Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Luzrov Rulay el Jue Mar 10, 2016 3:56 pm

Sus manos se aferraron inconscientemente al báculo que portaba en ellas,de forma horizontal.No podía evitarlo,por mucho que quisiera,estaba nervioso.Aunque su rostro calmado y de cierta manera inpasivo no demostrase lo mismo. Intentaba mantener la calma y tranquilizarse a si mismo. Recordarse,decirse,que estaba vez todo iría bien. Que no seria como en las ocasiones anteriores,que podría permanecer en ese lugar sin tener que abandonar el mismo.Sin ser expulsado.Sin ser odiado. Esta vez todo saldría bien. Eso se repetía cada vez que viajaba. Pero a sus 17 años recién cumplidos había viajado mas de lo que debería,mucho mas teniendo en cuenta su baja posición dentro de la iglesia. Pero allí estaba otra vez,comenzando de cero,en un terreno desconocido. Eso no hacia mas que aumentar sus nervios por mas que quisiera evitarlos.

Era la primera vez que viajaba tan cerca de la frontera con Bern.Lo cierto era que el lugar le era indiferente,su misión era ayudar  a todos,no importaba donde siempre había alguien a quien pudiera echarle una mano.Aunque sus circunstancias hasta el momento no hubiesen permitido que así fuese,que se acercase lo suficientemente a alguien como para brindarle ayuda,y aquello en el fondo le desgarraba el alma. No tenia malas intenciones,no buscaba compensación ni tenia segundas intenciones,entonces porque era negada su mano? Simplemente porque sus pensamientos no eran lo que uno esperaba de el?

La voz del que seria su superior en la capilla local,el anciano hombre a cargo de su cuidado y parte de su educación al que debía ayudar en sus labores para con la iglesia lo llamo con voz suave.Espantando aquellos pensamientos negativos que comenzaban a inundar su mente y no le hacían ningún bien. Por lo general era alguien que no se dejaba llevar por pensamientos negativos o contraproducentes,pero los cambios siempre alteraban a uno lo quisiera o no. Por ello agradeció el  llamado y la sonrisa que el otro le otorgaba,sonrisa que le demostraba que o no era conocedor de los rumores y palabras que había echo que el adolescente acabase allí o que no le importaba aquello. No importaba,le había calmado,le sonrió con suavidad y asintió.

Habia llegado al pueblo la tarde anterior tras un duro viaje de varios días. Lo hizo acompañado por otros miembros de la iglesia pero nada mas sus pies tocaron el pueblo los mismos se fueron de vuelta.Aun podían alcanzar la posada mas cercana antes de que anocheciera. El sacerdote local lo acogió,le dio la bienvenida y lo ayudo a instalarse. La capilla local era pequeña mas aun así aun contaba con varias habitaciones libres,para quien lo necesitase.Al igual que una biblioteca de apenas un par de estanterías. Eran habitaciones pequeñas pero acogedoras,y a Luz le fue otorgada. Mientras le ayudaba a dejar sus pertenencias y le mostraba el lugar le explico sus funciones,su deber.Escucho atentamente respondiendo con educación cuando era necesario.Si todo iba bien cuando el hombre no pudiera cumplir con sus que aceres para con la iglesia por la edad seria Luz quien heredase y se encargase de la pequeña capilla al ser ambos los únicos representantes de la iglesia de Elimine en el lugar. Mas no se emocionaría por el dato,si todo iba bien.

Ayudo a preparar a cena,modesta pero aun así deliciosa y suficiente para llenar el estomago.Y mientras comía le informo de que debido a que esa tarde se habían dedicado a acomodarlo no habían podido,pero que a la mañana siguiente lo acompañaría a visitar a la familia líder de aquella pequeña pero acogedora villa. Para presentarse ante ellos y darle las gracias por acogerse. Y allí se encontraba. Con el báculo que intentaba nunca soltar en mano,junto al sacerdote frente a la puerta de la vivienda familiar. El hombre lo miro y le sonrió,como pidiendo permiso. Luz cerro los ojos,tomo aire y al volver a abrirlos asintió y le sonrió. Estaba un poco mas calmado.Solo un poco. Serian las primeras personas fuera aparte del sacerdote que conocería en la aldea

El hombre ante el gesto del adolescente toco la puerta con suavidad.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [2]
Tomo de luz [2]
Vulnerary [3]
Tónico de defensa [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
142


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 10, 2016 6:13 pm

Esa mañana, como todas las mañanas, se había levantado casi con el alba.

Era una rutina que había adquirido desde que era pequeño, cuando comenzó a ser considerado como el nuevo Pastor de la aldea de Elysia; Se levantaba pronto, iba con Mikleo a cazar si lo necesitaban, luego daban una ronda alrededor del territorio para ver que la población de los wyverns estaba bien y calmada, luego intentaba entrenarse un poco y hacia el medio día trataba de ayudar a los aldeanos en sus recados y tareas si necesitaban una mano. Todas esas cosas las había hecho su abuelo desde que los padres adoptivos de Sorey fallecieron en el incidente del wyvern, pero con la energía de Sorey y su dedicación a sus deberes y obligaciones, se lo había dejado a él en sus manos antes de lo previsto. El muchacho, por su parte, parecía estar hecho para brillar y ayudar a los demás, ser ese rayo de esperanza que todo el mundo necesitaba alguna vez. Puede que su nacimiento fuese todo un misterio, pero eso a él no le importaba en absoluto. Elysia era su hogar y sus habitantes, su familia.

Durante la cena de la noche anterior, su abuelo le había dicho que durante la mañana del día siguiente debía permanecer en la vivienda para dar la bienvenida al nuevo miembro de su pequeña iglesia. Aquello le sorprendió mucho porque Elysia no era famosa por sus turistas en absoluto, era más bien una aldea cerrada y apartada donde todos vivían del campo y la naturaleza convivía con sus aldeanos. Muy raras veces venía alguien que estuviese de paso, porque el paso de las montañas hacia la frontera con Bern estaba a varios kilómetros de allí y el pueblo más estaba notablemente más preparado que ellos para los viajeros y peregrinos, mucho menos aún que alguien decidiese quedarse a vivir. De hecho, Sorey nunca recordaba nada parecido desde que tenía uso de razón. Pero bueno ¡aquel no era el tema! El tema es que el sacerdote estaba ya bastante entrado en edad, y aunque seguía dando algo de pelea (como su abuelo, vaya), lo cierto es que ya no podía ofrecer todo lo que podía en sus años mozos a los aldeanos de Elysia.

Fue así, como su abuelo le explicó que le había comunicado que sería un muchacho de su edad más o menos, y que debían de darle la bienvenida oficial como la familia Shepherd.

Así que, Sorey, asegúrate de volver a tiempo antes de la visita. Sé que es difícil para ti mantenerte en casa, pero es importante.  —El anciano hablaba con palabras serias mientras sostenía su característica pipa, pero Sorey siempre percibía en él un aura amable y buena. Aunque no podía decir lo mismo de cuando se enfadaba, o más bien, de cuando él le hacía enfadar. Culpa suya, desde luego. A veces Sorey era un poco impulsivo. — No te preocupes abuelo ¡No todos los días viene alguien de mi edad a la aldea! La mayoría de los chicos o son mayores o menores, así que soy el primero que quiere recibirle. —Sí, sabía que iba allí para mantener un trabajo y unos deberes como miembro de la iglesia de Elimine, ¡pero no podía evitarlo! Quería presentarle a Mikleo, y a los wyverns a los que guardaban. Las planicies verdes de Elysia, sus montañas, las vistas que se veían desde allí arriba… Había tantas cosas que quería enseñarle de donde iba a vivir que estaba seguro de que esa noche no podría dormir.

Y de hecho, así fue, pero eso no le impidió en absoluto que fuese el primero en levantarse para ir a atender a Mikleo y sus rápidas tareas antes de que llegase la visita. — ¿Cómo crees que será el chico nuevo, Mik? ¿Crees que nos llevaremos bien? Tienes que ser bueno y no asustarle cuando te vea. — Sorey apoyado en el alfeizar de una del as ventanas, su wyvern se dejaba acariciar sobre el morro, pero obviamente no parecía estar tan emocionado como su jinete. Profirió incluso un pequeño sonido de entre sus fauces, que Sorey pareció entender y le hizo reír. Tras eso, dejó ir a la criatura dracónica, que alzó levemente el vuelo para alejarse y el muchacho volvió dentro de la vivienda a la llamada de su propio abuelo. — ¡Están llamando a la puerta, Sorey!

¡Voy! —Alzó la voz para que le escuchase desde donde estaba y corrió hacia la entrada con gesto alegre. Cuando abrió la puerta tras unos minutos después de que hubiesen tocado, Sorey ya sabía perfectamente lo que iba a decir. — ¡Buenos días, Padre! Nos alegra mucho que nos visite y- —Oh, ¿había olvidado lo que estaba diciendo? Sí, lo había olvidado. Cuando vio al chico que estaba justo al sacerdote, no esperaba que fuera… así. Ojos violetas, cabello tan claro como su piel, y las facciones más finas que jamás había visto. Sorey no había conocido el significado de la palabra “hermoso” hasta que vio a ese chico. ¿Por qué razón? No lo sabía. Solo fue la primera palabra que le vino a la mente. Al final terminó de parpadear y sonrió, lo que podría calificarse, estúpidamente. Se llevó una mano a la nuca, con una leve risita. — Ah, ¡Hahaha! Lo siento, ando algo despistado esta mañana. ¡Pasen! El abuelo los estaba esperando.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Luzrov Rulay el Jue Mar 10, 2016 7:54 pm

No supo exactamente cuanto tiempo espero porque la puerta fuese abierto,mas estaba seguro de que lo sintió mas de lo que realmente fue. Su mirada dirigida hacia abajo,hacia el báculo apretado entre sus manos,las cuales comenzaban a sudar.Cuando la misma se abrió se incorporo de golpe y alzo la vista.La voz ajena sonó tan amable y alegre que aquello le tranquilizo un poco,mas nada mas observar el rostro frente al suyo sus inquietudes no pudieron evitar volver a surgir. Frases cortadas y ojos verdes que le miraban con intensidad,sin ni siquiera parpadear. Estaba bien o acaso...tan mala había sido la primera impresión que había causado en el? Realmente su apariencia era tan desagradable? Después de todo lo que a sus oídos había llegado referente a su persona no podía evitar creer aquello aunque realmente el mismo no le diese importancia a la apariencia externa. Mas aun así no quería causar  una mala primera impresión.

Quería preguntarle si se encontraba bien o no,mas una parte de el temía hacerlo. Mas no fue necesario cuando la voz ajena volvió a llegar a sus oídos,y un suspiro escapo de los labios del albino,volviendo la calma a su ser. Seguía nervioso pero de cierta manera ,aun con su temor de la primera impresión,el tener al joven de aparentemente misma edad que la suya frente a el,sonriendo,le calmaba. O acallaba sus nervios.

El sacerdote lo saludo con familiaridad,casi con la misma efusividad que el joven a el,y entro en la casa.Siendo el el que guiaba al recién llegado por la familiar estancia. Luz le dedico una mirada de reojo al joven,no queriendo ser muy descarado pero sin poder evitar el querer analizarlo con mas profundidad. Y distraído en ello como estaba no presto mucha atencion a la casa mas allá de seguir a su superior por la misma. Cuando se percato de su entorno se encontraba en una estancia circular,una acogedora sala circular ,con un pequeño brasero en el centro de la misma. Una pequeña chimenea sobre dicho lugar.El fuego encendido y una tetera sobre el mismo.Varios cojines colocados en el suelo a modo de  asiento.Era muy cálido,no en el sentido físico si no mas bien una calidad que cala el alma. En el suelo,sentado esperandoles ,un menudo anciano con una pipa en su rostro de expresión afable. Tanto el como el sacerdote intercambiaron un par de saludos antes de que el religioso tomase asiento,siguiendo Luz sus pasos. Sentandose en una de los cojines,con las piernas cruzadas elegantemente ,dejando el báculo sobre su regazo.

Los nervios volvieron y las palabras del sacerdote a su lado parecían un lejano eco,aun así fue capaz de escuchar como le explicaba que la persona frente a el era el jefe de la aldea,los llamo Pastor aunque no supo a que se refería con eso,así como miembro de la familia Shepherd.Tras ello explico animadamente como su nuevo ayudante llego la tarde anterior y sobre como había dedicado el resto del día a acomodar la capilla y sus aposentos.Mas no se presento,dejo que el clérigo lo hiciera el mismo. La voz poco a poco se hacia mas clara,se calmaba de nuevo.

Cuando reino el silencio estaba completamente en calma,tanto en apariencia como internamente,presentarse era fácil no tenia porque dudar de quien era.Eso lo tenia muy claro,a pesar de que el resto del mundo a su alrededor se nublase por momentos. Le dedico una amable y sutil sonrisa a la persona frente a el,antes de hacer una leve inclinación de cabeza.Ni muy exagerada ni tan leve como para ser pasada por alto.

-Mi nombres es Luzrov Rulay,clérigo de la iglesia de santa Elimine y priest. Muchas gracias por permitirme permanecer en vuestra aldea y permitirme cumplir mi labor en este lugar,espero no defraudaros.

Hizo una breve pausa

-Desde este momento quedo a vuestro cuidado.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [2]
Tomo de luz [2]
Vulnerary [3]
Tónico de defensa [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
142


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 10, 2016 9:13 pm

Sabía que había quedado algo raro que se quedase callado a mitad de una frase, pero al menos Sorey tenía fama de ser algo “peculiar” por lo que, a veces las pequeñas rarezas suyas, eran perdonadas. Sin embargo, aquello no era usual en él. No es que fuera charlatán, en absoluto, pero sus pensamientos tampoco hacían que se quedase a mitad de hablar sobre algo… claro que, nunca había tenido a ese chico delante antes. Por suerte, el sacerdote no le había hecho mucho caso y le había saludado como usualmente lo hacía de normal. El muchacho se apartó para que pudiesen entrar en la viviendo.

Eso sí, notó como el otro le miraba mientras pasaba por su lado y eso hizo que contuviese la respiración por unos segundos. No sabía que estaba pensando de él, pero esperaba que no fuera algo como “rarito, deja de mirarme” o algo así. Aquello hizo que pusiese así un gesto de disculpas acompañado de una risita y de nuevo el gesto de llevarse la mano para revolverse algo el pelo, muestra de algo de nerviosismo, pero por suerte aquello no duró mucho y los siguió por el pequeño pasillo que suponía la entrada de la casa hasta el gran salón principal.
Las viviendas en Elysia diferían un poco de las normales, aunque aquello no era algo que Sorey supiera, la verdad. Tenían una forma circular y las habitaciones estaban distribuidas alrededor de lo que suponía el gran salón circular. Se cocinaba en el centro y en los altillos se almacenaba cualquier cosa que necesitasen. Estaban hechas así de formas que las familias se reunían en el centro de la estancia como una unificación solida. Para los habitantes de aquella aldea, era muy importante la unión de su gente, al ser una villa tan apartada y cerrada.

Tras que tomasen asiento, el muchacho de pelo castaño se sentó al lado de su abuelo en uno de los cojines vacíos y apoyo ambas de sus manos sobre sus piernas. Permaneció con una sonrisa afable y amigable la gran mayoría del tiempo que su abuelo estuvo hablando con el sacerdote, intercambiando palabras cordiales entre ellos, y en algún momento, o eso pensó Sorey,  mientras la explicación de la situación del otro chico en la aldea sonaba en segundo plano en su mente, comenzó a mirar al chico que tenía en frente más detenidamente.

Su figura no se parecía mucho a la suya: era más esbelto y sus movimientos denotaban cierta elegancia de la que Sorey carecía totalmente. Además, sus gestos eran suaves, como los rasgos de su cara, y casi como los finos cabellos que caían hacia un lado en su flequillo. — Nosotros estamos encantados de que nuestro guía espiritual tenga un nuevo ayudante que nos pueda ayudar, es una suerte que te hayan destinado aquí, espero que hayas descansado del viaje. Pareces un chico muy correcto y dedicado, así que tranquilo. — Su abuelo hablaba, pero Sorey estaba demasiado absorto.  Su nombre era Luzrov Rulay. Por suerte, aquello fue lo importante que se le quedó grabado en la mente antes de que su abuelo se dirigiese a él. — Este es mi nieto Sorey, sigue con la tradición familiar de los Shepherds, pero eso será mejor que te lo explique él más detalladamente. —Dijo, pero Sorey no estaba muy disponible en esos instantes.— ¿Por qué no llevas a Luzrov a que conozca la aldea y sus alrededores? Va a necesitar un guía. —Tan absorto que la respuesta que dio Sorey a todo lo que habían dicho anteriormente fue: — …Hermoso. —Fue el mejor momento para darse cuenta de lo que había dicho, porque reaccionó antes de que nadie pudiese decir nada y levantó las manos ante él, agitándolas un poco. — ¡E-el lugar, me refiero. Que és hermoso! ¡Hahaha! —Volvió a reír para disimular, pero se le daba muy mal disimular. ¿Cómo diantres había podido dejar que dijese eso en voz alta?— ¡Y-ya verás! Te va a gustar mucho la aldea y las planicies verdes que tenemos. ¿Por qué no vamos ya? ¡Te contaré todo lo que quieras saber por el camino! Seguro que el abuelo y el Padre tienen mucho de qué hablar. Venga, vamos.

Y al menos así podía salir de ahí y no soportar la mirada acusatoria de su abuelo por estar actuando tan raro. Al menos, minutos después, ya habían salido de la vivienda.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Luzrov Rulay el Vie Mar 11, 2016 11:05 am

Tras haberse presentado lo cierto era que sentía que se había quitado un peso de encima y los nervios no volvieron a atacarle.Ademas la respuesta tan amable que obtuvo fue de ayuda para ello,y no solo porque le pedía estar tranquilo.No pudo mas que sonreír ante las palabras ajenas al tiempo que las mismas resonaban en su mente. Llenándolo de curiosidad.La tradición familiar...ese tipo de cosas no era algo que la gente contase a la ligera,o que simplemente explicase sin que alguien preguntase de antemano. En los pueblos en los que había estado con anterioridad nadie se había molestado en enseñarle ninguna tradición o costumbre local,o bien porque no quería hablar de la misma con extraños o porque daban por echo que el extranjero lo conocía. Pero aquí eran conscientes de que era algo que el recién llegado no sabia y querían compartirlo con el. Una comunidad,o por lo menos un líder,consciente de su entorno y de la relación de su pueblo con el exterior.Una comunidad cerrada y unida pero que aun así estaba dispuesta a abrirse a alguien nuevo y ajeno a la misma.A darle la bienvenida.O al menos eso era lo que Luz había deducido tras analizar esas pocas palabras,su mente pensando a toda prisa.

Y lo cierto era que esas conclusiones no hacían mas que llenarlo de curiosidad,mas no le pareció correcto preguntar por ello.No quería interrumpir la conversación y el anciano ya le había expresado que su nieto se lo explicaría mas adelante.Solo tenia que preguntarle a el cuando llegase el momento,y al parecer estaba mas próximo de lo que creía.

El anciano pidió a su nieto que le hiciese de guía,cosa que agradecería profundamente pues conocer los alrededores siempre ayudaba a uno a acostumbrarse a su nuevo hogar con mas facilidad.Pero no estaba seguro de si el joven frente a el pensaba lo mismo que el,puede que considerase una molestia el tener que hacerle de guía,o esa fue la sensación que se instalo en el interior de clérigo al comprobar que Sorey estaba absorto en sus pensamientos,ignorando sus echos a su alrededor. Tan poco le interesaba darle la bienvenida? O el echo de que hubiera alguien nuevo en la aldea? No sabia que pensar...menos cuando se levanto tan animado,entre risas,con la emoción palpable en cada una de sus palabras.

Se quedo apenas unos segundos sin saber como reaccionar realmente,le dedico una breve mirada al sacerdote,el cual solo le asintió y le animo a ir con Sorey. Diciéndole que tomase todo el tiempo necesario,que ese día era para las bienvenidas y salidos y no para los deberes.Le pidio a Sorey que le acompañase a la capilla cuando finalizasen. Se despidió pues cordialmente de ellos y se incorporo,siguiendo al adolescente esta vez para salir de la vivienda.

Espero a salir de la misma para iniciar una conversación con su compañero de edad

-Sorey...yo...

Llamo con suavidad sin saber realmente que decir.Que hacia? Le pedía por favor que le mostrase el lugar o le daba las gracias por ello? Lo cierto era que en aquellas circunstancias cualquiera de las dos respuestas era valida.

-Te agradezco de todo corazón el echo de que me hagas de guía.

Le dedico una sonrisa amplia durante unos instantes,habiéndose decantado por la segunda opción. Una breve pausa ante de decidir si preguntar o no sobre ello....

-Puedo preguntar...cual es la tradición familiar de los Shepherds que mencionaba tu abuelo? Si no te molesta contestar claro...no tienes porque hacerlo si no lo deseas...
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [2]
Tomo de luz [2]
Vulnerary [3]
Tónico de defensa [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
142


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Invitado el Vie Mar 11, 2016 4:39 pm

¡No se preocupe Padre, lo llevaré a la capilla cuando acabemos!

Fue lo único que se apresuró en decir antes de salir rápidamente por la puerta principal y suspirase algo largo, por salvar la situación de una forma tan poco ortodoxa. No era ya que no se le daba nada bien actuar o decir cosas que no eran verdad, se quedaba en blanco cuando tenía que inventarse cualquier cosa (por eso su abuelo siempre terminaba por echarle la bronca, porque Sorey nunca trataba de excusarse u ocultar algo que no debía de haber hecho) y aún parecía más rarito. Por eso, cuando Luzrov le llamó, pensó que iba a decirle algo en referente a lo que había pasado dentro. El castaño se tensó un poco cuando se giró levemente hacia él, pero toda preocupación se le fue cuando solo le agradeció que quisiera hacerle de guía.

Ah… no tienes por qué darme las gracias. Es lo menos que puedo hacer por ti. —Le sonrió afable y más tranquilo, en respuesta a la sonrisa contraria que le dirigía. Por su parte, comenzó a andar porque la vivienda de los Shepherds estaba algo alejada de lo que suponía que era la aldea, así que su primera parada sería ir allí, a la plaza principal al menos. Pensó que le seguiría simplemente, así que cuando comenzó minutos después a hablarle levemente, Sorey no se detuvo, pero sí que soltó una pequeña risita risueña. — Oh ¡Claro que no me molesta en absoluto! Estoy muy orgulloso de lo que soy y de lo que tengo que hacer… Verás, la familia Shepherd se llama así porque, desde hace muchos años, se les han considerado “Pastores” aquí, en Elysia. La historia es un poco larga, así que espero que no te moleste escuchar. —Se giró un poco a verle, mientras bajaba lentamente por el camino de tierra un poco inclinado, al estar en una ladera. Sin embargo, aunque pareció que iba a proseguir con la historia, se paró en seco, como si se le hubiese ocurrido una idea mucho mejor de lo que había estado pensando hasta ahora.— Espera, creo que lo entenderás mucho mejor de esta forma. —Había estado hablándole de frente, pero en ese momento se giró hacia el amplio pasto verde, que se extendía hasta las montañas y puso ambas manos alrededor de su boca, para que se le escuchase mejor. — ¡¡Mikleo!!

Casi era como si alguien fuese a materializarse delante de ellos, porque no cabía duda de que allí no había nadie en absoluto. Sin embargo, tras el pequeño eco que se creó del grito de Sorey, se escuchó un leve rugido suave que llegó a ellos ya un poco débil. Desde el cielo, al parecer salido tras una colina cercana, descendió de repente una figura dracónica, azulada y blanquecina, con escamas reluciendo con el alto sol, y se posó justo a centímetros de Sorey. Este levantó algo de polvo, pero al jinete no pareció importarle demasiado, porque en seguida se acercó y le tomó de la cabeza para acariciarle sobre la nariz con una sonrisa. — Luz, te presento a Mikleo. Es un wyvern aún bastante joven, por eso es algo pequeño, ¡pero ya es bastante fuerte! —El aludido le dio un empujoncito al muchacho castaño, como si dijese que no era pequeño, aunque era evidente que necesitaba crecer más. — Sí, sí… Perdón —Se rió, pero siguió acariciándole, mientras miraba al clérigo. — Somos pastores de wyverns, porque convivimos con una pequeña comunidad de estos desde que Elysia se fundó, hace ya muchísimos años atrás. Nosotros los defendemos de domadores agresivos y de cazadores y ellos nos dejan convivir aquí y espantan los animales que puedan estropear las cosechas. Así que, bueno, “Pastor” es un título muy importante para nosotros. Los pastores nos ocupamos de ayudar a la gente de la aldea y también… ¡Oye! ¿Por qué no te lo voy contando de camino? Podemos ir con Mikleo más rápido.

Lo decía por qué no se había acercado todavía al wyvern, pero Sorey no se daba cuenta que problema había con eso.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Luzrov Rulay el Vie Mar 11, 2016 9:14 pm

Bueno al parecer no era una molestia para el otro el guiarle,ya había quedado confirmado a ojos del albino.Tal vez dentro de la casa solo estuviese distraído y fuese ese el porque de su actitud. Así que le quitaría importancia a ese asunto.

-No se trata de molestia,si no de intimidad.La gente es muy...discreta,cerrada.No les es fácil hablar sobre temas personales con desconocidos...

Estuvo escuchando atentamente cada una de las palabras ajenas,agradeciendo de cierta manera que no tuviera inconvenientes a la hora de desvelarle información pues realmente quería saberlo.Todo aquello de los pastores parecía un tanto inusual e interesante,porque no parecía que le daban el significado y la importancia que el termino tenia en si.Y por ello mismo no quería interrumpir su historia,mas quería aclarar eso antes de que el otro continuase ,o mas bien comenzase el relato.Lo cierto era que poco interés estaba mostrando en el paisaje,pues inevitablemente toda su atencion estaba puesta en la persona frente a el. La inclinación del terreno tampoco era algo que le afectase,acostumbrado a viajar y a moverse por diferentes superficies.

-Yo...siento la interrupción...continua por favor..

Se disculpo ligeramente sonrojado y avergonzado.Paro sus pasos el también.Al parecer la historia no iba a ser contada. Se sobresalto ante lo inesperado del grito,una reacción ante aquel elevado tono de voz.Mi..kleo? Ni siquiera tuvo tiempo de preguntarse a si mismo quien seria aquella persona a la que Sorey llamaba,pues un ligero y desconocido sonido sobre su cabeza llamo su atencion. Era inevitable que alzara la vista,los únicos sonidos que debían provenir de allí eran el de las aves o el clima y no lo identificaba con ninguno de ellos.

Tampoco tuvo tiempo de identificar esa sombra que con rapidez se movía por sobre sus cabezas,pues cuando fue consciente una criatura de a sus ojos enorme tamaño había aterrizado demasiado cerca de su guía. No pudo evitar dar un par de torpes pasos hacia atrás,por el impacto del aterrizaje,por lo inesperado de la situación,por la inquietud que la criatura frente a el le provocaba. Era la primera vez que veía uno en su vida pero su mente identificaba a la criatura por los libros,aun así no era lo mismo verlos en su mente que ante sus ojos. Los torpes pasos que había dado hacia atrás le habían echo tropezar,mas de alguna manera logro recuperar el equilibrio antes de caer de espaldas,aunque su báculo resbalo de sus manos. Una vez con su equilibrio restaurado se agacho para tomar con la mano izquierda,quedándose unos instantes en esa posición. Agarrando con su mano derecha las telas de su azulado traje a la altura de su corazón.

Ni siquiera sabia como sentirse ante el ser que identifico como wyvern.Nadie le había dicho...le había avisado...y vamos Sorey estaba bastante familiarizado con el ser alado como para que no supiera ya que era algo común por la zona. Estaba asustado? O solo sorprendido? No lo sabia ,pero su corazón latía demasiado deprisa y de pronto tenia nauseas.

Cerro los ojos y tomo aire profundamente antes de incorporarse,aferrando esta vez el bastón con ambas manos. Abrió entonces los ojos y los clavo en las dos figuras frente a el,sobretodo en la animal . Vigilando los movimientos ajenos. Lo cierto era que hasta ese momento no se había fijado realmente en la apariencia del wyvern,pero ahora que lo hacia porque su instinto decía que tuviese cuidado que la criatura era peligrosa,se daba cuenta de que de cierta extraña manera...un criatura muy bonita. Y aunque su estupor pudiese jugar en contra,seguía atendiendo a todas y cada una de las palabras ajenas.Se había dado cuenta de que no era casualidad,la voz se Sorey le calmaba...era hermosa.

-Pequeño? Yo...Por el amor de la santa...es muy noble,que hayáis llegado a una convivencia tan pacifica y a una relación de bienestar mutuo sin recurrir a la violencia es algo realmente hermoso...lo admiro... me gusta... que a pesar de todo lo defendáis pero... Santa Elimine,es la primera vez que veo uno...

Se llevo la mano al pecho de nuevo

-Y se que si esta con vosotros no hará nada pero...lo siento...no puedo evitarlo... lo siento Mikleo,ni siquiera se como me siento pero se que no debo sentirme así... no es bueno...

Cavo sus ojos violetas en los verdes del joven,sin saber que decir o que hacer a continuación.Ni siquiera se había movido de su sitio tras alejarse unos pasos de el,temeroso en cierta manera de acercarse. No sabia que hacer,y de cierta manera la mirada que le dedicaba buscaba ayuda.Y eso de ir mas rápido con el wyvern no hizo mas que aumentar el ritmo de sus latidos y avergonzarlo aun mas.

No se estaba comportando como debería,ni como Sorey y Mikleo merecían. Pero...no podía evitarlo...no recordaba haberse sentido tan perdido en mucho tiempo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [2]
Tomo de luz [2]
Vulnerary [3]
Tónico de defensa [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
142


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 21, 2016 12:44 pm

Quiza lo que estaba diciendo Luz era cierto, pero como ningún forastero pasaba nunca por la aldea, nunca se había planteado algo como eso. Muy pocas veces se había quedado alguien fuera del pueblo a pasar una noche en él, y de ser así, su familia siempre se había encargado de ello, tratando al extraviado y dándole las direcciones pertinentes para que siguiese su camino. De vez en cuando también aparecía un domador de wyverns, pero con ellos no entablaban demasiada conversación.

Puede que tengas razón, pero tú no eres un desconocido. Ahora vas a vivir aquí, con nosotros, ya eres parte. —Sorey le sonrió de forma afable, con la verdadera intención de que se sintiese cómodo con ello. Luz no parecía en absoluto un mal chico, así que no podía dejar que pensase que allí le iban a tratar así. Al menos, no Sorey.

Cuando Mikleo apareció, el castaño se mostró feliz y algo orgulloso. El wyvern era un muy querido suyo, no solo su montura, y ver que acudía cuando lo necesitaba le hacía pensar que su lazo era fuerte. No sabía por qué otra gente quería tratarlos como simples bestias que ni pensaban ni sentían, cuando no era en absoluto de esa manera. Sorey acarició la cabeza azulada y blanquecina de su amigo, notando el relieve de las escamas y su dureza, aún no demasiada por ser joven, y como vibraba al dejar salir ese pequeño rugido que le caracterizaba. Sin embargo, cuando dirigió su vista hacia Luzrov, la vista era bastante distinta.

¿Lo había asustado? ¿Tenía miedo del wyvern? Parecía como si nunca había visto a ninguno porque Mikleo aún tenía que crecer para que pudiese dar un aspecto tan fiero como el macho que se había llevado a sus padres. Pero el joven Pastor no se preocupó, estaba seguro de que cuando se acostumbrase también serían buenos amigos.

Ah, así que si que es la primera vez que ves uno… —Desde luego, suponía que no era la primera cosa que se decía de Elysia cuando se pretendía traer a alguien nuevo, sobretodo en la iglesia. — Pero no te preocupes, la mayoría de los wyverns aquí están acostumbrados a los humanos desde hace muchos, muchos años. Es como una tradición, así que no tengas miedo. —Sabía que con palabras no iba a conseguir mucha cosa. — No te tienes que disculpar, ¿de acuerdo? Es normal. —Así que le sonrió de nuevo y dio un paso hacia él, tendiéndole una mano para que la tomara. — Por eso, te prometo que no te va a pasar nada, Luz. No te soltaré.


Última edición por Sorey Shepherd el Mar Mar 22, 2016 3:48 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Luzrov Rulay el Lun Mar 21, 2016 5:30 pm

Sentirse parte de algo era agradable,no pudo evitar que una cálida sensación llenase su pecho cuando Sorey lo tomo como miembro de su comunidad a pesar de que acababa de llegar y aun era pronto para ello. Era agradable,pero no sabia que hacer. No es como si nunca hubiese formado parte de algo,pues si lo había echo. Habia tenido una familia,y cuando perdió la misma fue acogido por la iglesia y por una pequeña aldea que lo vio crecer durante varios años. Hasta que su persona comenzó a ser problemática y lo desterraron de su lugar, y así había sucedido en los últimos años. Todo lugar al que perteneció alguna vez acabo siéndole arrebatado,siendo alejado del mismo. Y aunque nunca quería dejarse llevar por dichos pensamientos negativos cuando alcanzaba un nuevo destino no podía evitar que los recuerdos acechasen. No podía evitar pensar que todo se acabaría. Habia olvidado que era ser parte de una comunidad sin dicho temor,como comportarse en la misma. Y eso no era justo para el joven frente a el que lo estaba tratando con mas amabilidad de la que nadie se había molestado en tener con el en mucho tiempo. El sacerdote también,y el abuelo de Sorey...todos eran tan amables,tan buenas personas...

Por eso no dijo nada a las palabras del joven,porque si expresaba realmente su pequeño temor y el echo de que no sabia como reaccionar ante sus palabras solo lo importunaría,lo preocuparía. Porque así era ese tipo de gente,aun cuando no era algo que dependiese de el se preocuparía por ello. Porque en dicho sentido el era similar.

-En Lycia no son muy comunes los wyverns...aunque estando tan cerca de Bern supongo que...no debería sorprenderme tanto pero aun así...

Intentaba excusarse,realmente no sabia porque motivo se sentía algo avergonzado de ser la primera vez que veía a dicha criatura. Sabia que tenia razón y que no era muy usual verlos en dichas tierras,y aun así en la aldea parecía algo tan natural la presencia de los wyverns que de cierta forma uno podía llegarse a sentir fuera de lugar. Aislado. Y eso que Sorey acababa de decirle que podría considerarse parte de todo ello. Si ,definitivamente se sentía avergonzado y no pudo mas que desviar la vista a un lado.

Pero hubo algo que hizo que mirase de nuevo al joven y su wyver. Miedo? el tenia miedo? Si lo pensaba detenidamente puede que así fuese,uno mismo en ocasiones no podía identificar sus propios miedos,mucho menos eliminarlos como si nunca hubiesen existido. Sabia que si en la aldea convivían con las criaturas desde hacia tantos años significaba que no tenia nada que temer aun así...puede que su reacción se debiera no solo a un nuevo e inesperado descubrimiento si no a cierto temor hacia el wyvern. Podía ser,pero tan poco quería pensar mucho en ello.

Dio un par de pasos para acabar con la distancia entre ambos y tomo la mano ajena que le era ofrecida.

-Entonces supongo que te tomare la palabra.

En esos casos donde todo era desconocido y no sabia realmente que hacer decidió dejarse llevar,después de todo Sorey iba a ser su guía y era quien mejor conocía todo aquello. No iba a rechazar su ofrecimiento y menos negar que le ayudase de esa manera.

-Gracias.

Le dedico una sonrisa,amable y suave.Agradecida. Las manos comenzaban a sudarle,seguramente de los nervios que el mismo ni siquiera sabia que aun portaba dentro,demostrándose los mismos de esa forma. Apretó la mano que sujetaba su báculo e inconscientemente aquella que sujetaba la de Sorey también apretó el agarre.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [2]
Tomo de luz [2]
Vulnerary [3]
Tónico de defensa [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
142


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22, 2016 4:18 pm

Era normal, en aquello tenía razón. Los wyverns en Elysia eran normales porque estaban justo en la frontera con Bern. Pero aunque Sorey nunca había salido de su pueblo, sabía que había jinetes wyvern que no trataban a sus dragones como… algo más que una montura. Decidió no pensar mucho en ello porque era algo que iba totalmente en contra con cómo le habían criado y para él aquella era algo que le hacía ponerse de muy mal humor.

La verdad es que no puedo decirte que todos los wyverns que vayas a ver sean muy amigables. Los wyverns de aquí son diferentes a los que viven en Bern o a los que han sido domados como monturas, así que en realidad tu reacción es normal. Además, hay algunos por aquí que han hecho… bueno, dejémoslo en que es preferible no encontrárselos. — Se excusó un poco, no queriéndole contar cosas que le resultaban macabras y tristes para no asustarle. Aquello le hizo pensar en la muerte de sus padres, aunque adoptivos, pero padres al fin y al cabo. Aquel macho era muy poco visto por los alrededores, pero hasta a él le inspiraba cierto terror. — Pero por eso estoy yo aquí y soy un Pastor. Para hacer que tú y todos no tengan ningún problema para vivir aquí. Y Elysia es fantástica, te gustará. Así que… si le dieras una pequeña oportunidad, estoy seguro de que será el mejor sitio en donde hayas estado nunca.

Sorey amaba a su hogar y a su gente. Era bastante evidente, pero ahora tenía un pequeño motivo más, desde luego. Solo que él no se había dado cuenta todavía, y seguiría así durante bastante tiempo, conociendo al castaño.

Bien… —Susurró aquello, cuando Luz le dio la mano al final, acercándose en el acto. — No hay de qué. —Soltó una pequeña risita con alegría y la sensación de apretón en su mano junto a la sonrisa contraria le hizo sentir algo extraño en el pecho. Pero no le hizo mucho caso a la sensación, porque… no era el momento. O eso pensó.

Sin soltarle, hizo que Mikleo estuviese quieto por unos instantes y montó en la criatura con una simpleza y facilidad apabullante. El dragón no tenía armadura ni protecciones, ni menos una silla que sirviera de montura. A simple vista podía parecer algo incómodo, junto al hecho de que Sorey no daba el pego en absoluto de un jinete, pero tenía más habilidad que cualquier entrenamiento que pudieran haberle dado. Era como… natural.— Siéntate detrás. Será un poco extraño al principio, la sensación, si no has volado antes, pero así no te dará tanta impresión.  —Mikleo hizo un pequeño movimiento al notar al segundo jinete sobre él, no acostumbrado, pero Sorey le acarició la base del cuello para calmarle.— ¡Tienes que portarte bien, Mik! —Sonó a reprimenda, pero la voz de Sorey siempre era suave y cariñosa. Igual que la que le dirigió a su acompañante.— Listo cuando tú lo estés.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Luzrov Rulay el Mar Mar 22, 2016 6:05 pm

Entendía que los wyverns fueran diferentes que en Bern,porque Sorey ya le había dicho que en Elysia convivían con ellos mientras que sabia que en el país vecino eran entrenadas y usadas como montura. Era normal que con diferentes modos de vida actuasen distinto,a pesar de que fuesen la misma criatura.Aunque agradecía el que no le diesen mas información por el momento,aquella frase dejada al aire no auguraba nada bueno . Y realmente quería disfrutar del pueblo ,con wyverns incluidos,y estaba seguro de que había ciertas cosas que no necesitaba saber para ello. O que era mejor que no supiera para que no le creasen prejuicios y temores innecesarios.

-Parece una gran responsabilidad con la que cargar,y mas siendo tan joven.

Parecía un trabajo duro,no solo por el hecho de que debía proteger esa convivencia que habían creado con las bestias.Si no que por las palabras ajenas parecía que la imagen del Pastor eran también alguien importante en la aldea,un símbolo y ejemplo para otros. Y eso podía crear una presión enorme. Lo sabia,y lo había visto,cuanta mas responsabilidad menos libertad se tenia y mas se aislaba uno. No parecía ser el caso de Sorey,pues desde el primer instante parecía que era mucho mas social que el mismo. Pero en esos casos ,la gente como Sorey solía guardárselo todo para si mismo. O así lo juzgo el priest,a pesar de que no le gustaba juzgar a nadie de antemano.

-Sorey...yo estoy aquí para ayudar a todos los que pueda. Es mi trabajo porque yo quiero que lo sea.Por eso si alguna vez necesitas mi ayuda,aunque solo sea para que alguien te escuche,puedes contar conmigo....Tengo la sensación de que ser Pastor es una carga demasiado pesada para una sola persona...

No tenia demasiada información para dar eso por echo,y no deberia ofrecerse cuando no sabia si lo necesitarían o no. Aun así,quería decirlo y no era la clase de persona que se guardase mucho sus ideas o pensamientos. En ocasiones lo intentaba,en otras ocasiones ni se molestaba...a pesar de que aquello le traía problemas.

-Elysia...me gusta. Son todos muy amables y parece un lugar que estar permanentemente rodeado de calidez...

El wyvern era mas impresionante de cerca,y tocarlo le producía aun algo de temor,por no hablar el montarse en el. Pero Sorey le sonreía con alegría,como si nada sucediese,e incluso confiaba en el para que se montase en Mikleo,con el cual era claro que tenia una relación bastante estrecha. No pudo negarse y tampoco quería.

Trago saliva e se dispuso a montar,siendo aquello mucho mas complicado de lo que el joven a su lado había mostrado.Se había subido con tanta facilidad,mientras que el priest ni siquiera sabia donde agarrarse al estar la criatura sin silla ni complemento alguno.Tener el báculo,el cual no pensaba soltar,sujeto a una de sus manos no ayudaba a que aquello fuese mas fácil. Tardo un rato,o lo que a el le pareció un rato,en subir.Y cuando se estaba acomodando,con la respiración levemente agitada y las mejillas ligeramente sonrojadas,el wyvern se movió. Por instintos llevo la mano libre a la espalda contraria,aferrándose a la ropas de Sorey,mientras su corazón parecía que quería salirse de su pecho por el susto. Esperaba que se moviese pero no tan...rápido? Repentino?

Tardo unos instantes en calmarse,con la mano aun en la espalda ajena y los ojos cerrados.Tomando aire. Cuando los abrió bajo su vista,y fue cuando lo vio por primera vez. Lo vio de cerca y se percato realmente de los detalles. Poco a poco soltó la mano aferrada a los ropajes ajenos,y la bajo hasta su costado,posandola sobre las escamas de Mikleo,pasando por sobre las mismas en apenas un roce. El tacto era mas agradable de lo que hubiese imaginado,aunque seguía siendo algo duro,brusco,pero lo que llamo la atención e hizo que bajase su mano sin temor fue otro motivo.El color. Las escamas eran blancas,pero no un blanco puro,un blanco azulado que dependiendo como le diese la luz tomaba una tonalidad u otra. Como no se había fijado antes? Seria por el ligero temor que aun portaba en el? Porque no se había acercado tanto? No importaba,lo cierto era que verlo de cerca era increíble,era...

-Mikleo...es precioso...

Salio de su ensimismamiento cuando el otro hablo de nuevo,mostrando que lo esperaría a el. Cierto iba a volar,y tenia que prepararse.Tenia que...sujetarse a algo,pues Sorey estaría acostumbrado a ello y no necesitaría silla para no caerse pero en su caso...estaba seguro de que necesitaba sujetarse a algo. O en ese caso a alguien. Observo la espalda ajena y el báculo en sus mano repetidamente,sonrojándose ligeramente e intentando descubrir la mejor manera de sujetarse llevando aun su objeto en la mano. Habia una manera que...

-Yo..con permiso...

Se acerco un poco mas a Sorey,pegándose a el.La mano que sujetaba el báculo rodeo la cintura del joven hasta que el objetos estuvo delante del abdomen ajeno. Puesto de forma horizontal. Luz se aferro al báculo,rodeándose de cierta manera la cadera ajena con sus brazos y quedando Sorey atrapado.Con el báculo del priest frente a el y el cuerpo del albino a sus espaldas. Se aferro al objeto con fuerza. Cerro los ojos,respiro un par de veces y los abrió de nuevo. Estaba nervioso otra vez,no era usual que estuviese tan nervioso ,no en un mismo día.

-Si así esta bien,si no te molesta o incomoda,creo que estoy listo.

Si,estaba sujeto y de cierta manera parecía haberse mentalizado... o eso esperaba.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [2]
Tomo de luz [2]
Vulnerary [3]
Tónico de defensa [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
142


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22, 2016 11:06 pm

¿Responsabilidad? Aunque no lo pareciese, lo cierto es que se quedó pensando en ello. Desde muy pequeño había admirado a los Pastores de su familia; su abuelo lo había sido durante muchos años, y luego su padre, junto a su madre, también asumieron el cargo después. La tradición contaba como los Pastores que habían fundado Elysia podían comunicarse con wyverns del tamaño de auténticos dragones, siendo puros de corazón, capaces de transmitir esto a las bestias que comenzaron a ser los guardianes de la aldea, protegiendo sus tierras y sus gentes. Claro que, solo habían sido historias de su infancia. En la práctica, un buen Pastor era aquel que era capaz de salvaguardar a los wyverns al mismo tiempo que tenía la habilidad de controlarlos. Era una especie de protector del pueblo, y su trabajo era ayudar a cualquiera que le necesitase. ¿Si era duro? Sorey nunca se había parado a pensarlo, es lo que había querido siempre, desde niño, convencido de que aquello era lo que el destino tenía deparado para él desde que nació. Así que quizá si que lo fuese, pero el castaño nunca lo había pensado de aquella forma.

A veces ha sido… duro. —Confesó sin mirarle, con una pequeña sonrisa sincera, aunque algo triste. No en todo había sido capaz de ayudar, disputas entre la gente, ataques fortuitos en las planicies, no consiguiendo traer las medicinas pertinentes para una pequeña a tiempo… eso le acababa haciendo mella por dentro, poco a poco.— Pero, ¿sabes? Escucharte decir eso me hace sentir mejor. Porque hasta ahora, siempre he pensado que tengo que ser el apoyo de todo aquel que lo necesite. Y me gusta serlo, creo realmente que es para lo que he nacido, pero nunca antes he pensado que necesitase ese mismo apoyo para mí mismo. —Hizo una pequeña pausa y entonces le miró. Tenía de nuevo esa mirada afable y suave en sus ojos verdes. Era una de las características que más llamaban la atención de Sorey.— Y ahora… tú estás aquí. —Soltó una pequeña risita alegre.— Me gustaría mucho que tú seas ese apoyo, pero luego no te quejes si voy a buscarte.. —Porque era totalmente capaz, y no a horas considerables.— ...Gracias. “Tú y yo nos parecemos bastante y a la vez, en nada.” Y por algún motivo aquello le gustaba mucho.

Un sentimiento de pequeño orgullo y alegría le inundó el pecho cuando le escuchó decir lo que pensaba sobre Elysia. Para Sorey, aquel siempre había sido su hogar, y le había dado lástima siempre eso de que no viniese gente nueva. Entendía por qué no era un lugar de paso, pero siempre que iba a los pueblos y aldeas cercanas (que estaban bastante lejos, en realidad) le encantaba ver tantas tiendas, posadas y gente en sus calles y plazas. De ahí a que se hubiese mostrado tan ilusionado la noche anterior con la noticia de la llegada del clérigo.

Aunque quizá se había precipitado un poco en eso de que montasen en Mikleo y le enseñase el pueblo de esa forma. No estaba impaciente por ello, y además pensaba que era normal, tras haberlo visto sorprendido y algo miedoso, que le costase subir sobre el wyvern. Pero por ello, el castaño esperó a que se colocase como mejor se encontrase, a pesar de que regañó un poco a Mikleo cuando se movió algo quejicoso por el peso extra que no llevaba nunca. O quizá porque era la primera persona, tras Sorey, que montaba sobre su lomo. Sorey trató de decirle a través de su caricia que no tenía que preocuparse de ello y que quería que se llevasen bien. El wyvern solía mostrarse algo serio la mayoría de las veces y nunca parecía tomar iniciativa propia cuando Sorey lo utilizaba de montura. Incluso sabía que podía llegar a ser algo quisquilloso con la gente, pero era un buen amigo y compañero, y en ese mismo instante estaba demostrando que confiaba lo suficiente en Sorey como para dejar que alguien que no conocía subiese a su lomo. El jinete estaba orgulloso de su amigo.

¿E-eh? —Al principio no sabía bien lo que Luz había dicho porque se había distraído un poco (bastante) con eso de que se aferrase a él tan fuerte, pegándose a su espalda. Le había pillado desprevenido y si era sincero, se había quedado muy quieto y con cara de circunstancias, sin saber qué hacer. Cara que agradecía que Luz no hubiese visto. Pero instantes después reconoció que era realmente lo que el chico había visto y suspiró un poco, más calmado.— Ah, ¿Mikleo? Creo que le ha gustado escuchar eso. —Aunque no lo pareciera, y solo hubiera soltado un pequeño sonido gutural.— Y ahora que lo dices… los dos os parecéis bastante, sí.

…Vale, no había pensado detenidamente que podía significar su frase. Pero ya estaba dicha. Pero pensó que eso no era lo único que le hizo sonrojar del momento.

El báculo del chico se le vio impuesto delante de él, mientras el cuerpo contrario se pegaba al suyo propio y agarraba al objeto con fuerza, quedando Sorey entre este y Luz. Suponía que era una forma para sentirse más seguro durante el vuelo, según lo que le dijo después, pero el castaño no pudo evitar volver a poner ese gesto que siempre ponía cuando intentaba disimular y le miró a duras penas por encima del hombro, para volverá hablarle.— T-tranquilo. Si así te sientes mejor, no hay ningún problema… ¡Bien! Vamos allá.— Y como Mikleo no tenía rienda alguna, lo que hizo Sorey para alzar el vuelo fue dar un par de golpecito con la mano en un lateral del cuello a la bestia, y Mikleo, en seguida, batió las alas con un impulso fuerte haciendo que sus patas se despegasen del suelo, para segundos después volver a batirlas y ganar altura con una rapidez considerable, levantando sin poder evitarlo la misma nube de polvo que cuando había aterrizado anteriormente.

Fue así como empezó a volar sobre un par unos metros más arriba de las copas de los árboles cercanos, ganando en vistas lo que habían perdido en estabilidad terrestre. Eso era algo que no quería que Luz se perdiese.

¡Abre los ojos, Luz! —Porque estaba seguro de que los tenía cerrados.— ¡Merecerá la pena!
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Luzrov Rulay el Miér Mar 23, 2016 11:28 am

Realmente no sabia como tomarse dicha comparación. No es como si nunca le hubiesen dicho algo sobre su aspecto físico,su padre siempre le recordaba lo mucho que se parecía a su madre y en mas de una ocasión habían alabado su cabello y rostros. Aunque desde su punto de vista que le dijesen que tenia rasgos finos y facciones delicadas no era ningún alago. Aun así nunca lo habían comparado con un animal,menos con un wyvern. Era algo extraño,mas aun sabiendo que por la manera en la que Sorey lo dijo no era malintencionado. Ni un insulto ni una mofa...se preguntaba el porque de ello. Si realmente era algo bueno de escuchar y como debía reaccionar. Mas entonces su mirada bajo de nuevo a las escamas bajo su cuerpo y creyó comprenderlo. Una pequeña y suave risa escapo a pesar de que intento contenerla al darse cuenta del descubrimiento. No sabia si Sorey era muy observador,muy simple o solamente había pasado demasiado tiempo con Mikleo.

-Nos parecemos por el color?

El color de las escamas del wyvern eran tan similares al de su propio cabello que podría asustar un poco. Su pelo era de un extraño color azulado tan pálido que en muchas ocasiones parecía blanco,aunque las puntas del mismo se oscurecían haciendo que su pelo fuese de dos colores.Algo similar ocurría con las escamas,solo que desde sus ojos violetas el color de la criatura era mas hermoso. No se había percatado aun que también compartían el color de sus ojos,pues había estado pensando en otras cosas nada mas verlo como para fijarse en sus ojos precisamente.

El despegue de la criatura se le hizo mas eterno de lo que debería,producto de la impaciencia y de la expectación. El primer impulso,el que hizo que Mikleo se separase del suelo,hizo que Luz sujetase con aun mas fuerza el báculo y se acercase mas a la espalda de Sorey. El segundo,el que uso para ganar altura,hicieron que el joven clérigo cerrase los ojos con fuerza y apoyase su frente en la espalda del pastor. Apretó también los labios sin pretenderlo.

Iba mas rápido que lo esperado,y a pesar de que sus pies habían dejado de tocar el suelo en cuanto se subió al wyvern hasta que el mismo no se separo de la tierra no se sintió inseguro. Tenia un cuerpo mucho mas grande que el debajo suyo,y otro al que sujetarse y aferrarse delante de el. Cosa que le tranquilizo una vez que la criatura termino su ascenso y su estomago volvió a normalizarse tras el brinco que había dado ante tal acción. La presencia de Sorey era cálida y transmitía paz y tranquilidad,no sabia si era por ser el propio joven quien era,si producto de su trabajo de pastor o por el echo de que no tenia nada mas a lo que sujetarse allí arriba. Pero no importaba,estaba mejor una vez que alcanzaron cierta altura y el wyvern dejo el descenso para simplemente volar. Pero aun así aun no abría los ojos,como si el solo abrirlos volviese a inundarle de nervios o temor.

No los abrió hasta que Sorey le pidió que lo hiciera. No puedo evitar fruncir el ceño,curioso con el otro joven y un tanto molesto con si mismo.

-Como sabias que los tenia cerrados?

Abrió los ojos y al no ver suelo frente a el no pudo evitar que el estomago se le revolviese de nuevo,aunque solo hubiese sido por una fracción de segundos. Si hubiese podido se hubiese pegado mas a Sorey,pero a esas alturas era difícil. Tardo un par de minutos en acostumbrarse a no tener nada debajo de su persona,en atreverse a dirigir la mirada hacia abajo. Y entonces todos los temores y nervios previos desaparecieron y su mirada no pudo despegarse del paisaje que se abría ante sus ojos.

-Impresionante....

Era la primera vez que volaba,nunca había conocido a ningún wyvern con anterioridad ni ningún pegaso. Hasta ese momento no había tenido la ocasión de despegarse de la tierra,por lo que el poder observarlo todo desde las alturas ya era algo nuevo y maravilloso. Pero lo era aun mas observar Elysia. Un maravilloso mar verde en todas las direcciones,las casas de curiosas estructuras salpicando dicho paisaje,vistas desde arriba como círculos o esferas de formas perfectas. Las rocas,los desniveles,los arboles que se extendían por el lugar...no eran elementos nuevos,pero siendo observados desde arriba,de esa distancia y perspectiva nueva,lo parecían. Por momento parecía que no estaba en el mismo lugar en el que se encontraba minutos atrás si no en uno completamente nuevo y bello.

-Elysia es preciosa...

Totalmente tranquilo y sin temor alguno,había ladeado ligeramente su cabeza,para ver por un costado de el mismo y de Sorey el paisaje.Apoyo la cabeza ligeramente en la espalda ajena cuando alzo la vista,no solo para centrarse en el suelo si no en el cielo que se extendía ante ello. No era como si estuviesen mas cerca pues la altura tomada no era tanta.Pero tener el cielo no solo frente y sobre el si no también bajo sus pies ,eso si era nuevo. Una parte de el quería extender una de sus manos,pero no lo hizo,pues aunque estuviera mas tranquilo temía desestabilizar su agarre de esa manera.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [2]
Tomo de luz [2]
Vulnerary [3]
Tónico de defensa [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
142


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 23, 2016 1:18 pm

Por su parte, no pudo evitar ponerse algo rojo cuando escuchó reír a Luzrov tras de él después de lo que le había dicho, sobre que Mikleo y él se parecían. ¿Lo había encontrado gracioso? ¿O quizás demasiado tonto? Aunque prefería eso a que se hubiese mostrado desagradado o enfadado por ser comparado con un wyvern. Sorey sabía que no todo el mundo los consideraba criaturas excepcionales. — Bueno, ¡sí! —Él también se rió un poco, aunque en realidad lo había dicho en referencia a lo de que era hermoso. Era la primera palabra que le había venido a la mente al castaño cuando había visto por primera vez a Luz, como también consideraba de la misma manera a Mikleo. Eran gráciles, sus colores bajo el sol parecían brillar y él no podía quitarles la vista de encima… Aunque, bueno, el wyvern era más grande que el clérigo, ahí había ya bastante diferencia. — Es curioso, ¿no crees? He estado con Mikleo desde que era tan solo una cría recién nacida, de eso ya hace muchos, muchos años. Desde que yo era pequeño. Normalmente los Pastores no han usado nunca a los wyverns como monturas, pero Mikleo nunca quiso separarse de mí, y bueno… Al final terminó ayudándome en mis tareas. Es un gran amigo. —Cuando hablaba del wyvern siempre le inundaba una gran calidez y se le notaba en el tono de voz. — Y verte a ti ahora es como verle a él. Pero mejor, porque cuando le entran ganas de jugar siempre me llevo algún que otro zarpazo.

Al final, el chico acabó soltando una pequeña risa despreocupada ante ese tema. Eran cosas que no le importaban y ya estaba más que acostumbrado a ello.

Cuando comenzaron a despegar, notó como Luz no estaba para nada tranquilo. Sorey ya se lo había imaginado pero aún seguía sintiéndose ligeramente mal por ello, y esperaba que se le pasase pronto. Estaba seguro de que una vez observase lo que él observaba todos los días allí, acabaría viéndose tan enamorado de donde iba a vivir a partir de ahora como lo estaba el castaño. Aunque a Sorey se le hacía algo difícil seguir pensando en ello mientras notaba el cuerpo ajeno tan pegado al suyo propio. Nunca había montado con nadie antes, eso era solo cosa suya, ni siquiera propiamente de los Shepherd… aunque también tenía la certeza que todo aquel nerviosismo y el calor ligero que notaba en las mejillas no era precisamente porque simplemente fuese alguien de él y lo estuviese agarrando. Empezaba a pensar que el clérigo tenía cierta influencia extraña en él.

Pero en cuanto Mikleo estabilizó el vuelo y comenzó casi a planear unos metros por encima de las copas de los árboles, pudo sentirse más aliviado. Luz seguía agarrándose a él, pero no con tanta fuerza. Fue en ese momento en el que supo que había abierto los ojos y estaba viendo el escenario frente a él. — ¡Simplemente lo sabía! —Gritó un poco por encima del ruido que provocaba el viento y el batir de las alas del wyvern.

Un manto verde brillante se extendía bajo ellos hasta que acababa desapareciendo abruptamente en los grandes acantilados de las motañas rocosas de la frontera entre Lycia y Bern, y justo en aquel punto, el verde se entremezclaba con el azul puro del cielo y las nubes níveas que lo moteaban y adoptaban formas tan diversas como uno quisiera imaginarse. El sol brillaba en lo más alto de la esfera celeste y sus rayos se colaban entre estas formas, dando pequeños claros sobre los árboles y las planicies. Y al fondo de la escena, hasta donde la vista podía alcanzar, se alzaban majestuosamente las montañas más cercanas y más altas. La aldea de Elysia, junto a sus cultivos y sus pequeños animales, no representaban casi ni el 5% de lo que existía en todo aquel vasto espacio. Realmente era un pueblo pequeño, con poca gente y poco movimiento, pero encajaba perfectamente en todo el escenario. El bosque cercano, algún que otro wyvern que se divisaba volando en la lejanía, la puerta que daba paso al terreno del poblado… Para Sorey, todo aquello representaba su hogar. Donde había crecido.

Toda la naturaleza, las criaturas y las sensaciones que le hacían sentir…— Quería compartir todo esto contigo.

Esa vez, casi fue un susurro, tras lo que Luz había formulado. El sonido del aire había cesado y ahora, sobre Mikleo, era como si estuvieran suspendidos en el aire, lejanos y ajenos a todo lo que pudiera estar pasando en el mundo, solo siendo observadores. Sorey se levantaba cada mañana para ver todo eso y sentirse de esa forma.
Al final, se ladeó un poco tras ver como el clérigo se asomaba a ver lo que había bajo sus pies, y le sonrió ampliamente, sin decirle nada. Pensaba que no hacía falta alguna. Todo aquello hablaba por él. Tras unos instantes que él quiso que fueran eternos, el animal terminó descendiendo poco a poco, hasta una colina que terminaba algo escarpada, pero suficientemente grande como para que el animal pudiera posarse sobre ella y aterrizar de la forma más suave posible. Mikleo era capaz incluso de posarse sobre el agua y ser capaz de no alterarla en lo más mínimo.

Buen chico, gracias… —Agradeció a su amigo y luego lo acarició de nuevo en la base del cuello. — ¿Luz? —Llamó también al chico, para saber cómo se encontraba.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Luzrov Rulay el Miér Mar 23, 2016 4:45 pm

Le resultaba curioso el echo de que los Pastores no usasen a los wyvern de monturas.Puede que eso fuese por el simple echo de que los únicos humanos que conocía que estableciesen algún vinculo con dichas criaturas eran aquellos dispuestos a usarlas como monturas después. Aunque era un conocimiento meramente teórico,así que no debería sorprender que no fuese así. Y sin embargo le resultaba curioso,pues de alguna manera el realizar el trabajo de Pastor era algo que a ojos del clérigo seria mas fácil si se estableciese un vinculo entre jinete y vywern,pues solían ser vínculos mas fuertes que el de la simple convivencia. Pero parecía que eso no era necesario en Elysia,que el simple echo de amar esas tierras y cuidarse mutuamente era suficiente. Una parte de el sentia cierta envidia por el joven castaño,envidia sana. Realmente era una aldea maravillosa,no necesitaba mas tiempo para asegurarse de ello. Y para alguien que llevaba tantos años sin algo a lo que llamar hogar y siendo trasladado de un poblado a otro...aunque realmente su objetivo no fuese ese,y aunque no lo necesitase,en cierta manera el también ansiaba un lugar como aquel. Esperaba que Sorey tuviese razón y acabase llamando hogar a ese lugar,durante mucho tiempo...

-Pero tu mismo lo has dicho. Mikeo es tu amigo,no tu montura. Deja que vueles por el por la amistad que habéis tenido desde hace años no porque lo hayas entrenado para ello...La diferencia que hay contigo y el resto de los Pastores no es que tengas una montura,si no que tienes un vinculo mas estrecho con un wyvern de lo que nadie a tenido...

Eso era algo que se sabia a simple vista,no necesitaba mas tiempo para comprobarlo.Y aunque se acababan de conocer y otros en su lugar no hubiesen expresado tan libremente su opinión,o simplemente no se hubiesen atrevido a opinar por miedo a equivocarse,a Luz no le importaba. Era sincero y directo,y algo dentro de el le decía que el otro no se molestaría con el por ello.

Dejo escapar una leve risa

-Y quien te a dicho a ti que a mi no me gusta dar zarpazos cuando juego? Ademas no estas siendo justo con Mikleo...a el lo conoces mas,lo quieres mas...a mi acabas de conocerme...no creo que verme a mi sea mejor que verlo a el...

En ocasiones el clérigo tenia muy poco amor propio. Porque no era necesario quererse a si mismo ,no cuando su objetivo en la vida era darse a los demás. Y porque llevaba muchos años sin ser querido y apreciado,recibiendo solo odio y desprecio. Eran cosas que aunque uno no fuese consciente y aunque no lo quisiera se quedaban grabadas dentro

A pesar de haber dejado atrás la aldea,siendo el objetivo principal mostrarle la misma,a Luz no podía importarle menos. Cuanto mas tiempo pasaba mas maravilloso le parecía eso que sus ojos captaban y mas tiempo quería permanecer en el aire. Entendía,en esos momentos porque Sorey había deseado mostrarle todo aquello,llevarlo a las alturas y mostrarle la belleza de Lycia desde el cielo. Y tan cercano como estaban,el susurro ajeno llego a sus oídos. Sonrió,una sonrisa amplia y sincera,de todo corazón.

-Muchas gracias,por mostrarme todo esto,por hacerme montar... Es la primera vez que alguien me lleva al cielo.


Dejo escapar una pequeña risa ante el ultimo comentario. Recordaba el supuesto ascenso de la santa Elimine en la torre,y el como mas de un sacerdote diría que en esas circunstancias uno era mas cercano a la santa. Pero Luz no creía que Elimine fuese mas que una simple mujer,con sus méritos y logros pero una mortal,y aquello no podía importarle mas. Solo disfrutaba del paisaje y del aire que los rodeaba.Hasta que Mikleo descendió.

Cerro los ojos durante el descenso,mas que nada siendo esta una acción involuntaria pues esta vez si que estaba tranquilo.Los abrió al ser llamado

-Estoy perfectamente. Muchas gracias por llevarme Mikleo

Todo temor que hubiese podido tener sobre la criatura se había desvanecido por completo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [2]
Tomo de luz [2]
Vulnerary [3]
Tónico de defensa [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
142


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 23, 2016 10:55 pm

En realidad, ahora que escuchaba detenidamente a Luzrov, pensaba que tenía razón. Los Pastores anteriores a él se habían convertido en ello para poder cuidar a lo que representaba toda Elysia, incluidos a los desprotegidos wyverns. Su tarea siempre había sido defenderlos de crueles domadores y terribles cazadores, para que el equilibrio de sus tierras no se viese afectado. El que Sorey utilizase de montura a Mikleo era algo totalmente cosa suya, y a su abuelo al principio no pareció que le supiese a buena idea, puesto que aquello siempre había representado un sometimiento a las bestias que ellos siempre habían defendido. Pero con tan solo ver al wyvern y lo poco que se separaba del castaño, era más que entendible que aquel no era en absoluto el caso. Era como había dicho Luz, era más bien una amistad.

Creo que entiendes mejor la  situación que otra gente que vive aquí, Luz. —Él tampoco se calló nada, porque no veía que razón había para ello.— A mi me parece que tienes un don para ver a través de mí o algo. —Aunque estaba seguro de que no era solo por Sorey y tampoco era tanto como un don, la verdad. Pero si pensaba que Luz era algo… especial. En el buen sentido, claro. — ¿Ah? Espera, espera ¿por qué te estás riendo? —Se le vio un poco despistado por un momento, pero la frase de a continuación le hizo que reaccionase algo más exagerado de lo que normalmente haría. — Y-yo no quería decir algo así. —La imagen que se formó fue un tanto extraña. Quizá con un punto divertido y… algo más, en lo que no debía de pensar de momento. — ¡Solo me ha parecido curioso! Y no te creas. Mikleo puede llegar a ser muy quisquilloso y cabezota a veces. Yo le quiero pero la adolescencia le esa volviendo algo rebelde. —Hizo un pequeño aspaviento con la mano, mientras exageraba lo que le decía. Al final acabó siento un poco. — Me gusta hablar contigo, es divertido. Eso me sobra. A no ser que empieces a darme zarpazos de verdad.

Pero dejó las bromas para un poco más tarde, porque la frase del clérigo hizo que en su pecho saltase algo que no le era desconocido pero si sorpresivo, y no pudo evitar pensar que aquellas palabras las recordaría, lo que él pensaba, siempre.

Al cielo… —Sonrió de forma algo avergonzada, pero le gustaba como sonaba aquello.— …Te llevaré todas las veces que quieras llegar a él de nuevo.

A pesar de que le había dicho que le iba a enseñar Elysia, esta no era lo suficientemente grande como para demorarse mucho en ella. Desde allí arriba podía verse las cosas realmente importantes como la casa de los Shepherd, la iglesia, la explanada verde que hacía un poco de encuentro común para sus habitantes. Algunos cultivos más allá, y la gran puerta, o casi un arco, que marcaba la salida del pueblo para seguir un camino de tierra al bosque cercano. Lo que de verdad era interesante para Sorey eran aquellas vistas, y algunos lugares más que ya le iría enseñando a Luz. Pero de momento, donde habían parado era uno de los favoritos del castaño. Estaba lo suficientemente elevado como para poder observar desde el pequeño escarpado toda lo que se habría ante ellos, Lycia misma, sin la huella del hombre. Allí se pasaba horas sentado, observando el cielo y a los wyverns que a veces decidían pasearse frente a su vista, una vez el Pastor tenía algo de tiempo libre.

Cuando Mikleo se quedó quieto sobre la verde hierba y replegó ligeramente las alas, Sorey fue el primero en desmontar, con toda la seguridad del mundo, para ayudar luego al albino a bajar si necesitaba ayuda. Y mientras, por su parte, Mikleo dejó salir otro sonido, pero esta vez incluso se atrevió a darle un pequeño golpecito con el morro al chico, cuando se decidió bajar de su lomo. — Creo que no quiere que se lo agradezcas. Ya te he dicho que es un poco difícil a veces, pero le gustas. Su pequeño empujón cariñoso le delata. —Miró a su amigo con confidencia y este pareció ofenderse un poco, porque volvió a alzar el vuelo, esta vez de una forma algo brusca para demostrar su descontento a lo que había dicho Sorey. Era casi como si hablasen de verdad. El castaño le despidió con una mano y no se preocupó de su marcha. Se quedaría cerca para cuando volviese a necesitarle de nuevo.

Bueno… te he hablado mucho de mí ya, ¿no? ¿Qué tal si me hablas un poco de ti? —Le comentó con algo de genuina curiosidad, a la par que terminaba sentado en el suelo, con las piernas cruzadas.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Luzrov Rulay el Jue Mar 24, 2016 9:36 am

No creia que realmente tuviese un don para ver a traves de la gente. Habia viajado por muchos sitios y visto demasiadas cosas y conocido a muchísima gente, y uno inconscientemente comenzar a observar con atención,captando los detalles. Pero era mucho mas simple que eso.

-A veces las cosas se ven mas claras desde fuera,se tiene una visión mas objetiva del asunto. Ademas...es por ti.Eres muy transparente.

Con el poco tiempo que llevaba conociéndolo había descubierto que el otro era amable y sincero,que le costaba ocultar sus pensamientos y emociones.Luz llevaba toda la mañana queriendo ocultar sus nervios mientras que su acompañante era evidente cuando era atacado por los mismos,adoptaba una actitud que si bien no le resultaba rara al clérigo era...divertida,adorable de cierta manera. Aunque tuvo que verlo nervioso un par de veces para llegar a esa conclusión. Era transparente,como había dicho.

Aquello no era malo,solo había que tener cuidado para que otros no pudieran aprovecharse de esa característica suya. Se preocupo un poco ante el pensamiento de que otros pudiesen aprovecharse de Sorey por ello,pero visto lo feliz que era y lo orgulloso que estaba de su aldea dudaba que fuese el caso.

No pudo evitar volver a reír ante el comentario sobre la adolescencia del wyvern. Nunca había pensado que a dichas criaturas también podía clasificarles con esas fases,solo había pensado en crías y adultos.Pero un wyvern adolescente no había entrado nunca en sus pensamientos, y menos en la fase rebelde por la que muchos humanos pasaban a dicha edad.

-No sabia que los wyvern tenían una adolescencia rebelde, no me digas que tiene las hormonas alteradas?

Hizo una breve pausa,sin abandonar la sonrisa que la risa le había provocado.

-Y tu? También estas en la fase rebelde o has saltado directamente a ser un padre preocupado?

Hablaba de Mikleo de forma tan familiar,y ese comentario sobre su rebeldía,no pudo evitar el pensamiento de que sonaba como a un padre o un hermano mayor de la criatura.

Se quedo pensativo ante algunas de las palabras de Sorey. Le gustaba hablar,aunque no lo parecía no era del tipo de personas que se queda callada. Cuando la situación lo requería,como la presentación de esa mañana,solo emitía las palabras necesarias. Pero ahora no se estaba presentando ante el jefe de la aldea,ni tenia que ser formal o guardar silencio. Podía hablar todo lo que quisiera,mantener las conversaciones que le gustaba mantener,pero nunca pensó que hablar con el era divertido. No podía dar mucho tema de conversación,a su parecer,y los asuntos de los que mas conocimiento tenia eran religión y artes sanatorias. Comparado con el Sorey parecía muchísimo mas divertido.

No pudo evitar sonrojarse ligeramente cuando el otro le dijo que lo llevaría a volar cuando quisiera.No sabia porque pero sonaba...especial. Quizás porque Mikleo era especia para el y de cierta manera el que le permitiese montar en el no solo una si no en varias ocasiones no parecía algo normal. El primer vuelo era para guiarle y mostrarle todo,pero dejarle volar mas implicaba que no tenia porque tener un motivo real para hacerlo. Y sonaba bien...especial...

Bajar fue mas fácil que subir,y mas fácil fue cuando el otro le ayudo a hacerlo. Pues el objeto en su mano era todo un inconveniente para ello. Habia resultado ser útil en cierta manera a la hora de sujetarse,pero la próxima vez que tuviese que montar en Mikleo se aseguraría de dejarlo a buen recaudo ,a pesar de que no le gustaba separarse del objeto,de que se sentía en cierta manera inútil y desprotegido sin el. Pero no era nada útil para montar y desmontar del wyvern.

Sonrió con suavidad al sentir el pequeño empujón, suave, mostrando que el wyvern realmente controlaba su fuerza y sabia interactuar con humanos. Agradarle era...le hacia sonreír,le alegraba muchísimo. Aunque aun no tena la confianza como para tocar a Mikleo y devolverle la caricia,o el golpe,tal y como Sorey hacia.

-Pero yo realmente quería agradecerle.


El también se sentó en el suelo,frente a Sorey,piernas cruzadas con elegancia y el báculo posado sobre las mismas. Realmente solo estaban hablando del joven frente a el? La conversación había sido amena y muy divertida,así que no había reparado en ello hasta que el otro lo dijo. No es que no quisiera hablar de el,simplemente no creía que su vida hubiese sido lo suficientemente interesante como para entablar una conversación sobre la misma. Pero no le importaba hablar de ella y ocultar información sobre el no era su propósito.

-Bueno,la vida de un clérigo no es muy interesante que digamos... nos limitamos a cumplir nuestras funciones como parte de la iglesia y a ayudar a otros. En mi caso llevo siendo parte de la orden de Elimine desde muy joven,y aun antes de formar parte de ella ya me estaban siendo inculcadas sus enseñanzas,mis padres lo hicieron. He estado estudiando mucho sobre ello y sobre las artes de sanación...aunque lo cierto es que aun tengo mucho que aprender sobre esto

Sus poderes aun no se habían desarrollado lo suficiente,no tenia la habilidad necesaria para ser de mucha ayuda,ni para sanar heridas como sus padres hacían.

-Aunque,si puedo encargarme de heridas no muy graves,por eso si alguna vez lo necesitas no dudes en venir a mi.

Que mas podia contarle?

-No se que mas decir.He viajado mucho,antes y después de unirme a la iglesia...por distintas aldeas. Elysia no es el primer lugar al que vengo para asistir al sacerdote del templo solo...

No quería hablar en esos momentos del porque de sus viajes,aunque puede que algún día le contase sobre ello. No quería llenarse de pesimismo,en esos momentos solo quería...

-Solo...espero que no me hagan viajar mas...es un lugar demasiado agradable.

Le gustaría tener por una vez un hogar,que no le echasen del mismo.Era tanto pedir?
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [2]
Tomo de luz [2]
Vulnerary [3]
Tónico de defensa [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
142


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 24, 2016 6:33 pm

Por alguna razón, el hecho de que le dijese que era “transparente” le resultó cuanto menos, gracioso. Por eso no pudo evitar poner una pequeña sonrisilla. Su abuelo alguna vez que otra le había dicho algo parecido, cuando había querido intentar ocultarle alguna travesura que había hecho o un acto espontaneo que su abuelo, claramente, le había dicho anteriormente que no hiciera. Pero es que no podía evitarlo, simplemente era así. Después de todo, Sorey no tenía mucho que esconder y no tenía secretos oscuros que nadie debía de saber. Excepto cuando debía de fingir o mentir en alguna ocasión que le requiriese mucho… Ese esos casos, era el peor actor del mundo. De que nunca le cogerían en un teatro o feria ambulante, estaba seguro. Por eso prefería seguir dedicándose a los wyverns.

Claro que sí, todo ser tiene una etapa rebelde, en más o menos medida. A algunos les da por creerse los más valientes, otros piensan que no tienen norma alguna… yo creo que empecé cuando el abuelo dijo que no podía quedarme hasta tarde fuera. ¡Pero no puedo evitarlo! —Se rió por lo de las hormonas. — No lo sé, pero se lo puedes preguntar. ¿Has alguna wyvern que te guste, Mik? —Y la respuesta de la bestia no se hizo en absoluto de esperar. Alzó la cabeza y soltó un refunfuño muy gracioso, pero no parecía en absoluto vergonzoso. Sorey conocía suficiente a Mikleo para saber que le estaba mirando con algo de desdén, como si dijese “¿me lo preguntas en serio?” cuando ladeo algo la cabeza. Aquello hizo que se encogiese algo de hombros, con una sonrisa. Quizá prefería otra cosa. — ¿Padre preocupado? No lo había visto así. Pero más o menos somos de la misma edad, aunque los wyverns viven un montón de tiempo. —Mikleo se volvió a quejar y Sorey puso un gesto como si el otro se estuviera metiendo con él. — ¡Eso no es cierto!, yo también cuido de ti muchas veces. Aquella vez fue porque estaba algo despistado y no pise bien en la orilla del barranco… ¡Pero por eso siempre nos cubrimos las espaldas!

La conversación que Sorey tenía con él, en un principio, parecía sorprendente y extraña al mismo tiempo. Por una parte era sorprendente que Sorey entendiese lo que Mikleo quería decir exactamente, a lo que se refería, como también que el otro se acordase de algo que ya había pasado. Los wyverns eran criaturas bastante listas. No tanto como los antiguos dragones, de los que había escuchado leyendas, en las que se decían que podían hablar y adoptar una forma humana, pero eran criaturas muy parecidas. Su ferocidad e inteligencia era lo que suponía que le hacían buenas monturas. Y por otra parte, era extraño por… pues por lo mismo. Además de que era una historia que se trataba de que Sorey casi se despeña. Y no parecía la única.

Una vez que desmontaron y se sentaron en el suelo, el Pastor pudo sentir como la brisa soplaba y alzaba hojas de los árboles cercanos, pero más bajos. Estaban a una pequeña altura desde la que podían disfrutar con las vistas y aquello le hacía siempre relajarse. Como si nada ocurriese en el mundo.

Nunca he conocido a un clérigo tan joven. El Padre lleva aquí desde que tengo memoria así que… es algo extraño para mí. Pero lo de las artes de sanación suena realmente interesante, siempre he querido saber cosas sobre las que no se. Me parece muy curioso… —Se quedó pensando un poco, con una sonrisa, mirando hacia el cielo y las nubes. — También creo que es algo genial, eso de querer ayudar a la gente. Es admirable. …Después de todo yo solo puedo darles apoyo. —No podía hacer mucho más por los demás. Lo suyo era más mantener a raya a los wyverns, escuchar cuando alguien lo necesitaba y… ser un chico de los recados a gran escala. — No dudaré en ir si me pasa algo. ¿También podré ir para ver como lo haces?

Y no lo decía para nada irónicamente. Para el castaño ya era como si se conociesen de bastante, tan solo con unas conversaciones después, porque se sentía cómodo en compañía del otro. Y como eso pasaba, quería saber más de él, quizá aprender… conocerlo mejor. Además, lo que hacía le parecía realmente importante. A Sorey se le iluminaron los ojos al escucharle decir que había viajado.

¡Vaya!, ¿en serio? —Se echó algo hacia delante por la emoción. — Algún día me encantaría viajar también… Me gusta mucho este lugar, pero sé que más allá de las montañas hay un montón de lugares por ver y explorar. —Bueno, aquello era un sueño, sin duda. Un bonito sueño que estaba muy lejos de su alcance porque su lugar estaba allí, dónde le necesitaban. Tras eso, el castaño no pensó más allá del por qué el clérigo había viajado tanto. Hasta que mencionó aquello y entonces se quedó algo más serio, en silencio.— Trabajaremos juntos, no tienes que preocuparte. —Le mencionó, con sencillez, mirándole directamente.— Dejarás impresionado al viejo Padre. Ayudarás a todos aquí y este será tu nuevo hogar. Prometido.

Extendió un brazo con el puño cerrado, de forma amistosa y en símbolo de compañerismo, como si quisiera que el otro hiciera lo mismo. Un modo de sellar la promesa.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Luzrov Rulay el Jue Mar 24, 2016 9:46 pm

Llevo una de sus manos hacia su boca,ocultando su amplia sonrisa no fuese a ser tomado como una burla o un gesto ofendido. Lo cierto era que la relación de esos dos,la interacción entre ambos,era de lo mas entretenida. Casi parecía un espectáculo humorístico,pero Luz sabia que no era así. No era un monologo de Sorey,realmente entendía a la tritura sin necesidad de palabras. El mismo había dicho que llevaban muchos años juntos. Y aquella extraña conversación era producto de tantos años de cuidarse uno a otro  convivir. Parecía tan fácil el entenderse...pero estaba seguro de que había requerido de  tiempo y trabajo el llegar a ese punto.

-Es bonito. Os cuidáis mucho,y se nota que os queréis...y las historias pareen tan divertidas...

Esperaba con el tiempo escuchar alguna que otra anécdota mas,aunque eso de que casi se hubiese caído por un barranco no le hacia ninguna gracia. En cierto modo agradecía que el wyvern estuviera con el,de lo contrario...mejor no pensarlo...

-Es extraño.No solo para ti.Digamos que ciertos acontecimientos precipitaron mi entrada a la orden...

Lo cierto era que toda su vida le había sido inculcada la fe de la iglesia de Elimine,pero el echo de unirse a la misma no era una idea que surcase su mente en su infancia. Su objetivo no era ser un sacerdote,un líder espiritual,el solo quería ayudar a la gente.Tal y como sus padres hacían. Tras la muerte de los mismos su objetivo no había cambiado si no que se había echo mas fuerte,y en la ignorancia de su infancia había decidido que unirse a la iglesia era el mejor modo de ello. El deber de los clérigos era el guiar y el ayudar a otros,lo cual coincidía con su auto-impuesta meta. Y de todas formas era lo único que conocía realmente,lo único que le quedaba del legado de sus padres. No se arrepentía de ello,pero de haber estado sus padres vivos no estaba seguro de si hubiese acabado uniéndose o no a la orden.

Se sonrojo un poco al ser alabado de dicha manera,y en esos momentos se alegraba de que una de sus manos siguiera cubriendo parcialmente su rostro,o al menos sus labios. No le parecía nada admirable,quería ayudar porque su corazón se lo pedía. Y en ocasiones sentía que era un deseo egoísta,que solo lo hacia para satisfacer a su corazón. Era su meta,su decisión...no debía ser admirada,no merecía tanto...y menos sus poderes. Después de todo poco había avanzado con los mismos desde la muerte de sus progenitores. Por mucho que estudiase o practicase seguía sin ser capaz de curar mas allá de pequeñas heridas o unas no muy grabes. Era un tanto frustrante el no poder avanzar,el saber que algo fallaba pero no ser capaz de identificar el que.

-Yo...solo quiero ayudar.No es nada admirable solo es...lo que quiero hacer. Y el apoyo es una clase de ayuda.

Bajo la mano,aunque su rostro aun no había recobrado su palidez habitual.

-Y mis artes aun son pobres,no es nada genial. Solo puedo curar pequeñas heridas por el momento,y es mejor que no se me necesite pero...puedes llamarme si lo necesitas. O venir para verlo aunque no sea nada especial. No me importa tener un espectador si eres tu...

Normalmente en ese tipo de practicas,cuando alguien mas estaba herido y necesitaba asistencia, los ojos curiosos eran lo que menos se necesitaba. Lo había visto,gente sin mas intenciones que el de saciar su curiosidad,su morbo. Con el único objetivo de observar sin involucrarse u ofrecer ayuda.Y el herido se sentía incomodo y desprotegido y el sanador indignado y enfadado. Pero Sorey era demasiado puro para ello,realmente solo quería observar.Sin malicia pues parecía que la misma no existía en el interior del joven. Seria como un aprendiz,un alumno ,observando a su maestro sanar por primera vez.Como el cuando de niño con atención y ganas de aprender y captarlo todo observaba a su padre sanar .Aunque en un nivel completamente distinto del que el mismo poseía,una sanación mucho mas poderosa.Si..así estaba bien,así podía observar...el podía...porque era Sorey.

Realmente no quería hablar de sus viajes,no cuando la mañana anterior había finalizado el ultimo.Estaba seguro de que en un futuro no le importaría contarle al castaño el porque de los mismos.  Pero no quería hablar de ello en esos instantes,por ello agradeció que a pesar de poner interés y verse emocionado con la idea no preguntase.Realmente parecía interesado con una alegría tan natural que no hacia mas afirmar que en algún momento le contaría todo.

-Yo no quiero impresionar a nadie.Solo quiero ayudar.Quiero trabajar contigo,solo eso.

Las palabras ajenas realmente le había alegrado y llenado el corazón de calidez.Como si el otro quisiera darle un hogar,algo que nadie le había querido dar nunca. Por eso no pudo evitar dedicarle la sonrisa  mas amplia y alegre que había brotado de sus labios en muchos meses,y que permaneció en su rostro aun después de que correspondiese al gesto.Imitando las acciones de Sorey,cerrando el puño,extendiendo el brazo y tocando con su mano la ajena.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [2]
Tomo de luz [2]
Vulnerary [3]
Tónico de defensa [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
142


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 29, 2016 7:51 pm

Bueno, las historias parecían divertidas hasta cierto punto. La de veces que Sorey casi se despeña por un barranco eran casi incontables, pero Mikleo siempre lo había vigilado de cerca así que al final acabó siendo como algo totalmente normal. Pero no era culpa de Sorey, solo a medias. El castaño tendía a estar distraído con otras cosas. Claro que eso hacía bastante que ya no pasaba, suponía que era la experiencia de estar cerca de estar cerca de la muerte. Aunque los peores casos eran los encuentros con el par de machos violentos de wyverns que andaban por la zona. Pero eso mejor no se lo decía a Luzrov, porque si ya había reaccionado así viendo a Mikleo, todavía en crecimiento, no quería asustarlo sin motivo alguno.

Quizá no esté bien que lo diga, pero… —Más que nada porque, por lo que había dicho, no parecía que fueran acontecimientos muy alegres. — …yo me alegro de que entrases. Porque de no haberlo hecho, pues no estarías aquí. Y no te hubiese conocido.

No sabía por qué, pero algo le decían que si hubiesen destinado a algún otro allí que no fuese Luzrov, la cosa no sería igual. Había sido cosa de Sorey, claro (que prácticamente se lo había llevado por si cuenta a “enseñarle el pueblo”) pero habían congeniado muy bien y en la escasa hora que llevaban juntos él ya lo consideraba un gran amigo. Mikleo era su mejor amigo, eso estaba claro, pero aunque se entendiesen perfectamente, no dejaba de ser un wyvern y allí no había nadie que se acercase tanto a Sorey. Había niños en Elysia, unos pocos, pero claro que había, sin embargo por muy acostumbrados que estuviesen a la presencia de wyverns, Sorey era alguien demasiado temerario que montaba a lomos de las bestias. Nadie con bastante cabeza se acercaría tanto a los animales que pueden actuar por instinto, y por eso, hasta ese momento, el castaño no había tenido amigos humanos. Pero Luz había llegado y, por la relación que había entre la familia Shepherd y la iglesia, era natural que se llegasen a conocer. En cierto sentido, ese nuevo comienzo para él le había parecido un encuentro inevitable.

Oh, entonces… somos compañeros también, ¿verdad? Tú quieres ayudar a tu modo, yo al mío. ¡Creo que haríamos un equipo genial! —Porque todo tipo de ayuda era buena, era lo que Luz le había dado a entender. — Y no solo podríamos ayudar a la gente de Elysia, si la gente estuviese bien… se podría vivir mejor. —Fue el pensamiento dicho en voz alta que le cruzó por la mente en ese instante.

Ni siquiera lo había contemplado alguna vez, pero a veces su gran espíritu y corazón le decían que su trabajo no debía reducirse a una población tan pequeña de gente. Él podía hacer más, estaba seguro. …Quizá algún día.

Pudo notar como no quería hablar mucho del hecho de que había viajado mucho, así que Sorey decidió callar y no preguntar. Lo último que quería era incomodar al clérigo por mucha curiosidad que le rondase, queriendo que le describiese todos los paisajes espectaculares que había visto y las sensaciones de los lugares en los que había estado. Pero ese no parecía el momento adecuado, en absoluto, así que por el contrario, sonrió relajado simplemente y le dejó hablar.

Trabajaremos juntos, tu y yo. Te lo he prometido ¿verdad? —Su voz sonó más suave de lo habitual, por lo general animada y cálida. De hecho, se alegró mucho de que le correspondiese al gesto de forma tan natural. Sin pensárselo mucho lo había hecho, para segundos después pensar para sus adentros que quizá estaba tomándose demasiadas confianzas, no acostumbrado a conocer a alguien nuevo y desconocido. Pero con Luz no se sentía para nada como si fuese alguien a quien acabase de conocer, extrañamente. Esperaba que eso no fuese raro. — Me encantaría quedarme aquí, pero creo que sería mejor si fuésemos a otros sitios a enseñarte más cosas. ¡Y el tiempo se pasa volando!

Así que decidido a enseñarle todo lo que él pensaba que debía de ver sin dudar, llamó a Mikleo y partieron de nuevo en su lomo.

Le llevó gran parte del día hacer todo aquello, pero el castaño pensó que valió muchísimo la pena: Lo llevó al bosque cercano, algo montaña debajo de donde estaba situada Elysia. Allí se encontraron animales salvajes, pero fueron fácilmente espantables por la presencia de Mikleo, al pensarse presas del wyvern. Menos las cabras montesas. Las cabras montesas podían llegar a ser un peligro para un joven wyvern como Mikleo, lo cual a Sorey le hacía cierta gracia porque su amigo no quería acercarse demasiado. Allí lo llevó hasta una pequeña laguna que había en un claro y le dijo que las noches de verano el sitio era aún mejor porque se llenaba de luciérnagas. Más al oeste habían unas pequeñas ruinas de lo que Sorey no sabía que era muy bien, pero parecían bastante antiguas. De pequeño le gustaba jugar por ellas imaginándose qué tipo de cosas habían ocurrido allí. Y aún más allá, subiendo de nuevo a la montaña, en los acantilados escarpados junto a las planicies verdes,  lo llevó para ver a los wyverns que permanecían más en contacto con los humanos del pueblo. Grandes bestias aladas, una hembra de escamas rojas y blancas, otra más pequeña de un tono dorado, otra de un aspecto más elegante y un color crema que brillaba al sol… Parecían bastante mansas para los wyverns salvajes. Sin embargo, Sorey se paró a explicarle ligeramente a Luz que con los machos no era muy bueno encontrarse, eran fuertes y voraces, y había una hembra en especial que nunca se quedaba quieta, por ejemplo. Cada uno era muy parecido por fuera, pero totalmente distinto por dentro, y aquello daba a entender que Sorey podía llegar a entenderlos muy bien, por todos los años que pasó con ellos, creciendo para poder protegerlos. Aún así no se acercaron porque veía a Luz muy poco entusiasmado con esa idea. …Era un poco adorable verlo nervioso.

Para cuando volvieron a Elysia, eran las primeras horas de la tarde, donde el sol comenzaba a ponerse poco a poco y la luz que arrojaba a la tierra se volvía rojiza. Cruzaron la Puerta de la aldea y a poco metros cuesta arriba, llegaron a la Iglesia donde había prometido al Padre que dejaría a Luzrov cuando acabasen su visita. Visita que Sorey había alargado sin poder evitarlo.

Ah… creo que me he excedido un poco para ser tu primer día aquí, ¿no? —Se paró a poca distancia de la entrada, mientras se llevaba una mano a la nuca y sonreía en forma de disculpa.— Dile que ha sido culpa mía que te traiga tan tarde, lo siento.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos.Encuentros inevitables[Social Flashback - Sorey- Luzrov ]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.