Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kija el Vie Mar 11, 2016 6:45 am

Seguía en sus andanzas por Goldoa, con ánimos renovados y la determinación de aprender en aquella tierra ancestral de dragones mucho mas antiguos y sabios que el, llegando esta vez a lo que parecía ser un tipo de costa donde el aire se sentía ligeramente húmedo y el clima era por demás agradable.... por supuesto solo conocía a su padre y no estaba seguro que tan diferentes serian los dragones de Goldoa de un manakete pero esperaba que por lo menos fueses capaces de ayudarlo a entender mejor su poder y de ser posible ayudarlo a controlarse. El viaje lo tenia por demás exhausto, en ese reino no había posadas o pueblos donde refugiarse y tampoco era como si guardara esperanzas de ser aceptado en uno, después de todo sabia mejor que nadie el hecho de que su brazo derecho era considerado grotesco en la mayoría de los casos, aun así sentía que podría relajarse un poco pues según sus expectativas lo por ya había pasado escalando y bajando de los territorios montañosos, para alguien que no tenia alas el cruzar por aquel sendero era poco mas que admirable.

- Me pregunto que tan ciertas serán las historias.... -

Murmuro para si mismo mientras esperaba que la olla en la fogata comenzara a hervir el agua y asi preparar su comida. recordaba lo que su padre le habia descrito sobre otros tipos de dragones y aquella imagen mental que tenia de ellos no le ayudaba mucho a ganar confianzas. Grandes criaturas escamosas cuyas alas lograban cubrir el sol y cuyos pasos hacian temblar la tierra y su rugido temblar al mas valiente, agresivos en su mayoría para con los extraños, obstinados y conservadores tan reacios a los cambios que muchos de ellos prefirieron ser consumidos por la locura antes que adoptar una forma humana.... ahora que lo pensaba un poco ya comenzaba a dudar si aquello era buena idea.

- Su.... supongo que no tengo muchas alternativas.... e-es decir.... no es como si pudiera preguntarle a mi padre ni tampoco se como encontrar a otros manaketes. Claro, no puedo transformarme pero seguro que si hablo con ellos y les explico entenderán.... si.... puede que hasta sean buena gente y todo -

Intentaba darse valor a si mismo intentando imaginar que sus parientes lejanos no eran tan aterradores como los pintaban aun que francamente deseaba dejar de pensar en el asunto pues de seguir así probablemente acabaría dando media vuelta. El olor al estofado con los peces recién pescados ya comenzaba a percibirse en el aire siendo increíble que, con tan pocos ingredientes el joven albino de las apañara para preparar una comida deliciosa como le era costumbre.


Última edición por Kija el Miér Abr 20, 2016 3:15 am, editado 1 vez
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Sáb Mar 12, 2016 5:19 am

Empezaba a preguntarse cuando se había vuelto algo habitual el escaparse de palacio para tener algo de tranquilidad, le asustaba que su padre llegara a enterarse de que no estaba atendiendo completamente con sus responsabilidades y lo peor de todo, que hubiera llegado no solo a plantearse el ver mundo y alejarse de las fronteras de la tierra de dragones, sino también a hacerlo. Siempre había conocido el hecho de que sus pensamientos eran algo distantes a los de su padre y era algo que tampoco parecía una idea descabellada, les separaban un milenio de años y Kurthnaga admiraba la sabiduría y experiencia de su padre, pero no por ello no dejaba de ver que el mundo estaba empezando a cambiar respecto a como habían vivido allí todos los siglos.

Y siempre que quería algo de tranquilidad y que nadie le molestase cuando estaba pensando en sus cosas; acababa encontrándose a sí mismo dirigiéndose hacía el estrecho de los náufragos. Era su zona de confort, probablemente muchos dragones de palacio sabían que se encontraba allí cuando se escapaba de casa porque era algo que llevaba haciendo durante varias décadas aunque él mismo no se hubiera percatado de ello. Era una zona que había estado vigilada por dragones para que los navíos beorc no se quedaran atascados en aquel lugar durante sus travesías comerciales pero desde la llegada de los emergidos había vuelto a ser un poco la zona que recordaba en su niñez; un terreno más bien si vida y donde la gente no se acercaba si no había una razón para ello. Le parecía triste pero también admitía que le gustaba tener el lugar para él solo, aunque sonase de lo más egoísta.

Pero no estaba solo aquella vez; no fue una silueta ni la percepción de otro ser paseando por el lugar por lo que se percató de ello, sino por el aroma de alguna comida siendo cocinada. Olía bien... El hecho de que hubiera comido horas atrás tampoco le ayudaba en absoluto, pero no dejaba de ser extraño. Los dragones de Goldoa habitaban dentro de la muralla fortificada de la ciudad y eran solo una minoría la que ejercían trabajos fuera de estas y todavía eran una cantidad menor los que salían de la muralla porque simplemente querían. No tenían una mentalidad de querer ver mundo, eso parecía más bien una curiosidad particular del príncipe Kurthnaga.

Decidió avanzar siguiendo esa olor, encontrando a alguien cocinando con una olla cuando se acercó más a donde provenía ese aroma. No podía determinar que era, en cuanto a raza se refería; no era un dragón de Goldoa, tampoco era un humano pero claramente había algo en él que parecía que no les distanciara tanto. ¿Un forastero en Goldoa? No era precisamente algo que le aliviara saber, no cuando su padre era tan exigente con aquellas cosas. Se acercó al hombre para hablarle con aquel tono de voz diplomático que caracterizaba al dragón negro. - ¿No es de por aquí, verdad? Oh, perdone mi atrevimiento, mi nombre es Kurthnaga. - Miró hacía la gran olla. - No quería molestarle, pero el aroma de su comida podría decirse que me ha conducido hasta aquí.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2558


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kija el Sáb Mar 12, 2016 6:41 am

Estaba ocupado en lo suyo preparando su almuerzo el cual solía cocinar en grandes cantidades cuando sus recursos de lo permitían pues aun que de aspecto se viese delgado la verdad era que Kija tenia un apetito equivalente al de varios hombres robustos, rasgo molesto que había heredado de su padre. En aquella ocasión no hubo mucho problema pues atrapo a un pez de buen tamaño y, ya en trozos, con un poco de verduras y especias que había comprado en distintas partes del mundo se convirtió en un alimento bastante decente y completo acompañado del delicioso aroma tan característico de su toque culinario por los siglos de practica. Recién había comprobado que el guiso de pescado estaba en su punto una voz capto su atención, volteando a ver al extraño que le saludaba de forma cortés.

- Ah, descuide, no me molesta en absoluto joven Kurthnaga. Puede llamarme Hakuryuu si lo desea. -

Respondió el albino poniéndose de pie y haciendo una respetuosa reverencia a modo de saludo muy común en su tierra natal, tal como le era costumbre no solía revelar su verdadero nombre a los desconocidos, los cuales debían conformarse con llamarlo por aquel apodo que significaba "dragón blanco" en una lengua ya muy antigua. Quien lo saludaba parecía ser solo un niño con hermosos ojos carmesí y una marca en su frente. Con anterioridad Kija ya habi tenido el placer de conocer a una joven branded a la cual apreciaba mucho por lo que imagino que el chico seria algo parecido, aun que francamente no sentía aquella sensación extraña que se presentaba cada vez que estaba junto a su amiga y al no haber conocido a otros laguz mas que su amigo emplumado le era imposible reconocer que era lo que tenia enfrente, aun así decidió no preguntar por respeto.

- Ya veo, el guisado ya esta listo e iba a comenzar a almorzar. Tengo un cuenco extra asi que si desea un poco puede servirse a gusto -

Le sonrió amablemente mientras regresaba su atención a sus pertenencias para sacar de su bolso de viaje unos cuencos de madera tallada y unas cucharas. Siempre llevaba consigo un par extra pues en sus viajes siempre había la posibilidad de encontrar viajeros hambrientos y según las enseñanzas de su difunta madre la comida al necesitado era algo que nunca debía negarse. Al ser Kija diestro no pudo evitar extenderle su plato bien provisto con guisado a su nuevo invitado con la mano derecha la cual era una mano de dragón notoriamente mas grande que su mano humana, recubierta de escamas blancas que reflejaban brillos tornasol al ser tocadas por la luz del sol y largas garras en donde se supone iban las uñas.

- Supongo que es muy evidente que soy extranjero, cierto?. Soy lo que llaman un arqueólogo. Um.... como explicarlo?, alguien que se dedica a visitar, estudiar y descifrar todo tipo de ruinas y escritos antiguos así que aun que mi tierra natal es Hoshido la verdad es que actualmente me la he pasado viajando. -

Comento con una sonrisa el joven de cabello blanco y ojos celestes, soplando a su cuchara antes de llevarse la primera porción a la boca. En su cuello poseía un colgante con forma de dragón hecho de algún material parecido a la plata el cual servia de sujetador para su preciada dragonstone, no le molestaba tenerla a la vista realmente pues en el mundo había muy pocas personas ajenas a los manaketes que supieran la importancia y utilidad de dicha piedra.

- Ahora que lo pienso, usted vive por las cercanías joven Kurthnaga?, ha escuchado algo acerca de dragones que habitan en Goldoa?. -

Pregunto sin muchos miramientos pues si el joven enfrente suyo era un habitante de aquel reino seguro seria capaz de reafirmar o desmentir los rumores que había escuchado a lo largo y ancho de Tellius y razón principal por la que ahora se encontraba en aquel lugar.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Dom Mar 13, 2016 10:27 am

Le aliviaba saber que no era una molestia para el otro hombre porque Kurthnaga realmente tenía curiosidad acerca del albino llamado Hakuryuu. Era muy extraño ver extranjeros en Goldoa, únicamente por el hecho de que su padre no dejaba que su territorio fuera una zona de paso, los beorcs eran más mal vistos que los laguz pero en ambos casos no se aceptaba que no-dragones pisaran su país. Pero era extraño, porque aun si la percepción de un dragón negro era elevada, Kurthnaga no podía acabar de detectar que era Hakuryuu. Claramente no era humano pero tampoco era un laguz que hubiera visto anteriormente. - Un placer conocerle, Hakuryuu. - También realizó una leve reverencia, manteniendo sus manos en sus costados. No había escuchado un nombre similar a aquel, así que fue un dato más que corroboraba que aquel hombre debía venir de una zona lejana.

Le parecía increíble que el albino pudiera ponerse a cocinar en un lugar así, daba la sensación de que podría cocinar fácilmente en cualquier zona donde pudiera acceder a ingredientes para preparar dicha comida. Kurthnaga había sido criado como un alto noble más, le avergonzaba pensar en ello pero no sabía demasiado sobre cocinar ni limpiar ni esas cosas, porque eran tareas que habían sido asignadas a otros dragones mientras él se podía centrar simplemente en su formación y otra clase de tareas adecuadas para un dragón negro. - Gracias por su invitación, aceptaré ese cuenco extra que me ha ofrecido, entonces. - ¿Vendría de muy lejos? Estaba muy bien preparado para un viaje, quizás podría preguntarle. Kurthnaga había viajado pero nunca había realizado una travesía demasiado larga por lo que después de todo, tampoco sabía como prepararse del todo antes de emprender un viaje, podría decirse que siempre había improvisado según la marcha.

Extendió la mano para agarrar el cuenco que le estaba ofreciendo, no sin antes fijarse en aquella mano que distaba de la normalidad. Era más grande de lo normal y estaba cubierta de escamas blancas... le recordaban a las escamas de un dragón blanco transformado. Pero no tenía marca dragón. ¿Sería un branded? Pero siempre había oído que los brandeds no tenían la 'forma animal' de su progenitor laguz así que no tenía mucho sentido. Se acomodó un poco, sentándose en el suelo para entablar una conversación con Hakuryuu mientras el guiso se enfriaba un poco. - ¿A-arqueólogo? Me temo que no existe tal profesión aquí... creo. Lamento tampoco conocer sobre su tierra llamada Hoshido, a decir verdad, nunca he salido de Tellius.

Y era natural, porque ya era suficientemente arriesgado salir de Goldoa para un dragón como para haberse atrevido a salir del continente. Tenía ambiciones de ver mundo, de ver la realidad con sus propios ojos pero no por ello se expondría a un peligro que pudiera suponerle un impedimento para volver a su casa. - No me tome a mal, no quiero ser grosero, pero es fácil saber que usted no es de aquí. Principalmente no está bien visto cruzar Goldoa si no es un dragón, por lo que no es común ver caras nuevas y usted... no tiene marca dragón. - Señaló su propia frente donde se encontraba la suya. - Todos los dragones de Goldoa tienen una marca en su rostro que afirma que son dragones, indistintamente de que categoría de dragón sean. - Sonrió honestamente antes de volver a hablar. - Soy un dragón de Goldoa, vivo dentro de la ciudad fortificada. Así que conozco sobre mi gente, sí. Debe de ser de un lugar muy lejano, Hakuryuu. ¿Cuales son los motivos de su largo viaje?
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2558


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kija el Dom Mar 13, 2016 9:11 pm

No pudo evitar sentirse feliz cuando el otro acepto su invitación a comer pues según el albino no había nada mas agradable que disfrutar de una buena comida en compañía. Escucho atentamente lo que el joven le decía sin sorprenderle demasiado que no supiese nada acerca de su profesión o tierra natal pues ciertamente la distancia entre Tellius y Akaneia era bastante amplia y no cualquiera sabia que era a ciencia cierta un arqueólogo.

- Oh, es asi? -
Spoiler:

Fue imposible para Kija disimular su gesto de sorpresa cuando el jovencito menciono lo de la marca del dragón en el rostro pues aun que no le sorprendería mucho que un híbrido como el no tuviese tal, la afirmación de "Indistintamente de que categoría de dragón sean" le tomo por sorpresa pues sabia de sobra que su padre era un manakete de sangre pura y nunca vio tal cosa en su rostro, tampoco le fue mencionada palabra al respecto de su boca.

- Esto.... eso aplica también a los manaketes?. D-digo, no soy muy versado en el tema ya que mi padre es el único dragón vivo que conozco a parte de usted pero... yo... nunca vi marca alguna en su rostro. Podía transformarse, de eso no había duda y a diferencia de mi que soy mitad humano puedo asegurarle que el era un manakete hecho y derecho. -

Dio otro bocado a su comida, el pescado estaba tierno y prácticamente se deshacía en la boca al tocar el paladar ademas de estar bastante bien sazonado para ser algo improvisado en el momento. No estaba del todo seguro como reaccionaria el joven dragón ante la afirmación de que su padre era un manakete o en su defecto que el era mitad humano, hasta ahora el muchacho se notaba que era una persona amable y tranquila totalmente contrastante a las historias que habla escuchado sobre lo aterradores que eran los dragones de Goldoa.

- Pues.... si, he venido desde el continente de Akaneia a varios meses en barco de aqui. La razon.... bueno, es que tengo un problema que considero serio y ya que mi padre lleva desaparecido varios años no tengo a quien mas acudir. -

La mirada del joven alvino se entristeció un tanto mientras agachaba un poco la mirada al recordar ese problema que le estaba causando tantos disgustos y penurias con el cual no había forma de que supiese lidiar al estar mas acostumbrado a su forma humana que a su forma manakete y sin tener un guía que le explicara claramente las inquietudes que afloraban en su interior.

- Como le mencione anteriormente soy hijo de un manakete, mi padre, pero a su vez mi madre era humana. Herede la capacidad de transformarme de mi padre y nunca me supuso ningún problema.... hasta hace poco. Me he dado cuenta de que soy incapaz de tomar mi otra forma a voluntad y he estado sufriendo de pesadillas de forma bastante continua. No le daría mayor importancia de no ser que en algunas ocasiones despierto en lugares extraños con todo destruido a mi alrededor, es como si.... "algo" maligno tomase el control de mi cuerpo y se estuviese fortaleciendo con el pasar de los dias. Doy gracias a Naga de que no ha ocurrido en ningún lugar poblado pero estoy seguro que es solo cuestión de tiempo para ello.... Por eso vine aquí, se de sobra que los manakete estamos casi extintos por lo que es imposible que pueda pedirle consejo a uno de ellos así que pensé que... quizá.... los dragones de Goldoa podrían ayudarme con este percance. -

El híbrido realmente se veía apesadumbrado por ese hecho y la desesperación por no poder hacer nada al respecto o no saber como hacerlo se notaba fácilmente en su mirada azulina. Finalmente y dejando su cuenco de comida a un lado Kija se arrodillo en el piso haciendo una reverencia de suplica muy característica de su tierra natal para cuando se pide un favor muy grande a alguien. El joven de cabellera azabache y hermosos ojos rojo brillante había afirmado ser un dragón y le creía, ademas de que decía conocer a los otros dragones por lo que seguro por lo menos uno de ellos podría ayudarlo.
Spoiler:

- Se que soy solo un extranjero y no tengo derecho alguno de pedirles nada, soy igualmente consiente de la relación tan difícil que los suyos han tenido con los manaketes en tiempos antiguos pero.... le suplico que me presten su ayuda y su consejo.... no soportaría ver mis garras manchadas con la sangre de las personas que aprecio, no de nuevo. -

Contuvo su respiración unos momentos por lo nervioso que estaba, incluso podía sentir sus brazos temblar pero lo que mas le asustaba era el volver a perder el control y herir a uno de sus amigos como sucedió en Begnion. Espero sin moverse un milímetro de su lugar con el corazón golpeando enloquecido contra su pecho y sus parpados fuertemente cerrados, eran apenas escasos segundos que a el le parecían eternos, suplicando a su dragón sagrado que las cosas salieran de la mejor forma posible.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Lun Mar 21, 2016 5:29 pm

Sopló un poco en el cuenco, antes de atreverse a probarlo y dar un sorbo, con miedo a quemarse la lengua si no era paciente. Kurthnaga aprovechaba para escuchar las palabras de Hakuryuu antes de poder probar que tal era la comida pero sorprendió cuando el otro se puso a hablar y nombro la palabra 'manakete'. ¿Era algún tipo de dragón de fuera de Goldoa? Estaba seguro que era la primera vez que escuchaba aquella palabra y no tenía ni la más remota idea de lo que se refería con ella. - ¿M-mana...Manakete? No quiero ser maleducado pero no sé a que se refiere con esa palabra... No he escuchado de manaketes en Goldoa. - Pero lo más sorprendente no era el hecho del desconocimiento de aquella nueva palabra: sino el hecho que el padre de aquel hombre parecía ser una especie de ¿branded?... Era mitad dragón y mitad humano, pero a pesar de ello, Hakuryuu aseguraba que él podía transformarse. Dio un pequeño sorbo al caldo, saboreando el delicioso sabor de pescado.

-En nuestra raza está... ¿mal visto? - No sabía como decirlo sin parecer un ataque directo pero era la realidad de que los brandeds eran vistos como parias. - Los hijos que sus progenitores no son ambos de la misma raza. Si un dragón de Goldoa tiene hijo con un humano, este hijo pierde las características propias de un dragón, aunque envejece más lentamente... tiene las habilidades propias de un humano, no de un dragón. O eso he escuchado, nunca he profundizado mis conocimientos demasiado sobre el tema. - Para Kurthnaga era diferente hablar sobre aquel tema porque realmente no conocía detalles sobre los brandeds y no había escuchado más que rumores. Y dentro de lo que cabía, su raza era muy cerrada con el exterior y no era de extrañarse que los casos que se dieran en el caso de los dragones, probablemente eran mucho menores que los que podrían darse en otras razas laguz.

Durante unos segundos, el dragón negro se mantuvo en silencio, pensativo sobre si lo que iba a decir podría ser positivo o crear un mal ambiente, temoroso por que se pudiera malentender, de todas formas creyó conveniente tratar de avisarle del riesgo que podía correr. - Si me permite darle un consejo... En tierras laguz no mencione que es medio humano. Por lo que he entendido usted tiene la capacidad de transformarse y eso lo hace mucho más dragón pero... Por lo que conozco, los brandeds están perseguidos tanto por humanos como por laguz. No se arriesgue a dar esa información a cualquiera, no todos son demasiado comprensibles con ello. - Kurthnaga probablemente constituya por ejemplo, de una de las excepciones en cuanto a racismo e ideales en Goldoa, no solamente por su corta edad en relación a los milenios de edad que algunos dragones allí tenían, sino también porque a diferencia de ellos había podido tener más experiencias en el mundo exterior.

Escuchó con detenimiento las palabras y la preocupación que desprendía de ellas del dragón albino delante suyo, si bien se percató de que manaketes y dragones de Goldoa parecían ser muy distintos no podía evitar intentar pensar sobre los problemas ajenos y tratar de ayudar en lo que pudiera. No solamente porque era un dragón que intentaba ponerse en la piel de los demás, sino también porque podía ver en los problemas que el otro había comentado un punto en común con su experiencia. El dragón negro no estaba acostumbrado a transformarse, porque era cierto que en el pasado no lo había necesitado y si no hubiera sido porque había decidido emprender un viaje por su cuenta, seguiría sin haber necesitado de involucrarse en problemas y batallas.

- ¿Su raza... está casi extinta? Lamento escucharlo. - Si se trataba de una raza localizada en un continente muy lejano y de los que quedaban pocos miembros, podía ser por eso que el príncipe desconociese totalmente de ellos. - Me gustaría ayudarle... Lamento admitir que soy muy joven y que en pocas ocasiones he tenido que exponerme al campo de batalla, por lo que sé bastante poco sobre transformarse. En mi caso también debo comentar que he perdido la compostura mientras peleaba pero no sé determinar si realmente nuestros casos tienen algún punto en común... A mi me ayuda tratar de calmarme cuando pierdo el control pero no sabría decir si el núcleo de su problemática también se puede deber a que sus habilidades le superan. - Había escuchado innumerables veces comentarios sobre el elevado potencial que un dragón negro tenía respecto a los otros dragones y a Kurthnaga le pesaba sobre sus espaldas conocer aquello. No quería pelear y era una idea que realmente le asqueaba... ¿Porqué debía ser él quien poseerá tal poder? Sabía perfectamente que su problema era no poder controlar su potencial.

Cuando Kurthnaga notó como el otro se arrodillaba ante él para pedirle ayuda, el dragón negro apartó el pelo que cubría su oreja y nerviosamente movió las manos para hacerle ver que no era necesario que se arrodillará ante él. - N-no hace falta que se arrodille ante mí. Tiene mi palabra, intentaré ayudarle en lo que pueda... Pero como he comentado anteriormente, no tengo demasiado experiencia personal en cuanto a pelear. Mis conocimientos son demasiado teóricos, pero yo también he herido a una persona importante en el pasado, así que entiendo su posición.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2558


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kija el Mar Mar 22, 2016 4:51 am

Kija se alzo un poco para mirar directamente a su interlocutor una vez mas, quedando sentado de rodillas en el piso mientras escuchaba con atención las palabras contrarias. Para su buena o mala suerte se había topado con un dragón relativamente joven, uno muy compresivo ademas lo cual agradecía gratamente.

- Entonces.... no le han hablado de los manaketes?. Yo tampoco conozco mucho sobre otros tipos de dragones salvo algunas cosas que me ha relatado mi padre. Según entiendo nuestras diferencias radican en que los manaketes somos mas pequeños en tamaño, pero mas ágiles al volar ademas de que nuestro aspecto es mas colorido y llamativo.... o eso dice mi padre, francamente nunca he viso un dragón con mis propios ojos así que no podría afirmarlo como una verdad absoluta. Supongo que la diferencia mas marcada es nuestro hálito pues si bien los dragones convencionales exhalan fuego o hielo los manaketes soltamos un hálito de.... energía?, la verdad no se como llamarlo. -

Habia mas diferencias que leyó en los libros y escuchado por boca de su padre pero en general eso era lo mas destacable al respecto. Por otra parte Kija no pudo evitar sonreír ligeramente ante el chico que parecía intentar escoger bien las palabras para no ofenderle, no le sorprendía que desconociera la diferencia entre un branded y un híbrido pues raras personas lo hacían en realidad ademas de que básicamente ambos eran criaturas de sangre mestiza.

- Se me podría catalogar como un mestizo al igual que los branded, si, aun que el termino correcto para mi seria "híbrido" pues la diferencia radica tal como puede ver en que mi sangre laguz es mucho mas fuerte que mi herencia humana. Se de primera mano los riesgos que conlleva admitirlo pero no es como si pudiera ocultarlo de todos modos, ademas.... me prometí a mi mismo que no me avergonzaría de ser el hijo de unos padres maravillosos que siempre cuidaron de mi. Nunca oculte mi lado laguz frente a los humanos por lo que no pienso ocultar mi parte humana frente a los laguz, soy lo que soy a final de cuentas y lo acepto con orgullo. -

Desde su perspectiva nada ganaba con negarse a si mismo aun que su propio poder aveces lo asustaba y admitía que en muchas ocasiones deseo con todas sus fuerzas ser una persona común como todos los demás... pero no quedaba mas que intentar sobreponerse a ello e intentar controlar aquella fuerza que a ratos se le iba de las manos, por eso precisamente estaba allí en ese momento.

- Mhhhh.... mi padre me enseño a transformarme desde muy temprana edad y francamente nunca me supuso ningún tipo de problema, incluso me enseño a volar de forma muy básica. Pero ahora que lo menciona si que llegue a tener problemas en cuanto comencé a utilizar esa forma para pelear... es como si.... mi cuerpo se moviera por si mismo. Como hace usted para calmarse joven Kurthnaga?, puede recordar lo que sucede cuando pierde el control?, ha tenido dificultades para transformarse alguna vez? -

El chico de cabello azabache dijo ser un dragón joven y que su experiencia en combate no era mucha, sin embargo quizá podría sacar algo útil con una simple conversación, entenderlo para comenzar a entenderse a si mismo pues si bien ambos podrían ser razas distintas de dragones algunas similitudes debían de tener. Quizá el joven de ojos rojos tenia mucho que enseñarle pese a su aparente corta edad pues parecía haber nacido y crecido entre los suyos, el híbrido albino tenia la esperanza de aprender de aquello que probablemente para Kurthnaga era rutina pero para el podría ser toda una revelación.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Dom Mar 27, 2016 3:26 pm

Escuchaba como Hakuryuu hablaba de las cosas que su padre le había contado y no podía evitar sentir algo de envidia, no es que Kurthnaga tuviera una mala relación con el rey pero tampoco es que pasaran tanto tiempo juntos como las familias comunes. Estaba acostumbrado a pasar tiempo con otros dragones de la corte y en el pasado solía compartir mucho más tiempo libre con sus hermanos que con su padre, no tenía queja alguna porque entendía todo lo complicado que podría conllevar su posición pero no podía evitar sentir aquellas sensaciones tampoco. Pero la verdad es que todas aquellas cosas que le contaba sobre los manaketes era como un soplo de aire fresco en su rostro; datos de una raza que nunca había odio hablar de ella.

-No he escuchado sobre los manaketes.... Podría ser que padre si conociese a los de su especie, pero no lo sé con certeza. Mi raza no tiene ninguna ambición de conocer que se encuentra fuera de nuestras fronteras así que nuestro conocimiento sobre razas fuera de nuestro continente es más que nulo, realmente. - No debería ser así, porque aunque sus fronteras exteriores estuvieran cerradas no tendría que haber un desconocimiento tan intenso sobre el mundo que había fuera de Goldoa, pero era una situación difícil de cambiar aunque a Kurthnaga no le gustara.

Se quedó algo preocupado cuando le confirmó que los hibridos eran como brandeds solamente con la ligera distinción de que ellos sí tenían la capacidad de transformarse como sus progenitores no-beorcs. Le diferenciaba de los beorcs, sin duda, pero no estaba seguro del todo si la sociedad lo entendería, a Kurthnaga nunca le había preocupado la raza de cada individuo en particular porque los veía como personas individuales, que podían ser buenas o malas indistintamente de la raza de la que provinieran: pero los dragones de Goldoa no lo veían así. Tenía la certeza de que muchas razas laguz e incluso los beorc también o veían así, y podría ser una situación bastante peligrosa para el manakete albino.

-No se trata de avergonzarse o no... Pero su seguridad debe ser la prioridad. Entiendo que se sienta orgulloso de su raza pero hay que evitar la información que pueda ser perjudicial para uno mismo, después de todo, aquellos que realmente estén a su lado le entenderán y no le importaran que tenga su sangre mezclada. - No era el mismo caso pero Kurthnaga solía omitir el dato de que era un dragón negro, no quería que otros se aprovecharan de la autoridad que podía tener o de la capacidad ofensiva que tenía. - Pero después de todo no soy nadie importante en su vida, así que supongo que no podré hacer nada para hacerle cambiar de parecer.

Y se sentía otra vez diferente a los demás, su padre nunca le había permitido transformarse cuando era más joven, porque tampoco era que lo requiriese. Casi con un siglo de edad le daba miedo volar e incluso cuando tenía se veía forzado a una situación donde tenía que pelear le daba temor herir a los suyos en lugar de los enemigos. - Nunca tuve una formación para volar, ni para pelear... Mi padre siempre me mantuvo alejado de estos temas. Así que tengo problemas para transformarme a mi voluntad e incluso cuando estoy transformado vuelvo a mi forma no-dragón cuando no lo había previsto. Puedo recordar perfectamente lo que hago cuando pierdo el control y supongo que eso es lo más doloroso... Para calmarme intento poner la mente en blanco o pensar en situaciones que pude sobrellevar mi condición, pero no siempre funciona.

Miró hacía el suelo y se apartó el pelo de la oreja con su mano, pensando en todas aquellas palabras que acababa de pronunciar. Había llegado el momento donde tenía que cambiar y no lo lograba, lo única que era en esos momentos era una carga para los que sí sabrían sobrellevar los cambios que la sociedad les había traído. - Lo lamento, soy todo lo contrario a un guerrero, precisamente. - Rio nerviosamente por no ser de demasiada ayuda a Hakuryuu.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2558


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kija el Miér Mar 30, 2016 2:47 am

Ciertamente aquel jovencito no se parecía en nada a como había escuchado que eran los dragones y de cierta forma aquello le hacia sentir mucho mas tranquilo, ademas de que por supuesto bastante satisfecho de poder aprender por su propia experiencia acerca de los temidos dragones de Goldoa.... aun que este técnicamente fuera solo una cría.

- Entiendo su punto joven Kurthnaga, un amigo mio es igualmente laguz y se podría decir que le tomo algo de tiempo aceptar que soy mitad humano.... El problema es que, aun así lo deseara, no es algo que pueda mantener en secreto fácilmente comenzando por el hecho de que mi brazo derecho tiene esta apariencia y no pasa desapercibido. -

Comento alzando su brazo derecho, el cual era notoriamente mas grande que su brazo humano, recubierto de unas escamas color blanco que brillaban de distintos colores al ser tocadas por la luz, con grandes garras en donde debían estar las uñas. Le dedico una pequeña sonrisa pues se notaba que el joven dragón estaba preocupado por el asunto, imaginaba que el tema era algo serio para los suyos y lo menos que deseaba era causar problemas.

- No diga eso joven Kurthnaga, usted es alguien importante para mi por el simple hecho de comparyir un poco de su tiempo conmigo. Si lo hace sentir mas tranquilo podría intentar alargar las mangas de mi túnica y guardare silencio respecto a mi raza.... aun que ciertamente no sabría que hacer contra alguien que tenga buen olfato. Supongo que tendré que apelar a su buena fe -

Comento el híbrido dándose a la tarea de comenzar a comer, escuchando nuevamente con atención lo relatado por su interlocutor de ojos rojos. Lanzo un ligero suspiro al escuchar lo referente al chico al transformarse notando que, aparentemente, tenia mas problemas que el para controlar su forma laguz notando que solo habia logrado mortificarlo.

- Yo tampoco soy un guerrero pero si así lo desea puedo compartir con usted las bases que me enseño mi padre para poder volar. No soy muy bueno en ello de todas formas y tampoco se hacer cosas muy complejas pero conozco la teoría de memoria y a lo largo de mi viaje he podido poner algunas cosas en practica. -

Comento dedicándole una sonrisa amable, comenzando a emanar un aura misteriosa y tranquilizadora característica de su raza, un poder misterioso que lograba traer paz a las criaturas cerca del manakete y por la que muchos humanos llegaron a considerarlos criaturas sagradas. Por supuesto Kija no tenia idea de que había desarrollado dicho poder por lo que a ratos lo utilizaba de forma inconsciente en momentos como aquel.

- Y..... bueno.... yo.... h-he estado haciendo una recopilación de mis viajes tomando nota de los lugares que he visitado, su estilo de vida, costumbres fauna y flora. -

Comento el hibrido dejando nuevamente a un lado su cuenco con comida y dirigiendose hacia uno de sus bolsos de viaje. De alli saco algunos libros improvisados que no eran mas que hojas cocidas a mano y envueltas en una pasta de cuerdo delgado para protegerlas.

- No he logrado recorrer todo Akaneia pero si he visitado Altea, Ylisse y Nohr, ademas de que también hice una recopilación de Hoshido, mi hogar. Comencé a escribir estos libros con la finalidad de compartir todo lo que he visto en mis viajes con todo aquel que quisiera aprender cosas nuevas.... Si esta usted de acuerdo me gustaría encomendarle estos 4 primeros volúmenes pues francamente ya comienzan a parecerme pesados y estoy seguro de que alguien como usted sabría darles buen uso. Si lo quiere ver de esta manera me estaría haciendo un favor enorme encargándose de ellos -

Nada le haría mas feliz que el hecho de que su trabajo fuese por lo menos un poco útil para alguien pues con ello en mente fue que había comenzado a escribir en primer lugar. Aquellos libros improvisados efectivamente eran un poco pesados y pese a ser escritos a mano la caligrafía de Kija era limpia y fácil de entender,  ademas de que en algunas paginas venían dibujos hechos a mano que, con lujo de detalles, plasmaban distintos paisajes, animales y plantas. Su madre siempre le dijo que las casualidades no existían y que siempre había un motivo por el cual las personas se encuentran. Quizá fue muy egoísta de su parte el pensar que solo el necesitaría ayuda en ese reino, quizá el destino lo había guiado hacia allí con fines totalmente distinto a lo que tenia planeado.... al final uno nunca sabia lo que el futuro deparaba.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Dom Abr 03, 2016 9:39 am

No quería hacerle cambiar de parecer acerca si debía de esconder su verdadera identidad o no, a Kurthnaga le preocupaba que Hakuryuu pudiera llegar a ser perseguido por ello o que le ocurriese algo malo pero tampoco tenía el derecho a presionarlo como para que opinara algo diferente a lo que actualmente ya creía. Solo podía esperar y rezarle a la Diosa que nada negativo ocurriera debido a ello. Entonces, tal y como el manakete hizo referencia, Kurthnaga volvió a percatarse de la mano tan diferente que poseía... pero que era única, ya que la otra mano de Hakuryuu parecía ser de un tamaño normal y no estar recubierta. - Perdón.... ¿Puedo preguntar si el detalle de su mano escamosa es alguna característica en especial de su raza? Perdone mi desconocimiento, es la primera vez que veo algo parecido a ello. - Inclinó un poco la cabeza por si su pregunta había sido poco acertada pero la verdad, es que era un tema que le tenía bastante confundido por su desconocimiento al respecto.

Le agradaba haber podido compartir aquella conversación que estaba teniendo con el manakete, se notaba que él era una persona muy agradable y era fácil compartir información con él aunque el príncipe negro no tuviera ni la más remota idea de que era un manakete hasta que el joven se lo contó y viceversa, no le importaba contarle información de la raza dragón a cambio. De todas formas, la información que había sobre ellos circulando por el mundo parecía ser bastante nula y si realmente existían razas parecidas a la laguz pero de continentes lejanos, no tenían porque ser hostiles con ellos: porque realmente tendrían más cosas en común de las que los diferenciaban. - Y no se preocupe... Solamente tenga cuidado, no todas las personas ahí fuera en el mundo son hostiles pero hay que tener cuidado de todas formas. Nunca se sabe que podrá llegar a ocurrir.

Cada persona era un mundo, y el príncipe creía que independientemente de su raza podían ser buenas o malas, no tenían que dejarse juzgar solo por el hecho de ser beorcs o no. Dio un pequeño sorbo mientras el otro le comentaba que podría enseñarle los conocimientos que su padre compartió con él y aquello le hizo tener un poco de envidia por dentro, pero al mismo tiempo se alegraba de que alguien pudiera llegar a compartir conocimientos con él: aunque fuera un completo desconocido minutos atrás. - Agradecería mucho si pudiera enseñarme las técnicas de vuelo que su padre le enseñó. No se preocupe si no es bueno en ello... ¿Quizás podríamos entrenar juntos? Superar nuestras propios obstáculos sin estar solos podría ser una buena idea. - Su último entrenamiento no había ido demasiado bien, pero después de ello, Kurthnaga se había enfrentado a algunas batallas reales y de alguna forma u otra; ahora estaba vivo. Así que teóricamente no debería ir tan mal como aquella vez...

Pero lo más impresionante de lo que le comentó no era entrenar ni compartir el conocimiento de su padre, cuando le comentó sobre las recopilaciones le pareció una idea fabulosa, debido a que por lo que había comentado había viajado por lugares que Kurthnaga no llegaba ni a saber que existían y cuando Hakuryuu sacó de su bolsa de viaje aquellos cuadernos al dragón negro le brillaron los ojos emocionados por todo el conocimiento que esas páginas contenían y que eran tan lejano para él. - ¿Realmente.... quiere entregarmelos a mí para que los guarde? Es... un gran honor. Dios, no sé que decir. Tantos países de los que ni su existencia conocía y ahora tengo un montón de información sobre ellos... Si realmente es lo que quiere, los guardaré muy bien y les daré buen uso. No se preocupe por ello.

Sentía que el manakete le había confiado mucho y él únicamente se estaba escondiendo sin dar demasiada información completa, no era justo que fuera así. Dejó el cuenco delante suyo y apartó el pelo de su cara, como acto nervioso. - Siento que no... he sido honesto con usted. Soy Kurthnaga, ya me he presentado antes. Pero también soy un dragón negro, lo cual significa... que soy el príncipe de este país. El tercero, para ser exactos. Usted iba a confiar en mí para que guardara sus recopilaciones, no hay mucho que pueda hacer, pero si hay algo que esté a mi alcance; solo dígamelo.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2558


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kija el Miér Abr 06, 2016 4:31 am

Kija no pudo si no dedicarle una amplia sonrisa, le agradaban en sobre manera los jóvenes que estuvieran deseosos de ampliar las fronteras de su mente y apreciaran los conocimientos. Por ello cuando alguien le preguntaba acerca de su raza o cualquier otra cosa siempre estaba mas que contento de responder, eso incluía por supuesto el tema de su mano derecha con forma de zarpa de dragón a medio transformar.

- Así como los branded tienen marcas en su cuerpo los híbridos como yo tenemos.... um.... otras características que no tienen ni humanos ni laguz, comúnmente llamadas "deformidades". En mi caso nací con el brazo derecho con este aspecto. Posee escamas y garras, si, pero se podría decir que están en un estado inmaduro con el cual no puedo usarlas para pelear o defenderme como sucedería cuando estoy totalmente transformado. Por otro lado, la familia de manaketes blancos, linea familiar por parte de mi padre portan todos ojos dorado brillante pero como puede ver yo herede el color azul de mi madre. En pocas palabras, los híbridos podemos presentar características que los de nuestra especie laguz no presentaría normalmente o en su defecto carecemos de sus rasgos distintivos tales como color de piel, ojos o cabello, en mi caso tengo ambas cosas por lo que seria fácil para alguien que conoce a los manaketes descubrir que no tengo... uhhh... como le dicen?, "sangre pura"?. Para los humanos es aun mas fácil pues con solo ver mi mano derecha caen en cuenta que soy algo diferente a ellos. -  

Hablaba de todo aquello con envidiable calma y simpleza, casi como si aquel fuera un tema al estaba totalmente acostumbrado dándole no mucha importancia en lo que al rechazo social que implica ser un mestizo implicaba. Tampoco parecía muy preocupado por el hecho de que fuera tan fácil identificarlo pues después de todo no había nada que pudiera hacer al respecto.

- Estas recopilaciones son solo guías básicas de lo que he podido apreciar en mis viajes. Como podrá ver no he tenido mucho contacto con los seres humanos debido a que mi aspecto suele ponerlos algo.... nerviosos. Igualmente espero que lo que haya podido recopilar le sea de ayuda, después de todo si me di a la tarea de hacer estos libros es para el disfrute de quien desee aprender, así que descuide, me hace un favor bastante grande con solo mantenerlos a salvo y darles la oportunidad de enseñarle cosas nuevas -  

Se lo habían dicho en el gremio al que antes pertenecía, ciertamente Kija tenia dotes de profesor y parecía llevarse especialmente bien con los niños pues ademas de estar equipado con una paciencia que solo un manakete podría tener era bueno redactando y explicando las cosas de forma simple para que cualquiera pudiera entenderlo.

- Dragón negro?, nunca había escuchado de ellos. Para ser franco mi padre solo me relataba la historia de como "la degeneracion" afecto hace mucho tiempo a las tribus de dragones que existieron hace ya unos cuantos miles de años asi como del conflicto que hubo entre los dragones terrenales y los manaketes, menciono mucho a la tribu de fuego y a la tribu de hielo pero nada sobre dragones negros, podría contarme mas?. -

Kija parecía tan emocionado como el príncipe dragón pues parecía tener la misma tendencia a alegrarse cuando aprendía algo nuevo. Igualmente cayo en cuenta de que los gobernantes parecían ser personas bastante jóvenes lo cual llegaba a preocuparle un tanto pues según su criterio no era saludable sobrecargar a los críos con tantas responsabilidades como lo era cuidar de un reino.

- Me recuerda usted mucho al príncipe humano que conocí en Altea, disculpe si sueno impertinente pero ambos son como dos gotas de agua. Educados, bondadosos y muy responsables -

Recordaba haber pasado un tiempo actuando de maestro para el joven monarca siendo su estancia en el castillo los días mas incómodamente divertidos que había vivido hasta ahora y, ante aquellos recuerdos no pudo hacer si no soltar una pequeña y suave risa.

- Ya ha hecho bastante por mi al sentarse conmigo y acceder a cuidar de mis libros así que puede darme por satisfecho joven Kurthnaga. Igualmente pido disculpas por los inconvenientes que mi presencia en su reino pueda causar. Aun que momento no puedo transformarme por razones que desconozco seria agradable, como usted dice, que entrenemos juntos. Quien sabe?, quizá en el proceso pueda encontrar solución a mi problema también. -

La idea le agradaba de sobre manera pues, desde muy joven siempre deseo tener un compañero para poder practicar y pulir su tecnica de vuelo pues aun que su padre tenia las mejores intenciones el zarpazo marcado en su espalda era la prueba irrefutable de que no era un buen maestro practico.

- Podemos empezar primero por ver las bases del despegue, planeo y aterrizaje que es lo mas sencillo de aprender. Podría mostrarme como lo hace normalmente?. -

Debía evaluar cual era la forma en la que el chico volaba y así ver las posibles causas de su problema, ligeramente emocionado pues seria la primera vez en su vida que podría ver a un dragón que no fuese su padre. Era notorio también el hecho de que Kija no le trataba diferente de antes pese a la revelación que le hiso hace unos momentos pues desde su perspectiva Kurthnaga no había dejado de ser quien era solo por que ostentaba un cargo político. Ademas ya estaba prometido el enseñarle de todas maneras lo que sabia respecto al tema y no era tampoco de los que faltaba a su palabra.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Dom Abr 17, 2016 6:52 am

Todo parecía muy nuevo para él porque nunca antes había escuchado sobre criaturas parecidas a los brandeds pero que no llegaban a ser de la misma forma, como los híbridos. Tenía sentido que si los brandeds tenían unas características comunes entre ellos a pesar de proceder de distintas clases, que los brandeds también tuvieran las suyas propias como la deformidad en la mano de aquel albino manakete. Aunque al mismo tiempo también le parecía sorprendente que con aquella imponente garra no pudiera pelear a no ser que estuviera transformado, tenía algo de lógica por las propias características de sus razas, a pesar de que conocía laguz que podían pelear sin transformarse.... - Es... mucha información de golpe que desconocía. Aunque todo lo que explica tiene su clase de lógica. Al igual que los dragones negros tenemos en común que todos tenemos la tez oscura y los ojos rojos. Pero las deformidades parecen un problema mayor a la que los brandeds pueden presentar, aunque tengo que admitir que no sé mucho sobre ambos temas.

Kurthnaga se sentía relajado hablando con Hakuryuu, no teniendo que ser tan forzosamente formal y pudiendo preguntar todas las dudas sin que el otro manakete se sintiera directamente atacado. No era habitual poder aprender sobre todo aquello que había fuera de Tellius y le parecía impresionante y grandioso que pudieran existir tantas cosas allí fuera que no eran conocidas en la Alianza. Se preguntaba si monarcas de otros países conocían sobre razas parecidas a las suyas como los taguels y los manaketes, razas que si tenían sus particularidades propias parecían bastante similares a las de su comunidad.

-No se preocupe, sin duda será de ayuda. Por mi parte tampoco he tenido demasiado contacto con beorcs... porque en mi raza a penas tenemos contacto con el exterior así que el único contacto con otros ha sido con monarcas de la Alianza Laguz y en mi viaje tengo que admitir que no me he juntado demasiado con beorcs... ¡No pienso mal de ellos! No me gusta juzgar por lo que se habla en la alianza, pero al mismo tiempo teniendo en cuenta mi edad es un poco extraño para mí intentar ser cercano a ellos. - Estaba agradecido de poder custodiar cuadernos que tantas cosas nuevas podrían aportarle. No le gustaba quedarse encerrado en palacio durante muchos días y más sobretodo ahora que había empezado a viajar fuera de Goldoa y había visto que el mundo era mucho más extenso de lo que sus murallas retenían. Pero no podía pasarse toda su vida fuera de palacio, porque si su padre no había empezado a sospechar ya de sus ausencias, eventualmente lo haría y solo agravaría la situación si cada vez iba alargando su tiempo fuera de tierra de dragones. Así que estaba bien tener algo nuevo que leer durante los días que tuviera que hacer acto de presencia y actuar como el tercer príncipe de Goldoa que era.

-¿Tribu de fuego y de hielo? Hm.... Los dragones terrenales de Goldoa podría decirse que están clasificado por el color de sus escamas. Hay dragones rojos, blancos y negros. En realidad la diferencia entre ellos se basa en las resistencias que obtienen a la hora de pelear, la única gran diferencia es que los dragones negros pertenecen a la linea sucesoria de la monarquía. Y son más grandes y poderosos de lo normal, o eso es lo que dicen. - Kurthnaga admitía que su tamaño transformado si que podía ser más grande de lo normal, porque se había percatado que no era como en su niñez y su tamaño era superior a la de los adultos que le rodeaban pero en lo de poderoso quizás no podía compararse. No tenía ni la menor idea de como controlar sus poderes y tenía más miedo de ser un obstáculo o de empeorar las cosas que cualquier otra cosa. Probablemente su hermano mayor hubiera sido mejor en todo esto que él... pero ahora era el único que continuaba en Goldoa, así que tenía que aceptar sus responsabilidades y seguir adelante él solo. Se rio un poco ante aquella confesión. - Lamento ni siquiera conocer donde está Altea. Supongo que la educación de los príncipes puede ser bastante similar a pesar de los territorios.

Negó con la cabeza. - No debe pedir disculpas por los inconvenientes que aquí pueda causar, al contrario. Lamento las políticas tan estrictas de mi padre puedan resultar un obstáculos, me gustaría que al menos con laguz fueran más flexibles... Pero no hay nada que pueda hacer al respecto, lo lamento.

Se puso algo nervioso cuando escuchó sobre empezar a practicar las bases para poder volar sin dificultad, era extraño que a sus 90 años estuviera aprendiendo la técnica para algo que los dragones más pequeños practicaban. No culpaba a su padre por ser tan sobreprotector y que de pequeño no fuera a jugar con los otros dragones y aprender cosas de tal calibre, entendía que su educación debía ser distinta por ser príncipe e incluso imaginaba que habría sido más estricto con Rajaion, que era quien se suponía que debía ser el sucesor al trono. Asintió con la cabeza para dar a entender que iba a transformarse para enseñarle cual era su manera de emprender el vuelo.

Juntó sus manos a altura del pecho y su cuerpo empezó a emitir una luz por su cuenta propia. Su pequeño tamaño empezó a aumentar hasta llegar casi a los 5 metros, su piel empezó a recubrirse con oscuras escamas con un toque rubí y unas grandes alas surgieron de su espalda, alas de un gran tamaño que incluso le hacían ver más grande de lo que incluso era. Sus garras parecían verdaderamente afiladas, así como los cuernos dorados en su cabeza. - No tengo una técnica como tal, veamos...

Kurthnaga empezó a mover rápidamente sus alas hasta que su cuerpo empezó a elevarse y una vez que ya estaba despegado un poco del suelo, juntaba un poco los brazos a su cuerpo para intentar ser algo más dinámico volando. Pero no podía pensar en una técnica como tal para volar, simplemente dependiendo de como quería elevarse movía con más fuerza o menos sus alas. Después de unos minutos, para aterrizar lo único que hizo fue aletear más despacio hasta que sus garras pudieron tocar el suelo. Estaba algo nervioso, aunque tenía que admitir que siempre que estaba transformado estaba nervioso, así que tampoco era una excusa en sí. - ¿Más o menos así? Aprendí a volar con mis hermanos pero no he necesitado estar en mi forma transformada demasiado así que tampoco entiendo demasiado de estas cosas, perdón.

Kurthcito transformado:
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2558


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kija el Miér Abr 20, 2016 3:13 am

Kija prestaba mucha atención a la información que el joven soberano le compartía, de alguna manera podría decirse que estaba pasando un rato divertido y agradable pues en raras ocasiones había tenido la oportunidad de entablar dialogo con alguien que tenia tanto para enseñarle y viceversa, intercambiar información para tener un mejor entendimiento el uno del otro y charlar era por así decirlo parte de las actividades favoritas del joven con blancos cabellos, de igual manera no pudo evitar sonreír ante las disculpas ajenas por las reglas tan aparentemente estrictas que había en aquel reino aun que en realidad el chico poco y nada podía hacer al respecto… en definitiva ese joven dragón tenia un corazón realmente grande.

Admiro sorprendido la transformación contraria pues no esperaba que un niño le superase tanto en tamaño una vez transformado y los colores negros y escarlatas en sus escamas eran sencillamente una de las cosas mas bellas que hubiese visto hasta ese día. No solo por su tamaño, si no que su forma, su presencia y su porte lo hacían sentirse realmente pequeño a su lado, la realeza de la ciudad de los dragones era algo majestuoso que ciertamente le hacia honor a su cargo. El manakete se quedo contemplándole unos momentos casi hipnotizado por lo que sus ojos azules contemplaban hasta que las palabras del chico, con un tono mucho mas acorde a su nueva forma, lo sacaron de sus pensamientos. Kija tuvo que cubrirse un poco cuando el dragón negro comenzó a agitar las alas pues una corriente de viento notoriamente fuerte emanaba de ellas conforme intentaba ganar altitud, sin embargo aun con ese dilema el híbrido fue capaz de ver que era lo que estaba fallando con su nuevo amigo.

- Ya veo cual es el problema… Usted intenta ganar altitud valiéndose únicamente de sus alas, por eso necesita aletear tanto y pierde estabilidad en cuanto se despega del suelo. -  

Le explico el albino intentar hacer gestos con los brazos para intentar darse entender aun que en cierta forma era difícil imitar los movimientos de un dragón con un pequeño cuerpo humano. Esto llegaba a frustrarlo un tanto pues siquiera estaba seguro si su compañero podía escucharlo adecuadamente por la diferencia de tamaños.

- Esto… s-si me da algo de espacio intentare transformarme para poder explicarle adecuadamente. Solo espero que todo salga bien esta vez

Cerro sus ojos, sujetando el colgante en su cuello con su zarpa blanca y comenzó a respirar profundamente… su compañero en esta ocasión no era un humano pequeño frágil si no un dragón mucho mas grande que el, no había necesidad de estar inseguro o asustado en caso de perder el control. Con estos pensamientos su cuerpo no tardo en envolverse en una luz brillante y azulina mientras su cuerpo comenzaba a cambiar de forma para dar paso a la de un dragón relativamente pequeño con escamas blancas tan brillantes y coloridas como los ópalos blancos. Su aspecto era mucho mas delgado y llamativo que el del joven príncipe, en especial por que los rayos del sol  hacían relucir el cuerpo del híbrido como si se tratase de un espejo. Kija se miro a si mismo esbozando una amplia sonrisa en su draconico rostro, feliz por ser aquella la primera vez en la que había sido capaz de tomar aquella forma voluntariamente.
Spoiler:


- Fue mejor de lo que esperaba….

Admitió el manakete  posándose frente al dragón negro, siendo necesario para el alzar la mirada para poder verle el rostro, cosa que le resultaba extraña pues nunca había tenido que mirar a nadie hacia arriba con excepción de su padre. El manakete adopto entonces una posición en la que tenias las alas a medio abrir solamente, con la pata derecha ligeramente hacia el frente.

- Las alas son la parte mas frágil del cuerpo de un manakete, imagino que será algo similar con ustedes los dragones. Tienen la fuerza para mantenernos en el cielo aprovechando las corrientes de aire pero levantar todo el peso de su cuerpo sin un impulso previo es forzarlas demasiado y podría incluso llegar a lastimarse. Por ello usted mismo debe impulsarse primero para ganar el primer tramo de altitud y aprovechar las corrientes de aire para mantenerse arriba… Permitame mostrárselo.

Y dicho esto se agazapo sobre si mismo abriendo las alas en el proceso, dando un solo aleteo después de ganar impulso al saltar.  Kija entonces recogió sus patas, tanto las traseras como las delanteras, arrimandolas lo mas posible a su cuerpo dando aleteos lentos pero prolongados con los cuales se mantenía en el aire sin problemas.

- Con menos aleteos se gasta menos energía y se aprovechan mas las corrientes de aire, aun que por supuesto habría que aumentar la velocidad cuando el viento es muy escaso. Para planear solo es necesario ganar un poco mas de altura y abrir las alas, manteniendolas a la misma altura del cuerpo. De esta manera solo debe ajustarlas con los cambios del viento para mantenerlas en esta misma posición, la cola ayuda mucho a medir la fuerza que lleva el aire, la dirección y también le ayuda a mantener el equilibrio. -

Le explicaba conforme le mostraba con su propio cuerpo los movimientos que debía efectuar y las posiciones que por lo menos a el le funcionaban.

- Para aterrizar solo es necesario dar un aleteo y recoger un poco las alas, lo suficiente para que el aire no lo siga impulsando hacia arriba pero a la vez que baste para no caer abruptamente al suelo, después extiende sus extremidades delanteras que le servirán para sujetarse bien del suelo con las garras y eso seria todo.... tiene alguna duda? -

Finalmente el manakete aterrizo suavemente guardando sus brillantes escamas a los costados y volteando a verle para verificar si pudo entenderlo o algún punto no quedo totalmente claro. Dominaba aquellos puntos básicos moderadamente bien y con la practica que tuvo hasta ese momento sus habilidades de vuelo eran decentes aun que no acordes a un dragón supuestamente "adulto" como el, aun así esperaba haber ayudado a su nuevo compañero aun que fuera un poco.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Dom Abr 24, 2016 4:22 am

Nunca nadie le había intentado enseñar a volar, quizás no era necesaria una enseñanza así para un país que se alejaba de los otros y que no tenía ni un ejercito en sí formado. Aunque pensándolo fríamente no es como si necesitaran uno, porque en caso de que lo peor pudiera ocurrir, por su propia naturaleza de la raza dragón podrían enfrentarse a alguna amenaza... Normalmente los dragones se transformaban en su verdadera forma para realizar las tareas más pesadas, solamente él no lo hacía porque no le era necesario y porque su padre era sobre-protector con él, se preguntaba si  alguna vez lo habría sido con sus hermanos. Escuchó con detenimiento la explicación de porque su vuelo no era correcto, poniéndole realmente atención a las palabras del manakete. - Lo lamento, nunca nadie me había explicado sobre una 'técnica de vuelo', ahora lo entiendo algo mejor. A-ah... ¡No tiene que forzarse en transformarse si le es una carga!

Podía entender el sentimiento porque a él mismo le costaba en la mayoría de situaciones si no se sentía verdaderamente forzado a ello por una necesidad imperiosa de realizar algo que solo en su verdadera forma de dragón negro podía realizar, como volar o pelear. Conocía que algunos laguz podían pelear mínimamente sin llegar a transformarse, pero con su pequeño cuerpo no era como si Kurthnaga pudiese hacerlo. Pero el dragón negro se quedó sin palabras cuando observó al albino transformarse y ahora entendía que aunque pudieran ser parecidos por ser razas draconianas, tenían muchas cosas que les diferenciaban. El aspecto de Hakuryuu parecía muy elegante, era como si fuera un dragón esbelto y bello, en cambio los dragones terrenales parecían de aspecto mucho más duro y eran más voluminosos. Aunque podía ser solamente su imaginación porque los dragones negros solían ser mucho más grande que los otros dragones de Goldoa, aun sí así, le quedaban muchos siglos para crecer todavía.

Juntó sus garras a altura del pecho, aliviado de que la transformación del otro hubiera ido bien, según las palabras que él había dicho, parecía que esta vez lo había podido controlar. -No sé si podré impulsarme de tal forma para emprender el vuelo, en mi forma transformada soy bastante pesado aunque se compensa al tener alas más grandes que los otros dragones... Supongo que puedo intentarlo hasta que lo consiga. - Además de que parecía algo que se debería coordinar y no era bueno realizando cosas teniéndolas que pensar cuando estaba en su forma dragón, ya que solamente actuaba según impulsos aunque sonara muy básico.

Le parecieron muchas indicaciones en poco tiempo pero tenía que resaltar que era bueno memorizando información, así que intentaría dar lo mejor de sí para llevar toda esa información a la práctica. - No... No tengo ninguna duda, solamente han sido muchos conceptos de golpe. Me interesa sobretodo lo de impulsarme para elevarme antes de volar y aterrizar. ¿Podría analizar como lo hago mientras lo intento nuevamente siguiendo sus indicaciones? - Sabía perfectamente que al primer intento las cosas no le saldrían bien pero no perdía nada por intentarlo nuevamente allí.

Trató de impulsar su peso para abanicar con sus alas para poder elevarse, pero debido a su peso, volvía a estar sobre el suelo antes de que tuviera la rapidez necesaria como para poder elevarse correctamente teniendo esa fuerza que le proporcionaba el pequeño salto. No fue hasta el tercer o el cuarto intento, que Kurthnaga no logró coordinar aquellos movimientos para elevarse levemente sobre el suelo, no se frustraba por ello, porque a pesar de que dragones mucho más jóvenes que él dominaban aquellas técnicas, él entendía la situación en el que él mismo se encontraba así que trataba de tomarse aquellas situaciones con calma y serenidad. - Aprender a planear... todavía no es una prioridad.

Continuó abanicando con sus alas hasta que decidió que era el momento adecuado para tratar de intentar la técnica para aterrizar que le había comentado que era diferente de su manera rústica de volver a pisar suelo firme. Plegó un poco sus alas, lo que le hizo sentirse inestable durante unos segundos hasta que encontró el punto correcto y poco a poco, descendió hasta el suelo, solamente que a diferencia de Hakuryuu él se quedó encima de suelo firme de pie. Como había imaginado, no había sido brillante su manera de volar pero tendría que practicar mucho para perfeccionar su técnica hasta que fuera lo suficientemente buena como para poder usarlas en un combate y que aquellos fallos de técnica no fueran lo suficientemente inestables como para que terminasen con su vida. - Realmente... me falta mucha práctica. Pero muchas gracias por comentarme estos conceptos. - Se inclinó levemente como muestra de agradecimiento.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2558


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kija el Sáb Abr 30, 2016 4:17 am

Kija admiro como el joven dragón intentaba alzar el vuelo con las técnicas que su propio padre le había enseñado dándose cuenta de que un dragón terrenal era por mucho mas pesado que un manakete, los cuales no solo eran mas esbeltos si no ademas, tan livianos que con un pequeño impulso podían alzarse en vuelo casi como si sus cuerpo flotaran con la naturalidad de una pluma. Quiza volar se le daba con mayor facilidad a su especie en particular pero igualmente estaba seguro que aquel jovencito probablemente se le darían mejor otro tipo de cosas tomando en cuenta que parecía ser bastante mas fuerte físicamente.

- Mhhhh.... quizá no es practica lo que necesita si no mas bien un nuevo enfoque, después de todo somos especies distintas aun que ambos seamos dragones. -

Admitió el manakete ladeando un poco la cabeza intentando pensar en algo que pudiera ayudar al dragón negro a ganar un poco mas de confianza o por lo menos plantear alguna base que le funcionara. Comenzó a analizar cuidadosamente lo que recién había visto, no solo se le dificultaba alzar el vuelo si no que, ya desde el vamos, tenia problemas para coordinar sus extremidades en su forma draconica, la verdad lo entendía pues al salir de su hogar el presento el mismo problema las primeras veces que se transformo.

- Que tal si hacemos unos cuantos ejercicios de coordinación antes de seguir intentando volar?, puede que eso sea lo que le dificulte la tarea de volar. "Bailar es la mejor forma de conocer y entender tu cuerpo" decía mi madre aun que en realidad los hice muy pocas veces en esta forma. Veamos... era un paso adelante y alas abiertas, paso hacia atrás y alas cerradas, giro y.... paso adelante alas abiertas, paso hacia atrás y alas cerradas. por que no lo intenta joven Kurthnaga?, es mas divertido de lo que cree. -

Comento el joven híbrido de brillantes escamas mientras se daba a la tarea de moverse al compás de un pequeño tarareo. Siendo franco consigo mismo bailar era de las pocas actividades que realmente disfrutaba pues le traía innumerables recuerdos de sus padres danzando a la luz de la luna llena, ya fuera en primavera, verano, otoño o invierno en una escena que quedaba grabada en su memoria como un cuadro realmente bello.

- Despeje su mente joven Kurthnaga, suéltese un poco y muévase con libertad... y uno, dos, uno, dos ♪ -

A el de joven le enseñaron a usar sus poderes por medio de juegos y ejercicios similares pues de esta manera era menos probable que un niño se frustrara por no poderlo hacer bien a la primera, sabia de sobra que su compañero no era un niño pequeño pero quizá lo que necesitaba era dejar de pensar tanto las cosas y encontrar poco a poco una táctica que le funcionara.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Jue Mayo 12, 2016 3:30 pm

No había escuchado hasta aquel entonces sobre la existencia de unos dragones diferentes a los que habitaban en Goldoa, los manaketes, así que en su mente había un vació de conocimientos demasiado abismal como para llegar a comprender cuan diferentes eran ellos dos; aunque su forma era evidente con solo verlos por su fisonomía pero no era solo eso, probablemente sus habilidades serían muy distintas también... porque si en Goldoa ya se diferenciaban sus habilidades por el color de sus escamas y normalmente se compartían dichas habilidades entre las familias... No podía llegar a imaginar cuan distintos podrían ser de aquellos dragones que habitaban en Akaneia, un continente que era tan lejano para él, que ni siquiera podía llegar a situarlo en un mapa. Para él, todos los continentes que no fueran Tellius no existían, Goldoa era muy cerrada de mente con sus fronteras como para imponer dichos conocimientos a los descendientes de los dragones negros.

-Quizás... tiene sentido. Todos los dragones son diferentes entre sí al fin y al cabo... - ¿Un nuevo enfoque? Kurthnaga no tenía la menor idea sobre entrenamientos, ya fueran para volar o más serios como pelear; todo lo que no fueran actividades intelectuales quedaba demasiado alejado de su ser. Pero esperó con detenimiento alguna idea que pudiera hacerle progresar, le asustaba pelear y en cierta medida, estar transformado y volar también era algo que se le podía ir de las manos pero quería intentar dejar de sentirse tan... ¿inútil? Entendía que era alguien relativamente importante en su país y después de que sus hermanos desaparecieran, que su padre quisiera protegerlo pero quería intentar valerse por sus propios medios en medida de lo posible.

Y cuando escuchó la idea no pudo evitar avergonzarse, aun si era algo patético que un dragón de más de cinco metros se encogiera de hombros como si tratase de ocultarse, pero bailar no entraba dentro de lo que acostumbraba a hacer ni mucho menos así que no podía evitar sentir algo de reparo por ello. Arqueó un poco las alas con movimientos pausados antes de hablar. - Ah, bailar es vergonzoso... No estoy acostumbrado a ello, estoy seguro de que se me dará mal... - Estaba seguro de que si el manakete no hubiera sido el primero en iniciar el baile, se habría negado en rotundo simplemente por la vergüenza y no se habría animado a ello pero... parecía animado y como si aquello fuera divertido y entretenido, así que el dragón negro también quiso intentarlo. - Oh, ugh, de acuerdo... Lo intentaré.

Recordó las indicaciones que le había dado; 'paso adelante y alas abiertas', así hizo mientras intentaba seguir el ritmo que Hakuryuu marcaba, aunque le costaba moverse porque no estaba acostumbrado a su gran tamaño que en forma de dragón negro suponía. 'Paso atrás, alas cerradas y giro'... Al principio estaba realizando aquellos actos mientras pensaba como coordinar y cual era el próximo paso a realizar, así que tardaba más de lo que debería y no estaba al ritmo que el albino marcaba, pero poco a poco, empezó a soltarse un poco y a no pensar cada paso que tomaba y poco a poco iba dejando la mente en blanco mientras sentía cada paso y se divertía con aquella actividad que al principio la idea no le había hecho especial gracia.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2558


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kija el Lun Mayo 16, 2016 3:47 am

Debía admitir que le hacia un tanto de gracia el ver como un dragón tan grande e imponente se encogía sobre si mismo por la vergüenza que le suponía hacer tal cosa como el baile, imaginaba que no era algo común en los dragones pues la danza y las artes en general eran mas que nada costumbres humanas pues por lo menos su padre solía decirle que los dragones en general disfrutaban mas de las cosas naturales, en cambio los humanos tenían esa rara tendencia a intentar crear siempre cosas nuevas.

- Lo esta haciendo muy bien joven Kurthnaga -

Comento Kija alegremente notando como poco a poco el dragón negro comenzaba a moverse de forma mas fluida pues al principio parecía tener problemas para desplazarse al no estar acostumbrado a su tamaño en aquella forma. Quizá era lo único que necesitaba, conocer su cuerpo y tener un poco mas de confianza en si mismo. El manakete de brillantes escamas blancas seguía marcando el ritmo agregando poco a poco "pasos" nuevos sin que se diera cuenta para ver si con ello podría ser capaz de alzar el vuelo.

- Es una actividad muy divertida, cierto?. En lo personal me agrada por que nunca resulta aburrido por mas veces que lo hagas, que le parece?, como se siente? -

Hablaba de vez en vez para intentar distraerlo y que no pensara demasiado las cosas pues si lo hacia probablemente habría que comenzar desde el inicio nuevamente. De forma disimulada dio un pequeño brinco agitando las alas alzando el vuelo sin ningún tipo de dificultad gracias a su cuerpo ligero y esbelto pero manteniéndose siempre en el rango de visión del joven príncipe.

- Para ser su primera vez se ve que tiene talento para esto joven Kurthnaga, intente un movimiento ligeramente mas rápido de sus alas esta vez. Uno, dos, uno, dos ♪ -

Esperaba que diera resultado pero si no lo hacia por lo menos esperaba que el chico no le prestase mucha atención pues procuraba mantenerlo entretenido con la excusa del baile y el mismo estaba pasando un muy buen rato, no era como si tuviese la oportunidad de pasar algo de tiempo con otros dragones muy a menudo así que de igual manera le relajaba de sobremanera aquella pequeña actividad.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Jue Mayo 19, 2016 3:40 am

Aunque Hakuryuu le alagase acerca de lo bien que lo estaba haciendo bailando y siguiendo sus pasos, no podía evitar continuar sintiéndose algo avergonzado por aquella actividad, que a pesar de ser divertida y dinámica no dejaba de ser algo bastante fuera de lo común en las tradiciones de los dragones terrenales de allí. Los que fueran de fuera de fronteras podrían tacharlos no solamente de tradicionales, sino incluso de aburridos pero su cultura era de aquella forma y el príncipe estaba acostumbrada a ella, con sus ventajas e inconvenientes. -No puedo negar que sea una actividad divertida. - Acompañó las palabras con un gesto con la cabeza con el mismo significado. -A-aunque... Me siento todavía algo... ¿avergonzado? Oh, dios. Esto no es algo cultural de aquí, no estoy para nada acostumbrado.

Tenía la buena suerte de poder estar completamente seguro que no iba a aparecer justamente ahí su padre, en el estrecho de los náufragos para verle haciendo una actividad que probablemente se avergonzaría de admitir delante de los demás que le gustaba. Quizás aquello nada tenía que ver con ser un dragón negro sino que eran sentimientos que tenía como dragón individual y por su carácter reservado pero no podía evitarlo, pero aquel lugar era su refugio, donde iba a pensar solo cuando lo necesitaba y casi todos los dragones de palacio lo sabían, así que a no ser que fuera necesario no irían a buscarle en aquel lugar que desde la llegada de los emergidos a penas tenía vigilancia, pero aunque no compartiese la opinión, sabía que muchos de los dragones no se preocupaban demasiado por que los barcos beorcs se quedasen atascados en aquel lugar.

-Pero supongo que me siento bien... Sí. Es mejor que un entrenamiento agresivo, sin duda, no me siento como si alguien intentase acceder a mi esfera personal. - Porque ya fuera un combate real en un campo de batalla o cuando había tratado de entrenar con su guardaespaldas, aquella era la sensación que había tenido: como si alguien entrara abruptamente a su esfera personal y aquello le hiciese sentir terriblemente mal. No odiaba pelear como tal, tenía una ideología pacifista muy marcada pero lo que realmente le disgustaba del campo de batalla eran todas aquellas percepciones negativas que podía transmitirle el caos, la sangre y la desesperación del ambiente. Así que entrenar de aquella forma era como un soplo de aire fresco en el rostro. - Bien, vamos allá...

Había bajado un poco el ritmo mientras había estado hablando, pero Kurthnaga lo había hecho de una forma inconsciente así que cuando su compañero le había dicho de introducir nuevos pasos volvió a concentrarse en la actividad misma y a seguir con la mirada como el otro se movía para intentar reflejar lo mismo en sus propios pasos. Al principio, como antes le había ocurrido, le había costado un poco adaptar el ritmo y coordinarlo con sus movimientos pero poco a poco lo estaba logrando. Pero a pesar de que bailar le parecía muy agradable y entretenido, no podía evitar percatarse de que no estaba acostumbrado a transformarse y ahora que no sentía una tensión por tener que estar transformado por algún motivo en concreto; su cuerpo parecía más pesado de lo que realmente lo era. - ¿Podríamos descansar un poco? Empiezo a estar de lo más cansado... - No esperó a que el manakete albino contestara, porque debido a que estaba exhausto su cuerpo empezó a brillar y a disminuir de tamaño.

-Perdón... No es que esté familiarizado precisamente con las actividades físicas. - Se sentó sobre el suelo, estirando sus piernas y mirando hacía arriba a lo grande y majestuoso que Hakuryuu en su forma de manakete parecía en esos momentos que el había vuelto a adoptar su pequeña forma.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2558


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kija el Sáb Mayo 21, 2016 5:29 am

Le alegraba que el joven de ojos rojos pudiera relajarse por lo menos un poco después de todo hasta ahora lo había notado un tanto nervioso y ligeramente angustiado.

- Lo se, según entiendo fue mi madre la que le enseño esta actividad a mi padre y ambos me la mostraron a mi. Tenían sus diferencias por lo que discutían muy a menudo pero siempre terminaban reconciliándose para el final del día y aprendían mucho el uno del otro. -

Comento el manakete esbozando una sonrisa sutil en su rostro mientras que comenzaba a decender, al parecer el joven príncipe se había agotado manteniendo su transformación lo que revelaba la poca experiencia que el muchacho tenia en ello. El aterrizaje del dragón con brillantes escamas fue tan suave que sus patas apenas hicieron ruido al tocar el suelo, regresando a su forma humana momentos después para hacerle compañía al joven de cabello negro.

- Un sabio amigo mio me dijo hace poco que la transformacion de un laguz no es algo violento o pernicioso en si mismo... Me recomendó ampliamente que me transformara mas seguido con el solo propósito de dar un paseo ocasional o cosas por el estilo y así uno es capaz de estar mas en paz consigo mismo. Por otra parte si bien es verdad que transformarse es una actividad agotadora para quien no esta acostumbrado es algo que va desapareciendo con el tiempo y la practica a la par que el cuerpo se fortalece. -

En cierta forma entendía el dilema del chico pues el mismo tuvo ese mismo problema cuando recién abandono su refugio seguro y comenzó a viajar por lo que dio unos cuantos pasos para servir un poco de te en unas tazas de arcilla que guardaba en la mochila, regresando con el joven principe y entregandole una de ellas.

- Lo que debe de ser sera algún día joven Kurthnaga, solo es cuestión de perseverancia y paciencia... y bueno, a los dragones en particular les sobra tiempo así que no tiene por que apresurarse. -

Comento tranquilamente sentándose a su lado y bebiendo un poco de te, el cual tenia un ligero pero agradable sabor a durazno que lograba relajar el cuerpo y brindaba una sensación cálida con cada sorbo.

- De donde yo vengo las historias sobre los dragones terrenales que vienen en los libros no son muy favorables que digamos y para serle sincero tenia algo de miedo cuando decidí encaminar mi rumbo hacia Goldoa... Pero me alegra estar aquí, tener la oportunidad de beber una relajante taza de te con usted y admirando este bello paisaje. Vale la pena ser valiente joven Kurtnaga, puede que no siempre sea fácil seguir el camino que uno ha escogido y es un hecho que siempre se cometerán errores... pero supongo que las cicatrices son solo parte del aprendizaje. -

Aquella pequeña aventura hacia el reino de los dragones le había enseñado bastantes cosas y aun que aun se encontraba un tanto acomplejado por sus problemas de agresividad siendo franco consigo mismo aquella experiencia le estaba ayudando a sanar la herida que tenia en su interior y la compañía de alguien similar a el siempre era grata y reconfortante.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Sáb Mayo 21, 2016 4:55 pm

Escuchar sobre los padres del manakete albino le hacía esbozar una sonrisa en su rostro, puesto que Kurthnaga no había conocido a su madre... Escuchaba historias sobre ella y alguno de los comentarios de sus hermanos pero nunca se había atrevido a preguntar a su padre demasiadas cosas concisas sobre la reina, entendía que podía ser un tema doloroso para él así que prefería no ser molesto con ello. - Es normal pelearse de vez en cuando, sobretodo cuando se convive y se tienen diferencias... Pero si al final de el día siempre acababan arreglando las cosas; eso es lo importante. Me da un poco de envidia escuchar acerca de sus padres, yo nunca alcancé a conocer a mi madre. No puedo echarla de menos porque no llegué a conocerla pero de todas formas... Hubiera sido bonito conocerla.

Pero como le había dicho a Hakuryuu; no podía echar de menos a una persona que no había llegado a conocer, a diferencia de sus hermanos con los que había compartido muchas horas en palacio jugando juntos y conviviendo en aquel grandioso lugar. Ahora que ninguno de los príncipes de Goldoa se encontraba en palacio salvo él, se sentía como si tuviera un vacío en su interior: a ellos si les echaba de menos, muchísimo. Pero aquel no era momento alguno para ponerse melancólico con sus propios problemas. Entonces escuchó como el otro hablaba sobre las transformaciones y sabía que estaba en lo cierto; según lo que había escuchado en Goldoa nunca había sido algo extraño que jovenes dragones se transformaran y jugaran en las planicies, los más mayores se transformaban en sus formas genuinas para realizar trabajos físicos para que les fuera más fácil. Sabía que transformarse no era algo malo, porque en el día a día de muchos dragones era algo habitual y no parecía peligroso en absoluto.

-Concuerdo con ello; sé por lo que he visto que transformarse no es algo maligno para nosotros. Pero... Las leyes de Goldoa persiguen la tranquilidad para los nuestros; si los dragones negros nos transformásemos como algo habitual podríamos perder esa sensación que queremos transmitir a nuestras gentes. Usted ha visto mi aspecto... Y yo soy el más joven de los dragones negros, así que mi aspecto es menos... “amenazante”. Creo que me entiende lo que estoy intentando explicar. - Estaba algo nervioso y jugaba enredando sus propios dedos mientras trataba de exponer los puntos que estaban en su pensamiento. Volvió a pensar en las palabras que le dijo sobre que todavía tenía tiempo suficiente como para alcanzar lo que debiese ser en la vida... No tenía prisas por crecer ni por adquirir conocimientos de pelea o los necesarios en caso de que tuviera que suceder el trono de su padre en algunos siglos. Las cosas eventualmente llegarían, no debía preocuparse nada más de lo que se encontrase en su camino próximo o de lo contrario se bloquearía demasiado...

-Me alegra saber que he cambiado su opinión sobre nosotros... Me temo admitir que mi gente debido a la longevidad de sus vidas y las leyes que hacen que Goldoa sea un país muy cerrado de fronteras no son demasiado abiertos con lo que se puede encontrar fuera de fronteras. Quizás podría decirse que yo soy la excepción, después de todo soy de los miembros de la nobleza más jóvenes... Tengo otra mentalidad en mente, aunque todo el mundo es feliz con lo que hay establecido, así que no tengo nada que objetar. - Entendía que aquella era la imagen que daban al exterior al negar cualquier relación con otras naciones e incluso si había una alianza entre los paises laguz seguían adoptando la misma apariencia para los demás. No podía cambiar algo que había establecido de esa forma siglos antes de que Kurthnaga existiera, así que aunque era algo que rondaba en su cabeza no estaba en sus planes cercanos.

-Siendo príncipe no se si voy a tener mucho margen de actuación como para elegir el camino que realmente quiero si tengo que seguir con mis responsabilidades, pero supongo que haré lo que tenga en mano para que pueda vivir conforme a unos ideales cercanos a los míos... - Pero veía la tarea de su padre como algo más bien complicado, así que no sabía que esperar del futuro. Prefirió cambiar el tema de conversa, no había mucho más que esperar de ahí. - ¿Va a quedarse algún tiempo en Goldoa? Estaré algunos días más por aquí, así que podría tratar de que no tuviera problemas al estar aquí y no ser dragón terrenal. Aunque con el tema de los emergidos en todos los países, mientras no se acerque al núcleo urbano podría casi afirmar que estará bien.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2558


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dragón negro, Manakete blanco [Entrenamiento][Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.