Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 29, 2016 8:57 pm

Desde que había salido de Elysia, las cosas no habían ido completamente bien, reconocía Sorey.

Era duro para él no solo dejar su hogar durante tantos años, durante su crecimiento, además nunca había ido más lejos que el pueblo más cercano, el cual no estaba, irónicamente, cerca. También lo era saber que debía de empezar a moverse más en serio y buscar unirse a algún tipo de fuerzas que perteneciesen a algún marquesado, algo que realmente pudiese parar un avance emergido. Solo de pensar la idea de que esos seres extraños llegasen hasta su hogar le entraba pánico y rabia a partes iguales. Pero unirse a un ejército en las circunstancias actuales no era algo simplemente fácil por mucho que pudiera parecerlo. Por lo que había podido enterarse, la mayoría de marquesados estaban caídos, y los principales aguantaban con ejércitos pequeños que a duras penas podían defender sus propios hogares. Algo así no era lo que Sorey necesitaba, pero no sabía realmente por dónde empezar.

Había salido del pueblo más cercano a medio día, lleno de provisiones, y ya había oscurecido, pero aún faltaba más de un día para llegar a la próxima pequeña fortificación que tomaba por ciudad, según los habitantes del anterior le habían dicho. Mikleo estaba demasiado cansado como para continuar volando una noche entera y el castaño no quería hacerle trabajar en exceso. Por ello, decidió acampar en el bosque, en un sitio más recogido de donde su wyvern había conseguido aterrizar, para ocultarse de animales salvajes. Hacía ya horas que había encendido el fuego y había comido algo para reponer las fuerzas, pero más que dormir casi en seguida, se apoyó un poco en la base de un árbol cercano, mientras veía a la gran bestia acostada en el suelo, algo acurrucada incluso. Sabía que solo alguien como él podría encontrar al wyvern como algo adorable, pero realmente pensaba que Mik seguía pareciendo un pequeño cachorro cuando se quedaba tranquilo y relajado así.

Se que estás cansado así que no hagas como que duermes para engañarme. —Se quejó el Pastor, recibiendo un pequeño bufido gutural de Mikleo, mientras movía algo la cabeza para que el otro no le mirase. Con eso sabía que había acertado de lleno en el comportamiento de su amigo, pero es que le conocía demasiado. Por mucho que él quisiese montar guardia, el wyvern se despertaría al mínimo ruido, por el afán de protección de su jinete. Y eso le preocupaba un poco a Sorey, porque no veía al wyvern como una simple montura. Era mucho más.

Pero por mucho que se preocupase, no pudo evitar quedarse adormilado mientras miraba las estrellas por entremedio de las hojas de los árboles. Estaba lejos de su hogar y, desde hace tiempo, cada vez que cerraba los ojos veía el rostro lejano de una persona que no podía recordar, lo que le hacía sentirse aún más cansado de lo que su cuerpo realmente estaba. De esa forma, acabó sumido en un sueño cuando terminó por cerrar los ojos. La hoguera ya había perdido su llama hacía tiempo y ahora solo quedaban brasas rojas. Su respiración se convirtió en una acompasada y suave, mezclada con la ligera brisa helada de la noche. Y entre el ruido de las ramas de los árboles que se mecía con esta, y algunos animales que se podían escuchar en la lejanía de la profunda noche, por lo que no había que preocuparse, Mikleo extrañamente abrió los ojos y levantó la cabeza, cual centinela.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Naruga1 el Lun Abr 04, 2016 2:59 am

Hasta hace poco había estado acompañando a su amo en un viaje por algo que nunca entendió que era o para que servia, algo llamado diplomacia a lo cual nunca le presto mayor atención pues carecía de interés y conocimientos sobre ello. Sin embargo algo salio mal en la travesía terminado por ser separado del albino, quedando totalmente perdido y sin saber que hacer en una tierra que no le era siquiera familiar aun que bueno, todo lo que era el mundo fuera del desierto de gran le resultaba nuevo.... deseaba regresar con su amo para que este le acariciara y le diese de comer pero no sabia exactamente como, de momento, estaba por su cuenta.

Para su fortuna aquel lugar era mucho mas abundante en fauna y flora que su ya conocido desierto y gracias a sus grandes habilidades de cacería y su capacidad de comer cualquier cosa que no fuera activamente venenosa le estaba ayudando a mantenerse sano y fuerte mientras encontraba una manera de regresar con su dueño. Así, llego finalmente a un bosque donde buscaría una ultima presa antes de buscar algún refugio para dormir. Haciendo uso de olfato el branded distinguió un aroma que le resultaba extraño pero agradable al mismo tiempo por lo que, dejando a su amigo ardilla a un lado para que no fuese lastimado en la pelea que tendría contra la cena, se acerco lentamente, asechando como la gran fiera asesina que era.

Las lagartijas y salamandras de desierto se podrian catalogar como algo que componía su dieta diaria y llegaban a gustarle mucho, por tanto al branded la boca se le hiso prácticamente agua en cuanto diviso a una lagartija tamaño familiar, regordeta y hasta con alas. No solo veía una potencial comida para varios días, si no es que semanas, en aquel animal pues su piel y huesos podían usarse de tantas maneras posibles que llego a ilusionarse un tanto por la idea. Naruga se acerco lentamente ocultándose entre la espesura, agazapado como lo haría un felino grande asechando a su presa y conteniendo su respiración unos momentos sin hacer ningún tipo de ruido, sin embargo el animal logro notarlo de alguna manera alzando la cabeza y mirando en su dirección por lo que ambos se quedaron mirándose mutuamente unos segundos.

- GRAAAARHH!!!! -

Naruga fue el primero en actuar avalanzandosele encima a la lagartija con su espada en mano, rugiendo como si se tratase de una bestia salvaje mientras intentaba acertarle un golpe certero en el cuello que le diera muerte. El espadachín enmascarado admitía que aquel era un oponente bastante respetable pues había logrado esquivar y contra atacar, a si mismo el branded logro esquivar hábilmente uno de sus ataques para intentar golpearlo de nuevo con su espada. Ambos eran animales por así decirlo y con solo verse a los ojos lo sabían.... uno actuaba de cazador y otro de presa y en aquel panorama donde ambos luchaban por sobrevivir ambos lo darian todo para salir victoriosos.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [2]
.
.
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
-49


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Invitado el Lun Abr 04, 2016 7:33 pm

El castaño respiraba tan apacible y tranquilo como en el segundo después que había caído dormido, pero no se esperaba en absoluto lo que estaba casi a punto de pasar.

Mikleo había divisado peligro inminente acercándose, y no porque hubiera escuchado algo, sino porque sentía esa aura tan potente viniendo de la dirección en la que había dirigido la mirada violácea. Había comenzado a gruñir, intentando que aquello ahuyentase a lo que fuese lo que estuviese mirándole directamente, pero fue en mano porque segundos después una figura se había abalanzado hacia él gruñendo de la misma forma.

Aquello hizo que Sorey se despertase de forma abrupta e intensa, con un vuelvo al corazón casi literalmente. De forma casi inconsciente cogió la lanza, que había dejado justo al ludo suyo para situaciones como esas y trató de entender qué y cómo estaba pasando.

Lo primero que vio fue a Mikleo alzarse con todo el tamaño (y lo que le quedaba por crecer) que tenía y esquivó con un batir de sus alas la ¿espada? Cuyo tajo iba directo a su cuello y amenazó a la figura que se había arrojado hacia él con los dientes, siseando y rugiendo. Quiso darle un fuerte golpe con su cola larga, pero el ahora identificado espadachín con una… ¿máscara? y largo pelo enmarañado fue más rápido y no le fue problema alguno apartarse y volver a la carga con su espada, de forma que Mikleo trataba de morderle para que no lanzase sus ataques preparados, creándose así un duelo rápido de dentelladas, tajos y sobretodo, ruido y mucho movimiento, tanto que incluso se alejaron algo del pequeño campamento que el Pastor había hecho.

¡¡Mikleo!! —Fue lo único que Sorey, aún atónito y sobretodo preocupado por la situación, pudo gritar antes de levantarse y acercarse con su lanza a la pelea.

¿Por qué si aquel era un bandido, no le había atacado a él? ¿Si quería robarle, no era aquel el mejor método para hacer que la bestia no atacase? Estaba seguro de que podría haberlo visto, o al menos ahora lo había escuchado gritar, y aún así no estaba siquiera prestándole atención dándole la espalda desinteresadamente.

¡Espera, por favor! ¡¡No hagas daño a Mikleo!! —Volvió a decir, alto y claro y con más impaciencia que anteriormente. Tenía un miedo terrible que el wyvern saliese herido, y ni siquiera era porque fuese su montura y sin él ya no podría seguir viajando, sino porque era su amigo. Su preciado amigo, y verlo en peligro le angustiaba de sobremanera.

Por los siguientes segundos que duraba la intrínseca pelea, Sorey se aferraba fuertemente a la lanza de sus manos, pero mientras veía al espadachín saltar e intentar dañar a Mikleo, pensó que si no era tampoco un domador, y más que una persona, aunque tuviera ese aspecto… parecía un animal. ¿Acaso era… que intentaba cazar a su wyvern? ¿Era una presa, para él? ¿Alimento?

Hubo un ataque con la espada ajena que no logró dañar al wyvern pero sí que lo aturdió de manera que la bestia fue empujada a uno de sus costados, perdiendo el equilibrio. Si dejaba que siguiera, lo abriría en canal o lo degollaría. Si dejaba que avanzase un solo paso más, Mikleo podría morir. Y ante esos pensamientos, Sorey cerró los ojos y arrojando a un lado la lanza que más que protegerle le estorbaba, se metió en medio de su caído amigo y el agresor, extendiendo los brazos en señal de que no pasase de ahí.

¡¡Mikleo no es comida, deja a mi amigo en paz!! —Se mostró serio aunque estaba asustado, pero en esa situación y con su único cuerpo como escudo, su temperamento fuerte salía a relucir, uno que las bestias entendían más que las palabras.

Aquello fue muy insensato como peligroso por su parte, pero estaba seguro de que si le enseñaba un arma al atacante, la pelea no iba a terminar. Y Sorey quería que terminase.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Naruga1 el Miér Abr 13, 2016 2:43 am

Aquella lagartija gigante era un digno oponente, o por lo menos mas digno que cualquier lagartija que hubiese enfrentado en su vida. El animal se defendía, literalmente, con garras y colmillos ante el feroz embate del agresor enmascarado, el cual le respondía con gruñidos y rugidos a la par del wyvern, ambos combatientes ignorando totalmente al chico castaño que gritaba.

Sin embargo, alguien si que le había escuchado e irónicamente entendió los sentimientos del joven humano mucho mejor de lo que podría hacerlo el bandido enmascarado así que, oculto por todo el movimiento y el ruido de la batalla la pequeña ardilla paso totalmente desapercibida mientras le seguía los pasos al muchacho. En un momento decisivo Naruga vio su oportunidad para acertar el golpe de gracia y así garantizarse una abundante comida para el y su compañero por semanas pero justo en el momento el que tomaba impulso para dar una estocada al cuello de la bestia el chico se interpuso en el camino del branded clamando que aquel animal no era comida.

La espada del enmascarado se detuvo a pocos centímetros del aparente compañero de la lagartija gigante. No era común en el detenerse de esa manera, especialmente cuando algo se interponía entre el y su presa pero algo en sus palabras lo hicieron dudar en dar aquel ultimo golpe aun que aun mantenía una pose amenazante, mostrando los dientes y gruñendo como si se tratara de una advertencia para que se apartase.

Fue en ese momento que la ardilla llego a la escena mas para sorpresa del branded esta trepo por las piernas del desconocido y se poso en su hombro, comenzando a frotarse contra la mejilla del chico en un gesto cariñoso. Ligeramente confundido el espadacin enmascarado relajo sus facciones hasta quedar en su rostro un semblante serio, retrocediendo un par de pasos y guardando su arma dando por terminada su actitud hostil hacia el muchacho y su lagartija.

- Gao piensa que tu y esa lagartija gigante son familia y no nos gusta comernos a la familia de nadie... pero esa palabra que dijiste, "amigo", no la conozco. -

Pregunto el hombre enmascarado sin entender muy bien que había sucedido, pero notando que aquel humano parecía preocuparse por el enorme reptil tanto como el mismo se preocupaba por Gao así que aun que le molestara un tanto perder tan magnifica pesa no retomaría sus intentos de cazarla, no valía la pena gastar sus energías en algo que no era una presa.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [2]
.
.
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
-49


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Invitado el Mar Abr 19, 2016 2:41 pm

Si dijese que no sentía cierta duda de si iba a ser atacado o no él también, hubiese mentido, pero la voluntad de Sorey era mucho más fuerte que cualquier cosa en ese instante. No es que tuviera miedo, o al menos no podía demostrarlo porque las bestias podían percibirlo en seguida y aquello sería peor. Aquel bandido enmascarado no parecía dar señales de ser muy humano, por cómo se comportaba y como le gruñía y enseñaba los dientes a pesar de haberse parado, agitado. Sin embargo, el castaño daba gracias a sus adentros de que supiese como actuar en esos instantes, puesto que las riñas con los wyverns nunca habían sido moco de pavo y él estaba muy acostumbrado a tratar con bestias feroces. Respetaba el peligro, aún así, por eso se quedó muy quieto pero con sus intenciones altas y sin flaqueo, protegiendo a su wyvern que permanecía aturdido por los golpes.

Eso sí, el corazón le iba a mil por hora y había cerrado levemente los ojos antes de que la espada se quedase a centímetros de él. Al no notar nada, Sorey abrió sus ojos verdes poco a poco, para observar con más detenimiento al cazador delante de él, sintiéndose ligeramente fascinado por la curiosa máscara que llevaba.

Lo que si notó llegó después; una pequeña criatura que subió por su pierna. El castaño entonces se sorprendió un poco y trató de ver qué era, pero para cuando esta llegó a su hombro y comenzó a restregarse levemente por su mejilla en un acto cariñoso, al joven Pastor se le desvaneció la sorpresa y la ligera confusión y comenzó a reír levemente, con gracia, porque la ardilla (ahora que podía haberla visto bien) le estaba haciendo cosquillas.

¡E-ey! ¿Tú de dónde has salido, amiguito? —Preguntó a la pequeña ardilla de forma casi inconsciente. Cuando se quiso dar cuenta, el chico enmascarado había dejado de tratar ser intimidante y se había alejado un poco, poniendo algo de distancia y guardando la espada que había estado a punto de herir a Mikleo. Y hablando de él… — ¡No Mik, quieto! ¡Nada de hacer daño!

Se giró hacia el wyvern que había comenzado a moverse y antes de que rugiese enfadado contra el atacante, Sorey lo calmó y lo tomó de la cabeza, acariciándole el morro con una mano. No solo había parado al enmascarado, sino también a su propio amigo alterado porque no quería ninguna pelea allí. El wyvern blanco y azulado resopló porque estaba enfadado, pero las palabras y manos de su amigo le hicieron parar y quedarse quieto. El castaño lo entendía pero ya no había amenaza así que no quería traicionar la “confianza” que se había ganado del otro. Por eso suspiró y se preocupó también de la pequeña ardilla que tenía en su hombro, acariciándola levemente para que no tuviera miedo tampoco. Él no le haría ningún daño.

¿…Gao? —Preguntó, algo sorprendido cuando el otro habló. Se giró entonces a él y tardó unos momentos en saber que decir exactamente. — Ah, te refieres a este amiguito…  —Había dicho “nos” así que pensaba que eso explicaba el por qué se había parado justo cuando había aparecido la pequeña y graciosa ardilla.— Así que lo conoces. Entiendo. Encantado de conocerte, Gao. Gracias por ayudarme. —Le dio las gracias al pequeño animalito peludo que seguía encima suya, e hizo un gesto de paciencia cuando Mikleo volvió a refunfuñar. Solo estaba molesto porque habían intentado cazarlo, así que lo entendía. Pero agradecía que al menos le hubiese hecho caso. — ¿”Amigo”? Pues… Bueno, es como “Familia”, algo muy parecido, ¿sábes? Alguien al que quieres y sientes que debes proteger. Por eso, no quería que le hicieras daño a Mikleo. —Trató de hacerle entender, pero si realmente no lo entendía se esforzaría por explicarle lo mejor que pudiese. Aunque Sorey nunca había tenido otro amigo que no fuese Mik… No, espera ¿O sí que lo había tenido? Su mente hizo algo extraño, y se quedó confuso por unos momentos, unos en el que se quedó callado. — Perdón, yo no me he presentado, ¿verdad? Me llamo Sorey. —Le sonrió de forma simpática y amable. — ¿…Cómo te llamas tú?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Naruga1 el Lun Abr 25, 2016 8:17 pm

Y así la pelea termino como si nada aunque Naruga por su parte estaba algo irritado por haber gastado tantas energías en una presa que al final no pudo cazar. El branded se tensó nuevamente dispuesto a sacar su espada en cuanto la lagartija gigante comenzó a gruñir y reincorporarse más el humano parecía tenerlo todo bajo control tranquilizando a la otra bestia de una forma que incluso le recordó a como solía acariciarle su amo para calmarlo…. Francamente le extrañaba y estaba un tanto preocupado por su seguridad estando tan lejos el uno del otro.

- Le agradas a Gao… eso es extraño, el siempre cerca mío… no agradan extraños.

Se expresaba lo mejor que su limitado vocabulario se lo permitía aun que gracias a su dueño había aprendido un montón de frases y palabras nuevas además de hablar ligeramente más fluido, aun así mantenía la costumbre de omitir palabras que no creyera necesarias para hablar lo menos posible pues aquello al no dársele del todo bien prefería evitarlo lo más posible.

- No veo diferencia… -

Expreso el branded ante la explicación que le daba el chico respecto a los amigos pues hasta donde sabia la familia era precisamente eso, aquellos a quienes deseabas proteger y permanecían siempre a tu lado tal como lo hacía el animalillo peludo. Ladeo ligeramente la cabeza ante la presentación del muchacho pues no era muy común que alguien se molestara en presentarse o ya siquiera preguntarle su nombre, de todas maneras no le molestaba responder pero reforzaba su idea con que el humano de pelo castaño que tenía enfrente era muy extraño.

- Naruga… él es Gao… somos familia

Se limitó a decir señalándose primero a sí mismo al pronunciar su nombre y después apuntando a la ardilla al decir el suyo esperando que con eso fuera suficiente. Gao bajo del hombro del chico humano para regresar con su compañero y de la misma manera posarse en su hombro, no sin que antes en mascarado gruñera malhumorado en respuesta al bufido del wyvern.

- Cielo oscuro, muchos depredadores… será molesto buscar otra presa.

Aquel comentario en voz alta fue dedicado más que nada a su compañero peludo, casi como si fuera una disculpa por no haber podido conseguir comida para ese día, ambos estaban hambrientos y eso se confirmó con el rugir del estómago perteneciente al enmascarado. Si bien en el desierto la noche era un lugar ideal para cazar se había dado cuenta que era todo lo contrario en los bosques y lugares similares pues las presas se refugiaban en sus guaridas para permanecer escondidas y los depredadores como el mismo se volvían mucho más activos desencadenando una competencia entre ellos por ver quien lograba cenar esa noche.

- Lagartija, eres un digno oponente, humano Sorey hombre valiente… cuiden a su familia

Comento el branded para después dar media vuelta con intenciones de marcharse pues no había nada más que hacer en ese lugar según el criterio del branded, además de que el viaje lo tenía fatigado y aquello le dificultaría el atrapar una nueva presa si el tiempo se prolongaba, más aun porque su estómago no paraba de gruñir y eso le quitaba muchísimo sigilo a su estilo convencional de cacería.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [2]
.
.
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
-49


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Invitado el Jue Abr 28, 2016 3:09 pm

Sorey pudo entender gran parte de las cosas cuando el chico enmascarado le habló más. Todo eso de la actitud furtiva para intentar cazar a Mikleo y sus formas a la hora de actuar y expresarse… Parecía que ese chico vivía por ahí, solo, y que no tenía mucho contacto con otros humanos. O eso es lo que el castaño pensó.

Oh, quizá puede que sea porque… estábamos pensando en lo mismo. —Esa era la sensación que Gao le había dado cuando se había subido a su hombro y se había restregado levemente contra su mejilla. Así que al hablar de él, giró un poco la cabeza a ver a la pequeña ardilla y alzó una mano para acariciarle la cabecita con un dedo y una pequeña sonrisa. Aunque con la explicación de la diferencia entre los dos términos volvió a mirar al enmascarado. Sorey puso una expresión de disculpa y se llevó esa mano detrás de la cabeza, en su gesto característico. — Bueno, es difícil de explicar… Hay alguna gente que considera que a la familia no la puedes elegir, y que por eso, a veces la familia no significa tanto para uno como los amigos… Pero ahora que lo dices, si que no sabría diferenciarlo bien. —Después de todo, Mikleo podría ser como su familia también, igual que su abuelo. Pero mejor lo dejaba así. Le sonrió al chico, queriendo intentarlo al menos. — En este caso, las dos cosas están bien… Lo siento. —Se volvió a disculpar con esa expresión. Esperaba no haberle hecho un lío, no era bueno en esas cosas.

Atendió cuando el enmascarado de presentó y el joven Pastor se mostró abierto y simpático en todo momento. A pesar de que el otro había estado en una actitud agresiva al principio, Sorey sabía que solo había sido por un instinto cazador, y eso no le molestaba para nada. Aunque eso le hacía pensar; si había intentado cazar a Mikleo, significaba que no tenía nada que llevarse a la boca esa noche. Lo que dijo reforzó su idea, o le dio razón a ella. Pero antes de que pudiera decir nada, el chico ya se estaba dando medio vuelta para irse por donde había venido. Sorey en seguida se alertó un poco, con algo de culpa. Claro que no iba a dejar que asase a su pobre wyvern, era pensar en eso y desecharlo en seguida de su cabeza, sacudiéndola un poco. Pero al parecer tenía hambre y él se lo “había fastidiado” por así decirlo, así que en parte era culpa suya.

¡Espera! —Le llamó antes de que se fuera, adelantándose a él con un paso y alzando una mano. Mikleo refunfuñó de nuevo cuando escuchó lo de “lagartija”, molesto ante el mote, pero Sorey solo sonrió un poco desviando la vista algo a él. Si Naruga era capaz de decir que cuidase a su familia, entonces estaba seguro de que el chico no era en absoluto malo o salvaje. Aunque Mik no pensase lo mismo. — Tienes hambre, ¿verdad? Por eso estabas buscando una… presa. —Extendió ligeramente ambos brazos, a modo de invitación. — Yo acabo de salir de un pueblo y tengo reservas, puedes comer lo que quieras. Así que… ¿Por qué no te quedas a pasar la noche?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Naruga1 el Vie Mayo 06, 2016 2:57 am

El branded ciertamente sentía curiosidad por aquel jovencito pues para el lo mas normal seria intentar cortarle el cuello a quien amenazara a su amigo peludo pero por mas que lo intentaba no lograba detectar rastro alguno de miedo u hostilidad provenir del castaño... un humano muy extraño sin duda. Desde su limitado punto de vista desconocedor del mundo y su sociedad fuera de su cueva o como mascota del chico que lo había acogido Naruga no pudo evitar sorprenderse ante la declaración del muchacho pues ademas de la cacería no conocía otros medios para obtener alimento que no fueran el saqueo sin siquiera ponerse a pensar de donde salia la comida que usualmente se robaba de las caravanas que asaltaba.  

- Hay comida en pueblos?, ya veo... -

Su forma de vida era bastante simple; Tienes hambre, matas algo. Siempre había sido de aquella manera pues al cazar la presa en cuestión debía morir y al saquear quien se resistiera perdía la cabeza, crudo pero simple y efectivo. por otra parte su nuevo Amo había trabajado en enseñarle un tercer método, el de "pórtate bien, obedece y te daré comida como premio" y ya que no quería matar al llamado Sorey ni tampoco podía lastimar a la lagartija parecía ser la opción mas viable.

- Entiendo... a cambio de comida, debo matar a alguien?... o solo debo... sentarme?, suplicar?, que?.... se mas claro humano Sorey, necesito orden si quieres que haga algo. Tengo hambre, solo dilo. -

Si quería comer debía hacer algo primero, es así como lo habían "entrenado" hasta ahora para mantenerlo bajo control y que aprendiera a seguir ordenes. Gao por su parte, ajeno al entrenamiento que recibía su amigo día a día salto del hombro del branded y comenzó a corretear alrededor del chico castaño pues aparentemente y por alguna razón inexplicable aquel animalillo peludo parecía entender mejor al humano que su compañero enmascarado.

- Gao.... ordenes primero, comida después. Amo insiste en que así sea -

Le hablo al roedor el cual dejo de corretear y le miro ladeando un poco la cabeza, casi como si le dijera que aquello no tenia sentido. Igualmente Naruga respondió con un leve gruñido a modo de desacuerdo.... era curioso pues parecía que ambos se comunicaban mas por gestos y sonidos entendiéndose bastante bien mutuamente. Para quien fuera observador de igual manera podría notarse que del cuello del branded colgaba un collar de piel fina característico de las mascotas de la gente adinerada, siendo sus principales portadores perros, gatos o animales que pudiesen pasearse con una correa.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [2]
.
.
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
-49


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 11, 2016 12:02 pm

Sorey estaba viendo que aquel muchacho ni vivía cerca de una ciudad ni sabía exactamente lo que era, o al menos eso era lo que le decía al escuchar que no sabía que había comida en pueblos. Seguramente se alimentaba a base de la caza y vivía en algún lugar de aquel bosque. Sorey nunca había pensando antes que pudiera existir gente así, o por qué motivo, pero realmente no le parecía que fuese realmente malo. Quería decir, al chico se le veía bien y fuerte, y no pensaba que vivir estar realmente atado a algo fuese algo que no debiese ser así.

¿Ah…? —El castaño se quedó ciertamente confuso por lo que Naruga empezaba a decirle. ¿Qué tenía que ver eso con que le diese comida? Normalmente cuando uno le ofrecía comida a alguien era porque quería dársela para ayudarle si tenía hambre, al menos, eso era lo que Sorey había aprendido. Un signo de caridad y amabilidad, sin buscar nada a cambio. Pero parecía que para el chico no era así. — No, no. No es así. —Trató de explicarle a Naruga, mientras veía como Gao desprendía pequeños ruiditos de alegría y correteaba a su alrededor como si él sí entendiese que era lo que Sorey quería decir. Como respuesta, el castaño se rió levemente y ante la riña del enmascarado, mientras el Pastor cogía al animalito nuevamente en brazos porque era demasiado adorable como para no hacerlo, Sorey parecía entender que era lo que ocurría ahí. — ¿…Amo?

Oh… ¿Entonces no era alguien que vivía allí “en libertad”? ¿Se había equivocado? Sorey nunca había conocido antes a un esclavo, pero sabía para que se utilizaban y que en algunos sitios esa práctica estaba bien vista. A él, por el contrario, no le parecía de esa forma, pero sabía que no era quien para juzgar y que tenía el presentimiento de que Naruga no entendería ese tipo de cosas, si el castaño se pudiera a preguntar sobre su condición de pertenencia, o de mascota. No parecía herido, o que tuviera miedo al hablar de su “amo” así que por el momento no creía que debiese decir nada.

Mh… Pero ya has hecho algo ¿no crees? Cuando te he pedido que parases lo has hecho, así que eso merece que te dé de comer. —Explicó, como si de esa forma Naruga ya hubiera “obedecido una orden” y no hubiese más motivo por el que hacerle esperar. Sorey subió a la pequeña ardilla a su hombre, de nuevo y le acaricio la cabecita con un dedo. — Venga Naru, siéntate en la hoguera conmigo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Naruga1 el Lun Mayo 23, 2016 2:33 am

El branded ladeo la cabeza ligeramente ante el comentario del chico pues era verdad que en cierta forma ya había obedecido una orden por la cual se había ganado su comida. Aquel humano frente a el no era el alvino con el cual era su deber cuidar, proteger y obedecer pero el chico no era ciertamente un enemigo ni representaba una amenaza asi que el enmascarado llego a la conclusión de que estaría bien aceptar quedarse con el por el momento... o por lo menos hasta que encontrara al albino de nuevo.

- Humano Sorey conoce Seriola?... Yo ir con amo en madera tambaleante pero agua cayo del cielo, viento muy fuerte y cai de madera... agua por todos lados... Humanos que no sirvientes me sacaron de agua con pescado el otro dia y desde entonces yo perdido. Hogar en Seriola, debo regresar con amo. -

Poco y nada sabia el enmascarado que se encontraba en otro continente, de hecho difícilmente entendía que estaba vivo de milagro pues la tormenta que lo arrastro se había cobrado la vida de un par de tripulantes mas. En cuanto el castaño le hubo entregado la comida Naruga comenzó a comer rápidamente centrando toda su atención en ello aun que lo hacia ya de una forma moderadamente educada gracias a los esfuerzos de su dueño por convertir al branded salvaje en alguien minimamente  aceptable en la sociedad, Gao por su parte comie en el hombro de Sorey pues parecía llevarse bastante bien con el joven.

- Y... como has hecho para que Mik-leo tan grande?, he visto muchas lagartijas en desierto pero nunca una tan grande, ademas Mik-leo bueno en combate y muy fuerte. -

En cierta forma el branded estaba fascinado con el compañero del humano pues nunca vio semejante criatura en su vida, lo llamaba lagartija pues no tenia idea de que era lo que tenia frente a el. Era un animal bastante entendido y muy fuerte pues pese a haberlo atacado por sorpresa le había dado muy buena pelea y no dudaba que de haber continuado peleando contra el habría acabado considerablemente lastimado. Lo que también llamo si atención desde la primera vez que lo vio fueron aquellas grandes alas haciéndole preguntarse si aquella criatura podría volar o solo planeaba como había visto en algunas otros animales.

- Animales distintos a desierto, humanos distintos también... Aquí humanos no se matan entre ellos, no hay peligro, no tanto. Antes de ir con mi amo pelear mucho contra humanos, algunos buenos oponentes, otros no mucho. Ohh, pero yo no mato humanos si ellos no atacan, pelear gasta energías y eso muy molesto. Ahh... pero amo da comida y bebida así que ahora solo mato cuando amo lo ordena o quieren lastimarlo. Amo muchos enemigos, muchos. -

Daba algunas pausas entre bocado y bocado, seguia sin ser especialmente educado pero por lo menos ahora no comía con las manos ni masticaba con la boca abierta. Tenia la esperanza de que el chico pudiese orientarle un poco para regresar a casa y por ello estaba especialmente conversador esa noche.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [2]
.
.
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
-49


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 25, 2016 2:08 pm

Sorey tenía dos curiosidades en ese mismo instante, cuando Naruga comenzó a hablar más, para explicar cómo podía su situación. Una era que le había llamado “humano” y eso le sorprendió, comenzando a pensar en seguida. Quiso saber si había algo sobre el otro chico que demostrase que fuera un laguz, ese otro tipo de raza que existía en el mundo, pero lo cierto es que él nunca había visto a ningún tipo de ellos y no podía diferenciarlos bien, solo lo que había leído en libros hacía ya… en un tiempo que no podía recordar bien. También podría ser que al ser un esclavo y tener amo, Naruga no se considerase un humano a sí mismo, al no haber sido enseñado como tal. En ese caso, Sorey no podía decir cuál era la correcta así que, simplemente, no le dio más vueltas al asunto.

La otra curiosidad era que había hablado de Seliora, y Sorey empezó a repasar mentalmente el mapa de los continentes que había visto innumerables veces. Resultaba ser que desde hacía años había tomado cierto gusto por la lectura, y más allá de eso, por la historia que existía tanto en sus tierras como en las demás. Por ello, había leído muchos libros sobre otros países, reinos, marquesados, incluso imperios… Había imaginado su clima, su situación geográfica, las leyendas que habían nacido allí, y toda clase de información que le llamase especialmente la atención sobre un lugar. Era por eso que siempre había querido salir de Elysia y conocer esos lugares, aunque, claro, nunca había tenido tanta información… Se preguntaba cuándo había empezado a leer sobre esas cosas, porque era otra de las cosas que no lograba recordar. Estaba empezando a pasarle mucho.

Seliora, Seliora… —Murmuró un poco en voz baja, intentando hacer memoria. Recordó que llevaba un pequeño diario sobre un aventurero que había viajado por todos los continentes conocidos, habiéndolo conseguido en el pueblo cercano lleno de viajeros que había cerca de su aldea, así que tomó mano de la bolsa que llevaba colgada a su cintura y de él sacó un libro algo grueso, donde habían una cuantas anotaciones. Lo puso en su regazo al haberse sentado junto a la pequeña hoguera que había hecho, y pasó las páginas. — ¡Ah, sí! Está en Begnion, ¿verdad? Mh, pero eso está en el continente de Tellius… —Murmuró para sí mismo, mientras le tendía la carne en salazón que había conseguido para sus reservas, dándole un pedacito también a Gao en su hombro, al escucharle. — Así que te subiste un barco con tu amo pero os alcanzó una tormenta y naufragaste… —Sorey pareció hacer un gesto preocupado, porque en esas cosas solían haber muchos muertos. Esa clase de temas le ponían algo triste, sin saber bien como abordarlas adecuadamente, ni que le afectasen demasiado. Aún así, se sentía agradecido de que Naruga hubiese podido ser salvado por pescadores, porque de no ser así… seguramente no lo hubiese contado. — No se la distancia que hay realmente porque no he estado allí nunca, pero Seliora queda muy lejos de aquí… Lo mejor sería ir al norte, a Illia, y en su puerto coger un barco que te llevase hasta Begnion.

Ese era el mejor plan, claro, porque si estaba perdido y Naruga no conocía nada del entorno de donde estaba, aunque pudiera sobrevivir por sí solo, tendría dificultades. Además también estaba el hecho de que no sabía dónde estaba la persona que era su… “amo”. Sorey encontraba algo de problema referirse a esa persona de esa forma, pero sabía que no debía meterse donde no le llamaban.

¿Crees que tu amo también está perdido? —De ser así, sería un gran inconveniente… Sin tener ninguna pista suya, el hecho de buscarle sería dificultoso e interminable, así que lo único que quedaba es que Naruga regresase a su “hogar”

¿…Pero podría hacerlo él solo? se preguntaba Sorey, mientras veía que le costaba expresarse y que no toda la gente tenía tanta paciencia para conversar y tratar de entenderse con el chico de la máscara.

¿Uh? —Aquella pregunta le hizo sacarle de sus cavilaciones para poner atención a lo que le decía. Sorey entonces sonrió levemente, girándose un poco y viendo como Mikleo estaba recostado, algo alejado, pero estaba despierto y alerta, porque no parecía gustarle Naruga. En cambio, el castaño pudo escuchar un pequeño gañido procedente del wyvern, como si realmente entendiese las palabras de reconocimiento viniendo del otro. — Ah, no le hagas mucho caso, Naru. Se le pasará pronto. —Esa vez rió un poco. — Es que Mikleo no es una lagartija, ¿sabes? Es un wyvern, por eso es grande. Verás, es una especie de dragón, por eso también tiene alas… Pero una vez leí que los verdaderos dragones existieron una vez hace ya mucho tiempo, y que eran mucho más grandes, expulsaban llamas e incluso podían adoptar forma humana y hablar. ¿No crees que eso es genial? Me pregunto si los dragones todavía existen…

Cuando comenzaba a hablar de las cosas que había leído, Sorey era incapaz de acallar sus propios pensamientos dichos en voz alta, y la mayoría de veces acababa hablando solo. No lo hacía con mala intención, por supuesto, ni siquiera iba de cerebrito, más bien era porque su curiosidad innata salía a flote en ese tipo de conversaciones y era propenso a compartirlo con quien fuese, siendo así de honesto y abierto.

Oh… perdón. —Cuando se dio cuenta de que estaba hablando de menas, puso una pequeña sonrisa de disculpa y se llevó una mano tras la nuca, frotándola levemente. Era un gesto que hacía bastante, muy característico suyo. — El desierto, dices… ¿El desierto de Grann? ¿Vivías allí antes? Parece que has pasado por muchas cosas… —No como él. En cierto sentido se sentía algo avergonzado por ello, más “niño” por no tener tantas experiencias, pero pensaba que eso iba a acabar pronto, o que ya había acabado. — ¿Y cómo empezaste a ir con tu… “amo”? ¿Te trata bien? —Eso le llamaba la atención, porque Naruga no parecía tenerle especial odio o resentimiento hacia él, así que quizá solo era la forma en la que tenía de llamarle… pero lo cierto es que de eso no podía imaginarse que tipo de persona sería. Ante todo, de ser así, no pensaba que pudiera ser mala, en absoluto. Fue por eso por lo que empezó a poner algo de atención a como intentaba explicarse el otro sobre cómo vivía ahora y que tipo de cosas hacía, y aunque hablaba de “matar a personas” y eso a Sorey no le gustaba mucho, lo que más le llamó la atención era que, cuando se le daba conversación, Naruga parecía ser bastante hablador.— No pensé que fueses a querer contarme tantas cosas, me alegro mucho por ello. —Le hacía sentir algo cercano. Nunca había conocido a alguien ni había tenido un amigo en realidad… Creía, aunque esa no era la sensación que tenía cuando quería pensar sobre ello. Era extraño.— ¿…Por qué tu amo tiene muchos enemigos? ¿Habla contigo de esas cosas?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Naruga1 el Vie Mayo 27, 2016 4:47 am

- Continente?, no entiendo... se come? -
Spoiler:

Aun había muchas palabras y términos que desconocía pues aun que el joven duque se dio a la tarea de educarlo para comportarse de forma menos salvaje ampliar su vocabulario nunca fue una prioridad pues francamente tenían cosas mas urgentes en su comportamiento que habían de ser corregidas con mas premura. No era que fuese realmente tonto o bruto pero tenia dificultades para asociar las cosas y a pensar detenidamente las cosas, estaba mas acostumbrado a reaccionar por instinto que  razonar por lo que cualquier cosa que no se le hubiese enseñado previamente era complicada de entender para el.

- Grrrr... Humano Sorey dice cosas complicadas. Ir lento, yo poco espacio en cabeza y llena muy, muy rapido. Que es Tormenta?, que es naufra...gah?. Madera que flota es barco?, asi llama?, donde Illia?, continente es Illia?? -

Eran muchas que pensar de golpe pero realmente deseaba regresar con si joven amo lo antes posible y por ello quería entender mejor a que se refería el muchacho de cabello castaño, no es de todas maneras como si tuviese la oportunidad de charlar muy a menudo así que se esforzaría por seguir el ritmo de la charla al joven que lo estaba alimentando.

- Amo bien... el no cayo de... como llama?, barco?. Viento muy fuerte, llevo sirvientes y a mi.... oh, pero no muchos. Amo seguro a salvo así que no problema. -

Confiaba en que no estuviese herido pues el muchacho permaneció resguardado en su habitación aun que le preocupaba en sobremanera el que lo atacasen mientras el no estaba para cuidarlo, previamente ha habían sufrido ataques en lo que eran paseos de rutinas así que el branded estaba inquieto en ese sentido pues hacia días ya que estaba separado del niño. Dichos pesares se esfumaron de inmediato en cuanto Sorey comenzó a hablar de las criaturas llamadas dragones que al parecer en aspecto era como Mikleo pero con la capacidad de arrojar fuego por la boca, aquella historia lograba captar su atención como lo haría con un niño pequeño pues se imaginaba a los dragones como bestias enormes que serian un digno oponente en una batalla.... se alguna manera incluso llego a preguntarse si estarían sabrosos. Ladeo ligeramente la cabeza en cuanto el otro se disculpo, lo cual le pareció extraño pues hasta donde entendía solo se pedía perdón cuando se había hecho algo malo decidió no pensar mucho en eso de momento pues el chico nuevamente hablaba para hacerle un par de preguntas mas.

- Desierto de Grann, si... mi cueva allí. Era cueva de mis padres pero ambos muertos así que cueva mía.... Antes de ir con amo yo bandido. Caravanas no pasar mucho por decierto pero cuando lo hacian yo quitar alimentos y bebidas, si no entregaban yo cortaba garganta pero si nadie atacaba dejaba ir. Pasaron muchos días sin haber caravanas, mala temporada. Gao y yo mucha hambre, casi muertos... entonces paso caravana de amo. Corte cabeza a guardias y entre a caravana pero no comida y agua, solo amo allí... otros guardias entraron y yo lo agarre para que dejaran salir. Me lo lleve a mi cueva junto con Seith, familia de amo, serpiente color amarillo... yo iba comer Seith cuando amo arrojo jarrón a cabeza y escapo. Yo fui tras el pero nos atacaron muertos, así que mate muertos... yo muy cansado. Um... al final Amo dijo que daría comida y agua si llevaba de regreso a caravana... llegaron mas muertos y yo mate muertos otra vez, pero casi muerto yo. Entonces amo brilla y ya no mas dolor.... y... día siguiente yo en casa de amo. -

Explico aquello lo mejor que pudo pues siquiera el entendía como es que las cosas habían terminado como lo hicieron en primer lugar, por otro lado la magia extraña que usaba Hasim para sanar las heridas que recibía en las peleas era un tópico desconocido pero fascinante para el branded al mismo tiempo.

- Tratar bien?... no lo se, que es tratar bien?. El ordena y yo hago, comida y agua después... su hogar mi hogar, el enseña cosas y yo cuido que no lo lastimen. Si amo dice que mate yo mato, si dice quieto yo quieto, muy fácil vivir con amo. -

No parecía entender el concepto de lo que era correcto y lo que no, de hecho hablaba de sus asesinatos con total ligereza y soltura, sin arrepentimientos, sin remordimientos. Cualquiera lo catalogaría como alguien bastante peligroso, un asesino despiadado, pero allí estaba, sentado al lado del castaño comiendo tranquilamente cuanto podia echarse a la boca y teniendo de amigo a un pequeño animalillo que, una vez satisfecho se acurruco en el hombro del joven jinete para tomar una siesta.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [2]
.
.
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
-49


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 31, 2016 7:57 pm

Sorey se rió ligeramente ante la pregunta incrédula del chico de la máscara. Al parecer había muchas cosas que no conocía, pero a esas alturas de la conversación ciertamente no le extrañaba. Decidió entonces hacer una expresión de disculpa y entonces empezar a resolver algunas dudas que soltaba al aire.

Continente es una extensión de tierra realmente grande. Solo puedes viajar entre continentes en mar o volando, es por eso que al estar separadas estas grandes extensiones de tierra se les llama “continentes”. El continente de dónde has venido tú se llama Tellius. Donde estamos ahora es el continente de Elibe, en los marquesados de Lycia.

Intentaba hablar algo despacio para que pudiera seguirle o al menos entender algunas cosas básicas, porque realmente sabía que todo era imposible que supiese de que hablaba. Aún así, Sorey tenía la sensación de que Naruga era listo y aunque no supiese con exactitud qué era lo que estaba pasando, si sabría cómo actuar bien. Pero por muy bien que pudiera defenderse, no le parecía una buena idea en absoluto el dejarle solo y a su suerte. No por que pudiese ser peligroso para él, sino por el hecho de que pudiese llegar a atacar a alguien en un intento desesperado de sobrevivir. Creía que no hacía falta, si se quedaba a su lado hasta que volviese a casa.

Illia es el país que hay en el norte. Tiene un buen puerto donde podríamos llegar a Begnion, a tu casa… Pero pensándolo bien, quizá no sea la mejor idea. ―Suspiró, pensándolo a medias. Tuvo también que explicarle que la cosa en la que habían viajado era un barco, para qué servía, y que había pasado probablemente en la tormenta en la que se habían involucrado. El por qué del naufragio fue más difícil de explicar, sobretodo porque era algo que él no había vivido. Solo era lo que deducía por la historia que el otro le contaba. ― Porque si caíste al agua de un momento a otro… puede que tu amo no esté en Begnion.

Puede no, era lo más seguro. Tampoco tenía información de que era lo que había pasado con aquel barco, así que quizá su amo también estaría deambulado por algún sitio de Elibe, o no lo había contado. No, no podía pensar eso. ¡Seguro que estaba bien, como Naruga! Además él mismo lo decía, ¿no? Sorey no tenía por qué dudar de él, si lo conocía. Solo tenían que encontrarle.

El chico castaño atendió a todo lo que le contaba, aunque era un poco confuso. Aún así, pensó que pudo hacerse una buena idea de cómo había llegado Naru a convertirse en una especie de mascota, y en realidad no había pasado nada demasiado… cruel. En cierto modo, hasta parecía que a él le parecía bien porque le cuidaban y le daban de comer, y no parecía recibir un maltrato o alguna clase de castigo. Era por eso por lo que el joven Pastor pensaba que su amo, aún siendo llamado así, no podía ser tan malo. Aunque de aquello también sacaba en claro que los que eran llamados “Emergidos” también estaba en el continente de Tellius. Aquello parecía ser más grande de lo que él había pensado alguna vez, y eso no le gustaba. Pero algo así no le acobardaba a la hora de pensar en que deberían de viajar, si querían encontrar al amo de Naruga y llevarlo de vuelta con él.

Bueno… Si para ti está bien eso entonces lo está. No es que hagas nada que no quieres, ¿verdad? ―Pensaba que era inútil hacerle cambiar de opinión, en parte porque Sorey prefería quedarse fuera de los demás de “ordenes de matanza”. No era tonto y sabía que el mundo era cruel, pero prefería pensar que había muchas razones alrededor de esas formas de vida. ― Así que… voy a ayudarte a volver con él. No quiero que deambules solo.

Fue entonces cuando Sorey rió ligeramente al ver como Gao se acurrucaba en su hombro, y luego le sonrió al chico enmascarado.

Pero primero tendrás que decirme dónde te recogieron con la red los pescadores. Solo así sabré donde empezar a buscarlo, ¿vale? ¿Me ayudarás?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Naruga1 el Jue Jun 02, 2016 3:25 am

Sorey se tomaba el tiempo para hablar despacio y explicarle las cosas, el branded por su parte escuchaba de manera atenta para intentar comprender lo que sucedía en la medida de lo posible. Según tenia entendido hasta ese momento, lo que llamaban continentes eran un montón de tierra separadas por agua, su hogar estaba en uno y el en otro por lo que terminaba por quedar bastante claro que estaba muy lejos de Begnion. Ladeo la cabeza nuevamente pues el humano parecía cuestionarse cual rumbo debía de indicarle para volver con su amo, Naruga por su parte estaba mas perdido que una aguja en un pajar por lo que solo se limitaba a observarlo mientras terminaba de comer todo lo que le hubiesen puesto en el plato.

- Amo no en Begnion... paseo cuando estábamos en barco. Dijo que vería a persona importante, pero no se a quien -

No es como si hubiese prestado demasiada atención a ese tipo de cosas, después de todo estaba mas interesado en las cosas que el chiquillo intentaba enseñarle, mas concretamente su forma de comportarse pues sea quien fuera la persona que irían a visitar era aparentemente quisquillosa con esas cosas. En cuanto Sorey le pregunto donde lo habían recogido los llamados pescadores, personas que adivino fueron los que lo sacaron del agua, el enmascarado se limito a alzar su brazo apuntando hacia una dirección que parecía aleatoria pues hasta hace unas horas venia caminando en esa dirección, sin embargo llevaba varios días perdido por lo que era muy probable que el bandido no tuviese ni la mas remota idea de donde lo habían rescatado.

- Pueblo es lugar con muchos humanos?... desperté en pueblo, creo. Varios días de aquí por allá, humanos muy ruidosos, me hicieron enojar -

Como era de esperarse pensar Naruga ya había hecho de las suyas nada mas despertar pues aun no estaba acostumbrado a estar rodeado de mucha gente y mucho menos a reaccionar tranquilamente cuando alguien lo atosigaba mas de la cuenta. Estaba acostumbrado a matar o morir y a ambiente verdaderamente hostiles donde no se podía confiar en nadie por ello era común que Naruga confundiera cosas bien intencionadas como lo era acercarsele demasiado o darle palmadas en el cuerpo como una amenaza.

- Si humano Sorey ayuda... yo protejo a humano Sorey. Buena comida, yo obedezco mientras regreso con amo. -

Comento dejando a un lado su plato vació para finalmente comenzar a acomodarse para descansar, mostrando un par de colmillos mas grandes que los de un ser humano normal pero mucho mas pequeños que los de un laguz. El branded se quito la piel blanca que usaba a modo de peluca para ponerla en el suelo y así hacerse de un lecho para descansar, mostrando que su cabello real era corto y de un exótico color azul brillante, comenzando a acurrucarse en la mullida piel para descansar, mas sin quitarse la mascara en ningún momento.

- Después de comida hay que guardar fuerzas, mañana día duro también. Humano Sorey y Mik-leo deben dormir o débiles mañana -

Finalizo el branded soltando un pequeño suspiro una vez estuvo hecho un ovillo en la mullida piel que antes usaba como peluca, Gao por su parte parecía sentirse cómodo con el chico humano por lo que seguía dormido a su lado.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [2]
.
.
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
-49


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Invitado el Mar Jul 05, 2016 9:30 pm

Oh, eso era nuevo. Si su amo no estaba en Begnion, sino que también había estado en el barco y ese vieja era para ir a visitar a alguien importante, entonces seguramente también andaría perdido. La única solución era ir donde habían recogido a Naruga, esperando que supiesen de algún naufragio cercano y averiguar hacia donde iba el barco y quien iba en él. Iba a ser un poco complicado, pero al menos podían visitar pueblos costeros rápido en Mikleo. Estaba seguro de que tendría que convencer a Mikleo de que dejase que Naruga subiese encima suya, porque desde luego, no le había causado muy buena impresión. Pero por otro lado, pensaba que con un poco de comprensión, su wyvern iba a entenderle y ambos podrían ayudar al chico perdido.

Bueno… creo que no nos queda otra que guiarnos un poco sobre lo que recuerdes, así que iremos en esa dirección volando y trataremos de buscar en el pueblo en el que despertaste. —Sorey asintió, diciéndole que si a la pregunta que Naruga había formulado. — Espero que no les hicieses nada muy… malo. A veces, cuando la gente no se entiende se causa revuelo. —No pensaba que lo humanos hubieran hecho algo tampoco, sino que creía que el desconocimiento de ambas partes era lo que había causado el problema que hubiese hecho enfadar a Naruga.

Sorey comenzó a recoger un poco los cuencos y los dejó apartados. La hoguera ya se estaba casi extinguiendo y Mikleo se había hecho una bola algo alejando de donde estaban, por estar molesto. Con todo eso, sus planes de visitar Pherae y otros marquesados cerca para buscar alistarse en alguna clase de grupo o escuadrón tendrían que esperar, pero en realidad tampoco le preocupaba demasiado porque, ¿si no ayudase a alguien así en problemas, como iba a poder ayudar a su propio pueblo? Si el estuviese en una situación parecida, agradecería mucho la ayuda, así que simplemente no podía dejarle solo.

¿Uh? —El joven Pastor se sorprendió un poco de que el otro chico le dijese eso, pero pensó que lo decía a modo de “cooperemos en esto”. Solo que sonaba un poco a servidumbre. Sin embargo, el castaño fue comprensivo y sonrió. — Ahora somos amigos, Naru. Así que te agradezco mucho que quieras hacer eso por mí, pero no tienes que sentirte obligado. Los amigos se ayudan sin esperar nada a cambio. Por lo que, comeremos juntos mientras encontramos a tu amo. No tienes que ganarte la comida, ¿vale? —Esperaba que entendiese el significado de lo que era la amistad de esa forma, porque en parte él no era su amo, ni nadie al que debía obedecer.  Levantándose despacio, para recoger todo lo que había sacado para alimentar al chico, Sorey lo miró de reojo bostezar y vio esos colmillos. A continuación pudo decir que se quedó sorprendido de verlo quitar ese pelaje que llevaba (y que él pensaba que era su pelo) enganchado a la máscara, y verlo acto seguido hecho un ovillo, dispuesto a dormir. Vaya, si que parecía un animal… en cuanto tenía el estómago lleno, le entraba sueño. A él eso le pareció un poco tierno, así que acabó sonriendo. — Esta bien, entonces descansaremos también. Buenas noches, Naru. Cualquier cosa, puedes despertarme cuando quieras.

Él se estiró un poco y movió la mano, símbolo de despedida. Poco después se encaminó hasta su wyvern, al que acarició despacio, haciendo que este dejase salir un ruidito calmo y relajado y acabó sentándose apoyado en uno de los costados del animal, recibiendo su calor y su arropo. Ahí, Sorey se acomodó y al final acabó cerrando los ojos, esperando que los sueños raros no vinieran de nuevo a su cabeza aquella noche.

Mañana necesitaba tener fuerzas.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Naruga1 el Vie Jul 29, 2016 4:17 am

Naruga se acurruco en el pelaje de laguz blanco que siempre llevaba consigo escuchando las palabras del otro mientras que se ponía cómodo, dispuesto a descansar. Desde su perspectiva no creyó llegar a hacer nada realmente malo en el pueblo pues su moral, de hecho, de momento era bastante ambigua y más inclinada a la forma de pensar del bandido que fue toda su vida pero si, estaba seguro que en ese lugar no lo recibirían amablemente de vuelta.

- Entonces somos familia -

Murmuro el branded soltando un pequeño suspiro al relajarse, hecho un ovillo sobre el pelaje blanco que ahora usaba de cama. Hacia un rato Sorey le dijo dicho que los amigos no eran muy diferente a lo que él consideraba familia y como estaba más acostumbrado a ese termino decidió al final que era aceptable, la familia se ayuda sin hacer preguntas y ya que el castaño comenzó poniendo el ejemplo Naruga estaba dispuesto a corresponder. Estando cómodo y con el estomago lleno por primera vez en días del branded comenzó a salir un pequeño ruido, uno casi imperceptible para quien no estuviese cerca, más concretamente un tipo de ronroneo. No era que lo hiciese de forma voluntaria sino mas bien el joven y su wyvern habían logrado que el mestizo se sintiera a salvo, tranquilo.

Gao finalmente se unió al branded quien incluso en un momento así se negaba a quitarse la máscara, incluso en esos momentos aun que fuera incomodo no mostraría su rostro pues al igual que siempre sabia que incluso un humano tan agradable como lo era este acabaría cambiando su actitud en cuanto lo viera… los humanos pueden tolerar a un bandido pero no a un monstruo después de todo. Le llegaba a la memoria los recuerdos de cuando el aun era un cachorro, ese tiempo donde aun contaba con la protección de sus padres los cuales le obligaban a portar mascara ya desde la más tierna infancia. Entre sueños le venía aquel recuerdo que quedo grabado a fuego en su memoria, aquel en el que había intentado hacer amigos humanos en una caravana y al principio todo iba muy bien hasta que la máscara le fue retira… aquel incidente que provoco la muerte de su madre. Asegurándose de quedar en una posición cómoda en la que su máscara no tuviese peligro de caerse fue que por fin el mestizo concilio el sueño y se quedo dormido…. Habría mucho que hacer en la mañana temprano.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [2]
.
.
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
-49


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Eliwood el Jue Ago 04, 2016 5:43 pm

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Cada uno obtiene un incremento de +1 EXP.

Gracias al aumento de experiencia, Sorey obtiene un nuevo skill de la rama Wyvern Rider:

Salvador - Permite al caballero aprovechar su rápida movilización sobre wyvern, además del espacio extra sobre este, para retirar a otra unidad del campo de batalla. Una vez que esté con el caballero, al protegido no se le podrán dirigir ataques ni atención enemiga, pasando a ser indetectable, a la vez que se le considerará oculto en caso de tener un límite de espacio o necesitar ingresar a un sitio.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
605


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos que todo lo ven y un corazón lleno de pureza (Priv. Naruga) (Social)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.