Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Ammy el Sáb Mar 19, 2016 9:41 pm

Cada año la casa real de Ylisse celebra el baile anual del equinoccio de primavera. En tal ocasión, el pueblo ylissiano colma las calles y plazas bailando y celebrando como solo este jovial reino sabe hacerlo. Los presentes llevan todos sus mejores prendas, algunos más humildes que otros, pero todos asisten con gran alegría y emoción al único momento del año en que los plebeyos y la corona se unen a celebrar.

Para tal celebración, Cynthia se había quitado su armadura y llevaba puesto un atuendo normal pero femenino. Si bien, aunque le gustase mucho destacar de entre los demás, decidió no usar un vestido pomposo en esta ocasión ya que no era precisamente una vestimenta adecuada con la que pudiese moverse con facilidad.

El ambiente que había en el pueblo inspiraba tranquilidad. La gente bailaba, reía, bebía sin parar y los niños corrían por todas partes jugando a “Encantados”. Cynthia se detuvo en un par de ocasiones para bailar y disfrutar un poco de la comida que repartían en el pueblo, también presencio en el bar como dos hombres corpulentos competían entre si jugando a las pulseadas. Y, como era de esperarse, el “favorito” terminó ganando en las tres rondas.

Luego de ver eso, se mostró bastante entusiasmada con la idea de batirse a un duelo con el ganador y así probar su fuerza con este, sin embargo, el grupo no la dejó participar por el simple hecho de que ella era una mujer. Decidió insistir, sentándose enfrente de su contrincante pero terminó siendo echada por dos hombres del local que eran el doble de su tamaño, los cuales la alzaron de los brazos para levantarla de la silla y luego sacarla del bar.

Después de ser sacada, se quedó mirando a la entrada totalmente enojada por el trato que acababa de recibir, si tan solo hubiese traído con ella su lanza o llevase puesta su armadura probablemente no la hubiesen echado con tanta facilidad.

- Geez, que cobarde. Seguro tenía miedo de que lo dejara en ridículo frente a sus amigos.

Estaba a punto de volver a entrar al lugar para pedir de nuevo que la dejasen participar en las pulsadas, cuando escucho un llanto a las cercanías que hizo que se detuviera en seco.

Si estaba escuchando un llanto es porque alguien estaba en problemas, y como futura heroína de Ylisse, su deber era dejar lo que estaba tratando de hacer en este momento para acatar la llamada de auxilio.

Miró hacia los lados en busca del origen del llanto entre ese pequeño grupo gente que pasaba cerca del lugar, y no tuvo que caminar mucho para luego encontrar a un niño y a una niña sentados en una banca.

- Snif… Snif…

- Ya, ya. No llores Rossie, seguro que si se lo explicamos a mamá, ella no vaya enojar por perder a Peludín.

- Pero… Snif. ¡Prometí que lo cuidaría bien! ¡Si no hubiera arrojado ese palo, Peludín no se hubiera ido corriendo!

- ¿Alguien perdió un “Peludín”?

Cynthia aparece en escena, acercándose a los niños para ayudar. Los dos la miran en silencio por un momento, con la chica dejando ahora de llorar y el chico frunciendo un poco el ceño.

- ¿Quién… quién eres?

- Me alegro de que preguntes, niña.- Respondió Cynthia sonriendo alegremente antes de comenzar con su presentación- ¡Yo soy… La caballero pegaso, Cynthia! La cereza en el pastel, la melasa en tus patatas y la mantequilla en el pan que desayunas en las mañanas… Eh. Muy poco nutritivo. Tal suene mejor si digo algo como: ¡Coman frutas y verduras si desean ser sanos y fuertes!

- Ya cállate, abuela. ¿No ves que mi hermanita esta triste? ¡Piérdete!

- ¡Hey! ¿A quién le dices “Abuela”? Tú… ¡Niño grosero!

- Cabeza de clavo.

- Hijito de mamá.

- ¡Gorda apestosa!

Seguían insultándose entre sí, hasta que la pequeña niña llamó la atención de su hermano tirando ligeramente de su camisa.

- Snif… Ya… no se peleen.

- Oh, lo siento Rossie. Nosotros no estabamos peleando. Mira, esa chica mala ya se iba. ¿No es cierto?- Pronunció él mientras consolaba a su hermana y le dirigía una mirada directa a la caballero pegaso al preguntar esto último.

¿“Chica mala”? ¿Ella? ¡Ella era una heroína, no una super villana! Cynthia estaba a punto de decirle unas cuantas cosas a ese chico mal educado hasta que vio el rostro triste de Rossie, recordando así el propósito de su venida.

- Si, lo sentimos mucho, Rossie.- Dijo, mientras se agachaba un poco para acercarse y estar un poco a la altura de la niña- ¿Sabes? Puede que no lo parezca ahora, pero, soy algo así como una heroína.

- ¿Una… heroína?

- ¡Si, Rossie! Y he venido aquí porque te escuche llorando y pensé que necesitabas de mi ayuda. Dime, ¿por qué estas triste?

La niña volvió a limpiarse los mocos que todavía salían de sus fosas nasales y comenzó a narrar la historia del por qué estaba llorando. Le contó a Cynthia que hace un rato estaba con su hermano  jugando con su perro “Peludín” cerca de los terrenos del palacio de Ylisse, cuando fue turno de ella de “arrojar el palo”, este cayó cerca del sendero por el que estaban pasando las carrozas y carretas que iba al castillo. “Peludín” se distrajo con algo que estaba dentro de ella y la siguió hasta la entrada del palacio.

- Llamamos a Peludín varias veces, pero… no volvió.

- Los guardias del castillo no dejan que nadie entre sin invitación, así que no pudimos entrar a buscarlo.

- Pobre Peludín, debe estar muy asustado…

- Vaya…

Después de escuchar la historia, Cynthia se dio cuenta de lo complicado que era la situación en la que estaban esos dos niños.

- Bueno, no llores más Rossie- Pronunció la caballera pegaso mientras se ponía de pie y adoptaba una actitud heroica- ¡Me encargare yo misma de entrar a la Casa de Ylisse y, rescataré a Peludín!

- ¿Eh?

- ¿De verdad? ¡Gracias, señorita!

- ¡Rossie!- Exclamó incrédulo al ver lo rápido que había confiado su hermana en las palabras de aquella desconocida, dirigiendo ahora mirada aun de sorpresa hacia Cynthia- Geez, ¿y cómo se supone que entraras al castillo? Los guardias no te dejaran entrar si no estás invitada, ¿o si lo estás?

- ¡Nope!- Respondió ella, procediendo a hacer una pose dramática- ¡Pero aun en tiempos oscuros, los héroes jamás se rinden! Esto no es nada comparado a los obstáculos que tuvieron que superar para hacerse fuertes. Lo creas o no, hallare la forma de entrar al castillo y traeré a su querido perro de vuelta.

Y con estas palabras, Cynthia se despidió de los dos niños prometiéndose verse en unas horas en la misma banca en cuanto rescatará al extraviado can. Caminó a toda prisa hacia la Casa de Ylisse, donde también se estaba celebrando la Fiesta de la Viña, y espero a que uno de los carruajes que estaban entrando al palacio se detuviera para caminar por detrás y meterse por debajo del carro (como una ninja).

- Ngh…

Para pasar desapercibida, Cynthia tuvo que usar la fuerza de sus brazos y piernas para mantenerse pegada al carruaje. En un principio, su plan parecía ir de maravilla hasta que poco después de haber pasado la entrada, el carro dio un giro cerrado y la joven se desplomó con el movimiento quedando a la vista de los guardias en cuanto el transporte pasó de largo.

- Oye, tú. ¡La chica del vestido azul! ¡Detente ahí!

- ¡Eeek!

Era hora de correr. Cynthia se levantó lo más rápido que pudo del suelo y huyó a toda prisa lejos de los guardias.

- Huff, huff… ¡Peludín! ¡Peludín!... ¿Dónde estás?- Llamó.

Ropa que Cynthia esta usando:


Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Desempleada

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
Issun

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1072


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Virion el Dom Mar 20, 2016 5:39 pm

El baile de la viña estaba siendo un éxito. Todo el mundo reía, bailaba, cantaba y disfrutaba de una celebración centenaria que cada año permitía olvidar momentáneamente al vulgo de sus cuitas y penalidades diarias y relajarse y festejar como si no hubiera un mañana. Dentro del palacio, aunque la situación era un tanto más comedida en cuanto que se debía seguir las muy estrictas aunque no escritas leyes de etiqueta, se vivía de manera muy semejante a como estaban las cosas fueras, teniendo todos la misma cara de alegría y contento que quienes estaban fuera. Al menos, todos menos uno.

Virion no lo estaba pasando muy bien esa noche. Las cosas no le estaban yendo como él las había planeado en un principio. No, él se había preparado, vestido con sus mejores galas, con una capa azul que le daba un toque distinguido y elegante, su peinado clásico que destilaba inteligencia y nobleza y una máscara veneciana que trasmitía misterio y aventura. Todo ello, con el fin de lograr seducir a alguna atractiva mujer que acudiera al baile y poder disfrutar de la magia del amor aunque sólo fuera esa ocasional noche. Pero ¡Ay! Por alguna razón, las chicas se negaban a los avances del arquero.

Quizás fuera porque las chicas nobles son más estiradas que lo corriente y por ende les diera pavor acercarse ante un hombre tan guapo como Virion. Quizás fuera porque las chicas no supieran ver el gran partidazo que es Virion y no se daban cuenta de la gran oportunidad que tenían delante de sus ojos. O quizás simplemente era que todas las chicas a las que Virion se había atrevido a hacer algún avance resultaban estar acompañadas ya por otro hombre y no estaban dispuestas a abandonarlo, ni éstos a permitir que Virion se las llevase delante de sus narices. Fuera por lo que fuera, Virion acabó solo y con el corazón roto… a la par de un ojo morado gracias a un puñetazo de uno de esos hombres celosos con los que tuvo la desgracia de encontrarse. Menos mal que la máscara le permitía ocultar la marca de la humillación recibida.

El caso es que tras tan doloroso fracaso, Virion decidió salir un momento al jardín del castillo para tomar el aire y despejarse un poco antes de volver a la carga, puesto que el arquero no era de los que se rendían ante el primer intento infructuoso… o el segundo… o el decimotercero de la noche…

Los jardines eran sitios especialmente relajantes y tranquilos aquella noche. La fiesta se estaba llevando dentro de los muros del castillo, mientras que afuera sólo había unas pocas parejas en busca de intimidad. Los únicos murmullos que se escuchaban para todos aquellos que paseaban eran los de románticos jóvenes apasionados escondidos entre arbustos o detrás de algunos árboles haciendo cositas tiernas y bonitas. Virion al escucharlos no podía más que sentir envidia, pues desearía estar en la misma situación, pero no se rindió a la desesperación. Tarde o temprano, el amor triunfaría.

Fue entonces, paseando por los jardines, cuando empezó a escuchar una serie de ladridos a lo lejos. Lo cual le resultó extraño, pues las perreras del castillo se encontraban precisamente en la dirección opuesta. Virion decidió acercarse curioso a investigar, pero no había dado ni cuatro pasos en esa dirección cuando otro ruido volvió a llamar su atención, esta vez tratándose de soldados uniformados en misión de guardia que corrían en su dirección. La premura con la que se movían daban a entender que no estaban haciendo ninguna patrulla habitual, sino que algo de urgencia había acontecido. Aunque Virion tenía la noche libre y había acudido a la fiesta como invitado y no estaba de servicio, no pudo más que interesarse por lo que estaba ocurriendo y decidió hacerlo cruzándose en el camino de dichos guardias.

-¡Greetings, mis señores! Os veo muy apurados ¿ha ocurrido algo que esté poniendo en peligro el buen desarrollo de esta festividad?-mientras hacía la oportuna pregunta, Virion enseñó a dichos soldados la insignia que le acreditaba como miembro jefe de arquería de los Custodios de Ylisse y por tanto, persona de mayor rango. Cuando los soldados vieron la insignia, no tardaron ni un instante en cuadrarse y hacerle un saludo militar correspondiente antes de poder responder.
-Nada grave, mi señor. Una joven plebeya que se ha colado en la fiesta. Estamos intentando atraparla.
-Interesante… ¿Podéis describirla? A lo mejor os puedo otorgar mi prominente y providencial asistencia en vuestra tan trascendental búsqueda.
-Oh, bueno, no sé si será necesario…-su tono sonaba confuso ante la forma tan particular de hablar del arquero.-Pero bueno, si la veis, podéis avisarnos. Los que la han visto ha sido por poco tiempo, pero la han podido describir como una joven menuda de pelo grisáceo plateado con coletas y un vestido sencillo de rayas verticales con largas medias.
-Muy bien, muy bien… ¿Y es guapa?-la sonrisa de Virion era escasamente sutil mientras formulaba esa pregunta.
-No… No lo sé, mi señor. Yo no la he visto directamente… Pero dudo que eso sea importante en estos momentos.-respondió algo serio y un tanto molesto tras salir de la confusión inicial.
-Al contrario, mi querido compañero de armas. Esta información es fundamental. Pero no pasa nada si no me lo podéis aseverar directamente. Estaré avizor y pendiente de si encuentro a vuestra damisela fugitiva y os mantendré debidamente informado si algo algún descubrimiento pertinente ante tan importante misión vuestra para el prestigio de nuestra sagrada patria ¡Buena suerte, mis señores! Y que la noche os sea dichosa.

Virion se despidió de los soldados, y éstos hicieron lo mismo, un tanto incómodos ante el peculiar comportamiento de su supuesto superior pero sin ganas de discutir ni tiempo que andar perdiendo. Cuando el arquero vio con su ojo sano que éstos se perdían de vista, volvió a sonreír autocomplaciente, pues parecía ser que la noche volvía a ponerse interesante. Parecía ser que el momento de probar suerte de nuevo había llegado antes que de costumbre. Pero debía darse prisa puesto que si la guardia encontraba a la chica antes que él, perdería tan propicia oportunidad que tan del cielo le había caído.

Mas los hados no tardaron en corresponderle, pues caminando por los jardines en dirección opuesta a los soldados que había visto marchar, empezó a escuchar a lo lejos a alguien que estaba llamando a otro alguien, de nombre “peludín”. Estaba oscuro, y Virion sólo gozaba de un ojo bueno, pero su agudeza visual conseguida tras años de duro entrenamiento con el arco le permitió distinguir a una dulce doncella que entraba dentro de la descripción que el soldado le había dado… y que efectivamente era guapa. Además, tras recordar los ladridos que había escuchado antes, no le costó deducir mucho que era lo que la había llevado a colarse en la fiesta. Virion sonrió mucho más todavía, y decidió hacer su movimiento, antes de que semejante oportunidad se desvaneciera delante de su ojo.

No había mucha luz en los jardines, pero la luna llena lo inundaba todo con su blanquecina luz, y cuando Virion apareció delante de la joven de pelo plateado, con la capa ondeando y la máscara veneciana puesta sobre su rostro, fue como si el astro los estuviera bendiciendo a ambos. El arquero no perdió ni un instante.

-¡Greetings, mi estimada y dulce doncella!-dijo Virion, sorprendiendo a la joven a la vez que le dedicaba una barroca y exagerada reverencia, hincando la rodilla al suelo y poniendo su mano diestra en el pecho.-No temáis, pues si bien sé que no estáis aquí con el debido permiso oportuno, no es mi intención delataros ni entregaros a la guardia. Me presento, soy Virion, miembro Custodio, arquero de arqueros, poeta, héroe y modelo de todo lo que es bello y elegante.-acto seguido se levantó y se sacudió un poco el polvo antes de volver nuevamente la mirada en la joven.-Sabed que Naga os ama esta noche por haberos permitido encontraros conmigo. Por lo que no he podido evitar escuchar, estáis en búsqueda de un tal “Peludín”. Imagino que, a menos que tengáis por afición ponerle nombres exóticos y extravagantes a vuestros amantes, os referís a un can que se os ha perdido. Si es así, estáis de enhorabuena, pues recientemente he escuchado unos ladridos no muy lejos en estos mismos jardines. Dejadme asistiros y juntos encontraremos a vuestro perro sin dificultad ni demora alguna, a la vez que os aseguraré de que ningún guardia os acose ni os impida el reencuentro con vuestra amada mascota mientras estéis a mi lado.

Virion dejó que la joven pudiera reponerse de la sorpresa y responder. El arquero estaba siendo sincero, su intención era la de ayudarla. Al fin y al cabo, era un caballero y los caballeros siempre acuden cuando una dama los necesita. Pero al mismo tiempo esperaba a ver si ese fortuito e inesperado encuentro era el comienzo de una bonita y romántica noche de amor. Después de trece intentos fallidos, como que ya tocaba ¿no?

Otro spoilercito sexy.:
OFF: Repito el spoiler que puse en otro tema de la viña, porque le viene al pego a éste. No he encontrado ninguna imagen de ropa o vestido que me gustase para Virion, así que me temo que debo dejarlo todo a vuestra imaginación. Sí que os puedo mostrar una imagen del antifaz veneciano que lleva puesto AQUÍ. También quiero añadir a Cynthia que me encanta muchísimo tu post, pero que muchísimo y tengo grande ilusiones puestas para este social. Me has sorprendido gratamente y eso me gusta ¡Sigue así!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2401


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Ammy el Dom Mar 27, 2016 6:01 pm

Pasar desapercibida no era uno de los grandes fuertes de Cynthia, en especial cuando quería encontrar a un perro perdido y al mismo tiempo huir de los guardias antes de que estos pudiesen arrestarla. Suerte para ella, consiguió llegar a los jardines del palacio y trepar un árbol cercano para mantenerse oculta entre las ramas.

- La vi corriendo hacia acá, ¿dónde se habrá metido?

- Ustedes, búsquenla en esa dirección y nosotros registraremos la zona.

- ¡Sí, señor!

La joven fugitiva permaneció quieta en su escondite cuidando de no hacer mucho ruido al respirar. Los guardias todavía no habían revisado el árbol donde estaba oculta, pero ella sabía muy bien que tarde temprano lo harían, así que para ese momento, ella comenzó a prepararse para bajar con una patada voladora para sorprender al primer guardia que quisiese acercarse a revisar.

Al cabo de un rato, dejo de escuchar ruidos que había alrededor del área. La luna llena que había en cielo quedó nublada temporalmente por las nubes, haciéndole imposible saber a simple vista si alguno de los guardias seguía buscándola en las cercanías, por lo que al final, solo se valió de su sexto sentido para percibir que era seguro bajar. Con cuidado, descendió con ayuda de las ramas, cayendo de pie sobre la grama para poco después escuchar un ruido sospechoso detrás de unos arbustos.

- ¿Peludín? ¿Peludín, eres tú?

Poco después de haber preguntado, el cielo volvió a quedar despejado de las nubes que cubría la luna llena inundando toda la zona con la blanquecina luz del astro, revelando de esta forma la figura de un hombre con una máscara veneciana puesta sobre su rostro y una capa ondeando en su espalda que caminó hacia Cynthia y le dedicó una barroca y exagerada reverencia.

La caballero pegaso se vio algo sorprendida por el recibimiento, y se quedó completamente callada durante todo el rato. Es de buena educación dejar que tu oponente (o en este caso, posible aliado) termine con su monologo, cosa que hizo aun después de demostrar interés cuando este menciono que había escuchado unos ladridos no muy lejos de donde estaban y que estaba dispuesta a ayudarla con su búsqueda.

- ¡Oh! ¿Dijiste que eras “héroe”? Es decir… – Interrumpio su frase para colocar su mano hecha puño cerca de sus labios y así aclararse un poco la garganta- ¡Ejem!- Embozó su mejor sonrisa para presentarse- ¡Mucho gusto Virion, mi nombre es Cynthia! ¡Miembro del Escuadrón de Caballeros Pegasos y heroína a tiempo completo! En estos momentos estoy en una misión muy importante: Necesito encontrar a un perro llamado Peludín que se le perdió a unos niños que jugaban cerca del castillo. ¡Si deseas ayudarme, será un honor trabajar contigo! Aunque, debes decirme ahora dónde fue que escuchaste esos ladridos exactamente. ¡Si dices que fueron de aquí, puede que alcancemos a ver Peludín o seguir su rastro de huellas!

Si el perro estuvo rondando por el jardín puede que todavía estuvieran a tiempo para hallar una pista de su paradero, como por ejemplo: Un hoyo en el suelo o que dejara sus patas marcadas en la tierra o, a su vez, en el suelo del palacio si es que estaba en busca de comida.

En cualquier caso, esperó primero que el hombre respondiera a su pregunta antes de disponerse a seguirlo para iniciar la búsqueda.

Spoiler:
OFF: Ajkadjkfjkkg ¡Me alegro que te haya gustado mi post, el tuyo también me gusto mucho, eres muy bueno con las palabras! :D
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Desempleada

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
Issun

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1072


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Virion el Mar Mar 29, 2016 6:49 pm

Virion estudió detenidamente los gestos y las palabras de la joven mujer a la que acababa de presentarse, casi como si se tratase de un científico observando su objeto de estudio para analizarlo al detalle. Su objetivo era claro quería conocer lo máximo posible de aquella chica para poder calcular sus probabilidades de éxito a la hora de intentar ligar con ella. Lo que aprendió fue bastante interesante. Primero de todo, confirmó sus sospechas: la mujer de pelo plateado se había colado en el castillo para poder recuperar a un perro perdido que respondía por el nombre de “Peludín”. Lo interesante es que el perro no era suyo, sino de unos niños a los que ella estaba socorriendo desinteresadamente. Y si a ese dato le añadíamos el que a ella también le gustaba describirse a sí misma como heroína, su personalidad iba cobrando cuerpo dentro de la cabeza del arquero, quien no araba de maquinar como conquistarla. Al final decidió que lo obvio era ayudarla, e irse ganando su corazón poco a poco.

-Grato y magnífico es conocer a alguien de virtud tan noble y elevada como la vuestra, mi valerosa y justiciera Cynthia. Mi corazón late con fuerza ante tanta compasión desinteresada en el auxilio de unos pobres y desamparados niños que sólo anhelan a reencontrarse con su estimado compañero mamífero ¡Contad claramente con mi ayuda! ¡Juntos traeremos alegría y felicidad donde antes solo había tragedia y desdicha en el ánimo de estos pobres infantes! ¡El bien nuevamente triunfará!

A medida que hablaba, el tono de voz del arquero se iba elevando más y más, dando tensión y emotividad a todo lo que decía, dándole un toque exageradamente épico a sus últimas afirmaciones… y permitiendo que todo el mundo que estuviese a más de veinte metros a la redonda pudiera escucharle. Las consecuencias no tardaron en hacerse evidentes. Enseguida un grupo de soldados se acercó, el mismo grupo de soldados con los que Virion había estado hablando antes y que claramente estaban en busca de la mujer que se había colado en la fiesta y que ahora veían delante de sus ojos bañada por la luz de la Luna.

-¡La chica! ¡La has encontrado!-exclamó el soldado mientras se acercaba en dirección a Cynthia, temeroso de que se fuera a escapar. Pero se detuvo cuando Virion le detuvo con su brazo extendido.
-Cierto. La he encontrado. He encontrado a mi chica del baile. Ya podéis iros, vuestro trabajo ha terminado aquí.-su tono de voz era cordial pero firme y con cierta autoridad.
-¿Vuestra chica? ¿Pero de qué habláis? ¡Si es la chica que se ha colado en la fiesta! Encaja con la descripción.-protestó el soldado, aunque sin atreverse a dar un paso más.
-El rey Chrom I en persona me dijo que podía venir acompañado a la fiesta ¿no? Pues ella es mi acompañante. Si tenéis algún problema, podemos ir a verle y consultar a su Majestad directamente.-respondió el arquero con una sonrisa de clara superioridad en su rostro. El soldado entendió rápidamente aquello y asintió por lo bajo tragando saliva.
-Como queráis. Pero más os vale que os hagáis plenamente responsable de lo que ocurra con la chica. Nosotros nos lavamos las manos. Nos vamos.-fue la respuesta del soldado, y con él la de todo el grupo que enseguida abandonaron el lugar. Aunque no sin que a Virion le llegase un murmullo en voz bastante baja pero claramente dirigido a su persona.-Estúpido pervertido…

Virion dejó pasar el comentario. Ya habían perdido demasiado el tiempo, pero ahora estaba a solas con la joven Cynthia, y nadie más los molestaría. Por desgracia, había un perro que buscar.

-Bueno, ahora que nuestros queridos personajes secundarios han abandonado la escena, toca a la pareja de heroicos y hermosos protagonistas retomar la trama principal y volver a la búsqueda del perro perdido. Sígueme, pues la zona donde escuché los ladridos no está lejos de donde nos encontramos y seguramente haya algún rastro fresco cerca.-y dicho esto, se adentró en el jardín, esperando que la bella y joven Cynthia le siguiese.

Efectivamente, no estaba lejos. Sin embargo, con todo el tiempo perdido, el perro podía haberse alejado bastante. Encontrar un rastro iba a costar, más con la ausencia de luz. Virion trató de aprovechar el silencio reinante, pero no lograba escuchar ningún ladrido o ruido que le pudiese indicar acerca de la ubicación del chucho.

Sin embargo, tras no mucho investigar, descubrió algo de interés. Cogió una pequeña ramita que cogió del suelo, se acercó a aquello que captó su ojo. A pesar de la oscuridad, y uno de sus ojos morados, su aguda mirada de arquero todavía le seguía funcionando y eso le satisfacía.

-Oh, mi querida dulce y gloriosa heroína pegaso. Aun no sabemos el destino de nuestro querido “Peludín” mas éste nos ha dejado una pista que deja claro que su paradero no es lejano.-entonces, tocó con la punta de la ramita que había recogido segundos antes el pequeño pedacito de hez fecal que “Peludín” había dejado como recuerdo de su estadía en los jardines.-Está húmeda, reciente. Significa que donde quiera que esté, no está lejos de aquí. Las perreras están en completa dirección y no hay ningún otro cánido cerca, por lo que es obvio que este recuerdo ha sido dejado por nuestro lindo perrito. No perdamos la esperanza, pues no puede haberse alejado demasiado ¡Sigamos buscando, mi linda Cynthia, y al final nuestros sagrados esfuerzos lograrán su merecida recompensa! ¡Vamos, Cynthia!

Y con estas palabras de ánimo, Virion siguió buscando nuevas señales que le sirvieran para encontrar al perro. A la vez que no dejaba de mirar también a la joven Cynthia, con el fin de saber más de ella con el fin de poder utilizar todo lo aprendido a la hora de intimar con ella, algo que esperaba que ocurriera en un tiempo no muy lejano.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2401


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Ammy el Dom Abr 10, 2016 1:28 am

¿“¡Juntos traeremos alegría y felicidad donde antes solo había tragedia y desdicha en el ánimo de estos pobres infantes! ¡El bien nuevamente triunfará!”

Para cuando escuchó aquellas palabras del arquero, la caballero pegaso embozó una enorme sonrisa admirando por mucho lo heroico que había lucido Virion al decir esa frase. Lástima que esta noche no llevaba consigo su libreta para escribir lo que dijo, pero quizás su memoria sería lo bastante buena para recordar un momento épico como ese y grabarlo luego en papel.

Como en toda historia de héroes, no todo es color de rosas y risas, pues el grupo de soldados que todavía estaban buscando a la fugitiva hizo su aparición en escena.

- ¡Eeep! ¡Nos descubrieron!- Exclamó Cynthia mientras comenzaba a retroceder un poco para poco y luego verse rodeada por guardias que les cortaron el paso para que no huyera.

¡Estaban rodeados! ¿Cuál sería el destino de esta joven heroína y su misión para rescatar al extraviado Peludín?

Un momento. No había de que preocuparse, ¿cierto? ¡El magnífico Virion estaba aquí para salvar la noche!

Luego de una corta charla entre el héroe modelo y el jefe del grupo de búsqueda, Cynthia se quedó observando sorprendida como los Guardias reales era convencidos fácilmente y enseguida abandonaban el lugar dejándolos a ambos tranquilos con sus propios asuntos.

- Se… se han ido.- Dijo ella algo sorprendida con la autoridad que tenía el arquero sobre los soldados- Wow, ¡gracias Virion!

Si, ella no había dudado ni por un segundo de que ellos saldrían bien de esta.

Bueno, solo un poco. No podía negar que sí estuvo un poco nerviosa cuando se vio rodeada de soldados.

Ahora, terminando con el asunto de los guardias. Era momento de que continuaran con su misión principal y encontrar a Peludín. Cynthia asintió con la cabeza (totalmente emocionada con las palabras del héroe arquero) y prosiguió a seguirlo hacia el lugar donde él había dicho que había escuchado los ladridos.

Los jóvenes héroes se adentraron más al jardín. De momento, tan solo se escuchaban los grillos y el sonido de sus botas golpeando el pasto, mientras que la luna llena iluminaba el área y había un largo silencio entre ellos para poder escuchar los ladridos del perro de entre la ambientación.

Tras no mucho investigar, descubrieron la sorpresita pastosa que había dejado el canino desaparecido. Cynthia se acercó lentamente por detrás del Virion mientras este usaba una ramita para examinar la pista encontrada.

- ¡Cierto! ¡Y debemos tener mucho cuidado para no pisar alguna de las pistas que nos deje Peludín!

Aquella oración iba principalmente para ella, ya que con lo torpe que era al caminar podría resbalarse por culpa de aquellas heces de perro. O peor, ¡caerse, justo encima de ella!

La sola idea le ponía la carne de gallina. ¡No solo la linda ropa que se había puesto esta noche quedaría totalmente manchada! ¡Sino que quedaría ridiculizada frente al caballero majestuoso que acababa de ayudarla!

Cynthia caminó despacio para tratar de no pisar algo indebido con sus pies. Y mientras hacía eso, se detuvo al momento en que sus oídos captaron los maullidos de un gato, seguidos por unos ladridos fuertes.

-  ¿Escuchaste eso? ¡Debe ser Peludín! ¡Vamos!

Y como fuese algo natural, en vez de seguir el camino seguro que toman los peatones normales para caminar por los jardines, Cynthia tomó “un atajo” y corrió por la grama saltando sobre algunos arbustos que se le atravesaron en el camino.

Para cuando llegó a su destino, el perro conocido como “Peludín” estaba parado en dos patas frente a un árbol tratando de alcanzar a un gato que se habia subido y escondido entre las ramas.

El can era de proporción larga y alta. Tenía el pelaje largo al punto de cubrirle completamente los ojos, de color negro con mechones blancos.

- ¡Ese… ese debe ser Peludín!- Dijo Cynthia, entrando a la conclusión de que ese debía ser el perro que buscaban gracias a esa apariencia “peluda” que tenía el animal- ¿Peludín? ¡Peludín! ¡Ven aquí muchacho!

La chica trató de llamar la atención del can silbando un poco y llamándolo por su nombre. El perro, quien era algo inteligente, respondió a su nombre volteándose hacia la chica para luego correr hacia ella demostrando mucha energía al moverse.

Y… ese perro parecía aumentar de tamaño entre más se acercaba a ella. ¡Era grande, muy grande y peludo!

- Oh no, ¡puede que esa no haya sido una buena idea! ¡Aaaaah!

La chica se puso a correr mientras era perseguida por el can por detrás. ¿Había traído algo para distraerlo? ¿Un hueso, una pelota? De haber sabido que el perro seria así de grande tal vez hubiera traído algo con lo que atraparlo, como una red, o algo parecido.

Off rol:
El perro desaparecido es un Collie barbudo. Aquí dejo una imagen como referencia.
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Desempleada

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
Issun

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1072


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Virion el Mar Abr 12, 2016 6:21 pm

¡Bienvenidos todos una noche más a su programa favorito de las noches! ¡Bienvenidos a “Mundo Salvaje”! Hoy es un día especial, mis queridos espectadores. Virion, nuestro intrépido, valiente, gentil, inteligente, sabio y sobretodo guapísimo protagonista no marcha sólo en la emisión actual, sino que hoy viene acompañada por la grácil y juvenil Cynthia, jinete pegaso y heroína en ciernes, quien se unirá esta noche a Virion en sus siempre peligrosas aventuras. Obviamente, las intenciones de Virion con respecto a nuestra nueva compañera y copresentadora de esta noche son absolutamente puras e inocentes, pero por si acaso recomendamos a los niños que nos estén viendo que se laven los dientes y vayan a acostarse prontito.

Mirad como nuestros aguerridos aventureros se adentran en las profundidades de aquel oscuro y tenebroso territorio frondoso conocido como los Jardines del Castillo de Ylisse. Ambos, siguen el rastro de la temible y feroz bestia conocida con el aterrador nombre de “Peludín”. El riesgo es máximo. No hay garantía alguna de supervivencia. Ellos lo saben. Y sin embargo, continúan adelante sin vacilación ni echando la mirada atrás en ningún momento ¡Cuánto valor!

¡Atención un momento! Virion y Cynthia se han detenido unos instantes ¿Por qué? ¡Ajá! ¡Una pista! Una escatológica pista, para ser más exactos. Virion analiza con sumo cuidado tan valioso rastro, utilizando uno de los más modernos y avanzados métodos de análisis conocido coloquialmente como “tocar el popó con un palo”. Mientras tanto, Cynthia señala cómo deben extremar las precauciones para que dicha pista no sea contaminada, ni ellos mismos sean contaminados por la pista en cuestión ni ninguna otra de la misma naturaleza.

Poco después, nuestros héroes siguen su camino, buscando nuevas pistas que indiquen el paradero del terrorífico “Peludín”, y al mismo tiempo, intentando eludir pisar dichas pistas ¡Esperad! ¡¿Habéis oído eso?! Sí, Cynthia lo ha oído, y Virion también. Es un maullido, un simple gato, pero después de eso ¡Oh, que terribles rugidos! ¡Son como los gruñidos de Cerbero o de una Hidra! ¡No hay duda! Solo un ser tan poderoso y a la vez tan cruel y aterrador puede causar unos ladridos semejantes ¡Cuidado, héroes! ¡”Peludín” está cerca!

¡Oh, por todos los dioses! ¡Cuánta temeridad! Cynthia avanza al encuentro del monstruoso animal sin preparación alguna, saltando todos los obstáculos que la densidad de la profunda vegetación de los Jardines de Ylisse le interpone en su camino. Virion hace otro tanto, siguiéndola justo detrás de ella sin vacilar ni un instante.

¡Ahí está! ¡Ahí está “Peludín”! ¡Por Naga! ¡Mirad el tamaño de ese animal! ¡Mirad la profundidad y gravedad sonora de sus ladridos! ¡Mirad como observa, con rabia homicida, a la presa que tan diabólicamente ha acorralado en la copa de un árbol! ¡Y mirad su infinita cantidad de pelo, su rasgo más perverso y estremecedor de todos! ¿Y aun así, nuestros queridos héroes no se rinden, y marchan con el objetivo de capturar a tan pavoroso ser.

Cynthia hace el primer movimiento. Utilizando una antigua y milenaria estrategia de caza conocida como “llamar al animal por su nombre”. El poderoso animal se dio la vuelta, abandonando a la presa gatuna, y centró su atención hacia nuestra jinete pegaso, para luego lanzarse a por ella a toda velocidad ¡Oh no! Cynthia no ha previsto la ferocidad y rabia con el que se iba abalanzar “Peludín” contra ella.

-¡Cuidado, Cynthia!-grita nuestro siempre amado Virion intentando alertar a su compañera del colosal riesgo al que está expuesta. Ella no duda un instante, y toma la sensata y racional medida de salir huyendo para evitar caer en las garras de aquel monstruo. Mientras tanto, Virion no se queda impasible ¡Está dispuesto a ayudar a su futuro amor!-¡”Peludín”! ¡Ven, “Peludín”! ¡Mira lo que tengo! ¡¿Te gusta, “Peludín”?!-Virion agita un palo arriba y abajo, llamando la atención de la fiera ¡Oh, es la ramita con la que nuestro presentador inspeccionó de manera tan profesional y científica la pista dejada por “Peludín”! ¡Ahora lo está usando como reclamo! ¡Qué ingenioso! ¿Pero qué menos podíamos esperar del arquero de arqueros, héroe de héroes y ser más guapo del universo conocido?

“Peludín” interrumpe su caza contra Cynthia para centrar la atención ahora hacia Virion y se lanza a por él con todas sus fuerzas ¿Correrá nuestro héroe ahora la misma suerte que su compañera? ¡Esperad! Cuando está punto de alcanzarle, Virion arroja el palo lejos de él.

-¡Ve, “Peludín”. Tráeme el palo, “Peludín” ¡Tráelo, bonito!-ordena Virion a la bestia homicida, la cual se queda vacilando, mirando unos instantes a Virion y al lugar donde fue arrojado el palo, hasta decidirse ir a por el palo ¡Oh, sí! ¡Virion sonríe! ¡Ha domesticado a la bestia!

O eso se cree él, puesto que sí, ha logrado detener la embestida del animal la primera vez, pero cuando coge el palo con sus diabólicas fauces, vuelve a lanzarse directamente a por nuestro Virion, pillándole por sorpresa.

-¡Detente, “Peludín”! ¡No tan rápido! ¡Para!-grita asustado nuestro Virion, y no es para menos, pues el portentoso y enorme can se lanza hacia el arquero con fuerza, derribándolo hasta dejarlo tirado en el suelo y tras soltar la ramita, comienza a llevar a cabo el peor de los eventos posibles… lamerle continuamente la cara de nuestro querido protagonista.-¡Basta, “Peludín”! ¡Ya es suficiente! Ay, que cariñoso es este perro…

Al final, Virion no se deja intimidar por tan ruin táctica, y decide doblegar la voluntad del animal, con abrazos y mimos, procurando empujarlo suavemente para que deje de empapar de saliva su divino rostro ¡La bestia, inquieta, se resiste al principio! ¡Pero no puede resistirse al poder de los atentos cuidados de Virion y al final acaba cediendo! ¡Sí, al final se rinde y se pone bocaabajo! ¡Virion entonces aprovecha y lo remata con su ataque especial legendario! ¡Cosquillas en el abdomen! ¡”Peludín” es incapaz de hacer frente a tal ofensiva, y se rinde completamente a nuestros héroes! ¡VICTORIA!

-Ya hemos encontrado a nuestro “Peludín”, querida Cynthia.-comenta nuestro héroe mientras con una mano sigue acariciando al monstruo y con la otra se saca un pañuelo con el que se limpia su bella cara, máscara incluida.-Guíanos a donde se encuentran esos niños desamparados, para poder devolverle a su estimado y muy cariñoso perro, con el cual poder devolver sus sonrisas en sus caras y hacer de este mundo un lugar mejor.

Y así, nuestro protagonista espera a que Cynthia le señale el camino por el cual debían ir, una vez detenida la amenaza oscura y peluda que azotaba los salvajes territorios de los Jardines del Castillo de Ylisse ¡Enhorabuena, héroes! ¡Y ustedes, no olviden volver a sintonizarnos para nuevas aventuras de nuestro querido arquero favorito! ¡Misma hora, mismo canal! ¡Buenas noches y no olviden mirar debajo de sus camas por si hay un “Peludín” acechando en la oscuridad!

OFF: Espero que te haya gustado este formato “especial” para este post. Si lo consideras confuso o inapropiado, avísame para que lo edite. Nuevamente, me encanta rolear contigo y espero que el sentimiento sea mutuo ¡Nos leemos!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2401


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Ammy el Lun Abr 18, 2016 9:46 pm

Correr rápido mientras llevaba unas botas sobre un suelo bastante lodoso y resbaloso no era precisamente una tarea fácil para Cynthia al momento de huir de Peludín. Sin embargo, tuvo suerte de no tropezarse en ese momento gracias a la intervención del magnífico Virion, quien había llamado la atención del canino antes de que algo malo sucediese.

- ¡Oh, no! ¡Descuida, iré a rescatarte-eeeh!

Con lo que no contaba Cynthia era con que al momento de ir a socorrer a su compañero, una piedra se le atravesara en el camino y la hiciera tropezar. Se tambaleó hacia adelante y luego un poco hacia atrás, usando su fuerza de voluntad para no caerse hasta recuperar de nuevo el equilibrio de su cuerpo. Saliendo victoriosa por sus esfuerzos y suspirando aliviada por evitarse un posible momento embarazoso.

- ¡Uf! ¡Eso estuvo cerca…! Virion, ¿te encuentras bien?

Parece que Cynthia no fue la única con obtener una pequeña victoria dentro de esta corta persecución. ¡El joven y valiente Virion había domado a la bestia Peludín! ¡Justo como se hubiese esperado de un miembro de los Custodios!

Ahora, había llegado la hora de devolverle cierto perro perdido a un par de hermanos en problemas.

- ¡No pudieras estar más en lo correcto! ¡Andando, démonos prisa!

Y sin perder más tiempo, nuestros dos grandes héroes se encaminaron a hacia su nuevo destino.

Cynthia fue la encargada de tomar el liderazgo y guiar al valiente Virion y al entusiasta Peludín hasta la plaza. Cuando el trio pasó por la salida de los terrenos del castillo de Ylisse, la joven aprendiz de pegaso saludó y se despidió contestemente de los guardias que vigilaban para que no entraran más intrusos.

¿Ella les guardaría rencor por haber sido perseguida por ellos antes? ¡Absolutamente que no! ¡Muy en el fondo sabía que solo estaban cumpliendo con su trabajo, y la guardia real del castillo de Ylisse debía comportarse de esa forma si desean proteger a los miembros de la realeza de malhechores y villanos!

- ¡Continúen con su buen trabajo caballeros! ¡Fue un honor ser perseguida por ustedes! Espero que tenga una excelente noche, y no olviden llamarme si necesitan ayuda.- Dijo Cynthia mostrando su característica sonrisa para subir la moral.

Y sin decir mucho más, ella siguió su camino, sin escuchar bien lo que respondieron los guardias.

- ¡Ahorita estamos en una misión muy importante, ya hablaremos más tarde!- Comentó, despidiéndose mientras seguía caminando.

Mientras iban acercándose, Cynthia le susurro unas palabras a su acompañante Virion para que se fuese preparando para reunión con los pequeños hermanos.

- De acuerdo Virion, antes de que lleguemos a la plaza, tengo que avisarte que uno de los niños que te mencione se llama Rossie. ¡Es bonita, muy dulce y lleva un lindo vestido rosado! ¡Seguro se emocionara mucho si llegamos allá haciendo una entrada que se vea muy heroica! Ya que eres muy fuerte y bastante listo, se me ocurrió la idea de que te mantengas escondido con Peludín y lo mantengas quieto hasta que te de la señal, antes de eso hare un monologo muy genial contando nuestra aventura y los obstáculos que tuvimos que superar para recuperar a Peludín. Si haces eso y todo sale a flor de piel, Peludín tendrá una emotiva y feliz reunión con su querida dueña. ¡Oh! Y ten cuidado mucho cuidado con el hermano de Rossie, es un niño muy grosero. ¡Y los dos debemos ser muy fuertes si no queremos caer en sus provocaciones, a Rossie no le gusta las peleas!

La chica espera que Virion le responda si ha entendido, y le desea mucha suerte antes de adelantarse al lugar de encuentro.
Aun a estas horas de la noche, los adultos seguían celebrando el equinoccio de primavera. Rossie y su hermano, seguían todavía en la plaza esperando a que la aspirante a héroe cumpliera con lo prometido.

-  Oye Rossie, deberíamos irnos. Mamá debe de estar preocupada y ya hemos esperado bastante. Seguro que esa chica fue capturada por los guardias del palacio, no hay manera de que pudiese pasarlos sin siquiera tener un plan.

- ¡No! ¡No me voy a mover de aquí! ¡Ella prometió que rescataría a Peludín! ¡De aquí no me muevo!

- Rossie…

Rossie se cruzó de brazos e infló sus cachetes a punto de hacer un puchero. Su hermano, quien era muy responsable e igual de terco que ella, comenzó a tirar de las piernas de la chica para sacarla del banco, pero ella siguió resistiéndose.

- ¡No! ¡Nooooo!

- Ella mentía Rossie. Ya… mueve-teee…

En ese mismo instante, cuando todo parecía oscurecerse, nuestra maravillosa heroína Cynthia llegó para rescatar a la dulce y pequeña Rossie de su terrible y terco hermano mayor.

- ¿Alguien perdió un “Peludín”?- Exclamó Cynthia en voz alta para llamar la atención de los dos infantes.

- ¡Cynthia!

¡Oh, pero miren que feliz estaba esa niña de verla! Si Cynthia tuviera a un bardo a su disposición para que tocase un tema musical muy heroico ahora mismo, todo sería más que perfecto.  

- ¡Cuando los hermanos mayores molestan a sus hermanas, una heroína justiciera aparece! ¡Yo soy Cynthia, y tras una dura batalla para no ser atrapada por los guardias que vigilan la Casa de Ylisse, pude rescatar exitosamente al bello can conocido como Peludín! Sí, no fue del todo fácil. ¡Pero gracias a la ayuda del apuesto, noble y heroico Virion, pudimos salir apenas con vida después de realizar tan difícil hazaña!

- Pero… pero… ¿Dónde está Peludín?

- ¡Sí! ¿Dónde está?- Pregunto el hermano, igual de impaciente.

La joven Cynthia usó sus manos a modo de caja de resonancia, dejando un hueco entre los pulgares, en la parte superior situó la boca al soplar y por la inferior salió aire produciendo un sonido muy agudo. Lo hizo con todas sus fuerza para que tanto Virion y Peludín pudiese escuchar la señal.

OFF ROL:
OMG, ME ENCANTO MUCHO TU POST ASJDKSJKFJKF  >_<

Disculpa haber tardado tanto en contestar, suelo responder cuando estoy realmente muy inspirada y quería darte una respuesta igual de genial que lo que posteaste owo

Me ha gustado mucho rolear contigo. En cualquier momento, podríamos ponernos de acuerdo para tener otro tema, pero ya podríamos discutirlo cuando acabemos este uwu

Volviendo al rol.

Segun la Wikipedia, hay diferentes modos de silbar. La que use aquí es la de es la de abajo en el centro (?)

[Frase heroica de Cynthia que se descartó a último momento]
Cuando los hermanos mayores molestan a sus hermanas, una chancla aparece.
Yo soy… La chancla. –Pose de batman con truenos de fondo-
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Desempleada

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
Issun

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1072


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Virion el Dom Abr 24, 2016 2:28 pm

El pobre “Peludín” era bastante inquieto, y era complicado mantenerlo a raya. Sin embargo, de alguna forma, el perro se había sentido atraído por Virion, y aunque no parase de moverse de un lado para otro, nunca se alejaba de él más de diez metros de él, y le miraba al arquero de vez en cuando, como si estuviese esperando a que bajase la guardia para volver a lamerle la cara sin piedad ni contemplación alguna. Si sólo las mujeres fueran así de cercanas como aquel chucho… Al menos, no debía de preocuparse de que aquel can se volviese a perder por los jardines.

Cynthia guió la marcha en dirección a la salida del mismo castillo. Pasando por la entrada principal, la jinete pegaso se detuvo para saludar a los soldados que momentos antes la habían estado persiguiendo por haberse colado en la fiesta. Pero lo hizo de tal forma que los guardias se creyeron que les estaba tomando el pelo, o así pareció por las miradas asesinas que le dedicaron a la joven mujer en respuesta.

-Tu compasión y respeto hacia las fuerzas del orden que guardan nuestro castillo es harto encomiable, estimadísima Cynthia.-comentó en voz alta Virion, no sólo con el fin de encandilar a la mujer con halagos, sino también de tapar con su voz los murmullos de los guardias, los cuales Virion apenas pudo escuchar pero en donde logró captar en ellos el elevado número de términos peyorativos dirigidos hacia aquella heroína.

Virion logró que Cynthia no los escuchara, o si lo hizo no les prestó atención, pues se despidió de ellos y ambos siguieron el camino por la ciudad en compañía de “Peludín”. Mientras tanto, el arquero escuchó las palabras que la jinete pegaso le dijera acerca de cómo debían proceder a la hora de devolverle el perro a sus legítimos propietarios. Estaba claro que la pretensión de Cynthia era la de devolver al dulce perro, pero parecía ser que no quería hacerlo de inmediato, sino que quería hacer una espectacular introducción primero.

El arquero no puso objeción alguna. Por un lado, veía un poco ridículo el proceder de esta manera, en cuanto que de entrada podía parecer una pérdida de tiempo, jugando con los sentimientos de unos niños que sólo querían recuperar a su perrito. Pero por otro lado, no podía negar que la idea no le resultaba divertida. Y tampoco iba a contradecir a la chica cuyo corazón buscaba ganarse en algo que parecía ser tan importante para ella. Por último, no es que él no pudiera dar lecciones de ser excesivamente teatral y grandilocuente.

-Comprendido, mi valiente Cynthia. Vuestro siempre heroico Virion se mantendrá oculto en compañía de “Peludín” mientras tú llevas a cabo la entrada triunfal que tan trascendental y memorable momento merece y no saldremos hasta que nos hagas la señal oportuna. Puedes confiar en mí, no te fallaré en lo más mínimo.-respondió Virion a la propuesta de la autodenominada jinete pegaso.

Cynthia al final los condujo a una plaza en donde se encontraba un par de niños. Sin embargo, Virion no se adentró en la misma, sino que se quedó detrás de unas cajas que había en un callejón oscuro, de tal forma que nadie desde la plaza pudiese verlo. Por desgracia, “Peludín” si podía oler el rastro de sus verdaderos dueños, y empezó a agitarse deseando reunirse ya con aquel par de críos que tanto lo añoraban.

El exduque se vio obligado a abrazarlo con fuerza, y a utilizar todas sus energías para que el perro no se moviese de aquel sitio oculto entre las sombras. Menos mal que no se puso a ladrar, pero parecía que sus ladridos sólo se reservaban para los gatos. El caso es que los segundos que tardó Cynthia en hacer su épica introducción se hicieron eternos para Virion, el cual hacía todo lo posible y parte de lo imposible para que el chucho no fuese localizado antes de tiempo.

Sin embargo, todo llega en esta vida, y la señal también llegó. En cuanto el silbido fue escuchado por Virion, éste soltó al perro y “Peludín” ya libre de los brazos del arquero, se lanzó rápido a la carrera para reunirse con aquellos dos niños que tanto le añoraban y a los que tanto parecía añorar él también.

¡Qué hermosa reunión! Cuando la niña vio aparecer al perro fue como si se hubiese hecho de día de golpe y los rayos del Sol iluminasen directos el rostro de aquella infante. La niña corrió a toda velocidad, y a mitad de camino se encontró con “Peluín” a quien abrazó con fuerza infinita. El chico se contuvo un poco, pero se notaba también en su rostro que estaba alegre y aliviado por aquel reencuentro con el adorable can.

-Sabed que ésta gloriosa reunión con vuestra mascota perdida ha sido gracias a la ventura, bondad, magnificencia, honradez, amabilidad, genialidad, coraje y gracia de la gran Cynthia, heroína en ciernes de Ylisse. Recordad siempre su grandeza, benevolencia y noble disposición a ayudar al prójimo de manera desinteresada, y si alguna vez volvéis a estar en tan grave aprieto, gritad su nombre al viento, que ella acudirá a vuestro rescate montada en su níveo corcel volador y os auxiliará en cualquier cuestión que sea menester.-le dijo Virion a aquel par de chicos con el lenguaje rebuscado del que siempre hace gala, con el objetivo de seguir el juego al espectáculo que había organizado Cynthia y con el fin de encandilarla aun más tras pronunciar tan bellas palabras dirigidas a ella.

Tras tan poderoso instante, Virion decidió permanecer en segundo plano mientras los niños agradecían a Cynthia el haberles ayudado a rescatar a su perro y esperó pacientemente a que éstos se marchasen con “Peludín”. El arquero, a través de su agudo ojo sano, pudo ver como el perro le dedicaba una mirada algo triste antes de desaparecer de los niños, como si le estuviese diciendo que iba a echarle de menos. O al menos, echar de menos el lamer su cara, Virion no estaba del todo seguro.

Una vez que la plaza se quedó medianamente desierta y no había peligro alguno de interrupciones, Virion se dirigió nuevamente hacia Cynthia.

-Querida Cynthia. Soy plenamente consciente y comprendo de manera totalmente clara y distinta que tan noble gesta realizada por vuestras legendarias manos ha sido realizada con total abnegación y altruismo, sin buscar ninguna compensación por el tiempo y trabajo invertido en tamaña odisea ¡Mas no voy a permitir que os quedéis sin recompensa por tan buena acción!-y acto seguido, cogió delicadamente una de las manos de Cynthia con una mano, mientras la cubría con la otra.-Permitidme invitaros de manera oficial a la fiesta del castillo. Os diría que os merecéis el lujo de pasar una radiante velada en tan lujoso lugar, disfrutando de buena música, buena comida y excelente compañía, más es obvio que merecéis mucho más. Sin embargo, creo que este es un buen paso para empezaros a retribuiros el noble bien que habéis realizado ¿Qué me decís, dulce Cynthia? ¿Aceptáis mi humilde oferta?-preguntó gentilmente, mirando a la jinete pegaso a los ojos.

OFF: Discúlpame ahora tú a mi por haberme retrasado tanto en responderte. No he podido tener mucho tiempo libre estos días, pero espero no tenerte que hacerte esperar tanto la próxima vez.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2401


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Ammy el Mar Abr 26, 2016 2:10 pm

No había nada mejor que ver a dos niños y su peludo perro felices. Después de realizar su buena acción del día, Cynthia se sentía que estaba en buen camino para convertirse en una gran heroína, estaba satisfecha, bastante satisfecha con los resultados que habia logrado con su esfuerzo.

Y por supuesto, no se podía olvidar del magnífico y elegante Virion. Quien también había hecho un buen trabajo ayudándola durante su misión y la había sacado de un aprieto más de una sola vez por esta noche. Sin duda alguna había demostrado no solo ser muy heroico, sino también bueno con las palabras.

Cynthia se despidió de los dos niños, quienes les agradecieron a ambos que les devolvieran su querida mascota. Y luego de que estos se marchasen, la plaza quedo medianamente desierta, dejando a nuestros dos héroes con tiempo libre para charlar.

Pero la futura charla nunca se dio lugar, pues el miembro de los custodios se había acercado a la caballero pegaso para hacerle una interesante proposición. Después de una pequeña pausa donde la joven observaba a Virion con una expresión de sorpresa, la chica respondió a la invitación tratando de mantener la compostura.

- Ah, ¿Qué? ¿Te refieras a… ir a celebrar la fiesta de la Viña en el castillo del Rey Chrom?

Por Naga, ella no esperaba que algo como esto le sucediera esta noche. Conocer a un miembro de los Custodios, y ahora por primera vez entraría a la casa de Ylisse (porque técnicamente entrar a los jardines había contado como “pasar por los alrededores”).

- ¡Wow, sería un honor para mí ir contigo! Con gusto aceptare su humilde oferta. Y así, podríamos compartir algunas historias sobre nuestras grandes hazañas durante la fiesta y divertirnos un poco.

Aprovechando que la habían tomado de la mano en ese momento, la entusiasta Cynthia uso su otra mano para tomar la del arquero y llevárselo con ella (como alguien quien tiene mucha prisa).

- ¡Vamos Virion! ¡Seguro que si nos damos prisa llegaremos a tiempo para ver como disparan los fuegos artificiales!- Exclamó emocionada.

Off rol:
Bueno, creo recordar que en una de las conversaciones de support con Laurent (en el Fire emblem awakening), este llegó a inventar fuegos artificiales. Asi que voy suponiendo que ya existen dentro de esta época. Pero si me equivoco con esto, podríamos decir que son espectáculos con fuego realizados por magos.
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Desempleada

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
Issun

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1072


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Virion el Vie Abr 29, 2016 4:35 pm

Cuando Virion le hizo la oferta, la respuesta de Cynthia no se hizo esperar, una vez superada su sorpresa inicial. Accedió a ir con él a la fiesta, y lo hizo sumamente encantada. Se le notaba en la voz y en sus ojos lo entusiasmada que estaba de poder entrar en el castillo y poder celebrar con gente tan importante la célebre fiesta de la Viña en tan importante lugar junto con alguien tan importante como un (recién nombrado) Custodio de Ylisse.

Virion también se alegró profundamente de que la joven accediera ¡Al fin, tras trece intentos fallidos esa noche, lograba que una chica aceptara acompañarle a la fiesta! Moraleja: Perseverar siempre aunque todo parezca perdido, pues al final el que lucha por lo que ansía logra a la larga lo que busca. Y Virion iba a disfrutar de su merecida recompensa obtenida con tanto tesón y constancia.

Pero eso sí, iba a hacerlo con cuidado. En el poco tiempo que conocía a Cynthia, pudo darse cuenta fácilmente de que la joven era una chica bastante inocente, un poco ingenua y quizás hasta infantil. Muy probablemente, para la jinete pegaso aquello ni se tratase de una cita. Al fin y al cabo, el propio Virion no lo presentó como tal, sino como una “recompensa” por el trabajo hecho a la hora de ayudar a aquellos niños. Por lo que, ante todo, no debía forzar la situación ni meter prisa. Tenía que ir conquistando su corazón poco a poco. Y el baile era un buen comienzo.

Aunque hablando de meter prisa, anda que la joven Cynthia no lo hacía, estirando de la mano de Virion para arrastrarle en dirección al castillo. El arquero al principio se sorprendió, pero luego aceleró el paso para poder ir al ritmo de la impulsiva mujer, quien estaba entusiasmada por ver el espectáculo de fuegos artificiales que se daría en la fiesta.

-Tranquila, mi estimada heroína.-Virion usó a propósito el término de heroína, viendo lo mucho que le gustaba a Cynthia ser considerada como tal.-El espectáculo de fuegos no empieza hasta dentro de una hora. Tenemos tiempo de sobra para llegar al castillo ¿Qué tal si mientras caminamos, me cuentas tu última gran hazaña heroica? Sin contar el rescate de “Peludín”, obviamente.

Virion preguntó aquello para romper un poco más el hielo, pero al mismo tiempo, porque le serviría un poco más para conocer a la mujer e idear mejores estrategias para poder avanzar en ella. Le había costado conseguir aquella “cita”, por lo que iba a asegurarse de que fuera todo lo exitosa posible. Y para ello, debía cuidar hasta el mínimo detalle y estar pendiente de todo.

La pareja no tardó en volver al castillo, y por ende, en encontrarse a la misma pareja de soldados de antes vigilando la entrada. Los cuales, recordaban perfectamente a la jinete pegaso y el arquero, y le dedicaron la misma mirada homicida de entonces. Virion no se dejó intimidad y les saludó afectuosamente mientras pasaba por su lado:

-¡Muy buenas noches, chicos! Me alegra veros tan bien, guardando fiel y severamente las puertas del castillo con vuestra inquebrantable lealtad y dedicación absoluta ¡Que Naga os bendiga en esta noche iluminada por la blanca luz de nuestra querida Luna y tengáis un resto de jornada apacible y magnífica! ¡Seguid así!-les dijo Virion en su usual manera de expresarse, y sin recibir respuesta por ello salvo más duras miradas.

Una vez dentro, fue Virion el que tuvo que guiar a Cynthia hasta la Sala de Audiencias, que se había acomodado para ser la zona de baile y el centro de la fiesta. Realmente todo el castillo había sido decorado y preparado para la fiesta, con decoraciones de todo tipo y bastante señalizado con carteles cada rincón, pero aun así, el arquero sabia lo fácil que era perderse por allí, si uno no tenía cuidado. Y viendo como a veces tenía Cynthia la cabeza en las nubes, era mejor asegurarse.

Y cuando llegaron a la Sala de Audiencias, pudieron contemplar la fiesta en todo su esplendor. La sala estaba plenamente iluminada, con lámparas y antorchas en todos los rincones, como si le hubiesen declarado la guerra a cualquier atisbo de oscuridad. Música sonaba de un grupo orquestal bastante famoso, con violines, flautas, trompetas y piano en excelente armonía. Había mesas llenas de comida y bebida, todo de primera categoría, con copas para beber hechas de cristal de primerísima calidad. Y en medio de la sala, un gigantesco espacio donde la mayoría de los nobles bailaban al son de tan bella música.

Virion decidió esperar primero si Cynthia quería tomar algo de algunas de las mesas, y una vez comprobado eso, volvió a tomar delicadamente la mano de la joven, mirándola nuevamente a los ojos, exactamente igual que cuando le propuso venirse a la fiesta.

-¡Oh, gran Cynthia! ¿Me concederéis la suma gracia y el favor divino de aceptar el ofrecimiento de bailar con vuestro acompañante? No es por presumir, pero entre mis infinitos talentos está el de ser un magnífico bailarín y esta música me induce a moverme rítmica y apasionadamente, mas sólo si lo hago en grata y maravillosa compañía.-le propuso Virion con el mismo tono soberbio y narcisista. Pero una cosa era cierta, a pesar de tanto amor descarado hacia sí mismo: él era realmente un buen bailarín. Y estaba dispuesto a demostrárselo a Cynthia si le daba la oportunidad. Y con suerte, ganarse más puntos con ella de esta forma.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2401


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 28, 2016 1:30 am

Tema cerrado. 30G a Virion.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gota de Veneno [2]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who let the dogs out? (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.