Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Hacerse el héroe no trae nunca nada bueno [Campaña Libre//Priv. Trombe]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hacerse el héroe no trae nunca nada bueno [Campaña Libre//Priv. Trombe]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 01, 2016 2:08 pm

Me encontraba en uno de los poblados de Ilia en el continente el Elibe, famosas tierras por ser la cuna de grandes magos intelectuales, y jinetes de pegasos, cual quiera diría que se tratan de unas tierras ricas auto suficientes, pero a causa de su extremo clima frió y gran humedad, provocaba que en las tierras fueran abundantes las lluvias y las nevadas haciendo que la agricultura fuera algo difícil de realizar y por ende obligando al territorio a depender el comercio de otros países par subsistir, la pobreza y la escasez están a la orden del día haciendo que el país pasara por enormes dificultades, todo esto era sin duda información que el joven Kirin había ido recaudando por los territorios y que ahora se disponía a contrastar con la realidad, para uso de futuras acciones que pudiera emprender en estas dificultosas tierras.

El día como no era de extrañar era frió, y la humedad hacia que aun mas se te calara en los huesos, de no estar acostumbrado a estas situación, de seguro estaría tiritando en busca de algún punto de calo, pero para mi era como estar en el hogar de nuevo, El cielo estaba despejado posiblemente tendríamos la suerte de tener un día tranquilo y sin precipitaciones como decían que era habitual. El poblado donde me encontraba era un lugar tranquilo y apacible con casitas hechas de piedra con tejados de pizarra para la acumulación de de nieve, de las chimeneas salia abundante humo señal que en los hogares se hacia mucha vida y se precisaba de un gran calor para mantener el hogar a una temperatura amigable para sus inquilinos, los comercios no eran abundantes a decir verdad a primera vista, parecía que mas bien todo mercader que se divisaba eran ambulantes o de caravanas, en el centro del pueblo se herejía una estatua de seguro de la deidad a la cual el pueblo rezaba a primera vista no lograba decernir cual era lo dejaría para mas adelante, no era prioritario. En dicha plaza se agrupaba el mayor numero de mercaderes posiblemente se podría tratar de una caravana de paso que había decidido asentarse para descansar y aprovechar para vender un poco, “nunca era mal momento para saca beneficios” ese tenia de ser el lema de cualquier buen mercader que se preciara o al menos eso pensé.

Lentamente observando el mercado improvisado me acerque a cierta parada que vendía patatas asadas, un manjar mundano, pobre, pero que para mi era una de las mayores delicias de este mundo, sin pensarlo pague una moneda al mercader que rápido me correspondió con 2 calientes patatas, que con gusto agarre y empece a pelar la punta de una, de la cual empezó a brotar un aromático vapor que me embriago, sople con delicadeza para enfriar un poco  la comida antes de pegarle bocado para no abrasarme la boca al morder, cuando mis papilas por fin degustaron el primer bocado de la patata un calor me  envolvió entero y mis pelos se erizaron del placer, seguí lentamente comiendo esa delicia mientras me apartaba a un rincón de la plaza para observarla de mejor manera.

Y Poco tarde en notar algo extraño a un niño de desgastados ropajes y zapatos hechos por tela envuelta y cuerda para sujetarla, mi visión solo pudo centrase en el pues pese a su imagen pasaba desapercibido por todos los adultos del lugar como si de un alma en pena en otro plano se tratara, este movía la cabeza de lado a lado mientras se llevaba el dedo indice de la mano derecha a la comisura de los labios, como si buscara entonces al pasar cerca de la parada de patatas el muchacho choco con un hombre que recién como yo había comprado unas deliciosas patatas, pero a causa del golpe uno de sus recién adquiridos manjares cayo al suelo al lado del chico que también se encontraba tendido en la fría piedra de la plaza por el encontronazo, pero este poco tardo poco en reaccionar unas orejas de las cuales anterior mente no me había percatado se pusieron tiesas una felina cola apareció de debajo de sus ropas, seguramente se tratara de una cría de laguz felino, sus ojos miraban  la patata del suelo con gran deseo pero poco duro esa felicidad por su hallazgo pues recordó que esa patata tenia amo, sin demora la recogió y intento limpiarla para ofrecerle de nuevo a su dueño la dicha, el cual sin demora y con desprecio golpeo al muchacho haciendo que el manjar cayera de nuevo en el suelo para pisarlo mientras decía.

- Estúpida bestia, en serio crees que me comería algo tocado por una rata callejera como tu. - Dijo con gran ira y desprecio mientras el niño yacía adolorido en el suelo.

El hombre entonces comenzó a arremete contra el niño con varias patadas, has ta que se dio cuenta que varias personas del lugar lo observaran sin decir nada, lo que le hizo sentirse incomodo pero no lo suficiente como para desistir e  continuar torturando al pobre muchacho, al cual agarro por el cabello y comenzó a llevarse hacia una calle fuera de la visión de la gente, la cual solo miraban sin decir nada… De verdad el mundo se había vuelto tan cobarde y despreciable que ya nadie saldría a la defensa del muchacho. Un soplido de desprecio salio de mis labios y me dispuse a seguir al hombre , el cual al encontrarse en un callejón despoblado lanzo al niño arrinconando lo para continuar con su desprecio:

- Maldita rata, mira lo que has logrado, todos me miraban con desprecio por tu culpa te lo are pagar, ten claro que no escaparas hasta que termine contigo. - Decía mientras se sacaba su cinturón y lo doblaba.

Entonces alzo el arma improvisada con el cinturón para empezar  a fustigar al joven, pero antes que pudiera arremeter le, pudo notar como algo le empujaba desde la espalda, pues sin pensármelo mucho había saltado a la defensa del niño pegando un puntapié en la columna del agresor mandándolo de paseo un par de metros, de lo cual tras realizar dicha acción me acerque al cachorro ofreciéndole la patata que me sobraba y diciendo:

- Toma no te preocupes tu come y crece pequeño yo me ocupo.- Dije con una sonrisa, quizás no muy amistosa debido a mi enfermizo aspecto.

Pero el niño tímido cogió la patata temeroso de mi acción y de si fuera una trampa, pero al percatarse que no le quería ningún mal una lagrima se le escapo, y yo me dirigí de nuevo hacia el agresor el cual ya se había rehecho y  se disponía a hablarme:

- Maldito que te crees que haces, ese gusano no es mas que un perro callejero, que mea molestado y dejado en evidencia. - Me grito reprochándome el golpe que le había arreado.

- Yo al único perro que veo aquí es a  ti.- Le respondí con sumo desprecio. - Y la única causa de dejarte en evidencia es tu suma estupidez capullo.- Seguí.

- Como  osas a caso sabes quien soy!!! Acabare contigo y luego con ese perro sois tal para cual ratas apestosas. - continuo amenazándome.

- Ven si te atreves o acaso crees que no podría con un gusano como tu. - Le conteste.

- Tu error es pensar que estoy solo… - Dijo con una macabra sonrisa.

Entonces de la entrada del callejón 2 hombres mas aparecieron para acorralarme ami y al muchacho, la situación parecía algo complicada, eran 3 contra uno y en un callejón sin muchas escapatorias por no decir ninguna y tenia de sumarle el proteger al cachorro… Como me había puesto en esta situación… la verdad es que hacerse el héroe nunca aportaba nada. Pero odiaba que la gente maltratara así a los otros por ser diferentes, ese niño me recordó ami hace unos años atrás.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.