Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 01, 2016 8:38 am

Viajar por tierra no había sido buena idea.

Decidí viajar por los distintos países de Akaneia con la intención de hacer algo interesante hasta mi encuentro con Leon, y ya que la fecha se acercó mientras me encontraba en Ylisse, supuse que sería más barato viajar por tierra que en barco.

Craso error. El comercio por tierra hacia Nohr era tan peligroso que pocas caravanas se atrevían a atravesar aquel territorio devastado. Lo cierto es que, por lo que me cobrarían por hacer el viaje entero, más me hubiera valido subir a un navío, pero me encontraba lejos de la costa y no podía perder el tiempo… ni el dinero. Definitivamente sólo pagué la escolta y compañía hasta el primer pueblo; a partir de ahí viajaría sola si hacía falta. Después de todo conozco el camino, y si voy sola seré rápida y me podré esconder con facilidad. Con aprovisionarme de pueblo en pueblo sería suficiente; necesitaba el resto del dinero para comprarme en la ciudad una ropa lo suficientemente decente como para visitar al mismísimo príncipe.

Llegamos por la mañana, por lo que pude abastecerme sin problemas. Más tarde me permití visitar la taberna para comer caliente antes de marcharme, y ya había terminado mi plato y pagado al tabernero cuando escuché por casualidad los comentarios de un joven que parecía querer ir a la ciudad principal de Nohr.

Me giré para verlo y resultó tener más o menos mi misma edad. ¿De verdad viajaba solo? Bueno, estaba claro que el chico era atlético, además de que llevaba consigo un par de dagas similares a las mías. Afortunadamente alguien como yo no tiene por costumbre subestimar, así que vi enseguida la oportunidad de ofrecernos ayuda mutua… y, tal vez, algo de dinero.

Buenas, soy Karen ―me acerqué para presentarme al tiempo que le ofrecía mi mano para estrecharla―. No he podido evitar oír que te diriges hacia la capital, y resulta que casualmente ese es también mi destino. Personalmente no te recomiendo ir con los comerciantes… ―comenté, antes de bajar el tono de voz a poco más que un murmullo―. Créeme, me han cobrado cincuenta monedas de oro por dejarme acompañarlos hasta aquí ―expliqué señalando con una mirada sutil hacia un par de hombres que había en una mesa algo alejada, pues trabajaban con la caravana que me había traído hacia aquí. Entonces hablé de nuevo en mi tono normal―. Si no sabes el camino, puedo acompañarte todo el trayecto por sólo veinte monedas. Por supuesto sé también dónde están los distintos poblados, por lo que podríamos comprar suministros cuando hiciera falta. Por si fuera poco, además sé defenderme ―añadí acariciando la empuñadura de mis dagas, que descansaban en mi cintura, mientras seguía sonriendo―; te aseguro que no tendrás que hacer de niñera. ¿Qué opinas?

Sin embargo, estaba tan centrada en la posibilidad de conseguir un nuevo aliado que no me percaté de un simple, pequeño, ínfimo e insignificante detallito que podría arruinarme la vida: el moreno, en el brazo que antes permanecía oculto por mi posición respecto a él, era ahora perfectamente visible una marca como la que solemos tener los branded.

Me quedé tan paralizada que no pude evitar quedarme mirando su dibujo un par de segundos, pero intenté volver a mirarle a los ojos, fingiendo que no había sido más que por curiosidad.

Por cierto, no es común que alguien tan joven viaje sólo… ¿puedo saber qué edad tienes? ―pregunté, tratando de mantener por completo mi simpatía anterior.

De acuerdo, calma, tranquilidad. Yo no notaba nada hacia él, así que podía ser que la capacidad de notarnos se adquiriera con la edad. Si era realmente tan joven como yo, no debería notarla entonces tampoco… pero teniendo en cuenta nuestra esperanza de vida, ¿quién me garantiza que me diga la verdad?


Última edición por Karen el Jue Abr 28, 2016 7:49 am, editado 3 veces
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 01, 2016 6:15 pm

Nohr. Un país que es conocido por ciertos rumores que circulan sobre él. ¿Por qué surgieron esos rumores, para empezar? ¿Quién los empezó a correr? Y, lo más importante, ¿son ciertos esos rumores? Ninguna de esas preguntas tenía respuesta y por ello pensé que lo más efectivo sería dirigirme al lugar de donde provenían para comprobar hasta qué punto eran ciertos.

Fue por ello que, gracias a mis pequeños contactos en el Colmillo, pude cruzar la frontera de Nohr. Debido a que fui parte de dicho grupo, pude viajar de forma gratuita hasta el primer pueblo. Sin embargo, mi grupo no tenía más negocios que ahí, por lo que tuve que intentar buscar algún guía para ir hacia la capital. El problema era que no había apenas quienes quisieran ir hacia allí por la presencia de emergidos y que no había realmente rutas seguras.

Fue entonces cuando, un tiempo después de haberlo hablado con algunos miembros y decepcionarme por la imposibilidad de que alguien me pudiese guiar cuando una mujer joven se me acercó y se presentó. Al igual que ella, le estreché mi mano antes de que continuase la conversación.

Yo soy Ion. Es un placer.

Era bastante guapa, la verdad… Quizás debería usarla como modelo en alguno de mis disfraces. Aquellos ojos y aquella figura eran envidiables, aunque se podía ver cómo no era alguien que dependía de los demás. La explicación que me dio sobre el precio de los mercaderes y su prueba de que sabía combatir me hicieron saber que era un tema que le gustaba tratar, además. Una pena en ese sentido. Podría hacer perfectamente de una dama indefensa si no fuese por ese pequeño e insignificante detalle.

Volviendo al tema… 20 monedas no es algo demasiado exagerado. Si supiese los problemas que he tenido para conseguir a alguien que me lleve (que imagino que no lo sabe porque no me habría hablado de los comerciantes), no me habría ofrecido esa cantidad, sino una mucho mayor. Yo… habría aprovechado y habría pedido 50. Seguiría siendo mucho menos de lo que una caravana de mercaderes podría pedirte.

Pues, la verdad es que sería un alivio. Tengo que ir a la capital para ver a una persona y, aunque me imagino que puede esperar, lo cierto es que no me gusta dar esa sensación. Acepto la oferta, siempre y cuando el pago se haga al final del trayecto ―añadí al final. Desconfiaba un poco de lo que pudiese pasar. Y es que, después de todo, era una desconocida.

No se me pasó por alto la atención de la chica hacía mi tatuaje. ¿Sabrá algo de él? ¿Tendrá alguna conexión con ellos? De ser así, ¿cuál? Y, según esa… ¿cómo debería deshacerme de ella? No puedo permitir que alguien que haya participado en aquella tortura esté vivo. No tras haber sido capaz de juzgar con mis propios valores lo que pasó durante todos aquellos años.

Sin embargo, la pregunta que me hizo después fue un tanto… extraña. ¿Mi edad? ¿Qué tiene que ver con mi tatuaje? Sin embargo, no iba a dejar pasar la oportunidad para intentar… agasajar un poco el precio. Por no decir mucho.

No me importa decírtelo… Pero, ¿y si hacemos un trato? ―sonreí―. Yo te digo mi edad y, a cambio, me permitirás ir contigo como tu compañero de viajes de forma gratuita. También te protegeré si es necesario si, a cambio, tu también cubres mis espaldas. ¿Tenemos trato? ―volví a estrechar la mano.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Dom Mar 06, 2016 8:57 am

Me pareció bien casi todo lo que dijo, pero cuando iba a proponerle que me pagara la mitad por adelantado, me fijé en la dichosa marca. Lo peor era que ya no podía echarme atrás: la oferta estaba hecha y lo mismo resultaba incluso sospechoso que me fuera de repente.

Pero el chico era listo: había visto la ocasión y me pidió ir gratis a cambio de darme la información. Sonreí de medio lado mientras le miraba a los ojos. Soy una mujer previsora, por lo que realmente no necesitaba el dinero, pero si pensaba que sólo darme su edad iba a valer veinte monedas, estaba muy equivocado… sobre todo desde que vi su cara de sorpresa. Si fuese un branded con la edad suficiente de notar a otros, habría captado al vuelo la razón de mi pregunta. Ahora estaba segura de que estaba a salvo con él, pero seguía sin comprender cómo es que no llevaba oculta la marca.

Te propongo algo ―comenté―. Te dejaré ir gratis y nos protegeremos mutuamente, pero además de decirme tu edad, tienes que responderme a otra pregunta: ¿cuál es el origen de esa marca? ―susurré acercándome levemente a él, señalando con mi mirada el dibujo en su brazo antes de volver a erguirme―. Espero que comprendas que hay cierto tipo de personas que no están muy bien vistas… Pero oye, esa es una razón de más para irnos ya. ¿Te parece que sigamos hablando por el camino? ―ofrecí echando una mirada alrededor, esperando que comprendiera que una taberna, al menos durante las horas tranquilas, no era el mejor lugar para hablar de información delicada.

Comencé a andar sin esperar la respuesta del chico, y le esperé para caminar juntos hasta la salida de la aldea (la cual estaba al lado de la taberna, pues ciertamente no era un pueblo precisamente grande). Solo cuando nos habíamos alejado unos cien metros de donde pudiese haber alguien, decidí que era el momento oportuno para seguir tratando el tema.

Bueno, creo que ya nadie puede oírnos ―comenté mirando atrás por un momento, para asegurarme de que nadie nos seguía, antes de sonreír al moreno―. ¿Qué dices? ¿Hay trato entonces?

¿La razón de mi otra pregunta? Bueno, había oído que algunos tenían unas marcas similares a las de los branded, pero que las adquirían por algo similar a un pacto con un espíritu, o algo así. Tal vez ese podría ser el caso del joven (o al menos no encontraba otra explicación a que la tuviera a plena vista), y si era cierto, el asunto era tan desconocido que hasta habría pagado por saber más del tema.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 08, 2016 10:38 am

Seré sincero. Durante un instante, solo un instante, pensé en cortar el cuello de esta persona nada más preguntarme por el origen de mi marca, aunque fuese en un susurro. Las posibilidades de que estuviese relacionada con aquellos que me hicieron tener este recuerdo eran cada vez mayores. Especialmente si ella misma sabía que era un tema delicado. Muy delicado, de hecho. Pero, si de verdad estaba relacionada con ellos, llevar esta marca para que todo el mundo la viese está cumpliendo su objetivo: atraer la atención de los culpables y de sus cómplices.

Claro, hablemos fuera ―dije, antes de acompañarla y pagar por lo que pedí.

Poco después de salir, Karen me volvió preguntar aquello. Me quedé en silencio, sopesando la información y mirando los alrededores. No había nadie alrededor. Era el lugar perfecto para matar a alguien. Y estaba claro que, de ser ella una de ellos, no había planeado nada. La sorpresa en su cara cuando me vio el tatuaje fue más que evidente. Si hubiese sido parte de aquella tortura, jamás se le habría ocurrido traer a un lugar a alguien a quien no le sobraría motivos para matarla.

Me alivié entonces y dejé escapar un suspiro. No me importaba tener que matar a alguien, pero si puedo evitarlo, eso que me llevo.

No sé en qué estabas pensando exactamente cuándo viste mi marca ―dije―, pero lo cierto es que tienes toda la razón: como bien has dicho, soy una persona “no bien vista” ―usé sus palabras a mi favor―. Sin embargo, ¿por qué debería ocultarlo? Eso no va a negar lo que soy por mucho que me esfuerce y, si no puedo negarlo, ¿no es mejor tomarlo con orgullo? Después de todo, esta marca tiene utilidad. He podido conocerte a ti gracias a ella, por ejemplo, por muchos inconvenientes que tenga.

No di ninguna información en claro. Sea lo que sea, ella ha reaccionado a mi marca de esclavo. No conoce el verdadero significado, pero está claro que mi marca se puede relacionar con otra cosa que no tiene absolutamente nada que ver. Tampoco sé qué es esa otra cosa, pero estoy bastante convencido de que puedo seguir usándola a mi favor.

En cuanto a mi edad… Supongo que tampoco tiene sentido mentir a estas alturas, así que seguiré siendo sincero. Tengo diecinueve años.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 10, 2016 6:38 pm

A pesar de llevar la marca al descubierto parecía comenzar a entender el asunto, porque no tuve problemas para que me siguiera. Aun así, no volví a preguntar hasta mirar brevemente atrás mientras seguíamos caminando. Tenía que asegurarme de que no nos seguían, y cuanto antes nos alejáramos, mejor.

Efectivamente el joven no parecía estar bien visto, lo que prácticamente confirmó la hipótesis de que era branded. Sin embargo, he de decir que parecía más listo de lo que era en realidad. ¿Tomarlo con orgullo? Yo misma estaba orgullosa de tener capacidades superiores a las de un humano, pero jamás en la vida se me ocurriría soltarlo como si tal cosa. ¿De verdad cree que haberme conocido es compensación suficiente, incluso cuando he querido cobrarle? O este chico se ha caído de un guindo o no ha vivido en sociedad en su vida.

Al menos parecía tener diecinueve años, por lo que no debía inquietarme por que fuese a descubrirme. Como es obvio, normalmente desconfiaría de la edad que cualquier branded me dijese que tenía, pero si el joven solía cometer la imprudencia de contar ciertas cosas al primero que pasaba, no tenía que preocuparme por que me mintiera.

Mira… ―empecé a hablar, pero parando un momento para organizar mis ideas y tratar de elegir mis palabras de la mejor manera―, te iba a preguntar de dónde vienes, pero casi prefiero no saberlo. Está claro que fue lejos y sin mucha gente ―sentencié mirándolo de reojo para ver su reacción antes de continuar―. De hecho, no me extrañaría nada que hubieras salido de donde fuese hace bastante poco. Es más: me cuesta comprender que hayas llegado hasta aquí tú solo ―admití―. No me malinterpretes, no dudo de que sepas pelear… Pero ¿realmente esperabas que alguien fuese a ayudarte en esa aldea, llevando tu marca al descubierto? Tú mismo has dicho que estás mal visto, así que eres consciente de ello, ¿y aun así hablas de tomarlo con orgullo? ―interrogué con incomprensión―. ¿Es que acaso quieres acabar de esclavo o algo peor?

Lo cierto es que no quise preguntarle porque parecía ser reacio a responder preguntas, y bastante había indagado ya. Por ello, intenté llegar por mí misma a una conclusión sobre su origen. Las ropas no me decían nada, pero llevaba dagas y tenía músculos en los brazos, por lo que estaba segura de que sabía pelear… pero ¿quién le habría enseñado? ¿Sería autodidacta? Estaba viajando solo, así que era una posibilidad. Sin embargo, aquella forma de hablar sobre su marca me hacía pensar que no ha tenido la ocasión de que le discriminen por ella… ¿Realmente no habría ido prácticamente nunca a las ciudades? ¿Tal vez alguien le crió y ahora ha muerto quien sea que le protegiera? ¿O le habían abandonado y trataba de encontrar a esa persona?

Numerosas hipótesis vagaban por mi mente, pero no podía decantarme por ninguna. Sin embargo, decidí que, ya que no parecía haber nadie más que fuese a enseñarle sobre el mundo, no iba a morirme por echar una mano a alguien de mi raza.

De verdad te lo digo: no te conviene que nadie sepa que eres branded. Créeme, he visto cómo los tratan en las ciudades. En el mejor de los casos te ignorarán, y en el peor… Bueno, ya te lo he dicho. En ese caso, hasta tendrías suerte si te mataran ―después de todo, el chico tenía unos ojos que llamaban la atención. Tal vez no lo quisiesen sólo como guerrero...―. Puedes hacerme caso o no, pero te aseguro que lo digo por tu propio bien.

Mientras caminábamos, un graznido me hizo alzar la vista al cielo, sólo para ver un par de cuervos revoloteando hacia algún lugar no muy lejano. No era nada del otro mundo, pero me asombró comprobar que podía haber animales vivos por estas tierras. Lo cierto es que estaba todo bastante tranquilo...
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 10, 2016 7:53 pm

La chica, Karen, estuvo hablando. Intentando hacerme ver algo que en ese momento no entendía. Debía ser algo importante y relacionado con el tatuaje. La cuestión era el qué. Sin embargo, ya empezó a dar deducciones basadas en suposiciones erróneas. Pero dijo una palabra que para mí era tabú y que me hacía recordar mi infancia. Infancia que despreciaba con toda mi alma. No había nada peor que lo que viví allí. Ahora lo sé.

En el lugar donde vivía todos éramos familia. No teníamos lazos de sangre pero, sin duda, éramos familia en el sentido más fiel de la palabra ―dije, manteniendo la calma―. Para mí, tener esta marca es la prueba de que estoy relacionado con todos ellos. Es por eso que, para mí, más que algo que deba ocultar, es un motivo de orgullo, incluso con todos los inconvenientes que tenga…

Y era cierto. No solo por aquellos que sobrevivieron a aquella tortura, sino por los que murieron y por los que, sin duda, siguen muriendo sin duda. También hablaba de aquellos a los que tuve que matar. Todos teníamos la misma marca de esclavitud en nuestro cuerpo. Y por aquellos que ya no están en el mundo de los vivos debo cazar a los responsables de organizar sus muertes. ¿Y qué mejor forma que ir dando a conocer la marca?

Sin embargo, Karen volvió a hablar y entonces ya pude entenderlo todo. Había escuchado el término en alguno de los encargos que realicé. Sin embargo, no sabía qué los distinguía de los demás humanos. Así que un tatuaje como el que tengo. ¿Sería el mismo? ¿O no necesariamente? Sea lo que sea, empecé a entender que la chica me lo dijese, pero no entendía por qué. La inmensa mayoría son discriminados y tratados como ganado o peor. Y no me extrañaría que la esclavitud fuese otro de los temas tratados para aprovechar su longevidad.

Agradezco tu preocupación, Karen ―dije―. Cuando lleguemos a nuestro destino me aseguraré de comprar algo para ocultarlo ―al menos, cuando vaya a hacer viajes. Si no, lo llevaré así, como voy―. Aunque… con relación a los peligros, creo que no hay nada de qué preocuparse ―dije―. Ya han intentado hacer ciertas cosas conmigo que prefiero ni mencionar, por motivos obvios ―expliqué―. Sin embargo, se limitó a eso: intentos. Y dudo mucho que vuelvan a intentarlo siquiera.

Un ejemplo muy claro fue el día en que conocí a Lyn. Tuvimos que acabar con unos cuantos bandidos y me utilicé de cebo para poder bajar la guardia de los mismos. No se han vuelto a dar noticias de actividad de ese grupo de bandidos, por lo menos.

El sonido del cuervo me llamó también la atención y decidí seguirlo un poco con la mirada, simplemente por afición. Siempre me habían gustado los cuervos. Lo que sí que no me gustó fue el lugar a donde se dirigían aquel que observaba y sus compañeros: emergidos. Tomé a Karen del brazo con suavidad y señalé a donde estaban los emergidos.

¿Qué hacemos? ―pregunté―. Creo que podríamos con ellos, pero seguiré tus indicaciones al respecto.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 15, 2016 4:53 pm

El chico era francamente extraño, pero es que por sus palabras podía deducir que tenía una historia igual de inusual. ¿Una familia sin lazos de sangre, pero cuya marca los relacionaba a todos? ¿Que era esa la razón de que estuviera tan orgulloso de ella? Las piezas empezaban a encajar, aunque no estaba segura de que tuviesen realmente sentido. ¿Tal vez estaba tan aislado del mundo porque se había criado en un clan branded? ¿Existía realmente algo como eso? Bueno, si era el caso y vivían de forma nómada, aislados del resto del mundo, podría explicar que el joven no supiese mucho de las consecuencias de mostrar su marca. ¿Pero por qué estaba solo entonces? ¿Se habrían separado? ¿Los estaría buscando?

Tomando aquella deducción como correcta, seguí hablando con intención de ayudarlo. Después de todo, era lo menos que podía hacer por alguien de mi raza, sobre todo si andaba tan perdido en la vida como parecía. Al menos pareció hacerme caso en algo… pero, según mi propia opinión, tenía un exceso de confianza que acabaría por causarle problemas. Sin embargo, he de admitir que sentía curiosidad por lo que habría podido llevarlo a declarar tal autosuficiencia.

Si tú lo dices… ―comenté sin estar realmente convencida, pero sin atreverme tampoco a preguntar, o al menos no tan pronto―. Yo he aprendido por las malas a no bajar la guardia, así que te recomendaría hacer lo mismo. Nunca se sabe.

Alguna vez me habían pillado desprevenida, sobre todo cuando fui más joven, y si bien por suerte mi tío no parecía haberme encontrado, prefería no cometer la imprudencia de relajarme demasiado. Y a pesar de todo, seguía distrayéndome en ocasiones. Me di cuenta cuando Ion me apartó a un lado mientras yo andaba en mis propios pensamientos al tiempo que veía volar las aves. Efectivamente, tal y como dijo mi compañero, había emergidos más adelante. Es cierto que andaban un poco lejos y que quedaban casi ocultos por su color entre las rocas, pero aquello no era excusa. Si hubiese estado sola, tal vez hasta me habrían visto antes que yo a ellos, y eso podría costarme la vida. Definitivamente, no volvería a suceder.

No, no es necesario ―respondí al joven―. Sería gastar tiempo y fuerzas, y si nos retrasamos mucho, no llegaremos al siguiente pueblo antes del atardecer. Lo cierto es que sólo conozco la posición de las ciudades, no el terreno… pero a simple vista, podríamos tirar por aquel paso de allí ―dije señalando un estrecho camino natural entre las altas rocas―. No parece ser muy largo, y con lo grandes que son estas tierras, sería mucha casualidad que pasasen precisamente por ahí. ¿Qué opinas?

Pero los emergidos se acercaban, por lo que no teníamos demasiado tiempo para debatir. Con un gesto a mi compañero, me acerqué al paso con sigilo, asegurándome de permanecer oculta entre las rocas, esperando que él hiciera lo mismo. Lo cierto es que, a pesar de ser estrecho, tenía el tamaño suficiente como para pasar por él por comodidad, siempre que fuese en fila india. Yo me adelanté, y lo cierto es que mi fino oído me avisó de que algo nada agradable nos esperaba al otro lado: choque de metales. Sin embargo volver no era una opción, por lo que no quedó otra que seguir hacia delante.

Ten cuidado… ―avisé en un tono de voz no muy alto.

Al salir pudimos ver, desde la privilegiada posición de aquel gran saliente del acantilado en el que nos encontrábamos, dos ejércitos, uno de emergidos y el otro con el estandarte de Nohr, peleando a muerte ante nosotros. La batalla prácticamente acababa de comenzar, pero pude percatarme de la gran cantidad de cuervos que había entre las rocas. ¿No había muertos y ya estaban aquí? Entonces, recordé a los que había visto antes y me di cuenta de algo.

Parece como si los cuervos siguiesen a los emergidos, ¿verdad? No hay muertos, pero es como si siguieran a los emergidos porque sabían que los habría… ―reflexioné.

Y entonces me preocupé. ¿Se dirigirían hacia aquí los emergidos que vimos antes? ¿Se habrían simplemente quedado rezagados? Decidí no quedarme a averiguarlo.

Hay que buscar un camino para bajar… ―indiqué mientras buscaba alrededor.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 31, 2016 6:45 pm

De nuevo, la pelirroja mostró preocupación por mi bienestar, aunque se podría decir que, más que preocupación, mostró resignación y hasta, en cierto sentido, duda. ¿Sería por mi completa seguridad al decir que era capaz de defenderme perfectamente?

Tras informar a mi acompañante del peligro que podríamos correr si seguíamos el camino, decidió tomar un camino alternativo que, si bien no era la mejor opción si conociese el terreno tan bien como afirmó anteriormente, era mucho más adecuada que hacer frente a los emergidos por nuestra cuenta y riesgo. Nunca los he considerado precisamente inteligentes, pero también sé que son extremadamente peligrosos. Lo más seguro era evitarlos para no tener problemas con su grupo. Supongo que fue por eso que acepté su propuesta

De acuerdo. Te sigo.

Despistando a los emergidos (o, al menos, eso esperaba), empezamos a caminar por un camino que era mucho más estrecho. Incluso si los emergidos nos siguiesen, tendrían problemas para pillarnos. No fue difícil seguir el ritmo de Karen, aunque he de admitir que era muy flexible y ágil. Sin embargo, ella pronto dio una señal de pausa para que prestase más atención a lo que más adelante seríamos testigos: una batalla entre dos ejércitos. No pude ver el estandarte que portaba uno de ellos, pero por eliminación pude deducir que una de las dos fuerzas eran emergidos y las otras las tropas de Nohr. Aunque lo más interesante fue la mención que hizo Karen sobre las aves. Aquellos cuervos, siempre tan inteligentes, podrían haber deducido lo que pensó.

Es cierto… ―añadí―. No tendría sentido que fuese de otra forma…

Sin embargo, las cosas no iban a ser tan simples. Había otros cuervos que volaban hacia la dirección de la que veníamos y no pude evitar pensar en los emergidos que nos habíamos encontrado anteriormente. ¿Y si nos hubiesen visto?

Y tenemos que hacerlo rápido ―añadí―. Si lo que has dicho es cierto, es posible que haya emergidos viniendo hacia nosotros en estos momentos o yendo a combatir al ejército de Nohr. No queremos acabar en medio…
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Dom Abr 03, 2016 2:09 pm

En cuanto mi compañero dijo aquella frase, yo ya los estaba escuchando debido a mi oído semi-felino.

No importa, déjalo. Ya están aquí ―afirmé dando la alerta. A la velocidad a la que se acercaban, él tendría que haberlo oído también, tenga la mezcla de sangre que tenga―. Deberíamos aprovechar que no tendrán más remedio que salir de uno en uno.

Si teníamos bastante agilidad como para no desplazarnos demasiado en combate, entonces la zona en la que nos encontrábamos podría ser suficiente para enfrentarnos a un par cada vez de forma más o menos segura… pero prefería dejar aquella opción para cuando no quedase más remedio, porque eran más de un par y la posibilidad de despeñarnos seguía existiendo.

Por fortuna guardaba todo tipo de cosas en mi riñonera, entre ellas una cuerda. No era especialmente grande ni fuerte, y en realidad la llevaba por precaución por si en algún momento debía maniatar a alguien, pero serviría para hacer que los primeros emergidos que lograran pasar tropezaran con ella. Até con rapidez cada extremo a una roca de las varias que había en el estrecho paso, y en cuanto terminé empezaron a llegar los emergidos. Apenas me dio tiempo a sacar las dagas cuando llegaron hacia nosotros, y de hecho esquivé el primer ataque por puro milagro.

Finalmente pudimos malherir al primero, el cual acabó tropezando con la cuerda y cayendo al suelo, provocando a su vez que el resto de emergidos (o al menos los que estaban justo detrás) perdieran el equilibrio y tuviesen dificultades para pasar debido a su cuerpo. Fue cuando me aparté un par de pasos que pude ver lo que parecía un angosto camino natural por el que podríamos acabar huyendo si nos agarrábamos a las rocas según lo pasábamos. Sin embargo debíamos tener cuidado, puesto que apenas podríamos poner un pie delante del otro.

¡Por aquí! ―grité a mi compañero al tiempo que corría hasta el sendero y comenzaba a cruzarlo a la mayor brevedad posible, pues yo estaba más cerca y así de paso podría indicarle el camino.

Con un poco de suerte algunos emergidos caerían por el precipicio al intentar seguirnos.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Lun Abr 04, 2016 6:01 am

Caminamos y caminamos, huyendo de los emergidos que poco después ya estaban a nuestra vista. Deberíamos haberles hecho frente y eliminado al momento de haberlos visto en un terreno en que nos pudiéramos mover con total libertad, aunque he de admitir que al principio era partidario de darles esquinazo.

Karen demostró tener muchos recursos para ralentizar el avance de los emergidos que nos seguían, además de hacer gala de una suerte, cuanto menos, envidiable. Yo no me quedé quieto y aproveché que Karen había malherido el que la sorprendió para acabar con su sufrimiento y clavar una de mis dagas en el cuello de dicho ser. Era mi primera vez viéndolos y he de decir que no eran precisamente preciosos. Disfrazarse de uno será una tarea complicada.

Seguí las indicaciones de la pelirroja, pero entonces noté algo que hizo que mis instintos se alarmasen y empezase a buscar en todas direcciones hasta que encontré la razón de mi mal presentimiento.

Poco después de haber dado esquinazo a nuestros enemigos, nos encontrábamos con otro gupo de emergidos que muy probablemente pretendiesen emboscar el ejército y, vista la situación, probablemente no hayan sido detectados todavía. Eso era un problema importante. El ejército caería si ambas tropas lo atacaban simultáneamente y, si caía, los siguientes serían los civiles.

Debía ayudar.

Karen, no podemos escapar esta vez ―dije―. Hay emergidos por allí ―añadí, señalándolos―. Probablemente vayan a emboscar a los soldados. Y es muy probable que no sean el único grupo. Propongo sorprenderlo y eliminarlo. Así el ejército de Nohr puede ocuparse con más facilidad del resto o, como mínimo ser un mejor señuelo para asegurar nuestra huida. Si no estás de acuerdo, entonces nuestros caminos se separarán aquí. No soy de Nohr, pero me gustaría por lo menos ayudar, si tengo la oportunidad. Si quieres ayudar, cuento con tu apoyo.

Y entonces me dirigí a acechar a los enemigos. Desde más cerca los podía ver mejor: Todos arqueros. Probablemente se dirigiesen a algún sitio para poder ver mejor el campo de batalla y desde ahí eliminar a los soldados de Nohr. Una táctica que, sinceramente, no creí que los emergidos pudiesen llevar a cabo. Si no era casualidad, entonces eran una amenaza mucho mayor…

Una suerte que estuviese aquí para pararles los pies. Lo único que me faltaba era un plan para no ser apabullado por los arqueros. Y ese, por desgracia, era el problemilla. No había muchos sitios donde esconderse y, por desgracia, ellos llevaban arcos.

Mi primer plan fue aprovechar mi pequeño escondite y lanzar una daga que acabo en la cabeza de un emergido. Manteniéndome escondido también me fui desplazando para que no me encontrasen. Y menos mal que lo hice. Las flechas cayeron justo donde había estado segundos antes. Si no me hubiese movido, me habrían ensartado. Me quedé un rato quieto, observando sus movimientos. Parecía que habían considerado que había muerto, porque habían vuelto a avanzar. Ahora podría ver mejor que eran menos de los esperados. Muchos menos. si Karen decidía ayudar, entonces podríamos con facilidad. Si no... Bueno, acabaré con unas pocas heridas.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 14, 2016 4:13 pm

Miré a mi compañero con incomprensión. Es cierto que estábamos rodeados, pero ¿sorprenderlos y atacarlos LOS DOS SOLOS? ¿Es que está loco o qué? ¿Y por qué no escondernos entre las rocas hasta que acabara el combate y punto? Pero antes de que respondiese a mi evidente pregunta no-verbal, ya se había ido hacia los emergidos.

Yo no le seguí, sino que me quedé escondida, mirando a una distancia prudencial (aunque no tanta como la que me habría gustado) la arriesgada táctica del moreno mientras sacaba una daga. ¡¿De verdad se creía que con puntería y unos cuchillos iba a acabar con ellos?! Pero claro, ¡¿qué podía esperar?! ¡Este chico no ha salido de su casa en su vida! ¡Si ni sabía que era un branded!

Sin saber qué narices hacer en esa situación (porque lo cierto es que realmente estábamos rodeados), aproveché el momento en que dispararon hacia dónde estaba antes el joven para moverme yo. De esta forma, no me detectaron por el ruido.

Uno de los emergidos estaba cerca, MUY cerca de mí, justo delante de la roca que me ocultaba. Improvisando un poco, cogí con cuidado y sin hacer sonido alguno, una piedra del tamaño de un ladrillo. Entonces, estirando el brazo hacia atrás, la lancé con todas mis fuerzas hacia una dirección lejana. El ruido les alertó y dispararon hacia aquella zona, y entonces yo pude aprovechar para salir de mi escondite y clavar desde atrás mis dagas en el cuchillo del emergido cercano. Me dio el tiempo justo para esconderme de nuevo, en un lugar distinto, y no me descubrieron de milagro cuando se acercaron un poco para ver qué le había pasado a su compañero. Pf, pero esto era imposible; no podíamos hacer frente a todos uno a uno. Era un suicidio.

Entonces escuché algo a un lado y di un respingo del susto al ver a alguien cerca… mi compañero. Intenté calmarme como pude, si eso era posible en una situación tan tensa, y lo miré de nuevo, tratando de preguntarle con la mirada y un gesto de hombros que qué hacíamos ahora. Pero… fui yo la que tuvo la idea.

Con la mano que tenía más a su vista, cogí sin hacer ruido una pequeña piedra y, tras enseñársela claramente poniéndola entre el índice y el pulgar, señalé a la inmensa montaña que teníamos ante nosotros, de espaldas a los emergidos. Puse una mano ante la otra, ambas inclinadas y tocándose por los dedos, simulando una montaña. Después, manteniendo mi mano izquierda, separé mi diestra y moví los dedos con rapidez y hacia abajo en la zona donde antes estaba la “ladera” de la montaña que simulaba con mis manos. Prácticamente, quería decirle que lo único que se me ocurría para acabar con todos ellos era echarles un montón de rocas rodantes encima (además de que algo así seguro que servía para alertar a los soldados con el ruido). El problema era… que no se me ocurría la mejor forma de hacerlo. ¿Tendría Ion alguna idea?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 19, 2016 6:08 am

A pesar de mi confianza de que podríamos con ellos, Karen no parecía opinar lo mismo que yo (aunque me siguió de igual manera). Empezó a realizar ciertos gestos para explicar sin hacer el más mínimo ruido qué hacer. Lo cierto es que la explicación gestual que hizo, si bien insuficiente, fue lo bastante específica como para hacerme pensar qué hacer y me dediqué a observar los alrededores. Estábamos todos en un sitio alto y si uno se dirigía al lugar de donde venían los emergidos se podían ver rocas relativamente grandes que usar contra ellos. Me relajé y me quedé un rato quieto, pensando.

Entonces tuve una pequeña idea. Me señalé a mí mismo y luego las rocas que se veían para después hacer lo mismo con ella, salvo que cuando me referí a ella después abrí la mano, en señal de espera. Mi esperanza era que entendiese “mantente escondida. Yo me encargaré de eso de allí”.

No sé exactamente qué tipo de entrenamiento habrá recibido Karen, pero ante la duda yo soy la mejor opción para pasar desapercibido y no hacer ni el más mínimo ruido al moverme. Si bien mi fuerza no era especialmente grande, sí que podría, en el peor de los casos, empujar con todo mi cuerpo. Así que escalé un poco rápidamente hasta llegar al punto al que me refería.

Entonces, me di cuenta de que la roca más grande (y, por consiguiente, más útil), podría ser usada si quitase las más pequeñas, por lo que empecé a removerlas con rapidez, ya preocupándome poco si me escuchaban. De hecho, hasta lo prefería. Así llamaría su atención. Una vez terminé de hacerlo, tomé del suelo una de las piedras pequeñas y la lancé contra los emergidos como llamada final de atención, quienes al verme (aunque la piedra no acertó), caminaron hacia mí. Más flechas llovieron y usé la misma roca grande como protección. Estuve observando cada paso que daban… Hasta que ya llegó el momento necesario.

La roca se deslizó y se dirigió sin ningún desvió contra el grupo de arqueros emergidos que se dividió, pero vio como sus fuerzas quedaron bastante mermadas. Quedaban ya muchos menos y ya se podía hacer más sencilla la tarea de combatir. El único problema era que ahora tenía que bajar por otra ruta, por lo que Karen se quedaría sola un rato.

Me deslicé por un camino en el que no me verían los arqueros para llegar lo más rápido posible hasta la pelirroja. Por suerte, ya solo quedaban unos cinco arqueros. Además, parece ser que cumplimos el objetivo principal: llamar la atención de las tropas. Ahora deben saber que hay algo raro. Espero que sepan usar ese conocimiento a su favor.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 20, 2016 1:52 pm

Parece que mi compañero me entendió, porque pronto se puso a mirar pensativamente las rocas que había ante nosotros. Apoyé la espalda contra la roca que tenía tras de mí y, sentada como estaba, me dediqué a descansar un poco mientras observaba yo también las piedras. De momento estábamos relativamente a salvo, pero no podíamos quedarnos aquí para siempre… y era demasiado arriesgado subir hasta las rocas más grandes y tirarlas “a mano”. Era imposible que no nos acabaran escuchando, porque era inevitable que acabaran cayendo y rodando algunas piedras pequeñas hasta llegar a una que valiera la pena empujar.

Entonces vi por el rabillo del ojo que Ion comenzaba a gesticular y traté de interpretar las señales. Éstas fueron simples, pero eficientes: pretendía subir solo mientras yo esperaba aquí. Asentí, sin tener ni idea de qué estaba planeando. Entonces el joven salió de su escondite y escaló de forma sorprendentemente rápida hasta el lugar que parecía interesarle. Yo continué inmóvil, observándolo desde abajo. Si iba a emprender una misión suicida, al menos podría servirme de distracción mientras huía. Pero bueno, quién sabe si acabaría teniendo éxito…

Pero debía admitir que el chico tenía talento. Se notaba que había anotado las piedras más sólidas a las que poder agarrarse, por lo que casi no tiró ni una piedrecita al subir. Aquello, sin duda, le resultó de gran ayuda para que no le descubrieran hasta llegar a la gran roca que estaba comenzando a liberar. Sólo entonces, cuando comenzó a apartar piedras deliberadamente, los emergidos más cercanos lo escucharon. Por un momento temí por él, pero fue lo bastante raudo como para esconderse detrás de la enorme roca y comenzar a empujarla. Ya todo el grupo se había percatado de su presencia y sabía exactamente dónde se encontraba, lo cual le vino bastante bien, pues gracias a eso se le acercaron cada vez más. Finalmente, en el momento justo, logró dar el empujón final y provocar el caos entre los emergidos.

La enorme roca fue directamente hasta su objetivo, pero empujó también por el camino algunas rocas también grandes, y éstas a su vez, otras un poco más pequeñas. Tuve que huir de mi escondite en cuanto vi lo que se me venía encima, pero nuestros enemigos estaban demasiado ocupados como para verme. Después de todo la avalancha fue rápida, impidiendo la huida de dichos emergidos, pero más importante aún que eso, fue muy sonora y vistosa. Las rocas no sólo parecieron truenos al caer unas sobre otras e incluso al romperse contra el suelo, sino que levantaron tal humareda de polvo que resultaba completamente visible desde la llanura que era el campo de batalla. Era imposible que los soldados de Nohr no se percataran de lo sucedido.

Tuve que esperar hasta que la humareda se desvaneció lo suficiente. No pude abrir los ojos hasta entonces, pero supe por el oído, una vez terminaron de caer todas las rocas, que ningún emergido se había percatado de mi escondite. O, al menos, ninguno había hecho nada por moverse hasta mí. Sólo cuando el polvo del aire era tolerable, miré hacia atrás, sobre la roca que me servía de escondite.

Era perfecto. Los emergidos habían sucumbido casi por completo, y apenas quedaban cinco en pie. Entre que no me esperan, que soy silenciosa y ahora había alguna que otra roca tras la que esconderse, el combate estaba ganado.

Salí a gran velocidad, antes de que el humo se dispersase del todo y los emergidos dejasen de estar confusos. Corrí hasta el más cercano y lo apuñalé desde detrás: con la diestra clavé mi daga en su garganta, y con la izquierda aproveché la armadura ligera para aprovechar un pliegue y apuñalarlo en el estómago hasta la empuñadura. El ruido hizo que los otros me vieran, por lo que inevitablemente comenzaron a disparar hacia mí. Afortunadamente, llevándome el cadáver para usarlo de escudo mientras caminaba, pude retroceder hasta una roca cercana tras la que podía ocultarme.

Atacando cuerpo a cuerpo, poco más podía hacer… y sabía que se estaban acercando. Esperaba que Ion pudiera aprovechar que ahora yo había hecho de distracción e hiciera algo similar. Probablemente aún no supieran realmente que éramos dos, y eso era algo que podíamos usar a nuestro favor.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 20, 2016 7:28 pm

Para cuando finalmente me había deslizado por el camino seguro que encontré y me pude esconder de nuevo, pude ver cómo Karen había acabado con otros dos de los que quedaban. Fueron unos buenos movimientos, aunque decidí no darle demasiada importancia. Ahora mismo lo importante era sacarla del aprieto en el que estábamos. Por suerte, su forma de actuar se había sincronizado completamente con mis actos anteriores y podía asegurar que los emergidos no deberían saber que estábamos trabajando juntos.

Eché un vistazo alrededor y encontré la daga que lancé anteriormente. Estaba rota (lógico, considerando que le cayeron piedras), pero la punta estaba cerca. Podía usarla como proyectil y lanzarla a la cabeza de uno de los emergidos, especialmente aprovechando que estaban distraídos con mi compañera de viaje.

Respiré profundamente antes de prepararme para lanzar aquel filo de la daga… y acerté. Un emergido cayó al suelo y escuché pasos que se dirigían hacia donde estaban, pero solo fueron tres pasos. ¿Se habían acercado a ver qué le había sucedido a su compañero? De ser así, tengo una idea más bajo la manga… Sobre todo considerando que tengo a alguien a mi lado.

Cogí una pequeña piedrecita y la lancé a uno de los escondites que había. Los emergidos, como era de esperar, fueron allí, con los arcos listos para disparar. Tomé mi otra daga y, aunque era una locura lo que iba a hacer, lo hice de todas maneras.

Aquel proyectil (y mi último, por cierto), falló. No dio en el blanco. En su lugar, se quedó clavado en el hombro del emergido. Me había quedado sin dagas, pero si Karen había logrado eliminar a dos cuando había cinco emergidos, entonces era más que obvio que iba a poder con los otros dos sin duda.

Aprovechando que había muchas rocas en las que esconderse, decidí actuar de señuelo, desplazándome de roca a roca y esquivando las flechas o usando a las mismas piedras como muro para que no me diesen. Eso era todo lo que podía hacer ahora.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Lun Abr 25, 2016 4:40 pm

No veía mucho desde mi escondite, así que no podía saber con exactitud lo que pasaba… pero sí podía usar el oído para imaginarlo. Para empezar, supe que Ion logró distraerlos cuando, tras un golpe y un ruido de piedra, caminaron hacia una dirección que no era la mía. Fue entonces cuando me asomé con precaución, y momentos después ya veía al moreno correr entre las rocas con una agilidad envidiable, esquivando flechas y utilizando las piedras como escudo. No seguía ninguna dirección concreta, pero eso mismo hacía que se centrasen todavía más en él. Debía darme prisa, porque no sabía cuánto más tiempo podría permanecer ileso. Ahora no había más de dos emergidos, pero seguían suponiendo una amenaza.

Enfundé mis dagas y cogí un montón de flechas del emergido que había traído conmigo. Acto seguido, con toda la velocidad y sigilo que me caracterizaban, alcancé al emergido más cercano y comencé a clavarlas allí donde menos protegía la armadura al tiempo que evitaba los golpes que trataba de propinarme. Era más rápido que los emergidos-soldado, pero no tanto como yo. Cuando hinqué una de mis últimas flechas en su muñeca derecha le hice imposible disparar, y sus inútiles golpes con el arco no me impidieron terminar hiriendo sus piernas, haciendo imposible que se moviera. Sin embargo, noté un fuerte escozor en mi último movimiento, y no me hizo falta mirar para saber que el otro arquero me había herido. De hecho, fue un milagro que la flecha sólo me cortara y no se hubiese clavado en mi carne.

Corrí para evitar, justo a tiempo, una flecha que habría acabado directamente en mi cabeza. Sin embargo, el último arquero no pudo adivinar mis movimientos, pues me había llevado conmigo el arco del otro emergido. Aproveché que él estaba cerca para dirigirme hacia él y desviar su arco con el mío, haciendo fallar una tercera flecha. Entonces, estando ya cuerpo a cuerpo, me coloqué detrás de él y colé mi arco en su cabeza, intentando asfixiarlo con la cuerda mientras yo tiraba de la madera. En ese momento, estando a sus espaldas, pude ver el trozo de metal clavado fuertemente a su hombro, y lo aproveché para apoyar en él la madera del arco. Me costó bastante, pero de ese modo logré que el arma continuara asfixiándolo sin necesidad de estar sosteniendo el arco. Pero debía actuar rápido o terminaría por soltarse, así que aproveché sus intentos de liberación para sacar una de mis propias dagas y hundirla en su garganta.

El último cuerpo cayó al suelo, y yo permanecí unos instantes inmóvil, alerta. Pero nada más sucedió. Sólo entonces me di cuenta de lo agitada que era mi respiración, y el polvo y salpicaduras de sangre que cubrían mi piel y ropas. El hombro escocía un poco, pero no me preocupaba el corte en sí… sino que se les hubiera ocurrido poner algún tipo de veneno en las puntas. No me encontraba realmente mal, así que quise creer que eran normales… aunque debía estar alerta.

¿Estás bien? ―pregunté buscando a Ion con la mirada.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 26, 2016 10:03 am

El sonido de las flechas se detuvo progresivamente, probablemente causa del resto que se escuchaban sin ninguna duda. Pasos, sonidos de corte y, finalmente, una única voz conocida acabó siendo la más importante. Decidí salir de mi escondite.

Sí. Ha sido una experiencia de locos, ¿eh? ―bromeé hasta que vi su herida, leve pero segura.

Pronto me acerqué a los cuerpos de los emergidos, buscando el más mínimo indicio de veneno en ellos. No quería que cayese por haberme protegido. Durante el proceso, tomé las dos dagas que había lanzado. Suspiré aliviado. Por suerte, no parecía haber ningún tipo de veneno en ellas. Al menos, no ningún veneno que yo reconozca.

Parece ser un simple rasguño ―señalé la zona herida―. Ha sido un alivio que no tuviesen veneno sus armas ―añadí―. ¿Te han dado en algún otro sitio?

Si bien pude descubrir una de sus heridas, con todas las manchas de sangre que tenía, la mayoría de los emergidos, era completamente imposible deducir lo que había podido pasar. Sin embargo, aunque me hubiera gustado celebrar la victoria, lo cierto es que no teníamos el tiempo. Fui a echar un vistazo y vi las tropas del país dirigiéndose a donde estábamos,, probablemente por el escándalo que habíamos montado antes.

Karen, ¿te interesa ser reconocida por el ejército como una heroína y tener que perder el tiempo respondiendo a una infinidad de preguntas? A mí no, desde luego ―respondí a mi caso particular―. Las tropas se dirigen hacia aquí y como nos vean con tantos emergidos muertos llegarán a la conclusión de que hemos sido nosotros y… no quiero tener mucho que ver con el ejército, la verdad. Además, considerando cómo fui yo el que echó a correr antes, dudo que ese sea tu objetivo en la vida, ¿no?

Volví a observar. Probablemente habría más emergidos, pero aún así decidieron venir hasta aquí primero para ver qué había sucedido. Era una idea inteligente. Los exploradores llegarían aquí en unas horas.

Si nos vamos, tenemos que hacerlo ya ―dije.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 27, 2016 3:26 pm

Y que lo digas ―sonreí, ocultando mi pequeña preocupación.

Al principio pensé que sólo pretendía saquear los cuerpos, pero pronto me di cuenta de que había pensado lo mismo que yo y estaba buscando algo más específico. Me uní entonces al registro, y por fortuna tampoco yo pude encontrar nada. Probablemente los emergidos no fuesen tan listos, o tal vez no tenían acceso a ese tipo de sustancias, o puede que no tuviesen tanta cantidad como para “desperdiciarlas” en campos de batalla abiertos. En cualquier caso, fue toda una suerte.

No, tranquilo ―aseguré―; sólo estoy algo cansada, pero estoy perfectamente. ¡Soy más rápida de lo que crees! ―sonreí de nuevo, aunque sin mencionar las características branded que me ayudaban a serlo.

En cualquier caso, Ion fue lo bastante inteligente como para ir a echar un vistazo y ver si había más enemigos. No era el caso, pero fue gracias a eso que se percató de que las tropas de Nohr se dirigían hacia aquí. Por una parte me extrañaba, puesto que la batalla aún no había terminado, pero por otro era normal que quisieran enviar exploradores para informarlos de un posible ataque secreto. No habíamos sido nada discretos, pero esa era la idea, después de todo.

Pues admito que no me importaría ser una heroína ―comenté medio en broma… aunque sin poder evitar considerar la posibilidad del reconocimiento, sobre todo cuando me dirigía a la ciudad para ver a nada más y nada menos que al mismísimo príncipe Leon―, pero supongo que tienes razón… No me importa relacionarme con el ejército, pero probablemente nos retrasarían bastante. Será mejor ponernos en marcha.

Y dicho eso, me encaminé a bordear aquel risco por la zona más alejada de la batalla, esperando que me siguiera mi compañero. Ya me echaría agua o algo en la herida cuando estuviéramos en un sitio más tranquilo; no merecía la pena gastar una poción por un arañazo.


Tema Acabado

avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Eliwood el Miér Mayo 04, 2016 12:30 am

Tema cerrado.
80G a cada participante.

Karen ha gastado un uso de sus dagas de bronce.
Ion ha gastado un uso de sus dagas de bronce.

Ambos obtienen un incremento de +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gota de Veneno [2]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3491


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tierras de emergidos [Privado Ion] [Campaña de Liberación]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.