cabeza durante los segundos que se quedó en silencio, con las mejillas totalmente arreboladas y su mirada colgada totalmente de la contraria, sin poder apartarla, ni parpadear. Simplemente embobado con su rostro, y con sus labios. Unos que le sonreían de forma dulce. Muy dulce.

Sorey terminó por acortar la distancia que había entre los dos y cerró los ojos justo cuando estuvo a centímetros escasos de sus labios. Los rozó con los suyos de forma suave, primero y luego los capturo en un beso lento y dulce, cariñoso, lleno de todo el sentimiento que durante todos esos meses se había estado formando dentro suyo, sin querer negarlo y sin poder hacerlo en realidad. Le beso con la delicadeza de cualquier flor de primavera y fue tibio y pausado, durando unos cuantos segundos para poder retener en la memoria aquella sensación. No quería olvidarse de ese primer beso jamás.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Luzrov Rulay el Sáb Abr 02, 2016 12:21 pm

al parecer Sorey no había entendido el porque de su dolor,o no como el quería que lo entendiese.Pero estaba bien de esa manera,Luz no iba a cargarlo a el también con sus propios pensamientos negativos.Ademas por las palabras ajenas el tampoco lo había entendido a el,no completamente. Así que de cierta manera estaban en paz,pero...

Esa cara no era justa! Si le miraba así no le estaba dando opción a perdonarlo o no,cosa que haría sin dudar pues realmente Sorey no tenia motivos para pedirle perdón a el,debía de ser al revés por dejar al castaño incomodo,pero...Cuando lo miraba así...como iba a negarle algo con esa carita. Era injusto. Y dio gracias a que dejo su báculo en la entrada de la casa de la familia Shepherd cuando ingreso en la misma,porque en esos instantes sentía  el irremediable impulso de darle un ligero golpe en su cabeza. Sin motivo,solo para que cambiase el rostro. No desvió su rostro,pero si que desvió su mirada hacia un lado

-Te perdono...pero no hace falta que pongas esa cara para que lo haga...

Ya había descubierto hace tiempo que seguramente le perdonaría todo al otro. En primer lugar porque era bastante improbable que hiciese algo que necesitase su perdón,al menos de forma consciente. Sorey era...demasiado puro,demasiado amable y buena persona...y allí en Elysia lejos de todo y de todos la maldad del hombre no podía alcanzarle. No lo podían corromper. Y aunque realmente lo hicieran ,aunque tuviese motivos para pedirle perdón y necesitar ser  perdonado Luz lo haría porque....porque simplemente era el.

Era la primera vez que pensaba eso de un hombre,uno que no fuese un niño,pero Sorey se veía tan adorable con las mejillas completamente sonrojadas que le era casi imposible apartar la vista. Le resultaba tan tierno,tan dulce...no aparto la mirada. Pero la misma paso a curiosidad cuando el otro en silencio fue acabando con la poca distancia que los separaba. Cerro los ojos por instinto cuando quedo a milímetros de distancia,invadido por la curiosidad pero sin temor sabiendo que fuesen cuales fuesen las intenciones del otro no podían ser malas. No iba a hacerle daño alguno.

Sus mejillas,sus labios,todo su ser comenzó a arder,un calor que lo abrasaba por dentro pero no lo quemaba.Pero no era malo,lo sabia que el otro no le haría malo,solo..inesperado. Ese contacto en su piel,esa caricia dulce y lenta,nueva, le sentó como un golpe. Uno agradable que le sacudió por completo. Su mente se había quedado completamente nublada,y su cuerpo solo se concentraba en los labios ajenos intentando disfrutar y recordar cada segundo que los mismos permaneciesen contra los suyos.Sin negarlo y aceptándolo completamente. Y cuando el tiempo y el aire los hizo separarse Luz se sorprendió a si mismo echando de menos el tierno gesto. Al tiempo que abrió los ojos,mas brillantes aun,para observarle.

Le recorrió un escalofrió,al captar su cuerpo todos los sentimientos que el otro transmitía,y el... sus labios quedaron ligeramente entre abiertos,sus mejillas completamente sonrojadas,y sus ojos aunque brillantes de felicidad mostraban sorpresa. Nunca había pensado...nunca se había imaginado en una situación así...No es como si no estuviese acostumbrado a las muestras de amor,pues sus padres se habían demostrado el mismo y a el siempre le pareció la cosa mas hermosa del mundo.Pero en su mente no había esperado,ni en el mas loco de sus sueños,que el iba a recibir ni dar algo así. Que el pudiera tener a alguien así,desarrollar eso por otra persona..no es que no lo quisiera,o se negase a ello simplemente no cabía en su mente. Habia estado tan centrado en su propia misión auto impuesta y en lo que tenia que pasar para cumplirla,en deberse a los demás,que se había olvidado por completo de si mismo. Y ahora...

Tenia ganas de llorar,de felicidad,de frustración. Como podía haber estado tan ciego sobre si mismo? Sobre sus propios sentimientos? No era justo,si Sorey no se hubiese acercado a el nunca se hubiese dado cuenta de ello,nunca se hubiese percatado de...cuanto lo quería... porque aquella verdad guardada en su corazón acababa de revelarse,golpeándolo con todas sus fuerzas y...dolía pensar en que hubiese sido si el otro no hubiese actuado. Pero también quería llorar de la felicidad que lo embargaba en esos momentos,no sabiendo que hacer o como contener la misma. Y miedo,tenia miedo del porque del beso,de porque Sorey se había acercado a el para ello,a pesar de que ahora las preguntas del otro cobraban algo de sentido.

Tenia una mezcla de sensaciones y sentimientos en su interior que no era capaz de controlar,que se desbordaban. Estiro la mano suavemente hasta que acabo posada en una de las mejillas ajenas,apoyándola en la misma en apenas un roce. Sus mejillas se tiñeron aun mas de ser posible y su sonrisa se formo,resplandeciente. Sus palabras,llenas de sentimientos,se arrastraban,se cortaban...

-Por..que...?
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
baculo de heal [2]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Invitado el Dom Abr 03, 2016 12:10 am

El joven castaño no entendió realmente que intentaba decirle con aquellas palabras porque no sabía qué clase de cara estaba poniendo en ese instante. Pero sin pensarlo mucho, solo se rió un poco porque le había hecho gracia la expresión del albino antes eso y la forma en la que se lo había dicho. Solo trataba de hacer que le perdonase por hacerle sentir mal, o al menos que olvidase algo como eso porque no quería que el ambiente íntimo que estaban teniendo se fuese al traste.

No desde luego después de que Sorey consiguiese dejarse llevar definitivamente por lo que sentía por Luzrov y besarle como lo había estado haciendo durante esos infinitos instantes. O al menos, el castaño quiso que fuesen infinitos.

Todas las sensaciones se le agolparon en el pecho y sintió tantas cosas a la vez al probar los labios del albino que pensó que incluso podría llegar a marearse. Su pecho palpitaba con fuerza, sentía un cosquilleo de vértigo en el estómago, tenía los músculos en una pequeña tensión mientras duraba todo eso… y aunque podría agolparse la cabeza con preguntas sobre qué pensaría Luz de él o si realmente el otro quería eso, Sorey no lo hizo. No porque fuese egoísta (aunque en esos momentos no podía evitar sentirse un poco así. Solo un poco) sino porque para él eso era algo que tenía que dejar salir, de forma natural, dejándose simplemente llevar por como el momento estaba siendo. No quería rechazar los sentimientos que había desarrollado dentro de él por Luz, porque muy lejos de ya asustarle, le parecían maravillosos y le llenaban de una emoción algo inusual. Era… diferente, solo suyo, y le gustaba.

Al final, sus labios se separaron y el joven Pastor se quedó mirando a los ojos violáceos contrarios cuando los abrió de nuevo, buscando alguna clase de reacción… y encontró mucho. Encontró tantas como las que él sentía en su interior y se sintió aliviado y dichoso al mismo tiempo. No era él el único que se encontraba con todo aquello, y si Luz sentía lo mismo que él... no podía ser malo.

Una sonrisa igual de suave que las que el albino le había dedicado antes se instaló en sus labios y ladeó algo el rostro hacia la mano contraria con la que era acariciado. Incluso tomó un poco esta y la apretó ligeramente contra su piel cálida y sonrojada, en un gesto tierno y comprensivo.

…Porque realmente me gustas mucho, Luz. Me gustas tanto que ya no se que hacer.

En realidad, quería decirle un millón de cosas. Que era importante para él, que se alegró mucho de que viniese a la aldea, que el mejor día de su vida fue cuando le conoció… pero también que quería estar con él y escuchar todo lo que le hiciese daño y que aún se guardaba, que prometía seguir cuidándolo como él también cuidaba al castaño y que lo que sentía por él todavía le ponía algo nervioso pero era increíble y no quería deshacerse de esa sensación nunca. Sin embargo, aquella noche no podría decirle todo eso.

Su cuerpo se movió hacia él y sus brazos acabaron rodeando el fino y esbelto cuerpo del albino. Tan cálido y reconfortante para él, que era como si fuese un segundo hogar. Lo pegó contra su pecho y se aferró a él sin mucha fuerza pero con todo el sentimiento que podía, acariciando incluso algunos mechones de su peno blanquecino. Su manera de protegerle.

Solo… déjame estar así un poco, ¿vale? —Murmuró suave y casi tímido, al oído del otro. — Solo un poco… —Suspiró en sus palabras, pero tras eso guardó silencio y cerró los ojos, quizá afianzando un poco más aquello. Aquella era la forma en la que podía sentir como su corazón y el suyo iban casi a la vez, pero lo que le gustaba es que podía escucharlos así, y era… especial. Porque estaba feliz de todo aquello, era la prueba de ello, porque Luz existía en el mundo. — …Estoy muy feliz de que estés vivo, Luz.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Luzrov Rulay el Dom Abr 03, 2016 4:34 pm

Las palabras ajenas,su mano tomada con delicadeza y siendo pegada contra la mejilla contraria le dejaron sin habla. Y casi sin respiración. Podía notar a su corazón latir con tanta fuerza que si no tuviese los conocimientos que poseía estaría convencido de que en cualquier momento iría a explotar,o escaparse de su cuerpo. Su respiración entrecortada como si alguien le estuviera intentando robar el aire. Porque darse cuenta de sus propios sentimientos,y de lo intensos que estos era,habían sido como recibir un mazazo en la cabeza. Repentino,duro,un golpe tras el que uno no sabia muy bien como reaccionar. Tras el que uno no sabia que hacer. Y mas confuso era sentir  como todo el se desbordaba,se sentía estúpido notar como algo que era tan importante para el y que tenia tanta fuerza en su corazón no había sido visto antes.

Y era duro y confuso,pero bello y maravilloso.Algo que se escapaba de su comprensión y de sus manos. Pero no era el único. Y lo entendió con las palabras del otro,que tampoco sabia que hacer con sus sentimientos,y que...que el...su corazón dejo de latir unos instantes. Le había preguntado,de forma inconsciente,el porque del beso...conociendo las posibles respuestas.Pero no era lo mismo imaginarlo que escucharlo directamente de los labios ajenos,con esa voz que a Luz tanto le gustaba..Si saberse conocedor de sus propios sentimientos había sido como un golpe el saber que le gustaba a Sorey de aquella manera había sido como ser completa y absolutamente derrotado en una batalla.Cuando tu mente esta cansada y tu cuerpo ya no es capaz de hacer nada,ni siquiera de sentir dolor,y a tu alrededor no hay nada ni nadie salvo tu...Solo que su mente no estaba cansada si no llena de pensamientos,su cuerpo lleno de emociones y todo lo que había a su alrededor era el castaño

Se dejo abrazar,porque era incapaz de negarse,y porque en el fondo el también quería mas contacto con el otro. Quería un abrazo,y otro beso,y quería el también ser capaz de acariciar los cabellos ajenos,tal y como Sorey hacia con el. Caricias leves,cálidas y agradables,casi provocandole cosquillas. Pero su posición no se lo permitía,con su cuerpo contra el ajeno y su cabeza apoyada contra el pecho del castaño. Fue capaz de mover uno de sus brazos y rodear medio cuero ajeno,hasta posar su propia mano en la espalda del Pastor. La otra se aferro a la camisa azul contraria. A la altura de su pecho. Cerro los ojos con calma. Estaba seguro de que si su corazón no latiese tan fuerte se hubiese quedado dormido. Porque era tan cómodo y cálido...tan natural....como si realmente debiesen estar así...siempre... y por supuesto no quería que el otro se moviese de allí.

-Los priest...somo incapaces de sanarnos a nosotros mismos...pero no importa...yo tengo planeado vivir mucho...no voy a morir...

Su voz sonaba suave y dulce,antes de que volviera a reinar el silencio. Cómodo y necesario. Y no supo cuanto tiempo estuvieron así,porque para el fue un instante y una eternidad al mismo tiempo. Pero no era suficiente...no mas bien...faltaba algo...algo que lo estaba consumiendo por dentro con tata velocidad que necesitaba dejarlo ser. Aumento la fuerza de sus manos,el agarre hacia el otro,y pego mas su cuerpo al contraria si eso fuese siquiera posible. Sus ojos seguían cerrados y su rostro oculto en el pecho de Sorey,amortiguando su voz.

-Sorey...te quiero...
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
baculo de heal [2]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Invitado el Lun Abr 04, 2016 5:46 pm

Realmente, Sorey no esperaba nada más que ello. Dejar salir todos los sentimientos que se habían formado en él a lo largo de los meses por el albino y dejar que se mantuviese así, abrazado a él, por todo el rato que pudiese. No era mucho, pero pera él sí que lo significaba.
Le había sido muy difícil encontrar la forma de decirlo, aunque pareciese algo raro eso viniendo de él, que era tan honesto y abierto siempre. Pero aquello no era algo que se dijese a la ligera, porque por más que lo sintiese como natural, era muy verdadero y no era como decirle cualquier otra cosa sobre él mismo.

Aquello significaba que Sorey no estaba dispuesto a dejarlo ir.

Por eso había intentado encontrar un camino, una manera de decirle aquello que no fuese demasiado… shockeante, o de la nada al menos. Aunque no se había esperado que le dijese que él era su persona especial y no había podido evitar besarle, sin pensarlo mucho. Dándose cuenta ahora, hacía que se sintiese un poco avergonzado por sus propios impulsos. Luz podría haberse referido a otra cosa cuando le había contestado y entonces el beso no le hubiera parecido muy buena idea… Sorey ni siquiera se había planteado el inconveniente (ni siquiera sabía que aquello era uno) de que ambos eran hombres, simplemente porque el chico no se fijaba en cosas tan superficiales como aquellas.

En cambio, Luz le estaba abrazando a él de vuelta.

Y eso hacía que la sensación de vértigo cobrase más fuerza e intensidad en su interior. Le acariciaba el pelo y le rodeaba con sus brazos, como si le protegiese de todo lo demás, lo que pudiera hacerle daño allá fuera. Estaba seguro de que el albino guardaba mucha tristeza en su interior y el sentía que tenía la capacidad de poder subsanar todo aquel malestar que se guardaba, y hacer que no sufriese más. Ahora estaba con él y allí y podía  ayudarle. No pasaban nada, todo estaba bien.

¿Mucho, mucho? —Después de un pequeño lapso de tiempo en silencio después de la respuesta del clérigo, Sorey preguntó aquello con una pequeña risita. — Entonces, yo también prometo lo mismo.

Él lo había dicho de una forma mucho más trascendental, más allá. Estaba contento de que existiese en el mundo, de que sus padres lo hubiesen tenido y que por destino hubiera llegado hasta él. Luzrov no existía por o para Sorey, pero el castaño realmente pensaba que el pasar tiempo juntos, el sol parecía brillar más y la hierba era más verde, el cielo más amplio y todo mucho más acogedor y agradable. Su simple presencia hacía que todo cobrase más intensidad. Y cuando no estaba, nada cambiaba. Todo a su alrededor seguía tal y como estaba. No estaba triste o se encontraba mal, al contrario, Sorey esperaba a verle y sabía que Luz también le esperaría. Así que… ¿cómo algo como eso podía estar mal?
 
Pero su corazón se detuvo cuando escuchó la voz amortiguada del otro contra su pecho. Tuvo que repasar seriamente en su cabeza sus cortas palabras. Una, dos, tres y perdió la cuenta de las veces. Supo que Luz no pudo verle, pero abrió los ojos ante la sorpresa repentina y el rojo de sus mejillas siguió cabezota y persistente. Casi se quedó unos instantes así, pensando que se iba a echar a temblar, sin embargo, su gesto cambió a uno relajado y dulce, poco a poco. Uno que no podía expresar más que él sentía lo mismo por él. ¿Para qué engañarse, o engañar al otro? Luz también había tenido mucho valor para decir algo así, aunque no lo estuviese mirando directamente, y aquello lo apreciaba y admiraba mucho.

Cuando dirigió la vista al cabello blanco contrario, no pudo evitar que fuese una de ternura y comprensión. Luzrov casi le pareció un niño pequeño que buscaba un sitio seguro en el que esconderse, como un refugio, para no preocuparse de nada, sin que lo juzgasen o tuviese que enfrentarse a cosas que no le gustaban. Sorey, entonces, sería eso para él.

Ah, ¿realmente, qué voy a hacer? —Murmuró al aire, encantándole como se agarraba y apretaba contra su cuerpo. No porque fuese a él, sino porque Luz necesitaba reaccionar de aquella forma. — Si me sigo sintiendo así, creo que explotaré... —Su voz sonó algo graciosa al estar bromeando, mezclándose con una suave risita avergonzada por la intensidad del momento, pero también fue haciéndose algo melodiosa a medida que perdía algo de fuerza. — …Yo también te quiero, Luz.

Fue entonces cuando el castaño buscó las manos del otro por su propia cuenta y las tomó con las suyas, aferrándose así a él tras separarse para hacer que sus ojos violetas le mirasen. La mirada de Sorey se había vuelto suave y cálida, a diferencia de la animada y simpática que siempre dedicaba a todos. Pero esta vez era solo por Luz. Su frente terminó apoyándose muy ligeramente en la contraria, casi que simplemente la rozaba para no hacerle ni el mínimo daño. Luego pasó a hacer que su nariz rozase con la otra, mientras cerraba lentamente los ojos, y ladeó algo el rostro para poder besarle sobre los labios, tal y como había hecho antes. Esta vez, sin embargo, sin ser tan sorpresivo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Luzrov Rulay el Lun Abr 04, 2016 8:11 pm

Dudaba que en el mundo hubiese música,melodía,mas hermosa que la risa de Sorey. Era como el agua del lago cercano a Elysia,pura y cristalina.Le alegraba el alma.Aun contra el pecho ajeno aumento su sonrisa y el también dejo escapa una leve risa,que apenas se dejo oír con los labios cerrados como los tenia. El no había prometido nada,solo había dicho sus intenciones,pero si Sorey quería que fuese una promesa.Una promesa sobre vivir,mucho,muchísimo,la cumpliría. Se esforzaría con todo su ser para mantenerse a salvo el mismo ,y pasa sanar las heridas contrarias. No era fuerte,eso era una realidad. Podía ayudar,ese era su objetivo y eso era por lo que se esforzaba tanto a pesar de las adversidades,pero no podía proteger a nadie. Su labor comenzaba cuando uno ya estaba dañado,en cuerpo o alma. Era doloroso,pero era lo que haba decidido. Y su no podía ser el escudo del castaño seria quien cerrase sus heridas,por mucho que le desgarrase el alma ver y saber que el otro hubiese sido dañado...por eso...

-Voy a esforzarme...mucho,muchísimo...para ser capaz de sanar cualquier herida que te hagas en el camino,las de tu cuerpo y las de tu corazón...

Solo esperaba que no acabase muy herido,que todo aquel daño que recibiese pudiese ser sanado por su poder. Que no fuese imprudente,que no se pusiese en peligro...

-Pero a cambio...yo no soy fuerte,ni soy capaz de defenderme...yo te sanare,y tu me protegerás...para que los dos podamos vivir mucho...juntos...

Realmente lo deseaba,mas de lo que hubiese deseado nunca nada,que esta vez todo acabase distinto.Que las esperanzas que se había creado los últimos meses no desapareciesen de golpe,que todo siguiera tal y como estaba hasta ahora...No quería ser odiado de nuevo,ni ser enviado a otra aldea. Quería quedarse en Elysia,quería quedarse con Sorey...aunque su misión,su objetivo era ayudar a cualquiera y realmente no importase en que aldea permaneciese. Pero por una vez,por primera vez que recordarse,quería ser egoísta y no le importaba serlo. Ni siquiera quería pensar en la opción de que todo eso acabase un día...

Apretó mas el agarre en las ropas ajenas,de forma inconsciente,ante aquellos pensamientos. Su sonrisa se ensancho mas,todo lo que podía,de forma inevitable.El aire le falto en los pulmones,sus mejillas no podían sonrojarse mas de lo que ya lo estaban,y de sus ojos aun cerrados comenzaron a caer pequeñas y aisladas lagrimas. Producto de la emoción,de las palabras escuchadas. Porque gustar era una cosa...pero el amor,el querer... no tenia nada que ver.Ni la magnitud de las emociones ni la alegría que la simple palabra podía provocar. No era lo mismo saber que le gustaba a saberse querido,era como comparar la luz de una vela con el brillo radiante del sol.

Soltó un leve quejido,al notar como sus manos eran tomadas,y aun así no opuso resistencia. No era que no quisiera sentir las manos de Sorey sobre las suyas,todo lo contrario,simplemente no deseaba deshacerse del abrazo,ni mostrar su rostro avergonzado ni sus ojos ligeramente bañados en lagrimas...Pero también quería ver el rostro ajeno.su sonrisa y sus ojos. En esos momentos no se entendía ni el mismo. La emoción lo invadió al ver la mirada en esos ojos,era desconocida pero se sentía tan familiar,como si fuese un sentamiento que siempre acompañaba al castaño.,pero quería sentir que era suyo.Solo para el. Otro pequeño pensamiento egoísta que hacia su sonrisa aun mas resplandeciente.

Los ojos volvieron a ser cerrados al sentir su frente contra la ajena,un contacto efímero pero cálido,especial. El roce de sus narices provoco una risa leve y entrecortada,unas leves cosquillas.Y entonces llego,aquel tacto que llevaba esperando desde el momento en que sus labios se habían separado,sin saber cuanto lo ansiaba. Y aunque creyó que el primer beso seria el mas bello,el mas especial,se equivocaba.Porque en esos momentos sabiendo sus sentimientos y sabiendo los ajenos,sus labios uniendo los mismos y sus cuerpos...no se había sentido tan feliz en toda su vida. Y embargado por esos sentimientos su mente dejo de pensar,embotada por tanta felicidad.

Sus manos se soltaron con suavidad de las ajenas,no por romper el contacto con el otro si no todo lo contrario. Quería estar mas cerca de el. Por ello paso sus brazos,rodeando el cuello ajeno,acercándose mas y apretando sus labios con los de Sorey. Una de sus manos rozo la nuca del castaño,posando su mano de manera efímera en ella.La otra viajo a los cabellos castaños,enterrándose en los mismos y enganchando con suavidad un par de mechones entre sus dedos.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
baculo de heal [2]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Invitado el Lun Abr 04, 2016 10:21 pm

Quería decirle que no tenía por qué decirle todo eso, porque él mismo ya sabía que Luz haría eso por él. Después de todo, él haría todo lo que estuviese en su mano por él y era algo que no necesitaba que lo pusiera en palabras porque solo en observarle a los ojos ya sabía que ambos harían todo lo posible por cuidar del otro. Aunque, bueno, no negaba que escuchar aquello de sus labios y con el tono de su voz le hacía sentir fuerte y con poder, como si Luz le diese la razón por la que vivir y esforzarse al máximo de sus posibilidades. Desde esa vez haría eso. Por los dos.

Seré tu protector y tú serás quien me cuide y apoye, ¿verdad? Seremos tú y yo, los dos juntos, y podremos hacer lo que sea… —Murmuró suave cuando todavía lo tenía abrazado, de forma protectora. — Ir a dónde queramos, enfrentarnos a lo que necesitemos. No habrá límites en el mundo, mientras seamos uno solo.

Y aquel era un bonito sueño. Uno que compartir. Sorey quería ir fuera y poder ayudar junto a Luz; poder ver ciudades y reinos enteros, dar su mano a las personas que lo necesitasen, proteger al albino de lo que hiciese falta… Sí, un día viajarían y tras eso volverían a Elysia para vivir por mucho, mucho tiempo, tranquilos y felices. No pasaría nada, podrían apañárselas sin ellos por un tiempo, estaba seguro. Después de todo, iban a permanecer juntos, no importaría qué.

Cuando tomó sus manos en una señal de que no le iba a soltar aunque se separase del abrazo, pudo ver como sus ojos violáceos brillaban más de lo normal a la luz de la vela. Podía ver como resultaban cristalinos y estos habían soltado pequeñas lágrimas que le habían humedecido las mejillas. Sin embargo, no pensó que aquello fuese malo y le cautivó enormemente porque Luz parecía ser más frágil en ese instante de lo que en realidad era, a pesar de su apariencia, era un chico enormemente fuerte de corazón y espíritu. Y cuando más pesaba en él, más sabía que lo adoraba y sentía un orgullo inquebrantable por él. Esa persona, que estaba delante de él había conquistado su corazón desde el momento en que le vio, y le había atrapado sin red ni conjuro alguno en un torbellino de emociones inexplicables, algo que nunca se había imaginado. Luz era preciado, único y amado para él. Y cuanto más observaba ese rostro, sus ojos y sus labios, más sabía que quería permanecer cerca suyo. No viendo a un clérigo o a un chico, sino viendo simplemente a Luz.

…Tus ojos se ven más bonitos que nunca. —Le contestó sin haber habido ningún indicio anterior de habla, pero sentía que el gesto del albino y su propio pecho necesitaban oír y decir respectivamente lo más sincero que pensaba en esos instantes, y aquello era.

Disfrutó de las caricias y los gestos suaves y dulces que pudo experimentar cuando volvió a acercarse a su rostro, pero sobretodo de la pequeña risa que soltó el otro ante las atenciones. Hacer a Luz reír era una de sus cosas favoritas en todo el mundo, porque era extraordinario. Tras aquello siguió el beso que se moría de ganas de volver a darle, sin embargo esta vez fue diferente y mucho mejor que el anterior. Temía que todos los besos fueran así a partir de ese instante, cada vez mucho más significativos, y eso le aceleraba el corazón de sobremanera.

Mientras las manos de Luz rodeaban el cuello del castaño y sus dedos jugaban un poco con sus mechones, provocándole electrizantes cosquillas que le animaban un poco más a continuar con ese beso, sus propias manos comenzaron a acariciar los costados ajenos con dedicación, sin embargo aquello solo fue por unos minutos, como si estuviese grabando a fuego en su mente la forma que tenía su cuerpo a través del tacto, porque no quería olvidarlo. Después de eso estas simplemente rodearon la cintura del albino y lo mantuvo contra su cuerpo, notando en seguida esa sensación cálida.

Pero sus labios… aquello fue otra cosa. Estos comenzaron como el anterior contacto, dulce y suave, lento, superficial, pero tras separarlos por primera vez, entreabrió estos y volvieron a capturar los contrarios, haciendo que fuese diferente, queriendo ser algo más profundo pero igual de lento, quizá algo sí más atrevido, pero sobretodo deseoso. Deseoso de sentir más, de acariciar tímidamente sus labios con su lengua, solo por querer probar algo como eso, de querer que Luz le respondiera de forma similar a lo que hacía, invitándole poco a poco y haciendo lo que simplemente su cuerpo le decía. Y así, fue alternando esa clase de besos, entre los tímidos y los no tan tímidos pero todavía demasiado castos, entre un gran periodo de tiempo, separándose de poco en poco a tomar algo de aire porque se quedaba en seguida de él, producto de lo acelerado en realidad que estaba. Y era extraño, porque al mismo tiempo se encontraba a si mismo tranquilo y en paz, sin querer ser molestado.

Fue de esa forma que al final, tras largos minutos y minutos besándose, llevó a Luz consigo e hizo que ambos acabasen acostados de nuevo en el colchón de la cama del castaño. Y por alguna razón, Sorey terminó riendo algo tímido sobre los labios ajenos. Por simplemente, estar muy feliz.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Luzrov Rulay el Mar Abr 05, 2016 4:35 pm

Tan concentrado estaba en sentir,en acariciar con sus manos el cabello y piel contraria y en disfrutar del coque de sus labios,que cuando las manos ajenas llegaron a su costado solo fue consciente de dicho echo por el escalofrió que recorrió toda su columna. No fue una sensación agradable,si no todo lo contrario,notaba sus mejillas mas cálidas y la mano aferrada a los cabellos ajenos se apretó ligeramente a medida que los dedos del pastor recorrían sus costados. Y la sensación,el agradable y ligero temblor de su cuerpo,no desapareció ni aun cuando las manos dejaron de acariciarle.Pues las mismas se dispusieron a rodear su cintura acercando sus cuerpos,pegándolos contra si al igual que sus labios.Aunque en ningún momento se hubiesen separado.

Y el aire falto en sus pulmones y sus labios tuvieron que ser separados.Pero esta vez no fue como el primer beso,no se alejaron si no que volvieron a juntarse de nuevo.Los besos,los roces,eran lentos y dulces,pero cuando se separaban la prisa por volver a unirse los urgía. Luz se limitaba a sentir,sin querer pensar en nada, dejándose llevar y permitiendo a su cuerpo que actuase por instinto,a su propia voluntad. Imitando,de manera torpe y tímida,los movimientos de Sorey,queriendo seguir el ritmo. La lengua intrusa sobre sus labios era extraña,pues los mismos parecía que se entumecían al toque pero al mismo tiempo estaban mas sensible y perfectibles que nunca. Era nuevo,y mas agradable que nada de lo que hubiese experimentado antes,placentero incluso a pesar de no ser mas que un casto contacto. Se atrevió a entreabrir sus labios el también,intentando acariciar los ajenos con su lengua en un toque mas escaso y torpe que el otro,pero no por ello con menos sentimiento.

Y no supo se habían pasado horas o escasos segundos entre los besos,las caricias y las bocanadas de aire,pues había dejado de ser capaz de percibir el tiempo que pasaba.Y lo que ocurría en su entorno.Pero tras separar ,sus labios mas no sus cuerpos,por ultima vez ambos acabaron sobre la cama de nuevo. La risa de Sorey sobre sus labios llegando a sus oídos. La falta de aire en sus pulmones,eso que les hacia separarse...lo odiaba,quería permanecer junto al otro todo lo que pudiera y mas,y el contacto físico que tenían no le era suficiente.Lo alteraba por completo,le deba un vuelvo completo tanto a su cuerpo como a sus sentimientos. Pero algo en el decía que quería ser aun mas cercano,tanto en cuerpo como en alma,y el cortar los besos para tomar aire no hacia mas que aumentar esa sensación,haciéndole desear que hubiese algún hechizo que les permitiese estar sin tomar aire.

Pero aun así era feliz,mas de lo que lo había sido nunca,y era el echo de que sus labios estuvieran separados lo que le permitía escuchar la risa ajena. Le sonrío con dulzura,y aun con sus brazos rodeando su cuello y sin intenciones de separarse en lo mas mínimo se removió un poco.Lo justo para ser capaz de depositar un pequeño beso en la mejilla ajena antes de apoyar su cabeza en el hombro del castaño

-Tu...que hubieses echo si te hubiese dado otra respuesta? Si te hubiese dicho que tenemos voto de castidad...

Era una duda,inocente y curiosa,pues que en esos instantes fuese cual fuese su respuesta no iba a cambiar nada.Lo iba a seguir queriendo,nunca menos pero puede que si mas,y su felicidad no iba a ser apagada
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
baculo de heal [2]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Invitado el Mar Abr 05, 2016 8:11 pm

A Sorey no solo le provocaban escalofríos todos aquellos besos que no paraban de sucederse mientras se abrazaban y sus cuerpos se apretaban entre sí de forma natural por querer sentir más y mejor aquella cercanía y calidez, sino que también le gustaba de sobremanera la forma en la que Luz buscaba sus labios cada vez que se separaban para suspirar, porque era exactamente la misma que la que Sorey estaba demostrando. Se moría porque aquella sensación no terminase nunca, y si lo hacía, que hubieran promesas de que unay mil veces mal volvería a sentirla en el futuro. Compartir aquellos momentos tan íntimos con Luz como lo era su primer beso le hacía sentir libre y único. Sorey nunca antes había besado a nadie, ni siquiera para experimentar porque aunque su curiosidad era innata, no conocía a muchas personas y ninguna de ellas le había llamado tanto la atención como para que su curiosidad saliese a flote. Pero con él había sido totalmente distinto desde un principio y de algún modo el castaño sabía que todo aquello no había podido ser una coincidencia. Tarde o temprano habría conocido a Luz.

También estaba el hecho de que le parecía adorable que intentase hacer lo mismo que hacía él cuando trataba de probar algo más que suaves besos, siendo Sorey mucho más emprendedor en esos temas que el contrario. Sin embargo, sabía de sobra que Luz también quería eso. No le importaba como lo hiciese, juntos podrían hacer muchas más cosas en el futuro y no tendrían ninguna prisa en aquel entonces. Para él, su felicidad era poder abrazar fuerte a Luz, susurrarle cuanto le quería y besarle hasta hacerle reír como se había reído antes. Aunque debía admitir que quizá dejaba que el albino lamiese tímidamente sus labios de la forma en la que lo había estado haciendo más veces… Era algo que le parecía atrayente, demasiado.

Pero su piel ya estaba suficientemente roja y sentía un calor muy agradable aunque asfixiante de no saber cuánto tiempo había pasado desde que se habían comenzado a besar, así que simplemente se quedó quieto y estirado en el colchón, sin soltar la cintura contraria del abrazo y cerró los ojos respirando tranquilo cuando recibió ese pequeño beso en la mejilla que le llenó de nuevo el corazón, haciéndolo saltar en su pecho. En ese instante se había dado cuenta de que tendría que conseguir que Luzrov le diese un beso en la mejilla siempre que pudiese. Tras eso, el cuerpo del castaño se encogió para hacer que el del otro se quedase como cubierto por este, protegido, sin necesidad de salir de ahí para nada. Era de noche y la vela se estaba consumiendo poco a poco y eso de que no tuvieran que moverse de ahí porque habían decidido que pasarían la noche juntos no hacía más que relajar a Sorey. Aún quedaban muchas horas para soltar al albino y que se fuese de sus brazos de sus brazos. Además, verlo apoyado en su rostro le hacía pensar que esa imagen también quería verla más de ahora en adelante. Iba a tener que trabajar para ello.

¿Mh…? —Cuando comenzó a hablar, el castaño estaba comenzando a adormilarse, pero abrió los ojos verdes de nuevo y le prestó toda su atención. — Oh… ¿Si hubieras dicho que sí a tener voto de castidad? —Aquel hipotético caso le hizo sonreír. Lo cierto es que no tenía ni idea porque no se había planteado nada. Solo había querido saber la respuesta porque, fuese la que fuese, no pensaba que sus sentimientos fuesen a cambiar. Así que se quedo en silencio unos momentos, mientras alzaba la mano que tenía libre y no por debajo del cuerpo del clérigo y la dirigió sobre su cabello blanquecino, comenzando a acariciar unos mechones entre sus dedos, jugueteando levemente con ellos. — Supongo que si hubiera resultado ser que sí, en vez de besarte sin decir nada, hubiera dicho algo como…  “Seguiré queriéndote aunque nos separe un voto” —Se rió ligeramente. — O: “No es cosa de ser buen clérigo romper un voto, ¿cierto?” —Esa vez sí que bromeó, porque se notaba en el deje de su voz. — No, creo que realmente hubiese dicho: “Me muero por besarte. Quiero besarte, Luz…” —Susurró por lo bajo, entrecerrando algo los ojos. Su tono de voz se había convertido justo en el que hubiera utilizado para preguntarle eso.

Lo que tenía claro es que de ninguna manera le hubiera mentido u ocultado algo. Aquel voto no haría distinción en cuanta honestidad tendría Sorey para con su persona más especial.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Luzrov Rulay el Miér Abr 06, 2016 1:55 pm

Luz estaba descubriendo poco a poco que los brazos de Sorey debían de ser el lugar mas cómodo de la tierra. Eran cálidos,suaves y agradable,pero por sobretodo se sentía protegido en ellos. Como si ningún mal pudiera alcanzarle si se refugiaba en ellos,a pesar de que sabia que su cuerpo seguía estando expuesto. Era familiar,como esos hogares que no necesitaban de edificios para serlo.

Si bien no quería mover sus brazos del lugar donde se encontraban,al acabar ambos sobre la cama y con el cuerpo ajeno cubriendo parte del suyo era un tanto incomodo. Con movimientos lentos,sin querer realmente soltar el cabello ajeno,bajo su mano,acariciando levemente los hombros del castaño con la yema de sus dedos al pasar por el lugar. Pero a pesar de mover sus extremidades del lugar en el cual se encontraban no quería separarse,ni cortar el abrazo. Paso los brazos por debajo de las asilas de Sorey,con cuidado a pesar de saber de antemano que el otro no impediría el movimiento,para poder de esa manera aferrarse al torso ajeno.Acomodarse mas,acercarse al otro hasta lo imposible.

Estaba seguro de que si no estuviese esperando la respuesta a su pregunta caería profundamente dormido allí,en ese rincón del mundo mas cómodo aun que el colchón sobre el que se encontraban.

Esa respuesta era tan...tan...tan el...Sonrió al escucharla.Era sincera,lo sabia.Le estaba diciendo que no le hubiese obligado a nada,que no le haría elegir entre su deber y el,pero que al mismo tiempo no iba a guardarse sus sentimientos ni deseos...Sintió un leve pinchazo en el pecho,pero no lo relaciono con nada malo...Se sentía un poco mas amado,y sentía que lo quería aun mas,aunque no sabia si eso seria posible...Y también se moría por besarle,de nuevo,pero la posición que habían tomado era demasiado confortable como para desear moverse,por el momento...

-Un voto que prohíbe el amor en una fe que la promueve no es justo... Si realmente lo tuviese no dudaría en romperlo por ti...

No seria el primer punto en el que no estuviese de acuerdo con la iglesia,aunque en este caso no era mas que una simple teoría. Pero estaba seguro de ello.No creía que Elimine fuese una santa,ni que hubiese ascendido,y no compartía algunas de las practicas de la iglesia aunque si su fe y enseñanzas. Un voto de castidad roto seria lo de menos... Algo mas que añadir a la lista.

Dejo escapar una ligera risa,entre dientes

-Después de todo,a ojos ajenos no soy un buen clérigo...

Era la primera vez que lo confesaba,que se lo decía al castaña.Pero no con pena, si bien dolía ser odiado y rechazado su fama poco le importaba, el estaba bien con como era ,son sus acciones y pensamientos. Ademas...estaba demasiado feliz como para dejar que algo apagase dicho sentimiento.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
baculo de heal [2]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Invitado el Miér Abr 06, 2016 5:19 pm

A Sorey no le importó que se acomodase para quedarse pegado a él de esa forma, estirado en la cama y relajado. Eso también le dijo que no pensaba separarse en absoluto de cómo estaban y que probablemente se quedase así dormido, porque… bueno, Sorey pensaba hacer lo mismo, desde luego. Quería saber cómo era dormir abrazado a Luz, o algo menos, tan cerca suyo como le fuera posible. Aunque era más que probable que durante la noche acabase de una forma totalmente diferente a como se había acostado. Pero mientras, él estaba realmente bien ahí, acariciándole el pelo a Luz con sendos dedos, jugando ligeramente con sus mechones.

Hasta, claro, que tuvo que responder a la pregunto que le había hecho. Y pareció que al albino no le disgustó en absoluto la respuesta del castaño al notar como se hacía un poco más pequeño entre sus brazos. Luzrov era adorable a ojos de Sorey, pero no solo eso, era excepcional e irremplazable en el mundo.

Creo que tienes toda la razón en lo que has dicho. —E iba a seguir diciendo algo en relación a eso, a que era más que razonable encontrar injusto no poder compartir un amor cuando lo que defendían era el amor mismo por su divinidad. Pero lo siguiente le hizo que volviese a acelerársele el corazón. Al menos… un poco. — Luz… Estás haciendo que quiera pasarme la noche besándote, en serio.

Aquello pareció una leve queja, con las mejillas terriblemente rojas por sentirse tan especial, pero en realidad no le importaría nada quedársele besando hasta que ambos cayeran dormidos. Pero cuando escuchó la risita entre dientes del clérigo volvió a sonreír suavemente, aliviado de escucharle. Sin embargo, no duró mucho por lo que dijo.

Quería decir, no era algo que le hubiese tomado por sorpresa. Nunca le había dicho nada respecto a eso pero siempre que había hablado de la iglesia y de cuanto había viajado hasta ahora sabía que había algo más, se denotaba en su voz y en los silencios que hacía como ese. Esa vez no había el deje triste que solía tener y Sorey no pensaba romper el momento por algo así, Luz no se lo merecía. Pero si que quedó algo… preocupado, pensando que debería hablar con él de eso alguna vez.

Eres buen clérigo, Luz. Te he visto trabajar y dedicarte a lo que haces… —Hizo una pequeña pausa, aún acariciándoles. — Y aquí ayudas muchísimo. Eres el mejor. —Sin embargo, se quedó ahí. Por lo mismo que había pensado hacia nada y porque todavía él no sabía sobre ello, aunque comenzaba a sospechar cosas. Cosas como que Luz no estaba cómodo con cómo era tomada su propia forma de pensar, mezclado con que el hecho de pertenecer a la Orden fue algo que estaba escrito desde antes de nacer… No, Sorey. No estaba bien hablar de eso ahora.

No en ese instante, no con esa sonrisa y esos ojos tan vivos que jamás había visto. Luz no se merecía que lo estropease.

Así que se removió ligeramente y tomó un poco el rostro contrario con la mano libre, acariciando su barbilla y su cuello. Le sonrió, cariñoso y dulce y le dio un beso. Uno quizá un poco más largo pero superficial, que le deseaba las buenas noches. Cuando se separó, siguió mirándole de la misma forma.

Ten felices sueños... Estaré aquí cuando despiertes.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Luzrov Rulay el Miér Abr 06, 2016 5:51 pm

Luz nunca espero reconocimiento,por eso nunca le importo no tener fama o que sus compañeros de la iglesia lo tuvieran en baja estima.No,el no estaba allí para escalar posiciones. Quería ayudar,quería ser cercano a la gente,y lo que los demás opinasen de el,de sus sentimientos y pensamientos,no debían importarle. Y se intentaba convencer de ello. Al principio era fácil,porque una mala experiencia no iba a afectarle ni a cambiar su carácter e ideales.Un echo aislado,casual. Pero dejo de ser aislado cuando se torno rutina. Y se percato de cuanto dolía el rechazo,a pesar de que nunca quiso aceptación. Quería ayudar a quien lo necesitase,lo quería con tantas ganas que sus labores nunca eran afectadas,que la idea de desistir o de encontrar un camino fuera de la iglesia que lo apartaba nunca había pasado por su mente. Así que se acostumbro. A ser mirado mal,a ser odiado y que lo considerasen un mal clérigo o directamente no quisieran considerarlo como miembro de la iglesia. A guardar el odio que le profesaban y el dolor que sentía en su propio corazón.

Y llevaba años trabajando a medida que cargaba con ello. Y no necesitaba escuchar que alguien le agradecía o le halaba,aunque las pocas veces que ocurría la alegría le invadía y una sonrisa surcaba su rostro. Pero ahora... quería llorar. Porque Sorey le aceptaba no solo como persona si no como clérigo,y reconocía su esfuerzo y le alababa y...era el quien lo hacia. Y quería llorar sin saber si era felicidad o tristeza,y quería aferrarse al castaño y juntar sus labios con los de el de nuevo.

Pero las lagrimas no llegaron,porque sus ojos fueron cerrados con fuerza para contenerlas.Porque Sorey comenzó a repartir carias por su barbilla,por su cuello...eran dulces,le calmaban.Ligeros toques que le provocaban cosquillas y escalofríos al mismo tiempo,que hizo que para cuando sus labios se juntaron de nuevo el rostro del clérigo se hubiese suavizado de nuevo y sus labios se curvasen en una sonrisa igual de dulce que la que le dedicaban a el. Aunque con sus ojos cerrados no pudo verla,ni al sonrisa de Sorey ni el beso llegar. Pero no importo,porque lo recibió con tanto gusto como si lo hubiese esperado. Y mientras el contacto duraba sus manos apretaron con fuerza la tela de la ropa ajena. Si tan solo pudiesen darle las buenas noches así todos los días...

-Eso no lo he dudado ni por un instante...Buenas noches...

En la calidez de los brazos del otro,y con el cansancio que no sabia que portaba fruto de las horas que eran y de sus agotados sentimientos. Esa mezcla de emociones que aun revoloteaba en su interior sacudiéndolo todo sin piedad,no tardo en quedarse dormido. Tan cerca como podía se Sorey,con una radiante sonrisa en sus labios y una pequeña lagrima deslizándose por una de sus mejillas. El dios de los sueños había acudido en su búsqueda y por mucho que intentase resistirse ya no pudo hacerlo...pero no importaba porque no estaba solo,y sabia que al despertar tampoco lo estaría.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [4]
baculo de heal [2]
baculo de heal [2]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una pregunta que desvela sentimientos (Priv. Sorey-Luzrov) (Flashback Social)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.