Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Gaius el Mar Mar 01, 2016 8:32 pm

Al bandido le sudaban las manos, le habían sudado todo el camino hasta Nohr, pero ahora en la gran puerta de palacio, con su ropa desalineada y maltrecha por el viaje y siendo objetivo de las miradas de todos los guardias, le sudaban especialmente.
Trató saliva y se acercó al primer guardia que encontró en el prominente marco y temblando como una hoja simplemente le extendió la misiva que él había recibido. No sabía a ciencia cierta cuales eran las palabras textuales que decía la carta, pero un amigo de confianza le había asegurado que era una invitación formal a palacio de Norh por parte del joven príncipe Leon, y tenía las heráldicas que le correspondían, por ende, era un documento oficial.
Si bien la reacción normal del ladrón habría sido arrojar la carta a un rio y huir hacia otro continente, los últimos sucesos que habían ocurrido con el príncipe de esa nación lo obligaban a hacer acto de presencia. Así que apretó los dientes y extendió el documento al malhumorado guardia que tenía enfrente. Este se la arrebató de un manotazo mientras comenzó a leer de mala gana. Cuando terminó su lectura, no pudo evitar dedicarle una mirada de pies a cabeza al bribón.
-“invitado a palacio” … tu?- preguntó con tono escéptico.
-S-si yo! Ahora déjame pasar si no quieres contradecir la palabra de vuestro príncipe!- Gaius tuvo que poner especial energías para lograr que no le temblara la voz en ese actuado acto de soberbia, acto que funcionó a la perfección, ya que el guardia reculó inmediatamente en su actitud sobradora y se apartó del camino para dejarlo pasar.
-Mil perdones, noble invitado. Al final de este corredor hay un par de guardias, enséñeles este documento y con gusto lo guiarán hasta el estudio de su majestad.-

Al poco rato de avanzar por el pasillo, Gaius se sentía con energías renovadas. Había hecho que un guardia se disculpara? Abrazó para sí la carta documento que llevaba consigo, empezaba a amar ese pedazo de papel, y con esa alegría y amor hacia el poder llegó hasta el final del corredor donde, como ya le había indicado el guardia anterior, dos soldados cuidaban la entrada. Con actitud más relajada extendió el documento hacia ellos, sin molestarse en mirar a los hombretones, imitando la actitud de los nobles que había conocido anteriormente. El guardia que le recibió la carta soltó una pequeña risotada al leer la carta, con un tono tan familiar que hizo que el ladrón quedara pálido enseguida y se volviera rápidamente a observar dentro del yelmo del guardia
-Así que ahora eres un invitado en nuestro reino? Jajajaja! Su majestad debe tener un sentido del humor muy extraño.- Dijo con tono jocoso al tiempo que arrojaba sobre el hombro la carta y se abalanzaba con su compañero sobre el ladrón. No tardaron dos segundos en tomarlo cada uno de los costados e inmovilizarlo.
Como no había mirado dentro de los yelmos antes de acercarse a los guardias? Eran exactamente los dos sádicos y crueles guardias que lo habían marcado años atrás, y ahora se los volvía a encontrar? Cuantas eran las posibilidades de que eso pasara? Maldiciendo al destino forcejeo entre los dos percherones, buscando de todas las formas posibles escapar al agarre de esos guardias.
-De eso nada- dijo el guardia de la derecha apretando con especial fuerza el brazo del ladrón, al punto que comenzó a sentir casi al instante como este se comenzaba a dormir.
-Vamos, su majestad te está esperando “distinguido invitado”- Con paso firme y doblándole los brazos en su propia espalda, los fornidos guardias obligaron a Gaius a avanzar castillo adentro. Ambos sonriendo en todo momento.


Última edición por Gaius el Dom Abr 10, 2016 11:10 pm, editado 4 veces
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2638


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 02, 2016 6:59 pm

Si bien no tenía en absoluto sentimientos positivos sobre el encuentro que se tenía que dar, tenía que, por lo menos, evitar mis sentimientos personales en lo que a aquel criminal se refería. Para bien o para mal, ahora contaba con su asistencia. Y es porque necesitaba de esa asistencia que decidí enviarle una misiva para que se presentase al palacio cuanto antes. Imaginaba que, considerando su currículo, no debería tener mayor problema para llegar hasta mí. Lo que sí me preocupaba, sin embargo, era las circunstancias que se dieron en el pasado. Por eso fue que pedí a un confidente mío que me avisase cuando aquel bribón llegase a las puertas del palacio y me lo comunicase rápidamente. Aunque podría decir que se lo merecía, lo cierto es que prefiero evitar más problemas de los innecesarios.

Y… Cómo no, tenía que tener toda la razón al respecto. Gaius ya se había encontrado problemas prácticamente al entrar al castillo. Aunque en este caso podría decirse que el problema fue hasta él. Reconocía a esos guardias; fueron aquellos a los que les encargué el castigo de la otra vez. Sin embargo, no puedo decir que fuese muy partidario de sus actos. Así que decidí tomar cartas en el asunto. Eso sí, a mi manera.

¿Se puede saber qué estáis haciendo? ―pregunté a los guardias cuando la llevaban al bribón encima―. Hasta donde yo sé, ese hombre es un invitado.

¡Majestad! Ah, sí, pensábamos llevarlo hasta vos visto que sus fuerzas le habían fallado ―no me dijeron que ellos estaban relacionados con que estuviese así―. Pensamos que sería mejor asegurarnos de que está en un estado presentable antes de llevarlo con vos.

Eso es un gran detalle por vuestra parte. Lo aprecio ―se aliviaron un poco―. Después de todo, ¿qué clase de broma se supone que pueda hacer yo con alguien que no esté en plenas facultades? ―pregunté para hacer referencia a lo que dijo segundos atrás, dejando ya clara mi intención―. Desconocía que el humor fuese uno de mis puntos fuertes. De hecho, creía lo contrario. En caso de duda, voy a dejar esto tremendamente claro: la próxima vez que lastiméis a un invitado, haya venido de mi parte o no, habrá un serio castigo para cada uno de los dos. Espero haber sido lo suficientemente claro, caballeros.

¡S-sí, Majestad!

Muy bien. Aclarado eso, podéis soltarlo ―esperé a que me obedeciesen y se fuesen para acercarme a Gaius―. Lamento lo sucedido. No esperaba que, de entre todos, te encontrases con los que te conocían. Sin embargo, dudo que hagan nada de nuevo… Acompáñame.

Dicho aquello, lo guie hasta mi alcoba, donde se podían observar los distintos documentos que había. Algunos eran libros de estudio y otros eran documentos reales que leía ahí porque me resultaba mucho más cómodo que en un despacho.

Aquí no se escuchará nada de lo que digamos―dije, ya más tranquilo y entonces me volví a dirigir al ladrón―. Necesito de tus servicios, Gaius. ¿Cuánto se suele cobrar por ellos?

Esa era la pregunta inicial. La gran duda es: ¿mentirá Gaius con el precio? ¿Será sincero y me dirá la verdad? Porque imagino que negarse a hacerlo, considerando nuestra… “situación”, es imposible.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Gaius el Dom Mar 06, 2016 1:40 pm

Gaius fue soltado abruptamente por ambos hombretones, cayendo al suelo de rodillas al instante. Tenia los brazos completamente entumecidos e incluso creía que se le había dormido el hombro derecho, pero preferiría tragarse su propia lengua a hacer cualquier comentario al respecto. Estaba en el gran reino de Norh ahora, reino que ya le había dejado un recordatorio permanente que no era bien recibido allí.
Esperó hasta que los guardias hubieran alejado paras volver a incorporarse, ya que no quería que le vieran la sonrisa contenida por la reprimenda que habían recibido. Había disfrutado cada palabras que el rubio les había dedicado, pero era un dulce que tuvo que disfrutar a escondidas.

Se incorporó frotándose las muñecas allí donde todavía tenía las marcas de falanges. O él era de piel más delicada de lo que recordaba, o realmente se habían ensañado con él.
Caminó en silencio detrás de los pasos del rubio hasta llegar a una habitación cercana, el mar de papeles y pergaminos era impresionante, al igual que la elegante cama con cortinados, distraídamente el ladrón se encaminó hacia la gran ventana de hoja doble y oscuros postigos de madera, tras asomarse brevemente pudo ver que no estaban a tanta altura, más igualmente la vista al patio interno del castillo era impresionante, contrarrestaba por mucho con el resto de los paisajes que decoraban el reino. Con melancolía encontró el estanque donde un año atrás había intentado pegarse jn chapuzón. El solo recuerdo lo hizo hacerse sentir tan mal, que desvío la mirada rápidamente volviéndose hacia su cliente.

-Usted dirá, Jefe-.


Trató de hablar con tono casual y relajado. Lo último que quería era traer viejos resquemores a esa reunión. Tenía la idea que lo había mandado llamar para hacer circular palabrerías por el bajo mundo, pero a los hechos, no tenía al cien por cien claro que hacia allí, por lo que tomar una actitud dispuesta y abierta eras su mejor opción. Aunque lo que dijo el príncipe a continuación casi logra que el bandido se tragara su mondadientes.

-C-cobrar? Mis servicios?-

El bandido dio una rápida mirada en derredor, el príncipe lo había escoltado hasta su alcoba directamente, por lo que vs intenciones eran claras. Debía admitir que estaba sorprendido, nunca pensó que el rubio tuviera esas inclinaciones, supinia que era de esos secretos bien guardados por la nobleza.
Miro alevosamente de arriba abajo al esbelto príncipe y no pudo evitar esconder su sonrisa. “Me vuelve a sonreír la suerte” se dijo mientras daba un par de pasos para acercarse a su majestad.

-Oh! Descuide, nunca podría cobrarle, majestad.-

Mientras hablaba comenzó a desprender su capa.


-
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2638


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 08, 2016 10:26 am

La situación había tomado un giro un tanto… llamativo. Probablemente fuese por mis palabras, pero no pude evitar sentir como si estuviese en cierto peligro cuando aquel bandido dijo que no me cobraría en absoluto. Bueno, seré más sincero. Eso no fue lo que me preocupó. Lo que me preocupó fue aquella sonrisa que vi que se mostró en su rostro y se desprendió de una prenda. Yo, por mi parte, decidí mantenerme lo más tranquilo posible. Se había dado un malentendido por mi culpa, pero él dijo que no iba a cobrar por sus servicios, aunque haya sido todo malinterpretado.

Agradezco tu ofrecimiento. Desconocía cuanto solías cobrar por tu trabajo, pero esto hará las cosas más fáciles.

Di un paseo por la alcoba y tomé una espada de decoración. Sin embargo, debido a que parecía tan real como las demás, dudaba que Gaius pudiese averiguar que, efectivamente, era falsa y que, como consecuencia, no presentaba ningún tipo de peligro para él. Además, solo en caso de que se diese cuenta de que el arma era falsa, decidí mantener cerca de la puerta que ahora estaba un poco más lejos del bandido.

Lo admitiré. No tengo ni idea de por qué he sentido este miedo a este hombre, pero si el instinto me dice que me mantenga alejado de él, así lo haré. No dudaré bajo ningún concepto en hacerlo. Si mi instinto me dice que huya, aunque sea muy descaradamente, lo haré. Y si mi instinto me decía que evitase todo tipo de contacto físico con el bandido porque a saber qué me puede hacer, lo haré.

Sin embargo, no sé por qué te has quitado la capa ―dije, intentando mantener siempre la calma, sin importar la situación―. Iré directamente al asunto: se trata de los rumores que hay sobre la familia real. Quiero que te encargues de que no se hablen más. Concretamente hablo de aquel que me hizo buscarte y encontrarte aquel día. Desconocía cuanto cobrabas por ello, pero admito que es una buena muestra de voluntad por tu parte decir que no cobrarás en absoluto por ello ―intenté siempre sonar lo más tranquilo y serio posible, sin preocuparme por lo que había hecho o pudiese hacer. Eso sí, el mango de la espada de decoración estaba bien sujeto para sacar el arma en cuanto fuese necesario―. También, me gustaría recurrir a ellos para otra tarea más confidencial. Por eso te he hecho venir hasta aquí. Se trata de propagación de información lo que, como ya sabemos, es tu especialidad.

Nunca me he considerado religioso, pero en estos momentos podría estar rezando a quien fuese para evitar que se repitiese la situación que se había dado. Por muy bien que pusiese mi cara de póker, lo cierto es que seguía sintiendo miedo por algo que prefiero ni siquiera mencionar.

Debido a los motivos de confidencialidad, no puedo revelar detalles hasta que me asegures que lo llevarás a cabo. Por otro lado, permíteme prevenirte de que, si por algún casual, la información que he pedido que se propague no es la que llega a mis oídos habrá un castigo que será incluso más severo que la muerte.

OFF:
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Gaius el Miér Mar 09, 2016 1:01 pm

Suspiro. La exagerada reacción de su compañero dejaban bien en claro que el trabajo que necesitaba de su parte no era el que había anticipado. Pero la reacción completamente desmedida por parte del príncipe, además de molestarlo, lo incitaron a concebir un descabellado plan. No iba a mentir, la idea que se había echo momentos antes le había entusiasmado mucho, en especial cuando llevaba tanto tiempo sin ningún tipo de cariño. Su veloz mente volvió a mirar al príncipe de arriba abajo y, pese a todos los contras que tendría intentar una movida contra este principito, el solo reto que se le planteaba enfrente hacia que fuera más tentador. Y Gaius era muy débil a las tentaciones.
-S-solo me saco el exceso de abrigo…- dijo en tono que remarcaba lo exagerado de la reacción del príncipe. Arrojó su capa despreocupadamente sobre la cama antes de continuar.
-El viaje hasta aquí fue largo y agotador, para no hacerlo esperar a su majestad tuve que viajar varios días casi sin dormir. –
Aprovechó el momento para masajearse su propio cuello agarrotado por el viaje.
-Además, no sé si lo noto, alteza, pero su reino está rodeado de volcanes activos y áridos caminos… No es que lo critique! Por supuesto que no! Norh es una tierra hermosa en su manera especial de serlo.- Volcando su mirada en la ventana continuo –Una forma muy especial.-  
Se quedó unos segundos con la mirada perdida en la ventana, hasta que como un rayo volvió a la realidad
-Pero bueno! Vine a hablar de negocios, no? Pues negocios serán-
Caminó con tono resuelto y con soltura por la habitación hasta el escritorio que estaba a pocos pasos de la cama, y sin ningún tipo de pudor se sentó sobre la mesa, antes apartando un par de documentos para no dañarlos. Tuvo que sentarse cruzado de piernas para no delatar su entusiasmo. No se sentía para nada intimidado por el mago esgrimiendo una espada, para empezar ya sabía que era un arcanista y no un guerrero, por lo que veía al príncipe como un niño que lo apuntaba con un arma de madera.
-Sacar el rumor? Por supuesto que lo haré, pierda cuidado por ello.- Dijo dando una pequeña reverencia.
-Le debo la vida, milord, es lo menos que puedo hacer por usted-
Gaius miraba de frente al mago, pero la curiosidad de ver que eran esa gran pila de papeles alrededor suyo le empezó a ganar. En especial un pergamino que estaba a medio expandir sobre la mesa que tenía una serie de dibujos y rumas extrañas de dragones que llamaban al curioso ojo del ladrón.
-Quiere expandir su propio rumor? Eso no será problema, como ya ha visto en carne propia, mis servicios son muy buenos, así que no tengo que hacerle énfasis en el alcance que tendrá la palabra que quiera propagar.-
Con un movimiento del índice, empujo la parte enrollada del pergamino a su derecha para que terminara de mostrar el enigmático dibujo.
-Así que dígame que es…-
La imagen que mostraba el pergamino hizo que perdiera cualquier tipo de sutileza, y sin descaro tomó el pergamino y se lo acercó para verlo mejor
-Wow… esto sí que es raro. Que son todos estos dragones?- preguntó abiertamente el ignorante ladrón.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2638


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 09, 2016 6:36 pm

¿Lo había malinterpretado? Era una alta posibilidad. Aquella sensación que tuve me indicaba que me mantuviese alejado, pero la respuesta de Gaius a mi forma de expresar temor me hizo pensar que, solo quizás, estaba pensándolo demasiado. Decidí relajarme un poco y bajar la guardia cuando escuché sus comentarios sobre el terreno del país.

No es necesario que hagas mención a los terrenos del país para quedar bien ante mí, Gaius ―dije―. Soy consciente de que Nohr no es precisamente un país que goce por su turismo ni por sus campos.

Mi respuesta fue neutra. Instintivamente, seguía estando un poco alerta, pero poco después mi precaución se dirigió a otro campo completamente diferente: los documentos. Si los rompe… lo mato. Juro que lo mato. Pero no debo mostrarme demasiado afectado por ello. De lo contrario podría pensar algo exagerado de lo que no es… tal y como yo parezco haber hecho momentos atrás.

Aceptó eliminar el rumor y, como era de esperar, tuvo que hacer otro comentario para intentar agasajarme. Odiaba ese tipo de situaciones.

Bien. Esa es una situación menos de la que preocuparme. Además, como ya has dicho, tú te ocuparás de los gastos correspondientes a esos. Permíteme agradecer eso aunque, técnicamente, tu hayas sido el causante de aquello ―era extraño, pero había sido educado para esas cosas. Incluso si no lo veía necesario.

Tras contarle mi propuesta de expandir un rumor, Gaius aceptó sin problema. Además, el hecho de que se dirigiese a aquellos documentos en concreto facilitó la explicación futura.

Te recomiendo sentarte en ese asiento de allí ―señalé el asiento a mi izquierda mientras me acercaba y tomaba con cuidado el pergamino―. Este tipo de cosas son, además delicadas. Si se tratan de forma violenta, se pueden romper. Y, respondiendo a tu pregunta, esos dragones que ves ahí están directamente relacionados con el trabajo en cuestión.

Tras poner el pergamino a buen recaudo en uno de los cajones, decidí relajarme y, al fin, dejar la espada en su sitio. Dudo que hiciera nada ya a estas alturas.

Imagino que habrás visto un poco más de movimiento militar que la última vez que estuviste. Estamos organizando una ofensiva similar a la que se dio cuando la iniciaron Altea y Lycia. Esos dragones que mencionaste son representaciones de los jinetes de wyvern de Nohr. ¿Alguna otra pregunta o podemos ir a los detalles?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Gaius el Sáb Mar 12, 2016 11:06 pm

Escuchó las palabras del noble, pero también prestó especial interés a sus acciones. Este estaba tenso, y se podían ver unas finas y asules ojeras debajo de sus ojos. Eso sumándole al entusiasmo que ya tenía acumulado, le dieron impulso al bandido de tratar de salirse con la suya, o por lo menos intentarlo. Por lo que no bien dejó la espada en un costado, se animó a acercarse al noble.
-Oh! Veo, trabajos muy importantes carga sobre sus hombros, majestad-
Dijo mientras se bajaba del escritorio y se paraba frente al monarca.
-Lleva usted el peso de todo un reino sobre sus hombros, no le resulta pesado o agobiante tanta tarea y ninguna retribución? Puedo decir que es usted un hombre cansado que no ha  visto una buena noche de sueño en mucho tiempo.-
Todavía apoyado en el escritorio, tomó de las caderas del noble y lo trajo hacia si.
-Majestad… mucho trabajo y pocas satisfacciones… no le hacen bien, sabe? Lo vuelven un ser tenso. Yo podría aliviar esas tenciones suyas si me lo permite-
Sus manos comenzaron a traerlo hacia sí, mientras terminaba de desatar el fardo en el cinturón. Sus caderas se chocaron mutuamente, y estaba seguro que para esa altura el príncipe ya estaría sintiendo “el entusiasmo” que el ladrón estaba teniendo en este momento.
Inclinando ligeramente el torso, acercó su cabeza al cuello del príncipe, y con un suave hilo de voz le susurró al oído
-Yo podría ayudarlo a sentirse mejor. A olvidarse de sus problemas… De que pueda volver a dormir como un bebe-
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2638


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 15, 2016 2:07 pm

Justo cuando pensaba que Gaius no iba a hacer nada más fuera de lugar y que podría empezar a hablar de los asuntos importantes, veo cómo se me acerca y me trata de una forma amistosa. Hasta ahí, ningún problema. De hecho, lo que decía era lógico. ¿Por qué siquiera preocuparme por el tema de que ser príncipe es un oficio agotador? Así lo era y así lo ha sido desde que sé.

Eso no es un problema, Gaius. Hago esto porque quiero. No hay más razón aparte de esa.

Lo que sí que fue un problema fue cuando noté las manos del ladrón y escuché las siguientes palabras del bribón. ¿Aliviar tensiones? ¿Mucho trabajo y pocas satisfacciones? ¿Se puede saber de qué me está hablando? Mi deber con el pueblo de Nohr es algo que he elegido yo también. Es cierto que soy un príncipe, mas no el único. Marx y Camilla podrían ocuparse de mis tareas si no quisiera realizarlas.

Pero en estos momentos preocuparme por mis deberes no era lo más importante precisamente. Cuando noté cierta parte del cuerpo de Gaius muy animada no pude evitar sentir, de nuevo, que estaba en peligro. ¿Lo peor? Que esta vez no era mi imaginación. Gaius estaba dispuesto a intentar tener actividades no oficiales conmigo. Y no del tipo que me gustaría tener.

No pude evitar sentir un escalofrío cuando escuché la voz de Gaius en mi oído en un susurro que, probablemente, si tuviese ese tipo de orientaciones, habría hecho que me sintiese atraído a su propuesta. ¿Para qué negarlo? La información objetiva es cierta. Estaba cansado y tenso por culpa de los papeleos para la liberación de Nohr. Sin embargo, eso no implicaba que fuese a tener ninguna relación sexual con nadie. Menos con este hombre que seguro que busca algún beneficio tras esto. No es idiota. No se metería en esta situación si no tuviese algo que ganar. Y dudo que simplemente satisfacer sus deseos carnales sea su objetivo.

Pero tampoco podía reaccionar de forma violenta. Si lo hiciera, Gaius podría negarse a realizar esta labor. Fue por ello que decidí actuar de la forma más fría y calmada que podría yo actuar en mi posición. Tomé de los brazos a Gaius y, tras asegurarme de que dejaba de tocarme, lo aparté de mí. A continuación reparé el daño (si así se le podía llamar) que Gaius había ocasionado a mi vestimenta. Manteniendo una cara que ocultase mi sorpresa y miedo di una vuelta a la mesa del escritorio para usarlo de muro entre él y yo y apoyé mis brazos en el respaldo de la silla.

… Como iba diciendo, hablaré sobre el trabajo ―dije, haciendo caso omiso a lo que había sucedido hacía unos segundos―. Necesito que expandas la información de que Nohr va a organizar sus tropas para liberar su país de la amenaza de los emergidos. ¿Puedes hacerlo?

Nunca pensé que diría esto, pero puede que si Gaius desistiese tras este rechazo piense en agradecer a Naga lo que ha sucedido o a Ashera o a quien sea. Nunca he sido muy religioso, pero creo que en este ámbito es necesario agradecer a esa fuerza superior si es que de verdad existe.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Gaius el Miér Mar 30, 2016 4:52 pm

La correcta reacción del noble dejó pasmado al ladrón. En su experiencia los nobles, en especial los de las esferas más altas, solían reaccionar con improperios, gritos y patadas cuando alguien de clase baja osaba siquiera a invadir su espacio personal, pero Leon no, con unos modales envidiables él simplemente se limitó a alejarse y acomodar sus ropas. Estaría acaso acostumbrado a esta clase de tratos? Ciertamente, no importaba la clase social de la que se tratara, siempre que se sobrepasaba con un hombre, este cuando mínimo mostraba cara de desprecio y repugnancia, pero las facciones perfectamente calmadas del príncipe le dieron la pista de que, este correcto caballerito tenia larga experiencia en cercanía masculina, lo que no pudo más que avivar las intenciones del ladrón ahora que confirmaba que el príncipe “era de esos”.

Si bien su entusiasmo crecía más y más, tuvo la avidez suficiente para no dejar su trabajo a medias. Cuando el noble giro para acomodar su ropa, Gaius tapando con su propia mano el fardo que habilidosamente había desatado momentos antes, y rápidamente lo guardaba a buen recaudo dentro de su pantalón. Era un muy buen escondite, si el noble se le ocurría registrarlo, simplemente sentiría que estaba más contento que hacia un rato. Aunque ahora que sabía las inclinaciones de su majestad….
No hubo tiempo de cambiar de lugar su nuevo oro, ya que enseguida el noble se volvió hacia él, por lo que simplemente quedó en una pose casual mientras seguía dedicándole miradas lascivas a su majestad.
Gaius intentando haces un gesto seductor por encima del escritorio, intentando recostarse sobre el mismo, accidentalmente tira una pila de papeles en su temprano intento por girar encima de la mesa. Los papeles vuelan por todos lados y el ladrón con cara de espanto, se apresura a bajarse sin encanto alguno y comenzar a juntarlos lo más pronto posible.

-Asd.. Mil perdones majestad! He sido muy torpe, sepa disculparme!-

Se apresura a amontonar los papeles contra su pecho uno tras otro, mientras si agil mano comienza a levantarlos sin orden alguno.

-Por supuesto que puedo correr la voz, majestad. –


Dijo levantando la cabeza para sonreírle al monarca mientras seguía arrodillado en el suelo.

-Ya le he dicho que soy su fiel sirviente-
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2638


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Invitado el Jue Mar 31, 2016 6:35 pm

Para cuando me alejé y ya estaba, de nuevo, observando a Gaius para evitar que volviese a hacer nada por el estilo. Sin embargo, parece ser que aquella frialdad no sirvió en absoluto para que el pelirrojo captase la indirecta que le había lanzado de forma sutil. Supongo que el intelecto influye a la hora de captar este tipo de cosas.

Seré sincero. Sentía una mezcla de asco e incomprensión que nunca antes había sentido. Por un lado, no tengo ninguna intención de tener nada con un hombre, sin importar lo que hiciese. Sin embargo, ¿por qué no se dio cuenta de ello? Admitiré que Gaius debe ser considerado atractivo, pero ya está. De ahí a tener el más mínimo deseo sexual hacia su persona hay una gran diferencia. Por otra parte, incluso si me sintiese de esa forma hacia él, ¿qué clase de príncipe sería si dejase que esos deseos me poseyesen en lugar de estar protegiendo mi propio país? Eso sería una irresponsabilidad inmensa.

Fue por ello que, internamente, a pesar de la metedura de pata del ladrón, no me sentí especialmente molesto. Simplemente me limité a recoger los documentos. Iba a tener el menor contacto físico con él, especialmente tras ver eso. ¿Se puede saber qué clase de persona es? ¡Soy un príncipe! Incluso si fuese de ese tipo de personas, jamás cedería a mis caprichos. Tengo una responsabilidad para con mi pueblo y no pienso permitir que un simple ladrón se interponga en ello.

Gracias por recogerlos, pero ten cuidado de no hacer nada estúpido como lo de hace unos segundos ―recriminé, refiriéndome a su intento en absoluto sútil de seducirme.

Tras haberlos recogido todos me senté y me dediqué a ordenarlos uno a uno con cuidado de no confundirme en el proceso. El mayor problema a la hora de hacer esta tarea era, sin embargo, no la labor en sí misma, sino la persona que estaba tan próxima. Supongo que tendré que dejar las cosas claras…

Gaius… si, por algún casual, llegas a siquiera rozar algún otro documento… me encargaré de que ese ojo no sea lo único que hayas perdido.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Gaius el Jue Abr 07, 2016 3:32 pm

Dese el suelo y pasando papel tras papel los cuales acumulaba contra pecho, juntándolos sin mucho sentido u orden. Pero no bien el monarca se levantó de su lado y comenzó a ordenar los papeles sentado en su cómoda silla, aprovechó para colarse una de esas preciadas hojas dentro de su pechera. No había llegado a fijarse bien de que era, solo sabía que no era un mapa o una carta, pero si una larga hilera de números y ligeras palabras sueltas.  Por suerte la amenaza del rubio llegaba a sus oídos después que la pagina estuviera a salvo y bien escondida, de lo contrario el ladrón realmente se lo hubiera pensado dos veces.
Con una sonrisa en los labios y con toda la naturalidad del mundo salió de debajo del escritorio y dejó con cuidado los papeles que había recogido alado del príncipe.

-Oh! Descuide, majestad. Nunca haría algo para ganar su ira. Como le dije antes, estoy para servirlo.-

Mientras dejaba los papeles y simulando ser un descuido, acarició suavemente  la mano del príncipe. Era un mensaje claro, pero prefirió no profundizar mucho más. Como ya había comprobado, el noblecito compartía gustos, pero eso no significara que debiera forzarlo, solo dejar la puerta abierta. Aunque debía admitir que la idea de atacar súbitamente al delgado y delicado muchacho hacia que su emoción se incrementara.
Tratando de pensar en otra cosa, ya que ahora al estar rodeado de monedas de oro, su amigo estaba bastante incomodo dentro de sus pantalones, echó a andar hacia la ventana, dándole la espalda a su majestad y acomodando la presión de su entrepierna con disimulo, para luego terminar apoyado contra el marco de la ventana contemplando el jardín, una de las pocas lindas vistas de todo ese reino.

-Pero entonces majestad… eso es todo lo que necesita de mí? Que pase un mensaje? YA me lo ha dicho? Porque si fue así, sepa disculparme, no he prestado atención.-
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2638


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Invitado el Vie Abr 08, 2016 10:56 am

Cada vez me ponía más y más nervioso con la presencia de Gaius. Lo ocultaba perfectamente, pero esperaba haber sido lo suficientemente claro con él cuando le rechacé su primer intento de seducirme. ¿Por qué seguía insistiendo? ¿Acaso no había sido bastante contundente con la respuesta fría? No pude evitar dejar escapar un suspiro mientras terminaba de ordenar aquellos documentos, dándome la sensación de que había algo raro, aunque no sabía identificar qué. Si tuviese el tiempo, lo haría, pero es que no es ese el caso. La presencia del pelirrojo me preocupaba mucho.

Nunca me había considerado una persona atractiva a los ojos de los demás. Lo único que podía atraer a otras personas hacia mí es mi título, así que podía comprender en cierto sentido que algunas personas se me acercasen a mí por eso. Sin embargo, jamás imaginé que un plebeyo tuviese aires de grandeza. Por no mencionar que esta era la primera vez en que me sentía cortejado por un hombre. Aunque he de admitir que sus tentativas eran mucho más suaves que las de aquella noble.

Gaius poco después volvió a hablar y tardé un poco en responder cuando organicé más o menos los papeles y los dejé en un cajón que cerré a continuación. Aquellos papeles eran relativamente importantes. Después de todo, algunos eran informes de los emergidos y otros eran cuentas de equipamiento. Tenía que haberme confundido al ordenarlos antes de prisa, porque no me encajaba la cantidad de documentos de informes fondos para los combates. Ya le echaré un vistazo con más detalle y, si era así, preguntaría a los encargados de eso. Es hasta posible que el documento se cayese de camino a la alcoba.

Entonces me acordé de un pequeño pero importantísimo detalle. Había un rumor más que tenía que preguntarle a Gaius antes de irse. No sé si era cosa de él, pero incluso si no era así, si es capaz de hacer correr la voz y detenerla con sus propios rumores, debería ser capaz de hacer lo mismo con otros que no fuesen cosa suya, ¿no?

De hecho, tengo una pregunta. Eres capaz de acallar las voces del pueblo. ¿Eso se aplica solo y exclusivamente a los rumores que tú expandes? ¿O se extiende a otros? ―pregunté―. De ser así, hay un rumor que me gustaría que silenciases. El rumor relacionado con la visita de mi hermano Kamui al príncipe Marth. No voy a tolerar que mi hermano sea atacado por algo que es mentira ―dediqué una mirada tranquila a Gaius―. ¿Puedes hacerlo?

Además, había una cosa que tenía que decir igualmente, para dejarlo claro también.

Por otro lado… fuera de los asuntos profesionales, hay algo que he de aclarar con respecto a lo que pasó antes. Creo que no fui lo suficientemente claro en eso, así que lo diré ahora…―suspiré cansado―. Mi deber como príncipe es dedicarme a mi país. Eso implica evitar todo tipo de placer sexual, sea de mujeres u hombres ―expliqué―. Tuve la sensación de que había dejado cabos sueltos con mi reacción.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Gaius el Dom Abr 10, 2016 11:39 pm

Aprovechando que del monarca acomodaba papeles en su escritorio y parecía muy concentrado en ello, y que él e daba la espalda, aprovechó la oportunidad para cambiar de lugar el oro que había estado compartiendo lugar en su apretada entrepierna. Aunque lo hizo con gran sigilo y cuidado, no pudo evitar dar un ligero suspiro de alivio cuando las frías y duras monedas dejaron de presionar contra su miembro. Ahora con el botín a salvo dentro de sus múltiples saquillos ocultos de su peto, pudo volver a girarse hacia el  príncipe.

-Acallar rumores? Uf! Eso es algo  que difícilmente … -

El ladrón se apuraba a contestar, ya que en verdad, él solo sabía a quienes sobornar pero por su propio canal, mas nunca sabría como acallar los rumores que circularan por otro tipo de canales. Pero cuando el príncipe mencionó el rumor en cuestión, supo enseguida que era uno de los suyos, por ende trabajo fácil para él. Dándose aires de sobrador avanzo nuevamente hasta el escritorio.

-Oh! Ese rumor. Si lo he escuchado anteriormente. Un rumor pasado por una persona poderosa, será difícil de acallar.-


Había llegado junto al escritorio, y ahora que volvía a tener al rubio frente a frente, y en especial después de haber escuchado su triste historia de como no podía tener nada con nadie debido al peso de su cargo, a lastima se mezclaba con su propio libido. Que estaba pasándole con este extraño y caprichoso príncipe? Porque en esta reunión se sentía tan atraído hacia él? En los últimos encuentros que habían tenido, el ladrón había pasado más tiempo huyendo de él que hablando. Y Ahora, en la intimidad de la recamara de este poderoso muchacho de rubios cabellos, todo lo que quería era encontrar la forma de llevarlo hasta su propia cama y divertirse quitando esa intrincada envoltura con la que le gustaba cubrirse.
Se relamió el labio mientras seguía rodeando lentamente el escritorio hasta colocarse al costado del príncipe apoyándose en el respaldo del propio asiento de León.

-Yo podría acallar ese rumor… pero no será tarea fácil…. Y mucho menos barata… hay que hurgar muy abajo en ellos callejones… incluso en algunas alcantarillas, sabe?
Codearse con gente ciertamente nefasta y perversa, que no dudarían en cortarle el cuello a uno simplemente porque no les gusta su color de ojos…-

Seguía acercándose al príncipe con sumo cuidado, buscando que este no lo fuera a empujar súbitamente. Sabia lo que iba a hacer, era una carta difícil de jugar y tendría que apelar al honor del príncipe para lograrlo. Pero así eran los nobles, siempre más preocupados por su imagen que por su cuello.
Colocando la mano sobre el antebrazo del rubio, consiguió dar el mensaje adecuado y también detener alguna temprana cachetada.

-Me estaría jugando el cuello, y eso es algo que nunca hw vendido barato.
Pero descuide majestad, podría llegar a hacerlo sin que usted tenga que preocuparse por dañar el contenido de sus arcas reales …
Y majestad… todos sabemos lo que “solo me dedico a mi causa” significa. Ha sido el código secreto entre soldados en campaña durante décadas….
Aparte no tiene que fingir  conmigo…-


Diciendo esto, con la mano que antes posaba en el respaldo lo tomó sin rudeza por la barbilla y le dejo un suave beso en los labios.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2638


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Invitado el Mar Abr 19, 2016 6:22 am

Una vez le expliqué de qué iba el rumor, el ladrón supo a cuál me refería. Además, parecía conocer a la persona que lo había expandido. Esa… es una información muy interesante. ¿Quizás podría sacársela?

Parece que lo conoces. ¿De quién se trata?

Mientras esperaba mi respuesta noté cómo Gaius se había acercado demasiado (de nuevo). Iba a apartarlo, como siempre solía hacer, pero sus palabras hicieron que me quedase quieto durante unos segundos, intentando encontrar hasta la más mínima información de lo que decía. Además, el ladrón aseguró que su vida podría correr peligro si se le enviaba a hacer ese encargo. Sinceramente, me importaba bien poco siempre y cuando se deshiciese del rumor, aunque debía admitir que sería una pena perderlo.

Con lo que mis alarmas se empezaron a disparar fue con sus palabras de que no tendría que pagar ni una sola moneda por ello y la insinuación cada vez más clara. Una pena que me diese cuenta de ello tarde y tan solo pudiese reaccionar cuando la distancia entre él y yo era nula.

Seguía procesando lo que había sucedido mientras pensaba en las posibles razones por las que no torturar a Gaius hasta la muerte. ¿Lo peor? Que no se me ocurría ninguna a medida que intentaba hacer que la ira abandonase mis pensamientos. Debía ser directo, claro y sincero. No podía dejar ni la más mínima duda al respecto. Fue por ello que, sin dudarlo un instante, en el momento en que el ladrón bajó la guardia, le di un cabezazo con todas mis fuerzas y me levanté, simulando que nada había ocurrido.

Creía haber sido lo suficientemente claro, pero veo que no… ―en mi voz se notaba una cierta molestia por lo sucedido―. Verás, Gaius… No sé en qué te habrás basado para suponer que podías conseguir algo de mí con eso… Ante la duda, lo dejaré más que claro: no tengo esa tendencia que parece que tú, sin embargo, tienes. Así que haremos esto… de otra forma.

Me acerqué a uno de los cajones y tomé un libro. Tenía dibujos arcanos, típico de un tomo de magia, salvo por el detalle muy importante de que no era magia práctica, sino historia. Sin embargo, la torpeza de Gaius de hace unos momentos con los documentos me hizo pensar que no sabía leer. Si era así, podría engañarle por completo y hacer que cumpla mi petición. Tras cerrar el cajón, abrí el libro y empecé a pasar las páginas hasta llegar a una que hablaba de la historia de la magia oscura, con dibujos de dicho tipo de magia para hacer más real mi interpretación.

Gaius… antes dijiste que podrían cortarte el cuello si intentabas acallar ese rumor del que hablé, ¿cierto? ―me acerqué a él, tomo falso en mano―. Permíteme darte un incentivo para que aceptes el trabajo. Un incentivo que estoy más que seguro que será adecuado… ―estaba a unos pocos centímetros de él cuando sonreí de una forma nada amistosa―. Si no aceptas el encargo… me encargaré de que sepas de primera mano por qué hay quienes viven aterrados por la magia oscura. Porque seguro que será peor que aquello que te ha pasado en el ojo, por poner un ejemplo. Si no me crees, podemos hacer una prueba contigo como conejillo de indias―dejé escapar una risa―. La magia más básica de la escuela de la magia oscura roba la fuerza de quien la sufre y, si es usada bien, puede provocar una tortura continua durante más de un día completo y sin que el sujeto perezca. Muy interesante, ¿cierto? ―no estaba seguro de si se podía, pero el mago era yo; no él―. Y he de decirte que llevo estudiando la magia desde mi infancia. Soy capaz de eso. Por otro lado… ―volví a sonreír―, ya sabes que si se te ocurriese difundir un rumor sobre mí o alguno de mis hermanos te encontraré de nuevo, ¿no? Así que más te vale actuar de una forma más… cooperativa y profesional.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Gaius el Mar Abr 19, 2016 11:09 pm

Gaius cayó de espaldas al suelo producto del fuerte cabezazo que el rubio le había proporcionado justo en la cien. Sentado desde el suelo el ladrón se frotaba la frente mientras miraba sorprendió por la fuerza que había demostrado tener el joven príncipe. Si bien sus labios se habían rozado, no había logrado darle el beso pasional que hubiera deseado, igualmente la suavidad de la tersa boca de su majestad seguía presente en su piel, y se pasaba distraído el dedo allí donde habían hecho contacto.
Suspiró, realmente iba a hacerse el difícil? La nobleza era más terca de lo que había imaginado, y estaba comenzado a incorporarse cuando las palabras del joven le hicieron levantar la vista mientras se sacudía el polvo.  

Con los ojos como platos se lo quedó mirando inmovil en medio de la acción, no era tanto la imagen de Leon, o su postura, pero si las amenazas que le dedicaba, y los recuerdos que en bandido despertaban. Las palabras del mago lo sacudieron como una turbonada, arrancando recuerdos que yacían dormidos en lo más profundo del subconsciente del ladón, pero muy reales y recientes. Como podía haber pasado por alto el detalle que ya sabía de su majestad? Era un mago, y uno de los que practicaban los ritos más oscuros y sádicos… como aquellos tres…

Cayó de rodillas al suelo de inmediato ante la epifanía, el sudor le empapó la frente y sintió como lentamente empezaba a perder el control de su respiración.
Los recuerdos venían en tropel de su subconsciente a su más consiente ser, haciendo que las viejas heridas le volvieran a doler, que el terror de aquella tormentosa semana volvieran a surgir. Todo llegandole como un balde de agua fria que lo golpeó y tumbó en el suelo.
Era tan solo un recuerdo, "solo una vieja pesadilla" se solía decir a si mismo cuando lo despertaba por las noches, pero eso no la hacia menos dolorosa y enloquecedora.

Apenas y habían pasado unos minutos desde que Gaius llegara a la habitación, pero ante su ojo esta ahora estaba cada vez más oscura y borrosa. Su respiración se agitaba mientras todo su cuerpo era bañado en sudor. Las viejas cicatrices comenzaron a doler más y más haciendo que el ladrón se doblara sobre sí mismo abrazándose el tronco. Podía sentir el cuchillo, el terror, la ansiedad y desesperación, toda estaba siendo revivido por una simple amenaza.

-Arrrggghhh…-

Sabía que este hechicero no tenía la misma aura terrorífica que aquellos tres, pero ante su mente, en ese momento, en esa postura, con la misma imagen amenazante, no le hacía diferencia alguna. Jadeando en el piso podía ver las gotas corriendo por su nariz cayendo al suelo, formando un minúsculo charco debajo de él. Mas era incapaz de levantar la cabeza, una fuerza invisible lo sostenían en esa posición. Una costumbre adquirida a base de fuego y tormento. Secciones de entrenamiento, largas y extenuantes donde el ladrón había aprendido más de lo que hubiera querido saber jamás.

Sabía que no estaba atrapado, que podía escapar, que no tenía que pasar por eso nuevamente. Pero quería escapar? La respuesta a esa pregunta era cada vez más borrosa e indefinida.
Las palabras de Leon le llegaban como amenazas .. Deliciosas amenazas que hacían que oleadas de emociones le recorrieran el cuerpo con cada una de ellas. Con el corazón luchando por abandonar su pecho, el bandido temblaba en su sitio sin levantar la cabeza de su lugar, escuchando cada palabra, sintiendo como se le ponía la piel de gallina con cada frace, pero pese a todo, nada de eso le desagradaba, sino todo lo contrario. Recordaba esa sensación y lo que venían después de esas crueles amenazas. Y lo deceaba. Se negaba a aceptarlo todavía, pero un eco en su mente estaba bailando de felicidad y rogando por más....

Lentamente, muy lentamente comenzó valientemente a incorporarse, siempre sentado en el suelo, y se desprendió el intrincado peto que lo envolvía. El vaivén de su pecho le dificultaba llegar a las hebillas, pero no era algo que pudiera controlar, al punto que respiraba con la boca abierta ya. Una vez desatado, colocó el pesado peto boca abajo a su derecha con gran cuidado y delicadeza, para enseguida quitarse la camisa la cual doblo y dejó encima del peto. Con el torso desnudo el ladrón seguía sin poder controlar su respiración o siquiera elevar la mirada hacia el príncipe. La emoción estaba más que presente en su rostro ya que no podía evitar estar completamente ruborizado y tener una media sonrisa tonta en los labios.
Gateó por el suelo hasta abrazarse a una de las piernas del oscuro mago. Desde esa perspectiva ahora desde la espalda del ladrón estaban visibles las mil cicatrices que le surcaban todo el cuerpo, y en el centro de la misma espalda, una imborrable marca a medio hacer, que era el inequívoco emblema del dragón negro al que tanto se hacía alabanza en la vecina Plegia.
Era un extraño y doloroso tatuaje hecho a base de remover finas capas de piel y dejar la carne expuesta a cicatrizar. Si bien no estaba completo, su reconocimiento era inmediato, ya que tres de los seis ojos estaban dibujados a la perfección.

-C-castígueme …. Castígueme por favor!-

Dijo finalmente el ladrón hundiendo su rostro en la negra bota de su anfitrión.

Spoiler:


Última edición por Gaius el Miér Abr 27, 2016 11:28 am, editado 1 vez
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2638


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Invitado el Miér Abr 20, 2016 1:56 pm

off:
Tengo el permiso y las súplicas (??) de los usuarios para entrar en el tema XD

Una semana.

Ese era el tiempo que llevaba viviendo en el castillo, y me aliviaba haber comprobado que el príncipe Leon y yo nos manejábamos de maravilla cuando de trabajo se trataba. Sus órdenes eran claras y concisas, y yo rápida y eficaz. Aunque aún quedaban documentos por clasificar, prácticamente todo el papeleo ya estaba ordenado y al alcance de todos sus hermanos. Sin embargo, continuamente llegaban más informes, facturas y registros, por lo que realmente había que aprender a tenerlo todo al día para mantener el control.

Y precisamente a eso me estaba dedicando ahora mismo. Me encontraba en los archivos, ordenando ciertas facturaciones por orden de antigüedad, cuando me di cuenta de que las más recientes no estaban por ninguna parte. No me alarmé, puesto que absolutamente todos los archivos debían pasar por al menos uno de los miembros de la familia real antes de ser enviados aquí. De hecho, tenía entendido que era precisamente el príncipe Leon quien estaba a cargo de las últimas facturas, así que lo más probable es que las que me faltaban estuviesen en sus aposentos. Después de todo, en los últimos días había comprobado que, efectivamente, rara vez trabajaba fuera de ellos. Entiendo que estar en tu propio dormitorio sea más cómodo, pero debía admitir que me parecía poco prudente recibir a las visitas en el mismo lugar en que guardaba sus archivos. Pero ¿quién era yo para criticar los métodos de Leon cuando era poco más que una recién llegada?

Así que, tras organizar los papeles que quedaban y apuntar los últimos datos en el informe, me dirigí con unos cuantos pergaminos hasta la habitación de Leon. A estas alturas, ni a mí me resultaba extraño trabajar de vez en cuando allí ni a los guardias les llamaba la atención verme entrar ahí tan a menudo… no como ocurrió al tercer día de estar aquí. Recuerdo perfectamente que uno de los guardias (probablemente un novato) entró en los aposentos del príncipe sin llamar, sólo para hacer llegar un mensaje, y no me pasó desapercibida aquella mirada de mal disimulada decepción cuando dirigió su vista hacia mí, tras una media hora de estar yo en la habitación. ¿Es que esperaba acaso encontrarme desnuda? ¿Qué clase de rumores habría en palacio? Afortunadamente, si había alguno, desapareció ese mismo día. Después de todo, las amenazas de Leon siempre son escuchadas…

Llegué hasta la puerta de la alcoba con una sonrisa provocada por aquel recuerdo. Di un par de golpes en la puerta y, como el asunto era un poco urgente (pues se suponía que teníamos que acabar hoy mismo con las facturaciones) y el príncipe sabía que llegaría tarde o temprano, abrí de inmediato la entrada, ignorando por completo a los soldados, que empezaban a adormecerse.

Alteza, me preg…

Quedé inmóvil. Muda. En un evidente estado de shock, traté de encontrar una explicación, LA QUE FUERA, a la extraña escena que tenía ante mí. Mis ojos, acostumbrados al análisis, captaron mil detalles inconexos que no parecían tener sentido alguno entre sí: Gaius abrazado a los pies de Leon, Leon de pie, Gaius con una marca de Grima a medio hacer, Leon con un libro de conjuros en la mano, la cicatriz de Gaius no es reciente, Leon sorprendido y asustado, Gaius sorprendido pero sonrojado, ¿en la portada del libro de Leon pone “Historia de la Magia Oscura”?

Pero hasta a los guardias medio dormidos les llamó la atención que me hubiera quedado en la puerta con una frase a medio pronunciar.

¿Pasa algo, señ…?
¡NO PASA NADA! ―bramé antes de cerrar la puerta de un portazo, abrazando los informes y sin preocuparme lo más mínimo si le había dado o no en la nariz al pobre guardia que ya iba a asomarse.

Entonces, recuperando la compostura, tratando de fingir una calma que claramente no tenía, me erguí y caminé hasta la mesita que había cerca de la ventana, a cierta distancia de los chicos, y dejé ahí los documentos. Sólo entonces me giré hacia el príncipe, forzándome a tener el valor para mirarlo a los ojos... algo que sabía que no conseguiría con mi amigo.

¿Puedo saber qué está ocurriendo aquí? ―pregunté con falsa tranquilidad, intentando aún comprender lo sucedido―. Lo lamento si he interrumpido algo, pero no puedo abandonar la estancia con los guardias en la puerta.

¡¿QUÉ NARICES ESTÁ PASANDO AQUÍ?!


Última edición por Karen el Miér Abr 20, 2016 8:26 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Invitado el Miér Abr 20, 2016 7:28 pm

Bien. La amenaza estaba teniendo resultado. Gaius había retrocedido y se había asustado con lo que le dije. Aunque… tengo la sensación de que me he pasado un poco con él. No creí que la experiencia que tuvo en la celda de Nohr fuese tan traumática. ¿Me habré pasado con él? Es cierto que me había molestado bastante, pero quizás había sido demasiado duro o exagerado en el acto.

Iba a consolarle cuando las cosas empezaron a ir mal…

¿Qué diablos estaba haciendo Gaius? ¿Por qué se ha quitado la camisa y el peto? ¿Qué está planeando esta vez? ¿Por qué actúa de esta forma tan rara? Sé que era una persona extraña, pero creo que esto lo supera con creces. Para empezar, ¿por qué está sonriendo? ¿Por qué está tan… extraño, en general? Y, lo más importante y al mismo tiempo lo que más me asusta… ¿por qué estar en esta posición me resulta tan aterradoramente interesante? ¿Por qué, durante unos instantes, he pensado en hacer realidad eso? No encaja con mi personalidad y, además, probablemente se deba a mi deseo de meterle un paliza. Deseo que, por cierto, se está mezclando con miedo.

Pero, por supuesto, eso no iba a ser lo único que sucediese. Como bien se dice, las desgracias nunca vienen solas. Escuché una voz conocida y, cuando giré mi rostro para ver a la portadora me di cuenta de que era Karen, que había entrado por cuestiones de documentos.

En ese momento pensé, sin duda, “tierra trágame”. ¿Lo peor? ¡Que Karen lo estaba malinterpretando todo! ¿Y quién la va a culpar? ¡Yo también habría llegado a conclusiones erróneas! ¡Gaius lo empeora todo! Necesito que me recuerden por qué no le maté cuando tuve la oportunidad el día en que conocí a Karen... Ah, sí... Porque era "útil" tenerle cerca.

Me arrepiento profundamente de mi decisión.

A mí también me gustaría saber qué está pasando… ―fue lo primero que pude decir―. Gaius… apártate.

De hecho, ni esperé a que lo hiciese. Yo mismo me alejé y me encargué de mantener una distancia prudencial con él.

Gaius tenía una razón para venir que no tenía nada que ver con lo que sea que pienses que has interrumpido ―dije―. De hecho, de ser posible, me encantaría que te quedases. Puede que sepas… ¿controlarle un poco? ¿Por favor?

Aquellas preguntas sonabas casi más como una súplica. Pero, ¿a quién le importaba eso? ¡Que alguien me aleje a ese bicho! ¡No importa lo que haga siempre acaba haciendo algo más raro!

Puedes hacer todo tipo de preguntas que quieras. Intentaré responder lo mejor que pueda.

Cabe destacar que todavía seguía con el falso tomo mágico en mano.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Gaius el Mar Abr 26, 2016 8:32 pm

Karen había entrado de improvisto cuando Gaius estaba a la mitad de su locura, y verla llegar fue como un baldazo de agua fría que lo despertaba de golpe y le hacía tomar conciencia del aquí y ahora. Que estaba haciendo? De rodillas y pidiendo ser castigado? Ah… la sola idea le seguía pareciendo apetecible, pero el shock del cambio repentino de contexto y situación hizo que volviera a tomar su cabeza entre ambas manos. Los recuerdos vividos de su estancia en Plegia todavía le bailaban delante de los ojos, generando un remolino de sensaciones y emociones en él. Abrazando su propio tronco, dejo caer la cara al piso jadeando y riendo en el lugar. Lo había estado a punto de perder, el poco hilo que lo sujetaba a la cordura había estado a punto de desatarse completamente, pero la graciosa y salvadora Karen había llegado justo a tiempo para mantener al desquiciado bribón en una sola pieza, por lo menos de momento.
Todavía tumbado en el suelo, con esa incontrolable risa nerviosa corriendo de su garganta, trató de serenar sus pensamientos. Que debía hacer ahora? Si corría otra vez de estos dos, lo terminarían colgando de los pulgares de la plaza publica más próxima. Aunque estando en norh, eso era difícil de ver (Únicamente porque no había muchas plazas)
Resopló y levanto la cabeza. Los escuchaba hablar, pero ya no le importaban sus opiniones. Era evidente que estaban sorprendidos por su conducta y actitud, hasta él mismo lo estaba.

Se incorporó y fue hasta su camisa y peto, los cuales se puso en el mayor y más sombrío mutismo. No importaba ya nada. Que debía mantener? Su honor? Nah, solo no correría para no perder el cuello, pero por lo demás… le era irrelevante que pensaran esos dos. De hecho tenía suerte de que su altercado con el gran rey de Daein nunca hubiera llegado a oídos del rubio. Por lo que ya no tenía nada que temer de él, salvo futuras riñas.
Con mucho cuidado de que sus compañeros no vieran el interior de su elaborado peto, se lo colocó sin levantar la mirada o hacer comentario alguno a las muchas preguntas que le hacían. Tomó su capa la cual estaba todavía encima de la cama de Leon y mientras se la abrochaba, le preguntó a su contratante.

-Algo más que precise de mí, señor?-

Si la respuesta era positiva, abandonaría raudo la habitación. YA no tenía ni quería seguir en ese lugar, no le importaba tener que gritarse con algunos guardias. Todavía tenía el salvoconducto a fin de cuentas.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Tónico de def. [1]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
Tomo de Elwind [4]
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2638


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Invitado el Miér Abr 27, 2016 3:08 pm

Sólo dos opciones acabaron por llegar a mi mente: tortura y sadomasoquismo. Y, a juzgar por el sonrojo de Gaius… me inclinaba por el segundo…

Sin embargo, Leon se esforzó por sacarme aquella conclusión de la cabeza. Normalmente habría pensado que no era más que una excusa, pero parecía que realmente quería que me quedara, y desde luego no se me pasó por alto el tono de sus palabras. ¡Casi parecía que me estuviera suplicando! Mis ojos pasaron un par de veces del uno al otro, preguntándome cómo habría logrado Gaius intimidar, estando en el suelo, a un príncipe que era también un mago negro. ¿Tal vez tenía algún tipo de “don”?

Veré qué puedo hacer… ―respondí aún confusa.

Pero mis cavilaciones quedaron apartadas cuando me di cuenta de que el pelirrojo no sólo estaba agachado en el suelo, sino que se abrazó a sí mismo y comenzó a reírse de forma bastante siniestra. Vaaaaaaale… Esto ya es DEMASIADO raro, incluso para él. Avancé un par de pasos y me arrodillé a su lado, temiendo que realmente hubiese terminado por volverse loco. Sin embargo, aun estando junto a él, no me atreví a tocarle. Lo único que faltaba es que lo asustara sin querer.

Oye, Gaius… ¿Estás bien? ―pregunté en un tono sorprendentemente dulce en mí, como si fuese más su madre o una hermana que su amiga. Estaba francamente preocupada por su salud mental.

Ya iba a preguntarle a Leon detalles sobre lo ocurrido, todo para intentar averiguar qué había hecho que Gaius se pusiera así, pero apenas miré un par de segundos al rubio antes de volver a poner los ojos en mi compañero: se había levantado sin decir nada en absoluto. Me puse en pie yo también mientras él se vestía, sin saber qué decir o hacer. Finalmente, todo terminó con su capa y una pregunta al príncipe.

Decidí mantenerme al margen, al menos de momento. Temía decir algo inapropiado o terminar de estropear las cosas, aunque permanecería atenta a las palabras y movimientos de ambos. Si ocurría cualquier imprevisto, al menos yo sería el término medio…
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Invitado el Jue Abr 28, 2016 5:09 pm

Todavía seguía asustado. Aunque Karen estaba ahí para el peor de los casos, lo cierto es que preferiría que eso no llegase a suceder nunca. Además, como si eso no fuese suficiente para asustarme, Gaius siguió actuando de una forma todavía más rara si es que acaso era posible. Su risa era bastante… siniestra. ¿Por qué reía? ¿Qué había logrado? ¿Qué ha pasado que no me haya dado yo cuenta? O, quizás, debería pensar en qué no ha pasado más bien, considerando las circunstancias. ¿Es esto lo que se conoce como insatisfacción sexual? Porque Gaius estaba claro que quería algo de ese estilo de mí… Solo de pensar en lo que ha sucedido me entran escalofríos. Conocí a la familia Delacroix y pensé que estaban chiflados, pero creo que este hombre se lleva el premio con diferencia…

Aunque, para mi grata sorpresa (no porque me alegrase verle actuar raro), Karen se preocupó por él. Vale. Parece ser que esto no era normal ni para los más allegados a él. Sin embargo, ¿cómo puede uno actuar con calma ante una situación tan incómoda como esa? La situación era… un tanto… ¿especial? Ni siquiera era capaz de explicarlo. Lo único que sé es que no quería volver a ver a Gaius por lo menos durante medio año. Tengo que recuperarme yo también tras lo que ha sucedido.

Al final se calmó y fue entonces cuando pude tranquilizarme yo también. Tomé un pequeño suspiro y decidí volver a la situación original. La que a mí me habría gustado tener desde el principio.

Necesito que lo que te he dicho llegue a oídos de todos los continentes. Especialmente de aquellos considerados enemigos ―específique―. Grannvale, Silesse, Ilia, Durban, Nagaýen, Carcino… Que recorra todo el mundo. Incluso las naciones laguz ―en el mejor de los casos, podría tener la oportunidad de hablar con el rey de alguna de las naciones laguz. Su perspectiva sería útil, cuanto menos―. También… ―me quedé un rato en silencio―. También necesito que cuando la guerra aquí contra los emergidos haya finalizado expandas otro ―dije―. En este caso, quiero que expandas la intención de Nohr de acoger refugiados de cualquier país que esté bajo el azote de los emergidos. Las especificaciones de expansión son las mismas. Que llegue a todos los países sin excepción.

Tenía mis motivos para ello. Después de todo, si algún país tenía algo que ver con los emergidos, ¿qué mejor manera de invitar a sus espías? Es un movimiento arriesgado, pero no creo que pueda haber ningún otro medio para poder cazar a los enemigos que se están ocultando. Incluso si no fuese un país por completo, puede que haya nobles que estén metidos en el asunto, incluso si se rebelaron contra su patria. Mucho trabajo iba a tener después de la liberación, así que no voy a tener tiempo para, citando las palabras que dijo Gaius antes “aliviar mis tensiones”. Además, tenía que buscar aliados a los que informar de mi plan. Y, sobre eso, había un par de candidatos ideales: el marqués Eliwood y el príncipe Marth. Además, aprovechando que Karen está aquí, he de hablarle sobre él. Concretamente, de la última misiva que recibí por su parte. Supongo que esa es la prueba que en realidad se necesita.

Y eso sería todo. Volveré a preguntar: ¿cuánto sueles cobrar por tus servicios, Gaius? Sé que esta pregunta fue la que ocasionó toda la tensión, pero si bien dijiste que no ibas a cobrar por la eliminación de los rumores que especifiqué, no especificaste nada de estos dos encargos. Por otro lado, Karen ―mis ojos se dirigieron a ella―, de ser posible y si no tenéis ningún otro asunto que requiera de vuestra atención, me gustaría tratar con vos algunos otros asuntos de importancia con relación a nuestra anterior conversación sobre asuntos exteriores.

La misma Karen me dijo que prefería que le hablase así. Y, la verdad, me resultaba más simple.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un noble invitado (Privado / RUMOR)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.