Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Kija el Sáb Mar 12, 2016 12:26 am

Pasos retumbando en un lugar totalmente obscuro, el agitado latir de su corazón y la desesperación de estar corriendo hacia ningún lado. Detrás de el un atronador rugido le seguía de cerca y una bestia de brillantes escamas blancas se acercaba con las fauces bien abiertas hacia el. No había a donde escapar, no había a donde correr, lo único que podía hacer era moverse lo mas rápido que le alcanzaran sus piernas lejos de aquel monstruo que despertaba en el un miedo tan profundo como nunca lo había sentido. Un liquido espeso a sus pies había comenzado a alentarle, descubriendo para su desagrado que aquella viscosa sustancia no era otra mas que sangre, horrorizado el joven de blanco cabello soltó un grito lleno de terror que se manifestó incluso en el mundo real.

- Fue solo un sueño.... fue solo un sueño... -

Se repitió varias veces mientras sentía su cuerpo temblar y un sudor frió y en su pecho aun se mantenía aquella respiración agitada, había tenido la misma pesadilla otra vez. Al no tener a la mano ninguna superficie reflejante era imposible que se diera cuenta que las pupilas en sus ojos azules estaban contraídas. Miro su mano derecha con frustración, aquella extremidad con garras y recubierta de escamas que tantos problemas le había causado. Se encontraba llegando apenas a las fronteras de Goldoa donde unos rumores afirmaban que habían dragones antiguos aun habitando ese reino, sin embargo nadie se atrevia acercarse tanto por miedo como por el hecho de que el lugar era en su mayoría montañoso y difícil de atravesar a pie.

- Todo esto es tu culpa!!! -

Se recrimino a si mismo sujetando fuertemente su brazo, intentando encontrar un culpable a sus dudas y miedos, siendo su sangre de manakete quien actuaria de chivo expiatorio. No era que en realidad odiase su sangre mestiza a su padre, solo estaba frustrado por todos los golpes emocionales que habia sufrido hasta ahora los cuales suplicaban salir de su pecho pero el albino intentaba mantener reprimidos.

- GRAAARRRRG!!!!!! -

Soltó un rugido sin así desearlo, estaba alterado y no sabia como lidiar con ello cuando toda su vida procuro estar tranquilo y en paz, su instinto tras tantas batallas había despertado y el muchacho no podía hacer mas que tomarlo como algo malo al vivir casi 300 años de su vida dependiendo únicamente de su lado humano y su padre nunca le hablo mucho acerca de como ser un laguz mas que para enseñarlo a transformarse y a duras penas a volar, quizá lo estaba reservando para cuando su cría fuera mas madura pero el problema radicaba en el hecho de que el ya no estaba a su lado. Sin saber como Kija perdió su conciencia humana y cayo en un lugar muy profundo de su mente mas su cuerpo estaba despierto como en otras veces había pasado, su instinto tomo el control una vez mas sin que el joven de ojos azules pudiese hacer nada al respecto. Y así, comenzó a deambular por el lugar golpeando arboles con su zarpa y gruñendo mas aun manteniendo su forma humana.


Última edición por Kija el Vie Abr 01, 2016 4:15 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 21, 2016 10:27 pm

“Malditos humanos, malditos seres odiosos y repugnantes. Maldito aquel mundo en el que hemos nacido y malditas las heridas. Aaahh… cómo queremos arrancarle la piel a tiras a alguien o a algo”

Aquello resonaba una y otra, y otra vez más en su mente desquiciada, dividida entre lo humano y lo animal. Aunque por desgracia, aquella vez reinaba lo animal y no uno tranquilo. Era vicioso y violento, furioso, enfadado con todo lo que le había pasado. El ataque de los humanos, la captura, el no entender sus propios impulsos, el deseo de su instinto… Su cuerpo le dolía a horrores pero la sangre bullía en sus menas y sus manos, temblorosas, echaban de menos otra vez el desgarro de la carne. Quería desquitarse, gruñir como lo estaba haciendo, gritar a pleno pulmón, incluso arrancarse la piel si hacía falta.

¿Cómo habían tratado de…? Él, que no era nada, que valía poco más que basura para un mundo que no cambiará, que no había sitio para alguien como él, desaparecido casi totalmente y sin objetivo en la vida. Y aún así… ¿por qué se sentía tan enfadado? ¿tan ultrajado de que su instinto le hubiese llevado hasta buscar y perseguir a esos humanos, y que, por sus heridas, cayera en una de sus trampas? ¡En una maldita trampa! Atrapado y reducido, humillado. Pero la humillación no era lo que le hacía querer romperse los dientes de tanto contener los gritos. Si no, algo más

“Tan, tan furioso. Tan, tan enloquecido por la rabia. Queremos destrozar. Queremos matar. Queremos proteger”


Porque su instinto estaba empezando a entremezclarse con su entrenamiento humano. Porque ahora matar también era equivalente a proteger. Proteger a alguien que no sabía por qué, pero que estaba presente y le molestaba de sobremanera no comprenderlo, no entender el sentimiento que le hacía querer actuar de esa forma.

“Tenemos que volver a por Kurth. Tienes que volver a por Kurth”


De pronto, la voz en su cabeza comenzaba a sonar menos necesitada y más sabia. Tenía una melodía casi cálida, una que no había escuchado jamás y que distaba de la que siempre le hacía recordar para qué había sido hecho, sin importarle lo más mínimo. Pero por más que así fuera esa nueva voz, estaba tan desquiciada como él, y le decía que ambas cosas ahora significaban lo mismo. Tenía que matar, tenía que proteger.

Y por eso, ahí estaba, deambulando a duras penas hacia la frontera de Goldoa, tratando miserablemente de llegar hasta su objetivo, el motivo de su insana idea de protección, la cual ni siquiera era consciente del estado de Chezaek. Una herida de flecha en el hombro, unos cuantos cortes de machetes, golpes y marcas por el cuerpo de peleas… y ninguna de ellas importaba lo más mínimo antes de llegar a donde debía… no, tenía, que llegar.
Pero aquello pareció perder importancia cuando unos rugidos, casi parecidos a los suyos, empezaron a hacer eco en sus oídos y en los alrededores. Una llamada. Pero no cualquier llamada. Una de la misma desesperación que él sentía, de la misma frustración y odio irrefrenable. Furia y dolor, a partes iguales. De alguna manera, le estaba llamando. A él. Una bestia le estaba llamando y su cuerpo había comenzado a acudir al reclamo. De repente, su vista quedó fijada en la fuente de los sonidos de golpes y los alaridos, y comenzó a correr y a correr sin cesar. Esquivaba árboles, su cuerpo se inclinaba hacia delante de forma totalmente natural y las heridas dolían, pero no le importaba lo más mínimo. Ahora tenía que encontrarle. Estaba llamando al taguel.

La piedra de su bolsillo trasero, su piedra, comenzó a brillar en un brillo violáceo, irradiando el poder sobrehumano que albergaba en su interior, y justo cuando el ser de largas orejas negras cruzaba entre dos árboles partidos, sus patas comenzaron a transformarse totalmente; se hicieron largas y negras, esbeltas y fuertes, y a estas les siguió el cuerpo lleno de fuerte pelaje, las patas delanteras que ahora se apoyaban en el suelo para seguir el movimiento de la carrera, terminando en una cabeza con afilados ojos rojos, brillantes en la espesura del bosque. Un gran conejo que parecía portar una sonrisa impropia y siniestra. Y pocos metros más adelante, viniendo como un terremoto negro de oscuras supersticiones, pudo captar el olor y la visión de su rival, su nueva presa.

Con sus patas traseras, saltó desde una distancia considerable hacia el rival en el que predominaba el blanco, que fue lo único que pudo grabar en su mente en esos escasos segundos en los que estaba ocurriendo. Quería hacerle daño, y mucho.

“Te hemos encontrado”
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Kija el Mar Mar 22, 2016 11:37 pm

El joven manakete deambulaba por el lugar sin un rumbo fijo con la mirada perdida y una frialdad casi asesina en los ojos. Los manaketes eran normalmente seres pacíficos y tranquilos por naturaleza los cuales con frecuencia buscaban la paz, la tranquilidad y el equilibrio, criaturas cuya sabiduría era legendaria e incluso considerados como sagrados en algunos lugares.

Pero Kija no era un manakete, no totalmente por tanto era imposible para su corazón humano el no sucumbir a las emociones tan intensas que lo aquejaban y había estado reprimiendo por tanto tiempo. Dolor, decepción, soledad, furia, todo aquello que mantuvo bajo llave en lo mas profundo de su ser alcanzo niveles tan insospechados que lograron quebrantar totalmente la voluntad del albino saliendo a la superficie en forma de rugidos llenos de furia y desesperación.

- RWAAAAAAAAAAAR!!!!!! -

Por que debía sufrir de esa manera?, por que el mundo no lo entendía?, por que estaba destinado desde su nacimiento a perder todo lo que amaba?.... por que incluso los que eran sus aliados lo lastimaban?, por que debía pelear una batalla que no le correspondía?. Intentaba desahogarse con lo que podía: soltando golpes con sus zarpas a la nada, rugiendo, gruñendo, de alguna manera su instinto laguz se las ingeniaba para sacar de su pecho todo lo que su conciencia humana se encargaba de reprimir, no era la mejor manera pero Kija nunca había lidiado con algo semejante, por tanto no sabia siquiera que era lo que estaba pasando con el ni como solucionarlo.

Su instinto y sus sentidos estaban a flor de piel por lo que no le costo trabajo el identificar que otra bestia como el se acercaba a toda prisa. Una silueta negra se dibujo en el cielo nocturno apenas visible en las alturas gracias a la luna llena que los iluminaba.... su sed de sangre era palpable, lo sabia por que el estaba en la misma situación. El collar que portaba su dragonstone comenzó a emanar un brillo blanco mientras que su frágil forma humana adoptaba la apariencia de un enorme dragón de escamas blancas y alas con membranas transparentes como si se tratasen de cristal las cuales, resistentes como el acero, recibieron el primer impacto de su adversario recién llegado.

El manakete se giro para mirarlo con aquellos ojos azules de pupilas contraídas y mirada mas afilada que un cuchillo. Llenando sus pulmones soltó un rugido atronador abriendo las altas como una forma de intimidar a su rival e imponerse sobre el mostrando sus filas de dientes mas largos y afilados que espadas. Sin embargo y aun que normalmente usaba aquello como una advertencia esta vez el manakete no pretendía dejarlo ir así sin mas por lo que arremetió contra el conejo negro, pequeño a su vista, lanzando una mordida para intentar prensarlo entre sus fauces como ya tantas veces había hecho con otros adversarios.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 23, 2016 3:34 pm

Sintió como las garras de sus patas delanteras se estrellaban contra la piel recién convertida de la bestia que le había estado llamando incesablemente, pero para su sorpresa, esta no se hundió ante la fuerza ni se desgarró por la punta afilada de sus garras, y eso que pudo notar a la perfección como se deslizaban. Cuando el impulso del salto le transportó unos metros más lejos de donde estaba la bestia, Cheza pudo ver a la perfección como lo que estaba delante de él era un gran dragón blanco. Sus escamas no se parecían nada a lo que había visto alguna vez, parecían piedras brillantes, diamantes, con brillos azules, y algo parecido a hojas saliendo de su cabeza y de sus patas. El taguel lo había reconocido después de mantenerse quieto por unos segundos donde había aterrizado, por así decirlo. Era un manakete. Nunca había conocido a uno antes, pero sabía de su existencia de lo que había dicho una vez, hace muchos años atrás, su madre. No tenía nada que ver con los dragones, con Kurth, su olor era totalmente diferente, y sentía como su aura estaba totalmente dispersa y corrompida.

El pelaje de todo su cuerpo se erizo mientras notaba como sus músculos bombeaban sangre a una velocidad casi tan vertiginosa como la que él lograba alcanzar. Sentía una gran descarga de adrenalina por todo su cuerpo y la misma sonrisa siniestra siguió perpetua, a juego con los esos penetrantes ojos rojos. No le iba a ser nada fácil atravesar esa piel, pero ¿dónde estaría su punto más blando? ¿Por dónde podría destriparle poco a poco? Ahhh… tenía tantas, tantas ganas…

Pero entonces el manakete rugió y se alzó poderoso ante él. Abrió las fauces y pudo ver como relucían todos esos afilados dientes en su boca, dientes afilados que Chezaek no tenía. En ese estado, el manakete blanco tenía una fuerza descomunal y un podía transformar una energía abrasadora en forma de llamarada. Como cualquiera de esas dos cosas le alcanzara, sería conejo totalmente muerto. Pero aquello no hacía más que emocionarle aún más. Su sed de sangre crecía más y más y se alimentaba de la sensación de peligro que le enviaba la otra bestia. Sus intenciones eran igual de homicidas y Cheza no podía esperar a que le atacase.

El azul y el blanco arremetieron con su rojo y negro por medio de una dentellada brutal, pero el taguel negro reaccionó justo a tiempo para esquivarlo. Un segundo más tarde y lo hubiera masticado y triturado en un amasijo rojo y negro, lleno de huesos, sangre y entrañas. En cambio, saltó velozmente y rebotó usando sus poderosos miembros en el fuerte tronco de un árbol cercano, que se agitó furiosamente por el impulso y espantó a los animales cercanos que todavía no habían huido del combate fortuito. Todo su cuerpo le dolió a causa de las heridas y de la sangre que estaba perdiendo poco a poco, pero en ese momento se sintió tan ligero como la pluma de una garza. Dirigió su ataque directamente contra la cabeza del manakete blanco, teniéndola muy vigilado tanto por su llamarada como por su dientes (aunque por desgracia, no estaba prestando demasiada atención a otras partes de su cuerpo), y utilizó todo su cuerpo para arremeter contra esta y aturdirlo, o al menos intentarlo.

Cuando volvió a caer en tierra se alejó rápidamente para poner una distancia prudencial entre ellos. En aquellas condiciones, solo podía confiar en su rápida velocidad, una que el otro no parecía tener, porque su fuerza no se comparaba a la del rival. Atacaría rápido, de forma contundente y aislada, que le permitiese saber a qué puntos atacar para cansarlo. Un solo fallo y sería una comida fácil para el otro.

¡…VAMOS! —La voz reverberante que poseía en esa forma hizo eco en el tranquilo bosque a media noche. — ¡TE MATARÉ SI NO CONSIGUES CAZARME! ¡HAHA!
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Kija el Miér Mar 23, 2016 11:37 pm

Cuantas veces había hecho aquello?, la verdad hacia tiempo que perdio la cuenta pero era un hecho de que aquel movimiento se estaba volviendo muy normal en el. Pocos lograbas esquivar la feroz y mortal mordida del manakete el cual, si bien normalmente estaba en contra de eliminar a sus enemigos de aquella manera, muchas veces fue necesario pues en lugares pequeños o estrechos donde era imposible soltar su hálito de energía aquella táctica resultaba normalmente efectiva aun que tortuosa para los enemigos que lograron sacarlo lo bastante de sus casillas como para obligar al albino a atacarlos. Al cerrar sus fauces esperaba sentir el sabor de la sangre correr por su paladar y su garganta, escuchar los gritos desgarradores llenos de dolor tan característicos de las victimas que no morían en el acto, mas no fue así, su oponente lo había esquivado por poco y eso no era muy normal que digamos.

Sin saber como aquella pequeña bola de pelo negra pudo contra atacarlo dándole un golpe en la cabeza, tenia mas fuerza de lo normal por lo que aquello logro hacer que el manakete retrocediera con cierta sorpresa sacudiendo la cabeza, no es como si lo hubiese logrado aturdir pero las garras contrarias habían logrado dañar sus escamas provocando en el un arañazo que le resulto mas molesto que doloroso.

La respuesta del dragón a su reto fue nuevamente un rugido atronador, no parecía ser capaz de pensar en ese momento de forma tan lucida como su contrincante y tampoco parecía en si disfrutar de la pelea, mas bien era una bestia fuera de control que recién encontraba algo con lo que descargar toda la furia y frustración que venia arrastrando ya por varios meses. Aun así, el manakete de blancas y brillantes escamas pareció tomarse muy personal el desafió lanzado por el conejo de ojos carmesi por lo que volvió a llenar sus pulmones de aire como si fuese a soltar otro rugido, con la diferencia de que en esta ocasión las escamas de su pecho comenzaron a brillar intensamente revelando que su hálito se estaba preparando para ser exhalado.

Kija nunca fue muy partidario de la violencia y evitaba pelear siempre que podía, por ello sus movimientos eran torpes, lentos y predecibles mas cargados con una fuerza descomunal que le brindaba su gran tamaño lo cual lo volvía un enemigo poderoso cuando se disponía a atacar, especialmente por la resistencia de sus escamas que creaban alrededor de todo su cuerpo una armadura difícil de mellar.... aun que las garras del laguz parecían lograr diñarlo acompañadas de la fuerza que poseían sus patadas.

El hálito del manakete no era como el de ningún otro dragón, no era candente como el fuego que exhalaban los dragones rojos ni frió como el hálito de los dragones de hielo, no, este era un haz de luz azul pálida, limpia y silenciosa que lograba desintegrar todo cuanto tocaba.... Los manaketes por algo eran considerados criaturas sagradas pues aun dentro de su furia sus ataques causaban el menor daño posible al ambiente donde peleaban, sin fuego que acabaría consumiendo el bosque entero o hielo que terminaría por afectar el ecosistema. Un haz de luz limpio e implacable, ni mas ni menos.

Una vez lanzado su hálito el dragón se detuvo un momento respirando con agitación, realizar aquel potente ataque consumía muchas de sus energías y, hasta la fecha, no había logrado lanzar mas de 3 seguidas en un combate antes de perder todas las fuerzas y retomar su forma humana, sin embargo ningún enemigo hasta ahora había necesitado mas de un hálito para ser eliminado.

Se hiso un breve silencio en el que solo se escuchaba el bufido del manakete ligeramente cansado, intentando recuperar un poco de la energía consumida.... hasta que escucho el sonido de unos arbustos tras de el. Kija intento voltearse hacia donde escucho dicho sonido pero el cansancio lo hacia moverse mucho mas lento, mas aun el hecho de que su vista nocturna no era del todo buena y la arboleda le dificultaba aun mas el poder mirar lo que sea que se escondiera en ella.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 24, 2016 3:34 pm

Pareció obtener una gran satisfacción cuando la bestia le respondió al desafía que le había lanzando con un gran rugido. Chezaek se había presentado a la llamada desesperada y furiosa del manakete blanco que estaba frente a él, y no esperaba menos de que le presentase una pelea que había necesitado desde que había abandonado la emboscada de los humanos gracias a esa garza. Sentía ganas de destrozarlo con sus propias garras, tal y como el entrenamiento de su madre le había enseñado, cuando le quitase todas esas bonitas escamas, lo rebanaría en trozos. Simplemente porque estaba deseando desperramar su sangre por el suelo de toda la furia que sentía recorriendole las venas. Sed de sangre alimentada con un enfado desmedido y visceral. El otro buscaba exactamente lo mismo que él y al final de todo eso, mientras las fuerzas se iban desvaneciendo, solo una de ambas bestias quedaría en pie.

Sin embargo, cuando volvió a inflarse, pareciendo que fuese a rugir de nuevo, su cuerpo se llenó de una luz azulada potente, y Cheza supo que tenía que moverse aún más rápido de lo que se había movido antes por su mordisco. Tensó tan rápido sus patas traseras que pensó que el dolor que sintió y el sonido que provino de ellas fueron los músculos desgarrándose ante el impulso que dio contra el suelo para tratar de escapar de ese ataque.

El haz de luz que provocó el ataque iluminó todo un radio a en el bosque donde se encontraban, siendo totalmente visibles los árboles, los arbustos, las tierra bajo sus pies, y, si el conejo hubiera estado bajo toda esa energía reconcentrada, él hubiera sido iluminado también, pero totalmente desintegrado.  Desapareció antes de que todo el lugar volviese a verse sumido en la oscuridad con tan solo la única vigía, la luna. De entre la espesura de la arboleda podía solo escuchar como sus oídos, finos y totalmente desarrollados, pitaban con la explosión de energía que había sido destinada a matarlo, junto con los resoplidos ahogados y cansados de la bestia. Necesitaba mucho para poder recuperarse de eso, lo estaba percibiendo perfectamente, y estaba seguro de que si lo cansaba lo suficiente podía hacer que su piedra dejase de reaccionar, al menos antes de que lo hiciese la suya propia. La falta de sangre estaba empezando a marearle levemente, pero la adrenalina todavía era suficiente como para hacerle funcionar sin parar durante horas, todavía en marcha esa máquina de matar en el que lo habían convertido.

Justo en el instante en el que acabó el quinto soplido, se movió para dirigirse rápidamente contra él y asestarle una patada con las garras de sus patas traseras en uno de los laterales de su cuerpo, girando justo cuando estaba a poco metros de él.— ¡…! —Mierda. Su impacto había hecho algo de mella en las duras escamas blancas y brillantes del manakete, pero aunque había arremetido con fuerza, eso no significaba que le hubiera hecho una herida importante, y además este se había girado complemente hacia él (lo que demostraba que aún podía actuar con presteza) y ahora Chezaek estaba desprotegido a poca distancia de la bestia. Por muy rápido que fuese, no iba a poder evitar el golpe si el contrario decidía atacarle, aunque estaba casi en lo cierto de que podría reaccionar con el poco margen que le dejaba el otro cuando intentaba cargar otro hálito de energía contra él.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Kija el Jue Mar 24, 2016 11:04 pm

La respiración agitada del manakete era lo único que lograba escucharse en ese momento y con cada jadeo salia un ligero humo blanquecino de su hocico, siendo los residuos de la energía que recién había liberado. No había forma en la que el manakete pudiese corroborar si su oponente estaba vivo o no pues de haberle dado con su hálito no habría quedado cuerpo ni rastro alguno de que alguna vez existió.

Sin embargo un tenue ruido rompió el silencio, aquel que marcaba que algo se movía a toda velocidad en su dirección por lo que el manakete de ojos azules comenzó a girarse en aquella dirección aun que no pudo evitar recibir un impacto en el costado el cual le dolió por la fuerza del golpe pero no genero ninguna herida, sin embargo sus resistentes escamas habían sufrido suficiente daño como para cuartearse. Quizá fue solo suerte o un acto reflejo pero el manakete contraataco casi de inmediato con una de sus patas delanteras que aun en su forma animal podrían parecerse vagamente a manos, atrapando al conejo que no había logrado escapar esta vez con su agarre.

Habria sido muy facil simplemente morderle la cabeza o terminar de aplastarlo con la fuerza de su agarre, sin embargo por alguna razón el manakete no opto por ninguna de las opciones anteriores. Lo miro y lo olfateo unos momentos mientras que seguro el otro intentaba liberarse, era mucho mas fuerte que un humano, eso era seguro. Quizá fuese solo por que había perdido interés su presa o solo buscaba divertirse, incluso se podría tomar igualmente como que la bestia decidió apiadarse de el pues en lugar de darle un golpe para terminar de matarlo se limito a rugirle en la cara y a arrojarlo a un lado después de zarandearlo un poco, confiando que no podría o querría levantarse después de aquello.

Kija abrió sus alas triunfante pensando que la pelea había terminado y sintiéndose, de hecho, mucho mas aliviado.... ahora solo debía buscar un buen lugar para irse y descansar hasta el día siguiente. Sin prestar demasiada atención el manakete de brillantes escamas comenzó a agitar las alas con intenciones de marcharse y abandonar el improvisado campo de batalla.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 29, 2016 10:11 pm

Si hubo algo que no se esperó de todo ello, fue que lo cogiese entre una de sus zarpas y quedase así atrapado. Era lo suficientemente grande como para hacerle aquello y que no pudiera moverse, por mucho que se removiese y luchase por liberarse de su agarre. Si apretaba más, las garras podrían clavársele en el cuerpo y moriría instantáneamente, y morderle no era una buena idea porque sus escamas eran realmente duras, ya lo había comprobado antes.

Así que, ¿qué hacía? O mejor dicho, ¿cómo acabaría? ¿Le daría un mordisco arrancándole la cabeza? ¿Se lo comería entero? ¿Lo desintegraría literalmente con su hálito energético y no quedaría ni siquiera las cenizas de él? Chezaek apretaba los dientes y forcejeaba, pero una vez sus ojos rojos fueron posados sobre los azules de la bestia contraria, no pudo siquiera apartar la mirada. No sentía miedo, tampoco temblaba. No sabía siquiera que tipo de sensación albergaba dentro en esos instantes previos a morir, él, que podía percibir las emociones ajenas siempre con tanta claridad por su condición. ¿Sentía excitación? ¿Anticipación? ¿Quizá alivio? No lo creía. Lo único en lo que pensaba eran en esos ojos azules como el cristal. Era un cristal que lo iba a desquebrajar vivo.

Y sin embargo… ¿por qué seguía vivo? Lo único que recibió fue un fuerte rugido que hizo que sus orejas volasen un poco, cerrando los ojos y luego sintió un zarandeo que lo mareó, acabando por ser estampado contra un árbol cercano, del que recibió casi en seguida el dolor en un costado del impacto.

El taguel no se levantó en seguida, pero sí que sintió como su sangre le pedía agritos que se levantase. No le había matado. Estaba vivo, respiraba, quizá se había fracturado algunos huesos… pero podía sentir el dolor en él. Ese maldito bastado no lo había matado. ¿Era tan basura como para no presentar una amenaza si permanecía vivo? ¿Lo creía tan débil como para no poder hacer nada contra él cuando aún respiraba? Se sentía tan, tan humillado por ese sucio dragón blanco que pronto se iba a teñir de rojo con su propia sangre… De pronto, sus patas volvieron a reaccionar, temblorosas, y su cuerpo se puso de nuevo en pie. Su mirada se tornó viciosa y desencajada, mucho más furiosa que la anterior.

“¡NO NOS SUBESTIMES MALDITA LAGARTIJA ESCUPE ENERGÍA! ¡NO ME DES LA ESPALDA!”

Y en ese entonces, solo en ese entonces, estaba decidido a matarlo. Enfadado, realmente cabreado y furioso. Ya era totalmente personal.

Como si de un rayo se tratase, la velocidad de Cheza cuando comenzó a correr nuevamente hacia él alcanzó límites insospechados. Y antes de que el manakete pudiera hacerse más de unos metros al volar, el taguel ya se había echado como un proyectil directo a la espalda de la bestia, agarrándose a él con una peligrosa sed de sangre mayor a la anterior, comenzando a dar zarpazos a sus escamas para conseguir romperlas.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Kija el Jue Mar 31, 2016 5:41 am

Según el criterio del manakete, escaso pero presente, la batalla había terminado pues aun en su estado no le quitaría la vida a otro ser vivo si no era realmente necesario. Antes lo había atacado con intenciones de eliminarlo, si, pero era principalmente por que el otro podía atacarlo por lo tanto una vez que dejo de ser una amenaza Kija perdió total interés en seguir castigando al conejo negro.

Batiendo sus grandes alas el dragón de brillantes escamas comenzó a alzar el vuelo para retirarse del lugar, probablemente buscando un lugar para descansar después de haberse descargado un poco en aquella batalla. Sin embargo su rival aun podía pelear y al parecer se sintió ofendido por haberle dejado de lado, tampoco había manera en la que Kija adivinara que, a la velocidad de un relámpago el pequeño animal se subiría a su espalda de lo cual no se dio cuenta hasta que ya estaban en el aire. Normalmente al conejo le habría tomado mas tiempo el comenzar a mellar las duras escamas del manakete pero el problema radicaba en una cicatriz que la atravesaba su espalda de lado a lado producto de una vieja herida que tenia cortesía involuntaria de su padre cuyo zarpazo lo marco de tal manera que sus escamas en esa área eran ligeramente mas frágiles.

Un punzante dolor hiso rugir al enorme dragon de escamas blancas sin ser capaz de estabilizar su vuelo debido a que en realidad no era muy bueno volando aun y el ser golpeado en aquel lugar solo consiguió que el manakete se precipitara contra el suelo en un aterrizaje forzoso. El lugar donde había terminado por caer era nada mas y nada menos que un basto campo de flores color amarillo pálido, las cuales soltaron una cantidad considerable de polen en cuanto la enorme criatura impacto contra ellos. El impacto lo dejo aturdido aunado del cansancio que ya sentía por lo que, envuelto en un brillo azul blanquecino, el manakete fue retomando su forma humana poco a poco, quedando el cuerpo del muchacho albino tendido entre las flores.

- Do... donde.... estoy? -

Pregunto abriendo los ojos lentamente y con el cuerpo ligeramente dolorido por la caída y los ataques del conejo. El joven híbrido no recordaba absolutamente nada de lo acontecido hace unos momento ademas de encontrarse aturdido y ligeramente desubicado. Se alzo un poco hasta quedar sentado, posando su brazo derecho sobre su cabeza pues aun estaba algo mareado.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 31, 2016 5:54 pm

Sus zarpas se ensañaban una y otra, y otra vez en las escamas contrarias. Sentía la parte blanda bajo las patas, aunque nada de su lógica podía decirle algo en claro. Chezaek simplemente había dejado de razonar ante ese impulso tan animal que era como el de destrozar y matar. Estaba tan enfadado que ni siquiera podía escuchar sus propios pensamientos, sin embargo había algo que repetía una y otra vez en su cabeza, como si se tratase de la voz que no tenía dueño y que siempre le hablaba.

“¡OLVÍDATE DE ESO! ¡NI SIQUIERA LO PIENSES! ¡DE NINGUNA MALDITA MANERA! ¡¡ME LO VAS A PAGAR!!”

No iba a permitir que se fuese así como así, no iba a dejarle escapar como si él fuese tan poca cosa como para no matarle en el enfrentamiento. Podía y lo iba a hacer, pelear hasta que su cuerpo no aguantase más, despedazase al dragón o la bestia tuviese que partirlo por la mitad. Pero no iba a dejar que huyera orgullosamente de esa manera, como si hubiera ganado.

“¡¡PORQUE NO HAY NI UNA PUTA FORMA DE QUE TE VAYAS DE AQUÍ HOY CON VIDA!!”

De pronto escuchó con toda la satisfacción del mundo como el dragón gritó con un sonido desgarrador y empezó a agitarse violentamente. Había ganado altura antes de que el taguel comenzase a atacarle encaramando a su espalda, pero sus alas, aunque intentaban batir deprisa, se descontrolaron y perdió cualquier equilibrio que pudo haber tenido antes. Cheza se encaramó, mientras batallaba contra la piel resistente ajena, a su espalda para no caer en una sacudida furiosa del cuerpo de la bestia, pero los pocos metros que el otro había podido avanzar en su vuelo y el movimiento entre su forcejeo, les hizo caer por un desnivel de donde estaban, hasta que el manakete colisionó contra el suelo del nuevo escenario, alejado de la arboleda en donde estaban antes.
El impacto fue tan fuerte que el taguel salió despedido hacia una zona algo alejada del contrario, y rodó sobre las flores que levantaron una pequeño humareda de polen. Sin embargo, la explanada llena de flores y lo que le pudiese molestar a su sensible nariz era el menor de sus problemas.

Su cuerpo había vuelto a su forma humana, pero esta vez aún estaba más magullado que la última vez, y eso que ya estaba en muy mal estado del ataque de la persecución de los cazadores y luego la captura de los mismos. Chezaek estaba casi al límite, pero su rabia y frustración le obligaron a levantarse del suelo de nuevo, respirando dificultosamente, con quejidos intercalados, claramente herido por todas partes y con las vendas que le recogían el pelo totalmente desecha, dejando que este cayera amplio por su espalda junto a sus orejas. El colmo que le faltaba fue escuchar al contrario (que también había vuelto a su forma humana, aunque no era algo en lo que él reparase en ese instante, para analizarlo) preguntarse dónde estaba, como si no lo recordase.

¡¡…ESTÁS MUERTO, BASTARDO!! —Le gritó como si aquello fuese una respuesta a la pregunta de su enemigo, y se lanzó de nuevo hacia él, de manera que el impulso del movimiento les hizo rodar una vez más por allí, hasta que Chezaek quedó encima del contrario, sobre su cuerpo, apresando ambos de sus brazos para que no pudiera moverse.

La forma en la que lo miraba desde arriba había cambiado, pero solo ligeramente, a otra idea, al comprobar que era exquisita y terrible la forma tan fácil en la que podía manejarlo en su forma humana. Ahora lo miraba con una sonrisa que ocultaba muchas intenciones, incluso tuvo que contener una risa que su cabeza desquiciaba se moría por soltar. Eso era lo que iba aprovechar.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Kija el Jue Mar 31, 2016 7:37 pm

Estaba en un lugar totalmente distinto a donde estaba su pequeño campamento con el cuerpo algo adolorido y sin tener la remota idea de que sucedió. Tardo unos momentos en comprender que había pasado lo que llevaba ya un tiempo preocupandole.... al parecer se había transformado de nuevo sin ser consciente de ello ocasionando algún destrozo en los alrededores. Sin embargo fue una voz que resonó en sus oídos la que llamo su total atención sin ser capaz de reaccionar a tiempo cuando ya tenia al otro encima. Parecía molesto y sumamente alterado ademas de que era notorio el hecho de que estaba realmente enojado con el por alguna razón que no llegaba a comprender.

El estar totalmente sometido en el piso con los brazos inmovilizados era lo que menos le preocupaba en ese momento pues su mirada azulina, ya lucida, se centro totalmente en las heridas que traía el contrario. Atar cabos no fue complicado, el por su parte estaba lastimado pero las heridas contrarias se notaban mucho mas serias por lo que la conclusión era mas que simple: el agresor no era aquel que tenia encima en ese momento si no que lo fue el mismo y el otro probablemente hasta ese momento solo estaba luchando por su vida.

- Por Naga.... -
Spoiler:

La culpa y el remordimiento lo invadieron en ese momento, comprendía que el otro lo mirase de aquella manera asesina, pues muy probablemente lo considerase un monstruo o una amenaza, sin embargo, lejos de estar preocupado por el hecho de que estaba en un peligro inminente lo que deseaba mas que nada era el poder tratar aquellas heridas que le había provocado.

- Lo siento muchísimo.... te he hecho daño, no es verdad?. Entiendo que estés molesto pero tus heridas no son menores, aun que igualmente esta bien por mi si deseas desquitarte. -

No sabia como compensar al otro por lo que sea que le hubiese hecho ni tampoco como ayudarlo. Sus sentidos le avisaban que aquel encima suyo era un híbrido al igual que el por lo que imaginaba que al estar en peligro de muerte su instinto se había disparado y probablemente solo buscara terminar la pelea. Se sentía tan inútil y pernicioso en ese momento, deseaba ayudar pero no tenia idea de como hacer tal cosa. Por otra parte y aun que Kija no era aun consciente de aquello un aura tranquilizadora comenzó a emanar del joven híbrido con cabello blanco como la nieve al igual al igual que sus ojos azules se volvían cristalinos por las lagrimas que se habían comenzado a formar en ellos. Habia otra sensación que comenzaba a manifestarse en el aun que de momento no le presto mucha atención y eso era que un extraño calor comenzó a invadir su cuerpo, tiñendo ligeramente sus pálidas mejillas en un suave tono rojizo.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 31, 2016 10:34 pm

Esperaba verlo forcejear, quejarse, asustarse o pedir que le soltase… Pero no esperó que le mirase con una cara llena de pena y lástima. No sabía si actuaba o no, su parte taguel que hacía que pudiera sentir las sensaciones ajenas estaba demasiado opacado por otras cosas, pero aquello realmente le hacía que le siguiese hirviendo la sangre. ¿Estaba burlándose de él? ¿Después de que lo redujese tan fácil y lo tuviese contra el suelo y encima de él?
Realmente quería matarlo. Podía estrangularle el cuello y ver como se quedaba sin aire pero aquello no era suficiente, o no lo sería. Quería algo lento y doloroso, como acostumbraba a hacer, como se lo podía su voz interna, pero estaba tan cansado (o eso es lo que él pensaba, sin ser consciente de nada a su alrededor al estar tan ensimismado con sus propias emociones) que hasta había perdido su forma animal y algo así no le sería posible. Seguía mareado, y demasiado agotado como para moverse como normalmente y… demonios, ¿caliente, también? ¿Qué era eso? Su sangre debía de esta en ebullición para que sintiera calor por todo su cuerpo, sobretodo bajándole por el vientre…

Igualmente acabó jadeando por algo que no supo bien que era y puso esa sonrisita que cambió su expresión a una más… de suficiencia y pícara, que desvelaba más que una intención, inclinándose ligeramente sobre el rostro del otro, mirándolo a los ojos directamente.


Spoiler:

¿Desquitarme? Aaah… —Arrastró el sonido de su voz por su garganta, creando uno mucho más atrayente y fluido a lo que era a menudo su voz. — Puede realmente que lo haga… ¿Me pregunto cómo sería mejor? Si haciéndote gritar... o haciendo que te guste mientras gritas. —Alzó una ceja y apretó con su mano las muñecas del otro, sintiendo una extraña excitación recorrerle toda la espalda. Fue en ese momento en el que sintió escamas, y no piel, en su mano izquierda. Y con un rápido vistazo pudo ver que su mano se asemejaba más a la de un dragón que a la de un humano. …Era un híbrido, como él. Aquello disparó más la sensación. — …Podemos comprobarlo.

Hundió todo su rostro en el cuello ajeno, haciéndose el mismo un hueco y logrando que se moviera para dejar a la vista más piel blanquecina contraria. Piel que no dudó en comenzar a lamer y a calentar con su aliento, justo bajo una de las orejas contrarias. De mientras, una mano para nada cuidadosa, estiró de su ropa y trató de meterla bajo esta, en busca de piel que tocar y frotar con sus uñas sin cuidado, a la caza de algún punto sensible. Sus movimientos no eran lentos, ni se tomaba muy en cuenta como el otro pudiera reaccionar, y para que no se moviese, apretó su cuerpo contra el contrario de forma que podía sentirlo completamente, rozándolo.

Había dicho que podía desquitarse y eso era exactamente lo que iba a hacer.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Kija el Vie Abr 01, 2016 4:50 pm

Los ojos azul claro del joven albino se perdieron en el rojo carmín de aquel que tenia encima por unos momentos mas no hubo rastro de miedo en la mirada del semi manakete. Habia cometido un error al dejarse perder el control y estaba dispuesto a pagar por ello, sea pues lo que Naga le tuviese deparado para el futuro. Sin embargo debió admitir que en realidad se le dificultaba entender a que se refería con hacerlo gritar y mas aun con que lograra que le gustase pues en su cabeza no existía nada que pudiese relacionar con "gritar" y "gustar" al mismo tiempo.

- Pero que... gah! -

No pudo evitar soltar un pequeño gritillo de sorpresa cuando el otro se le acerco para hacer nula la pequeña distancia que los separaba, sintiendo como la lengua contraria recorría su cuello causándole un extraño escalofrió que nunca había sentido en su vida e hiso su cuerpo estremecerse.

- E.... espera.... q-que estas haciendo? -

Pregunto el chico de cabello blanco notando como su propia respiración comenzó a tornarse ligeramente pesada a la par que el aliento contrario sobre su desprotegido cuello logro ponerle la piel de gallina. La mano intrusa del conejo se abrió paso a través de sus ropas de clérigo, por alguna razón su piel estaba extrañamente sensible y el tacto contrario lo agobiaba con una sensación tan extraña y desconocida que solo podía describir como pequeñas descargas eléctricas que, extrañamente no resultaban dolorosas. No existía forma de que Kija comprendiera que estaba sucediendo pues temas como aquellos nunca fueron de si interés por lo que la única conclusión a la que podía llegar era que había adquirido una extraña clase de gripe o algo similar pues a la par de su respiración cada vez mas agitada su cuerpo comenzaba a sentirse caliente. Aun estaba inmovilizado por el contrario y aun que inicialmente estaba dispuesto a aceptar un castigo por su parte se removió un tanto bajo el cuerpo contrario intentando escapar de aquel agobiante sentimiento que comenzaba a invadirlo.

- *Gasp* Ba-basta.... esto no... HYAH!!!! -

En cuanto la mano del conejo toco un lugar concreto cerca de la cintura del manakete híbrido su cuerpo se tenso un momento mientras que el pobre albino soltaba un grito involuntario por lo sorpresivo que aquello le resulto. A estas alturas no estaba seguro del todo si esa sensación le resultaba desagradable pues en realidad no podía describir con palabras el como se sentía en ese momento, sin embargo le quedaba claro que no deseaba descubrirlo por lo que intento forcejear una vez mas para librarse del agarre contrario aun que aquello resultase inútil con sus fuerzas escasas. Debía admitirlo, pocas veces en su vida algo había logrado asustarlo y esto que estaba experimentando era uno de esos extraños casos.... no era dolor lo que sentía si no "algo" mas allá de su comprensión y precisamente era aquello lo que lograba alterarlo hasta cierto punto. Lo que Kija no sabia es que con cada uno de sus forcejeos su cuerpo se frotaba contra el contrario de forma involuntaria, empeorando su situación sin así desearlo.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 01, 2016 7:54 pm

A Chezaek no le hizo falta alguna contestar a su pregunta para que supiera que estaba haciendo. Era claro, y obvio, porque su lengua se deslizaba por la piel de su cuello, que se había acabado de deslizar y su mano todavía seguía explicando, bajo su ropa, que simplemente había tirado algo de ella, sin todavía soltársela. Había encontrado la mejor manera que le permitían sus fuerzas en ese instante de cobrarse lo que le había dicho, y era forzarle a hacerlo, algo que tenía que ver directamente con la dominación sobre el otro, producto de su sed de venganza por la humillación anterior y su testosterona desbordándose, mezclada con la adrenalina. Y no podía evitarlo, su mente retorcida consideraba que una violación era lo que le parecía divertido en ese instante, y su excitación del momento no ayudaba mucho. Había un componente más, sin embargo, que no lograba identificar del todo y que había avivado un poco el asunto… pero no era algo en lo que quisiese ponerse a pensar en esos momentos.

Pensó que era extraño que no se removiese, pero pocos instantes después la predicción  fue acertada porque el chico se había dado cuenta de lo que intentaba (o si no lo sabía, su instinto de supervivencia le decía que aquello no era algo a lo que tuviese que dejarse) pero el taguel no pensaba parar. Había notado como a cada toque que realizaba, su cuerpo reaccionaba inevitablemente y casi al instante, y no sabía si solo estaba sensible o que aquello no lo había experimentado nunca. Por experiencia, Cheza pensaba que eran ambas cosas al mismo tiempo y aquello le hizo poner una pequeña sonrisilla, pícara y con intensiones que iban más allá de solo tocarle. La cosa se ponía interesante por momentos.

¿Mh? Pensé que habías dicho que podía “desquitarme" —Murmuró lento y en bajo, casi susurrante, de una forma que hasta podía sonar algo malévola. — Eso es lo que voy a hacer. Y como ya te he dicho, lo voy a hacer mientras te hago gritar… Acuérdate de eso. Ni se te ocurra olvidarte. Gritarás para mí. —Lo último lo dijo casi sin voz, justo a su oído, y al terminar repasó el contorno de su oreja con la lengua, mordiendo después. Después de todo, aquello no era nada con lo que acabaría haciéndole, y al menos que diese gracias que no podía en su forma animal verdadera.

Pero, oh… ¿Había encontrado un punto sensible? Justo cuando deslizaba la mano hacia abajo, el cuerpo del contrario reaccionó tanto que pudo sentir hasta sus músculos tensarse bajo su cuerpo. Aquello era muy gracioso… Cuando más quería huir, más se movía y en respuesta, más se pegaba Chezaek contra su cuerpo. Eso hacía que el otro se estuviese frotando contra él sin parar y el taguel no era estaba hecho de piedra para no dejar que aquello le afectase, precisamente.

Terminó alzando la cabeza solo para poder verle el rostro, lo que hizo que no se separase mucho. Su sonrisa se convirtió en una risa algo acalorada y ronca. — Ahh… Estás cavando tu propia tumba haciendo eso, restregándote así contra mí. ¿Estás seguro de que "Basta" y de que "Esto no"? …Que mentira. —A esas alturas tendría que saber ya de qué estaba hablando el de largas orejas, pero de no ser así, tampoco le importaba. Se lo enseñaría de forma totalmente práctica. — Estas empezando a ponerme mucho… ¿Y qué hay de ti? Veamos. —Ignorando completamente sus negativas o sus ganas de huir mientras se movía, Cheza agarró más firme la mano escamada del contrario por pura precaución (tenía garras afiladas y no quería más heridas en su cuerpo, gracias), y uso la mano que había explorado bajo su ropa instantes antes para meterla bajo sus pantalones, retirando de un estirón la especie de túnica que llevaba cogida con un cinturón para que no le fuese un obstáculo, y poder comprobar que tan excitado andaba el otro entre sus piernas, sin miramiento alguno. — Vaya, no está mal. —Eso no era sarcasmo, tiraba hacia algo genuino. Había que ser sincero cuando era verdad. — Pero seguro que podemos trabajar en esto… —Casi no había terminado de hablar y ya estaba comenzando a frotar esa parte tan intima del cuerpo del otro con sus propios dedos, largos y habilidosos.

Si aquello no hubiese sido la primera vez del otro, probablemente ya le hubiera dado la vuelta, hubiese separado sus piernas para su disfrute y estaría dentro de él, sin descanso y sin delicadeza. Pero el gesto asustado del contrario y el pánico que mostraba en su cara con todo eso era un venganza mucho más dulce que todo lo duro y rudo que pudiera ser en ese momento, alargando su desesperación, haciéndole sufrir. Y en cierto modo, no se había dado cuenta de que un aura estaba comenzando a afectarle, que le hacía mostrarse más lento y calmado con la situación de lo que se había mostrado otras veces.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Kija el Sáb Abr 02, 2016 5:15 am

Se quedo repentinamente quieto ante las palabras contrarias pues era verdad que el manakete le había dado permiso de hacer con el lo que quisiera en compensación por lastimarlo pero ni en sus pensamientos mas descabellados lograba imaginarse que recibiría aquel tipo de castigo tan extraño. Las caricias ajenas lo hacían sentir extrañamente avergonzado y el calor en su cuerpo comenzaba a aumentar conforme estas continuaban recorriendo su cuerpo. Sus pálidas mejillas estaban totalmente teñidas en rojo y cierta sensación de ligera incomodidad comenzaba a manifestarse en su entrepierna o por lo menos lo catalogo como tal pues no encontraba otra definición a lo que sentía en ese momento.

Su corazón golpeaba fuertemente contra su pecho mientras que respiraba de forma cada vez mas agitada y sus confusos pensamientos trataban de razonar algo que solo se podía sentir, el, quien fue educado para seguir mas a su conciencia humana que a su instinto estaba pasando un mal rato tratando de reprimirse, frustrándole de sobremanera el que su cuerpo reaccionara tan fácilmente a los estímulos contrarios. Se mordió ligeramente el labio inferior pues los sonidos que amenazaban con salir de su boca le parecían sumamente vergonzosos y, por una razón que no entendía, no planeaba permitir que el contrario los escuchara.

Una vez mas Kija se quedo totalmente quieto cuando sintio la mano intrusa comenzar a colarse dentro de su pantalon a travez de su túnica ya gastada y no tan blanca, abriendo sus claros ojos azules casi en su totalidad entre una mezcla de pánico y sorpresa a la vez que contenía la respiración unos segundos antes de lograr siquiera razonar que era lo que seguía a continuación.... después de todo los manaketes al ser criaturas tan longevas tardaban un tiempo considerable en asimilar las cosas y eso era precisamente lo que le estaba sucediendo en ese momento.

- Para por favor!!!, te lo suplico!!! -

No recordaba la ultima vez que había levantado la voz de esa manera ni tampoco el haberle suplicado de aquella manera a nadie en sus 300 años de vida, se sacudió nuevamente debajo del tanguel apretando el puño su mano draconica con fuerza mientras que con la mano humana, la mas frágil y débil intentaba apartar al contrario posándose en su pecho e intentando empujarlo, mas su escasa fuerza poco y nada podía ayudarlo en ese momento.

Su cuerpo entero había comenzado a temblar y aun que el albino lo atribuyo a que estaba asustado la verdad innegable era que su cuerpo estaba reaccionando a las caricias que aquella área de su cuerpo que resultaba inexplorada hasta ahora estaba recibiendo. El cuerpo de Kija había comenzado a sudar y aun que sentía una ola de calor por todo su cuerpo aquello se concentraba mas aun en su entrepierna mientras que esa parte de su cuerpo comenzaba a endurecerse lentamente gracias al estimulo de las caricias.

- Se.... siente... extraño.... mhhg.... deten... te.... -

Era incapaz de poder decir una oración completa y de sus labios ahora solo salia un hilo de voz. No sabia que era lo que estaba pasando o por que aquel calor tan sofocante lo estaba invadiendo con cada vez mas fuerza, tampoco sabia definir que era aquella sensación parecida a una pequeña descarga que le hacia tensar el cuerpo con cada nueva caricia proveniente de aquellos dedos hábiles y delgados que frotaban su área mas intima con terca insistencia. Hacia lo que podía para evitar que ruidos extraños salieran de su boca por lo que los gemidos se quedaban de momento atorados en su garganta y de sus ojos azules, fuertemente cerrados, se escaparon un par de lagrimas que no lograron ser contenidas.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 02, 2016 2:30 pm

Como había predicho anteriormente en sus propios pensamientos, el espectáculo que el manakete le estaba ofreciendo en su forma humana era mucho mejor que haber decidido simplemente destrozarlo por dentro sin miramiento alguno. Podía ver como se retorcía sin esperanza alguna, ponía expresiones que estaba seguro de que nunca en su vida había puesto y podía sentir su frustración al reaccionar de esa manera tan contradictoria a lo que sentía, cuando las manos del taguel le iban tocando. Además, le gustaba en especial que tratase de contenerse y se mordiese el labio, todavía tengo en no permitir que le escuchase. Casi podía reír porque antes de que se diera cuenta iba a arrancarle sonido muchos más profundos desde el  fondo de su garganta, cuando se lo hiciese de verdad. Comparado con eso, lo que le estaba haciendo no era nada.

Pero lo que más le gustó fue como pareció quedarse totalmente en blanco cuando Chezaek introdujo una mano para poder masturbarle. Era, sencillamente, lo que estaba intentando. Jugando con él, ponerle nervioso, que se desesperase… aunque no esperaba que le resultase tan shockeante. Esa vez sí que no pudo evitar soltar una carcajada algo burlona ante la situación del otro, alimentando su ego todavía más cuando el manakete le suplicó.

¿Parar? De eso nada. Ni siquiera hemos empezado. —Se relamió mirándole directamente, aún aguantando su propio cuerpo encima del más menudo del albino. — Pero me gusta que me supliques. Eso me excita aún más…

Y no era palabrería alguna, en realidad. Su propia entrepierna ya había empezado a reaccionar ligeramente ante todo lo que estaba viendo, pero sobretodo por los roces involuntarios del cuerpo del otro. Cheza, precisamente, no era alguien que resistiese bien ese tipo de impulsos, porque siempre cedía a lo que su parte animal pedía más, siempre haciendo caso a sus deseos más primarios. Pero el taguel no era el único que respondía bien a esa clase de función tan básica como era el sexo. Podía notar en su mano como se iba endureciendo poco a poco, y bajo su cuerpo lo notaba temblar sin parar, fruto del miedo y del desconcierto que tan delicioso se le hacía a Chezaek. Siguió acariciándolo, con un ritmo algo más rápido incluso. Quería arrancarle esos gemidos que estaba escondiendo tan celosamente, pero Cheza deseaba mucho más que simples sonidos extraños. Y puede que fuese gracias a las palabras que pronunció el otro con un hilo de voz, que fue lo que colmó el vaso. Eso y sus lágrimas. Oh, sus lágrimas.

¿Todavía no sabes qué pasa? —Mencionó divertido, comenzando a tener muchas ganas de seguir. Luego rió. — ¡Tendré que seguir enseñándote! —No pudo evitar alzar su voz, cada vez más emocionado, más divertido, disfrutándolo más.

Pero lo primero que hizo fue ignorar completamente la mano que trataba de separarla, empujando su pecho, pero era la mano que parecía como la de un humano así que, no sabía si era por la poca fuerza que parecía tener en esa forma o porque después de la pelea no le quedaba casi ninguna. Algo le decía que si le estuviese empujado con la otra mano, la que se parecía más a la de un dragón, la cosa sería distinta. Aquello hizo que apretase más la muñeca contraria, de esa mano que seguía sujetando, sin importarle que le hiciese daño.
Lo que sí que le hizo daño fue inclinarse de nuevo hacia delante. No sabía identificar de donde le venía el dolor porque tenía todo el cuerpo lleno de heridas y golpes, pero pensó que era cosa de las costillas, del momento en el que el manakete lo había lanzado contra un árbol. Maldijo en su mente pero su sonrisa burlona siguió en su rostro. Llegó hasta la cara contraria y lamió casi con soberbia las lágrimas que se había deslizado desde sus ojos azules, reafirmando que eran esas cosas con las que estaba disfrutando, terminando con una risilla suave que se le escapó de los labios.

Mientras hacía aquello, la mano que trabajaba en su miembro siguió masturbándolo a conciencia. ¿Su propósito? Dejarle duro y sediento de más. Pasó unos largos instantes con esa tarea, mordiéndolo el cuello de mientras, dejándole marcas con los dientes y con los labios al succionar la piel que estaba al descubierto. Y cuando pudo sentir que había estado llevando ya un buen ritmo y que seguramente estuviese cerca, su mano se detuvo totalmente y la sacó de dentro de sus pantalones, todo muy deprisa.

¿Uhm? Vaya, mira… te has mojado y todo. —Susurró, de una forma que hasta pudo parecer atrayente, pero sobretodo dominante. — …Que mono. —Se burló con gracia, y aprovechando el momento estiró de nuevo su ropa, pero esta vez, para abrirla sin ningún tipo de cuidado y que el pecho ajeno quedase totalmente al descubierto. No había sido nada difícil, y ni siquiera había necesitado rasgarla.

Sin mediar palabra hundió el rostro en el recién torso desnudo del manakete y comenzó a hacer las mismas cosas que había hecho anteriormente, con lengua, labios y dientes. Pero, está vez, en una superficie más amplia y con más puntos sensibles. De repente… sentía ganas de comérselo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Kija el Mar Abr 05, 2016 10:22 pm

Apenas estaba comenzando… como era aquello posible si para este punto Kija sentía que podría morir de un momento a otro?. Ingenuo el joven hibrido al desconocer totalmente sobre aquello pues tal como el conejo decía estaba aún bastante lejos de que las cosas se pusieran realmente serias. Su cuerpo estaba respondiendo anormalmente bien a los estímulos contrarios pese a que el mismo alvino intentaba resistirse con todas sus fuerzas más parecía aquello una lucha perdida y poco a poco esa idea comenzaba a hacerse cada vez más presente en la mente del semi manakete.

- ghhh….

Su cuerpo se arqueo ligeramente mientras que Kija cerraba nuevamente los ojos con fuerza en cuando el tanguel comenzó a aumentar el ritmo con el que la mano intrusa acariciaba su entrepierna casi logrando que el chico de ojos azules soltara un gemido por ello más milagrosamente logro contenerlo pues la vergüenza que sentía aun superaba con creces al placer que lo invadía. El rostro contrario se acercó entonces a su rostro hasta que la distancia era casi nula, sintiendo la respiración del conejo de ojos rojos cerca de su piel antes de que este comenzara a lamerle el rostro para beber sus lágrimas. Los pensamientos se hacían cada vez más difusos y conforme pasaba el tiempo le era cada vez más complicado el intentar razonar lo que pasaba, siendo lo único que se mantenía intacto en todo momento aquella sensación de vergüenza e impotencia ante aquella situación. Su parte baja comenzó a ser presa de un calor que desembocaba en una sensación casi tortuosa que iba en aumento y una presión mayor se sentía en su entrepierna con cada caricia, cada movimiento. Fue entonces cuando su cuerpo había vuelto a temblar y aquella sensación estaba alcanzando su punto máximo que todo se detuvo abruptamente pues el contrario había sacado por fin la mano del interior de sus pantalones, sin embargo para su sorpresa aquello no había mejorado nada pues aquel calor y presión aún seguían bastante presentes en su entrepierna, casi como si esperase un alivio que no llegaba.

- Ahhhh…. Aghhhh….

No podía responder a las palabras contrarias, de hecho difícilmente podía articular palabra alguna en ese momento y, si hubiese logrado entender totalmente a que se refería con “haberse mojado” quizá le hubiese causado más vergüenza…. Aun que con el actual estado de su entrepierna podía darse una vaga idea. Las prendas en su pecho fueron fácilmente apartadas sin ningún tipo de delicadeza, sintiendo como la sensación de cosquilleo, si es que así se le podía llamar, que hasta ahora solo estaba limitada a su cuello ahora se extendía por todo su torso. Su cuerpo había comenzado a temblar una vez más y con cada sensación eléctrica proveniente de las caricias contrarias solo aumentaba aquel placer tan tortuoso que le hacía removerse con aun más energía y sujetar con fuerza el pelo negro del tanguel con la mano humana que aún estaba posada sobre su pecho.

Aquello era tan efectivo que el joven de cabello blanco por fin cedió haciendo que leves gemidos se manifestaran con mayor o menor intensidad dependiendo del área en la que se aventurase la boca contraria. Si estaba sufriendo o no, aun no le quedaba claro pero tanto el calor como la vergüenza que lo invadía teñían su rostro de varias tonalidades de rojo. Su cuerpo era delgado y su piel tenía un tacto suave y aterciopelado bastante agradable dándole además un aspecto de porcelana fina dado su color blanco casi transparente. Su respiración agitada se entremezclaba con los sonidos que a ratos se escapaban de su garganta y si bien se estaba haciendo a la idea de que era imposible escapar los espasmos y temblores en cada parte de su cuerpo eran inevitables. Solo podía desear que todo aquello terminara o que fuese solo un mal sueño aun que en lo profundo de sus pensamientos de alguna manera lo estaba disfrutando aunque no fuese totalmente consciente de ello, para este punto lo único que podía hacer era dejarse llevar.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 06, 2016 2:46 pm

En cierta forma, se sentía victorioso de haber sido capaz de llevar hasta tal punto al Manakete que este ya no podía siquiera resistirse ni poder hablar. Así que aunque Chezaek le hablase o tratase de provocarle, el dragón de claros cabellos no respondería nada coherente, lo que por una parte le encantaba porque eso delataba el estado perdido y sin retorno del que tenía debajo pero por otro lado le fastidiaba porque quería ver como trataba de reaccionar a sus provocaciones con las cosas que decía. Bueno, tendría que dejarlo para cuando se le pasase un poco todo eso, pero para entonces ya lo habría poseído entero y haría lo que él quisiera.

Era extraño, aún así, porque aún sentía cierta rabia dentro de él (que se estaba reservando, aún no era el momento) pero sus movimientos no correspondían con la llama que todavía persistía en su interior. Era algo en lo que en esos momentos no podía pensar detenidamente, pero era como si hubiera una calma que le estuviera ralentizando, haciendo que todo fuera mucho más suave lo que a él le gustaría. Maldita sea, ¿era por las heridas? ¿Por su el cansancio que estas le suponían y la energía que le drenaban? ¿O era por… el cuerpo que tenía bajo de él? No lo sabía, su percepción estaba demasiado embotada y opacada.

Aunque pareció ser que el hecho de que empezase a marcarle el pecho, repartiendo besos, lametones y dejando señales que no se borrarían con el paso del tiempo todavía le dio más energía para moverse. Ah, que mal, aquello hacía que se refregase más todavía contra su propia entrepierna, y eso no ayudaba  a que se quedase como si nada en sus pantalones. Tampoco ayudó a ello ver la piel tan blanca y limpia que se presentaba ante él. Sin ningún tipo de imperfección, cuidada, demasiado suave, como la seda. Casi se le hizo la boca agua, si es que no se le había hecho ya. ¿Poder ser el primero que dejase alguna que otra marca y dañar su bonita piel? Eso era lo que más le excitaba. Él había nacido para destruir, eso era lo que siempre le habían enseñado y lo que realmente hacía. Los tirones de pelo no le importaron en absoluto, y aún menos cuando el taguel se empeñó en estimular uno de esos puntos sensibles de su pecho con sus propios labios. Los gemidos que salieron de la boca del otro fueron deliciosos y en ese momento fue cuando Chez volvió a experimentar otro pequeño triunfo.

Oh… ¿eso ha sido todo? ¿Podemos pasar a los gritos como te había dicho? —Se relamió cogiendo algo de saliva con su lengua que se había quedado en sus labios tras haber dejado un reguero de esta con su lengua pasando por el  vientre ajeno hasta su ombligo.

Se le pudo escuchar una risita mientras observaba lo dominado que lo tenía y terminó por erguirse levemente sobre su cuerpo, confiado y sobrado, demasiado convencido que ya estaba ganando con todo eso. Lo mejor lo estaba dejando para el final, claro pero todo llegaría, aunque estaba mosca todavía con que no pudiese hacer aquello de la forma en la que él quería. Antes de nada, tironeó del cuerpo contrario e hizo que sus propias caderas chocasen contra las contrarias, moviendo estas sobre la entrepierna que ya había estimulado anteriormente. Iba a tener la mano libre ocupada por un rato así que aquello le seguiría motivando.

Venga, ahora abre la boca. Voy a tener que utilizar tu lengua, aunque no de la forma que me gustaría que la utilizases… —Que pena, pero su cuerpo no permitía que hiciese mucho más esfuerzos. La adrenalina y testosterona que llevaba encima todavía eran suficientes para mantenerle despierto. Pero una vez se acabase, su cuerpo colapsaría. Mejor que se diese prisa. Alzó la mano libre y presionó contra los labios ajenos dos de sus dedos. — Lámelos.

Si actuaba mal, se lo podría cobrar justo con lo que estaba a punto de hacer, pero esperaba que supiese mantenerse en su lugar como el sucio bastardo que era y no le crease problemas a quien le estaba a punto de montar. Que diese gracias que incluso lo iba a preparar.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Kija el Vie Abr 08, 2016 4:25 am

Su respiración, aun que agitada era temblorosa en ocasiones sin poder hacer nada mas que simplemente sentir lo que el contrario hacia con su cuerpo. La suavidad de aquella lengua explorando cada rincón de su torso descubierto, la respiración contraria que rozaba su piel sensible y los besos ocasionales que lo llenaban de un cosquilleo extraño ajeno a toda sensación que jamas hubiese sentido le nublaban el pensamiento, sin embargo aquello no era como en esas ocasiones en las que perdía el control y su conciencia se perdía si no que, curiosamente seguía plenamente consciente de todo lo que sucedía. 

No pudo evitar soltar un gemido notorio en cuanto volvió a sentir que el tanguel volvía a trabajar en su entrepierna, frotándole con su propia cadera de forma rítmica, podía sentir un bulto en el pantalón contrario con cada movimiento lo que le hiso preguntarse fugazmente si el otro estaba pasando por el mismo proceso. El cuerpo del albino se tenso nuevamente curvando ligeramente su espalda mientras que el agarre que mantenía en el conejo se había soltado para reafirmarse en el suelo, sujetando fuertemente el pasto debajo de el. Que debía hacer?, por que sentía que se le iban las fuerzas a ratos pero después regresaban en forma de temblores?, pero sobre todo, por que tenia la sensación de que aquello no era desagradable?. Muy dentro de si Kija estaba intrigado pues hasta ahora no lo habían lastimado realmente y pese a lo vergonzoso que resultaba el que acariciaran su área mas intima de esa forma de alguna manera tenia cierta curiosidad por saber que seria lo que pasaría a continuación, por otro lado pensó que quizá aquella presión en su entrepierna que ya comenzaba a resultar ligeramente dolorosa desaparecería cuando aquello llegase a su fin. 

- Mi... lengua?... mghhh....

No logro procesar bien de buenas a primeras la petición contraria, que mas bien fue una orden simple y directa. Al parecer tenia que lamer los dedos que el laguz de ojos rojos había puesto contra su boca aun que no lograba entender el por que de ello. Decidió que quizá lo mejor era simplemente obedecer para que las cosas acabasen mas rápido aun que el hacer tal cosa le resultase sumamente vergonzoso lo que dio por resultado que el joven manakete diera solo una pequeña lamida tímida sin sacar mucho la lengua, detalle a parte le era difícil concentrarse en una tarea especifica cuando su mente estaba mas ocupada centrando su atención en los estímulos que recibia su cuerpo. Las pequeñas lamidas que daba el híbrido de manakete en los dedos del conejo eran torpes y tímidas limitándose a apenas rozar la piel contraria sin humedecerla apenas pues la realidad era que no tenia idea de que hacer o como hacerlo así que, dentro de sus capacidades de entendimiento aquello era lo mejor que podia hacer.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 12, 2016 7:59 pm

No podía negar que el simple hecho de mirarlo era terriblemente excitante. Ver la forma que tenía su cuerpo, y lo blanca que era su piel, sin cicatrices ni marcas, la forma en la que se movía, tímida y a la vez deseosa de más contacto por propia inercia, era simplemente demasiado tentador. Tan puro y tanto tiempo para corromperlo poco a poco… Era algo que le llamaba mucho, y no solo la atención. Se podría decir que con todo lo que estaba viendo había hecho que se pusiese duro sin siquiera tocarse, así que le concedería aquel logro al manakete.

Mirate… ah, ¿a quién intentas engañar? —La voz le salió ligeramente entrecortada al no cesar su cadera en aquellos movimientos. — Estás ahí, queriendo parecer tan vergonzoso con todo y sin embargo… Gimiendo, suspirando, y tu cuerpo queriendo que toque más y más. —Se mordió ligeramente el labio inferior, con la eterna sonrisa burlona que siempre tenía, sin quitarle la vista de encima. — Estás deseando que te la meta ya.

Aunque estaba seguro de que el otro no entendería en absoluto a que se refería si realmente era tan virgen, pero aquello era para humillarle así que le daba igual que supiese de lo que estaba hablando o no. Por no hablar de que decirle esa clase de cosas también ayudaba a sentirse “animado”. Sin embargo se llevó una pequeña decepción. ¿Era tan inexperto que ni siquiera podía hacer aquello bien? Le dieron ganas de fruncir el ceño y gruñir exasperado, pero el gruñido que salió de su garganta se asemejó a uno placentero, sintiendo como sus dedos eran levemente humedecidos. Pues sí que tenía que enseñarle bien, sí… Acababa de darse cuenta de que tendría que enseñarle duro y profundo.

Al menos eres obediente… No me extraña. —Con cómo estaba reaccionando a todo lo que le hacía no le parecía nada raro. — Pero tendrías que haber lamido mejor. Lo hubieses agradecido mucho, créeme.

Por su parte, él hubiese agradecido tener ambas manos para poder moverse como le gustaría, pero realmente de momento no quería dejar libre aquella mano dracónica con largas garras. Su espalda, brazo y en general toda parte de su cuerpo estaba ya lo suficientemente maltratada como para permitir que fuese a más… Aunque por cómo estaba dejándose llevar el otro no creía que quisiese parar, le estaba gustando demasiado para haber sido forzado a ello. Oh, pobrecito manakete… claro.

Ni siquiera se paró a pensar algo más, lo único que hizo fue tirar totalmente de los pantalones contrario para hacer que estos se deslizasen todo lo que pudiesen por sus piernas, igual de finas y de piel blanquecina como el resto de su cuerpo, quedando así totalmente expuesto y desnudo aunque todavía la ropa estuviese ligeramente desparramada por el suelo. Ante la visión, el taguel volvió a relamerse y utilizó la mano para separarle las piernas aún más, estando él entre ellas.

Vamos a ver cómo te portas con esto… —Y tras susurrar aquello, utilizó los dedos antes lamidos para estimularle y prepararle, presionando su entrada sin mucho cuidado que se preciase. Tenía toda la curiosidad del mundo por saber si se retorcería, gritaría o seguiría gimiendo caliente como lo había estado haciendo hasta ahora, pero no iba a parar aquello por mucho que se lo pidiese, si resultaba así. Su dedo índice ya se había introducido poco a poco, y podía sentir la estrechez y el calor que tenía allí dentro y que le estaba llamando tanto. — …Unf, tan apretado. Me muero ya por sentir como será estar dentro de verdad. ¿Y qué hay de ti, pequeño bastardo? Estás tan caliente que casi me quemas. —Movió con facilidad el dedo dentro de él, haciendo pequeños círculos, notando como se deslizaba dentro con algo de dificultad por la resistencia. — Quieres sentirme dentro también, ¿verdad…? Lo que tengo en los pantalones no tiene nada que ver con mis dedos…[/b][/color]
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Salta conejo, salta!! [Entrenamiento][Priv. Chezaek][+18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.