Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Vie Feb 19, 2016 3:12 am

Habia pasado ya bastante tiempo desde la ultima vez que alguien se adentro por aquel territorio desértico, mas de lo usual ciertamente. Al parece tras su ultima oleada de saqueos indiscriminados los rumores acerca de un demonio encarnizado que ataca a los viajeros que pasaban por aquella área habían logrado disuadir a las personas de tomar aquella ruta haciéndole al branded de cabello azul claro las cosas mucho mas complicadas de lo que eran antes. Antes incluso pasaban a posta para desmentir los rumores de aquella criatura que atacaba de noche a las caravanas pero actualmente no parecía existir nadie lo bastante valiente como para cruzar y tener que enfrentarse al demonio enmascarado que vigilaba el paso y se desvanecía en el manto de la noche sin dejar rastro alguno... actualmente las provisiones que tenia en su obscura y húmeda cueva ya estaban escaseando y la cacería no era un medio muy confiable para conseguir alimento, menos aun algo de agua.

Los días seguían su curso sin mayor cambio por lo que el joven de ojos dorados comenzaba a sentir los estragos de la falta de comida y la deshidratacion ademas de que su pequeño y peludo amigo también necesitaba sustento, la situación se veía muy poco esperanzadora hasta que, una tarde logro divisar a lo lejos un rayo de esperanza. Contra todo pronostico una caravana de varios carros se acercaba por el paso, probablemente ignorando las advertencias y cuentos de las personas en las ciudades cercanas, quizá por que no creían en esos "cuentos", eran muy valientes o muy tontos. Naruga se sentía un poco débil pero estaba seguro que en una caravana tan grande la comida y el agua debían abundar por lo que sin pensárselo mucho el branded tomo su mascara y piel de laguz para cubrir su rostro, listo para encaminarse a una batalla que no parecía sencilla tomando en cuenta que era mas que un hecho que le superarían en numero.
Spoiler:

- Estaremos bien Gao... puedo con esto -

Le aseguro a su pequeño compañero mientras que este trepaba a su hombro y se escondía entre sus ropas para hacerle compañía, partiendo ambos hacia la caravana que representaba su única esperanza para sobrevivir un tiempo mas, por lo que el branded estaba dispuesto a matar o morir. Conociendo perfectamente el terreno Naruga logro adelantarse a la caravana, esperando pacientemente, asechando como lo haría un buen depredador. Con un movimiento rápido y preciso el joven enmascarado logro cortar de un tajo la garganta del primer guardia que custodiaba uno de los carros de en medio, entrando rápidamente en este en busca de las provisiones, mala elección pues en ese se guardaban telas y otras chucherías que no les servían de nada. Los vigilantes de la caravana pronto comenzaron a movilizarse por lo que el enmascarado se movió agilmente saliendo del carro, despachando a otro espadachín hábilmente y eludiendo una flecha que iba en su dirección, la conoció no se hiso esperar en cuanto el bandido entro en el segundo carro de la caravana el cual en su interior tampoco parecía haber comida mas alcanzo a vislumbrar un tipo de vasija al otro lado de una cortina de seda que probablemente contuviese agua o vino. Sin muchos miramientos aparto la cortina de seda, con la intención de tomar todas las vasijas con liquido que pudiese encontrar..... aun que lo que vio no era exactamente lo que esperaba.


Última edición por Naruga el Vie Feb 19, 2016 4:25 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
543


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Vie Feb 19, 2016 4:25 pm

Hasim tamborileaba sus dedos  intranquilo contra una de las paredes de su carrosa, sentado cómodamente sobre almohadones con la mirada perdida en el exterior atreves de los velos de sus ventanas.  El árido paisaje del desierto se le antojaba demasiado monótono y el hastío de no poder hacer otra cosa que estar allí sentado lo hacía incrementar cada vez más, por lo que asomó la cabeza por la ventana para apurar a sus sirvientes.
-Apúrense perezosos! Hasta cuando me van a tener pasando calor aquí adentro?! –
-Capitán! Redoble el paso!-

Los esclavos que avanzaban a la par del carruaje apretaron los dientes cuando el fornido soldado sacó su látigo de su cinto y comenzó a dar latigazos al azar sobre la arena, sin más remedio los sirvientes forzaron a sus cansados pies a avanzar con más decisión sobre la arena caliente sin tener ninguna posibilidad más que obedecer o sufrir el cruel castigo, al mismo tiempo los animales que tiraban del carro sufrieron el mismo castigo.

Hasim volvió a recostarse sobre sus mullidos almohadones, el silbido del  látigo danzando en el aire se sentía afuera, pero él no le prestaba atención. Acariciaba a su pequeña Seth, una cobra real de doradas escamas quien reposaba en un canasto a su lado, la mansa criatura levantaba su cabeza y bailaba debajo de la mano de su amo. El señorito suspiro sonoramente, llevaban  poco más de una hora en el camino, su comitiva no era demasiado grande, apenas  cinco soldados y los cuatro esclavos que caminaban a los costados de la carrosa cargando a cuestas el equipaje del noble, quien no iba a permitir que sus cosas y él compartieran espacio ya que no planeaba viajar en una carreta de carga. Todos ellos avanzando en la el calor de la tarde por aquel mítico pasaje acompañando a un par de carretas de mercaderes.  Se decía que un demonio estaba atacando a las caravanas y como regente temporal de la zona, el heredero del duque no podía hacer oídos sordos a tales palabras por lo que tomó a un pequeño grupo de sus hombres y decidió investigar el asunto por sus propios medios, siempre sabiendo que era un protegido por los dioses.

La mayor parte de la tarde venia avanzando tediosa, el joven y caprichoso noble no paraba de girar en su lecho abanicándose constantemente por sí mismo, cosa que le resultaba de lo más humillante, agradecía que los velos de sus ventanas impidieran que los demás miembros de la comitiva pudieran verlo rebajado a ser su propio esclavo.  
Lamentándose de su desgracia estaba cuando la voz de alarma de uno de los guardias hizo que se levantara de golpe de su sitio. El ajetreo alrededor de su ventana hizo que se asomara por la misma, pero no llegó a articular palabra alguna cuando un claro movimiento dentro de su propia carreta lo hizo volverse rápidamente. Ahí, parado en el medio del recinto, una enmascarada figura se erguía impunemente tras haberse colado en su carromato privado y osaba mantener la cabeza erguida enfrente de él. El  grito del noble fue sonoro y estridente, agudo para un hombre, pero no tan grave para ser de doncella.

-GUARDIAAA!!!!- Exclamó a todo pulmón para inmediatamente después tomar su preciado bastón y usarlo para amenazar al intruso. Seth siseó agresiva  desde la derecha del joven, mientas este se incorporaba de entre sus almohadones  para no estar en una postura tan vulnerable.
Dos guardias entraron rápidamente por la puerta trasera del carromato, con armas en mano apuntando al intruso. Por fuera se podía escuchar como el resto de sus hombres se habían colocado rodeando el mismo.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
378


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Mar Feb 23, 2016 8:31 pm

Naruga corto de un tajo la cortina de seda con las intenciones de tomar los jarrones con agua o vino los cuales le ayudarían por lo menos a sobrevivir hasta que cayera la siguiente caravana. La comida, aunque importante podía prescindir un poco de ella pues en los desiertos se podían atrapar pequeñas sabandijas y animales si se sabía dónde buscar, el agua en cambio era un asunto a parte y por lo tanto una prioridad para el branded. No obstante en cuanto la fina tela cayo un grito que no logro definir si era de hombre o de mujer, lo que tenía claro era que aquello frente a él era una cría de humano que hasta hace unos momentos se encontraba cómodamente recostado en lo que parecían un montón de almohadas.

Los guardias no se hicieron esperar, entrando 2 por cada entrada de la carreta y un arquero que los esperaba afuera, con anterioridad sus difuntos padres ya le habían advertido que debía evitar las caravanas grandes por ese tipo de inconvenientes,  ahora se encontraba rodeado y a nada de ser ejecutado por tener la osadía de saltarse una de las normas que sus padres le enseñaron.  Sin embargo no todo estaba perdido pues frente al tenía la llave para poder escapar de aquella situación tan complicada, ileso si tenía algo de suerte. Con un movimiento rápido el branded enmascarado aparto el bastón que el chico mantenía alzado en su defensa con un manotazo para inmediatamente después sujetar al crio fuertemente y acomodar su gran espada en el cuello de su ahora rehén forma amenazante.

- Suelten las armas o le mato… -

Advirtió el enmascarado acompañando sus palabras de un gruñido que difícilmente podría parecer humano, al principio los guardias dudaron un poco en si obedecer las órdenes del bandido o no, pero basto con que acercara más la espada al cuello del moreno y agregara más fuerza a su agarre para hacerles obedecer. La serpiente cerca siseó de forma agresiva, probablemente intentando intimidar al branded  para proteger a su dueño y, bajo circunstancias normales ya la habría despojado de su cabeza con un golpe limpio de su espada, más para bien o para mal tenia ambas manos ocupadas en ese momento.

- Retrocedan… -

Gruño nuevamente  más sin alzar la voz en ningún momento, se mantenía tranquilo y centrado, teniendo el salir vivo de aquello como principal y única meta. Con la vida de su amo en riesgo los guardias obedecieron al enmascarado comenzando a retroceder lentamente, sin hacer movimientos muy bruscos para no alterar más al intruso y que aquello terminase en tragedia. La serpiente sin ser consciente de la situación que se suscitaba se decidió a lanzar su ataque contra Naruga, el cual haciendo gala de unos reflejos impresionantes respondió dándole una patada al animal, el cual salió volando contra la pared de madera de la carrosa y quedando inconsciente por la fuerza del golpe. Fue entonces que algo le paso por la cabeza…. Quizá no había tenido éxito encontrando las provisiones o agua pero la carne de serpiente solía ser bastante nutritiva, su sangre podría hidratarlo un tanto y su brillante piel dorada podría convertirse en una útil piel curtida con la que podría hacer una bolsa o algo de ese calibre, más aun con lo bonitas y llamativas que eran sus escamas. Aprovechando que los soldados ya le habían dado espacio suficiente como para escapar guardo la espada rápidamente en su cintura, sujetando a la serpiente desmayada con su mano libre y saliendo de la carreta rápidamente, nuevamente haciendo gala de una velocidad y destreza que no parecían para nada humanas. Al ver que el chico ya no estaba siendo amenazado por la espada el arquero entonces se animó a intentar lanzar una flecha y derribar al enmascarado, mas aquel fue un error terrible tomando en cuenta que, una vez que la flecha le rozo el hombro derecho Naruga apresuro el paso camino a su refugio para ponerse a salvo lo más rápido posible del peligro con el botín que había conseguido, por pequeño que fuera. De esta manera, protegido por la noche el demonio enmascarado se les perdió de vista en la negrura del paisaje.

Naruga entro a lo que era su refugio seguro el cual no era nada más ni nada menos que una cueva relativamente amplia que conectaba con varias más pequeñas y las cuales usaba como habitaciones. El branded jadeaba debido al cansancio acumulado de no haber comido ni bebido agua en un buen tiempo, dándose cuenta momentos después que, en su prisa por escapar se había llevado a cuestas más que una simple serpiente de escamas brillantes…. Al parecer había estado tan concentrado en escapar que olvido soltar al crio que tenia de rehén. Ciertamente sus padres ya le habían dicho que los rehenes eran una ruta fiable de escape y más cuando estos tenían puestas encima muchas “cosas brillantes”, sin embargo ninguna de las enseñanzas de sus bandidos progenitores lo habían preparado para casos como este en los que una simple táctica de escape se había convertido en un secuestro. Sin muchos miramientos Naruga arrojo al inconsciente animal dorado a una vasija demasiado vistosa y bonita como para estar en un lugar como ese, probablemente el resultado de algún robo anterior, para finalmente arrojar al chiquillo frente a él, mirándolo fijamente a través de su máscara sin saber muy bien qué hacer con él.

- Grrrrr….

Le gruño como una forma floja de advertirle que no se moviera de su lugar pues ciertamente el branded no era muy conversador que digamos, menos aun con un completo extraño que ahora estaba en su refugio bajo custodia. Entonces, sin decir nada se limitó a sentarse en frente de el para descansar un poco e intentar pensar en que debía hacer a partir de ese momento con Gao, su ardilla, correteando a su alrededor contenta por estar de vuelta en casa. Llegaba a la conclusión de que, después de todo, el chiquillo en realidad no era ningún tipo de amenaza y no le agradaba la idea de matar a un cachorro de humano indefenso sin embargo dejarlo ir era prácticamente delatar la posición de su refugio y aquello estaba fuera de discusión… Todo era demasiado problemático y Naruga no estaba de muy buen humor para pensar ese tipo de cosas, ignorando casi totalmente al chiquillo mientras este no se moviera de su sitio. Fue entonces que un siseo conocido sonó en el lugar, más concretamente dentro de la vasija donde había arrojado a la serpiente que él creía muerta.
Spoiler:

- La cena sigue viva Gao… -

Comento el hombre enmascarado a su compañero peludo mientras se ponía de pie, sacando su espada nuevamente y dirigiéndose hacia el jarrón con intenciones de darle un fin definitivo a la pobre criatura a la que consideraba, aparentemente, como la cena.


Última edición por Naruga el Miér Feb 24, 2016 12:29 am, editado 1 vez
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
543


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Miér Feb 24, 2016 12:28 am

Hasim era llevado prisionero por un rocoso sendero, siendo forzado a correr torpemente y  a los tirones. Sus elegantes sandalias de piel de lagarto se arruinaban paso a paso que las golpeaba por los filos de las rocas, o las enterraba en la sucia arena. Respirando agitado, el noble trataba desesperadamente de forzar a su captor a detenerse, pero sus piernas no podían más que seguir el paso a tropezones o rendirse a ser arrastrado como un costal de papas, y sus manos trataban de arañar la zampa de su captor, pero sus dedos de uñas perfectamente cortadas y elegantes no lograban más que acariciar esa gruesa y curtida piel. Corrían tan deprisa que sentía que el corazón se le iba a escapar por la boca, incapaz de hacer otro sonido que no fuera inhalar y exhalar aire, el indefenso noble volvió la mirada hacia atrás para observar como sus ineptos guardias empezaban a perderles el rastro. Que grupo de inútiles! Cuando regresara a palacio haría que a todos les hirvieran los pies en aceite hirviendo!

Tras un rato, el cual para desacostumbrado señorito se trató de una eternidad, llegaron al escondrijo de su captor, el cual simplemente lo arrojó contra un sucio rincón  de la caverna sin importarle demasiado.
Hasim estaba petrificado por el asco y la indignación, no podía mover un musculo y su agitada respiración no le permitía articular palabra, pero aún mantenía su lucidez, y era consciente de que se encontraba postrado sobre una sucia caverna, sobre un montón de tierra y… eso era lodo? El asco que sintió logró darle fuerzas suficientes para enderezarse y conseguir sentarse apoyándose en la pared de roca. Miró sus blancas vestiduras, todas manchadas y arrugadas… hizo una mueca de asco con la boca cuando fue se dio cuenta que ya no tenían salvación, debería quemarlas después de esto, y junto con sus prendas quemaría vivo a su rufián captor!
Levantó la vista hacia el enmascarado, el cual estaba jugando con una rata color café, quien no parecía darse cuenta por el lastimero estado en el que lo obligaba a estar, o peor, si se daba cuenta pero le era indiferente! La sola idea hizo que Hasim se midiera el labio inferior con rabia, ese tonto enmascarado lo había llevado contra de su voluntad y no le había dado un solo almohadón de plumas, ni un mísero racimo de uvas o una sola copa de vino! Le habían hablado de barbaros antes, pero esto superaba por mucho las más locas anécdotas que se contaran en palacio.

Pasados unos instantes y superado el shock inicial, El señorito había logrado recuperar bastante la compostura como para que la respiración se le  normalizara. Los brazos y piernas todavía le pesaban, pero ya no los sentía entumecidos como momentos atrás, ya había recuperado suficientes energías como para empezar a reprocharle a su captor las condiciones de su cautiverio, cuando un suave siseo proveniente de un simple jarrón enjoyado llamó su atención.
-Seth?- Preguntó sorprendido, ya que en todo el ajetreo de su secuestro, no se había percatado que la serpiente había viajado con ellos. Habría venido a rescatarlo? No tuvo tiempo para contestar sus preguntas cuando el marginado espadachín se acercó veloz hasta su amigo, tomándolo del cuello y haciendo una cruel y burlona declaración a su sarnosa rata mascota.
Planeaban comerse a su fiel y elegante Seth? Nononono! Eso si que no iba a permitirlo!. Con fuerzas renovadas, logró incorporarse y tomar una de las grandes vasijas que tenía allí junto, en su vida nunca había sido capaz de esgrimir correctamente una espada o siquiera una daga, pero tenía una maestría natural para esgrimir todo lo que fueran productos de alfarería. Y con toda su experiencia de berrinches y pataletas, lanzó el contundente jerrón contra la espalda de su captor. El impacto fue un éxito, no logro dejar inconsciente al branded como hubiera deseado, pero consiguió que trastabillara y se fuera de boca al piso, soltando a su fiel amiga en el proceso. Sin darle tiempo a su captor de reaccionar, tomó a su dorada serpiente de un extremo y se la llevo volando cual serpentina en una precipitada huida fuera de la cueva.
En el exterior tubo que frenarse varias veces para no rodar por la empedrada ladera que se dibujaba en la entrada de la ladera. Podía escuchar pasos detrás de él, por lo que apuró a sus cansados pies a seguir en la huida por su vida. Esto era el colmo de lo indignante! Debía correr para salvar su vida!? Cuando llegara a palacio le cortaría los pulgares a su capitán de guardia! Los veinte pulgares!

Escuchó ruidos enfrente a él que provenían de las rocas a unos pasos adelante. Si! Sus guardias no eran tan inútiles como pensaba! Realmente habían logrado dar con él! La alegría que ese pensamiento le daba le daba la suficiente generosidad para salvar por lo menos dos de los pulgares del capitán.
-Guardia!-  Su voz estaba reseca y rasposa, pero igualmente su grito fue audible, y pronto comenzaron a salir soldados de detrás de las rocas respondiendo al llamado del señorito.
Pero había cometido un terrible error el hijo del duque, quien  paró en seco su avance al instante que esas criaturas comenzaron a parecer. Su piel violácea y sus ojos perdidos con ese malicioso brillos carmesí coincidían perfectamente con la descripción de las criaturas que habían estado desolando sus tierras en los últimos años, y que habían llevado casi a la ruina a su región
-Emergidos! – Se exclamó para sí, al tiempo que comenzaba a caminar hacia atrás.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
378


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Vie Feb 26, 2016 8:14 am

Sin muchos miramientos Naruga se acerco a la vasija donde había encerrado al reptil dorado y, aun que el pobre animal intento defenderse, el branded, mas que acostumbrado a ese tipo de bichos lo tomo del cuello sin problemas preparándose para cortarlo y posteriormente prepararlo para la cena. No obstante, quizá por que realmente el chiquillo no le representaba ninguna amenaza o simplemente por lo debilitado que ya lo tenían la falta de agua y alimento decente el enmascarado no reparo en que el chiquillo había tomado uno de los jarrones del lugar, arrojándolo contra el haciendo que cayera de bruces contra el piso y soltando al animal en el proceso mientras que el golpe lo había logrado aturdir lo suficiente como para que el chiquillo escapara campante a lo mas rápido que le daban sus pies.

Naruga sacudió la cabeza un poco para librarse del aturdimiento, emprendiendo carrera tras ellos en compañía de su fiel amigo peludo y empuñando su gran espada con intenciones de darle caza al niño y a su cena color dorado brillante, al parecer las cosas se estaban complicando mas de la cuenta por el simple y llano hecho de que no deseaba matar al crío.

El enmascarado se movía de forma por el suelo empedrado, descendiendo muchísimo mas rápido de lo que lo haría el chiquillo prófugo de blanco cabello, mas aun por que conocía el área de memoria por lo que atraparlo solo le costaría algo de trabajo por que el joven humano ya le llevaba algo de ventaja. La única iluminación que había provenía de la luna llena mas ante los agudos ojos felinos de Naruga aquello no era ningún impedimento. Fue en ese momento que diviso al chico que estaba persiguiendo, mas este no se encontraba solo pues unas figuras desconocidas comenzaban a avanzar hacia el, figuras que a primera vista parecían humanas pero emanaban un notorio hedor a muerte fácilmente perceptible por sus agudos sentidos.

Varias ideas pasaron por la mente del branded enmascarado, mas una entre todas ella tomo la fuerza suficiente como para impulsarlo a atacar sin miramientos a los nuevos intrusos pues sea lo que fuesen ciertamente no los quería merodeando por su territorio. Con un solo tajo corto la cabeza de uno de ellos, el cual se desvaneció en el aire momentos después uniéndose aquella polvareda negra con las arenas del desierto.

- Quédate quieto... si te mueves de donde estas sera tu culpa si te matan -

Le advirtió al niño pudiendo mal interpretarse eso como que intentaba protegerlo.... la verdad era que únicamente le parecía molesto el tener que estar al pendiente de donde estaba el chico y aquello podría afectarlo en la pelea o distraerlo, siendo consiente de que en aquel momento en que se encontraba débil y fatigado podía ser la diferencia entre la vida y la muerte. Aquellos a los que el niño llamo "Emergidos" eran huesos realmente duros de roer, peleaban con total normalidad aun que atacara sus puntos vitales o realizara cortes que les  desprendía alguna extremidad sin embargo era impresionante como el enmascarado era capaz de pelear de igual a igual contra esas criaturas cuando una cuadrilla de soldados bien entrenados tenia problemas para siquiera contenerlos o hacerles frente, el demonio enmascarado era un espadachin bastante habilidoso aun que peleara como una bestia salvaje. Sin embargo aquella no era una situacion normal, su cuerpo estaba llegando al limite por lo cual no pudo evitar que el lancero enemigo lograse acestarle varios golpes algo severos aun que se las habia arreglado para eliminar a los invasores impios.

- Hay mas, bastantes mas.... aun puedo olerlos -

Declaro el branded jadeando por el cansancio, ensuciando la arena bajo sus pies por las heridas abiertas en su cuerpo que aun sangraban de forma importante. Sin decir nada mas Naruga guardo su espada y comenzo a encaminarse de vuelta a la cueva, volteando solo un poco para mirar de reojo al crio de piel morena.

- Eres lento, te alcanzaran si insistes en marcharte. Por mi esta bien... me ahorraran muchos problemas -

El por su parte estaba bastante herido pero tenia la confianza de que podría recuperarse si detenía el sangrado y con algo de descanso en su cueva. No dijo nada mas y se encamino de regreso sin prestar mucha atención al chiquillo si es que iba detrás de el o no, después de todo y aun que la táctica del jarrón funciono con el dudaba que ese niño escuálido y debilucho pudiera defenderse de aquellos no muertos por su cuenta.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
543


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Jue Mar 03, 2016 4:53 pm

Hasim respiraba agitado cuando el emergido saltó sobre él, amenazando con partirlo en dos, pero como buen protegido por la buena estrella que era, antes de que la sucia criatura pudiera ponerle un solo dedo encima, su captor, apareció de la nada con espada en mano, dándole un contundente y mortal golpe a su atacante. Hasim no salía de su asombro, una bestia que combatía contra otras bestias, ciertamente le estaba salvando la vida, pero eso no quería que el salvaje fuera a tener buenas intenciones después con él. Tumbado todavía en el suelo, sin recuperarse de la emoción original, contempló al enmascarado hacerles frente a los violáceos monstruos con gran maestría y soltura, pero igualmente siendo herido por ellos.

Su preciosa Seth silbaba enojada a su lado, la maltrecha cobra había pasado una de sus peores noches, Hasim le acaricio suavemente la cabeza al tiempo que comenzaba a subirla a sus hombros, el lugar donde siempre solía viajar. Con su amiga de nuevo con él, el joven clérigo se sintió con energías renovadas para volver a ponerse de pie. Trató de darse vuelta y correr lejos, pero la situación que se le planteaba enfrente no era tan sencilla, la plaga se expandía por todo y donde miraba, y el único lugar seguro parecía ser el camino a la sucia cueva por la que habían venido, a lo cual se negaba rotundamente… de momento.
Completamente desarmado y vulnerable, Hasim buscó algún objeto contundente que pudiera usar para defenderse, y por gracia de su bendición por el oscuro dragón, uno de los emergidos que había caído abatico por el apestoso sátrapa de su captor portaba un bastón ya conocido por el señorito. Se le iluminó el rostro al verlo y con la mano derecha en el pecho, elevó una plegaria e agradecimiento. Pero por lo visto su señor no estaba tan benevolente con +el, ya que para poder substraer el arma del cuerpo, debería tocar al sucio emergido. Arrugando la nariz de asco, con las puntas de los dedos desató las cintas que sujetaban el baculo mientras hacía esfuerzos por contener sus nauseas. Tras un largo suplicio, pudo liberar el arma, la cual apenas sujetaba con una sola mano, y cuidando que no tocara el resto de su cuerpo o ropa.
-Haré que me laven las manos 6 veces después de esto- se dijo mientras elevaba la mirada para ver cómo estaba llevando las cosas su captor.

No pudo evitar abrir sus ojos de asombro al ver al desalineado enmascarado de pie ante un reguero de cuerpos de emergidos. Apretó más fuertemente en báculo dentro de su mano, este no era un bandido común y corriente, que pretendía hacer ahora?
Como leyendo sus pensamientos este se giró y comenzó a enfilar hacia a él, pero para su sorpresa pasó sin detenerse a mirarlo, dedicándole unas frías palabras por encima del hombro al pasar.
Hirviendo de indignación por la actitud sobradora que estaba demostrando el muy impertinente, Hasim olvidó su miedo corrió hasta imponerse enfrente a el espadachín, estaba enojado, pero no lo suficiente como para cometer una locura como tocarlo, por lo que detuvo su avance poniendo el extremo de su nuevo báculo en su pecho.
-A donde crees que vas!? Tú me trajiste aquí! Es tu responsabilidad lo que me pase de aquí en más! Tonto bandido! O acaso no sabes quién soy? Sabes lo que te pasaría si me rompiera una sola uña mientras estoy contigo?!- Dijo con arrogancia hinchando el pecho.
-Pst! Pero que clases de modales puedo esperar de un sucio ladrón que vive entre las piedras!-
Fue entonces, que reparó en el sinfín de cortes que el guerrero presentaba a todo lo largo y ancho de su cuerpo. Maldiciendo con labios apretados se concentró en su oscuro señor y rogó que cerraras las heridas del branded. Porque? Porque lo necesitaba, nunca lo admitiría, pero estaba terriblemente asustado y solo, y no quería ser dejado atrás, aunque eso significara que su compañía fuera este sucio bandolero.
El canto a su majestad era grave y solemne, apenas unas notas repetitivas cargadas de cadencia, las palabras no eran otra cosa que alabanzas a su señor dichas en una lengua caída en desuso. Con la mano derecha sobre el pecho y la otra apuntando al pecho del objetivo. Pudo sentir el hormigueo que le corrió por los hombros, viajando por sus brazos, llegando a sus dedos y transfiriendo la pureza y la santidad de su sangre a ese pedazo de madera que comenzó a emitir un ligero resplandor en la punta. Listo, la bendición había sido concedida, ahora solo faltaba depositarla en el objetivo  que mereciera el milagro. El ritual requería un ligero toque con el cetro, pero en relación a como había sido la relación con el enmascarado hasta ahora, decidió terminar el ritual golpeándolo con el bastón en la cabeza.
La energía divina viajo inmediatamente atreves del cuerpo del branded desde el punto donde lo golpeara y se expandió por el resto del cuerpo como una ola de paz y regocijo, cerrando las heridas y cortes del hombre en el instante.

Parándose derecho enfrente al espadachín proclamó
-Acabas recibido la bendición de mi señor! Ahora muéstrale respeto con tu obediencia!-
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
378


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Sáb Mar 05, 2016 6:21 am

Para ese momento ya no le importaba mucho lo que le pasara al chiquillo, es decir, si se marchaba daba por seguro que no podría escapar de aquellos cadáveres andantes y aun que así lo hiciera de puro milagro dudaba que pudiese encontrar algo mas que una muerte segura en el desierto, punto y a parte las heridas en su cuerpo le dificultaban el pensar en otra cosa que no fuera regresar a casa para vendarse y detener el sangrado. El cachorro humano de blanca cabellera se le puso entonces de frente posando lo que a ojos del branded era solo un palo de madera, aquello ya comenzaba a fastidiarlo pues aun que el pequeñajo no fuera peligroso per se si que era ruidoso y el hecho de que anteriormente lo golpeara con un jarrón tampoco le hacia mucha gracia y lo único que lo hacia contenerse era el hecho de que podía detectar el aroma del miedo emanar de el, el cachorro estaba asustado y aquello no pasaba desapercibido ante los agudos sentidos sel enmascarado. Sin embargo su mal humor se transformo en curiosidad cuando le escucho hablar con palabras extrañas que no podía comprender realmente, ladeando la cabeza hacia un lado ligeramente confundido cuando vio emanar una tenue luz de la punta del palo de madera. Hasta ahora el nunca había visto nada semejante pes la magia no era algo muy común en aquel tipo de ambiente tan hostil donde difícilmente se encuentra algo vivo y al ser advertido por sus padres acerca de que debía cuidarse solamente de los que portaban libros no lo considero realmente algo peligroso si no interesante.
Spoiler:

Entonces sin previo aviso el chiquillo se atrevio a golpearlo con el palo brillante en la cabeza lo cual casi no le fue doloroso pues la mascara de hueso y la piel de laguz que traia puestas amortiguaron un tanto. Naruga entonces soltó un rugido molesto hacia el chiquillo dispuesto esta vez a atacarlo y regresarle las agresiones de las cuales había caído victima mas casi al instante una extraña sensación comenzó a inundare el cuerpo desde la cabeza. Primero fue un ligero hormigeo que lo envolvio totalmente, haciendo que el branded se mirase a si mismo algo nervioso y diera un par de pasos hacia atras sin lograr asimilar lo que estaba pasando, despues noto como su cuerpo emanaba un ligero brillo parecido al que tenia el palo de madera hace unos momentos y como acto reflejo intento sacudirselo dando a su vez un par de brincos nerviosos parecidos a los que hacen los felinos cuando algo los altera.

- Grrrrr!!!, ARRRGGG!!!!, GRRRWRRRR!!!! -

Gruño sin ser capaz de expresar con palabras coherentes lo que sentía en ese momento, estaba nervioso, si, pero a su vez una extraña sensacion de paz habia comenzado a invadirlo por lo que poco a poco había comenzado a calmarse a la par que respiraba agitado por el susto que aquello le había propinado. Entonces volteo a ver al chico en cuanto este le dirigió la palabra nuevamente sin entender del todo a que se refería con "bendición" y "obediencia". Estaba a punto de volver a gruñir cuando se percato de que al moverse ya no sentía dolor alguno y para asegurarse el enmascarado palpo su cuerpo descubriendo que incluso el sangrado se había detenido. Naruga era ignorante pero no por eso tonto por lo que asocio de inmediato aquella cosa extraña que hiso el chiquillo con el hecho de que sus heridas sanaran de forma tan milagrosa, sin embargo el tiempo de reflexionar se había acabado pues su olfato y su oído le marcaban que mas emergidos se acercaban hacia su ubicación.  Miro al chiquillo unos momento reparando en sus sandalias estropeadas, aquel calzado ciertamente no le serviría para correr y sus pies podrían lastimarse si apuraban el paso en el rocoso camino a su refugio por lo que solo había una manera de poner a salvo a ese cachorro tan ruidoso y problemático. Dándole una pequeña pero fuerte manotada a la serpiente  que le siseo amenazante al acercarse para obligarla a tranquilizarse el branded tomo al chiquillo echándoselo al hombro cual saco de patatas y comenzando a moverse de forma ágil de regreso a la cueva dando algunos saltos que sacudían a su ligero y pequeño pasajero de forma involuntaria. Finalmente y al llegar de nuevo a la seguridad de su cueva Naruga se limito a soltarlo, dejándolo caer sin delicadeza alguna.

- Aquí es seguro.... no creo que ellos puedan escalar fácilmente -

Declaro dando una ultima mirada fuera de la cueva para después centrarse en el chiquillo una vez mas, lleno de curiosidad con respecto a aquello que había sanado sus heridas hace un momento pues aun que llevaba consigo un tipo de medicina que hacia algo similar no lograba imaginar como un humano, mas aun siendo apenas un chiquillo había logrado hacer lo mismo con un palo. Quizá y no era humano después de todo, no estaba de mas asegurarse. Se sentó entonces en el piso frente a el, acercándose lentamente con aires curiosos comenzando a olfatearlo de forma un tanto intrusiva y así intentar distinguir algún aroma fuera de lo normal.... pero no, a parte del olor perfumado característico de los humanos con dinero no logro distinguir nada mas.

- Como lo hiciste?.... eso de la luz.... lo llamaste bendición? -

Se decidió a preguntar por fin, atento para detener su mano en caso de que quisiera golpearlo de nuevo pues no era algo que planeara permitirle de nuevo, sin embargo tampoco tenia intensiones de hacerle daño, después de todo había demostrado ser bastante útil.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
543


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Mar Mar 08, 2016 11:15 pm

OFF ROL:
Tengo permiso del user para mover a su personaje
La bestia lo cargó sobre su hombro como si el muchacho no fuera nada más que un costal de papas. Qué clase de agradecimiento por curar sus heridas era ese? El caprichoso adolecente despotricó durante las primeras zancadas del branded, pero después,  debido a los fuertes saltos que debía dar su montura por lo irregular del terreno, se pasó el resto del viaje más preocupado en agarrarse firmemente de la espalda de su captor que en patalear. Igualmente gritó todo el camino de regreso a la cueva.
Una vez allí, el enmascarado lo volvió a soltaren el suelo, nuevamente sin ningún tipo de delicadeza. El señorito rebotó en el suelo sobre sus posaderas y maldiciendo en voz baja se froto la zona dañada.  Pero al levantar la vista se sorprendió que el espadachín no se hubiera desentendido de él enseguida, sino todo lo contrario, estaba demasiado pendiente. Con la máscara de su rival a pocos centímetros de su cara, Hasim contuvo el aliento por un instante. Como se atrevía invadir de esa manera su espacio personal? Nunca le había dado permiso para que mantuviera tal cercanía. Tal cosa era un privilegio dado a su padre y a cierto tipo de esclavos en su vida, ni siquiera su madre tenía la potestad de estar tan próxima! Además lo… lo estaba oliendo? Qué clase de bestia salvaje era ese hombre?!
Asustado de la extraña actitud de su captor, Hasim comenzaba a encogerse sobre sí mismo, al punto que quedó completamente agazapado debajo del corpulento enmascarado. Un ligero sudor nervioso baño su frente, esta situación no pintaba nada bien, la actitud tan poco civilizada de su compañero hacia que se pusiera especialmente intranquilo. Cerró los ojos y deseo con todas sus fuerzas que su padre de alguna forma mágica viniera a rescatarlo, o que su dios partiera de un poderoso rayo a ese irrespetuoso.

Mientras hacía esto, se dispuso a jugar con su caravana derecha, como era costumbre cada vez que estaba nervioso, pero cuando llevo su mano a la oreja, la caravana no estaba. El solo darse cuenta hizo que pegará un saltó de  inmediato, con tanta mala racha que atinó a levantarse justo debajo de la barbilla del espadachín. El fuerte cabezazo hiso que ambos, cayeran de espaldas al suelo, llevando el enmascarado la peor parte por ser un golpe en una zona sensible.
Hasim, todavía nervioso por su caravana, agarrándose la cabeza que le daba vueltas por el golpe, trató de incorporarse nuevamente, pero tropezó con su propia túnica y se precipitó de boca hacia el torso de su captor. Desde ahí, debido a lo suave del mismo quedó unos instantes terminando de  acariciar su adolorida cabeza la cual no dejaba de dar vueltas, logrando que las ideas tomaran orden. Estaba tendido sobre un sucio vagabundo, el golpe había sido tal ya que no salió disparado al instante, por el contrario, comenzó a incorporarse lentamente, gateando en reversa sobre él para poder llegar a terreno sólido.
Pero de repente su mano se encontró tocando un elemento en la entrepierna de su compañero el cual deseo no haber tocado, dio un nuevo grito y salió nuevamente expedido hacia atrás, cayendo boca arriba en el suelo.

Que le estaba pasando? Como podía haber sido humillado tanto en tan poco tiempo?
Había estado acostado en el sucio cuerpo de un ladrón, e incluso había llegado a tocarle sus partes. Había perdido una de sus preciadas caravanas, regalo especial de su padre. Y lo peor! Estaba atrapado en esa cueva con ese incivilizado ya que alrededor de ellos no había más que un ejército de emergidos.
Hasim ya tenía  suficiente. Las lágrimas primero brotaron suave de sus ojos, pero al poco tiempo ya lloraba a pleno pulmón, sintiéndose el ser más desgraciado del mundo.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
378


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Miér Mar 09, 2016 7:17 pm

El muchacho seguia olisqueando a su cautivo huésped, notando como este se agazapaba sobre si mismo hasta quedar hecho un ovillo, debía admitir que el chiquillo se veía nervioso e indefenso, quizá un poco adorable.... hasta que se levanto de golpe propinándole un tortazo contundente en la barbilla proyectándolo hacia atrás dejándolo aturdido por segunda vez en la noche, con la pequeña diferencia de que esta vez su mascara salio volando dejando su rostro al descubierto. La cabeza le daba vueltas pues ese crió no solo le había golpeado por debajo del mentón si no que de igual forma se golpeo la cabeza al caer hacia atrás, como remate y sin darle tiempo de recuperarse algo le cayo encima.... por suerte no era pesado así que no le supuso mas problema que una momentánea falta de aire.

*Gasp!*

Sintió que el cuerpo del menor comenzaba a deslizarse hacia abajo, probablemente para quitarse mas cuando la pequeña mano del albino se poso sobre su entrepierna no pudo evitar soltar un ligero quejido que entremezclaba sorpresa y otra sensación que no logro identificar, eso en particular no le había resultado doloroso pero tampoco le agradaba aquella sensación tan desconocida y extraña. El colmo de todo fue cuando el chiquillo se puso a llorar a todo pulmón, Naruga nunca había tratado con niños por lo que no tenia forma de saber que hacer con uno, menos aun con uno tan problemático, ruidoso y claramente propenso a lastimarlo de formas poco letales pero sumamente dolorosas. Los berridos le taladraban los oídos y solo lograban ponerlo mas de malas por lo que el branded, sin percatarse aun de que habia sido despojado de su mascara se levanto para acercarse al chiquillo una vez mas, tomanolo por los hombros.

- CALLATE!!!!!!!! -

Le grito de forma realmente severa alzando su voz por encima del llanto del chiquillo, comenzando a zarandearlo energicamente al no tener idea de como callarle la boca sin cortarle la garganta.... nuevamente se encontraba reacio a matarlo pues pese a su actitud salvaje la verdad es que en el fondo era alguien agradecido y aquel chiquillo, mal que bien le habia sanado sus heridas sin tener la necesidad de hacerlo.

- CALLATE, CALLATE, CALLATE!!!! -

Le repetía a la par que lo seguía agitando como si se tratase de un batido de mayonesa, el crío había logrado desesperar al branded como nunca nada ni nadie lo había hecho en su vida. Sin aquella mascara de hueso el rostro del bandido revelaba unos bellisimos ojos dorado brillante con pupilas felinas y mirada tan profunda que lograba quitar el aliento, cabello azul corto y, por supuesto, aquellas marcas en su rostro que lo marcaban como un monstruo a los ojos del mundo. Si se ponía a pensarse el bandido había sido destinado a una vida difícil y solitaria desde el día de su nacimiento pues pese a que todos los branded son rechazados y cruelmente repudiados por el mundo muchos de ellos podían vivir vidas normales ocultando sus marcas.... lo cual no era el caso de Naruga pues por la ubicación tan jodida que estas tenían en su rostro le era imposible esconderlas por otros medios que no fuesen una mascara de rostro casi completo.

- Un sonido mas y te arrojare por el barranco, entendido?! -

Gruño el branded de forma intimidante mientras que ambas miradas se encontraban, fue entonces que el sonido de su ardilla señalando su mascara a varios metros de allí llamo si atención, dándose cuenta de que ya no la tenia puesta. El rostro del branded se puso mas pálido que el papel mientras comenzaba a soltar al chico y a retroceder lentamente, cubriéndose el rostro con ambas manos y temblando de miedo. Lo vio.... había visto su horrible rostro, al monstruo debajo de la mascara, permitió que un humano lo mirase directamente a los ojos y aquello lo aterraba. Desde muy niño le habían infundado un miedo muy severo a ser visto sin la mascara, tanto que aquello llegaba casi al borde del terror. Naruga se agazapo en una esquina, siendo su fiel amigo Gao quien le llevo la mascara de vuelta.

- Lamento que vieras eso... -

Aun así y después de habérsela puesto el branded se quedo extrañamente tranquilo, hablándole en un tono de voz bajo y mirando fijamente a su secuestrado pero sin ánimos de acercarse nuevamente.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
543


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Mar Mar 15, 2016 9:10 pm

Hasim golpeteaba sus brazos y piernas contra el suelo, como siempre había hecho cuando estaba en una de sus pataletas. Tal acción siempre le daba magníficos resultados, ya que todos a su alrededor siempre le dirigían las más dulces palabras, y le concedían hasta los más ridículos caprichos cuando estaba en ese estado. Pero por alguna extraña razón que no llegaba a comprender, dicha maniobra no estaba funcionando con su captor, que en lugar de suavizar su tono y empezar a mostrarse dócil y amable con él, generaba todo lo contrario.
El enmascarado comenzó a gritarle sinsentidos, exigiéndole que guardara silencio de una forma extremadamente salvaje y arbitraria. Al punto que el muchacho, asustado por la agresiva reacción, terminó casi de inmediato su berrinche, dejándolo asustado y acurrucado contra la pared de la caverna.
Con ojos como plato pudo levantar la mirada hacia su captor, el cual ahora podía ver sin mascara.
Unos enormes y agresivos ojos dorados ocupaban ahora lo que las negras cuencas mostraban antes, y para su sorpresa, el hombre llevaba un exótico y prolijo cabello azul, el cual sorprendió al noble, quien había pensado que la larga melena blanca de la máscara, era efectivamente la cabellera del espadachín.

Pero el hecho que lo hizo levantar el mentón y dejara de tenerle miedo, para volver a mirarlo con asco, eran las inconfundibles marcas rojas en su mejillas.
-Un branded… murmuró con dientes apretados mientras comenzaba a frotar la mano que lo había tocado contra el suelo, en un intento infantil por “limpiarla”.
Había escuchado de esas criaturas antes, eran mitad humanos mitad bestias. Eso significaba que este ser era el resultado de que un miembro de cada especie había intimado entre sí. Con un escalofrió corriéndole la espalda, el joven duque se imaginó tal acto carnal como una imagen terrorífica y bestial, sin ningún tipo de empatía hacia la situación, el noble quedó asqueado con tales pensamientos dando vueltas en su cabeza.
Aunque saber este dato solo empeoraba la mala imagen que ya tenía sobre su captor, si terminaba de llenar los huecos que había sobre él. Porque vivía en una cueva, porque peleaba tan bien, e incluso porque gruñía o lo había olido. La sola revelación le dieron ganas de soltar una carcajada, pero se contuvo a tiempo. Había pasado todo este tiempo tratándolo como a un ser ligeramente pensante, pero ahora se daba cuenta de la verdad, no era más que un tonto animal, un ser no mucho más inteligente que su querida seth, sabía perfectamente como lidiar con la situación.

Con una sonrisa de confianza en sus labios se animó a incorporarse y sacudir un poco el polvo de su ropa. Una vez erguido dio unos pocos pasos hacia el hombre que segúia jugando agazapado en el suelo con su amigo ratón. Con una gran sonrisa se acercó a él, pero no lo suficiente como para que lo considerara una amenaza.
-Oh! No te disculpes amiguin. Sé que estás pasando un mal rato.-
Mantuvo todo el tiempo las manos a los costados del cuerpo, sin hacer movimientos bruscos, y la firme sonrisa tensa en su rostro.
-Estoy seguro que tienes hambre, verdad? Todo lo que quieres es comida y agua, no? YO puedo darte todo eso amiguito. Quieres?-
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
378


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Jue Mar 17, 2016 6:36 am

"El mundo puede soportar a un bandido pero no a un monstruo. Cualquiera que mire lo que hay bajo la mascara sabrá lo que eres, para ellos seras repulsivo e intentaran torturarte hasta la muerte de las formas dolorosas que se les ocurran. Eres un monstruo Naruga y los monstruos como nosotros estamos destinados a morir de forma miserable si somos descubiertos, nadie debe saberlo, nadie debe mirar tu rostro."

Esas fueron las palabras que le dedicaba su padre casi a diario mientras se aseguraba que tuviese su mascara de hueso bien puesta. Le contaron miles de historias acerca de lo crueles que podían llegar a ser los seres humanos con los de su especie y ahora ese niño había visto a la criatura bajo la mascara, a ese monstruo desagradable y repulsivo que era en realidad... o por lo menos creía que era.

Su cuerpo se tenso totalmente en cuanto vio que el chiquillo se levanto pues según entendía por todo lo que sus padres le habían contado desde niño ahora debía esperar un ataque por parte del cachorro humano y tomando en cuenta que a lo largo de la noche ya le había propinado varios golpes bastante dolorosos no lo subestimaba tanto como antes. Cuando el albino se acerco a el Naruga soltó un gruñido de advertencia, sin embargo momentos después no pudo evitar poner un ligero gesto de extrañeza al ver que este no parecía querer entablar un combate, ademas.... le estaba sonriendo?. No le encontraba sentido alguno, había observado su rostro, miro al monstruo que era en realidad y aun así se acercaba sonriendo?. El branded no podía creérselo y menos aun que ahora el chiquillo le ofrecía comida y agua.

- De.... verdad? -

Pregunto aun sin relajar su cuerpo, el niño humano era básicamente la primera persona en su vida con la que entablaba un dialogo a parte de sus padres por lo que era imposible para el distinguir la falsedad en su sonrisa o si aquello que le decía era una mentira, de hecho, Naruga siquiera sabia que era mentir. El enmascarado sentía un hueco enorme en el estomago y mejor que nadie sabia que no aguantaría mas tiempo sin consumir liquido o alimento pues aquel asalto a la caravana se había llevado casi todas sus fuerzas y estaba seguro que, para cuando llegase otra el ya no podría siquiera moverse o en su defecto ya estaría muerto para entonces. Bajo una situación tan desesperada, aun si el branded supiese que podían estarlo engañando no parecían quedarle muchas alternativas.

- Dame.... quiero agua y comida. Entregame todo lo que tengas -

Pidió aquello de la única forma en que sabia hacerlo, poniéndose de pie y quedando frente a frente con el chiquillo, sin ser en realidad agresivo pero si demandante. En su mente ingenua y poco versada en el mundo fuera de su cueva imagino que quizá el niño usaría de nuevo esa luz extraña para crear agua y alimentos de la nada, por tanto prestaba especial atención a lo que sea que dijera o hiciera.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
543


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Mar Mar 29, 2016 6:30 pm

Hasim dio un traspié hacia atrás cuando el branded se incorporó reclamándole alimento, pero aun así, sabiendo que esto podía pasar y que en realidad no lo había atacado de ninguna manera todavía, exhaló un largo suspiro y volvió a tomar la actitud relajada de antes y  se volvió hacia el enmascarado nuevamente mostrando su gran sonrisa.

-Por supuesto que tengo comida y agua para ti. Y todo lo que necesites. Pero antes de darte nada, necesito un gran favor de tu parte.-

Completamente intranquilo por la proximidad de la bestia humanoide, tenía que reprimir sus impulsos de alejarse despavoridamente de él, pero entre sus muchas lecciones que había recibido en palacio, había aprendido a domar fieras salvajes. Si bien la mayoría del trabajo siempre lo hacían sus múltiples criados, le habían instruido las básicas de cómo moverse y acercarse a una bestia y que esta no lo atacara. Así que dejando los brazos caídos, retomó su avance hasta el espadachín, moviéndose muy despacio y frenando cuando quedó a unos pocos centímetros de él. Desde esa distancia la diferencia de tamaños se acentuaba el doble y el noble ahora podía contemplar con lujo de detalle los anchos hombros que lo habían transportado de regreso a la cueva momentos atrás. Elevó la mirada hacia los agujeros negros de la máscara y atreves de ellos pudo ver la sombra de los dorados ojos de su captor. El apagado brillo ámbar que lo contemplaban desde las sombras, era como una moneda en el lecho de una charca, descansando hermosa  y radiante en el fondo, haciéndola todavía más tentadora que cualquiera que pudieras tener en tu poder.
Por primera vez desde que toda esta locura comenzara, Hasim comenzaba a sentir un leve interés por saber un poco más sobre este ser… Peor primero debía regresar con los suyos.

-Si me llevas de nuevo hasta mi caravana, yo podría darte más comida y bebida de la que puedas comer-

Elevó su promesa al mismo tiempo que se animaba a alzar suavemente una mano y acariciar la barbilla de su captor.

-Yo no puedo llegar solo, y si no me levas, no podré darte nada. Que dices? Me llevaras verdad?-

Mientras hablaba se animó a elevar la otra mano, ahora son ambas manos sobre la barbilla del espadachín, Hasim lo miraba fijamente a los ojos acariciando su suave piel, mientras continuaba sonriéndole ampliamente, haciendo una ligera presión en el rostro del captor para que sus miradas se cruzaran y poder contemplar esas doradas monedas, las cuales estaban empezando a sr especiales para el señorito.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
378


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Lun Abr 04, 2016 2:13 am

Naruga soltó un pequeño suspiro al escuchar la condición que el otro le imponía para poder tener acceso a los alimentos y agua que tanto necesitaba en esos momentos, ligeramente decepcionado por el hecho de que aquellos no aparecerían mágicamente por obra y gracia de la luz dorada que el chiquillo era capaz de utilizar. Su cuerpo se tenso unos momentos en cuanto sintió la mano contraria comenzando a acariciar su barbilla pues no estaba acostumbrado al contacto con otras personas por lo que mostró los dientes como un acto reflejo mas sin llegar a gruñir pues mas pronto que tarde aquella caricia, ahora acentuada por la otra mano del chico comenzaba a sentirse agradable.

El branded se relajo un tanto pues no parecía que el chiquillo fuera a lastimarlo y la sensación de ser acariciado bajo su barbilla le resultaba tan agradable que un notorio ronroneo se manifestó en el branded sin poder ser controlado haciendo que su pecho y su garganta vibraran a la par que aquel sonido característico de los felinos se hacia presente. Naruga no era un partidario activo de razonar mucho las cosas pues toda su vida se vio mas en la necesidad de seguir su instinto para poder sobrevivir un día mas, sin embargo conforme las caricias del niño albino lo embriagaban con una sensación cálida y agradable el branded comenzó a pensar que quizá, solo quizá, la mejor solución a su problema seria llevar al niño de vuelta a la caravana y que este le diese el alimento y el agua, ya después se encargaría de buscar otro refugio para volver a esconderse.... ademas, según su razonamiento, alguien capaz de sonreír así un monstruo no podía estar mintiendo.

- Te llevare.... -

Dijo por fin el branded arrodillándose frente al chiquillo, extendiendo un brazo para que su compañero roedor trepara y se refugiara dentro de sus ropas.

- Pero no quiero mas gritos ni que te muevas tanto... es... molesto.... -

El branded sabia mejor que nadie que su involuntario invitado corría muchos riesgos de caer si intentaba bajar a pie por el risco que rodeaba a su piedra y aun que habia tenido algo de suerte cuando escapo hace unos momentos las sandalias medio rotas que traía no soportarían un segundo viaje y por tanto el albino acabaría de cara contra el abismo del barranco si no lo llevaba a cuestas como lo había hecho antes. Y así, sin mediar palabra como estaba acostumbrado el branded se decidió a tomar a su posiblemente única salvación por los costados para después ponérselo al hombro una vez mas, aun que en esta ocasión procuro ser un poco mas cuidadoso al hacerlo. No es que estuviese acostumbrado a llevar a alguien vivo a cuestas y por eso lo cargaba como si se tratara de un saco de comida o algo y, a paso tranquilo se comenzó a encaminar hacia la salida dispuesto a emprender un viaje de regreso hacia la caravana.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
543


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Vie Abr 08, 2016 6:59 pm

Hasim nuevamente era levantado en andas por el branded, solo que esta vez desistió de hacer una gran pataleta como las veces anteriores. No confiaba del todo en que el branded fuera capaz de cuidarlo o que no fuera capaz de atacarlo, pero ahora que sabía de su naturaleza salvaje y primitiva, sabía que su cerebro no llegaría a calcular algo tan complejo como la mentira o la traición, y eso le daba una gran ventaja al clérigo, ya que solo debería guiarlo con dulces palabras y ligeras caricias hacia la jaula donde debería estar. Sonrió desde la espalda de su captor, le daría la comida y el agua que le había prometido por el resto de su vida, pero nunca había aclarado en qué condiciones seria.
Regodeándose de su propia malicia estaba cuando la imagen de los dorados ojos del branded volvieron a su mente como un flash. Hasim siempre había asociado ese preciado metal a su real descendencia, ya que era uno de los elegidos por el todo poderoso para caminar y dominar en la tierra, por ende, todo lo que naturalmente llevara ese color tendía a asociarlo como un regalo de su señor, algo que llevaba su marca y que debía pertenecerle siendo él, su enviado en la tierra.  
Le habría dado ojos  de ese color tan especial el máximo conocedor como marca del nuevo regalo que le daba? Acarició la cabeza de su todavía asustada Seth y recordó que ella también era de su propiedad por el mismo motivo. Si, no le cabía la menor duda, este sucio y desalineado espadachín era otro regalo en forma salvaje. Y al igual que su ahora dócil cobra, este también debería pasar por un riguroso entrenamiento.

En eso bagaba su mente cuando un sonio a su derecha llamó la atención, como pudo se enderezó desde la espalda de su nueva montura y entre salto y salto pudo distinguir que era que causaba aquel extraño jaleo. Conteniendo el aliento pudo ver como tres pálidos y ojerosos emergidos corrian detrás de ellos, con sus armas dispuestas y listos para pegar el salto y cargar hacia ellos. Tamborileando en pánico la ancha espalda de su compañero, el clérigo llamó la atención de este.

-Emergidos! Emergidos! Por ese lado! Nos atacan de nuevo! Haz algo!!-


Última edición por Hasim el Miér Abr 13, 2016 9:55 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
378


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Naruga el Mar Abr 12, 2016 8:11 pm

El chiquillo se estaba portando bien para variar, eso era un alivio pues el branded no estaba con los ánimos y energías para estar lidiando con su problemática personalidad. El niño de cabello blanco se acomodó en su espalda, cosa que se sorprendió un poco pero no le resulto molesto, de hecho caía en cuenta que llevarlo así era mucho más fácil y cómodo, más aun por que el cachorro humano ahora se sujetaba de su espalda y eso le permitía moverse con un poco más de libertad. Emprendieron carrera entonces hacia donde Naruga recordaba que estaba la caravana del niño, se preguntaba si aún estarían en el mismo lugar aún que lo más probable es que hubiesen emprendido carrera para salir de aquel peligroso lugar…. Aunque también podría ser que estuvieran buscando al niño que traía a cuestas.

El branded se detenía por momentos respirando agitado y jadeando un tanto pues hacía tiempo ya que su cuerpo había dado todo de si con la pelea contra los guardias de la caravana, los hombres que olían a cuerpos descompuestos y la persecución del chiquillo cuando escapo. En su lugar un humano normal ya habría colapsado por el agotamiento, la deshidratación y el hambre, pero para bien o para mal Naruga no era siquiera humano por lo que aun podía mantenerse en pie aun que ya le costara trabajo, haría lo necesario para sobrevivir y ese niño en su espalda era su última esperanza. El chiquillo de cabello blanco comenzó a gritar una vez más, moviéndose enérgicamente y señalando a los enemigos que se habían abalanzado hacia ellos. El branded pretendía esquivar al primer atacante que utilizaba una espada, esos que el chico llamaba emergidos eran lentos y sus movimientos tan predecibles que no le era difícil adivinar por donde intentaría golpearlo, sin embargo y cuando estaba a punto de esquivarlo cayo en cuenta que, de hacerlo, estaría exponiendo al niño a un golpe certero y letal por lo que al final el filo del arma termino por hundirse en su hombro izquierdo, dejándole un corte importante que no tardo en sangrar.

- Quédate aquí… no te muevas.

Le dijo el enmascarado a su pasajero retrocediendo del peligro al dar unos cuantos saltos hacia atrás, tomando al chiquillo y metiéndolo sin mucho cuidado o consideración a una pequeña cueva entre las rocas donde solo alguien de su tamaño podría caber, allí estaría a salvo de momento. No podría pelear con el cachorro a cuestas tanto por que le resultaba una carga así como el simple hecho de que con cada movimiento era propenso a dejarle expuesto así que lo mejor era que le obedeciera y se quedara quieto, esperaba que lo hiciera.

Lo que paso a continuación fue una pelea brutal entre un branded agotado y herido pero aun lo bastante letal como para cercenar las cabezas de sus adversarios sin mucho esfuerzo y los emergidos que lo atacaban sin cuartel por todos los flancos. Al final Naruga fue el único en quedar en pie… o algo así pues había recibido heridas importantes en todo el cuerpo, algunas más profundas que otras. El branded se apoyó contra una de las paredes de piedra respirando con dificultad, sentándose en el piso y dejando una gran mancha de sangre en la roca tras de sí. Gao, su ardilla, había salido de entre sus ropas y correteaba nerviosa a su alrededor sin saber muy bien que hacer o como ayudarlo soltando uno que otro chillido, el branded aún estaba despierto pero su cuerpo se negaba a seguirse moviendo pues el dolor y la pérdida de sangre habían terminado por doblegarlo.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Swordmaster

Cargo :
General (Ejército de Begnion)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [5]
Vulnerary [3]
Espada de acero [3]
.
.
.

Support :
Hasim
Onix

Especialización :

Experiencia :

Gold :
543


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Hasim el Miér Abr 13, 2016 10:36 pm

Apretado contra la pared de la cueva donde lo había dejado el branded, Hasim apretaba lo labios mientras escuchaba la feroz batalla que se estaba librando afuera. Seth le siseaba nerviosa desde los hombros y de haber tenido espacio para levantar un brazo, la habría tranquilizado, tampoco se animaba a murmurarle suaves palabras por temor a ser descubierto. No, solo se quedó muy quieto en su lugar rezándole al todo poderoso que acudiera en su ayuda.

Al rato todo quedó en sepulcral silencio, solo pudiéndose oír los jadeos del branded y su posterior caída al suelo cuando este calló rendido. Despacio, y todavía temeroso de salir, Hasim asomó la cabeza por entre las rocas, observando los resultados de la feroz batalla. La cantidad de cuerpos de emergidos era alarmante, el clérigo casi podría jurar que eran por lo menos diez de esas criaturas las que yacían sin vida en el arenoso suelo, más desde donde estaba no podía encontrar  al extraño enmascarado que lo había salvado, mas casi como escuchando su suplica, unos chillidos desde un pequeño roedor, llamaron su atención y lo llevaron hasta el cuerpo de espadachín.
Al verlo caído en el suelo, Hasim corrió hacia él.

-No no no no! No te mueras, no ahora! Todavía tienes mucho que hacer por mí, entendiste?-

Hasim, arrodillado junto al cuerpo examinó la gran cantidad de cortes y magullones que este tenía, estaba perdiendo mucha sangre, y si bien tenia gran confianza en su capacidad sanadora, hasta él podía darse cuenta que sus heridas superaban su conocimientos actuales, si quería salvarlo, debía llevarlo ante su maestro en palacio.
El apremio que estaba sintiendo Hasim por salvar la vida de ese, quien lo había conocido como su captor, le llamaba poderosamente la atención. Porque se preocupaba tanto, era solo un mestizo, algo a medio camino entre los humanos y esas horribles criaturas sub humanas. Debería odiarlo, debería dejarle ahí para que fuera alimento de las alimañas del desierto, no obstante ahí estaba, arrodillado junto a él, con su bastón en la mano.
SU mente era un torbellino de pensamientos que corrian a mil por su cabeza. Deberia salvarlo? Porqu debería? Porque quería salvarlo? Volvió a mirar en redondo el reguero de cuerposque este solo guerrero habia logrado, era realmente impresionante, ninguno de sus hombres habría podido jamas hacer tal poeza. Era como si el branded fuera…
Una idea le hizo eco ne la mente del jovencito, quien volvió a centrarse en el malerido branded y, sin que este pudiera detenerlo, le volvió a levantar la mascara para volver a contemplar esos dorados ojos. No le cabia duda, era el mismo dorado qu su preciosa Seth, el mismo tono real y divino. Este no era un branded ordinario, era un regalo de su señor. Y convencido de esto se puso manos a la obra.
El cantico comenzó lento y solemne, pero iba agarrando fuerza hacia el final. Podía sentir el hormigueo por sus extremidades, y como la energía fluía de él hacia su báculo, cuando este se colocó sobre el cuerpo del malherido, la luz se extendió por su cuerpo, cerrando al instante los cortes más pequeños y devolviéndole algo de energía vital al paciente. No sería una cura definitiva, pero tendría que bastar hasta que lograran la forma de arrastrarse de nuevo al palacio. Acarició el rostro de su paciente.

-Ves, te sientes mejor, verdad? Ese es el poder de mi señor, y ese poder me lo cedió a mí para que pudiera ayudarte. Ahora estas en deuda con él, y debes servirme a mí en su nombre, entiendes?-

Sus palabras eran suaves y hablaba con una sonrisa en los labios, mientras mecánicamente continuaba acariciando el suave rostro del espadachín, sorprendido y ligeramente envidioso de lo suave y blanca que era su piel.

Ensimismado estaba el noble, cuando a lo lejos escuchó su nombre siendo coreado entre las rocas. Como un rayo se puso de pie y corrió hacia una piedra alta para poder ser visto por su equipo de rescate. Al subirse los vio enseguida, un grupo de tres de sus guardias liderados por su bigotón y malhumorado capitán gritaban su nombre a todo pulmón por la árida zona.
Alzando los brazos logró llamarlos y estos rápidamente lo vieron.

-Por aquí capitán! Ya era hora de que apareciera! Venga! Suban! Tengo algo que debo llevar hasta palacio pero no lo puedo cargar yo solo!-
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Priest

Cargo :
Heredero a Duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Báculo de heal [1]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Naruga

Especialización :

Experiencia :

Gold :
378


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Eliwood el Dom Abr 17, 2016 12:08 am

Tema cerrado.
80G a cada participante.

Hasim ha gastado un uso de su báculo de Heal.
Naruga ha gastado un uso de su espada de bronce.

Ambos obtienen un incremento de +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3167


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El demonio de ojos dorados [Campaña][Priv. Hasim]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.