Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Juguemos en la casita de muñecas. [Priv. Undertaker]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Juguemos en la casita de muñecas. [Priv. Undertaker]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 16, 2016 6:56 pm

Poco a poco las nubes que cubrían el cielo comenzaron a apartarse, dando a entender a los habitantes de Crimea que luego de una serie de opacos días grises de lluvia el sol al fin haría acto de presencia. Sendas sonrisas asomaban por los rostros de los caminantes, sobretodo en quienes ejercían su trabajo en la calle, ya fuesen estos mercaderes ambulantes, quienes no poseían un puesto establecido; artistas, que creaban bellas obras de arte con diversos materiales frente a los ojos de quien desease apreciarles; o juglares... como era el caso de una pequeña niña que aprovechaba él inicio del día para correr por las calles del mercado, buscando que su cuerpo olvidase el frió pasado la noche anterior, así como despertarse totalmente para ejercer su trabajo.

La pequeña rubia tenía puestas muchas esperanzas en el día de hoy: generalmente después de una temporada de lluvias, por breve que fuera, el mercado se llenaba de gente que buscaba reabastecerse. ¡Y eso era evidentemente algo bueno!, después de todo, ella vivía de las bondades de la gente, de lo que esta quisiese darle.  Y considerando las circunstancias, estaba aun más alegre debido a las expectativas que guardaba para el final del día. Si todo salía bien, si lograba captar la atención de una gran multitud... podría comprar algo caliente en la posada, y quizás pagar por una noche. Sería agradable tener un lugar cómodo y abrigador para dormir considerando como se comportaba el clima últimamente.

-...y entonces, girarás en el aire Ally!.-hablaba a base de murmullos emocionados con su periquito. Su enérgica carrera se había detenido hacia unos metros atrás. Ahora, se encontraba caminando, sosteniendo firmemente con su zurda la correa que sujetaba su preciada guitarra en su espalda. Su respiración ligeramente agitada, evidenciaba su reciente actividad física, y a pesar de que ya no corría seguía igualmente avanzando con rapidez para poder llegar a ubicarse frente a una pequeña rotonda que quedaba  un tanto alejada del centro del mercado, formada más que nada por las mismas tienditas que se apilaban una al lado de la otra: usualmente se lograba colocar en el centro mismo del mercado, junto a la zona de telas, ya que en dicho sitio se formaba una especie de plaza, pero por algún motivo que desconocía, las ultimas caravanas de mercaderes habían estado viniendo una tras otra, trayendo con sigo diversos artistas de la calle.

Y por mucho que ella viviese en el poblado, y fuese una juglar recurrente que rondaba el lugar, poco y nada pudo hacer cuando se ubicaron en su sitio predilecto para laborar. Su carácter era demasiado pasivo y temeroso como para reprochar algo a los imponentes adultos, así que había terminado por correrse en silencio luego de dudar y atreverse a comentar algo a un hombre que lucia afable y alegre...y que no lo era en absoluto. Las palabras crueles del adulto la habían entristecido al punto de las lagrimas (aunque siendo honestos eso no era algo realmente difícil), de modo que se había abstenido siquiera de ir a trabajar a otro sitio.

Pero ahora.... la necesidad era grande.

Así que luego de mucho meditar, por que necesitaba encontrar algún método llamativo con el cual atraer personas, había llegado a la conclusión de que contaría un par de historias acompañada de la música de su guitarra y de las piruetas de su fiel amigo. Hasta ahí, se podría considerar que era algo normal y esperado... pero hacía un tiempo atrás, se había topado con una amable pintora, con cabellos dorados como el trigo, que a pesar de su aspecto imponente y estoico le había obsequiado unos pocos materiales de pintura: para cualquier conocedor, estos instrumentos podrían considerarse prácticamente basura. El pincel hacia mucho había dejado de ver sus mejores días, y los limitados colores regalados también estaban por llegar al final de sus días. Pero para la niña... había sido un verdadero tesoro. Uno que guardo por mucho tiempo y que recién ahora había decidido utilizar.

Sus dotes de dibujante... daban pena. Pero los colores usados arbitrariamente resultaban llamativos y la pequeña Juglar de ojos celestes estaba segura de que si Ally se paseaba volando sobre las personas, mostrando las hojas y entregándolas al publico mientras ella cantaba lograrían captar la atención de la gente. Y eso era todo lo que necesitaba, después solo debía mantenerla y ser lo suficientemente buena como para resultar beneficiada monetariamente.

Lo que nunca pensó, es que por no observar por donde iba su cuerpo terminaría por estrellarse contra uno más alto que el de ella: un adulto. Una perfecta muralla que causo que perdiese el equilibrio, y que por buscar sujetar mejor la guitarra de la correa para que esta no resultase dañada por la caída, terminaría sin notarlo por soltar los dibujos que hasta ahora había estado sujetando por la diestra. Causando que los papeles saliesen disparados estrepitosamente en todas direcciones. El periquito trino, y estando más nervioso por su dueña fue que ni siquiera hizo el intento de tomar algún papel en el aire, de modo que estos eventualmente terminaron en el suelo.

En el húmedo suelo de lluvia un par de hojas que habían tenido suerte.

En un charco lo suficientemente profundo como para mojar todo el papel el resto de las hojas.

De trasero en el piso, y aun con los ojos cerrados, fue que la Juglar tardo en comprender que sucedía. Lo primero que reviso fue el estado de la guitarra, palpando nerviosamente a sus espaldas para descubrir con alivio que nada malo le había pasado. Pero... sus ojos se llenaron de lagrimas cuando logro visualizar el desastre que había ocurrido con esas 'pequeñas obras de arte'. Inevitablemente comenzó a alzar el rostro, pasando saliva cuando por fin su mirada pudo detenerse sobre las facciones medianamente ocultas del adulto.- Y-yo...-comenzó, con un rintintin agudo y angustioso-. Y-yo... la-lamento... haber cho-chocado con usted, señor.- le costaría pronunciar las palabras, hipando de tanto en tanto por intentar aguantar el llanto: por muchas ganas que tuviese, no tenía por que llorar por lo perdido. Menos aun cuando Ally estaba piando nervioso a su alrededor, preocupado por que le sucedía.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos en la casita de muñecas. [Priv. Undertaker]

Mensaje por Undertaker el Jue Mar 17, 2016 6:53 pm

Esta vez el trabajo era un tanto...inusual? Raro? Fuera de lo común para el. No solo porque se tratase de objetos digamos,normales,legales,no ese tipo de encargos los hacia de tanto en tanto. Alguna que otra arma, vulnerary, armadura... normalmente robada o extraída de algún cadáver pero alguna que otra vez también adquiridas de forma honrada. Tal y como el pedido de ese día. Que lo hacia entonces tan inusual?

En primer lugar el cliente había pedido tantas cosas que un  macuto era insuficiente para llevarlo,y la caja si bien no seria pesada si seria grande y difícil de manejar. Por lo que tuvo que pedir que se añadiesen un par de ruedas a la caja de madera que eligió para transportar la mercancía. También le había atado una cuerda,que usaba para tirar de aquel improvisado carro por las calles del mercado,haciendo que la caja temblase al tiempo que se movía. No le preocupaba sabia que la mercancía estaba intacta. Después de todo se conformaba por ropa y muñecas de tela. Pomposos vestidos de un rosa pálido,con adornos estrafalarios en blanco. Lleno de lazos,y volantes,y con sombreros a juego. Vestidos para unas niñas y adolescentes,alguna un poco alta por las medidas pedidas,realmente ese ultimo fue difícil de conseguir. Junto a la ropa y los accesorios algunas muñecas de trapo,vestidas con prendas similares a las que llevaba y con hilo dorado haciendo de cabello. Lo mejor del juguete? Los botones negros como ojos,desentonaban un tanto y a ojos del albino tenia un toque macabro.

Realmente se preguntaba si era un regalo para las hijas de su cliente,una broma de mal gusto o algún disfraz para alguna fiesta porque...a quien le podían gustar esos vestidos tan horteras!? Volantes,lazos,parecía tan incomodo...y tan rosa todo! Las niñas de hoy en día eran así o solo las de su cliente? Y hablando de ello porque acepto tal pedido?

-Oh! Cierto!

Su cliente era un dark mage. Y las dark mage le agradaban tanto como cualquier desecho social. Tenia cierta preferencia por ellos y por eso solía tomar encargos aunque fuese legales. Los trabajos legales solían ser mas aburridos...

Inmerso en su pensamientos no fue consciente de lo que se avecinaba sobre el hasta que sus pasos fueron detenidos en seco. Algo golpeo contra el,o mas bien algo choco. Al ser el cuerpo ajeno mas pequeño que el propio no lo desequilibro,ni sufrió daño ni molestia alguna solo...se detuvo.

Observo curioso a aquello interpuesto en su camino. Una niña rubia,tirada en el suelo.Con cuidado siguió todos los movimientos ajenos,como se aseguraba de algo a sus espaldas,como miraba el suelo,haciendo que el hombre bajase la vista también. Papeles.Lagrimas y una disculpa. Sonrió,dejando salir un par de carcajadas sin malicia alguna. Con la caja a sus espaldas y la cuerda aun en su mano se agacho,quedando en cuclillas frente a la niña. Poso su mano sobre la cabeza ajena y le dio un par de suaves toquecitos

-Niña tontita...para chocarse con alguien hacen falta dos personas! Tu una yo otra. Así que o somos los dos culpables o no tenemos ninguno culpa alguna. Te dejo elegir a ti! Eso si levanta la cabezita que eso le puede pasar a cualquiera

Era adorable que se preocupase tanto por algo tan normal,tan insignificante. No tenia culpa alguna...y también era algo tonto. Adorablemente tonto. Quizás los vestidos de la caja le quedasen bien a la rubia? No,dudaba que aquello le quedase bien a alguien.

Estiro la mano y tomo uno de los papeles del charco. Húmedo,doblado y apunto de quebrarse por el agua. Los colores se entremezclaban haciendo que fuese imposible adivinar que había plasmado o escrito en el mismo con anterioridad.Observo de nuevo a la niña,las lagrimas...era por el choque o por el papel? Daño no creía haberle echo por eso no se disculpo pero...tal vez...le había herido?

-Esto...era importante?
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Villager | Wyvern Rider

Cargo :
Comerciante ilegal

Inventario :
Concoction [4]
Vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Tomo de Ellight [2]
.
.

Support :
Sothe
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
844


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos en la casita de muñecas. [Priv. Undertaker]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 29, 2016 11:08 am

Los extraños siempre le habían resultado intimidantes. Las ropas negras del adulto, posiblemente un mercader o un comprador, sumando a su altura y a la perspectiva que ella tenía dado que había terminado de trasero en el piso no ayudaba en absoluto a la situación. Nerviosa, fue que alzo las manos a su cabeza, tomando el colorido sombrero adornado con un par de plumas entre sus dedos, retirándolo para comenzar a retorcer la tela, cubriendo la parte baja de su rostro. Las lagrimas empañaban sus ojos, entorpeciendo su visión. Se encontraba temerosa: ¿Y si el adulto la regañaba?... ¡No le gustaban los reproches! La voz dura e incluso fría que muchas veces utilizaban los mayores, resultaba ser mucho más dolorosa que un insulto acalorado. Y debido al tono de ropas del hombre es que temía que se tratase más de la primera opción que de la segunda.

Las carcajadas le sorprendieron, haciendo que abriese los ojos a más no poder debido a la sorpresa: el tono empleado... había resultado ser un sonido limpio, libre de toda maldad. Pero a pesar de ello su primer instinto fue tensarse y encogerse sobre si misma cuando el de oscuras vestimentas se acuclillo frente a ella. El temor y la tristeza habían dirigido aquel movimiento, ocasionando que cerrase los ojos ante la expectativa: ¿No se había disculpado adecuadamente? ¿El adulto la golpearía?...

Casi sintió como su corazón se saltaba un latido cuando ninguna de sus suposiciones o miedos se cumplió. Curiosa, más aun con un deje de temor, fue que abrió los ojos y observo la esbelta figura de largos cabellos plateados. Aun sujetaba el sombrero entre sus dedos, pero con menos fuerza que en un inicio. La confusión fue lo suficientemente grande como para que él tacto y los suaves toquecitos le resultasen gratos. Parpadeo un par de veces, dejando escapar un hipido sutil en lo que escuchaba las palabras del más alto.

¿La dejaba elegir a ella?... ¿Eso quería decir que debía contestarle, verdad?. Titubeando fue que bajo la vista al suelo, mordiéndose el labio inferior cuando su mirada choco con los papeles, cerrando los ojos con algo de fuerza para desviar su atención de aquello y concentrarse en lo que debía decir.- Uh...Ni-ninguno tiene la culpa, señor.-pronuncio al final, con un ligero rintintin de duda hacia el final de la oración, alzando el rostro tal como el hombre se lo había solicitado. Pero no fu capaz de mantenerle la mirada por mucho tiempo, sus ojos se desviaron hacia un lado, volviendo a observar al extraño con cierta incertidumbre en pequeños intervalos. Sus manos habían bajado hasta quedar reposando sobre su falda, aun sosteniendo el sombrero entre ellas.

No sabía que decir. Y tampoco encontraba el animo para ponerse de pie nuevamente... pero la humedad del piso estaba comenzando a traspasar la tela. La idea de que posiblemente había quedado toda sucia la desanimo aún más. Había perdido los dibujos, y por lo visto ciertas partes de su ropa se estaban embarrando. ¿Como iba a poder trabajar así?. Desamotivada, utilizo las amplias mangas de su ropa para secarse un poco la cara. Logro evitar el llanto, pero unas cuantas lagrimas habían logrado escapar antes de que pudiese calmar un poco sus emociones. Sus mejillas permanecían rojas debido al llanto contenido.

El periquito dejo piar, optando por alzar el vuelo para posarse sobre uno de sus hombros. La juglar solo asintió en silencio ante la pregunta, sintiendo ganas de hacerse bolita en algún rincón al ver el estado del papel que era sostenido por una de las manos del peliplateado.- Yo...-trato de hablar, aun utilizando sus manos para refregarse las mejillas, le había bastado con mirar nuevamente el estado de los papeles para sentir de nuevo unas inmensas ganas de llorar. ¡No quería hacerlo!¡Pero tampoco podía controlarlo!.- Y-yo... iba a trabajar...ahora.-se explico como pudo, apretando los labios y convirtiendo sus manos en pequeños puños que apretaban la tela de las mangas. Aun en su posición en el suelo fue que flexiono las piernas, los cascabeles atados en los zapatos emitieron un sonido característico ante el movimiento, que termino por dejar las rodillas a la altura del pecho y los pies apoyados sobre el piso. Debía ponerse de pie, incluso si no tenía muchas ganas de ello. Ya había perdido los dibujos, pero aun tenía su guitarra... solo tendría que buscar un lugar donde ponerse para secarse, si tenía suerte podría trabajar un poco en la tarde...
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos en la casita de muñecas. [Priv. Undertaker]

Mensaje por Undertaker el Dom Abr 03, 2016 3:57 pm

-Genial! Maravilloso! Entonces los dos somos inocentes! Y no es culpa de nadie!

Exclamo con alegría al saber la respuesta de la rubia. Aunque ella misma no parecía muy segura de ello. Era muy joven y se vía tan...indefensa. De cierta manera daban ganas de agarrarla por el cuello y robarle todo el aire,sabiendo que no opondría resistencia. Para antes de acabar con ella soltarla y darle un abrazo,decirle que todo estaría bien. Consolarla.

Tan débil,tan indefensa y temerosa...oh! Como no se habían comido viva a esa niña todavía? el mundo exterior estaba plagado de enemigos y peligros. Bandidos,guerras,la naturaleza misma,los emergidos... Pero la cuidad no era mejor,porque si fuera de ella los seres eran violentos dentro de la misma eran crueles y brutales.Pero de manera mas sutil,mas discreta. Para que nadie pudiese reprocharles o llamarles malas personas. Hacían daño por el simple placer de hacerlo,por el simple echo de que algo era diferente. Lo había vivido el mismo y lo había visto y aquella niña...era la victima perfecta.

Pero realmente lo era o simplemente le habían convertido en una? No podría saberlo sin preguntarle,pero dudaba de que entendiese la pregunta,o que no la asustaría con la misma. Los humanos eran tan complejos...

Y se rendían tan fácilmente. Los papeles al parecer eran importantes para ella porque iba a usarlos para trabajar,pero ahora al verlos destruidos... Tan dramáticos! Siempre haciendo una montaña de un grano de arena! Dio un par de sonoros aplausos para atraer la atención contraria

-Si ibas a trabajar entonces ve a trabajar! No tienes dibujos pero hay mas cosas! Dime,dime,dime! Que ibas a hacer? Cual es tu trabajo? Tu idea? Tengo muchas cosas,y puede que pueda prestarte alguna un rato para trabajar! Los dibujos ya no están porque nos hemos chocado los dos ,verdad? Entonces solo hace falta encontrar una solución entre los dos! Te ayudare con tu trabajo por hoy!

Después de todo,aun tenia tiempo antes de hacer su entrega.Y podía llegar a ser divertido en cierta manera.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Villager | Wyvern Rider

Cargo :
Comerciante ilegal

Inventario :
Concoction [4]
Vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Tomo de Ellight [2]
.
.

Support :
Sothe
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
844


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos en la casita de muñecas. [Priv. Undertaker]

Mensaje por Eliwood el Jue Sep 08, 2016 9:58 pm

Tema cerrado. 10G a Undertaker.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
521


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos en la casita de muñecas. [Priv. Undertaker]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.