Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 16, 2016 5:45 am

Sentía que tocaba el borde del mundo. Quería seguir el camino, quería explorar ese reino tanto como cualquier otro, pero las montañas se habían hecho tan numerosas que ya no había forma de rodearlas o evadirlas para proseguir, y el paso en estas se había vuelto tan interminable que en algún momento había dejado de haber siquiera un camino en lo empinado. Ahora Alim sólo escalaba y bajaba por su cuenta, se las arreglaba para seguir recorriendo, pero se le dificultaba ya imaginar la ciudad que debía de aparecer a la vista del otro lado, sino paredes rocosas cada vez más grandes o un acantilado del fin del continente.

Las pequeñas manos se aferraron al borde de un gran desnivel en la montaña, jalándose hacia arriba con un quejido. Tenía los dedos y las palmas grises de suciedad ya, así como el área de las rodillas en el abultado pantalón blanco, algo del torso y los brazos, hasta un poco el rostro por haberse rascado la mejilla o el puente de la nariz. Usaba sus sandalias, por una vez; llevar calzado le incomodaba de sobremanera, pero el terreno escabroso había llegado a rasparle uno de los talones y prevenía, llevando el área afectada limpia y envuelta con un trozo de tela ya. Al surgir sobre el desnivel, el pequeño marcado recibió el paso de una ventisca fresca y revitalizadora, aire puro de las solitarias alturas. Se acercaba a la cima de una grande. Buscando más de aquello, se apresuró a trepar los tramos que le faltaban ansiosamente, resbalando y trastabillando sobre la roca, pero consiguiéndolo al fin y al cabo.

Una vez que estuvo arriba, en la meseta que serpenteaba entre el cordón montañoso, se permitió disfrutar de la brisa que con tanta fuerza silbaba allí. Cayó sentado al suelo bastante más plano con un largo suspiro de alivio, dejando que el viento echase hacia atrás su cabello, pusiese a ondear la prenda abierta que vestía y la larguísima trenza armada desde su nuca. Frente a sus ojos tenía el descenso, el otro lado, el camino hacia la ciudad capital de Daein, distante y grisácea Nevassa recibiéndolo a lo lejos. La fortaleza le llamaba, recompensaba con su perenne presencia el cansancio del viajero. Vistas como aquella y sensaciones como aquella hacían que todo valiese la pena. Se quedó unos momentos allí mismo, tal y como estaba, dibujándose una sutil y cálida sonrisa en su rostro al gozar de todo ello. Cada día amaba más su mundo.

Varios minutos pasaron antes de que se decidiese a proseguir. No tenía prisa, jamás la tenía. Por lo demás, estaba bastante cansado. Tener un camino estable y relativamente simple como aquella meseta que había descubierto era conveniente, pero no restaba al esfuerzo descomunal que había estado haciendo para llegar hasta ahí. Personas más experimentadas que él seguramente lo tendrían como una excelente ruta; él sólo podía pensar que ya no tenía tantas ganas de seguir caminando. Antes de alzarse de su asiento, sin embargo, atisbó algo moviéndose entre el gris, y en lugar de pararse o ir a investigarlo se conformó con apoyar el mentón en sus manos, a la vez que sus codos descansaban sobre sus rodillas, entornando la vista para intentar verlo desde allí. Parecía que había una persona usando esa vía, pero tenía que estar muy lejos... o quizás sólo era muy pequeño. Sí, le parecía que era pequeño. De hecho, tanto o más que él mismo. Alguien de la edad que el aparentaba siempre era emocionante de conocer; también las personas de la edad que realmente tenía, pero esas se veían muy, muy distintas. Sin deseos aún de moverse, pero bastante interesado en esa persona, Alim levantó ambos brazos y echó a agitarlos, saludando. - ¡Hoooolaaaaa! ¡Oooooiiiigaaaaaaaaa! -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Jafar el Dom Mar 20, 2016 3:39 am

Se había perdido.No podía asegurarlo,pues uno no era capaz de perderse cuando no conocía con exactitud la ruta ni el destino,pero algo en su interior le decía que no estaba donde debía de estar. Y sus instintos,aquella voz interna,rara vez se equivocaba.Por no decir nunca. No es que no supiera el camino a tomar,después de todo Kurthnaga le había dado indicaciones. Simples,sencillas para que el niño fuese capaz de entenderlas,repetidas hasta la saciedad para que no fuese capaz de olvidarlas. Y no las había olvidado, simplemente ninguno de ellos tuvo en cuenta un pequeño detalle, algo de lo que aun no eran conscientes. El dragón negro y el dragón blanco tenían diferentes conceptos sobre el espacio. Para lo que uno implicaba el caminar,el viajar,grandes distancias para el otro no eran tan grandes. No cuando estaba acostumbrado desde que tenia uso de razón a vagar por la frontera de su país,caminando o volando durante días sin tomar descanso alguno. Y tal vez por ello en esa ocasión el niño había ido mas lejos de lo que se le había pedido,y tal vez por ello se había perdido.

Mas aun no estaba seguro de ello,así que se limito a seguir su camino. Las montañas frente a el no lo habían intimidado,viniendo de una zona montañosa y rocosa en su totalidad. Ni siquiera le había afectado el echo de que sus pies estaban descalzos,los mismo tenían tantas durezas que los roces y pequeños cortes que la superficie por la que caminaba le podían producir no le afectaban.Ni siquiera se percataba de ello. Tampoco había buscado ningún camino para abrirse paso por la montaña simplemente había comenzado a escalar las mismas. Con una facilidad que parecía imposible para su pequeño cuerpo,producto de los años de practica.

Fue poco después de alcanzar la meseta que se percato de que había un sendero,uno que permitía descender la montaña y llegar al otro lado de la misma. A la ciudad que se alzaba en la lejanía,al lugar que ni siquiera sabia que había cuando comenzó a avanzar con intenciones de sobrepasar la montaña frente a el. Podía ver las murallas de la cuidad,no perfectamente,pero la cuidad e Goldoa también estaba cubierta y eso le permitió identificar aquello que rodeaba a la desconocida Nevassa. Aunque era claro que ambas ciudades no tenían nada que ver a simple vista.

Se preguntaba si ese seria uno de sus destinos o simplemente un elemento mas del paisaje cuando un grito lo sobresalto. Se giro hacia el origen del sonido,molesto consigo mismo por no percatarse de que a su alrededor había alguien. Decepcionado de si mismo al distraerse tanto con su entorno y los pasos que daba como para no saber que estaba acompañado. Afilo la miada al observar esos brazos que se movían enérgicamente en la cercanía,tan corta distancia entre ambos le molesto. Pero no importaba,era un niño humano,tenia que ignorarlo. Por el bien del niño,porque si no lo ignoraba...

Sus pasos que se habían vuelto a girar hacia el camino para dejar atrás a la otra figura volvieron una vez mas a girarse. Confundido.Algo andaba mal,no sentía esa sed de sangre,esas ansias que recorrían su cuerpo cada vez que se encontraba con un humano. Ante aquel niño no lo sentía. Seria por la distancia entre ambos? No eso no era,la figura le producía otra sensación. Dio un par de pasos para acercarse,sin responder al llamado. Ceño fruncido,mirada afilada. Soltó los cuchillos sujetos a su muñeca,los tomo en sus manos haciendo que su piel quedase en contacto con el frió metal. No funciono,tenia que tranquilizarlo,mas a cada paso que daba mas molesto estaba. Molesto,irritado. Mas no quería saltarle al cuello. Era la primera vez que le ocurría.

Cuando llego frente a el soltó un ronco rugido,uno que intento contener pero no pudo. Lo observo con descaro de arriba abajo. Tenían mas o menos la misma altura y los cuerpos de ambos parecían de la edad,con constituciones similares. Pero la presencia ajena era molesta,pero no...que pasaba? No era familiar...Su mirada callo en la marca,la observo unos instantes clavando sus ojos en ella. No era como las marcas de los dragones,pero tampoco era tan diferente. Como la presencia ajena,no se sentía como un dragón mas tampoco como un humano.

-No humano...no dragón...

Apretó los cuchillos en su mano. La izquierda acabo con una leve rozadura,apenas una linea que dejo caer un par de gotas de sangre.Alzo la mirada y la clavo en los ojos ajenos. Se estaba acostumbrando a la sensación que la presencia ajena le provocaba.Pero seguía sin saber que era . Y quería saberlo,tenia que saberlo. Por si era peligroso,por si era un enemigo de Goldoa.

-Que eres?  
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Silver Dragon

Cargo :
Asesino

Autoridad :
-

Inventario :
Elixir [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Kurth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1793


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 01, 2016 4:14 am

Por unos momentos lo había dudado, pero el otro viajero se le estaba acercando al fin y no tendría él que alzarse de su sitio, lo cual era un alivio. Sus pobres pies no podían mucho más. Bajó los brazos, posó sus manos en su regazo y aguardó, paciente ante el aparente titubeo del otro muchacho. Paraba sobre el rocoso camino, se quedaba mirando en su dirección y luego seguía, pero claramente le había visto y le había oído, así que él esperaría. Agradecido, inclusive, de que se molestase en deshacer camino y regresar, aunque no tuviese sonrisas o gestos amistosos para dedicarle de regreso. No esperaba que todos los tuviesen. Suficientemente bendito se sentía con encontrar a otro viajero en tan inhóspita ruta, dudando cómo o por qué uno tan joven terminaba en un sitio así. Con una amplia sonrisa puesta ya en los labios, Alim se esforzó al menos en ponerse de pie para recibirle, emitiendo un leve quejido al momento de levantarse.

Pero qué seria y afilada mirada traía, para alguien tan pequeño. Una expresión que seguramente hacía a las demás personas apartar la vista, empero tan poco acorde a un rostro pecoso y de aún redondeadas mejillas. Si no había parecido descontento ya, el gruñido que emitió a continuación lo volvió bastante aparente. No se imaginaba por qué motivo. Tampoco era muy usual que alguien fuese y le gruñese, así como así, pero casi nada le sorprendía. Su sentido de la autopreservación le falló, como siempre, y el marcado no se consideró en peligro alguno con el niño de cabello blanco puro, prevaleciendo en su tranquilo ademán. - ¿Hm? ¿Hola? - Sólo probó otra vez, sin éxito. No le estaba dejando más que hacer, sino unir sus manos tras su espalda y darle unos momentos. La paciencia era su fuerte, después de todo. Dejaría que le inspeccionase cuanto necesitara, aunque calculaba que no tomaba mucho notar que no escondía armas ni nada peligroso en su ropa ligera, hasta escasa.

Ah, pero que bajase la vista de ese modo era algo distinto. Alim no necesitó seguirla para adivinar qué había hallado, qué retenía su atención. Soltó un suave y discreto suspiro, esforzándose por no borrar la sonrisa en su expresión. Comprendía, pues, que aquel niño era alguna clase de laguz. Por el momento desconocía cual. Aceptaba la confusión que seguramente estuviese haciéndole sentir, sino incomodidad u otra emoción más turbulenta, mas no se resignó a ello.

- Soy un viajero, igual que tú, ¿cierto? - Respondió en alegre tono, amistoso desde el primer instante e impávido al extraño trato que se le daba. No estaba respondiendo precisamente a lo que el albino preguntaba, pues lamentablemente no podía; de hacerlo, lo más seguro era que se le apartase de inmediato, o al menos que se volviese bastante más difícil ganar su agrado. Aunque le parecía bastante curioso que aquel chico hubiese dudado entre dragón o no dragón, rozando la realidad, lo mejor era optar por respuestas como esa. Distraerlo, quizás, hasta que se relajase un poco. - No sé bien sobre lo de dragón o no dragón, no estaría del todo seguro... ¡pero también soy un mago, si eso es a lo que te referías! Ah, eso sí, no del tipo que pelean con otras personas. - Y mientras hablaba preparó su siguiente distracción, bajando sus manos a sus costados y metiendo los dedos de una discretamente en su bolso, la gran tela envuelta que cargaba sus pocas pertenencias. Las yemas de los dígitos rozaron las páginas de un tomo mágico, apenas separándolas. Tenía un truco o dos de los que servirse. Era un ilusionista, al fin y al cabo, y había estado mejorando sus espectáculos considerablemente en el último tiempo. - Soy un mago de... ¡este tipo! - Con un leve saltito, más bien un suave rebotar sobre sus talones, sacó la mano de su bolso en un amplio gesto, y desde el roce con las páginas hasta el arco que su mano trazó en el aire llevó una brillante y vistosa parvada de diminutas mariposas, algunas amarillas y otras más anaranjadas, hechas de un muy bien controlado conjuro de Fuego.

- Taráaaaa~ - Murmuró, sacudiendo las manos como si con ello disipase su improvisada presentación, aunque lo que hacía en realidad era llevar el deje de fuego un tanto hacia adelante, acercar una mariposa brillante y cálida a la nariz del albino antes de dejarla apagar. Igualmente brillante era la sonrisa que le dedicaba entonces, al extender su mano hacia él para ofrecer un apretón de saludo. Sólo porque era alguien nuevo, y con las personas nuevas le habían enseñado a ser cordial. - ¡Ah, y mi nombre es Alim! ¿Qué hay de ti? ¿Cómo te llamas? -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Jafar el Dom Abr 03, 2016 11:01 pm

Apretó mas los cuchillos en su mano,haciendo que un par de hilos de sangre descendiesen de ambas al mismo tiempo.Dientes apretados y un rugido contenido en su garganta.Estaba molesto,ya no por la presencia ajena a la cual se estaba haciendo,si no por sus palabras.No le hubiese importado que no le hubiese respondido,bueno si pero no le hubiese molestado. Después de todo no tenia derecho.No estaba en Goldoa,en su territorio,era otro lugar y no podía exigir nada. Kurth le había dicho que era importante ocultar el echo de que era un dragón en los países a los que viajaría.El tenia secretos que no podía decir,y puede que la persona frente a el tampoco pudiese decirle. Y lo aceptaba. Pero no estaba actuando así.  

Sabia de su desconocimiento ,era consciente. Por ejemplo era la primera vez que escuchaba hablar sobre magos. No sabia lo que era,pero si sabia que el otro estaba intentando desviar su atención. Habia entrenado mucho,para desenvolverse bien en el campo de batalla,y en varios de sus entrenamientos mientras luchaba contra su padre varios dragones intentaban distraerlo,capta su atención y desviarla de su oponente. Y caía,y recibía golpes y heridas por parte de todos. Ahora no estaban luchando y era todo distinto,pero estaba seguro de que el niño quería hacer eso. Y no lo iba a permitir. Era ese intento de distraerlo de su cuestión lo que lo había molestado

Aunque si que no pudo evitar que su atencion fuese captada por las mariposas de fuego. De cierta manera estaba familiarizado con dicho elemento,sabia que no había que tocarlo pero verlo le tranquilizaba,porque después de todo era un dragón y el fuego parte de sus armas. Pero no sabia que hubiese criaturas fuera de Goldo que también usaban dicho elemento para si. Seria porque era un mago? O por la extraña presencia que emanaba.

Junto sus manos,sujetando sus cuchillos entre las dos,entrelazando sus dedos y apretando las armas levemente. Las manos antes pálidas estaban rojas.Sus ojos cerrados. Consiguió tranquilizarse lo suficiente como para no querer rugirle al otro,aun así su voz salio un poco ronca

-Alim mentiroso...Dragón o no dragón...tu sabes...porque sabes querías desviar la atencion...

Abrió los ojos y los clavo en los ajenos

-No contestar esta bien...secretos...son secretos no se dicen...pero intentar desviar la atencion...es de cobardes...

No estaba acostumbrado a las palabras y le salían entrecortadas en ocasiones. Sentía que hacia tiempo que no hablaba tanto,pues en su familia siempre eran mas de actos que de frases. Pero en palacio estaba comenzando a aprender que las palabras eran importantes,porque algunos no entendían los actos. Y el había entendido el porque de los actos ajenos,pero no sabia como mostrarle su disconformidad a Alim con algo mas que simples rugidos y colmillos amenazadores. Y tenia que usar palabras, y no estaba cómodo,porque no sabia si estaban bien dichas. O se le entendía.

Pero había algo que si sabia. Si otra persona le daba su nombre el tenia que dar el suyo. Aun con las manos apretadas,sin tener la intención de soltarlas para que no volviese a apoderarse de el esa molestia que comenzaba a evaporarse,se señalo ligeramente a si mismo.

-Jafar...mmm...que es...un mago?

Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Silver Dragon

Cargo :
Asesino

Autoridad :
-

Inventario :
Elixir [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Kurth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1793


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Invitado el Lun Abr 11, 2016 8:16 am

Distraer al otro muchacho no había servido por más que un par de momentos. Retuvo su atención un poco con su juego de mariposas de fuego, y menos mal que lo hizo, pues al mago le habría desanimado bastante que su lindo truco tan cuidadosamente desarrollado tuviese nulo efecto. Pero la seriedad parecía jamás haberse disipado, sino apenas suavizarse un instante, tras el que su tajante mirada volvió a su pálido rostro. Algo no había salido de la forma esperada. Alim intentó aparentar normalidad, mantenerse sonriente, mas no había modo: el albino lo dejaba todo muy en claro y muy de frente, tan súbito como un baldazo de agua fría.

Y apenas entonces, que enunciaba más que un par de palabras de corrido, Alim pudo reparar en la forma en que hablaba. Desconocía qué interpretar o cómo reaccionar a ello, si acaso simplificar la forma en que él mismo le hablaba o preocuparse de que algo le trajese corto de aliento, pero sus pausas parecían sólo preceder a una cuidadosa elección de palabras. No había tenido problemas entendiéndole antes, tampoco. Y lo cierto era que su llana forma de comunicarse hacía todo menos suavizar el impacto de lo que decía. Llamado cobarde y mentiroso en un mismo minuto, el marcado no pudo sino reconocer la ineludible verdad en ambas palabras y sentir su corazón dar un vuelco en su pecho. Con un ínfimo suspiro, borró la sonrisa de su expresión y juntó sus manos tras su espalda. Después de todo, notaba ya que no habría apretón de manos.

- ¿Cómo... supiste? Algunos laguz se dan cuenta. Pero no con tanta exactitud. - Habló con lentitud, aún sorprendido con lo que acababa de suceder. Cual fuese la capacidad del otro para notar tales cosas, era una con la que no se había encontrado jamás. Ni siquiera de parte del más perceptivo laguz. Podía pensar que se tratase de uno de ellos, mas sin orejas peludas ni alas a su espalda para delatar su raza, no podía estar del todo seguro. Entre tanto hizo un intento de sostener la dura mirada que se le dedicaba y acabó sólo por bajar enseguida la suya; después de lo que acababa de hacer y de lo evidenciado que quedaba, no conseguiría sentirse tranquilo si no enmendaba. - Lo siento. Creo que sí fui un poco cobarde, no quería exaltarte o... asustarte, o algo así. - Comenzó por disculparse. Entonces, con un insonoro suspiro, afloró la verdad hasta donde el mismo Alim la conocía. - No soy un dragón. Tengo la sangre, si de alguna forma lo supiste, pero creo que nunca voy a poder transformarme, sin importar cuanto lo intente. - Una de sus manos atrapó el tramo final de su trenza, jugueteando ausentemente con la punta de la misma y soltando una suave y aún insegura risita. Vaya que lo había intentado, había tenido mucho tiempo para dedicar a eso. - Así que supongo que eso me hace sólo un mago. -

Quizás así, sin la culpa y sin irritar al muchacho de las pecas, se sentiría más en paz. Aunque aún le restaban explicaciones por dar, pues aparentemente desconocía algo tan mundano como lo que era un mago. Lo cual no le molestaba; le daba cabida a captar su atención con una fantástica explicación de lo mágico y sus eruditos, esta vez de buena forma. Hasta le había dado su nombre, simpre una positiva señal. - Jafar-- - No llegó a hacer más que mencionarlo, en lo que su gacha vista vio una gota de rojo dar contra el suelo, entre los pies del otro. Levantó la mirada con inmediata consternación, encontrando sus palmas empapadas de rojo, demasiado notorio sobre la palidez de su piel como para pasar desapercibido. Jafar no parecía estar notándolo siquiera, aunque los afilados objetos que le habían herido de ese modo seguían justo entre sus manos. Frunciendo el ceño un poco, Alim intentó ser delicado en recalcarlo, cuidadoso de no sobresaltarlo. - Estás... lastimado. Mira, aquí. - Recalcó en voz baja, acercándose para tomar las manos ajenas, intentar separarlas un poco de las extrañas cuchillas, hechas como una punta de flecha a gran escala. El metal de los bordes había llegado a hundirse más de una vez en las palmas del niño, dibujando líneas rectas y sangrantes allí.

Sin tener mucho con qué asistirle, Alim sujetó un costado del pequeño vestón azul que llevaba, arrugando la punta y usando el lado interior de la tela para recoger algo de la sangre, despejar un poco las heridas para verlas. No muy profundas, pero descuidadamente ignoradas. No tenía nada apropiadamente limpio como para envolverlas, ni siquiera agua a mano para limpiar, pero creía que si tan sólo las dejaba sanarían a su tiempo. - Suelta esos, erm, cositos, ¿de acuerdo? Al menos un rato. Te estabas lastimando con ellos, eso no es bueno... - Le sujetó las manos tan sólo por las puntas de los dedos, las bajó para quitar de vista lo preocupante. Se las seguiría sujetando si tenía que, para estar seguro de que no se lastimase con nada más. - Un mago es alguien que interactúa con los espíritus de la naturaleza a través de hechizos. Es capaz de pedirles que se manifiesten de ciertas formas, y de controlar los elementos como el fuego y el viento un poco. Pero lo que estarías necesitando ahora mismo es un sanador, que es una especie de mago que manipula la energía de los seres vivos y repara sus heridas, ¿sabes? - Ladeó la cabeza un poco al preguntar, sonriéndole con más calma. No era tan impresionante si sólo lo decía, en lugar de hacer un buen espectáculo de muestra, pero serviría.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Jafar el Dom Abr 17, 2016 11:58 pm

Saber?El no sabia nada,absolutamente nada,por eso había preguntado. Habia cosas que necesitaba saber y otras que no,cosas que llamaban su atencion y que no le interesaban.El que era el otro no necesitaba saberlo pero si llamaba su atencion. Le bastaba con saber que no era humano,y eso lo sabia instintivamente. Pero no sabia lo que era,y quería saberlo al no estar seguro de si era un conocimiento importante para el o no. Pero si el otro no iba a hablar estaba bien para el,mientras no le mintiese. Pero...ahora todo era confuso para el de nuevo. Se limito a mover la cabeza de un lago a otro,negando con la misma las palabras del niño de cabellos azules.No.Mal. No tenia razón.

-No...yo no se nada,yo solo se lo que no es...Alim no humano,no dragón... Solo se eso... Pero no importa,no exaltas,ni asustas, ni pones nervioso,ni desagradas.... No...No provocas nada raro... Es solo... Raro... Nuevo... Y no se que es... Pero esta todo bien porque no eres humano...

No quería que el otro lo malinterpretaba como creía que lo estaba malinterpretando,porque no era bueno cuando la realidad se veía de otra manera.Pero no estaba acostumbrado a hablar mucho y sus frases siempre eran cortas,en ocasiones mejor pronunciadas que en otras,siempre entrecortándose...quedándose a medias... Porque no estaba acostumbrado,y la garganta se le sacaba con facilidad al hablar. Pero esperaba que hubiese entendido. Que todos estaba bien. Ademas había dicho que no era un dragón pero que tenia la sangre de uno,cosa que no entendió,pero fue suficiente para confirmar que el otro no era humano,y eso era lo importante. Porque si fuese humano seria difícil para el dragón blanco,al no estar acostumbrado a los mismos. Tenia que dejarlos ser,no atacarles,pero tras toda una vida matándolos,ahora que había prometido no hacerlo....se sentía ansioso ante los mismos,y temeroso no por el si no por ellos.

-Es bueno... ser solo un mago...

Aunque no estaba seguro de lo que era un mago,sus instintos le decían que para el otro cuerpo infantil estaba bien serlo.

su nombre llamo su atencion,y sin saber a que se refería el otro exactamente dejo se acercase y tomase sus manos.Se había olvidado de as heridas de las mismas,porque sus manos cubiertas en sangre se sentían cómodas,naturales,como si siempre debieran ser así. Porque estaba tan bien que se había olvidado de lo inusual de ello,de que llamaba a la preocupación. Aquel gesto suyo nunca había sido reprochado en el clan,lo veían normal,incluso fue su padre quien le regalo las cuchillas o mas bien quien se las dios tras habérselas ganado. Pero había comprobado con Kurth y con Gareth que no era normal,y que se preocupaban cuando el no veía motivo para ello. Y al igual que los dos dragones Alim también parecía querer sanarlas. Se soltó del agarre ajeno,dejo las cuchillas caer quedando colgadas de sus muñecas mediante los lazos rojos. Extendio las palmas de su manos ante el mago

-No importa... esta bien....

Llevo una de sus manos a su boca,y mediante su lengua termino la tarea que Alim había comenzando,terminando de lamer la poca sangre que quedaba y la que comenzaba a surgir de nuevo de la herida.Cuando quedo completamente limpia la enseño de nuevo.

-Listo... esta bien....

Llevo su otra mano para limpiarla también,dejando sus labios manchados con pequeñas gotas de la sangre que limpiaba. Alim comenzó a explicar lo que era un mago y era...confuso. En el mundo había fuego y viento,pero no conocía de espíritus que manifestasen lo mismo o los representasen,era algo que para el estaba allí y no era necesario saber mas. Espíritus,hechizos...no entendía nada de eso. Pero quizás era como los dragones siendo capaces de tener ambas formas,no había que entender como funcionaba para ser uno,solo había que sentirlo y practicar de ser necesario.

-Mago usa fuego y viento... sanador cura... Eso?

Si era eso era fácil. Entenderlo,no serlo,controlar algo tan destructivo como el fuego no era fácil,el siendo un dragón lo sabia. Y aquello le surgió otra duda,otra de esas que no necesitaba saber pero la duda ya había surgido en el.

-Alim mago de fuego... se puede quemar?
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Silver Dragon

Cargo :
Asesino

Autoridad :
-

Inventario :
Elixir [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Kurth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1793


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 26, 2016 7:32 am

Eso sí que era nuevo. No era que Jafar se sintiera asustado, irritado o tenso en su presencia, como pasaría normalmente, sino que lo extraño parecía ser que no lo estaba, no sentía nada de esas cosas. Podía aliviarse de eso, aunque pareciese extraño y curioso. Llegó a pensar que a quien tenía frente a sí no debía ser un laguz, sino algo distinto, alguna clase de divinador, otro marcado con una muy desarrollada intuición, o quizás alguna otra clase de persona con capacidades especiales de la que Alim no había oído ni leído. Alguien a quien, de algún modo, le pareciese bien lo que él era. No habría creído que tal cosa existiese en el mundo, pero viajaba preparado y anticipando el ser sorprendido, no se resistiría a una agradable novedad. Por el momento sosegó su iluso corazón, dejó que aquella posibilidad permaneciese siendo tal, sólo posibilidad.

No obstante, algo señalizaban las manos de Jafar. La forma y dureza de sus uñas, la resistencia al dolor en sus palmas; en heridas sobre heridas la piel lucía maltrecha y extraña, difícil decir si fuese particularmente resistente o no. Pero había algo lejos de humano en él, y no sólo en sus manos, sino por sobre todo en su mirada. Fija, atenta, un fuerte contraste a lo difícil que salían sus palabras. Vio con alivio que ya no hacía intento de volver a tomar las cuchillas con que se había lastimado, aparentemente objetos que cargaba consigo de forma regular, en lugar de ello alzando las manos un poco hacia su rostro. Lo que hizo entonces, su método de atenderse el daño, no fue nada menos que animalesco. Cada vez más convencido, Alim le dejó hacer lo que le diese tranquilidad hacer, dando medio pasito atrás y mirando con calma, como si no se tratase de nada extraño.

- Así que... ¿no te gustan mucho los seres humanos, hm? ¿Asumo que los dragones sí? - Dijo, desviando la vista un breve instante a la sangre, tan contrastante aquel rojo brillante sobre piel tan blanca como márfil puro, y a la lengua que la recogía. No parecía una lengua áspera de felino, ni nada por el estilo. - A mi sí me agradan las personas, ¿sabes? Son agradables e interesantes. No viven mucho, pero pueden hacer cosas realmente admirables, en su tiempo. Y ya dicen lo dicen los libros, no hay nada más impredecible y misterioso que el siguiente paso que de la humanidad. - Habló mientras el otro limpiaba su herida, gesticulando con una mano distraídamente, el dedo índice alzado y moviéndose de acá para allá al explicar. - Oh, pero los laguz también me gustan mucho. Nunca he visto a un dragón, pero tuve un par de amigos que eran felinos, gatos realmente grandotes, y... esto ya está, eh. - Paró cuando Jafar lo hizo, mostrándole sus manos. No estaban sanas, claramente no había propiedades curativas especiales en eso de lamerse las heridas. Pero estaban un poco mejor, y no quería decepcionar a Jafar o hacerle sentir inadecuado, así que asintió enérgicamente y amplió su sonrisa, dando su aprobación.

No dudaba que fuese un buen chico, aunque se comportara de forma algo descolocada y su habla fuese torpe. Se esforzaba por hacerse entender y entenderlo a él. Considerado el impedimento de comunicación, eso hasta le demostraba cuan aguda era su mente; y no tenía problema con pensar de él así, evaluarlo como si de un pequeño se tratase, pues en su experiencia y a su entendimiento él era su mayor por una gran cantidad de años. Apreciaba la curiosidad del otro viajero, aún siendo curiosa su pregunta. - Así es, mmhm. Casi todo lo que se manifiesta en la naturaleza, puede usarlo un mago. Y como tal, nuestra relación con los elementos no es mala, podemos pedirles uno que otro favor y ganarles un poco de complacencia~ - Seguía hablando como la clase de mago que era, en parte un dedicado erudito, en parte un ilusionista simplemente enamorado de lo que hacía. Decía las cosas como las entendía y las veía él. - Lo cual significa que puedo arreglármelas bastante bien entre un montón de fuego, evitar que venga a mi o que me dañe enseguida. ¡Como si fuese considerado conmigo! Pero si toca, pues, claro que quema. -

No tenía problemas con oír preguntas, si Jafar no tenía problemas con oír sus respuestas. Disfrutaba hablar en general, más si era de las cosas que hacían más brillantes sus días. Pero no iba a querer quedarse parado donde estaba; no era que no disfrutara quedarse quieto y aprecia su entorno tanto como pasear, sino que aún le dolían bastante los pies, quedarse apoyando su peso no le quitaba el dolor en las plantas de los mismos. Tomó al otro por apenas las puntas de los dedos nuevamente, entrelazándolas delicadamente con las suyas, y le apartó hacia el borde del camino, un descenso bastante empinado montaña abajo. - Ven por aquí, por aquí. ¿No quieres descansar? ¿O ibas a algún lado? -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Jafar el Miér Abr 27, 2016 9:25 pm

No le gustaban los humanos,era mas que eso,los odiaba.Con toda su alma.Era lo que se le había inculcado desde antes de tener uso de razón,de lo que había visto. Aquellos seres ingenuos que intentaban traspasar la frontera del país de los dragones con nada mas que viles intenciones. Eran crueles,destructivos,un peligro para Goldoa que merecía ser destruido. No merecían vivir...pero...Kurth le había dicho que no todos los humanos eran malos,que había gente buena. Y que no tenia que matar.Seria porque la gente buena no merecía morir? No importaba,el caso era que había prometido no hacerlo. Y no podía hacerlo porque quería mantener la promesa. Pero el instinto y la costumbre eran poderosas y aun sentía ese impulso en el cada vez que se encontraba con u humano en su camino.Intentaba no acercarse mucho,pasarlos de largo,cuando se podia. Porque lo cierto era que ya había roto su promesa cuando se vio arrinconado por esos bandidos en uno de sus caminos. Y el no haberse reprimido esa vez hacia mas difícil el reprimirse ahora.

-Para mi es muy difícil....tratar humanos.... pero esta bien si no son humanos...

Le habían dicho que los humanos eran los malos,los que debían ser odiados.Pero solo los humanos.Estaba bien siempre y cuando no lo fueran,los dragones estaban bien porque el mismo era un dragón.

Pero dejando eso de lado había algo en el niño que le hacia sentir fuera de lugar,y no estaba hablando de la presencia que irradiaba. Habia creído que era solo ante la explicación de la magia,incomprensible para el,pero no,era algo mas. Creía entender lo que el otro le decía,pero no estaba seguro de ello,porque la mitad de las palabras que Alim usaba ni siquiera las conocía.

-Usas....mucha palabra rara...pero....

Se quedo callado unos momentos,meditando tanto las explicación ajena como la que iba a dar el a continuación,sin saber exactamente como hacerse entender.Porque como iba a hacerlo si no estaba seguro de lo que el otro había dicho.

-Entonces fuego quema... pero no ataca ni se acerca mucho... Enemigo que hiere si se acerca pero que no se acerca nunca... eso?

Pregunto ladeando ligeramente el rostro y lavando sus ojos dorados en la presencia ajena,esperando una respuesta.Entonces una duda surco su mente,ahora que creía que entendía como funcionaba eso de la magia.

-Alim usa fuego y fuego escucha...es bueno con el.... pero....mmm... si otro mago ataca a Alim con fuego... fuego obedece a Alim o a enemigo?

Se dejo llevar hacia el borde del camino,no teniendo problemas con ser tomado de la mano al no ser el otro un humano. Estaba bien,nno tenia motivos para desconfiar o soltar el agarre.Solo lo acompaño hasta el borde del camino.Negando ante la pregunta ajena. No estaba cansado,para nada así que no necesitaba un descanso. Pero tampoco estaba claro su destino así que tampoco podía decir con certeza si iba a algún lugar y donde quedaba el mismo. Y no tenia prisa... No quería descansar,pero tampoco tenia la necesidad de irse en esos momentos. El otro quería que se quedase con el?

-Yo...estoy bien...pero si Alim quiere descansar....esta bien....no prisa....
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Silver Dragon

Cargo :
Asesino

Autoridad :
-

Inventario :
Elixir [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Kurth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1793


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 17, 2016 8:57 pm

Esa sería una ocasión para recordar. Jafar era la primera persona que conocía que no prefería humanos, sino que los evadía. Alim había pasado su tiempo alrededor de muchos laguz, por supuesto, pero habían sido en su gran mayoría criaturas dóciles viviendo bajo un señor beorc, así que nunca había conocido aquella parcialidad. No estaba por cuestionarla, no pensaba preguntar de sobra el por qué o el para qué de ello; si así como estaban todo funcionaba bien, era suficiente para él. La mejor suerte que había tenido en años. - Tú descuida, que no hay ninguna persona humana por aquí, nada a lo que te tengas que acercar. ¡En este momento realmente me alegro de no ser uno! - Habló en una voz alegre, casi cantarina del buen humor que traía. No era como si le desagradase ser lo que era, no resentía las condiciones, aceptaba su marca sin ocultarla, mas no era a menudo que podía alegrarse de ello. Asintió con la cabeza en un movimiento corto y veloz. - Así es como puedo estar con Jafar, bien. -

Pobre de su potencial nuevo amigo, sin embargo, si ya estaba mareándolo con sus palabras. El pequeño mago comprendía que no se trataba de la cantidad o lo rápido que hablaba, para su alivio, sino sólo las palabras. Aquello volvió su atención con bastante más curiosidad hacia el dragón, ojos azules ampliamente abiertos al razonar, en silencio, exactamente qué tenía la forma en que se expresaba. Tenía un habla tierna y adorable, después de todo, pero había algo preocupante allí. Alim era suficientemente instruido y perspicaz como para distinguirlo: los adjetivos complejos o quizás los verbos muy poco tangibles, las cosas poco concretas, eran donde había perdido un poco a Jafar. Pero palabras como "atacar" y "quemar", palabras que Alim consideraría muy secundarias en un vocabulario básico, las dominaba con notoria familiaridad. Palabras base, verbos básicos, conceptos de enemigo y aliado le iban bien, tampoco los pronunciaba tan raro como otras palabras, pero estaban aquellos agresivos términos que al marcado le preocupaban.

Se quedó viendo al albino varios momentos de sobra mientras sopesaba todo eso, tan sólo oyéndole y estudiando las expresiones en su rostro. No parecía que hubiera nada mal con él, tenía una mirada agradable y había calma en sus gestos. Aún así, le preocupaba un poco. Tardó considerablemente en responderle, mas se aseguró de mantenerse tranquilo y paciente, poniendo en su expresión tan sólo una leve y cálida sonrisa. - ¡...ah! Síp, ajá, así es. Pero si es otro mago el que conjura hacia mi, lamentablemente el elemento le obedecería más a esa persona. Nadie es inmune en este mundo, ¿ves? - Apretó su agarre en los dedos ajenos un poco, bajó la voz al continuar. - Palabras como esas son las que sí sabes bien, ¿hm? Enemigo, amigo, inmunidad, atacar, quemar, fuego, usar. Me pregunto... ¿quién te ha enseñado a hablar con estas palabras? -

Era más una pregunta retórica que cualquier otra cosa. No albergaba totalmente la esperanza de que Jafar se lo explicase, o de que hubiese una explicación significativa tras ello. Quizás sólo fuese así. Sin presionar el asunto se acercó al borde de la ruta, soltando la mano del otro muchacho para dejarse caer sentado, estirando las piernas con alivio frente a sí. - ¡Gracias, Jafar! Es que no soporto más los pies, las montañas no son lo mío... pero sólo será un ratito, ya descanso. - Avisó, acomodando su abultado pantalón un poco, para enseguida estirarse hacia adelante con un breve quejido y aflojarse las sandalias un poco. No le agradaba llevar calzado, estaba seguro de que sentir los pies menos apresados le ayudaría a recobrarse más rápidamente. Dejó que Jafar hiciese como deseara, lo importante para él era saber que se iba a quedar por allí, acompañando aún un poco más; él, por su parte, sólo se dejó descansar un poco, mirando hacia el frente, al increíble paisaje que la altura dibujaba frente a ellos. El risco miraba hacia las llanuras bajo la montaña, eventualmente a Nevassa. Tan nítida y aparentemente tan cercana, justo allí.

- A esa ciudad es a donde estoy yendo. - Alim explicó, estirando el brazo y apuntando con el índice a la ciudadela fortificada. Seguía entera y para él lucía bien, aunque había un par de columnas de humo alzándose a la altura de la muralla exterior; nada que el marcado pudiera entender o distinguir tan bien. - Leí que se llama Nevassa y-- ¿hmm...? - Detuvo su habla para echarse un poco hacia adelante, entornar la vista e intentar distinguir mejor qué había por allí. Lejos de la ciudad, por las llanuras, se movía un gran número de lo que parecían puntos negros a esa distancia. Puntos negros con trozos de tela muy grandes, banderas que no veía bien.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Jafar el Jue Mayo 19, 2016 11:34 pm

Alim no paraba de observarle y aunque al albino no le incomodaba o le molestase esto no podía evitar clavar el también la mirada en la persona ajena. Porque lo hacia? Ese gesto,la mirada atenta.... quería decirle algo o simplemente lo analizaba? Cuando el mismo observaba algo con tanta atencion era para investigar,analizar,aprender... y si el lo hacia con otros era normal que otros lo hiciesen con el. No tenia problemas con ello. Pero no pudo evitar fruncir el ceño,confuso,molesto al no entender el porque el de cabellos azulados pregunto lo que pregunto,pues a pesar de que bajo el tono de voz las palabras ajenas llegaron a sus oídos.

-Nadie... no enseñar... escuchar,aprender,repetir...

Las palabras que usaba,que conocía... estaba seguro de que nadie le había enseñado a hablar como tal a pesar de no recordarlo. Corregir puede,pero había aprendido a base de escuchar y de ver el uso de las mismas,nadie le había explicado el significado o pronunciación de cada palabra. Porque en el clan eso no era importante,nadie perdería el tiempo con eso. Habia aprendido no había sido enseñado... pero... acaso había algo malo con sus palabras?

-Palabras... mal?

Alim soltó su agarre y se dejo caer al suelo. Jafar en cambio permaneció de pie ,porque realmente estaba cansado y no lo necesitaba, pero lo mas cerca posible del mago sin llegar a ser una distancia incomoda.

-No tengo....prisa... Alim puede descansar mucho...

Realmente no tenia un tiempo en el que realizar el viaje y volver.No quería estar demasiado tiempo fuera de casa,pero tampoco quería ir corriendo. Y acompañar al otro mientras descansaba no iba a retrasarlo mucho,ademas cada quien necesitaba su tiempo para recuperarse,y era mejor que el peliazul se tomase el suyo. Se limito a observar los movimientos ajenos ,frunciendo un poco el ceño al ver como se soltaba las sandalias.No por la acción en su si no porque a el no le gustaban los zapatos,por ello iba siempre incluso en ese terreno tan adverso.

Solo despego la vista del joven a su lado cuando este le señalo al frente,hacia su destino. No conocía el nombre mencionado,aunque tampoco esperaba hacerlo,solo sabia el nombre del país en el que estaba.O en el creía esta.Y de todas formas algo capto su atencion mas que el paisaje. Un par de columnas de humo,para ser visibles a esa distancia el fuego que las creaba debía ser de un tamaño considerable.Y siendo solo dos no podían ser producto de la vida diaria del país. Siguió observando su entorno hasta que vio.Siluetas,un gran numero de personas,o seres,avanzando por la llanura. Hacia donde? Iban a la capital o volvían de la misma y se encaminaban hacia ellos?

Afilo la mirada,viéndolos avanzar a la lejanía. Se dirigía a la montaña.

Para el niño que había pasado toda su vida observando desde la frontera de Goldoa,esperando al enemigo llegar,vigilante.Estaba todo claro.

-Malo... Cuidad atacada...No...

Si la cuidad hubiese sido atacaba las columnas de humo serian muchisimo mayor y en grandes cantidades.Lo habían intentando sin éxito. Señalo a las tropas en movimiento

- Ellos intentar atacar cuidad... sin éxito... Ahora vienen... hacia aquí... Malo,peligro...
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Silver Dragon

Cargo :
Asesino

Autoridad :
-

Inventario :
Elixir [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Kurth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1793


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 26, 2016 6:10 pm

Aunque se preocupase por el albino que le acompañaba, no quería hacerle sentir que había algo mal cuando era muy posible que no lo hubiese en absoluto. No valía la pena. El mago optó por dejar de lado sus inquietudes, pues intentaba con determinación serle una presencia agradable, y aprisa replicó. - No no no, Jafar. Jaffie. ¡Tus palabras están muy bien! Lo vas haciendo genial. - Aseguró, dándole su mejor sonrisa de echar ánimos. El apodo salía espontáneo, pues con alguien pequeño sentía necesario ablandar una que otra palabra. Era adorable, además, así que lo merecía. Jafar estaba esforzándose por hacerse entender, por expresarse de un modo que claramente no era su fuerte; podía enorgullecerse de eso, resolvía sólo alabarle y dejarlo así.

Aunque ya no pensaba relajarse y tomarse el tiempo de descanso, tampoco. Lo que fuese que sucedía en las afuera de Nevassa le consternaba. El mundo tan amplio y repleto de lugares interesantes que hacía tan poco habían ganado, aventurando mares y tierras distantes, era también un mundo en que lo antiguo y lo resistente podía perecer sin previa seña; no sería la primera locación que Alim visitaba tarde, hallándola bajo ataque o reducida ya a escombros, fantasmas de lo que los libros y mapas decían que debía haber en el lugar. No parecía haber nada que no peligrase. Rogaba que no fuese el caso con la capital de aquel reino y que dentro de sus murallas la vida prosiguiese como debía, pero estaba lejos y el sol le encandilaba la vista, no terminaba de distinguir ni de comprender lo que sucedía allí abajo. Quería asumir que no sería necesariamente algo malo, que el ejército no iba ni venía por allí, o que la muralla exterior sería suficiente para mantenerlos fuera. Con un suave suspiro, volvió el rostro hacia Jafar; tan silenciosa era su presencia, que si le quitaba los ojos de encima rápidamente comenzaba a temer que se alejase sin que lo notara.

Seguía allí. Y estaba tanto más atento de lo que Alim había estado, quieto, pasando la penetrante mirada de grandes ojos dorados por el paisaje bajo las montañas. El marcado se quedó aguantando la respiración al mirarlo, por algún motivo sintiendo que no debía hacer ni ese mínimo gesto para no interrumpir su concentración. Finalmente escuchó el entrecortado veredicto del pequeño, mas no comprendió enseguida si decía que la ciudad sería atacada, o justamente que no lo sería. Lo último que esperaba, sin embargo, era que un ejército quisiera tomar el incómodo y difícil camino que ambos de ellos estaban tomando. Volvió a mirar las diminutas figuras moverse a lo lejos, girándose rápidamente hacia allá y hacia Jafar.

- ¿Ah? ¿Aquí? ¿Para qué aquí? - Preguntó enseguida. No era un muchacho temeroso por naturaleza, más bien todo lo contrario, pero no le gustaban los soldados ni los ejércitos. Sabía lo que hacían y no querría cruzar caminos con ninguno. Con un quejidito por sus pies aún adoloridos, se levantó del suelo sin molestarse en sacudirse la tierra el polvo de encima, que ya bastante tenía. - Ahhh, ¡no importa! Tenemos que meternos en alguna parte. ¡Ven, vamos! - Tomó un semblante serio, con el ceño levemente fruncido y sujetando la mano de Jafar para halarle a que anduviera con él, medio trotando, medio sólo caminando aprisa; las bajadas y escabrosidades del terreno no permitían ir mucho más rápido. El muchacho de rostro pecoso parecía siempre tan tranquilo, que Alim sentía la necesidad de llevarlo él mismo si quería asegurarse que fuese aprisa a alguna parte. Además, necesitarían ayudarse mutuamente si bajarían de las montañas sin incidentes, lo que menos querría sería separarse o perder de vista al otro.

- Las montañas son demasiado peligrosas, más si vienen aquí... - Explicó por qué le llevaba en la ruta de descenso, trastabillando con desniveles en el suelo y dando uno que otro saltito para evadirlos cuando atinaba a notarlos antes. Sus pies realmente resentirían eso después, pero no quedaba mucha opción. Alzó la vista a Nevassa, el lugar del que se alejaba el ejército. No había forma en que decidieran girarse y volver, o eso asumía. - Dentro estaríamos a salvo. - Concluyó en voz alta. No era un camino corto ni una distancia fácil de cruzar corriendo, pero era buena opción, la mejor en que Alim podía pensar en esos instantes.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Jafar el Dom Mayo 29, 2016 11:48 pm

-No se... muralla no a caído... rendirse?

No sabia realmente que planeaba el ejercito que a paso lento se movía por la gran cantidad de unidades que movilizaba.De otra manera no hubiesen sido capaces de percibirlo con tanta claridad desde aquella distancia,ni ser capaz de ver la dirección que tomaban. Lo veía porque eran mucho,porque ocupaban un amplio espacio.Y eso era malo.Mas a aquella distancia en la cual los detalles se perdían,la vista no alcanzaba a ser suficiente nada mas que para hacer pequeñas conjeturas.El humo demasiado escaso para que una cuidad de tal tamaño hubiese caído,las manchas negras alejándose del mismo...Derrotados...rendidos... Si eran vivos,pero si no lo eran...Los muertos no muertos se rendían? Tenían acaso voluntad? Un plan?

Estaban muy lejos para saber que era lo que venia,solo sabia que venia.

-O...reunirse con...amigos? Si ellos no pueden solos...van a por mas?

No seria de extrañar que su objetivo fuese pedir refuerzos,si con ellos solos no bastaba para hacer caer la muralla seria inútil intentarlo una segunda vez.Pero la idea no era nada estúpida si para ese segundo intento pedían refuerzos. Porque entonces tal vez y solo tal vez la cuidad caería. Pero seguían siendo simples conjeturas,ideas que surgían en la mente del dragón y las cuales no era capaz ni de confirmar ni de negar. Y menos cuando sus pensamientos fueron interrumpidos por la voz ajena haciendo que desviase por primera vez la vista del panorama que la visión de la cuidad le ofrecía.

Se dejo tomar la mano y se dejo guiar,por los pasos y la velocidad ajena,mas lenta que la propia.El terreno rocoso y desigual se le hacia familiar,acostumbrado a vagar por el terreno de su país de origen tan similar al mismo. Pero no quiso aumentar el ritmo,ni marcar el el paso ni la dirección al no saber como Alim se desenvolvería por el terreno. Pero estaba eso bien? Simplemente dejarse llevar,sintiendo las prisas ajenas.Recordando como minutos atrás había tenido que detenerse y descansar sus pies.La montaña era peligrosa,pero mas peligroso seria cuando alcanzasen el pie de la misma si había algún enemigo regazado a la espera de sangre con la que llenarse las manos. Si el mago se cansaba,si ponía sus pies al limite en esos instantes,no podría huir,ni siquiera tener en pie cuando la situación realmente lo requiriese. Debería descansar antes de que el verdadero peligro llegase a ellos.

Dio un tirón de su mano aun agarrada a la ajena,deteniendo sus pasos y esperando que el mago detuviese también los suyos.

-Espera...

Soltó la mano del mago y dio un par de pasos atrás,tomando distancia. Sin previo aviso su cuerpo comenzó a emitir una luz blanquecina,al tiempo que el tamaño y forma del mismo mutaba. Sus cuerpo entero mas grande y musculoso,su piel pálida tornándose en escamas aun mas claras.Su cabello desapareciendo y sus dientes afilándose al igual que sus uñas que ahora se habían tornado en garras.Alas surgiendo de su espalda hasta hacer tornar a la figura del niño en la de un dragón de blancas escamas. Su tamaño no era muy grande para la raza a la que pertenecía,apenas sobrepasaba los dos metros,pero esa mucho mas grande que la figura del niño.Suficiente para cargar con el y llevar a ambos al pie de la montaña. Fácil,rápido,y con posibilidades de descansar para el mago

-Yo...yo te llevo...así pies de Alim descansar...
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Silver Dragon

Cargo :
Asesino

Autoridad :
-

Inventario :
Elixir [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Kurth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1793


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Invitado el Jue Jun 16, 2016 8:42 pm

Así como sabía muy poco sobre emergidos, sabía igualmente poco de combate, de armas, de guerreros o de estrategias para esas cosas. No era un muchacho ignorante ni carecía de inteligencia, al contrario, era bastante despierto en sus estudios y en obtener nuevo aprendizaje; simplemente estaba negado al tema por cuanto le desagradaba. No obstante, podía creer con facilidad en las posibilidades que Jafar mencionaba. Y le aterraba la idea de que aparecieran más soldados, pero tenía que asumir que el peor caso posible sería el que sucedería, si fuese a actuar en consecuencia y ponerlos a ambos a salvo. No había posibilidades para ellos, a solas, en una situación así. Tomando responsabilidad por proteger al pequeño albino, no veía nada más que hacer sino huir tan rápido como se pudiese.

Alim se esforzó por ir a buen paso, mas el terreno, el cansancio y la preocupación jugaron en contra. Hasta que no fue ninguno de esos elementos los que le hicieron detener, sino el mismo Jafar, con un agarre en la mano que contra su poquísima fuerza y la prisa que llevaba casi le hizo caer. Un traspiés momentáneo y un par de pasos atrás terminaron de estabilizarlo, mas enseguida se giró hacia el otro para apresurarle. La calma que Jafar mostraba definitivamente no coincidía con el modo en que Alim se sentía respecto a todo el asunto. - Podríamos parar cuando estemos en un lugar seguro. Jafar, por favor... - Intentó, viéndole retroceder. Retroceder y soltar un leve destello que ahogó hasta el dorado de sus ojos por un momento; aunque deseara tomarlo otra vez y jalarle de regreso a avanzar, el mago no pudo sino detenerse a mitad del gesto y llevarse los antebrazos frente a el rostro para escudarse la vista del brillo.

No tardó e comprender la índole de magia que sucedía frente a él. Había visto muchos laguz, había presenciado la transformación en incontables casos, aunque hasta el momento se hubiese tratado tan sólo de felinos y aves. No era difícil asumir lo faltante inclusive antes de poder bajar sus brazos y ver la nueva forma de Jafar, aquella en la que hacía falta mirar bastante hacia arriba para verle a la cabeza. Aún si fuese pequeño para su raza y hasta Alim supiese que era menor a lo que los libros y las ilustraciones enseñaban, era el primer dragón que veía y lo hacía con ojos brillantes, abiertos ampliamente en impresión, hasta levemente boquiabierto. Una enorme sonrisa se dibujó en su rostro al ver con asombro sus escamas, sus alas, sus cola, cada detalle de los muchos que había para revisar ahora. Y cuando el dragón le hablaba, lo hacía todavía de ese adorable modo. El pequeño mago dio una especie de corto salto en su lugar, sin hallar mucha otra forma de expresarse que esa, y corrió de inmediato hacia el dragón blanco. No necesitaba decírselo dos veces, ya había pensado que querría tocar aquellas escamas de porcelana y husmear hasta su dentadura si le permitía, no estaba por negarse a montar sobre una criatura de leyenda.

- ¡Eres muy bueno, Jaffie! ¡Gracias! - Dijo, mirando por doquier al otro y contemplando por donde podía subirse sin incomodarle o causarle dolor. La espalda no parecía bien, además, podría caer con facilidad. Estaría mucho más seguro si lo tomaba en brazos, pero no sabía si sería práctico. Terminó por tomarse del brazo escamoso con cuidado e intentar asirse hacia arriba, pataleando un poco en el esfuerzo de subir la pierna también. - A ver, cómo... así... haa, ¡sí que eres genial! - Alabó. Seguía sin créerselo, conocía a un laguz dragón, uno que estaba bien con estar a su lado. Una infinidad de preguntas y cosas que querría decirle surgieron en su mente, mas supo guardárselas para luego. No olvidaba el peligro presente, aunque aquel cambio en la situación le dejase mucho más esperanzado de lo que había estado hace poco. Al menos, serían mucho más veloces en salir de allí. Le apuntó a la amurallada ciudad de Nevassa. - Llévanos allá, ¿sí? Aún si eres así, no quiero que te arriesgues a lastimarte. Vamos a ponernos a salvo y esperar. -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Jafar el Lun Jun 27, 2016 10:01 pm

Lo cierto era que apenas había llevado a nadie de esa forma,a un solo humano concretamente. Habia echo volar a cuerpos tanto de vivos como de aquellos seres que encarnaban la muerte,pero siempre los tomaba con sus garras y los elevaba hasta dejarlos caer en una muerte segura. El usarse a si mismo como medio de transporte,el cargar a otros con la intención de llevarlos y ponerlos a salvo era nuevo y por ello no estaba seguro de como actuar ante eso. No sabia que posición tomar con su cuerpo,ni que parte del mismo iba a usar Alim para posicionarse y acomodarse. Y era precisamente por eso,por no saber,que dejo las decisiones sobre el otro.

No se movió,no lo haría a no ser que el otro lo pidiese,que le indicase hacerlo. Pero parecía mas concentrado en hacerlo por el mismo,y no tuvo la necesidad de moverse si no de esperar. Hasta que estuvo listo.

Dirigió su mirada hacia su brazo ,o lo que antes era su brazo,lugar donde el otro se había subido y se sujetaba. Asegurándose de que estaba bien antes de asentir y desplegar las alas.Dio un leve salto para alzar el vuelo y movió su brazo hacia su pecho,para acercar a Alim al mismo y tenerlo mas protegido. Consciente del peso ajeno sobre su pata delantera,recordándose el tener cuidado,el no hacer movimientos bruscos ni pegarlo demasiado contra su cuerpo escamoso para no dañarlo.

Volo lo mas cerca posible de la montaña,casi al ras de la misma aprovechando que Alim estaba mas cerca de su cuerpo que del suelo. En ocasiones elevándose mas en ocasiones descendiendo debido a los cambios en el terreno,en los desniveles rocosos. Si bien era pequeño una figura voladora siempre llamaba la atención en el cielo,de esa manera a pesar de que su color ,blanco impoluto,llamase la atención sobre el color tierra y gris de la montaña al menos uno debería fijarse mas para poder verlo. Era la manera mas discreta que se le ocurría en esos momentos de descender el monte. De no ser vistos.Y de esa manera lego al pie de la montaña,mucho mas rápido de lo esperado.Un viaje rápido y sencillo.

Mas no se detuvo al pie de la montaña,siguió avanzando a ras del aura suelo liso,hasta detenerse cerca de la cuidad amurallada.Mas no lo suficiente,manteniendo una distancia prudente para que las posibles flechas y proyectiles que desde aquellas murallas serian capaces de lanzar no lo alcanzasen. Sabia lo que significaba una muralla,era una defensa una protección,y para proteger la misma había armas y guerreros. Acercarse en esos momentos,siendo unos desconocidos y con la cuidad recientemente atacada no era prudente,era estúpido la verdad.No sabia si la decisión de Alim era la correcta,o si debía cuestionarle.Solo sabia que no podía volar hacia allí y hacer que sus alas fuese atravesadas por decenas de flechas.

Separo la pata de su cuerpo ,acercándola al suelo,al tiempo que su cabeza giraba de un lado a otro.En busca de alguna silueta. No las había,no en las cercanías. Apenas un par de puntos negros que se perdían a lo lejos,al pie de la montaña que acababan de abandonar.

-Acercarse mas... así... peligroso...
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Silver Dragon

Cargo :
Asesino

Autoridad :
-

Inventario :
Elixir [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Kurth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1793


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Invitado el Mar Jul 12, 2016 3:20 am

Logró acomodarse de forma bastante estable, más o menos sentado en el antebrazo del dragón blanco, sujeto tan fuertemente como podía sujetarse y apretándose todo lo posible contra su pecho, súbitamente un espacio bastante amplio. Al volar, no percibía el peligro de estar desplazándose así ni de su posición, pudiendo pasar la vista con asombro por el paisaje que tan rápido se movía bajo esa nueva perspectiva; soltó una de sus manos para sujetarse la trenza que ondeaba por doquier con el viento y tan sólo lo miró todo moverse con ojos brillantes, maravillado. Quería verlo todo desde lo alto, pero no estaban alzándose más que eso. Aún así, la velocidad con la que parecían deslizarse sobre paisajes rocosos era suficiente para tenerle deslumbrado. Probablemente fuese a ser el único momento en su vida en que tendría esa perspectiva y quería aprovechar cada momento. Preocupaciones aparte, podía apreciar eso.

- Todo esto es hermoso. Y se siente genial... - Murmuró, apretando su agarre alrededor del brazo ajeno. La posición le dificultaba ver el resto del paisaje detrás, las tropas que habían intentado evitar tanto como el camino hacia la ciudad directamente en frente; dificultaba preocuparse de demasiado, si todo lo que podía ver era a Jafar y al terreno justo bajo ellos. Respiró hondo y cerró los ojos unos instantes, pensando con optimismo que después de todo, aquel día no estaba resultando tan malo. El viento contra su rostro y les escamas de dragón bajo sus manos, de algún modo, le hacían feliz. Cuando abrió los ojos nuevamente, ladeando lo suficiente la cabeza, consiguió ver la seguridad de las murallas de Nevassa acercarse. Parecía ser algo que preocupaba a Jafar, aunque el mago no podía sino pensar lo contrario; la otra dirección, donde estaban los soldados, era la que le preocupaba a él. Aún así, no descartó la advertencia. - ¿Peligroso cómo, Jafar? Estamos llegando. -

Su pregunta no fue respondida de inmediato, mas las señales se hicieron presentes. Una campana sonó a la distancia, enseguida el prolongado llamado de un cuerno de guerra. Desde la cima de la muralla, los vigías alertaban ya del dragón blanco que volaba en dirección a ellos. Una defensa acorde era preparada. Arcos, ballestas y catapultas fueron cargadas de sus respectivos proyectiles, organizándose la ofensiva sobre la muralla para derribar a la criatura voladora. Antes de que Alim pudiese oír más o llegar a comprender nada de lo que sucedía, el primer ataque llegó: una lluvia de rocas de distintos tamaños lanzadas por una catapulta, impactándose pesadamente contra el suelo donde no atinasen a su blanco. Alim soltó un breve grito desde los brazos del laguz, torciéndose en su agarre al intentar ver lo que estaba pasando.

- ¿Eh? ¿Qué es esto...? ¿Qué están haciendo? ¿Te lastimaron? - Cuestionó en voz alta. Era aparente que los ataques iban hacia ellos, eran lo único vivo y moviéndose en el área, muy a plena vista. Era sólo que no entendía por qué. Algo debía de estar mal allí, debía de tratarse de alguna clase de malentendido. - ¿Por qué...? - Murmuró, perdiendo paulatinamente las esperanzas. Inquieto y confuso, su mirada azul pasó de un lado a otro, buscando señas, excusas, lo que fuera. Finalmente alzó la vista a Jafar, hablando en una cuidadosa sugerencia mientras buscaba señas de que hubiese sido lastimado. - ¿No podremos ir a la puerta? Quizás si mostramos que sólo queremos entrar y refugiarnos como todos los demás... -

Pero ni siquiera él sonaba muy seguro. Quería ir, eso quedaba claro, pero no terminaba de sentirse seguro al respecto. Y después de la catapulta, se preparaban los arcos y flechas. El ataque no había terminado, la misma catapulta probablemente también volviese a usarse. Desde allí Alim no podía escucharlos hablar, avisarse los unos a los otros que había un monstruo allí abajo, darse instrucciones de derribarlo, aunque lo hacían a viva voz. Y los arqueros se preparaban sobre la muralla, hileras de ellos en igual posición, listos para disparar si el laguz seguía adelante.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Jafar el Mar Jul 19, 2016 2:53 am

Esperaba que la distancia a la que se había detenido,aquella que guardaba con la cuidad hubiese sido suficiente.No tenia mucha esperanza sobre no ser visto,pues su forma,tamaña y color destacaba entre los humanos.Tras tantos años defendiendo la frontera de su patria estaba acostumbrado a ser visto por humanos,atacado por ellos. A ser temido... y precisamente por eso espero que al dejar de acercarse al lugar los humanos no tomasen acción contra su persona.Pero se equivoco.

Por mas que Kurthnaga dijese que los humanos eran buenos,que no todos eran malos,por mas que quisiera creerle e intentar dejarse guiar por los instintos y la costumbre que venia con los años...aun así no podía confiar en los humanos.Lo intentaba,duramente,era casi tan duro como los entrenamientos en el clan,las peleas y las masacras,se esforzaba tanto... y aun así no podía confiar en ellos,no se fiaba.Eran peligrosos. Y aquel ataque sin previo aviso contra ellos no hacia mas que confirmar aquello. Y lo peor de todo es que no le sorprendió.

La campana no solo sirvió para poner en guardia a los soldados de la muralla si no que también sirvió para poner al dragón alerta,sabiendo por instinto lo que ello implicaba. Lo mas sensato seria dejar su forma dragón,tomar su forma humana,mas vulnerable pero también mucho mas pequeña.Si alguien deseaba atacarlo desde la muralla seria mas dificil acertarle,pero entonces... que seria del mago? No,algo dentro de el no le dejaba abandonar aun aquella forma.

Aprovecho que Alim aun seguía sobre su brazo y se tumbo en el suelo.Acerco al brazo al pecho,cubriendo al mago son su cuerpo. Plego las alas contra su espalda,la cola la enrosco alrededor de su cuerpo y la cabeza la intento plegar contra su cuerpo,cerca a su brazo,cercana a Alim. Los proyectiles no tardaron en caer.Rocas que se precipitaban desde la muralla hacia su dirección. El niño odiaba los proyectiles voladores y las flechas,le cortaban las opciones.No podía arriesgarse a volar por si su ala era herida,porque si eso ocurría no podría volar,toda posibilidad de viaje ...de huía...se acababa. Así que solo le quedaba acurrucarse contra su mismo y esperar que ningún proyectil lo alcanzase. Pero eran demasiados

Mas de una roca acabo cerca de su cuerpo,una de par pequeñas impactaron contra su espalda,un golpe que se quedo en ello,un golpe doloroso en cuanto es creado,pero sin llegar a mas que eso. Dos mas impactaron contra el,una contra su cola,aplastandola en parte.Otra golpeado uno de sus costados con tal velocidad que paso de largo y rasguño el mismo,creando un corte no muy profundo. Golpes recibidos con tan poco tiempo entre uno y otro que el dragón no supo cual fue primero.Ni cual de ambos le hizo soltar un gruñido que acallo entre sus dientes cerrados. Pero estaba bien,no eran golpes tan graves,había sufrido heridas peores. Podia soportar aquello,tenia una gran tolerancia al dolor fruto de todas las heridas sufridas a lo largo de los años.De todas las veces que llevo su cuerpo al limite.

-Estoy...bien...Alim... esta bien?

Saco su cabeza,separandola del pecho.Primero observo al mago comprobando que estaba intacto y que no había sufrido daño. Después desvió la vista,sus dorados ojos,hacia la muralla. Gruñendo ante el ajetreado movimiento de la misma.

-Yo no poder... humanos... no dejar... Alim... si Alim dice que no conoce a Jafar entonces...

Estaba convencido que tras sufrir un ataque la desconfianza hacia otra raza no haría mas que aumentar,que no tenia ni la mas mínima posibilidad de ser aceptado en la cuidad.Pero quizás si el niño de cabello azulado decía que iba solo,que era una victima del dragón...Entonces al menos tenia una oportunidad...

Vio mas movimiento sobre la muralla,hombres asomándose,todos tomando la misma postura. Y sabia,o creía saber lo que significaba,y no era nada bueno. Con el característico brillo envolviendo su cuerpo el cuerpo del dragón se transformo volviendo a ser el de un pequeño infante,con uno de sus costados ligeramente manchado de sangre por el ligero corte producido por la roca. No había tenido mas opción que la de tomar esa forma,pues no podía arriesgarse a que sus alas fueran perforadas. Las flechas... eran malas... tenían que irse...

-Malo... muy malo... correr... Alim correr,conmigo o a la cuidad... a donde? Rápido! Yo... si vienes conmigo yo te cuido... promesa...

Tenían que tomar una decisión y poner en movimiento antes de que la lluvia de flechas se lo impidiese
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Silver Dragon

Cargo :
Asesino

Autoridad :
-

Inventario :
Elixir [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Kurth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1793


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 13, 2016 8:08 am

El cuerpo del dragón enroscado cernía un espacio casi totalmente oscuro a su alrededor, resguardándole entre escamas y bajo la gruesa membrana de las alas plegadas. Alim parpadeó en la súbita semi oscuridad, percibiendo cerca el aliento ajeno; la cabeza blanca tan grande que con ambos brazos apenas habría podido rodearla. Por entre sus dientes escapó un gruñido que reconoció como uno de dolor. Había sido lastimado allí afuera, donde el pequeño mago no podía ver con claridad cuan grave era. Había sido lastimado protegiéndole. En este momento, no supo hacer más que mantenerse apretado contra el cuerpo del dragón, acariciando las escamas cual lomo de algún animal salvaje en un intento de reconfortar. - Estoy bien, a mi no me ha pasado nada... porque me cuidaste. - Respondió con una sonrisa agradecida, intentando con todas sus fuerzas mantener la calma en aquella desagradable situación. Si mantenían la calma, le hallarían una buena y pacífica solución, estaba seguro. Esa era la clase de actitud que tenían que llevar, inclusive frente a agresiones.

Pero no podía permitir que Jafar saliese lastimado por ello, o al menos no siendo el único. Sus decisiones tenían que ser sus propias heridas, no era justo de otro modo. Cuando la gran cabeza se movió de su lugar, haciendo una apertura en el espacio seguro que escondía a Alim, él también se asomó de regreso a la luz, tomando una expresión seria y decidida. Ignoró la sugerencia de Jafar, alzando una mano con la palma extendida para indicarle que no prosiguiera con esa idea, pues era una opción que jamás tomaría. Salió del pequeño escondite y miró al frente, donde los ataques se habían detenido por el momento, mas no demorarían en reanudar. Su pequeña mano se apoyó contra el cuello del animal agazapado y negó con la cabeza, hablándole en una voz calma. - No vamos a mentir, y tampoco voy a dejarte sólo. Gracias por ser tan gentil conmigo, Jafar, pero vamos a resolver esto de otro modo. ¿Sí? -

No tenía la menor idea de en qué momento serían soltadas sobre ellos las flechas, tampoco estaba tomándolo en cuenta. No estaban haciendo nada que ameritase disparos. Moviéndose lento, creyendo que con eso exaltaría menos a quienes les vigilaban, Alim se preocupó primero de su mayor prioridad: caminar al costado de su compañero y comprobar el estado de sus heridas. Frente a su propia mirada, el cuerpo grueso cuyas escamas habían sido desgarradas o torcidas fuera de posición, sanguinolentas, se transformó en uno mucho más pequeño. La herida en las escamas pasó a ser una en la piel blanda y vulnerable, una herida cuya sangre manchaba la ropa y apegaba la tela humedecida, impidiendo verla con claridad. El joven de larga cabellera azul se aproximó un poco más al otro pequeño, sonriendo pacientemente. Entendía el motivo de prisa, pero no podía dejarse llevar por esa impresión; quizás su calma ayudase a Jafar también.

- Primero, ¿puedes correr así? - Preguntó, refiriéndose al daño ya sufrido por el otro. Si tenía que buscar forma de parar a curarlo, lo haría; ahora él ayudaría a Jafar, pues con el dragón en esa forma, estaban ambos en igualdad de condiciones. Aunque el cambio de apariencia de un peligroso dragón blanco y un joven de piel de marfil no había disuadido a los arqueros del ataque, si acaso requería tan sólo un leve ajuste al cambiar sus blancos. Ignorante a ello y creyendo firmemente que se les dejaría en paz ahora que lucían inofensivos juntos, Alim tomó la mano del dragón nuevamente y le jaló hacia sí. - Haya que hacer lo que haya que hacer, vamos a ir ambos, no te dejaré sólo. Ambos. - Insistió, volviéndose hacia las murallas de la ciudad. Era allí donde había decidido ir, su mentalidad aún no había cambiado.

Se llevó a Jafar en aquella dirección, hacia adelante. Y no llegó a dar más de cinco pasos, cuando las flechas fueron lanzadas en una hilera casi perfecta sobre ellos, un leve arco de varillas y puntas metálicas que descendía como lluvia gruesa y pesada. El mago abrió los ojos de par en par, se hizo hacia atrás y empujó al otro con el contacto de su espalda, mas el tiempo no le fue suficiente como para evitar que una flecha diese sobre su muslo, casi la rodilla; con un grito cayó hacia atrás, al suelo. Y la siguiente se hundió de lleno en su vientre desprotegido, enterrándose. La sangre brotó de su boca al jadear por aire, lloriqueando de dolor al instante, tanto que no era capaz de gritar propiamente, sino sólo emitir un ruido agudo y lastímero. Se había equivocado gravemente. - N-No... ¡J-Jafar...! - Chilló, intentando llevarse las manos a la herida; no se atrevía a hacerlo, apenas girarse a su costado para doblarse sobre el punzante dolor.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Jafar el Lun Sep 05, 2016 12:05 am

No entendía,no sabia porque el otro le decía que no ni a que se lo decía. Para el había dos opciones ,al menos para el mago,correr a la cuidad o alejarse de la misma.A el solo le quedaba el huir,al menos si quería mantener su integridad física. No veía,no era capaz de ver otro camino,otro que al parecer Alim si era capaz de ver.Y eso le confundía,le alteraba en parte. Por fuera su aspecto parecía muchísimo mas calmado de lo que estaba realmente. Su cuerpo,su instinto,le gritaba que cogiera a su acompañante y corriera,que huyera.O que se abalanzase contra el enemigo y acabase con todos los que pudiera antes de caer. Le gritaba que había peligro. Y aun así Alim estaba calmado,diciendo cosas que no comprendía bien,intentando hacer algo que no entendía. Perdiendo un tiempo valioso. Confundiendolo tanto...

Llevo sus manos al costado de su cuerpo,al lugar donde notaba su propia sangre,por instinto mancho las mismas con el escaso liquido rojo que emanaba de ellas. Sus palmas quedaron un poco rojas,no lo suficiente,no notaba el calor ni la viscosidad de la sangre. Pero estaban rojas,y aquello le sirvió para comenzar a calmarse,aunque solo fuese un poco,mientras esperaba a la decisión del mago. A las acciones del mismo. Aunque la sensación de peligro no se desvanecía con nada.

Dejo que el otro se acercase,que examinase su cuerpo a su gusto. Asintió ante su pregunta.Estaba bien,la herida no era nada comparada con otras sufridas. No le había manchado las manos todo lo que realmente necesitaba para serenarse.No iba a dificultarle sus movimientos,podía correr.

Se dejo tomar la mano,confiando en el otro,aceptando su decisión de ir juntos.Sin saber realmente que deseaba ir hacia la cuidad. No,no,no.No podían ir allí. Pero tampoco le dio tiempo a detener al otro pues los pasos dados,el tiempo trascurrido desde que quiso guiarle al lugar hasta que las flechas fueron disparadas fue demasiado corto. Y la confusión en su mente le impidió reaccionar a tiempo.Solo sabia que trastabillo hacia atrás al ser empujado por el cuerpo ajeno. Recibió un par de arañazos,de flechas que sobrepasaron su lado y ahora se clavaban en el suelo,rodeandole. Su mejilla izquierda y ambos brazos arañados,un par de ellos en los muslos,un flecha clavada demasiado cerca de su pie. Las flechas que venia hacia el de frente,aquellas que realmente podían hacerle daño habían fallado al trastabillar el,habían fallado por la distancia entre el y aquellos que lanzaban los proyectiles,y sobretodo habían fallado al impactar en el cuerpo ajeno.

Gruño al ver las heridas del otro y alzo la vista rápidamente a la muralla de nuevo.La ola de flechas había cesado pero no dudaba en que vendría otra.Con movimientos rápidos se agacho a un lado de Alim,sin dudarlo siquiera llevo ambas manos a la flecha en el vientre ajeno. La sujeto con ambas manos,con fuerza,tiro de ella casi sin pensarlo haciendo que la herida fuese abierta y mas sangre brotase del lugar.No se detuvo a pensar ni a mirar en lo hecho si no que con las manos ahora si empapadas en sangre y la flecha tirada a un lado tomo aquella clavada en el muslo del mago. Tiro de ella con tanta fuerza como tiro de la primera,haciendo que de dicha manera ambos proyectiles saliesen limpiamente del cuerpo ajeno,aunque fuese brotando mas sangre,desgarrando ligeramente mas carne,provocando mas dolor.No importaba,eso no importaba ahora.

Mancho sus ropas al revolver entre sus telas,buscando en un pequeño bolsillo aquello que Kurthnaga le había otorgado antes de emprender su viaje y que pensó que nunca llegaría a usar. Un pequeño bote con vulnerary que destapo retirando el corcho de la botellita con sus dientes,obligando con una de sus manos a que el mago tuviese la boca abierta y llevando la botella y su contenido a los labios ajenos con la otra mano.No sin antes incorporar levemente el cuerpo del peliazul para que no se atragantase. Y aun así introdujo el liquido en la boca ajena con algo de brusquedad. Con prisa,impaciencia,sabiendo que no tenia mucho tiempo...

Sabiendo que no podía darse el lujo de esperar a ver si al otro le hacia efecto o no aquel supuesto brebaje. Dejo que su cuerpo cercano al del mago,fuese envuelto de nuevo por la luz.Su forma cambiase una vez mas y volviese a ser un dragón. Lo primero que hizo fue plegar sus alas a su espalda,al tiempo que con sus brazos tomaba el cuerpo del herido y con todo el cuidado que pudo lo tomo y lo junto contra su pecho. Y entonces comenzó a correr,con sus patas traseras,ayudándose de la pata delantera que aun quedaba libre. Sin desplegar sus alas,antes de que pudieran lanzar mas flechas.

Tenían que salir de allí,lo sabia ,lo sabia desde hacia tiempo... no tenia que haber dejado al otro tomar una decisión...
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Silver Dragon

Cargo :
Asesino

Autoridad :
-

Inventario :
Elixir [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Kurth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1793


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 30, 2016 1:28 am

Alim era muy consciente de todo lo que era, desde un marcado excluido de casi toda sociedad, hasta un niño a los ojos de hombres que no habían vivido ni la mitad de tiempo que él. Podía comprender a las personas que cerraban sus hogares y comercios a un marcado, heraldo de mala fortuna, tanto como a quienes le ofrecían auxilio por verse como un indefenso pequeño. Lo entendía suficientemente bien como para hacer uso de ello muchas veces, a sabiendas de que inspiraba más simpatía viéndose así que si las cinco décadas vividas se reflejaran en su físico. No obstante, lo que sucedía allí era algo que escapaba a su entendimiento, incomprensible a todo estándar suyo; soldados disparándole a niños sin discreción alguna, cuando no habían mostrado ser una amenaza ni albergar más intención que la de ir a Nevassa. La traición a sus creencias no se comparaba con el dolor de las flechas, pero perduraría y haría su mella, dado el tiempo para que se asentase.

No percibió a Jafar cerca, incapaz de prestar atención a cualquier otra cosa sino el insoportable dolor, tan nuevo e insólito para él. Sólo cuando la flecha fue extraída, saliendo recto del mismo modo en que había entrado, supo de las manos que se la estaban quitando. Inevitablemente gritó, un sonido que resonó crudo y vivo en las llanuras. La segunda flecha no fue diferente, y aunque no pretendía detener a Jafar, encomendándose a que lo que sea que haría sería para su bien, no pudo evitar el grito desgarrador ni el instintivo retorcer de su cuerpo. La sangre empapaba la tela del pantalón y se acumulaba en su vientre antes de derramarse por su cintura. Las heridas ardían contra el aire seco. Pero el dolor se volvía sordo y homogéneo, un sólo palpitar imperturbado por el movimiento al ser alzado del suelo, puesta su boca contra una botella con cuyo líquido casi se atragantó. Se obligó a tragar y no toser, siempre consciente de que las manos en él eran las de Jafar, así como la figura que se cernía sobre él y volvía a aumentar de tamaño. Le daba calma tenerle allí, saberle sano aún.

Pudo enfocarse en mirarlo cuando fue alzado en sus brazos, resguardado con gentileza que parecía inverosímil en una criatura así. Alim no podía no notarlo, apreciando distraídamente aquel hecho mientras sentía su dolor ceder de a poco, disipado por la medicina que había bebido. La sensación era borrada a medida que las heridas lentamente se reparaban, forzándole a permanecer quieto entre tanto, tan sólo manteniendo los ojos en Jafar. Entendía lo que el dragón blanco hacía. No terminaba de entender su humor, al no dar un sólo reproche en todo el proceso, pero veía lo que estaba haciendo por él y lo agradecía profundamente. Ladeó la cabeza contra el pecho del laguz, bajando la vista en culpabilidad, y en cuanto sintió que podía hablar lo hizo en voz baja. - ...me equivoqué. - Dijo con simpleza, serio. Comenzaba a aceptar lo que había sucedido y por qué, aunque fuese desagradable de reconocer.

Quiso decir más, pero nada parecía apropiado. De alguna forma, ni siquiera una disculpa por haber hecho las cosas así le parecía bien. Sin tener nada de provecho qué decir, se silenció mientras apoyaba la mejilla contra el cuerpo del dragón y exhalaba largamente, esperando que su dolor se desvaneciera con el ceño apenas un tanto fruncido. Su cuerpo olvidaba la sensación con una rapidez que agradecía mucho. Entre tanto, sabía que estaban moviéndose, mas no reparaba con demasiada atención en cómo o hacia donde; no sino hasta varios momentos después, cuando se hizo obvia la ausencia de más proyectiles, pues se salían del rango de estos. Regresaban hacia las planicies y las montañas.

- Pero... Jafar, más allá había otros soldados, y... - Alim dijo, despertando un poco de su ensimismamiento al recordar el peligro que en esa dirección también se hallaba. Estaba comenzando a convencerse de que en esa dirección tampoco recibirían misericordia, sin ánimos ya para seguir poniendo en riesgo al dragón blanco consigo. Se separó un poco de su pecho, alzando la voz. - ¿Podremos pasar? ¿Podrás volar? -
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Jafar el Dom Oct 09, 2016 11:31 pm

Iba todo lo rápido que podía,ya había sido entrenado para moverse en dicha forma sin depender únicamente de sus alas. En usar las patas,fuertes y recubiertas de escamas,que su forma draconiana poseía,aprovechando las virtudes de la misma. Pero volar era mas fácil,mas rápido,la opción ideal en esas circunstancias en las que el tiempo apremiaba.En las que corría para alejarse lo mas rápido posible de aquello que había dañado a Alim y que pretendía seguir dañándoles a ambos. El enemigo era numeroso,imposible de alcanzar sin ser dañado con severidad. Su única opción era huir,no era lo mas cobarde si no lo mas sensato. Una retirada a tiempo era una victoria,lo sabia. Pero en esos momentos no podía retirarse tan rápido como deseaba.No podía desplegar sus alas,pues las mismas podían ser severamente dañadas por las flechas enemigas,no podía arriesgarse a perder aquello que podía servirles en un futuro próximo. Y la posición tomada,su braza acercando con cuidado el cuerpo del herido contra su propio pecho,resguardandolo allí,no le permitía correr todo lo que deseaba. Era incomodo. Y aun así fue suficiente.

Escucho a sus espaldas el sonido de un centenar de flechas surcando el cielo ,y como dicho sonido se ahogaba al impactar las mismas contra la tierra y las rocas que rodeaban aquella inmensa cuidad amurallada.No se giro para comprobar si las mismas les alcanzarían o no,pues eso no haría mas que distraerlo y ralentizarlo. Por suerte nada le hizo daño,había conseguido salir del alcance de las flechas pero eso no lo detendría . No podía parar no aun. No sabia con que armas contaba la cuidad,no podía permitirse el relajarse en esos instantes.

No esperaba escuchar la voz ajena,no cuando instantes atrás estaba tan herido. Debería descansar,esperar que la medicina hiciese efecto y estar lo mas quieto posible para que las heridas no sangrasen tanto,o no volviesen a abrirse en el caso de que se hubiese cerrado por el brebaje. No debería esforzarse en hablar,menos en decir cosas tan obvias.El niño no lo entendía. La seriedad de las palabras ajenas,ese tono de voz nunca antes usado.Como si equivocarse fuese algo malo cuando realmente no lo era... porque no lo era cierto?

-Es normal... equivocarse... es bueno... si te equivocas... aprendes...

Eso le habían enseñado a base de golpes en el clan.Cuando tomaba la opción equivocada,cuando se equivocaba en sus acciones o decisiones acababa magullado.Herido. Y no volvía a cometer el mismo error,no volvía a equivocarse. Un acto erróneo cometido una sola vez y siempre recordado de no repetirse.Una manera dura pero efectiva de aprender. Eso,no tenia nada malo. Era bueno equivocarse de tanto en tanto. Alim no había echo nada malo.

Comenzó a volver por el camino del cual huían con anterioridad, hacia las montañas. Pero que otra cosa podría hacer? No podía avanzar u dejar de lado la cuidad cuando la simple proximidad de la misma suponía un peligro para ellos. Las otras rutas las desconocía como para saber transitar con ellas con la rapidez y seguridad requeridas en dicha situación,y no sabia si habría mas peligros en dichas zonas. Lo único que le quedaba era ir hacia lo conocido,hacia la ruta tomada con anterioridad donde sabia lo que se encontraría y puede que con un poco de suerte...

-Puedo... si no tienen flechas... esta bien...

Habia avanzado lo suficiente como para estar ya de nuevo e la montaña,sabiendo que se acercaba inevitablemente al lugar por donde las tropas de muertos estarían avanzando. Tenia que darse prisa no solo por el herido,si no por su propio cuerpo.Para que el mismo aguantase en dicha forma.

Desplegó sus alas y dio un salto para alzar el vuelo,tomando antes de separarse por completo de la tierra una roca de tamaño mediano entre las garras de sus patas traseras.Tomo altura a medida que seguía avanzando,esta vez por el cielo. Y los volvió a ver,bajo su cuerpo,bajo sus pies.Las tropas que dejando Nevassa atrás avanzaban por las montañas.De esos seres que antaño fueron humanos pero ya no lo eran. Aun no los veían,aun no los atacaban.Esperaba que no tuvieran arqueros,esperaba que no tuvieran magos.Y si los tenían... podían ganar algo de tiempo con la roca entre sus garras. Aunque espera no tener que hacerlo,después de todo no volaba solo. No podía hacer movimientos bruscos con el mago entre sus brazos.

-Alim... esta bien?

Pregunto con voz tímida e insegura,sin saber si seria bueno preguntárselo o no. Sin saber como comportarse realmente en esa situación. En el clan los heridos no se trataban ,no se cuidaban. Habia que ser lo suficientemente fuerte como para sanarse por si mismos y aguantar el dolor y el proceso de ello.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Silver Dragon

Cargo :
Asesino

Autoridad :
-

Inventario :
Elixir [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Kurth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1793


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mundo hermoso y terrible [Privado; Jafar // Campaña]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.