Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Mensaje por Eliwood el Miér Nov 04, 2015 9:44 pm

Carraspeó, un poco varado. No había una respuesta diplomática armada de antemano para la pregunta que le hacía Lyndis, incluso podía verse descortés de su parte haber hecho el comentario y quedaba un poco indeciso, desviando la vista y sopesando simplemente hacerse el bobo. Comprendiendo que ella no lo tomaba con gravedad alguna, acabó por dar un suspiro aliviado y relajarse de regreso. - Debe admitir que tiene una mirada que haría a muchos desviar la propia. La postura de 'tengo esta espada y claramente sé utilizarla' ayuda. Aunque, si me lo pregunta a mi, en lo personal, no me intimida. Sigue siendo una dama. - Sonrió con ingenuidad. ¿Prejuicios? Los tenía. Le habían criado para pensar de las mujeres de una forma y de los varones de otra forma, y si veía aunque fuera mínimamente femenina a la persona en cuestión, no podía considerarla muy amenazante.

Uno de aquellos días se ganaría una mala sorpresa. Por el momento, estaba en su mundito, felicitándose a sí mismo mentalmente por comer un pan con las manos, sin pinza ni cubiertos ni nada. Sintiéndose valiente intentó con la carne seca, una mordidita cuidadosa no parecía suficiente, tenía que tironear... eso debía de verse tan horrible. Tan, tan horrible. Enrojeció y se cubrió la boca al lograr sacar un trozo, enseguida bajó la comida, decidiendo que preferiría tener el estómago menos lleno, antes que verse como una especie de salvaje. Siempre podía decir que no comía carne sin vino, eso sería razonable.

No alzó la vista a la voz de la mujer, distraído en envolver los restos en el papel de una forma perfectamente simétrica. Qué curiosa experiencia era, para él, intercambiar tales promesas frente a una pequeña fogata, en el silencio de una caverna cualquiera y a la honestidad de meras palabras. Pero era una experiencia que recordaría. - Ah, tendré que instruirle en la conveniencia de dar estas palabras por escrito en algunos casos, y verbalmente en otros. Cuenta con mi plabra y sé que yo con la suya, pero si hemos de ver Caelin a salvo nuevamente, la pluma y el papel acabarán valiendo por varias espadas. - Dijo. No se atrevía a preguntar si ella escribía, inofensivamente asumía lo contrario y se decidía ya a asistirla en tales áreas. La diplomacia era su juego y era de lo poco que podía ofrecer: su propia ayuda, porque los recursos de su territorio estarían fuera de alcance. - Odiaría tener que pedir su asistencia para mis propios intereses... pero veremos. Todo de lo que podamos disponer será útil. -

Pensaba ya en la forma de solucionar la situación. No podía darle un ejército y ella no podía marchar sola a Caelin. Quizás en Pherae debiese de detenerse a trabajar ya en un documento que, bajo su palabra y las del marqués Hausen, confirmaran la identidad de Lyndis como heredera. Eso sería bueno. Y entonces, quizás si disponía de un par de caballeros, o contratase a alguno que otro mercenario andante...

Se concentró en los sonidos afuera, constantes, ya poco más que un ruido de fondo. La marcha seguía, pero ya no oía pegasos cerca de su escondite y las cosas parecían estables. Aún así, no se arriesgaría a no montar guardia a lo largo de la noche. - Quizás sea bueno descansar, lady Lyndis. No tono tiene que ser pactado y resuelto ahora mismo. -
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Mensaje por Lyndis el Jue Nov 05, 2015 11:44 am

Lyn sopesó una risa, pese a que decía que no le intimidaba le había hecho desviar la mirada. Sintió un pequeño sentimiento de victoria en aquello aun si Eliwood declaraba lo contrario.

-¿Una dama?- rió entre dientes -Primera vez para todo- Agitó lado a lado su cabeza ante la simple lógica del noble. Dudaba que hubiera mucha gente dispuesta a usar esa palabra para describirle, mucho menos en las altas castas extranjeras.

Miró curiosa el extraño comportamiento con la comida del pelisrojo, notando como parecía ya haberse llenado pese a no haber terminado siquiera una porción modesta. Si era alguien de tan poco apetito, eso explicaba porque no tenia la barriga característica de los nobles pese a ser marques. Aunque sintió el impulso de advertirle que debía de comer más para la larga marcha que esperaba al día siguiente, prefirió guardarselo.

Lyn miró con aun más curiosidad a su compañero de gruta tras que argumentó contra los juramentos de palabra y en favor del papel y la tinta. -No soy una niña para fiarme que todos tendrán la ley de Sacae sobre ellos para prevenirles mentir, Eliwood- era claro que estaba un poco ofendida de que el noble la tuviera en poco. Eran años que llevaba interactuando con extranjeros y haciendo de tanto en tanto trabajos para ellos como guía y escolta. -Para asegurarme que cumplan su palabra tengo esto- dio unas palmaditas a su espada enfundada -Método infalible- concluyó, irguiéndose levemente orgullosa.

Aunque aun no comprendía que tenía que ver el papel y tinta en todo aquello...

-Y tonteras- con una sacudida de manos descartó la reticencia del otro a recibir su ayuda -Está ayudándome por mis propios intereses, es lo justo que reciba el mismo trato de mi parte- Sacae se guiaba por la ley del talion, por la igualdad. Estaría en falta si no respondía a la predisposición del pelisrojo con la propia tras todo lo que ya había hecho y prometido hacer por ella y su abuelo.

Asintió ante la propuesta de Eliwood. Les esperaban un par de días largos viaje. Si apuraban el paso y con ella de guía sospechaba en 3 días podrían llegar a los limites con Lycia sin problemas. El hecho que el tiempo apremiaba le preocupaba... Pero sabía bien que apurarse podría traer problemas aun peores.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [5]
Espada de acero [4]
.
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
145


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Mensaje por Eliwood el Dom Nov 08, 2015 5:38 am

- Una dama noble. - Recalcó, como si fuese lo más natural y obvio del mundo. Lyndis no parecía identificarse mucho con tal concepto, lo cual hacía extrañamente gracioso recalcarlo. Ahora era una heredera y, por ende, parte de la nobleza. Sólo faltaba que se le reconciese como tal. El mundito de Eliwood de alfombras, copas de cristal y reuniones sociales era, para él, lo más perfecto sobre la faz de la tierra y le emocionaba la idea de llevar a Lyndis hasta allí. Aún si no encajaba, simplemente le agradaba la idea. Aunque si se adaptase, quizás sería mejor... intentó imaginar aquello: el largo cabello de la sacae peinado en alguna combinación delicada de rulos y vueltas sobre su cabeza, aretes de gemas, vestidos de falda amplia y larga. La miró por unos momentos, intentando omitir todo el entorno y el contexto y verla en esa luz. Muy difícil. Aún así, a él le parecía un fantástico concepto.

Las duras palabras de su acompañante le sacaron de su pequeño entretenimiento. Ciertamente no pretendía ofenderla, pero ¿por dónde podía siquiera comenzar a explicarle? Resolver asuntos legales con una espada, especialmente la clase de asuntos legales donde cada noble se hacía el inocente y donde si algo no estaba por escrito, todos pretendían de forma unánime que no existía... inclusive Eliwood. Oh, los marquesados alrededor de Pherae no habían caído por sí solos y si la ayuda no estaba firmada, la ayuda no llegaba y no había llegado, y era simplemente así como debían ser las cosas. En su incapacidad de actuar, en sus decisiones y en la diplomacia que ataba sus manos yacía una buena porción de culpa. Y era justamente por conocer de forma íntima y cercana las partes desagradables del juego, que Eliwood prefería que Lyndis supiese jugarlo o tuviese cerca a alguien que pudiera.

Al menos su voluntad era admirable. Suspiró, incapaz de molestarse o de acallarla tajantemente. - Me temo que deberé discrepar. Una espada desenvainada en el momento equivocado puede ganar una pequeña victoria inmediata, pero un sinfín de enemigos de sobra. Cédame el encargarme de la sinceridad de nuestros contactos, que es mi clase de batalla, y le presentaré el momento y lugar para pelear de frente. - Agachó la vista, su sonrisa tomando un tinte melancólico. Su mundo no era tan perfecto, después de todo. Aunque nada de eso debía de ser novedad. - Algunos hombres no estamos hechos para ser guerreros. Y algunas mujeres, claramente, no están hechas para tratar con cobardes. -

Se movió de su sitio para guardar las provisiones cuidadosamente empacadas; al darle la espalda demostraba, a su manera, que no deseaba exactamente adentrarse más en ese asunto. Había encontrado a Lyndis y de algún modo u otro harían que las cosas saliesen bien, eso era más que suficiente. Se preocupó de quitarle la montura a su caballo, deshaciendo las correas con facilidad y bajando la estructura algo aparatosa al suelo, para darle mejor descanso al animal. Al regresar junto al fuego miró su capa, enseguida el rollo de piel y cuero que asumía que haría las veces de... ¿cama? Apretó los labios, aún si combinaban todo lo que tenían, no llegaban ni al nivel de la colcha de una tienda de campaña.

- Sería conveniente montar guardia, o cuanto menos no dormir muy profundamente. Me ofrezco a permanecer atento, puede usted acomodarse y le despertaré en algunas horas. - Sugirió, en parte por la básica consideración y en parte para ver cómo se lograba tal cosa. Volvió a sentarse sobre su capa, ofreciendo nuevamente el espacio junto a sí. - Quizás aquí y si pone todas las, err, pieles que tenga, logre mantener algo de calor. - Dijo con toda seriedad. Para él, parecía más que difícil.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Mensaje por Lyndis el Sáb Nov 14, 2015 10:52 pm

Se encogió de hombros ante el recalco de su carácter de noble por parte de Eliwood. Había ya hecho las pases y aceptado aquello de ser parte de Lycia y que lo único que podía llamar su "tribu" se encontraba allí... Pero aquello de la nobleza poco y nada le interesaba.

El que relacionaran su nombre a aquellos entes que se creían superiores en las tierras al oeste de Sacae poco le divertía. Prefirió dejar el tema allí, solo para no ofender al noble frente a ella que tanto había hecho y arriesgado por su familia.

Lyn gruñó y fulminó al chico con la mirada al descartar su metodología con los contratos. Pero mal que le pesase en algo tenía razón: desconocía el ambiente propio de la nobleza y las repercusiones de las acciones o palabras en los mismos. Encontraba una cierta sabiduría en lo dicho por el pelisrojo, si mataba a un general posiblemente su ejercito acudiera en su venganza y ella era experta en las venganzas...

Minimamente, le otorgó el beneficio de la duda con un bufido. Su naturaleza le impedía contradecirle, pero su orgullo le impedía darle la razón, aun si era una parcial.

-Me lo pensaré, pero no prometo nada- cedió, a regañadientes, apretando con fuerza el mango de su espada para luego acotar con firmeza -Concuerdo en que no estoy hecha para tratar con cobardes, pero dudo que un noble que atraviese las llanuras por su cuenta por un favor sin ganancias sea un cobarde- Sanjando así también el asunto al igual que el pelisrojo. Era claro que ninguno de los dos buscaba una discusión.

Lo de que no parecía tener madera de guerrero no lo iba a negar. Pero... ¿Un cobarde? Lyn frente a sus ojos veía un hombre fuera de su ambiente, un poco perdido y quizás de accionar ridículo, pero para nada un cobarde.

Imitando a su compañero de cueva, la nómada procedió a preparar a su yegua para la noche, aligerándola de sus cargas para no impedirle un buen descanso. La necesitaría para el viaje que les aguardaba.

Las propuestas del noble volvieron a dibujar una sonrisa divertida en los labios de Lyn, mirando un poco incrédula la sinceridad con la que Eliwood mencionaba todo aquello. Si ella no entendía las cortes de la nobleza de Lycia, Eliwood no entendía mucho de la vida al exterior.

-Me temo que deberé negarme a las propuestas. Ambas. - intentó mantenerse seria pero la comisura de sus labios vendían sus verdaderos sentimientos -Sé dormir estando atenta a posibles peligros, así que duerma usted tranquilo que no pasará nada sin que me entere. En cuanto a lo del calor...-

Tuvo que tomarse unos momentos para ocultar su cada vez mas creciente sonrisa, más que divertida con el asunto -Creame es el primer marqués que me ha pedido caliente su cam-capa, más no el primer viajero. Pero deberé negarme como con los otros, lo lamento- Tomando de una de las alforjas una piel de ciervo la aventó hacia el pelisrojo -Aunque puedo ofrecerle otra manta- guiñó un ojo cómplice, y se alejó contra la pared de la cueva, agitando lado a lado su cabeza.

Hacía años que había dejado de sonrojarse al declinar respuestas así. No había recibido tantas, pero si las suficientes para que no se tomara ya a mal la propuesta. Debía admitirlo, era la vez que más delicadamente se lo habían propuesto.

Se recostó contra la fría y húmeda pared, dejando que la manta de montar de Madelyn, que aun conservaba su calor, le sirviera de abrigo. Su otra mano firme en el pomo de su espada lista para salir en defensa del noble en caso de que un peligro acechara en la noche.

-Buenas noches, Eliwood.- Cerró los ojos y luego murmuró -Y gracias por todo- en voz casi inaudible, mientras su mente divagaba en todo lo acontesido aquel día ¿Se encontraría una realidad distinta al abrir los ojos? Solo el alba traería aquella respuesta.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [5]
Espada de acero [4]
.
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
145


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Mensaje por Eliwood el Dom Nov 15, 2015 7:04 pm

No podía decir que entendía a Lyndis y estaba seguro de que ella tampoco entendería enseguida las innecesarias complicaciones que le presentaba, pero mientras mantuviese su espada enfundada cuando él lo recomendase, estaría bien. Podía gruñir cuanto gustase, no esperaba que estuviese contenta, aunque le causaba bastante gracia aquella forma de responder. Gruñir quedaba gracioso en una dama, pero más le convendría guardarse eso, tenía la sensatez como para no pasarse de listo frente a alguien que tenía literalmente la mano sobre la espada, a medio segundo de distancia de estar armada. En cambio, tomo sólo la parte agradable, con una sonrisa ingenua y tranquila. Otro talento de su familia; oír sólo la parte linda cuando convenía. - Agradezco de todo corazón su comprensión y su halago, entonces. - Dijo. Aceptar un cumplido era necesario, lo creyese o no. Y quizás no estaba tan mal, aunque ciertamente vería imposible ser diplomático y guerrero a la vez, con ser alguien valiente se conformaría.

Ahora bien, ¿qué encontraba Lyndis tan divertido? Asintió a sus palabras, era admirable si podía dormir y saber que aún así estaría preparada cuando algún peligro llegase, si era que llegaba. Entendía eso. Lamentablemente, también entendía a la perfección lo que 'calentar las sábanas de un viajero' quería decir, y el sólo pensar que él se había parecido siquiera por un momento a un hombre de tal calaña... era un horror. Quedó boquiabierto de inmediato.

Para nada adrede, había sido indecente. ¡Él, indecente! Había parecido que le hacía propuestas a una dama que acababa de conocer, ¿qué se diría del marqués de Pherae con esa clase de antecedente? Claro, Lyndis lo tomaba con ligereza y hasta con diversión, pero aún así. - ¡M-Me ha malentendido, Lyndis! ¡No soy esa clase de hombre ni se trataba de esa clase de...! - Hizo amago de seguirla para no dejar el asunto así, pero si se ponía a perseguirla por la cueva, sospechaba que sería peor. Su rostro enrojeció de una forma que seguramente le hacía parecer más culpable. Podía mostrar su anillo y decir que tenía una esposa, pero el caso era que no la tenía realmente y no era algo con lo que desease mentir. - ¡Tengo un hijo...! - Acabó por exclamar, pasándose una mano por la cara con un gesto derrotado.

Sería la verguenza del año para él. Sólo podía imaginarse lo desagradables que debían de resultarle esas cosas a la sacae, una mujer que viajaba a solas seguramente era blanco de variadas molestias. Se quedó con el rollo de piel entre manos, varado y sacado de su elemento por un buen rato. Encima de todo, le había dejado a él la mayor parte del abrigo. Cierto era que estaba menos acostumbrado y lo necesitaría, pero tenía su propio orgullo que atender; no la misma clase de orgullo que ella tenía, por seguro, sino algo más básico y aprendido, el orgullo de caballero que se le había inculcado.

- Buenas noches. - Murmuró y esperó un momento, batallando con entre su orgullo y sus necesidades de comodidad. Tristemente, no tenía mucha opción. Se acercó sólo un poco, lo necesario, temía dar una impresión aún peor de la que había dado, así que fue desde una cuidadosa distancia que extendió la piel (que no estaba del todo limpia... al menos con eso no tendría que lidiar), sacudiéndola un par de veces antes de echarla sobre el regazo de la mujer, que era hasta donde ponía dejarla caer sin acercarse demasiado. Tendría que aguantarse un poco de molestias e intentar dormir, se repitió que sería sólo esa noche, mientras se acomodaba tan cerca del fuego como podía estar, rodeándose con su capa.

-:-

Se arrepIntió en breve de su caballerosa decisión. La medianoche lo encontró inquieto, imposible acomodarse en ese entorno, aún si el fuego le ayudaba a mantener calor. No tenía problemas con tener la espalda recta, eso era agradable, pero el hecho de que el suelo fuese suelo, el polvo, las irregularidades... no lo soportó y acabó sentado nuevamente. Las siguientes horas, aquel conteo regresivo que llevó desde un cielo prácticamente negro hasta un azul más claro, anterior al del amanecer, le encontraron dormitando de a pequeños momentos, dejando su cabeza caer y despertando por el dolor de cuello. El fuego eventualmente se apagaba y allí dentro no tenía ramas ni hojas secas que recoger para avivarlo. Y su capa resultaba no ser la mitad de la cálida de lo que era debido. Durmió poco, se removió montones y al final decidió sólo esperar, mirando en añoro la entrada de la gruta, con el cabello menos que arreglado y la ropa afortunadamente, pues constantemente la sacudía y acomodaba. Miró a Lyn más de una vez, envidiando su facilidad para con esas cosas. No podía esperar a partir hacia casa.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Mensaje por Lyndis el Dom Nov 15, 2015 11:33 pm

Lyn ignoró las exclamaciones de Eliwood y pronto partió al mundo de los sueños. No debía de excusarse el noble, no se ofendería ella por algo así. Algunos viajeros eran así... Buscaban compañía lejos de casa al punto de incluso intentar recurrir a alguien como ella ¡Ella! Eso era desesperación.

No iba a culparlos por extrañar el hogar, mientras solo quedara en una propuesta y comprendieran los limites con ella, en caso de que no... Solo dos ocasiones tuvo que recurrir a su espada tras algo así. Dudaba que el pelisrojo llevara la situación a ese extremo.

La inconsciencia le trajo imágenes que hacía tiempo no veía. Su infancia, su tribu... su familia. Una figura con su rostro sumido en sombras se encontraba a la mesa en la cena. Pese a la pequeña Lyn no poder diferenciar sus rasgos, sus manos arrugadas delataron su identidad: su abuelo.

Su reloj interno le despertó con los primeros rayos del sol en el horizonte, que colándose entre las montañas comenzaba lentamente a alejar la oscuridad de la entrada de la gruta. Las grandes paredes de roca dejaban siempre en sombra aquella zona, pero ya era claro que la noche lentamente se alejaba para dar lugar al día. Cualquier sonido lejano de la marcha de los emergidos había desaparecido al completo.

No pudo evitar su sorpresa ante lo bien que había dormido. Se sentía renovada y apenada, dudaba de que siquiera hubiera escuchado algo en su inconsciencia la pasada noche. Con tanto que le había asegurado a Eliwood...

Fue doble su sorpresa al ver el estado del noble, quedando en claro que su noche había sido lo contrario a la suya. Aunque aun gracil, parecía que hasta sus facciones hubieran envejecido ante la falta de un buen descanso. Si no le hubiera conocido el día anterior bien descansado, hasta le hubiera dado una decena de años más.

-¿Buen día?- saludó, dubitativa, estirandose y comenzando a juntar sus posesiones. -¿Buena noche?- tanteó, sin poder evitar una sonrisa picara ante la obvia respuesta que recibiría.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [5]
Espada de acero [4]
.
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
145


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Mensaje por Eliwood el Miér Nov 25, 2015 4:21 am

El amanecer no podía tardar más en llegar. Cabeceó varias veces, durmiéndose en intervalos y despertando por una u otra incomodidad, sino por el frío. ¿Por qué le había dejado la manta gruesa a la nómada? Él y sus modales... consideró inclusive la descabellada, irrespetuosa y terrible idea de recostarse junto a ella, aún si no fuese bajo la manta, sino junto a esta, mas desistió enseguida. Si algo sabía con seguridad, era que si Lyndis le invitaba amistosamente a acampar en un futuro cercano o lejano, tendría que inventar sus mejores y más infalibles excusas para faltar.

Al menos ella lucía descansada y radiante. Apenas la había visto moverse durante la noche, aunque no pudo evitar sonreír un poco al ver que la coleta que sujetaba su cabello se había ladeado, dejando algunos mechones de verde esmeralda torcidos en una forma extraña y el resto a medio caer. No tenía nada que criticar, él no estaba mucho mejor, apenas limpio por milagro. En su rostro, además de las señas de la falta de sueño, se adivinaban ahora pequeñas arrugas a los costados de sus ojos y marcas más leves a los costados de su boca, el rastro de edad de alguien que, por suerte, había sonreído bastante en su vida. Desconocía la edad exacta de Lyndis, pero ciertamente le llevaba una gran cantidad de años; no era común que se notase en él, mas en momentos así era inevitable.

- Buenos días. Ha sido una... gran noche, sí. - Mintió descaradamente, todo fuese por no ser descortés frente al refugio que se le había ofrecido, así fuese una gruta sobre una colina anónima. Gustosamente se irguió enseguida, sacudiendo su capa y frotándose los ojos. Se movía con torpeza, no acostumbraba a dormir mal ni poco, pero ansiaba partir. - Aquí me encuentro para confirmar que lo sucedido la jornada anterior no ha sido un extenso sueño. Ahora bien, debemos ponernos en marcha, ¿no es así? El peligro ha pasado desde hace un buen rato. - Dijo y, tambaleándose, rodeó los restos de la fogata para acercarse al minúsculo chorrito de agua clara que fluía en la gruta, lavándose el rostro.

Cerrar los ojos ya lo desorientaba, aunque el agua fresa le ayudó un poco. Realmente esperaba que aquello se le pasara pronto, o sería una jornada larguísima. Tampoco era como si no hubiese dormido nada; sólo era menos de lo que acostumbraba y fuera de su mullida, enorme y suave cama, pero dormir era un asunto con el que era delicado. Volviéndose para acercarse a su caballo, se dignó finalmente a apuntar a la cabeza de Lyndis, específicamente a su cabello. - Ejem... quizás quiera acomodarse un tanto antes de ser vista. - Sugirió con sutileza. Y, con mayor disimulo, se distrajo regresando la montura a su caballo y ajustándola, juntando y preparando todo para el viaje de regreso, aunque era muy poco lo que había traído consigo, de por sí. En ningún momento había esperado lo que había sucedido la tarde anterior.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Mensaje por Lyndis el Vie Nov 27, 2015 1:54 pm

Una sonrisa divertida se mezclo con una expresión de culpa ante la respuesta de Eliwood. Aunque no era su culpa la mala noche del noble, se había negado a acompañarlo y sospechaba que parte de la mala noche del mismo estaba ligado a aquello. Si no podía de dormir solo el joven debía de comenzar a acostumbrarse a viajar con sirvientes, aquel sentimiento de culpa por más que era certero no le hacían cambiar de parecer sobre la decisión tomada la noche anterior.

-Si... Todo lo de ayer en verdad aconteció...- respondió, ausente mirando sus manos y apretandolas en un puño. Un nuevo camino se había presentado ante ella, y con el sol dando la premisa de un nuevo día aun creía que el tomarlo había sido la elección correcta.

Desconocía lo que el viento traería en aquel nuevo sendero ¿Era una respuesta a sus plegarias? ¿Sus deseos? ¿O un castigo cruel y largo que descubriría al llegar al final del mismo? Solo transitándolo lo descubriría.

Robando un par de bocado de las alforjas, le dio un par de caricias en el morro a Madelyn y procedió a recolocar manta y silla en la misma. Se aseguró de comprobar el doble de veces el estado de la misma, tanto por nervios como a conciencia del largo día de travesía que les esperaba.

Con un pedazo de queso aferrado fuerte en su mandíbula, visible entre sus labios, Lyn volteó en dirección a su compañero de gruta cuando este se dirigió a ella. Su cabeza inclinada de lado, desconcierto en sus ojos ante la sugerencia por demás extraña que le hacía: había dormido vestida, lista para comenzar a montar ni bien llegaran los primeros rayos de luz. No había nada que acomodar y ya había comprobado varias veces el estado de la silla...
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [5]
Espada de acero [4]
.
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
145


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Mensaje por Eliwood el Sáb Nov 28, 2015 4:35 pm

Comprendía que cambios tan grandes fuesen difíciles de creer. La mente era lenta en aquellas cosas, si los sentimientos no se movían a la par; le había sucedido a él la mañana posterior a perder a su padre, así como la mañana posterior a su boda, la mañana posterior a volverse el nuevo marqués de Pherae y aquella después de que el ataque nocturno de los emergidos arrasara con más de la mitad de Lycia. Para él aquello no era tan complejo, el cambio no removía su mundo y, por lo demás, había tenido una transición muy larga entre la noche y la mañana, como para darse tiempo de internalizar todo. Su deber, entonces, era únicamente auxiliar a Lyndis.

En más de una materia, por seguro. Torció el gesto un poco al verla con la comida a medias en la boca y todavía despeinada, como si no cayese en cuenta en absoluto. Aún temiendo prestarse a ser malinterpretado, no se acercó a ella sin alzar sus manos en señal de ser inofensivo. - Se encuentra usted, err... desarreglada. Permítame. - Dijo con lentitud. Cualquiera habría dicho que le temía a la mujer.

Con el mismo cuidado se acercó, tomando un mechón caído de su cabello y enseñándole la punta, a modo de explicación. Enseguida pasó tras ella, recogiendo hábilmente las hebras fuera de lugar y regresándolas a una prolija coleta, que sujetó con una mano mientras la otra deshacía el nudo que la sujetaba anteriormente. Le tentaba dejar caer su cabello, verlo derramado sobre sus hombros y su espalda seguramente sentaría mejor a su rostro, pero si no era algo que Lyndis hacía por su propia voluntad, no osaría hacerlo él. Se limitó a reatar el nudo, acomodar como anteriormente estaba y soltar sin más que una apreciativa sonrisa. - Mejor. - Dijo. No era idóneo, habría preferido que ambos pudieran asearse un poco, pero era mejor.

Entonces regresó a su caballo, tomando las riendas de este para comenzar a guiarle fuera de la gruta, llamándole apenas con un chasquido de la lengua al ponerlo en marcha. Salió a la luz del día con un suspiro de alivio, ya compuesto nuevamente; una vez regresado a su hogar podría descansar debidamente, mas antes de ello debería de mantenerse en la imagen correcta, mostrándose con el mismo porte de siempre. Mucho trabajo aguardaba.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Mensaje por Lyndis el Sáb Nov 28, 2015 5:42 pm

Ahogó una carcajada al ver al noble hacercarsele con cuidado, como si de una bestia la nómada se tratase ¡Ni que fuera a atacarlo!

Seguía mencionando algo sobre que se encontraba desarreglada, y siendo que en verdad no percibía violencia de su parte no le detuvo... Pero al sentir la mano ajena sobre su cabello su espalda se tensionó y su mano se dirigió al instante hacia el mango de su espada.

...¡Oh!

Rápidamente se dio cuenta tanto de lo de porque estaba desarreglada y por el accionar cuidadoso de Eliwood. Relajando sus músculos, dejó que arreglara su coleta sorpendiendose al acabar de lo eficiente del muchacho en la tarea. Con el largo de pelo que tenia nunca lo hubiera imaginado.

Devolvió la sonrisa apreciativa con una propia de amabilidad. Era... un tipo extraño Eliwood, pero cada vez estaba más convencida de que confiar en él había sido una decisión acertada. Le resultaba raro, ajeno el poder confiar de tal forma en alguien, y más aun el concepto de un viaje tan largo junto a aquella persona... Pero el que fuera aquel particular y poco común noble le alegraba.

Terminando de alistar a Madelyn, siguió al noble fuera de la gruta y pronto pusieron rumbo hacia el sol naciente. Lycia les esperaba y con ello, aquella chance de un futuro distinta a la que Lyn comenzaba a aferrarse más y más.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [5]
Espada de acero [4]
.
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
145


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Mensaje por Marth el Miér Dic 02, 2015 2:14 am

Tema cerrado.

Cada participante obtiene 120G. [Tema común + bono político.]

Ambos obtienen un incremento de +1 EXP.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Sello Maestro
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
265


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadas coronas [Privado; Lyndis]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.