Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Invitado el Dom Feb 21, 2016 5:19 pm

Me hubiera gustado decir que recordaba aquel imponente edificio que tantos años atrás había visitado con el séquito de mi familia. Pero mentiría.

En mi memoria apenas había quedado una sombra de aquel palacio de piedra y madera, firme como el que mas, y si bien mas bajo de lo habitual en edificios como aquel, era también mas resistente, mas fuerte, y de muchas mas extensión. Era un lugar, junto a su ubicación, increíblemente difícil de asaltar, en medio de las montañas. Un lugar perfecto para la nueva reina de un país que era atacado de continuo por bucaneros y bandidos.

Aun así, quitando los motivos defensivos, también contada con enormes jardines con especies de plantas muy diversas y que se veían poco por el resto de islas. La calidez del ambiente allí, así lo hacia posible. Y, ahora, quizás también cuidados mágicos. Después de todo, ahora los magos estaban al mando en todo Durban.

Al enterarme de ello, allá en Etruria, había fruncido el ceño y pensado que todo aquello eran paparruchas, una desfachatez mas en la boca de un borracho en la taberna mas cutre posible. Pero, las noticias como esa volaban, y tras un tiempo, estaba seguro de su veracidad. ¿Como había podido ocurrir aquello?

Cierto era que el país llevaba años agonizando debido a su situación con los piratas, y el gobierno del antiguo monarca había sido deficiente, pero ¿Como llegar a algo tan extremo? Sin embargo, y contra todo pronostico mio, funcionaba.

Desde que los magos habían tomado los altos lugares de la sociedad y la nobleza, relegando a estos últimos a perder sus cargos y poder por trabajos comunes, viviendo subordinados a los primeros, el país había entrado en un periodo de subida económica, y de reducción de la criminalidad.

Aquello era bueno, en cierta forma, y era lo que me había provocado que decidiera darle una nueva oportunidad al país, después de tantos años. Aquella tierra me recordaba cosas buenas, tiempos mejores... pero también el inicio de otros no tan buenos, y un cambio en la vida como jamas hubiera esperado. Habia pensado que jamas volvería, pero allí estaba, en un tierra cambiada, pero que en cierta forma seguía siendo mi viejo hogar, buscando los restos de toda una vida.

"Bien... es hora" pensé, mientras caminaba hacia la entrada de palacio, flanqueada por dos guardias. Iba desarmado, y no vestía las habituales y algo estrafalarias piezas de armadura que formaban parte de mi vestimenta habitual. Aunque tampoco llevaba un traje nuevo, o algo por el estilo, sino mis ropas de siempre. Apenas había tenido dinero para llegar hasta allí y pagar una habitación en la mas pobre posada del lugar, donde dejar mi espada y lo ya nombrado, para que no me detuvieran. Eso no era así antes, pero debía de adaptarme y callarme.

Como fuera, una vez estuve frente a aquellos dos guardias, que me echaron una mirada, no precisamente encantadora, hable con voz firme.

-Vengo a solicitar una audiencia con su majestad la reina- al oírme decir esto, ambos personajes levantaron a su vez la ceja derecha, en un gesto que me pareció cómico, si bien la dureza de mi rostro no lo reflejaba -Mi nombre es Charles... de la casa Cauthon. Mi padre fue el barón Matthew Cauthon, de isla Manetheren, al sur.- Aquello si tomo un poco por sorpresa a aquellos dos, que seguramente no veían en mi mas que a un hombre de aspecto quizás algo descuidado, y con mas pinta de guerrero curtido que de noble. Bueno, de ex-noble.

Estos empezaron a hablar entre si en voz baja, y tras un asentimiento de cabeza de uno, este entro a palacio, dejando al otro en el exterior, vigilandome.


Última edición por Charles Cauthon el Jue Mar 03, 2016 9:26 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Dom Feb 21, 2016 7:15 pm

Los cartas esparcidas por la mesa se encontraban sin recibir atencion alguna,pues aquella a quien habían sido enviadas se encontraba con sus ojos posados sobre dos figuras frente a ella,al igual que el resto de sus sentidos iban dirigidos a ellos. Los generales informaban en nombre de sus capitanes y soldados de los últimos acontecimientos. Al parecer dos barcos piratas habían sido detenidos,uno en alta mar cuando se dirigía a las costas del sur y otro insensato cercano a las costas de las islas mineras del norte.Sin duda alguna esos últimos no eran mas que una banda de principiantes,no solo por su destino tan cercano a la sede del ejercito y con tan poca riqueza si no por la facilidad con la que habían ido apresados. Los primeros en cambio dieron mas resistencia antes de que todos ellos acabasen encadenados.

Mas no todo iban a ser buenas noticias,otro barco con la bandera negra y las calaveras había conseguido huir del ataque al ser interceptado únicamente por un pequeño navío del ejercito,cuya funciono no era la de atacar si no la de transportar armas y vivieres. Al menos los habían echo alejarse de tierra firme. Y por otra parte otro navío de bucaneros había desaparecido mientras lo perseguían, perdiéndose entre la bruma del alba.

-Dos detenidos y dos a la fuga...ya veo...

No sabia si valorar aquello como algo negativo y positivo.Pues aunque eso significase que había dos grupos que ya no podrían hacer daño a su gente también significaba que había otros dos ahí fuera,esperando para atacar en cualquier momento.Dispuesto a hacer el mal.

Antes de que pudiera abrir la boca para dar las ordenes necesarias la puerta del estudio en el que se encontraban fue tocada y una voz al otro lado de la misma pidió paso disculpándose de ante mano por las molestias. Dio paso y un soldado apareció y con algo de reparo pero sin dar datos innecesarios dijo que Charles Cauthon,hijo del antiguo barón Cuthon solicitaba audiencia con su persona.

Mentiría si dijera que aquello no le sorprendió,y mentiría si dijera que aquel nombre lo reconoció enseguida,pues lo cierto era que lo identificaba pero en un recuerdo lejano. Sabia todo lo que había que saber sobre sus tierras pues ese había sido su deber desde que tenia conciencia pero dicho apellido era algo que no escucho en años,demasiado tiempo sin saber el mismo.Fue la mención de la isla en la que se aposentaban lo que le ayudo a recordar con mas rapidez. Aun así seguía siendo una visita inesperada,y fue por lo inesperado de la misma,y por el echo de que ese día no tenia planes de salir de palacio,que no tenia inconvenientes en aceptar dicha audiencia.

-De acuerdo,llevar a nuestro invitado a la sala del te. En cuanto a vosotros quiero que mandéis na descripción sobre los navíos fugados a todas las unidades,primero aquellas cercanas al lugar donde fueron vistos los piratas por ultima vez.Una vez hayáis informado a dichas unidades informar al resto. Mantenerme informada sobre los avances de la búsqueda.

Con un simple y elegante gesto de su mano derecha señalo hacia la puerta aun abierta

-Podéis retiraros.

Con una reverencia los dos generales y el soldado se retiraron,cerrando la puerta tras de si. La mujer suspiro y dirigió la vista a las cartas sobre la mesa.Aquellas que debió de leer antes de que los generales interrumpieran su tarea.Al parecer la lectura tendría que posponerse de nuevo. Se incorporo y sacudió las ropas para que las arrugas de la misma desaparecieran. Ese día había decidido llevar un kimono que cubría hasta sus pies,con largas y anchas mangas que apenas dejaban ver sus manos. Color arena con detalles florares en rojo,un ancho cinturón acabado en lazo de un azul marino con detalles naranjas. De dicho cinturón a un lado de su cadera colgaba su tomo con ayuda de la tela de su prenda.El mismo había sido envuelto con el mismo tejido que el traje que portaba por lo cual iba a juego con la indumentaria de la soberana y pasaba desapercibida.

Ella también debía dirigirse a la pequeña y acogedora sala del te que había elegido como punto de reunión.



Traje usado:
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [3]
Vulnerary [2]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 23, 2016 3:00 am

Era raro estar allí parado, frente a las puertas de palacio. Aun no terminaba de creerme lo que estaba haciendo allí, si lo pensaba con cierta lógica. ¿Acaso yo buscaba volverme otra vez aquel niño mimado e inconsciente del mundo que me rodeaba? No, eso estaba claro ¿Buscaba entonces poder y fortuna? Quizás formara parte del conjunto, pero no era la razón principal.

No, lo que yo quería era salir de aquel circulo viciado que había sido mi vida aquellos últimos años. Demasiados problemas y demasiados cambios para tan poco. Demasiado sufrimiento, que ya había moldeado parte de mi ser en firme piedra y tenaz acero, si bien el lugar donde nacía la risa seguía ahí, tan bien como siempre. O bueno, quizás si estaba algo deformado. Como todo con el tiempo, supongo.

Como fuera, ajeno a todo esto, la mirada del guardia hacia mi persona me molestaba. Era el tipo de miradita que le echabas a un adorno de plata, para estar seguro de que en realidad no te habían colado una baratija de hierro pulido. Por supuesto, estaba perfectamente justificada, y lo sabía, pero aun así era un incordio. Además, incluso yo mismo me sentía fuera de lugar, en el fondo.

Me sorprendí cuando tras un breve rato, el otro guardia regreso, y me indico que le siguiera al interior del edificio. Asentí con tranquilidad y me dispuse a ello, si bien un leve nerviosismo broto en mi interior. Francamente, no había esperado llegar tan lejos.

"Me pregunto dónde me llevara..." pensé, mientras le seguía por varios pasillos, en los cuales debía de haber objetos o cosas de intereses, pero en las que, la verdad, no me fije, pues mi mente empezaba a ponerse seriamente en marcha, pensando en que ocurría continuación y en cómo afrontarlo. "De verdad la reina... ¿Me recibirá?" la verdad es que de ser así, me sorprendería la facilidad con la que había conseguido un audiencia. Pero la verdad es que en los círculos más altos todo era así, o increíblemente sencillo, o tan complicado que hasta el hombre más cuerdo se acabaría volviendo majareta tratando de averiguar cómo funcionaban las cosas.

Mientras continuaba con aquellas tesituras mentales, nos paramos frente a lo que parecía ser unas puertas correderas abiertas, con un estampado que al principio no distinguí, pero que luego creí identificar como nubes o humo estilizado. Dejaban ver tras ellas, una sala no demasiado grande, pero algo llamativa. Esta vez sí me fije en los adornos y en los dibujos que cubrían las paredes, de una especie de color tostado, si bien iba variando la tonalidad. Las mariposas parecían ser el tema principal a izquierda y derecha, mientras que de frente se observaba una especie de pieza de madera tallada que ocupaba casi toda la pared.

Enfrente de esto había un sillón de madera vació, algo bajo, y una mesita pequeña aún más baja, con lo que parecía un juego de tazas de té artesanales. A la derecha de esta, además, había un pequeño taburete vació. Fuera de eso, la estancia no tenía nada más.

Me hubiera gustado entrar y sentarme, pero, sabía que no era buena idea, pues debía de esperar a quien fuera que hubiera aceptado mi petición, ya fuera la propia reina, u otra persona. Allí las cosas debían hacerse bien y despacio, como bien rezaba el dicho. Así pues, espere allí enfrente, con el guardia vigilante a mi lado, pero, por algún motivo, con gesto más sereno, los brazos a mi espalda, y mostrando un mejor porte. Ya una vez comenzaba la actuación, después de todo ¿Para qué seguir nervioso? Las cosas saldrían como tuvieran que salir.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Mar Feb 23, 2016 7:59 pm

Las pasillos fueron recorridos sin pensar en los pasos que había que dar,siguiendo por instintos aquel laberinto de paredes que para ella no ocultaban secreto alguno. Pasos dados con calma al ser consciente de que la sala no estaba realmente lejos de su ubicación anterior y que era conveniente que el invitado llegase primero,aunque fuese simplemente para acostumbrar la vista a la sala.La gente tendía a desviar su atencion hacia lo desconocido.

Tal y como esperaba en cuanto llego al lugar dos hombres se encontraban frente a la puerta.Uno conocido hizo una leve reverencia al verla,indentificandolo como el soldado que había anunciado la llegada del invitado.El cual supuso sin ninguna duda que se trataría del hombre a su lado. A medida que se acercaba a la puerta fijo su mirada en el sin disimulo mas tampoco con descaro,intentando memorizar las facciones ajenas con la curiosidad brotando en su interior.Si seria capaz de identificar los rasgos con el de alguna otra persona que hubiese conocido en el pasado. No lo hizo. Mas aun así no dudaba de que fuese quien decía ser,después de todo nada ganaba haciéndose pasar por el hijo de una familia que si bien era noble había tenido la necesidad de abandonar la isla años atrás. Mucho menos en esos instantes cuando la nobleza ya no existía en Durban como tal,habiendo perdido los mismos los derechos que la sangre les otorgaba.

En cuanto llego a la puerta el soldado la abrió para ella

-Pide que nos traigan un poco de te por favor

Pidió antes de entrar en la estancia esperando que el invitado siguiera sus pasos. Se posiciono en el sillón de madera,sentándose con delicadeza y cruzándose de piernas con cierta elegancia.El tomo quedo apoyado sobre el mueble. Cruzo sus dedos por sobre encima se sus piernas apoyando allí sus manos. Los ojos de un intenso rojo se clavaron de nuevo sobre su invitado y una misteriosa sonrisa afloro en las facciones de la mujer.

-Me pregunto...que trae a un antiguo hijo de Durban de vuelta a su hogar perdido después de tanto años.No te haces tu la misma pregunta?
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [3]
Vulnerary [2]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 24, 2016 2:00 pm

No paso apenas tiempo hasta que alguien comenzó a acercarse a nosotros, por el pasillo. Me costó un poco darme cuenta al principio, pues sus pasos se oían amortiguados y casi sin hacer ruido. Mire en la dirección de donde estos venían, y me sorprendí un poco, al darme cuenta inequívoca de que aquella persona debía de ser la Reina, Yuuko Ichihara. No podía ser de otra manera, estaba seguro, no solo por que transmitía ser lo que era, sino porque la descripción física que había logrado obtener de ella de las gentes con las que me había encontrado en Durban al volver, concordaban a la perfección con aquella mujer. No, más que eso, se quedaban cortas.

Lo primero que me llamo la atención fue la altura. De lejos no lo parecía, pues aun debajo de aquellas amplias vestiduras que llevaba, se veía como una mujer fina y delgada como un junco, pero fui siendo más consiente a medida que se acercaba. "Que sorpresa..." Debía de medir, por lo menos, un metro noventa, pues me podía sacar varios dedos claramente a mí, que con mi metro ochenta no era precisamente bajo. Era la primera vez que veía a una mujer así.

Luego estaba su rostro, sereno y tranquilo, además de indudablemente hermoso, de piel pálida y de, eso sí, unos ojos rojos muy llamativos, que resaltaban aún más en contraste con su tez y sus labios, también de un profundo rojo. Su gesto coincidía con su manera de caminar, que además demostraba que era la dueña de aquel lugar, si bien de una forma muy sutil, como dejándolo caer en cada gesto de manera natural.

Cuando al fin se encontró frente a mí, tarde unos instantes en saber qué hacer, en especial tras la reverencia del guardia a mi lado. No solo fue porque me había quedado un momento contemplando a aquella mujer y, levemente, analizándola, sino porque no había estado seguro de cómo reaccionar. Nunca me había visto de frente a frente con un rey, ni siquiera con el antiguo gobernante del país, y aun así, había pasado mucho tiempo desde que había formado parte de aquel teatro de gestos y expresiones que era la nobleza.

Así pues, me dispuse a hacer una muy leve reverencia de cabeza, que por suerte me salió más natural de lo que esperaba. Estaba seguro de que mis padres hubieran opinado que a una reina como aquella se le debía de reverenciar aún más pronunciadamente, pero, aquello sencillamente no iba conmigo. No era un adulador y un lameculos, ni mucho menos. Pesase a quien pesase. Y por eso no había dejado de mirar a los ojos a la reina mientras hacía aquello. También era que aún me fascinaban un poco sus ojos, no iba a negarlo.

Tras esto, el guardia abrió más la puerta a la reina, y esta, antes de entrar, le despidió pidiéndole que trajera algo de té. Finalmente entonces entro a la estancia, donde se sentó en el sillón grande de madera que yo había visto. "Mas de un hombre podría perderse entre esas piernas..." pensé, al verla cruzar estas en un gesto que me pareció elegante, y, sorprendentemente erótico.

"Estas hablando con una reina, no una meretriz de pueblo... céntrate". Estúpida cabeza mía y sus pensamientos fuera de lugar.

Como sea, yo por supuesto la seguí al interior de la estancia, si bien no me senté en el pequeño taburete que quedaba libre, sino que permanecí de pie, quedando ella delante de mi, y entre nosotros la pequeña mesita. No estaba seguro de si debía sentarme o no sin su permiso, después de todo, en más de un cuento o historia, un viajero con pocos modales acaba castigado por faltar al respeto al rey sin darse cuenta.

Sea como fuera, entonces la reina me hablo, sonriendo de una manera que me inquieto un poco, y mirándome directamente a los ojos. ¿Era yo, o la estancia había encogido derrepente? Maldición. Su pregunta no me pillo por sorpresa, aunque si un poco su manera de plantearla. Demasiado filosófica y enigmática para mi gusto. Tarde unos segundos en dar la respuesta, pensando.

-Me la hago a diario, desde mis pies volvieron a pisar estas islas.- comente con voz neutra, si bien mi tono natural había acabado convirtiéndose en uno de cierta potencia. Aunque no como si gritase, sencillamente, era una voz capaz de llenar una sala con facilidad y llegarte, si me lo proponía.

-Supongo... que ese hijo de Durban solo desea ver como progresa su país, ahora que las circunstancias lo permiten y...- la mire con algo más de intensidad -...también ver que quedo atrás de lo que un día fue.- me costaba un poco expresarme, pero debía de hacerlo con cautela y cuidado. No era cosa de llegar hasta allí y empezar a escupir preguntas o exigencias del tipo "¿Que paso con mi casa?", "¿Por qué los magos ahora mandan?" o "¿Que ha ocurrido aquí?".

Espere pacientemente a ver qué opinaba la reina de mi respuesta, pensando en las posibles preguntas o reacciones de esta. Como ya dije, debía de estar preparado si quería llegar... donde fuera que quisiera llegar.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Jue Feb 25, 2016 6:32 pm

-Puedes tomar asiento si así lo deseas

Expreso con calma al ver como su invitado permanecía de pie frente a ella.Sabia que los modales y el protocola eran necesarios,pues era una muestra clara de rangos.De quien estaba por encima de quien,y tristemente el mundo no podía funcionar si todos permanecían en el mismo escalafón. Alguien debía tomar las riendas ya fuese de un país por el derecho que la sangre otorgaba,o de una pequeña organización al ser elegido por los miembros de la misma. Servían como recordatorio a ello,aunque la misma mujer debía de admitir,aunque nunca en voz alta,que en ocasiones eran todo un inconveniente.

Sonrió,no con diversión si no como quien conoce un secreto que no esta dispuesto a desvelar.Se inclino levemente hacia adelante aun con la vista clavada en la persona ajena.

-Si te haces esa pregunta cada día a cada instante el viaje habrá merecido la pena.Si vienes esperando respuestas y no las encuentras sera una decepción.Si vienes esperando preguntas pero no respuestas siempre encontraras algo que merece la pena.En el primer caso tienes algo que perder en el segundo nunca.

Mas no creía que realmente alguien desaparecido de su tierra natal durante tanto tiempo hubiese acudido a las islas sin razón alguna. Tenia dudas,preguntas,mas no las iba a formular directamente.O bien tenia miedo de realizarlas o de las respuestas a obtener o bien la cortesía se imponía de nuevo. Reglas sociales que impedían a uno hablar con libertad,y hablando de cortesía y reglas ella aun no se había presentado.

-Bienvenido al que antaño fue tu hogar Charles Cauthon. Mi nombre es Ichihara Yuuko y soy la decimotercera reina de las Islas de Durban.

La mujer no debía olvidar que la persona frente a ella era el hijo de un noble,gente a la que había arrebatado su poder.Si bien cuando lo hizo la situación lo ameritaba y no fueron capaces de proferir quejas contra ello sabia que aun existía cierto descontento,aunque no fue como si les hubiera arrebatado todo solo sus tierras y su poder.El dinero y sus viviendas las conservaron. Y aquel joven frente a ella pertenecía a una casa que lo dejo todo atrás. No tenia motivos para reclamar sus actos y menos desconociendo la situación actual del lugar. Pero realmente era un reclamo silencioso lo que le había llevado a ese lugar o la simple curiosidad de saber lo que había sido y lo que pudiera haber sido? Aun era pronto para saberlo.

-Espero que no quede mucho de lo que un día fue...los cambios son necesarios cuando la tierra sangra y el pueblo muere ahogado. Cuando las cenizas llenan contaminan el aire y el todo se reduce a la nada hay que tomar la situación por la fuerza y hacerlo girar. Limpiar la sangre y tornarla cristalina,aunque sea con tus propias lagrimas,y soplar la ceniza hasta que los pulmones se vacíen.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [3]
Vulnerary [2]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Invitado el Jue Feb 25, 2016 10:43 pm

Después de hablar, y, sentarme finalmente, tras unas palabras de ella, pude observar en los labios de la soberana la aparición de una sonrisa misteriosa y que me daba a entender lo inteligente que era aquella mujer y todo el conocimiento que debía de poseer siendo el máximo escalafón de aquella región que fue -o era- mi hogar.

Si bien sus palabras me parecían demasiado enigmáticas, como si tratara de dar demasiadas vueltas o un amplio rodeo, no dejaban de fascinarme. Rara vez encontrabas a alguien con un dominio tan bueno del lenguaje y de la manera de ver las cosas. Me hacía sentir torpe y falto de vocabulario, al hablar en comparativa. Mis formas habían cambiado demasiado con los años, volviéndose más toscas y directas, perdiendo aquella manera de jugar con ellas como piezas de ajedrez que tanto usaba en mi juventud y que mi familia y educadores me habían inculcado especialmente. Bueno, en realidad no se había perdido del todo, pero... estaba en claro desuso.

Su presentación junto con el hecho de que se había aprendido mi nombre, era puro formalismo, pero me gusto la forma en que lo dijo. No había ironía ni mala fe en como pronuncio mi apellido, que ya no significa nada en aquellas tierras. En un inicio había pensado que aquella mujer quizás odiara a la nobleza, siendo este otro de los motivos para hacer lo que hizo, pero parecía que me equivocaba. Posiblemente solo había hecho lo que creía más correcto como reina de aquel país.

Sus palabras finales ya me dieron más que pensar, mientras intentaba captar todos los significados ocultos detrás de ellas. Guarde silencio un rato, antes de comenzar a hablar.

-Yo creo que siempre hay algo que perder, si bien lo importante esta en hacer que el riesgo de ello valga la pena... ya sean preguntas o respuestas lo que uno busca.- la mire a los ojos un segundo antes de añadir -También se puede dar que uno no tenga ya nada que perder... excepto quizás la vida.- se podía apreciar un brillo tenue en mis iris mientras decía esto. ¿Me refería a mí mismo con esas palabras? Era posible. Muchas cosas habían pasado antes de llegar a donde me encontraba ahora. Demasiadas. Muy pocas buenas.

Coloque ambas manos sobres mis rodillas, y enderece mi espalda en una mejor postura.

-Si, a veces lo mejor es arrancar no solo las malas hierbas, sino toda la cosecha y luego plantar de nuevo, para que la tierra respire y se nutra...- intente jugar con las palabras como ella, aunque no sabía si me había salido bien, o había sonado más bien como un viejo granjero chocheando sobre trigo.

-Su majestad... Yuuko- dije, haciendo una especie de mezcla entre la manera correcta de dirigirse a la soberana, y un leve tuteo. Tenía que mostrarme seguro y firme en mis palabras y actos, y subordinándome a las primeras de cambio de la manera más fácil, no lo lograría. Y eso que aún no sabía que quería realmente.

-Recuerdo mi hogar. Recuerdo su estado antes de partir mi familia y yo, impotentes sin poder hacer nada, aun tras intentarlo con fuerza. Y recuerdo con claridad... demasiada claridad, cada día desde entonces.-
me eche un poco para atrás en el taburete y cruce mis dedos sobre mi regazo, mirando a la reina -He oído y podido corroborar, como has encaminado al país a lo que parece su salvación, aun con medidas que más de uno se ha cuestionado...- suspire entonces levemente, desviando la mirada un momento hacia abajo, pero luego volviendo a subirla a sus ojos -Aun existen muchas cosas que no tengo claras, y dudas con respecto al porque estoy aquí, pero... si algo tengo claro, es que tenía que conocer a aquella persona que pudo hacer lo que mi propia... casa... lo que nadie más fue capaz de hacer... ¿Comprende?- la verdad es que ni yo lo comprendía del todo, pero quizás aquella mujer pudiera aportar algo de luz y buen rumbo a mis propias ideas.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Dom Feb 28, 2016 3:37 pm

-No son perdidas,si no el precio a pagar. Todo tiene un precio solo que la gente no lo ve. Y lo que en ocasiones consideramos perdidas es el precio equivalente a pagar. Pero si merece la pena o no eso es algo que nosotros decidimos.

La conducta ajena era algo supervisado constantemente por la mujer. El hombre no tenia miedo a mirarla directamente a los ojos,y aquello no le molestaba en lo absoluto pues le permitía ver con mas claridad a la persona frente a ella. Eso que otros considerarían descaro se debía a que olvido los modales inculcados hacia tiempo o que los tenia tan presentes que pesa a abandonar lo que un día fue aun se creía con poseía los mismo derechos que antaño?

Antes de que la mujer pudiese volver a tomar la palabra la puerta fue abierta. Una de las sirvientas del lugar se acerco bandeja en mano y en silencio se acerco para depositar sobre la mesilla una tetera con dos pequeñas tazas a juego. Vajilla negra con mariposas blancas dibujadas sobre la misma. Vertió el contenido en ambos vasos,dejo la tetera sobre la mesa y se incorporo. La bandeja pegada al pecho,una leve reverencia,un asentimiento por parte de su monarca y la mujer abandono la estancia cerrando la puerta tras ella. El vapor,como largos y curvados hilos surgía de la taza y se perdía sobre un metro de la misma.formando figuras curvilíneas apenas perceptibles en el aire.Dejando en claro la temperatura de la bebida traída.

Mientras admiraba ahora el contenido de la taza,con su roja mirada perdida en la misma,creyó comprender los motivos de la visita de su invitado. Y seguramente lo comprendía con mucha mas claridad que  el mismo.  

-No es su salvación,es solo el principio de todo.Si nuestros problemas fuesen tan fáciles de resolver este lugar no hubiese perdido tanto...El camino aun es largo...y el tiempo es el único capaz de decidir si tuve razón o no....

Alzo la vista y la clavo en los ojos ajenos.

-Comprendo,mas de lo que imaginas. Esta es tu tierra aunque ya no la consideres tuya. Pero le pertenece a tu alma,y tu alma necesita saber que a sido de ese lugar del que tuvo que huir para seguir anclado a la vida. El ansia,la necesidad de saber,te a traído a Durban. Y la desconfianza,el necesitar comprobar si los cambios son ciertos o solo la ilusión apoderándose de tu mente te han traído a palacio. Y aunque digas que me equivoco se que tengo razón en ello.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [3]
Vulnerary [2]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Invitado el Lun Feb 29, 2016 11:53 pm

La primera respuesta de la reina ante aquel inicial batiburrillo de frases que yo mismo había soltado, me convenció, si bien ya o tenía más o menos claro de antes, de que era una mujer a la que le gustaba ver todo desde un punto de vista filosófico, si bien no solo de ese, o eso dejaba caer de manera secundaria cada una de sus palabras. Era como ver un prisma, según qué lado mirases podías ver una cosa u otra.

Bueno, quizás esa no fuera la comparación más acertada del mundo. Pero tendría que valer.

Como fuera, entonces, mientras esperaba a que la monarca continuara, expectante y... si, algo tenso, ansioso, entro a la habitación una sirvienta. Apenas me fije en ella más allá de sus ropas de servicio y quizás una melena castaña, pues mi atención, de manera tanto directa como indirecta, estaba centrada en la otra mujer, que presidia esa sala. Más, cuando deposito sobre la mesa unas tazas de té y una tetera, con un curioso estampado a juego con la sala, mi atención se desvió un poco.

Hacía mucho tiempo que no tomaba té. Muchísimo tiempo. No era una bebida barata en general, y en lugares donde si era asequible adquirirlo todo el mundo, no era una bebida que se considerara muy propia de los mercenarios. Oh, yo había sido un gran aficionado al mismo antes de irme de Durban, pero luego, el tiempo en los caminos y ciertas compañías, hacen aún más complicado el beber y disfrutar aquel mejunje que simplemente no tener el dinero para costearlo.

Por ello, no era de extrañar, que dentro de aquel importante asunto, mi mente pensara que no estaría mal hacer un pequeño paréntesis para disfrutar de aquella bebida, que la sirvienta termino de servir, humeante, en las dos tazas, tras lo que procedió a marcharse, bandeja al pecho, y con una pequeña reverencia. Inconscientemente hice un pequeño asentimiento de cabeza al tiempo que el de la reina. Una vieja costumbre, o reflejo, quizás, que no esperaba para nada. Qué vergüenza, esperaba que no se hubiera percatado.

Hubiera deseado tomar aquella taza con mis manos, que callosas como eran del uso de la espada y otros varios, apenas hubieran acuciado el calor de la misma, para soplarla y beberme cuanto antes su contenido. Pero aquello, por supuesto, era inaceptable. Estaba frente a una soberana, y debía de actuar adecuadamente, así que, con movimientos sorprendentemente elegantes para un tipo de... mi aspecto, cogí la taza, y la lleve y mantuve imperturbable sobre mi regazo.

La mera temperatura de la misma entre mis dedos me reconforto, si bien debía de estar verdaderamente ardiendo, y el vapor que desprendía me llegaba débilmente a las fosas nasales. Era tan diferente a aquellas veces, antaño, en las que con prisas cogía alguna taza, y, quemándome, la soltaba y rompía. Lo peor era que no me importaba y seguía pasándome a menudo. Que niñato. No había sabido el valor de una de aquellas artesanales tazas.

Se me veía cómodo en aquella postura, para mi propia sorpresa. Quizás no había cambiado tanto como creía.

Entonces, centre al fin de nuevo la atención total en la monarca, que miraba su taza de té, con expresión indescifrable. Al cabo de un momento, hablo.

Escuche sus palabras con suma atención, donde ella me demostraba que pensaba que no había hecho tanto como otros, como yo, opinaban, y que aquello solo era un comienzo. Pero fueron sus siguientes frases, que dijo mirándome ahora a mí, las que me llegaron como un cuchillo afilado pasa entre la carne.

Me intente mantener impasible, más mi agarre sobre la taza de té no era tan firme como antes.

Esa mujer acababa de abrirme y leerme como un libro más. ¿Tan fácil había sido deducir mi pensamiento, mi alma, aun cuando ni yo mismo podía hacerlo? ¿Qué clase de magia usaba esa mujer...? No, no era ninguna magia, más allá de aquella extraña y misteriosa que usaban de manera natural las mujeres y muy pocos hombre. Era la magia del saber y la sabiduría... de la inteligencia.

Sonreí, enseñando los dientes, y solté una pequeña carcajada. Pero la taza ya tenía un mejor agarre, y pese a aquel movimiento torácico, no se derramo ni una gota de su humeante contenido.

-Si me lo permite, su majestad... si de verdad sois capaz de leer el mundo que os rodea, como veo que me leéis a mí, este país tiene su futuro asegurado. Seréis la reina más firme y poderosa que allá tenido jamás Durban.- mis palabras no eran aduladoras. Eran mi puro pensamiento y creencia, después de haber visto aquello.

-Tenéis razón, por supuesto- dije, recobrando más mi seriedad, y devolviendo la mirada a la soberana -cada palabra, es la verdad. Así, pues ¿Qué más le dirías a alguien cuya alma está anclada aquí, y que ya no le queda nada salvo el mismo?- entonces, añadí algo más por lo bajo -¿A alguien que se te ofrece entero, con su vida y su experiencia, para hacer de este país algo mejor?- finalice aquella frase, llevando con parsimonia la taza de té frente a mi boca, y soplando levemente.

Su vapor se dispersó, como una suave bruma. Mis ojos todavía seguían fijos en la mujer.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Mar Mar 01, 2016 11:26 am

No necesito despegar los ojos de la presencia ajena para inclinarse hacia adelante con elegancia y tomar la taza de te,tal y como el otro hizo instantes atrás.Dedos largos y pálidos que con habilidad sujetaron el recipiente y lo elevaron,gestos tan fluidos que la mujer apenas se movía. sujetando la taza con una sola mano,sin importarle demasiado la temperatura del liquido al estar acostumbrada a bebidas tan calientes lo llevo hasta sus labios. El delicioso y cálido elemento se deslizo por su garganta.

Una sonrisa un tanto socarrona fue ocultada tras la taza al escuchar las palabras ajenas. Ella misma era consistente de su facilidad para leer tanto sus alrededores como los corazones ajenos,o puede ser que ella no tuviese dicha facilidad pero si que lo veía todo mas claro que el resto de mundo. También era consciente de que era mas inteligente que otros aunque no tenia claro en que medida,y era bueno ser consciente sobre las habilidades de uno mismo. Pero era un terreno peligros,debía de tener cuidado de no caer en la arrogancia,pues esta junto con sobrestimarse a uno mismo eran la perdición. Y si bien los alagos y dichas palabras eran bien recibidas su majestad debía recordarse a si misma que debía ser cauta,sin llegar a tener una imagen demasiado grande de si misma. Recordando el día de su iniciación.

Retiro la taza de su rostro y sonrió,una sonrisa que demostraba sabiduría.Conocimiento. amable pero arrogante al mismo tiempo,yo lo se todo decía el gesto de la reina.

-Simple,si tu alma anclada en este lugar dedica tu vida al lugar que la mantiene. Quédate en Durban. Si bien el país a cambiado todos son necesarios. Cada pequeña pieza,lugar,movimiento...todo es un complejo engranaje que nos hace girar y ponerse en movimiento.Y hasta la mas pequeña e insignificante de las piezas ,por muy rota y sucia que este, es necesaria para que todo funcione a la perfección. Solo necesitas convertirte en parte de ese engranaje para mejorar su movimiento.

Si se le ofrecía en todo su ser,mago o no,no iba a rechazarlo. Todo el mundo tiene una función,sea donde sea,tenga poder o carezca de el.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [3]
Vulnerary [2]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 01, 2016 6:15 pm

Mientras escuchaba a la soberana, algo fue creciendo en mi pecho, sin darme cuenta, y poco a poco. No sabría definir esa emoción, pero sabía a qué se debía. A un cambio, en mi propio mecanismo interno. La sensación de ser útil e importante para algo más que mí mismo. Volver a formar parte de un todo, como había expuesto aquella mujer, y hacer que funcionara.

-...Comprendo.- dije, con un leve asentimiento, tras las palabras de la reina. Me lleve la taza de té en mis manos, a mis labios, con tranquilidad, y di un sorbo al ardiente líquido. Estaba delicioso, y me dejo una agradable sensación en el paladar y la garganta a medida que bajaba hasta mi estómago. Así, daba la sensación de que nada de los últimos años había pasado, de que todo había sido una vacua ilusión. Por supuesto, no había sido así.

-En ese caso, me quedare en Durban...- mire a su majestad con cautela -si es bajo su servicio, reina Yuuko.- mis palabras sonaban tranquilas, si bien dejaban un leve matiz interrogante, que la mujer debía de llenar de positivismo o negación, según quisiera. Sin embargo, antes de que añadiese nada, con cuidado, continué hablando.

-He pasado la mitad de mi vida como noble de este país. Se todo lo que hay que saber de él, y lo que no, lo puedo aprender con rapidez. Sé que el título nobiliario ya aquí... no vale nada. Pero no niega la educación recibida, ni la cultura aprendida. Se leer y escribir, de matemáticas y de literatura.- todo esto lo decía, habiendo dejado la taza de té nuevamente sobre la mesa, y usando mis dedos para dar énfasis a la numeración de aquellas virtudes.

-He vivido años en los caminos, viajado por todo el continente de Elibe, y aprendido gran variedad de otras culturas y reinos. He tratado con nobles, campesinos, y la peor calaña de esta sociedad.- hice una breve pausa, mire hacia abajo, y luego de nuevo a la reina -A veces... yo mismo he sido esa calaña- dije en un arrebato de sinceridad.

-Soy un luchador excelente, y un espadachín al que tomar en cuenta. Se moverme por el bajo y alto mundo, pasar desapercibido o destacar como una llama en la noche. Se liderar un grupo, o subordinarme, de ser necesario. Ya sea a lores o magos.- finalmente baje la mano, y mire fijamente a la reina.

-Soy todo eso y más. No sé en qué clase de engranaje me convierte eso, pero, desearía que me pusieras donde mejor funcionara. Donde creas conveniente.- toda esa charla, si bien no había parado de hablar de mí y mis puntos positivos, no era en absoluto una conversación estúpida para quedar como un grande frente a la reina.

De hecho, si un caballo pudiera venderse a sí mismo para que lo monten, probablemente lo haría de aquella manera y con aquel tono. Solo quedaba ver si aquella mujer me "compraba" o no. Todo estaba en sus manos, después de todo. Como aquella pequeña y humeante taza.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Miér Mar 02, 2016 8:00 pm

Entendía perfectamente las palabras de su interlocutor,incluso aquellos que no eran dichas como tales. Leer entre lineas era algo que alguien que obstante poder debería saber,pues nunca se sabe cuando uno puede ser traicionado y aquello ayudaba a atisbar las verdaderas intenciones de la gente. Era cautela,no desconfianza.Y en ese caso sabia que no debía de ser ni cautelosa,pues lo que el hombre le estaba diciendo era que se ponía a su servio,que si volvía a su país natal era por un motivo y un deber,no iba a volver si no se le daba eso. No le parecía mal,todos necesitaban un motivo para avanzar en la vida. Por mas trivial que fuera.

-Creo que olvidas algo querido...todos en Durban están bajo mi servicio,tu no ibas a ser menos.

El contrario seguía conversando.De forma sutil Charle no estaba solo describiéndose a si mismo,si no que sin pretenderlo le estaba dando datos de lo que había sido su vida esos últimos años. A oídos ajenos parecería que estaba siendo arrogante,alabando muchísimo sus propias cualidades,mas no era así. Estaba siendo sincero,no había mal en admitir los puntos fuertes de uno y mucho menos en ser conscientes de ellos mientras no se sobrestimasen sus propias habilidades. Charle no se estaba sobrestimando,lo sabia no solo por su tono de voz serio sin ápice de aprecio hacia si mismo. Y sus palabras,el contenido de las mismas.

-Todo el que esta arriba corre el riesgo de caer. No es malo,la vida consiste en sobrevivir,la cuestión es si queremos o no salir de ese agujero negro en el que hemos acabado. No deberías avergonzarte si has conseguido salir.


No iba a añadir nada mas,menos cuando el otro parecía no sentirse muy cómodo con haber formado parte del bajo mundo.Aunque no había nada de malo si admitía que sus acciones no eran las correctas,si había salido. Y la experiencia siempre era buena,un persona que a vivido tanto en el mundo de la luz como el de la oscuridad a sus ordenes no era algo malo. Aunque no pudiese tener un cargo de poder,aunque tuviera que ser un civil mas,lo mas bajo de la sociedad,eso no significaba que iba a dejar que sus habilidades se desperdiciasen.

-En Durban los magos tiene el poder. Pero eso no significa que no haya cabida para otros. Una mano es una mano,y para que alguien gobierne ha de haber a quien gobernar. Un soldado mas para combatir el mal que asola este país y al mundo se agradecerá. Ademas la reina no permanece solo en su país,menos en estos tiempos difíciles. He de tomar las situación por las riendas personalmente aunque eso signifique abandonar a mi tierra durante cortos periodos de tiempo,por su bien. Y en esos instantes las leyes de Durban no sirven,y acompañarme solo de magos no es prudente.

Silencio,mirada roja clavada sobre los ojos ajenos y una sonrisa socarrona en el pálido rostro.

-Te ofrezco ser una mano mas,una espada de tantas,un soldado al servicio de los magos de este país. De su reina y de su tierra. El pueblo llano sirviendo al pueblo llano.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [3]
Vulnerary [2]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 03, 2016 9:15 pm

Una vez expuestos todos mis argumentos, me dedique a escuchar con atención a la reina y lo que fuera que tuviera que decirme al respecto. Sus palabras no tardaron en salir, y la seriedad y profundidad de esto me llamaron. Me imaginaba lo que decía, me lo creía, y me gustaba.

Cierto era que, había conseguido salir del más oscuro agujero, con uñas, dientes, y una considerable cantidad de sangre. Más, no me había gustado los extremos a los que había tenido que llegar, sobretodo al comienzo de todo. Mas esos fantasmas ya me atormentaran el resto de mi vida, y curiosamente, precisamente por ello, no debía de preocuparme de eso mismo. Lo hecho, hecho estaba, ¿No?

Como fuera, cuando la soberana termino de hablar, una leve sonrisa cruzo mi rostro. ¿De felicidad? ¿Irónica? ¿Cínica? Tenía un poco de todo, aunque intente despejarla rápidamente de mi cara. Porque la verdad es que había logrado lo que buscaba ¿Verdad?

No estaba seguro. Había conseguido un ofrecimiento de la reina para ser una mano más, un guerrero al servicio del país. "El pueblo llano sirviendo al pueblo llano... eso suena bien" pensé, pero por otro lado... aquello solo tenía de bonito la portada. En cualquier momento, desde que hacía años, podría haber entrado al ejército, aquello era la verdad, aunque fuera el de Etruria. Mis habilidades me hubieran hecho ascender y destacar con rapidez, estaba seguro de ello. Pero, no lo había hecho.

En un inicio, las circunstancias me lo habían impedido, por así decirlo, y había elegido la...vía fácil. Más tarde, los resultados de lo primero habían tenido el mismo efecto. Y más tarde... simplemente consideraba que todo iba suficientemente bien, además de no querer formar parte de un ejército que no era... el de mi país. Aun entonces, consideraba a Durban mi patria, ya fuera inconscientemente, o con doloroso saber.

Como fuera, nunca fue una posibilidad que me terminara de convencer, al menos de primeras. Y ahora, con el asunto de los magos y las clases sociales cambiadas... menos. Pero aun así, lo tenía claro. No iba a dudar ahora. Había llegado ahí, y sabía mis opciones. Además, sabía bien que me dictaba el corazón, y si bien este puede ser a veces más traicionero que una rata, no era momento de ignorarlo.

Así pues, me levante con cuidado del taburete, y me dispuse, con cuidado, a hincar la rodilla en el suelo de la sala, mirando a los ojos de la reina en todo momento.

—En ese caso... mi reina, seré una espada más al servicio de este país, a su lado.— fue en ese momento cuando agache la cabeza, mirando a los pies de la reina con el reborde del ojo —... Gracias.— eso ultimo salió de mi garganta con un leve deje de emoción que no pude lograr controlar, unos segundos después. Todo aquello me parecía lo correcto, y yo lo estaba haciendo, por que quería. Era una sensación que no tenía desde hacía mucho tiempo.

Y, como ya dije, me gustaba. Muchísimo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Dom Mar 06, 2016 7:05 pm

Sentía curiosidad por saber la respuesta ajena,por ello no apartaba la mirada de los movimientos ajenos al tiempo que su mano se elevaba de nuevo dispuesta a tomar otro trago de la infusión. El hombre se había ofrecido a estar bajo sus servicios e incluso había descrito con precisión sus habilidades en pos de resultar alguien útil a ojos de la mujer.Y ella lo sabia. Pero también sabia cuales eran los orígenes de Charle,y eso nunca se olvida.Ni el entrenamiento,ni la educación,ni el echo de que fue criado creyéndose en una posición mas elevada que el resto.Cosa que fue cierta al menos hasta que abandonaron la isla. Y eso implicaba cierto orgullo,arrogancia que no permitía a uno arrodillarse ante cualquiera o se subordinado de gente que a sus ojos no merecía ordenarle. Y precisamente era eso lo que le ofrecía y pedía,subordinación. Un soldado mas. Una espada mas.

Podía aceptarlo,volver a su patria y ayudar a mejorar la misma. O podía negarse y hacer como que dicha visita nunca había ocurrido,salir con un poco mas de información que con el tiempo quedaría en un lejano recuerdo.

La respuesta quedo clara cuando el otro se levanto.La mujer dejo la taza en la mesa antes de que el hombre se arrodillara a sus pies.Ante tal acto las palabras no eran necesarias,mas aun así el otro hablo.Acepto,le agradecía. Los labios de la mujer se curvaron en una sonrisa,una que mostraba superioridad sin llegar a ser arrogante.

-Gracias a ti por servir a mi reino.

Hizo un leve gesto con su mano,elegante,una elevación.No sabia si el otro le observaba o no pero quería mostrarle con actos en lugar de palabras que no era necesario que continuase de rodillas,por mas que le gustase y le complaciese ese gesto.Dejando el claro que tenia claro quien mandaba en el lugar. Pero no era necesario que estuviese en dicha postura durante el resto de la conversación

-Hablare con mis generales,para decidir a que isla y pelotón te asignamos. Por el momento pediré que te instalen en una de las habitaciones de servicio. A no ser que quieras tomarte tu tiempo antes de unirte.Supongo que es imposible haber dejado todo acomodado antes de venir,mucho menos si no sabias tus intenciones al hacerlo.

Le sonrió,divertida,había algo de lo que se había percatado al inicio pero de lo cual no había echo hincapié hasta el momento.

-Después de todo,supongo que los guerreros llevan armas...algo si que debes de tener pendiente.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [3]
Vulnerary [2]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 07, 2016 1:18 pm

El agradecimiento devuelto por la monarca en aquella situación fue, valga la redundancia, de agradecer, ya que relajo una cierta tensión en mis hombros. "Todo esto es real" me dije en mi fuero interno, pues aun no me lo terminaba de creer, mientras procedía a volver a levantarme. No había visto en realidad el gesto de la reina, pero su tono me había bastado para suponer que había estado postrado lo suficiente. Ademas, tan solo atendiendo a mi forma de ser, no hubiera aguantado mucho mas así. Uno no vuelve a ser como era tan fácilmente, la gente cambiaba.

Vuelto entonces a estar de pie frente a la reina, mientras esta proseguía hablando, pensé en aquel pequeño habitáculo que había alquilado antes de venir hacia el palacio. La verdad es que su proposición de quedarme en una de las habitaciones de servicio era de agradecer, pues no me quedaba casi nada de dinero como para pagar durante más tiempo aquel lugar, mientras se hacían los trámites necesarios.

Sin embargo, lo que realmente me llego como un martillazo, fue su mención de las armas. Efectivamente, tenía mi espada, guardada en aquel lugar donde me iba a quedar si todo no llegaba a salir así. Pero claro, el haberla llevado hasta allí era, de algún modo, ilegal, al menos desde que la reina había instaurado sus nuevas leyes. Y ella, como no, lo sabía.

—Su majestad... le agradezco enormemente el ofrecimiento, y estaré encantado de aceptarlo...— Dije hablando con tranquilidad y el adecuado deje de respeto y gratitud —Sin embargo, tenéis razón— comente agachando levemente la cabeza, en un gesto que debía de parecer algo  avergonzado, dada la situación.

—Efectivamente, llegue a las islas armado, mas siempre tuve en todo momento cuidado, y mi espada debidamente envuelta y guardada...— una leve nota de culpabilidad vibro en aquella frase, que concluyo de la siguiente manera —Nunca hubiera querido ignorar sus leyes, majestad...— la sinceridad era palpable ahora. No fue mi intención en ningún momento hacer tal cosa.

—Sin embargo, deje esta, mi equipamiento, y mis escasas pertenencias en una posada camino de aquí. En cuanto lo recoja todo y cierre... un ultimo asunto, volveré aquí con presteza a aceptar su generosidad. Tiene mi palabra, como ya bien sabe— esto salió de mis labios con timbre seguro y firme. No era una persona que rompiera sus promesas, pese a todo. Salvo que no quedara otro remedio. El orgullo y la sinceridad no llenaban el estómago, después de todo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Mar Mar 08, 2016 5:42 pm

Esa no era la reacción que esperaba pero lo cierto es que dejaba entre ver mucha información sobre su nuevo soldado. Llevaba años fuera del país y sin embargo estaba claro que había estado pendiente del mismo, o por lo menos de los últimos acontecimientos del mismo. Mas atento de lo que cualquiera que no viviese allí o no tuviera intenciones de acudir al lugar por algún motivo debería de estar. Lo cual dejaba claro que en primer lugar  nunca se sintió desvinculado a su tierra,nunca quiso irse. Era consciente que durante años Durban había sufrido un descenso en su población ya fuera por que eran victimas directas de los saqueos y perdían la vida en ellos o porque por los mismo indirectamente se veían obligados a abandonar su hogar. Era un echo que le pesaba en el alma y uno de los motivos por los que instauro las nuevas leyes. Para que la gente no se viera obliga a abandonar su tierra,su hogar ,su todo.

En segundo lugar esa información le demostraba que no había acudido a ella sin un motivo,aunque fuese consistentemente tenia una razón de estar allí y quería estar preparado para la misma. Sabia las leyes,pero ese nerviosismo,esas excusas,ese miedo le demostraban que no las sabia a la perfección. Sonrio,divertida por ello.

-No soy tan estúpida ni tan egocéntrica Charle. Se muy bien lo que hago. Dime que ocurriría si impido que los extranjeros vengan armados?

No espero por una respuesta

-Tal y como esta el mundo actualmente es difícil que alguien viaje sin arma,desprotegido. Evitarían mis islas o recurrirían a la ilegalidad para moverse por las mismas. Quiero controlar la violencia,no erradicarla,se que no es posible.No en estos tiempos oscuros cuando la misma tristemente es necesaria,para proteger lo que mas se quiere. Los habitantes de Durban de segunda categoría deben justificar el uso de la violencia y poseer un permiso real para usar armas,algo que a ti como soldado se te entregara. Los visitantes tienen un periodo de tiempo en el que son libres de portar armas siempre y cuando no violen ninguna ley.Si pasado ese tiempo siguen en la isla deberán pedir un permiso temporal. Tu llegaste como visitante no como habitante,no necesitabas dicho permiso. Ahora si lo necesitas. Se te otorgara cuando te acomodemos en una divinos,un permiso a tu medida.

Sonrió,ahora con cierta dulzura,esperando que su explicación hubiese quedado clara a oídos ajenos. Quedándose en silencio unos instantes para que asimilase todo.

-Las leyes que cambie,las decisiones que tome no son un capricho.Ni algo echo de la noche a la mañana. Es algo que medite en profundidad pensando en el bien del país,de los que viven en el y de los que no.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [3]
Vulnerary [2]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 08, 2016 9:16 pm

En cuanto la sonrisa apareció en el rostro de la soberana, pensé que estaba llevando por buen camino el tema de mi arma, pero en cuanto pronuncio sus primeras palabras, fruncí mi ceño levemente, sorprendido, al tiempo que abría ligeramente los ojos de más. Incluso mi rostro perdió algo de color.

—No pretendía...— Intente hablar con premura, y quizás con un muy leve nerviosismo, pero me obligue a callar al seguir la soberana hablando. En ningún momento había querido llamar a la soberana "estúpida" o "egocéntrica". ¡Ni en mis peores pesadillas sería tan cabrito! Cierto era que en los últimos años había llegado a escupir a nobles a la cara -con resultados poco favorecedores para mí, la verdad- pero nunca insultaría a una reina. Aquello era buscarse la ruina de la peor manera posible.

Por suerte, parecía que su majestad no se había molestado, sino que quería explicarme bien la situación actual y el porqué de su toma de actuación hacia aquellas acciones.

—Lo entiendo, su majestad... O al menos, creo hacerlo— dije, mirándola a los ojos ya libre de toda tensión —Todo lo hacéis por el reino y sus gentes. No tomáis decisiones a la ligera o cambiáis las cosas por que sí. Sois una sabia soberana— aquello lo decía desde lo observado y lo aprendido. Desde su pura opinión personal, sumada a los irrefutables hechos. Esa mujer había cambiado el país a mejor, después de todo.

Entonces, desde lo profundo de mi mente, me asalto una pregunta. No era algo importante, o al menos para mí, aunque en cierta forma si lo era. Pero la curiosidad me mataba un poco en ese sentido. Así que, no pude resistirme.

—Su majestad... ¿Puedo hacerle una última pregunta?— el tono de mi voz era un poco circunspecto, pues deseaba además formular esa pregunta con cierta cautela.

—....¿Por qué... cambio el sistema de poder del país de manera tan radical...? Quiero decir... esto es algo que nunca se había hecho antes, según se... y, es verdad que el país ha mejorado su situación, pero...— guarde silencio un segundo antes de proseguir —... pero ¿Realmente que los magos estén al poder... traerá la solución a los grandes problemas del mismo? ¿... y cómo?— aquella pregunta, que debía de ser manejada con cuidado, no la formulaba como un cualquiera, o sin respeto. La formulaba como un hijo prodigo de Durban, que había vuelto al hogar, y deseaba saber en qué se había convertido realmente este.  

Me quede esperando, entonces, mirando con cautela y respeto a la soberana. Esperaba no estar entrando en terreno fangoso, ahora que todo parecía ir tan bien.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Mar Mar 15, 2016 5:12 pm

El tener poder era algo que implicaba una gran responsabilidad,quebraderos de cabeza,el saber que tus simples actos o palabras podían influir en la vida de tanta gente a la que ni siquiera conocías...pero también era maravilloso. O por lo menos a ojos de la monarca tenia su parte placentera. Sus palabras hacia su recientemente adquirido subordinado no iban con malas intenciones,ni con reproche pues en ningún momento se sintió insultada. Simplemente tenia la intención de explicar con claridad el porque de sus decisiones. Y aun así unas pocas palabras bien intencionadas interpretadas de la manera incorrecta y el rostro ajeno palidecía al tiempo que el pobre hombre intentaba controlar el nerviosismo que se apoderaba de el. Mentiría si no dijese que era divertido. Pues lo era,y por ello lo disfrutaba. Una sonrisa sutil,algo maliciosa,afloro en su rostro.Discreta casi imperceptible

Mas al final a pesar de todo,del nerviosismo y de la malinterpretacion inicial,el hombre frente a ella había entendido. O eso parecía.

Su sonrisa desapareció y su rostro permaneció impasible,ocultando la curiosidad por la pregunta ajena.Guardando silencio para que se aventurase a formular su duda. Entorno los ojos al oírla. Era sin duda problemática de responder,pues no sabia si Charle seria capaz de entender. Con el paso de los años se percato de que había cosas que entendía,captaba,a la perfección...pero que era incapaz que otros entendiesen.

-Las situaciones criticas requieren de medidas criticas,no crees? Estaban matando mi tierra,es normal que decidiera hacer algo nuevo,pues aquello que ya a sido probado no ha funcionado...porque iba a intentar de nuevo algo que no era efectivo cuando aun tenia las opciones abiertas?

Guardo unos instantes de silencio. No estaba segura de si dejar aquello asi y contestar solo a una de las cuestiones.O simplemente no sabia como enfrentar el responder aquello,por mas que no fuera la primera vez que se le cuestionaba.No,en cuanto propuso y ordeno la nueva politica del pais fue muy cuestionada.Si se habia llevado a cabo fue unicamente porque se nego a escuchar y a ceder ante otros,siguiendo los pensamientos que le habian llevado a dicha conclusion.

-No se trata de darles poder a los magos.Se trata de controlar la violencia de mis tierras. Saber si alguien con espada en mano es amigo o enemigo,si se le debe de detener antes de que actue y sea demasiado tarde o dejarle libre porque no supone peligro alguno para mi pais. Dime una cosa...cuantos piratas conoces que sean magos?

Espero unos breves instantes mas no lo suficiente como para que el otro respondiese

-Habra magos,como no,mas la mayoría de corsarios hacen uso de la fuerza bruta y las armas afiladas.No de las artes mágicas. La magia requiere no solo fuerza física si no también controlar,son años de estudio que desarrollan la razón y el control sobre uno mismo. El uso de las armas también requiere de control y fuerza física como no,pero no desarrolla la razón como tal si no los instintos. No subestimo a unos ni sobrevaloro a otros. Todos son fuertes a su manera. Y para establecer un control necesitaba a gente fuerte,y decidí que fueran los fuertes de cuerpo y mente que abrazan la razón,los que tienen menos probabilidades de dejarse llevar por sus emociones. Les doy poder a ellos para que controlen y vigilen al resto,y aquellos que no usan artes mágicas les limito el uso de su propia fuerza con el fin de que se controlen a si mismos. Es complejo,y un tema delicado. Sin contar de que siempre hay alguien que rompe la regla ,que sale de lo establecido,lo que implica que también haya que vigilar a los propios magos. Aun así tuve en cuenta las acciones de la mayoría...Es difícil de entender y tampoco espero que nadie lo haga,basta con que funcione. Y para ello todos deben cumplir su parte,quien no la cumpla desestabiliza el mecanismo y debe de ser retirado del mismo

Finalizo haciendo alusión a la comparación anteriormente planteada.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [3]
Vulnerary [2]
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 05, 2016 1:00 pm

Escuchaba atentamente a la soberana mientras hablaba, controlando en todo momento mi expresión. Aquella última pregunta había sido algo sin discreción, algo de carácter puramente personal. Deseaba saber algo y había ido a por ello, así de simple.

La respuesta de aquella mujer fue calando en mí a medida que hablaba. Tan elocuente, tan obvia... y sin embargo, para mis ojos aquello había estado mucho tiempo oculto, cegado. No quería aceptar la verdad de ninguna manera. ¿Que el cambio absoluto de todo lo que había conocido en mi niñez se debía, sencillamente, a que era lo que debía hacerse? Costaba demasiado pensar en eso de esa manera.

Y sin embargo, la vida había sido así durante los últimos 10 años, no, más tiempo todavía. Elecciones desagradables, duras, para que las cosas perdurasen de una manera u otra, aunque fuera un poco. Tiempos desesperados requerían medidas desesperadas, ¿No? Pues así había sido todo aquello, sin lugar a dudas.

—Al final, todo depende de que el mecanismo funcione adecuadamente... creo entenderlo, su majestad— Dije sonriendo levemente. La sonrisa parecía insinuar pesadumbre, pero rápidamente desapareció entre mis labios. Yo después de todo no era alguien tan fácil de embajonar. Demasiadas mierdas había pasado ya. Y aquella era la última de todas, por así decirlo.

—Muchísimas gracias por esta audiencia y por esta oportunidad. Le estaré siempre agradecido, mi reina— baje de nuevo levemente la cabeza, mientras que miraba durante un segundo al suelo. Luego, volví a alzarme, con naturalidad, aunque quizás algo mecánico.

—Con su permiso, marchare ahora a realizar los... asuntos pendientes... de los que hablamos— Espere tras esto unos momentos, hasta que me diera el visto bueno para irme, tras lo que finalmente lo haría.

Todo aquello había salido de manera diferente a lo esperado, si bien la realidad era que, en ninguno momento había sabido que esperar. Si todo seria para el bien, ya fuera mío o del reino, solo el tiempo lo sabría.

Y aun así, fuera como resultase aquello... yo me acabaría adaptando. Como siempre lo había hecho.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Eliwood el Sáb Abr 16, 2016 11:41 pm

Tema cerrado.
Cada participante obtiene 50G.

Ambos obtienen +1 EXP.

La afiliación de Charles ha sido modificada a Islas de Durban.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1305


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierra de magos [Priv. Yuuko]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.